BUSCAR en este Blog

domingo, 27 de diciembre de 2015

Kerry Bolton - El Mito del Ocultismo del Reich



     Publicado ahora en Diciembre, en el vol. 7 Nº 4 del archivo trimestral de temas históricos Inconvenient History, este texto (Religion, Mysticism and the Myth of the "Occult Reich") del investigador y escritor neozelandés Kerry Bolton (1956) que presentamos en castellano toca el tema de la desmitificación de un supuesto ocultismo en el Tercer Reich, propagado ya en 1940 por el fraudulento Rauschning y 20 años más tarde por los famosos Pauwels y Bergier, aparte de otros autores posteriores que sin citar documentos difundieron aventuradas afirmaciones.


Religión, Misticismo y el Mito del "Reich Ocultista"
por K. R. Bolton
Diciembre de 2015



     No hay nada como el sensacionalismo de combinar el Nacionalsocialismo con la Magia negra para asegurar la atención para un escritor. Puesto que el Nacionalsocialismo de Hitler ha sido considerado como "lo último en mal", vincular al Hitlerismo con la magia negra y el satanismo es un desarrollo lógico. Se podría afirmar que el sensacionalismo de novela barata, de Historia pop y de Hollywood al retratar a Hitler como habiendo vendido su alma a Mefistófeles, al estilo del doctor Fausto, es un pedazo de grotesquismo histórico por el cual investigadores supuestamente serios deben ser en último término considerados responsables.

     Gran parte de esto puede ser remontado a una pieza de propaganda de guerra, "Gespräche mit Hitler" (Hitler Speaks, Londres, 1939), de Hermann Rauschning, quien afirmó ser uno del "círculo interno" de Hitler. En ese libro hay muchas referencias a los tratos de Hitler con la magia negra y poderes oscuros, y a la presencia de una temprana miembro del NSDAP, Martha Küntzel, que era también tanto una teósofa como una destacada seguidora alemana del ocultista británico Aleister Crowley. Rauchning fue tomado en serio por los historiadores hasta muy recientemente. Mark Weber escribe que en 1983 un historiador suizo, Wolfgang Hänel, expuso el fraude:

    «Haenel fue capaz de establecer concluyentemente que la afirmación de Rausching de haberse reunido con Hitler "más de cien veces" es una mentira. Los dos realmente se reunieron sólo cuatro veces, y nunca solos. Las palabras atribuídas a Hitler, mostró Haenel, fueron simplemente inventadas o sacadas de muchas fuentes diferentes, incluyendo escritos de Jünger y Friedrich Nietzsche. Una descripción de Hitler escuchando voces, despertando por la noche con chillidos convulsivos y señalando con terror hacia una esquina vacía mientras gritaba "¡Allí, allí, en la esquina!", fue tomada de un cuento del escritor francés Guy de Maupassant» [1].


     De ahí la proliferación de obras de Historia pop que tratan de demostrar un vínculo entre el Tercer Reich y el ocultismo, como "El Retorno de los Brujos" (de Pauwels y Bergier, 1960), "El Reich Oculto" (de J. H. Brennan, 1974), "Satán y la Esvástica" (de Francis King, 1976) y "La Lanza del Destino" (de Trevor Ravenscroft, 1982). Uno puede hacer generalmente cualquier acusación sobre el "Nazismo", el "Fascismo" o la "Derecha" sin ser cuestionado.

     La industria del entretenimiento también ha llevado crecientemente esta imaginativa Historia pop a series de televisión como "True Blood" (2011), donde el movimiento clandestino alemán de posguerra los "Werwolves" es representado como integrado por licántropos reales. Hay también algo de profecía auto-cumplida en esto, en tanto ha habido tentativas de posguerra de retratar al Nacionalsocialismo y al Tercer Reich como manifestaciones de algún tipo de fuerza oculta (Nicholas Goodrick-Clarke, Black Sun: Aryan Cults, Esoteric Nazism and the Politics of Identity, Nueva York, 2002).

     Incluído en dichas tentativas está el intento más sobrio del diplomático chileno Miguel Serrano, cuyo "Hitlerismo esotérico" incluía la adoración de Lucifer como dios de la luz, y de Shiva como el equivalente de Wotan (Goodrick-Clarke, op. cit., pp. 173-192), y el del "Hitlerismo esotérico" de la griega convertida al hinduísmo Savitri Devi [2]. Algunos intentos algo cómicos de lograr una síntesis nazi-gótico-satanista se enfocan principalmente en Radio Werewolf / Werewolf Order [grupo californiano de música y  literatura] y elementos de la Church of Satan, bajo el supuesto de que el Nacionalsocialismo y el Satanismo comparten una doctrina común de misantropía y elitismo [3].

[2] Nicholas Goodrick-Clarke, Hitler’s Priestess: Savitri Devi, the Hindu-Aryan Myth, and Neo-Nazism, Nueva York, 1998).
[3] K. R. Bolton, «Gothic Nazi: "Fascist" Manifestations in Neo-Gothic Subculture», T. Southgate, ed., Helios: Journal of Metaphysical and Occult Studies, vol. 1, Londres, 2011, pp. 122-154.

     Uno de los pocos esfuerzos académicos para trazar las conexiones entre el ocultismo y el Partido Nacionalsocialista es el libro del fallecido doctor Nicholas Goodrick-Clarke "Las Raíces Ocultas del Nacionalsocialismo" (The Occult Roots of Nazism, 1985). Goodrick-Clarke, si bien establece un vínculo muy indirecto entre la "Ariosofía" pre-Primera Guerra Mundial y el Partido Nacionalsocialista, rechaza las exageraciones que han creído relacionar la Ariosofía, la Sociedad Thule, la Sociedad Vril y otros, con el ascenso de Hitler. Por ejemplo él declara que Dietrich Eckart, el temprano mentor de Hitler, y Alfred Rosenberg, fueron "no más que invitados de la Sociedad Thule durante su apogeo", mientras el teórico geopolítico Karl Haushofer no tenía ningún vínculo con la Sociedad, a pesar de mucha fantasía tejida alrededor de estos individuos y sus supuestos nexos ocultistas (Ibid., pp. 220-221). La influencia de Lanz von Liebenfels y su Ordo Novi Templi en la Austro-Hungría anterior a la Primera Guerra Mundial sobre el joven Hitler y posteriormente sobre el Tercer Reich también es puesta en contexto, señalando Goodrick-Clarke que la Orden fue disuelta por los nacionalsocialistas y que a Lanz se le prohibió publicar tras el advenimiento del Tercer Reich (Ibid., p. 198).

     Debería ser tenido presente que las opiniones de Hitler eran bastante frecuentes en Europa Central durante su juventud y que sus ideas en Mein Kampf no son originales sino que provenían de un extendido entorno intelectual del cual el movimiento de Lanz era sólo una manifestación.

     Otra cosa era el misticismo Wotanista y rúnico de Guido von List, del mismo modo sin influencia sobre Hitler. Si bien Rudolf von Sebottendorff, el fundador de la Sociedad Thule, fue influído tanto por Lanz como por List, la influencia de Thule en la fundación del NSDAP ha sido exagerada. Sebottendorff desapareció de la escena hacia 1919. "No hay ninguna prueba de que Hitler alguna vez asistiera a la Sociedad Thule", declara Goodrick-Clarke, "y tales teóricos fueron cada vez más marginados bastante antes de que el Partido tomara el poder". Además, las sociedades ocultas fueron prohibidas en el Tercer Reich, incluso aquellas que tenían un fundamento racial (Ibid., pp. 202-203).


Karl Maria Wiligut: El Rey Secreto

     En lo que se refiere a la lengua inglesa, aparte de "Las Raíces Ocultas del Nacionalsocialismo" de Goodrick-Clarke, el único otro libro creíble sobre el asunto parece ser "The Secret King: Karl Maria Wiligut: Himmler’s Lord of the Runes" [4]. La ventaja de este libro consiste en que es una colección de lo que está catalogado como "los verdaderos documentos del ocultismo nacionalsocialista", y permite que aquellos documentos en gran parte hablen por sí mismos.

[4] Stephen E. Flowers (traductor), Michael Moynihan (editor), The Secret King: Karl Maria Wiligut – Himmler’s Lord of the Runes, Vermont, 2001.

     Michael Moynihan, el editor, comenta en el prefacio:

    «Existe una verdadera industria artesanal de libros estrafalarios sobre el "ocultismo nazi", pero pocas personas han tenido la oportunidad de evaluar verdaderos documentos originales de esta naturaleza, y está claro que la mayor parte de los autores de esas historias baratas ciertamente no hicieron ningún esfuerzo para hacer aquello.

    «Junto con los fantásticos cuentos de nacionalsocialistas y el ocultismo, a menudo se hacen afirmaciones en cuanto a la agenda "pagana" del Tercer Reich, sobre todo en cuanto a la organización SS de Himmler. Sin embargo, si uno investiga los escritos de destacados ideólogos nacionalsocialistas, como Alfred Rosenberg, surge un cuadro mucho más ambiguo de la religiosidad de la época aprobada por el Estado» (Ibid., Prefacio).

     Moynihan alude a los festivales neo-paganos de la SS compilados en un libro por Friz Weitzl en 1939, Die Gestaltung der Feste im Jahres- und Lebenslauf in der SS-Familie (La Estructuración de los Festivales durante el Año y la Vida de la Familia SS). Moynihan declara que esto fue publicado como una pequeña prueba de imprenta, y puede suponerse por lo tanto que reflejaba la opinión de sólo una "minoría" dentro de la SS.

    Himmler era uno de aquellos que promovían una perspectiva neo-pagana. Bajo su patrocinio la influencia ocultista más duradera sobre un aspecto del Tercer Reich fue Karl Maria Wiligut, el místico rúnico que aconsejó a Himmler rediseñar el Castillo Wewelsburg como el "centro del mundo" SS (Ibid., p. 22). Si bien Wiligut tuvo una cierta influencia dentro de la SS, él también se encontró con una influyente oposición, con lo que se quiere decir que la SS, como todos los otros departamentos y divisiones del NSDAP y la administración del Tercer Reich, no eran tan monolíticos como popularmente se ha supuesto. A Wiligut y otros runólogos esotéricos se les opuso en particular la Ahnenerbe, una división de investigación académica de la SS (Ibid., p. 32), ella misma a menudo el centro de fantasías de Historia pop sobre el ocultismo.

     El doctor Stephen Flowers proporciona una biografía introductoria sobre Wiligut sin interpretaciones ideológicamente tendenciosas. Nacido en 1866, Wiligut escribió su primer libro, Seyfrieds Runen, en 1903 cuando él era un capitán en el ejército austriaco. El libro es un poema épico sobre la leyenda del rey Seyfried de Rabenstein. En 1908 Wiligut escribió "Los Nueve Mandamientos de Gôt por primera vez desde las quemas de libros hechas por Ludwig el Piadoso". Él también en esa época estuvo asociado con varios iniciados de la Ordo Novi Templi de Lanz von Liebenfels. Sin embargo el interés activo de Wiligut en lo oculto puede ser remontado hasta 1889 cuando él se integró a la que Flowers llama la "logia cuasi-masónica" Schlarraffia, que no tenía una conexión völkisch. Wiligut renunció a la logia en 1909, quizás a consecuencia de la rivalidad que existe entre la Masonería y el ocultismo völkisch (Ibid., pp. 16-17).

     Ésa fue una época en que había mucho interés en el renacimiento ocultista en Europa y Gran Bretaña. La Sociedad Teosófica fue fundada durante la década de 1870, con un objetivo de "hermandad universal", a pesar de la forma en que su doctrina sobre las "razas-raíces" se ha sostenido que fue una inspiración para los nacionalsocialistas y otros movimientos völkisch. La neo-rosacruz "Order of the Golden Dawn" en Gran Bretaña fue una organización que influyó en el renacimiento ocultista, y que incluyó a W. B. Yeats y a su antagonista Aleister Crowley. La Ordo Templi Orientis fue fundada en Alemania por Theodor Reuss, quien pareció haber sido un agente alemán de Inteligencia y haber alcanzado Inglaterra, donde Aleister Crowley, que parece haber sido un agente de la Inteligencia británica cuando estuvo en EE.UU. [5], había asumido el mando.

[5] Tobias Churton, Aleister Crowley: The Biography, Londres, 2011, pp. 185-215.

     Estaba también la Fraternitas Saturni, que seguía la religión de Crowley "Thelema" sin seguir a Crowley la persona, cuya doctrina Flowers también ha documentado [6]. El misticismo rúnico de Guido von List en Austria fue un importante elemento en el movimiento völkisch, y estuvo aliado con Von Liebenfels. No hay ninguna prueba de que Hitler hubiera tenido alguna asociación con ninguna de estas órdenes más allá de leer el diario de Liebenfels "Ostara", el foco del cual era una batalla dualista entre los judíos satánicos y los arios divinos [7].

[6] Flowers, Fire & Ice: Magical Teachings of Germany’s Greatest Secret Occult Order, Minnesota, 1990.
[7] Goodrick-Clarke, The Occult Roots of Nazism, pp. 194-195.

     Wiligut, que sirvió en el frente ruso con distinción durante la Primera Guerra Mundial, ascendió al rango de coronel. Con su retiro del ejército, él fue preparado por los Nuevos Templarios. El agente de Von Liebenfels, Theodor Czepl, relató que Wiligut se consideraba a sí mismo como "el rey secreto de Alemania" por una tradición de familia como heredero de los Ueiskuning o "clan santo". Él creía que la Biblia se había originado en Alemania y que había sido intencionalmente deformada. Wiligut dio a Czepl un poema titulado Deutscher Gottes-glaube (Fe Alemana en Dios), que se decía que contenía "la esencia y la doctrina completa del cristianismo Irmínico" (Flowers y Moynihan, op. cit., p. 19). En los años '20 Wiligut editó un diario, Der eiserne Besen (La Escoba de Hierro) que atacaba a judíos, francmasones y católicos (Ibid.).

     En 1924, con tiempos difíciles y tensiones entre él y su esposa después de la muerte de su pequeño hijo, Wiligut fue llevado a la fuerza en ambulancia a un asilo para locos mientras estaba sentando en una cafetería con amigos, habiendo sido solicitado por su esposa. Curiosamente, después de un año, su continuado confinamiento fue notado por las autoridades del asilo como debido a sus ideas religiosas, y su trazado de su ascendencia hasta Wodan. (Parece sin embargo que él simplemente afirmó descender de un líder tribal llamado Wodan). Él fue sin embargo capaz de mantener contacto con amigos en los Nuevos Templarios y la Sociedad Edda (Ibid., p. 20). Las creencias religiosas de Wiligut no eran tan ajenas a grandes sectores de la sociedad austriaca y alemana de entonces, incluyendo las de muchos individuos prominentes, como muestra Goodrick-Clarke.

     En 1932 Frieda Dorenberg, miembro del Partido de los Trabajadores Alemanes antes de Hitler y miembro de la Sociedad Edda, visitó a Wiligut. Ella y otros miembros de Edda "pasaron de contrabando" a Wiligut a Múnich, donde él dio clases para un grupo esotérico, los Hijos Libres de los Mares del Norte y Báltico, y bajo el seudónimo Jarl Widar, escribió para el diario Hagal. El amigo de Wiligut Richard Anders, un miembro de la SS, lo presentó a Himmler en 1933, en una conferencia de la Sociedad Nórdica, después de la asunción de Hitler al gobierno (Ibid., pp. 20-21). Flowers no menciona ninguna otra asociación entre Wiligut y el NSDAP antes de ésta y de la asociación con Frieda Dorenberg.

     En Septiembre de 1933 Wiligut se integró a la SS bajo el nombre de Karl Maria Wiligut-Weisthor. En Noviembre él fue designado jefe del Departamento de Prehistoria e Historia Temprana en la Oficina del Reich para la Raza y la Colonización (Rasse- und Siedlungshauptamt, RuSHA). En 1934 él fue promovido a coronel en la Allgemeine SS. Flowers declara que Wiligut trabajó como el consejero personal de Himmler, y no era parte de la Ahnenerbe (preocupada por el estudio de la Historia antigua y ancestral) (Ibid., p. 21). Podría suponerse aquí que esto fue porque los estudios de Wiligut eran intuitivos (o imaginarios) y los de la Ahnenerbe eran empíricos, o que tenían lo que Flowers llama "estándares académicos más objetivos".

     Las contribuciones de Wiligut a Himmler incluyeron la conceptualización del Castillo Wewelsburg, donde sería fundada una Orden de Caballería de la élite SS como el "centro del mundo"; los diseños para el SS Totenkopfring [anillo de la calavera]; la formulación de las ceremonias SS; diseño de objetos ceremoniales, como un pocillo de bodas, e informes sobre Historia y cosmología para Himmler (Ibid., p. 23).

Karl Maria Wiligut

     Uno de los aspectos más importantes del trabajo de Wiligut, afirma Flowers, fue su composición de una serie de mantras (los aforismos Halgarita) diseñados para abrir la memoria ancestral y astral (Ibid., p. 29). La eficacia de tales cosas desde un punto de vista esotérico es usar el consciente para evocar la memoria inconsciente, y más allá de esto, la memoria astral o colectiva. Las imágenes y las ideas que fluyen posteriormente en el consciente más allá, con tales técnicas serían usadas entonces para reconstruír la fe "Irminista".

     Independientemente de lo que uno piense de tales asuntos, ellos tuvieron su contraparte no sólo en la psicología esoterica sino también en la psicología analítica Jungiana. Los jungianos desarrollaron un homólogo con el concepto de la "imaginación activa", por la cual uno medita en una sola imagen del sueño y permite que imágenes asociadas surjan espontáneamente. Los jungianos también están de acuerdo con los esotéricos al declarar que la mente individual puede hacer una incursión en el inconsciente colectivo, y aquí los jungianos también se referían a la "memoria racial". No es sorprendente entonces que la "psicología aria" de Jung, como distinta de las versiones judías como la de Freud en particular, atrajera a místicos alemanes de la raza. En particular hubo una asociación entre el Jungismo y el Movimiento Alemán de la Fe [8].

[8] Carl Jung, "Wotan", en Essays on Contemporary Events, Londres, 1947.

     Jung creía que Hitler era la encarnación de Wotan como un arquetipo y que el Nacionalsocialismo había desatado el atavismo reprimido del pueblo germánico que había estado refrenado cerca de la superficie de la civilización por el cristianismo. La psicología jungiana sostiene que los rasgos reprimidos surgirán de nuevo de alguna manera, y que mientras más ellos estuvieran contenidos, más violentamente ellos irrumpirían como un torrente por una represa rota. Jung esperaba que el Hitlerismo pudiera liberar los atavismos reprimidos en una manera ordenada más bien que destructiva. Éste es el tema de su famoso ensayo de 1936 "Wotan" [9] que lo metió en tantos problemas. Jung consideraba al neo-pagano "Movimiento Alemán de la Fe" como una religión preferible a un cristianismo germanizado.


     Entre los colegas de Wiligut estaba Otto Rahn, alrededor de quien hubo mucha mitologización debido a sus expediciones esotéricas que iban desde el Sur de Francia hasta Islandia, en particular porque Rahn era un "luciferino", en tanto creía que Lucifer, el "Portador de la Luz", era un espíritu bueno en oposición con Yahvé el dios judío. Su libro principal se titula La Corte de Lucifer: Un Viaje a los Buenos Espíritus de Europa. No sorprendentemente, tal tema proporciona un gran campo de acción para los escritores de Historia pop al intentar retratar al Tercer Reich como una conspiración "satánica" o como evocador de fuerzas "satánicas". Sin embargo, se trata de una herejía gnóstica más bien que de Satanismo, herejías que consideran a Yahvé como "Satán" y a Lucifer no como Satán sino como un iluminado antagonista. Uno puede ver algo de dicha doctrina en la Antroposofía de Rudolf Steiner, cuyo movimiento más bien positivo también fue prohibido en el Tercer Reich, a pesar del antagonismo de Steiner con las mismas sociedades secretas masónicas que combatieron los nacionalsocialistas [10]. Estas herejías proporcionaron una base imaginaria para Hitleristas de posguerra, como el diplomático chileno Miguel Serrano, para desarrollar una perspectiva cosmológica del Nacionalsocialismo, que es "luciferino" y gnóstico [11].

[10] R. Steiner, "The Work of the Secret Societies in the World", Berlin, 23 de Diciembre de 1904, http://wn.rsarchive.org/Lectures/19041223p02.html; "The Ahrimanic Deception", Zúrich, 27 de Octubre de 1919, http://wn.rsarchive.org/Lectures/AhrDec_index.html
[11] Miguel Serrano, entrevista con Kerry Bolton, 1994, en http://editorial-streicher.blogspot.com/2014/02/entrevista-miguel-serrano-1994.html

     Si bien aquellos impacientes por ver una influencia oculta, para el bien o para el mal, dentro del Tercer Reich, y en particular de la SS, tienen información inusualmente confiable para sacar de The Secret King, Flowers también señala que Wiligut tenía importantes enemigos dentro de la SS, y en particular dentro de la académica Ahnenerbe. El jefe de Estado Mayor de Himmler, Karl Wolff, disolvió el departamento de Wiligut, y éste se retiró al olvido en 1939. Murió en 1946 (Flowers, op. cit., pp. 32-33).

     Flowers explica que la teología de Wiligut no era "Wotanismo" sino lo que él consideraba como la religión original de los germanos, el "Irmin-Kristianismo". Esto es similar a la teología del más conocido de los runólogos austro-alemanes de la época, Guido von List, quien también creía que el "Armanismo" precedió al "Wotanismo", más exótico. Sin embargo, List veía al Armanismo y al Wotanismo como trabajando en una colaboración histórica, mientras que Wiligut consideraba al Irminismo y al Wotanismo como involucrados en una "enemistad ancestral". Flowers escribe que esta tentativa de arianizar el cristianismo era completamente popular entre los nacionalsocialistas (Ibid., pp. 33-34). Sin embargo, eso no quiere decir que Wiligut fuera el defensor primario o más influyente del cristianismo germánico. En realidad, como señala Steigmann-Gall en The Holy Reich, un cristianismo germánico era la influencia religiosa primaria entre los nacionalsocialistas desde el comienzo del NSDAP [12], no el paganismo, el luciferismo, Thelema, la teosofía o el satanismo. En efecto, tales Órdenes fueron prohibidas en el Tercer Reich como hostiles al Nacionalsocialismo, de lo cual la lucha contra la Francmasonería era un aspecto.

[12] El Punto 24 del Programa del NSDAP, de 1920, dice: "El Partido como tal se suscribe a un cristianismo positivo sin comprometerse con alguna denominación específica. Se opone al espíritu materialista judío dentro y alrededor nuestro".

     Flowers concluye que Wiligut es la persona más importante que trató de establecer un eslabón entre lo esotérico y el Nacionalsocialismo. Sin embargo, Flowers también declara que las similitudes entre ocultistas y nacionalsocialistas son más atribuíbles a que ambos eran parte de la misma "matriz cultural común y eran parte de mismo Zeitgeist" (Flowers, op. cit., p. 40). Wiligut tuvo una influencia duradera principalmente como diseñador del Anillo SS de la Calavera, rituales SS y aspectos del castillo Wewelsburg como el visualizado centro de Himmler de un Imperio mundial germánico, dependiendo de si uno considera la influencia en esas materias como de significado notable.

     El valor de la mayor parte de The Secret King es la traducción de los textos de Wiligut. El primero son "Los Nueve Mandamientos de Gôt", que explican la cosmología fundamental de Wiligut de que Gôt es una "diada" de espíritu y materia, que actúa como una tríada de Espíritu, Energía y Materia en su "circulación corriente". Gôt es eterno, es "causa y efecto", de la cual fluye "el derecho, el poder, el deber y la felicidad", eternamente generando por medio de la materia, la energía y la luz; "más allá de los conceptos de bien y mal", llevando las "siete épocas" de la Historia humana (Ibid., p. 51). Gran parte del resto de los documentos de Wiligut son explicaciones esotéricas de las runas, la evolución de las razas y los ciclos cósmicos.


El Tercer Reich y el Ocultismo

     En un nivel muy fundamental, la mayor parte del renacimiento ocultista de la última parte del siglo XIX fueron emanaciones de la Masonería. Éstas son universalistas y por lo tanto antitéticas de la Derecha. Para hacer la situación más ambigua, sin embargo, no todas las organizaciones esotéricas que emanan de la Francmasonería son universalistas, y en efecto algunas como Thelema de Crowley son conservadoras [13]. Crowley era crítico hacia la Sociedad Teosófica por ejemplo, y mordaz al criticar su intento de endosarle al mundo un "mesías" indio, Krishnamurti, llamando a los Blancos a unirse contra esta parodia en términos imperialistas típicos de los tiempos [14]. Sin embargo, a Thelema no le fue mejor bajo el Nacionalsocialismo que a otras sociedades ocultistas.

[13] K. R. Bolton, "Aleister Crowley as a Political Theorist", en Crowley: Thoughts and Perspectives, vol. 2, Troy Southgate, editor, Londres, 2011, pp. 5-28.
[14] K. R. Bolton, «Thelema, Imperialism, and the "Black Messiah": Aleister Crowley and the Conflict Between Schools of Magick "Black" and "White"», Helios: Journal of Metaphysical and Occult Studies, vol. 2, Troy Southgate, editor, Londres, 2011, pp. 40-77.

     Mucho se ha comentado por parte de algunos autores acerca de una temprana miembro del NSDAP, Martha Küntzel, como siendo una importante thelemista en Alemania. Küntzel en efecto había procurado convertir a Hitler, sobe la base de que Crowley había dicho que cualquier Estado que adoptara a Thelema dominaría el mundo. Incluso Francis King, que escribe acerca del "ocultismo nazi", rechaza la idea de que Kuntzel o Crowley hubieran tenido alguna influencia sobe Hitler (Francis King, Satán y la Esvástica, 1976, p. 142).

     Se ha afirmado de manera convincente que Crowley sirvió a los intereses británicos en EE.UU. durante la Primera Guerra Mundial, y que trabajó con la Inteligencia británica durante la Segunda Guerra Mundial [15]. Con el amenazante advenimiento de Hitler al cargo, Crowley rápidamente dejó Berlín [16]. Karl Germer, la cabeza de la OTO en Alemania, fue detenido por la Gestapo en 1935 por diseminar las enseñanzas del "francmasón de alto rango Crowley" (Ibid., p. 364), y terminó en Estados Unidos. En 1937 todas las asociaciones masónicas y cuasi-masónicas fueron prohibidas, incluyendo a los seguidores völkisch de List y de Liebenfels (Flowers, Fire & Ice, Minnesota, 1990, p. 23.).

[15] Richard Spence, "The Magus Was a Spy: Aleister Crowley and the Curious Connections between Intelligence and the Occult", Melbourne, New Dawn, Nº 105, Nov-Dic. 2007.
[16] Tobias Churton, Aleister Crowley: The Biography, Londres, 2011, p. 354.

     En Mayo de 1939 Crowley escribió a Küntzel afirmando que los alemanes estaban muy por debajo de los judíos, y que estaban en el mismo nivel que los monos frente a los hombres, aunque él no quería insultar a los monos. Él concluyó: "Los Hunos serán eliminados" (Churton, p. 375). Crowley habían trabajado con propagandistas alemanes, en particular con la figura literaria George Viereck en EE.UU. durante la Primera Guerra Mundial para la Inteligencia británica (Ibid., pp. 186-215), y estaba ansioso por ofrecer sus servicios contra Hitler, especialmente ya que Hitler no había mostrado ningún interés por Thelema a pesar de los esfuerzos de Küntzel. Crowley también había trabajado para la Rama Especial británica en Berlín informando sobre comunistas. Él trabajó en la propaganda británica durante la Segunda Guerra Mundial, y se le atribuye el famoso signo "V" de la Victoria, un símbolo ocultista hecho alegremente por Churchill y otros (Ibid., pp. 376-386).


Herejías Cristianas

     El profesor James Biser Whisker (1939- ? )encontró una inspiración totalmente diferente para los elementos en el Tercer Reich: las herejías cristianas gnósticas. En su libro La Filosofía de Alfred Rosenberg, subtitulado "Orígenes del Mito Nacionalsocialista", Whisker se concentra en el interés de Rosenberg por la herejía cátara como el medio por el cual el cristianismo podría ser des-judaizado de lo que eran considerados como elementos judíos introducidos por el apóstol Pablo. Para Rosenberg sin embargo lo que también se requería era la des-romanización. Whisker comenta que las mentes tanto romana como judía habían convertido la religión en "formalidades legales", mientras que para la mente germánica nada de eso se requería.

     Martín Lutero, aunque un héroe popular, había mantenido una perspectiva judía mediante la influencia de Pablo [17]. Hubo un movimiento creciente durante los siglos XVIII y XIX entre los teólogos Protestantes alemanes para sacar el Antiguo Testamento de la teología cristiana, y Rosenberg mantuvo ese legado (Ibid., p. 23). Uno de los precursores del Nacionalsocialismo, el yerno inglés de Richard Wagner, Houston Stewart Chamberlain, teórico racial y germanófilo ya famoso en la Alemania del káiser Wilhelm, estaba entre aquellos que expusieron la noción del "Jesús Ario" como un galileo, no un judío [18]. Chamberlain fue una influencia germinal en el pensamiento de Rosenberg. Aunque la influencia de Rosenberg sobe Hitler y el Tercer Reich como "el filósofo del Nacionalsocialismo" sea discutible, su objetivo de crear una "religión nacional alemana" basada en el Protestantismo estaba de acuerdo con el objetivo de Hitler de una Iglesia nacional alemana unificada, como lo muestra Steigmann-Gall en The Holy Reich.

[17] James B. Whisker, The Philosophy of Alfred Rosenberg, California, 1990, pp. 20-21.
[18] Ibid., p. 41. Chamberlain, Foundations of the Nineteenth Century, vol. 1, Londres, 1911, pp. 174-250.

     Whisker declara que en el gnosticismo Rosenberg encontró una oposición religiosa al dios judío Yahvé, considerado por los gnósticos como el "demiurgo" que había creado un mundo corrupto para atrapar al espíritu de la Humanidad en lo material, mientras que el verdadero Dios era remoto (Whisker, Ibid., p. 45). Tales sectas incluían a los Marcionitas (ca. siglo II d.C.), y para Rosenberg en particular los cátaros, también conocidos como albigenses o maniqueos (ca. 1000 d.C.) (Ibid., p. 59).

     Whisker comenta que, una vez más, mucho se ha hablado acerca de los cátaros con relación al Tercer Reich y en particular con la SS (especialmente por los intereses de Otto Rahn) al afirmar que el catarismo era un tipo de "satanismo" gnóstico (Ibid., pp. 80-81). Sin embargo, por su parte, los gnósticos consideraban a Yahvé como el "diablo" [19].

[19] Véase de James Whisker su capítulo Orígenes Gnósticos del Pensamiento de Alfred Rosenberg en http://editorial-streicher.blogspot.com/2012/05/james-b-whisker-rosenberg-y-el.html


Dietrich Eckart, ¿Mentor "Satánico"?

     Dietrich Eckart, celebrado poeta y dramaturgo desde la época del káiser Wilhelm, fue el mentor tanto de Alfred Rosenberg como de Hitler desde el comienzo del activismo político de ambos. Él ha sido un foco particular de aquellos que tratan de retratar al NSDAP como conducido por fuerzas oscuras. Según Trevor Ravenscroft, Eckart dijo en su lecho de muerte que él había iniciado a Hitler en la "Doctrina Secreta", que había abierto sus poderes de comunicación astral y que le había dado los medios para comunicarse con "los Poderes". Ravenscroft no cita ni una sola referencia como fuente de esas afirmaciones (Ravenscroft, op. cit., p. 91). Ravenscroft declara que pocos sospecharon que ese bohemio jovial era "un dedicado satanista, el adepto supremo de las artes y el ritual de la Magia Negra, y la figura central en un círculo poderoso y extendido de ocultistas, el Grupo Thule" (Ibid.). Con Rosenberg y varios emigrados rusos Blancos, Eckart era supuestamente el "maestro de ceremonias" en sesiones de espiritismo que invocaban a espíritus oscuros (Ibid., p. 104).

     En un capítulo que habla de "La Moderna Mitología del Ocultismo Nacionalsocialista", Goodrick-Clarke muestra que las leyendas acerca de Eckart y el ocultismo, y la comunicación con poderes oscuros, que fueron revividas por Ravenscoft, habían sido antes publicitadas por Pauwels y Bergier (Goodrick-Clarke, The Occult Roots of Nazism, p. 220). A pesar de persistentes afirmaciones, Goodrick-Clarke alude a supuestos miembros de Thule como Eckart, Hess y Rosenberg como siendo solamente "invitados" de la Sociedad, que incluía a muchos otros activistas políticos de un amplio espectro de la "Derecha", como el Partido Liberal Nacional (Ibid., p. 149).

     Irónicamente, Eckart, el "adepto satánico" de alto rango, basó su cosmovisión en una interpretación heroica de Jesús y la misión mundial cristiana de Alemania. En un ensayo, El Bolchevismo desde Moisés a Lenin, publicado póstumamente en 1923, Lutero es criticado por haber sido influído por los judíos en su interpretación del Antiguo Testamento y su importancia en la teología luterana [20].

[20] Eckart, "Bolshevism from Moses to Lenin", traducido por William Pierce, National Socialist World, Arlington, Nº 2, Otoño de 1966, p. 27. En castellano, El Bolchevismo desde Moisés a Lenin, en http://der-stuermer.org/spanish/Alfred_Rosenberg_-_El_Mito_Del_Siglo_XX.pdf

     Cristo siempre fue completamente franco con los judíos, tomando el tema de Chamberlain y otros, de que Jesús era un galileo, "de la tierra de los Gentiles" (Ibid., p. IV). Jesús no fue tolerante hacia los judíos, golpeándolos con su látigo y condenando bruscamente a los fariseos (los rabinos de aquella época) como nada menos que los hijos del diablo. El NSDAP estaba "defendiendo los fundamentos cristianos de nuestra nación sin reservas mentales... Pero queremos germanismo, queremos un cristianismo genuino, queremos orden y propiedad..." (Ibid.). Fue Pablo quien había deformado el cristianismo y lo había llevado a los Gentiles como una influencia subversiva y debilitadora (Ibid., p. V). Éstos son temas que se habían extendido cada vez más entre los teólogos y los académicos alemanes durante el siglo XIX.

Dietrich Eckart

      Escrito como un diálogo entre Eckart y Hitler, El Bolchevismo desde Moisés a Lenin se refiere a Hitler y a él mismo como católicos, y eso es porque ellos eran los que debían hablar claro contra el espíritu judaico que infectaba a su Iglesia. Permanecía una fe católica incorruptible, independiente de las influencias corruptas que pudieran dominar en la Iglesia a veces. Giordano Bruno, quemado en la estaca, fue uno de aquellos que habían hablado claro contra la influencia judía, llamando a los judíos una "raza pestilente, leprosa y públicamente peligrosa". De los muchos críticos de la Iglesia que había en Italia entonces, ¿por qué fue seleccionado Bruno para la muerte? Hitler responde a Eckart en este diálogo: "Roma se reunirá, pero sólo si nosotros nos reunimos primero. Y un día se podrá decir que la Iglesia está entera otra vez".

     Eckart responde que eso sucederá cuando la influencia judía, que ha puesto a los cristianos unos contra otros, haya sido purgada de la comunidad cristiana. En cuanto al Protestantismo, fue más fuertemente infiltrado que el catolicismo. Eckart veía la división de la Iglesia Católica provocada por Lutero como una desgracia para la cristiandad, y la aparición de un sangriento conflicto entre la gente germánica mientras la batalla contra la perenne influencia judía había sido evitada. Lutero debería haberse concentrado en los judíos que subvierten el catolicismo, no en atacar a la Iglesia per se (Ibid., p. VI).

     Steigmann-Gall cita un pasaje de Eckart que he sido incapaz de encontrar en la traducción de Pierce [de El Bolchevismo...], que describe a Cristo como un líder a ser imitado: "En Cristo, la encarnación de toda virilidad, encontramos todo lo que necesitamos. Y si de vez en cuando hablamos de Baldur, nuestras palabras siempre contienen cierta alegría, cierta satisfacción por causa de que nuestros antepasados paganos eran ya tan cristianos que tenían indicaciones de Cristo en esta figura ideal" [21]. Ésa fue la obra final de Eckart, y quedó inacabada en el momento de su muerte. Steigmann-Gall declara que el cristianismo de Eckart era la base de su cosmovisión. Él veía la Guerra Mundial, en la cual había luchado, en términos dualistas como una lucha entre "Cristo y el Anticristo". El conflicto de post-Primera Guerra fue uno entre "la Germanidad y la Judería", el conflicto entre la luz y la oscuridad (Ibid., pp. 18-19).

[21] Richard Steigmann-Gall, The Holy Reich: Nazi Conceptions of Christianity 1919-1945, Nueva York, 2003, p. 18, citando a Eckart.


Conclusión

     Independientemente de lo que pudiera ser alegado o rechazado en cuanto al carácter cruel del Tercer Reich, la perspectiva de Hitler no era la de un Apocalipsis nihilista y satánico. Si bien el ministro de Armamentos Albert Speer después de la guerra tuvo problemas para distanciarse de su ex-Führer, él notó que Hitler nunca estimuló un programa nuclear. Hitler no tenía ninguna intención de desencadenar un curso de acontecimientos que pudieran sumergir al mundo. Sus científicos no fueron capaces de contestar la pregunta en cuanto a si la fisión nuclear podía ser controlada o establecería una reacción en cadena.

     "Hitler claramente no estaba encantado con la posibilidad de que la Tierra bajo el dominio de él pudiera ser transformada en un astro brillante. Ocasionalmente, sin embargo, él bromeaba con que los científicos, en su impulso ajeno al mundo de desvelar todos los secretos bajo el cielo, podrían algún día poner al globo en llamas" [22]. La actitud parece claramente anti-fáustica. Había límites, y de lo que Speer declara, parece que Hitler no era tan desmedidamente orgulloso como para desear ser otro Fausto o Prometeo. De lo que Speer registra en cuanto a los sentimientos de Hitler, éstos pueden ser vistos como antitéticos a lo afirmado por el falsario Rauschning, por ejemplo. No existía una voluntad de destrucción, ni una voluntad fáustica/prometeica para negar a los dioses o a Dios.

[22] Albert Speer, Inside the Third Reich, Nueva York, 1970, p. 227.

     Hitler ridiculizó la "superstición", pero reconoció el papel que ésta jugaba en la psique, y rechazó la eficacia de las profecías y de la astrología [23]. El Partido Nacionalsocialista, muy lejos de ser neo-pagano, como a menudo se afirma, si bien revivió muchas antiguas costumbres y festivales germánicos, desde el principio tuvo una amplia base cristiana, particularmente de luteranos, y muchos "pastores" luteranos eran oficiales de la SA. Ellos tuvieron tempranas reuniones de Partido en sus casas parroquiales. Hitler se desilusionó por el fracaso de las denominaciones cristianas en unirse como una Iglesia nacional alemana; sin embargo él también permaneció desdeñoso de las tentativas de revivir el paganismo (Steigmann-Gall, op. cit.). Este último permaneció como una influencia periférica dentro del núcleo interno de la SS.

[23] Hitler’s Secret Conversations, 19 de Julio de 1942, pp. 544-545.

      Himmler procuró crear la SS como una orden neo-pagana con sus propias ceremonias de matrimonio, nacimiento y muerte fuera de las Iglesias cristianas, y con oficiales SS sirviendo como los sacerdotes [24]. La Fiesta de la Mitad del Verano fue substituída por la Navidad. Sin embargo, estas medidas que Himmler intentó imponer eran tan impopulares y no reconocidas entre la SS, que hacia Noviembre de 1940 él se vio obligado a revocar los previos castigos por desobedecer las regulaciones en cuanto a la religión. Himmler tampoco tuvo éxito en apartar a su SS lejos del cristianismo. "Dos tercios de la Allgemeine-SS permanecieron en la Iglesia, un 54,2% evangélicos y 23,7% católicos" (Ibid., p.144).–

[24] Heinz Höhne, The Order of the Death’s Head, Londres, 1969, p. 143.





No hay comentarios:

Publicar un comentario