BUSCAR en este Blog

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Sobre Fascismo y Anti-Fascistas



     Presentamos en castellano aquí tres breves artículos relacionados entre sí. El primero y el segundo pertenecen al doctor en Física James L. Miller (immigration-globalization.blogspot.co.uk), de 2009 y 2011, donde después de dar sus apreciaciones con respecto a la relación entre la manipulada Izquierda militante y el Nuevo Orden Mundial, explica en qué consiste el fascismo en su verdadero sentido, que no tiene nada que ver con la etiqueta (originada en la jerga estalinista) de que tanto uso hacen los izquierdistas. El tercer artículo (smashculturalmarxism.wordpress.com) es una ampliación a propósito del artículo anterior, presentada en Marzo de este año, que reafirma la significación del fascismo.




Los Anti-Fascistas Son MUY Útiles
para el Nuevo Orden Mundial
(que es por lo cual el NOM los financia)
por James L. Miller
7 de Septiembre de 2009


     Si usted sigue el rastro del dinero encontrará que grandes organizaciones izquierdistas militantes bien organizadas, que se hacen llamar "grupos anti-fascistas" (ejemplos: la Coalición ANSWER en Estados Unidos y UAF en Gran Bretaña), son financiadas por frentes del Nuevo Orden Mundial / Gobierno Global como la Fundación Ford. Así entonces, ¿cuál es la conexión entre el Nuevo Orden Mundial (NOM) y las organizaciones izquierdistas (es decir, "anti-fascistas") militantes?.

     Antes de que yo vaya más lejos permítame declarar que la mayor parte de los "anti-fascistas" generalmente están buscando:

— El trotskismo (es decir, un mundo sin fronteras basado en el marxismo global).
— La mezcolanza de todas las razas, en la cual supuestamente cada uno tendrá respeto por el otro, y donde prevalecerá la justicia universal.
— La destrucción del nacionalismo mediante la destrucción del concepto mismo de un Estado-nación (esto es parte del trotskismo).

     Tales objetivos equivalen a lo que yo llamo el "utopismo uiversitario" (es decir, una hiper-ingenuidad), y, por supuesto, nunca pueden ser realizados excepto en el papel (es decir, en la teoría). Sin embargo, al trabajar para conseguir tales objetivos, los anti-fascistas hacen la mayor parte del "trabajo de trinchera" para:

— la destrucción de las fronteras nacionales,
— la promoción de la masiva inmigración de gente no-Blanca en el mundo occidental (inmigración que actúa como una fuerza destructora de las naciones en Occidente), y
— la promoción del multiculturalismo (que finalmente destroza una nación desde dentro).

     Curiosamente, éstos son los mismos amplios objetivos del NOM. De aquí que el NOM use a izquierdistas radicales para hacer la mayor parte del necesario trabajo de trinchera para la futura "plantación global" del NOM [el mundo convertido en una hacienda agricultora esclavista]. Éste es un punto clave que la gente de Derecha debe entender.

     Pero, por supuesto, los anti-fascistas no tienen absolutamente ninguna idea de que ellos simplemente son tontos útiles del NOM. Éste es otro punto clave que hay que entender.

     Los anti-fascistas son eficaces ya que ellos creen sinceramente que lo que ellos hacen es moralmente correcto. Su creencia en su superioridad moral es una poderosa fuerza motivacional, que los impulsa a provocar mucho daño a la sociedad (en su búsqueda para desmantelar el orden actual). Ellos ingenuamente creen que la justicia global será realizada cuando todas las naciones sean eliminadas, todas las razas vivan juntas, y similares objetivos utópicos sean concretados.

     Por supuesto, éste es el viejo truco comunista del cual han caído víctimas. ¿Un truco? Sí, porque tan pronto como tales amplios objetivos sean alcanzados o simplemente se haya conseguido una aproximación a ellos, el martillo del NOM caerá con fuerza, y reinará suprema una "plantación global" dirigida por la tiranía (piense en la Rusia bolchevique). En ese punto los anti-fascistas se preguntarán: "¿Dónde está la utopía para la cual trabajamos?".

     Ésta es la misma táctica de nivel superior que los marxistas han estado usando durante más de cien años.

     El punto fundamental es que el comunismo es una estafa usada por las élites para conseguir el poder absoluto. Nunca olvide esto.–



¿Qué Es el Fascismo?
por James L. Miller
5 de Septiembre de 2011


     Los radicales políticos a menudo gritan "¡fascista!, ¡fascista!" a cualquiera que no esté de acuerdo con sus opiniones. El término es especialmente popular entre estudiantes universitarios. Pero ¿realmente sabe aquella gente lo que es el fascismo?, ¿lo han estudiado ellos?.

     Desafortunadamente, el Fascismo tiene una inmerecida mala reputación. Sin tener en cuenta esa reputación, el Fascismo es una ideología económica y social muy sensible. Hay unos cuantos matices diferentes de Fascismo, pero básicamente todos ellos se tratan de lo siguiente:

     Antes que nada, el fascismo es un sistema económico en el cual un gobierno nacional desempeña un papel central en el monitoreo toda la actividad bancaria, comercial, productiva y laboral que ocurre dentro de la nación. Tal monitoreo se hace con el único objetivo de salvaguardar y hacer progresar a la nación y su pueblo. Bajo el Fascismo, el gobierno no aprobará ninguna actividad económica a menos que aquel negocio tenga un impacto positivo sobre la nación en su conjunto y sobre la gente de la nación. Éste es el axioma que lo determina todo dentro del aspecto económico del Fascismo.

     En otras palabras, el gobierno pregunta: "¿Es la empresa X buena para nuestra nación y nuestra gente?". Si la respuesta es sí, es aprobada. Si la respuesta es no, no es aprobada. Cuando ellos preguntan si es buena, quieren decir: "¿Es la empresa X buena para los trabajadores, pagan ellos un salario justo, producen ellos un producto o proporcionan un servicio que hace progresar a nuestra nación y a nuestra gente tecnológicamente, moralmente, espiritualmente, en términos de salud, etc.?". Por ejemplo, una compañía de pornografía no sería permitida porque la pornografía corrompe a la gente generalmente y explota y degrada a las mujeres en particular. Además, los acuerdos de "libre" comercio (como el que Estados Unidos tiene con China) nunca serían permitidos, porque tales tratados comerciales tienen como resultado que las compañías envían sus puestos de trabajo hacia el extranjero (donde la mano de obra es muy barata). Tal actividad, por supuesto, debilitaría a la clase trabajadora nacional. Eso es completamente inaceptable y por lo tanto no es permitido bajo un modelo económico fascista.

     El fascismo está basado en la libre empresa, pero con restricciones (siendo la restricción primaria la pregunta: "¿Es la actividad económica particular en cuestión buena para nuestra nación / gente?"). Además, un hombre de negocios puede llegar a hacerse rico en un país fascista, y el gobierno no tiene ninguna objeción a eso (esto está en contraste absoluto con el comunismo). El fascismo también anima la posesión privada de la propiedad (nuevamente, en contraste absoluto con el comunismo, donde la propiedad privada no es permitida).

     En resumidas cuentas, el fascismo básicamente le dice a los empresarios: "Siga adelante y comience un negocio, gane mucho dinero, sea exitoso, pero no produzca ningún producto o servicio que dañe a nuestra nación ni al pueblo de nuestra nación... y asegúrese de tratar a sus trabajadores de manera justa y de pagarles un sueldo mínimo. Si usted no sigue estas reglas, lo clausuraremos".

     En cuanto a la banca, la usura no es permitida bajo el fascismo. El gobierno controla fuertemente todos los aspectos de la política monetaria, incluyendo los términos de los préstamos. El gobierno emite / imprime el dinero y lo presta sin interés, como algo necesario, para hacer crecer la economía y en último término servir a los ciudadanos.

     Ése es el aspecto económico del fascismo. Hay también un aspecto cultural / social en el fascismo. Bajo el fascismo, el gobierno desempeña un papel fundamental en el monitoreo del cine, el teatro, el arte, la literatura, la música, la educación, etc., a fin de mantener un alto estándar moral, conservar las cosas limpias y respetables, promover un fuerte sentido de patriotismo y honor, e impedir la diseminación de la depravada suciedad que corrompe a la sociedad.

     En cuanto a la legislación política introducida por un gobierno fascista, los mismos criterios son aplicados: "Esta ley propuesta, ¿beneficiará la nación en su conjunto y a la gente de nuestra nación?".

     Unas cuantas otras cosas hay que mencionar. El fascismo promueve el respeto por el medioambiente, ya que los fascistas entienden que la Naturaleza es la dadora de la vida y por ello debe ser preservada. Contraste esta filosofía medioambiental con la del capitalismo, que demasiado a menudo adopta una visión a corto plazo en cuanto a los recursos naturales y cree estúpidamente que la contaminación es un necesario subproducto de la ganancia. También, y de algún modo relacionado con cuestiones medioambientales, el fascismo sostiene opiniones muy progresistas en cuanto a los derechos de los animales.

     También, bajo el Fascismo, si a una persona no le gustan las cosas, puede dejar el país. Compare eso con el comunismo, donde si a usted no le gustan las cosas, usted mejor mantenga su boca cerrada. Y, por supuesto, no hay ninguna posibilidad de abandonar el país. Usted se someterá o será enviado a un campo de reeducación donde a usted se le lavará el cerebro para que acepte el sistema comunista. Y si usted todavía se resiste, usted será probablemente asesinado. Nuevamente, no hay ninguna salida. Sométase o sufra las consecuencias.

     Además, el fascismo tiene a las mujeres en una muy alta consideración. Las mujeres son las portadoras de la nueva vida. Se espera que ellas sean educadas, metidas en el mundo y leídas. Las mujeres son animadas para que persigan sus intereses y tengan una carrera, pero sólo si una carrera no interfiere con las necesidades de su familia; la familia está primero, siempre. Las mujeres son animadas a ser fuertes pero femeninas. Consecuente con estas ideas, el arte fascista a menudo retrata a las mujeres como heroicas, e incluso parecidas a diosas.

     En resumen, el Fascismo es una forma de gobierno y un sistema social que sirve auténticamente a los intereses del pueblo y de la nación en su conjunto. La palabra "fascismo" proviene de la palabra italiana "fascio" [plural, "fasci"], que significa "el grupo" o más específicamente, "en consideración al grupo". El fascismo está arraigado en la noción de que la gente debe permanecer fiel a dos conceptos mentales a través de toda su vida: 1) las necesidades del individuo (ellos mismos) y, 2) las necesidades del grupo (su nación)... siempre evaluando cómo sus acciones individuales afectan al grupo.

     Así, el fascismo rechaza la egocéntrica mentalidad del "Yo, yo, yo" tan común bajo el capitalismo. Por ejemplo, en una nación fascista se espera que cada persona mantenga una dieta y un estilo de vida saludables, ya que si no, ellos pueden llegar a estar seriamente enfermos y de ese modo requerir una costosa asistencia médica; eso afectaría negativamente al grupo (es decir, ellos se habrán convertido en una carga financiera para la nación).

     Siguiendo esta manera de pensar, bajo el fascismo toda la gente de la pertenencia étnica de alguien es considerada la familia mayor de aquella persona. De aquí que una nación fascista es considerada como una familia gigantesca de varios millones de personas. Por lo tanto, así como uno no debe hacer nada que haga daño a su hermano o hermana en su familia inmediata, bajo el fascismo uno no debe hacer nada que haga daño a la nación / grupo (es decir, la familia mayor). Ésta es la esencia del Fascismo, una fuerte consideración del grupo, equilibrado con el individualismo.

     Durante el Tercer Reich alemán, el NSDAP siguió todos los aspectos del sistema Fascista ya descrito.


APARTE: Aunque el aspecto económico del Fascismo esté basado en el libre mercado, el fascismo NO es capitalismo. Muchos que están en la Izquierda política equiparan incorrectamente al fascismo con el capitalismo. Nuevamente, fascismo NO es capitalismo. Permítame explicarlo brevemente: el objetivo primario del capitalismo es la ganancia. Por otra parte, el objetivo primario del Fascismo es el bienestar de los ciudadanos de una nación y el bienestar de la nación en su conjunto. En un país capitalista de tipo purista (es decir, en el Supercapitalismo) casi nada puede interferir en la maximización de las ganancias, no los trabajadores, no el medioambiente... casi nada. Incluso cuando un país capitalista comienza con fuertes regulaciones gubernamentales, invariablemente se mueve hacia una economía de no intervención, de Laissez-faire (es decir, Supercapitalismo) mediante una regulación gubernamental cada vez menor. La avaricia humana impulsa esta transformación, y finalmente la clase obrera sufre por causa de salarios inferiores o pérdida del empleo además, si su puesto de trabajo es, supongamos, transferido hacia el extranjero (p. ej., a China) donde la mano de obra es demasiado barata.

     Los capitalistas creen que la inmensa riqueza que está arriba "chorreará" hacia las masas, es decir, que todo se resolverá mágicamente. Una cierta cantidad de riqueza realmente cae hacia abajo, pero, demasiado a menudo, el trabajador y el medioambiente sufren. Sólo como un ejemplo, decenas de millones de empleos industriales estadounidenses han sido transportados al extranjero durante las pasadas dos décadas (las llamadas políticas capitalistas de "libre" comercio han permitido tal externalización de los empleos). Por supuesto, entonces, del mismo modo que los fascistas rechazan el comunismo, ellos también rechazan el capitalismo.–


* * * *

¿Qué Es el Fascismo?
Smash Cultural Marxism
3 de Marzo de 2015


     El símbolo del fascismo son las fasces, un bulto de varas de madera amarradas juntas, con una cabeza de hacha adjunta. Esto representa la fuerza por medio de la unidad. Cuando las varas de madera están amarradas juntas, ellas son irrompibles, pero cuando están aisladas son fácilmente rotas. Esto tiene sus orígenes en la Roma antigua y ha llegado a representar la unidad nacional. Cuando una nación está unida es invencible, pero cuando está dividida, es fácilmente fracturada y destruída.

     Cuando usted mira su nación hoy, usted ve la casi total desunión nacional, cultural y étnica, y una sociedad fracturada. El fascismo se opone a todos los elementos negativos que fracturan a la nación, y aboga por una protectora unidad nacional.

     El individualismo, que se ha convertido en el modo de pensar dominante de la gente occidental, ha conducido indudablemente a una situación en la cual la nación ha sufrido a consecuencia de agendas externas hostiles a la nación. El individualismo desenfrenado ha creado un punto débil que ha sido aprovechado por los enemigos de la nación. La creencia en el individualismo total a costa del bien colectivo de la nación ha permitido que nosotros lleguemos a ser ocupados desde dentro por aquellos que reconocen el beneficio de trabajar como un grupo. Como las fasces, cuando una nación está llena de individuos, es susceptible de que se apoderen de ella, pero cuando los individuos de la nación están unidos en favor del bien colectivo de la nación, entonces es mucho menos probable que caigan víctimas de aquellos que buscan su perdición.

     No me opongo totalmente al individualismo, pero creo que el individualismo no debería ser a costa de la nación, la cultura y el grupo étnico. Cuando la gente de Occidente comenzó a creer que ellos no tenían intereses como un grupo de una identidad cultural y étnica específica, entonces ellos perdieron sus naciones y su cultura.

     Cuando la nación y la gente trabajan juntos para el bien colectivo del pueblo y de la nación, entonces la gente se beneficia tanto como individuos y como parte del grupo.

     Ésta es la razón de por qué la Izquierda le grita "¡fascista!" a todo el que no está de acuerdo con su perspectiva del mundo. Ellos no quieren la unidad nacional, ellos no quieren la unidad racial y cultural, ellos quieren la desunión total de modo que la nación no pueda nacer de nuevo.

     La gente lanza la etiqueta de "fascista" no entendiendo su sentido verdadero. Ellos usan dicho término como una manera de desacreditar el sentimiento patriótico. Ellos también erróneamente afirman que el Fascismo apoya al "sistema capitalista". Lo que el fascismo hace es regular el capitalismo de modo que éste no se convierta en una fuerza de la nación, destruyendo de ese modo al globalismo controlado por las finanzas internacionales. Por ejemplo, si un individuo quisiera abrir un negocio, sólo le sería permitido si ello beneficiara a la nación y a su gente. Si dicho negocio requiriera emplear a trabajadores en el Tercer Mundo para producir bienes para la venta, entonces no sería permitido porque eso no sería de ningún beneficio para el trabajador o el consumidor nacional. El trabajador nacional debería ser empleado para producir bienes a un precio que ellos puedan permitirse comprar.

     El fascismo no permitiría que los bancos esclavizaran financieramente a la nación o a su gente, y no permitiría que los intereses de la finanza internacional judía dominaran la política y los medios de comunicación. Todos los medios de comunicación que se haya demostrado que están trabajando para los intereses de grupos exteriores serían cerrados, y todos los medios de comunicación que se haya probado que están mintiendo serían cerrados, con el objetivo de tener una prensa verídica y realmente libre. Nadie hoy puede decir con alguna honestidad que tenemos una prensa libre y verídica.

     El fascismo honra la tradición, la cultura y la identidad étnica, y ve al grupo nacional como una familia ampliada. No permitiría que el marxismo cultural corriera desenfrenado, y no permitiría la corrupción que se ve en todo nuestro rededor.

     Incluso si usted no se describiera a sí mismo necesariamente como un fascista, le beneficiaría aprender su verdadero sentido y no la interpretación dada por la Izquierda y por los enemigos de su nación.

«El término "fascismo" se originó en Italia, donde el Signor Mussolini creó a sus "fascistas" (Camisas Negras) poco después de la guerra. La insignia que ellos llevaban puesta era el antiguo símbolo romano de la unidad. La parte principal de ello representaba las "fasces" unidas. Individualmente, cada vara podría ser rota, pero amarradas todas juntas, ellas eran irrompibles. Aplicándolo a la vida nacional, el símbolo tiene un significado real. Si todas las secciones que componen la población de un país están separadas, ellas pueden ser rotas, pero una nación unida es una nación inquebrantable» (Sir Oswald Mosley) [1].

[1] En la antigua Roma las fasces (il fascio littorio), de origen etrusco, eran la insignia del poder coercitivo de los magistrados. El fascio estaba formado por varillas de abedul y/o de olmo atadas alrededor de un hacha (o varillas atadas a las que se anexaba un hacha), símbolo del poder de castigar. Era llevado en el hombro izquierdo por los lictores, que precedían al magistrado. Se convirtió después en el signo del Partito Nazionale Fascista (PNF) italiano en 1921 (NdelT).

     Esta cita es de un folleto llamado "Fascismo para los Millones" (Fascism for the Million), que significa más exactamente "Fascismo para los millones y no para los millonarios".

     Una vez que usted haya leído la cita unas cuantas veces, usted puede aplicarla al momento actual y a los pasados 50 años o más, y ver cómo nuestras naciones están siendo destruídas, al haber sido puestas en la mira cosas individuales tales como la raza, el género, la religión, la sexualidad, la moralidad, etcétera. Estas cosas están siendo apuntadas y atacadas, y como resultado están siendo destrozadas una por una, y nuestras naciones no están unidas sino que están fracturadas y han sido divididas y casi conquistadas por los globalistas judíos y la Izquierda Marxista Cultural. Ellos prosperan en la desunión nacional, étnica y cultural, y ellos la predican.–





No hay comentarios:

Publicar un comentario