BUSCAR en este Blog

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Profesor de EE.UU. contra la Corrección Política



     En Agosto se hizo pública en Estados Unidos una parte de una clase inaugural dada en una universidad de Carolina del Norte por el profesor estadounidense de criminología sociológica y autor de tres libros y diversos artículos doctor Mike S. Adams (1964). Lo desafiante de su crítica, políticamente incorrecta a propósito, produjo eco en algunos medios, y Tyler Durden (zerohedge.com) recogió aquello hace tres días y, después del texto de Adams, que nosotros tomamos directamente de su autor (en townhall.com), hace ulteriores reflexiones y da diversos consejos con respecto a la tiranía del marxismo cultural que está desangrando a Estados Unidos. Todo esto que presentamos en castellano lo precedemos con un par de difusiones de dicha noticia.

Profesor Destroza la Ola de "Corrección Política"
que Está Barriendo a Estados Unidos
por Tyler Durden
8 de Noviembre de 2015



"Una Minoría de Piel Delicada Está Arruinando a Esta Nación"



Épica Clase Introductoria de un Profesor

     El profesor Mike Adams le dio tarea al liberalismo y al progresismo en su clase introductoria que lo dejará a usted aclamándolo. En un momento en que los estudiantes universitarios se sienten ofendidos por casi todo, un profesor en la UNC-Wilmington [University of North Carolina at Wilmington] decidió pasar por sobre la retórica e hizo saber a sus alumnos que ellos no son los especiales cristales de nieve liberales que sus padres les hicieron creer que eran. Su épica clase inicial se ha vuelto viral, y por una buena razón: ésta es la conferencia de mayor sentido común que ha salido de alguna universidad en mucho tiempo. El profesor Mike Adams previamente hizo noticia [2014] cuando él ganó una batalla legal después de ser sometido a una acción vengativa por parte de la universidad después de que él expresó opiniones religiosas cristianas y políticamente conservadoras. El jurado encontró que ésos fueron los factores motivantes detrás de la decisión de la universidad de no promover a Adams, a quien se le concedieron reparaciones por daños.

(http://www.thefederalistpapers.org/us/professors-epic-class-intro-has-gone-viral-heres-why)


Profesor Da una Épica Clase Introductoria
que Destruye a los Liberales...
4 de Noviembre de 2015

     El profesor Mike Adams puso las cosas en perspectiva durante el primer día de clases cuando él dejó saber a los quejumbrosos y fácilmente ofendidos liberales que ellos no tenían ningún lugar en su sala de clases. Esto es exactamente lo que necesita ser enseñado en cada escuela secundaria y universidad en Estados Unidos.–

(http://conservativetribune.com/professor-epic-introduction/)


* * *

http://townhall.com/columnists/mikeadams/2015/08/28/get-out-of-my-class-and-leave-america-n2044785


SALGA DE MI CLASE Y ABANDONE EE.UU.
por Mike Adams
28 de Agosto de 2015


     Nota del Autor: La siguiente columna consiste en extractos tomados de mis primeras conferencias durante el primer día de clases este semestre en la UNC-Wilmington. Reproduje estos comentarios con la esperanza de que ellos serían útiles a otros profesores que enseñan en universidades públicas a través de todo Estados Unidos.


     «¡Bienvenidos de vuelta a clases, alumnos! Soy Mike Adams, su profesor de criminología aquí en la UNC-Wilmington. Antes de que comencemos con el curso tengo que abordar un asunto que está causando problemas aquí en la UNCW y en la enseñanza superior a través de todo el país. Estoy hablando de la creciente minoría de estudiantes que creen que ellos tienen derecho a estar libres de ser ofendidos. Si no revertimos esta peligrosa tendencia en nuestra sociedad, pronto habrá una mayoría de gente joven que tendrá que andar por ahí vestida con trajes plásticos como una burbuja para que los proteja en caso de que ellos entren en contacto con algún punto de vista discrepante. Aquella mentalidad es indigna de un estadounidense. Es difícilmente digna de un francés.

     «Seamos algo francos ahora mismo. Usted no tiene ningún derecho a no ser ofendido. Usted tiene derecho a ser ofendido con regularidad. Ése es el precio que usted paga por vivir en una sociedad libre. Si usted no entiende eso, usted está confundido y de manera muy peligrosa. En parte, culpo a sus profesores de escuela secundaria por no haberle enseñado a usted educación cívica básica antes de que usted recibiera su diploma. La mayor parte de ustedes fueron a escuelas secundarias públicas, las que son un desastre. No me diga que eso lo ofendió a usted. Yo fui a una escuela secundaria pública.

     «Por supuesto, su escuela secundaria podría no ser el problema. Es perfectamente posible que la razón principal de por qué tantos de ustedes están confundidos con respecto a la libre expresión sea aquel pedazo de papel que cuelga en la pared allá afuera. Por favor preste atención a aquel ridículo documento que está enmarcado y colgado en la puerta. De hecho, tómese unos minutos para leerlo antes de que usted abandone la clase hoy. Ése es el código de expresión de nuestro campus. Específicamente dice que es un requisito el que cada uno sólo deba hacer uso de un modo de expresarse que sea "respetuoso". Aquella aseveración es tan absurda como ilegal. Planeo romper aquella cosa en cada aula del campus antes de que yo me retire.

     «Uno de mis abuelos sirvió en la Primera Guerra Mundial. El marido de mi abuela sirvió en la Segunda Guerra Mundial. Mi sexto bisabuelo se alistó en la Revolución estadounidense cuando él tenía sólo trece años. Esos grandes hombres no lucharon para que simplemente pudiéramos abandonar nuestros derechos ante el enemigo dentro de nuestras fronteras. Aquel enemigo son los marxistas que dirigen nuestras universidades públicas. Si usted es un marxista y recién lo ofendí a usted, bien, qué lamentable. Adivino que ellos no hacen hoy comunistas como solían.

     «Por supuesto, esta prohibición del discurso "irrespetuoso" es realmente sólo ilusoria. La universidad que creó estas restricciones de la expresión luego se da vuelta y patrocina "obras" como "Los Monólogos de la Vagina", la cual está cargada de blasfemias, incluyendo las palabras más ofensivas e irrespetuosas que probablemente una persona podría aplicar alguna vez a una mujer. Esto no es más que pura hipocresía.

     «De este modo, la posición de la universidad puede ser aproximadamente resumida como sigue: los administradores de la universidad pública tienen derecho a la Primera Enmienda para usar la blasfemia irrespetuosa, pero los estudiantes de la universidad pública no. Esto pone a la Primera Enmienda de cabeza. La universidad tiene su análisis de la libre expresión completamente invertido. Y por eso ellos tienen que ser demandados judicialmente.

     «Antes de que vayamos, ocupemos unos minutos para mirar la última página de vuestro programa de estudios donde explico la importancia de llegar a clase a tiempo, apagar su teléfono celular, y abstenerse de hablar durante las exposiciones. En aquella sección, explico que cada uno de ustedes tiene talentos dados por Dios y que vuestro Creador los dotó a ustedes con un propósito en la vida que se ve frustrado cuando usted desarrolla esos malos hábitos.

     «Increíblemente, un estudiante una vez se quejó ante la presidente del Departamento de que mi mención de Dios y un Creador era una violación de la Separación de Iglesia y Estado. Permítame ser tan claro como pueda: Si alguno de ustedes realmente piensa que mi decisión de parafrasear la Declaración de Independencia en el programa de estudios del curso es inconstitucional, entonces usted sufre de una severa hernia intelectual.

     «En realidad, se requiere un duro trabajo para llegar a ser lo bastante estúpido como para pensar que la Declaración de Independencia es inconstitucional. Si usted está de acuerdo con el estudiante que hizo aquella queja, entonces usted probablemente es sólo un fanático anti-religioso. Por lo tanto, voy a pedirle a usted que haga exactamente tres cosas, y que las haga en el orden exacto que especifico.

     «Primero, salga de mi clase. Usted puede llenar la solicitud de retiro en James Hall. Sólo dígales que usted no cree en la verdadera diversidad y que usted quiere estar rodeado por gente que esté de acuerdo con su deformada interpretación de la Constitución, simplemente porque ellos son la clase de gente que lo protegerá de ver desafiadas sus creencias o heridos sus sentimientos.

     «Segundo, retírese de la universidad. Si usted encuentra que usted realmente se siente aliviado porque ya no estará en una clase donde sus creencias podrían ser cuestionadas, entonces usted no está listo para la universidad. Vaya y consiga un trabajo construyendo casas, de modo que usted pueda trabajar con algunos extranjeros ilegales que lo ayudarán a conseguir una mejor apreciación de lo que este país tiene para ofrecer.

     «Finalmente, si eso no funciona, entonces yo le pediría simplemente que salga del país. La siempre creciente minoría de piel delicada a la que usted se ha unido, simplemente está arruinando la vida en esta alguna vez gran nación. Por favor trasládese a algún lugar como Cuba donde usted pueda disfrutar de la compañía de comunistas y conseguir excelente asistencia médica. Sólo salte a un agujereado bote y comience a remar camino hacia su utopía. Usted no será echado de menos.

     «Gracias por su tiempo. Veré a la mayor parte de ustedes cuando las clases continúen el lunes».


* * *


     El profesor Adams —teniendo una cátedra— está muy abierto a atacar el Marxismo Cultural en curso que está barriendo a la nación. Pero, como previamente notamos, hay muy pocas divisiones culturales legítimas en el mundo. La mayor parte de ellas son arbitrariamente creadas, no sólo por élites políticas y financieras, sino también por los tontos útiles y los acólitos descerebrados que infestan las manchadas salas de la academia.

     Quizás no es ningún error que los Marxistas Culturales, en la forma de "guerreros de la Justicia Social", los entrometidos políticamente correctos, y las feministas, tienden a crear divisiones artificiales entre la gente creando "clases", a la vez que atacan y hacen homogéneas las divisiones muy reales y naturales que existen entre los individuos, que se basan en la realidad biológica y en la capacidad genética y psicológica inherente.

     Esto es lo que hacen los Marxistas Culturales: dividir y conquistar, u homogeneizar y triunfar, cualquiera sea la situación que resulte ser invocada.

     Ellos hacen esto muy comúnmente mediante su designación arbitraria del "status de víctima" de varias clases sociales, dividiéndolas así unas de otras en base a cuán "oprimidas" ellas supuestamente son. Mientras menos prominente, estadísticamente hablando, es un grupo particular (menos representado en un campo de trabajo, en los medios de comunicación, en la educación, en la población, etc.) en cualquier sociedad occidental, basado en su color, pertenencia étnica, orientación sexual, género, etc., generalmente se le permite un mayor status como grupo-víctima por los guardianes de la Justicia Social. Los Blancos y los varones (varones heterosexuales) están por supuesto lejos en el fondo de su lista de gente que tiene razones para quejarse, y somos repetidamente puestos en la mira, por organizaciones de "guerreros de la Justicia Social" y gentuza en la web, como suministradores de alguna absurda teoría llamada "el patriarcado".

     Aunque el Marxismo Cultural en realidad apunte a cada individuo y dañe a cada individuo a largo plazo, mi lista de soluciones personales delineadas en este artículo estará dirigida en gran parte a las categorías de personas más atacadas hoy en día por el culto de la Justicia Social.

* * *

     Ya no es suficiente simplemente seguir señalando la locura de la Corrección Política; también debemos tomar medidas útiles a fin de revertir la destrucción ya obrada.

     Y así, aquí están mis soluciones, que deben ser puestas en práctica por los individuos en sus vidas diarias, sin tener en cuenta las potenciales repercusiones negativas. ¿Tiene usted amigos o miembros de su familia que sean izquierdistas? Eso no importa. ¿Está usted empleado en un lugar de trabajo que hierve de ideólogos de la Justicia Social? Deje de verlos como parte de la ecuación, porque ellos no importan. ¿Está preocupado por perder una relación si usted adopta una postura? Diga "Adiós, gracias a Dios" [good riddance]. Esto es lo que debe ser hecho por los pensadores libres si ellos van a contrarrestar e invertir la pesadilla colectivista del Marxismo Cultural:


    No sienta vergüenza: La Justicia Social se basa en tácticas de avergonzamiento, por lo general difamando a un oponente con una etiqueta que realmente no se aplica a él, a fin de controlar sus argumentos y su comportamiento. Si a usted no le importa ser llamado un intolerante, un racista, un sexista, un misógino, un homosexofóbico, etc., entonces no hay realmente mucho que ellos puedan hacerle a usted.

    No se autocensure: Esto no significa que usted debería salir de su modo de ser para ser antagónico o actuar como un asno, pero la policía del pensamiento sólo tiene poder si usted le da poder. Diga lo que usted quiere decir cuando usted quiera decirlo, y hágalo con una sonrisa. Deje que la policía políticamente correcta espumee y grite hasta que les de un aneurisma. Los Marxistas Culturales son generalmente débiles. Ellos evitan la confrontación física tal como evitan la lógica; de manera que ¿por qué temerles?.

    Comprenda que no hay tal cosa como privilegio Blanco o privilegio masculino: En realidad, sólo hay "privilegio" institucionalizado para grupos con status de víctima. No hay ningún privilegio para Blancos, varones, varones Blancos o varones Blancos heterosexuales. Cuando se vea encarado con tales afirmaciones, exija ver la prueba de tal privilegio. Invariablemente usted conseguirá una larga lista de problemas del Primer Mundo y quejas respaldadas solamente por temas de conversación fácilmente desacreditados y estadísticas falsificadas. La gente no debería sentirse culpable por haber nacido como es, y esto nos incluye a nosotros, los "diablos masculinos Blancos".

    Exija hechos para respaldar afirmaciones: Los Marxistas Culturales tienden a discutir sobre la base de opiniones más bien que de hechos. Presente hechos para responder a las afirmaciones de ellos, y demande hechos y pruebas a cambio. Las opiniones son irrelevantes si la persona no está dispuesta a presentar hechos que las apoyen cuando se les pide.

    No juegue al juego de la "tendencia inconsciente": Si los miebros del culto de la Justicia Social no pueden responder a vuestra posición con hechos o con lógica, ellos invariablemente acudirán al viejo recurso de que usted está limitado en su percepción porque usted no ha vivido en los zapatos de algún grupo víctima. Estoy de acuerdo. De hecho, yo señalaría que esta realidad de la percepción limitada también se aplica a ELLOS. Ellos no han vivido en MIS zapatos, y por lo tanto no están en condiciones de afirmar que yo disfruto de algún "privilegio" mientras que ellos no. Por esto los hechos y la evidencia son tan importantes, y por eso la evidencia anecdótica y los sentimientos personales son irrelevantes en lo que tiene que ver con el Marxismo Cultural.

    Deje que los Marxistas Culturales sepan que los miedos y los sentimientos de ellos no interesan: Nadie tiene derecho a que sus sentimientos sean abordados por otros. Y además, los miedos de una persona son en último término sin importancia. Si el asunto es la no existente "cultura de la violación” o el desprecio que los Marxistas Culturales sienten por la posesión de armas privadas, los miedos irracionales de ellos no son de nuestro interés. ¿Por qué debería algún individuo abandonar sus libertades en nombre de aplacar a unos asustados nadies?.

    Exija que la sociedad respete vuestros derechos individuales inherentes: El mensaje propagandístico último del colectivismo es que no hay tal cosa como derechos o libertades inherentes, y que todos los derechos son arbitrarios y sometidos a los caprichos del grupo o del Estado. Esto es falso. La libertad es una concepción innata con aspectos universalmente entendidos. Punto. Ningún grupo o colectivo es más importante que la libertad individual. Ninguna sociedad artificial tiene preeminencia sobre los individuos dentro de aquella sociedad. Mientras una persona no esté impidiendo directamente la vida, la libertad, la prosperidad y la intimidad de otra persona, él debería ser dejado en paz.

    Defienda sus derechos; ellos no hacen daño a otra gente: Los miembros del culto de lo políticamente correcto argumentarán invariablemente que cada persona, lo sepa o no, daña indirectamente a otros con su actitud, sus creencias, su rechazo a asociarse, e incluso con su misma respiración. "Vivimos en una sociedad", dicen ellos, "y todo lo que hacemos afecta a todos los demás...". No tome tales acusaciones en serio; esa gente no entiende cómo funciona la libertad.

    Digamos, por ejemplo, hipotéticamente, que yo rechazo hornear un pastel para una boda gay para una pareja y soy acusado de violar sus derechos en nombre de preservar los míos propios. Yo señalaría inmediatamente que nadie tiene derecho a un pastel de boda gay, horneado por mí o algún otro, y que tengo todo el derecho a elegir mis asociaciones, basado en cualquier criterio que yo considere adecuado. Ahora, una corrupta entidad del Gobierno puede afirmar que no tengo aquel derecho. Pero el hecho es que lo tengo, y nadie —ni siquiera el Gobierno— puede obligarme a hornear un pastel si no quiero hacerlo. Además, yo indicaría que la pareja gay en cuestión tiene todo el derecho en una sociedad libre a hornear su PROPIO maldito pastel o a abrir su propia pastelería para competir con la mía. Así es cómo funciona la libertad. No está basado en el derecho colectivo; está basada en la responsabilidad personal.

    No niegue el hecho científico del género biológico: El género es prioritariamente un imperativo genético. La sociedad no determina los roles de género; la Naturaleza lo hace. Un hombre que recorta su cuerpo y toma píldoras hormonales para parecer una mujer no es y nunca será una mujer. Una mujer que aplasta sus pechos y se corta su cabello nunca será un hombre. No hay tal cosa como gente "transgénero". Ninguna cantidad de Justicia Social o buenos deseos permitirá alguna vez que ellos inviertan sus propensiones genéticas. Sus inclinaciones psicológicas y sexuales no cambian su realidad biológica innata.

    Por extensión, deberíamos rechazar seguirle el juego a estas tonterías. Nunca me referiré a un hombre con peluca y con un vestido, como "mujer". Nunca me referiré a una mujer con problemas de identidad, como "transgénero". Ellos son lo que la Naturaleza los hizo, y no deberíamos controlar el uso que hacemos de los pronombres sólo para asegurarles falsamente que ellos pueden negar la Naturaleza.

    Niegue la ilusión de la utópica igualdad: No hay tal cosa como la igualdad pura. La sociedad no es una entidad homogénea, sino que es una abstracción construída alrededor de un grupo de individuos únicos. Los individuos pueden ser naturalmente dotados, o naturalmente desventajados. Pero siempre habrá algunas personas que son más aptas para el éxito que otras.

    No tengo ningún problema en absoluto con la idea de la igualdad de oportunidades, que es exactamente lo que tenemos en este país (excepto en el mundo de las elitistas finanzas, que son exclusivamente conducidas mediante nepotismo). Sí tengo realmente un problema con la mentira de la igualdad universal mediante medios diseñados.

    Los estándares del éxito no deberían ser rebajados a fin de acomodar a gente menos experta para facilitar una paridad artificial. Por ejemplo, constantemente escucho el argumento de que a más personas con el status de grupo-víctima se le debería dar mayor representación en posiciones de influencia y respeto dentro de nuestra cultura, desde ciencia e ingeniería, hasta los medios de comunicación, presidentes comerciales, política, etc. La palabra clave aquí es "dar", más bien que "ganar". No hay nada incorrecto con un grupo de gente que sobresale en un campo más que otro grupo, y no hay nada incorrecto con la desigualdad cuando se trata de un logro individual. Debemos comenzar a rechazar el recompensar a la gente por su mediocridad y el castigar el éxito simplemente porque los ganadores no son parte de un designado grupo-víctima.

    Si usted es un hombre, acepte su papel: Yo soy un hombre y no puedo afirmar saber qué soluciones específicas deberían tomar las mujeres para responder al Marxismo Cultural. Me encantaría leer un artículo sobre el asunto escrito por una mujer del Movimiento de Liberación. Diré que los hombres en particular tienen una tarea considerable por delante, en términos de sus esfuerzos personales, si ellos esperan reparar la destrucción causada por la Justicia Social.

    Durante miles de años, los hombres han sido la fuerza industrial primaria detrás del progreso humano. Hoy, ellos han sido relegados a cubículos y servicio a clientes, a juegos de video y fantasías web, a drogadicciones y a una carencia de responsabilidad. Si tenemos alguna posibilidad de deshacer el daño del Marxismo Cultural, los hombres modernos deben tomar sus roles originales como productores, inventores, empresarios, protectores, constructores y guerreros otra vez. Ellos deberían hacer esto para su propio beneficio, y no para la validación de otros.

    Usted no tiene que demostrar a nadie que usted hace "cosas viriles", sólo salga y hágalas. Más importante aún, llegue a ser peligroso. Los hombres se supone que son seres peligrosos. Eso no significa que estamos destinados a ser indiscriminadamente violentos (tal como tampoco las mujeres), pero se supone que nosotros debemos ser amenazantes para aquellos que nos amenazan. La sociedad moderna NO ha eliminado la necesidad de la masculinidad, y creo que la gente comenzará a comprender esto mientras más se hunda nuestra cultura en la desesperación económica. Entrénese en artes marciales, aprenda a manejar armas de fuego tácticas, vaya a cazar y no acepte insolencias de la gente. En mi opinión, cada hombre debería saber matar cosas, incluso si él nunca planea usar aquellas capacidades.

    Déles enseñanza escolar en casa a sus hijos: Es simple: si usted no quiere que sus hijos sean propagandizados, si usted realmente quiere que ellos estén libres del condicionamiento colectivista, entonces usted hará el sacrificio y los sacará de la educación pública. Con la introducción del Common Core en las escuelas estadounidenses en particular, no hay ningún otro recurso sino la educación de casa para impedir el lavado de cerebro del Marxismo Cultural. Si usted no hace esto, usted está confiando en la esperanza de que sus hijos se escaparán con sus capacidades de pensamiento crítico intactas. Algunos lo hacen, y otros no. Otros se convierten en descerebrados zombies de la Justicia Social. Usted puede darles una ventaja sacándolos de un ambiente venenoso, y eso es lo que importa.

     La mentira demencial con la que los Marxistas Culturales parecen haberse engañado a sí mismos y a otros, es que su "activismo" es de alguna manera anti-establishment. De hecho, la Justicia Social es constantemente mimada y apoyada por el establishment. Desde políticos a jueces, desde expertos de los medios de comunicación a la blogósfera, la gran mayoría de la gente en posiciones de poder tradicional (incluso en círculos supuestamente conservadores) ha estado más que feliz de haberse convertido en los ejecutores de la agenda de los guerreros de la Justicia Social, una agenda que representa a una parte minúscula del público. No hay ningún establishment contra el cual luche el ejército políticamente correcto; la tendencia del establishment trabaja inmensamente más a favor de su ideología que cualquier otra cosa. Los Marxistas Culturales SON el establishment.

* * *

     Finalmente, ¿todavía tiene problemas con los "Guerreros de la Justicia Social?. ¿A quién va a llamar usted?.–



Tyler Durden




No hay comentarios:

Publicar un comentario