BUSCAR en este Blog

viernes, 27 de noviembre de 2015

Por Qué Alemania Debe Perecer



     Hace ocho días apareció publicado en el sitio 300spartans.com.au el siguiente artículo que ofrecemos ahora en castellano. Su autor, que firma con seudónimo (Rebel of Oz), conocido por múltiples y enérgicos escritos, es un alemán nacido en Australia y es el responsable de dicho sitio, conocido antes como therebel.org y ziopedia.org más atrás aún. Con razonamientos simples y basado en sucesos históricos, el señor de Oz (= Australia) trata de desentrañar la verdadera razón de por qué, sobre todo desde los tiempos de la Segunda Guerra, existe el tozudo empeño de querer destruír, exterminar y reemplazar al pueblo alemán, apreciable hoy con la descarada invasión de gente indeseable que no logra ocultar sus intenciones y naturaleza a pesar de la distorsión con que políticos pérfidos y lacayos de los innombrables (todos merecedores de las penas que merece la traición) pretenden presentar los hechos y justificarlos.


La Verdadera Razón de Por Qué Alemania Debe Perecer
por Rebel of Oz
19 de Noviembre de 2015



     Gracias a la Internet y a libros de Historia como las "Lectures on the Holocaust" de Germar Rudolf, "Hellstorm" de Thomas Goodrich, y "The Bad War" de Mike King, mucha gente está consciente ahora de los infames proyectos judíos de la Segunda Guerra Mundial para la erradicación de la gente alemana, como el muy vendido libro "¡Alemania Debe Perecer!" (el Plan Kaufman) [1] y el igualmente genocida "Plan Morgenthau" [2].

[1] http://es.metapedia.org/wiki/Alemania_debe_perecer
[2] http://es.metapedia.org/wiki/Plan_Morgenthau

     Cuando uno se enfrenta por primera vez con la incómoda verdad —la de que judíos principales habían confabulado para cometer genocidio sobre el pueblo alemán, durante y después del final de la Segunda Guerra Mundial—, la habitual reacción condicionada es referirse al presunto asesinato realizado por los alemanes de seis millones de judíos y la supuesta exclusiva responsabilidad de Alemania por la Segunda Guerra Mundial.

     Por supuesto, la narrativa de los vencedores es una completa basura. Si fuese verdadera, los revisionistas no serían impedidos de defenderse proporcionando pruebas de que sus declaraciones incriminatorias son verdaderas. Lo que los apologistas de los crímenes de guerra Aliados dan a entender es que el asesinato de 20 millones de alemanes estuvo justificado porque los alemanes habían tratado supuestamente de matar a todos los judíos europeos.

     Hasta cierto punto puedo comprender esa lógica. Si otra gente está planeando erradicar a vuestra propia gente, y ya comenzaron a poner en práctica aquellos proyectos, entonces parecería justificable hacer lo que se requiriera para detenerlos y asegurarse de que ellos no puedan intentarlo nunca otra vez, si usted entiende lo que quiero decir...

     El único problema con esta lógica, sin embargo, es que los líderes judíos ya habían planeado y habían pedido la destrucción de Alemania y la destrucción del pueblo alemán mucho antes de que Hitler tomara sus primeras acciones discriminatorias contra los judíos.

     Tan temprano como en Agosto de 1933, Samuel Untermeyer, presidente de la Federación Económica Judía Mundial (WJEF), reunió en un gran congreso a líderes judíos de todo el mundo para declarar la guerra contra Alemania en nombre de los judíos. La reunión se llevó a cabo en Ámsterdam, Holanda. Al volver a Estados Unidos tras aquella reunión, Untermeyer hizo un discurso en la emisora de radio WABC (Nueva York) el 6 de Agosto de 1933, en el que anunció que los judíos del mundo habían declarado la guerra contra Alemania y que la privarían de comida hasta la muerte. Eso fue mucho antes de que cualquier acción de cualquier tipo hubiera sido tomada contra algún judío, y seis años antes de que la acción militar fuera iniciada en 1939.

    "Hemos estado en la guerra con él (Hitler) desde el día en que él subió al poder", declaró el London Jewish Chronicle el 8 de Mayo de 1942 en su "Sermón de la Semana". El rabino M. Perlzweig, jefe de la sección británica del Congreso Judío Mundial, hablando en Canadá, declaró: "El Congreso Judío Mundial ha estado en guerra con Alemania durante siete años" (Toronto Evening Telegram, 26 de Febrero de 1940).

     El periódico judío-holandés Centraal-Blaad Voor Israeliten in Nederland declaró el 13 de Septiembre de 1939: "Los millones de judíos que viven en EE.UU., Inglaterra y Francia, África del Norte y del Sur, y, no los olvidemos, aquellos que viven en Palestina, están determinados a llevar la guerra de aniquilación contra Alemania hasta su último final".

     Debemos recordar que en ese momento (el 13 de Septiembre de 1939) la guerra llevaba menos de dos semanas, y ningún campo de concentración, ninguna cámara de gas, etc., para los judíos o algún otro, había sido establecido, o fue siquiera alegado que existía. (La historia entera de la "cámara de gas" no fue sino otra mentira judía).

     El Chicago Jewish Sentinel declaró el 8 de Octubre de 1942: "La Segunda Guerra Mundial está siendo emprendida para la defensa de los fundamentos del judaísmo". Y en realidad era así. Para ser más específicos, para beneficio de los judíos mismos. Ellos lo sabían, ellos la instigaron, ellos la perpetraron, ellos la organizaron y la manejaron. Los ingenuos y crédulos goyim, mientras tanto, se mataban unos a otros con venganza, no sabiendo, o no queriendo saber, quiénes eran los verdaderos autores, los verdaderos criminales de guerra.

     Vladimir Jabotinsky, judío-comunista y fundador de la organización terrorista Irgún, escribió en la edición de Enero de 1934 del Natcha Retch: "La lucha contra Alemania ha sido llevada a cabo durante meses por cada comunidad judía, conferencia, organización comercial y congreso judío, por cada judío en el mundo. Hay razones para creer que nuestra parte en la lucha será de una importancia general. Desataremos una guerra espiritual y material del mundo entero contra Alemania. La ambición de Alemania es llegar a ser una gran nación otra vez, y conquistar de nuevo sus perdidos territorios y colonias. Nuestros intereses judíos, por otra parte, exigen la destrucción completa de Alemania. La nación alemana es, colectiva e individualmente, un peligro para nosotros los judíos".

     En efecto, los líderes judíos de todo el mundo, formalmente y muy públicamente, declararon la guerra contra Alemania —contra Alemania, no sólo contra Hitler— tan temprano como el 24 de Marzo de 1933, poco después de que Hitler fuera designado Canciller como parte de una amplia coalición conservadora.


LAS VERDADERAS RAÍCES DE LA GERMANOFOBIA JUDÍA


      No puede haber ninguna duda de que los judíos nos odian a nosotros los alemanes. Usted sólo tiene que mirar el lenguaje corporal de ellos cuando uno habla alemán o cuando revela un acento alemán en un área atestada de judíos. Eso lo dice todo.

     Eso no tiene nada que ver con todo el lavado de cerebro relativo al "Holocausto". Tiene que ver tanto con una mala conciencia como con odio y miedo. Los judíos saben demasiado bien que la historia de Seis Millones de Judíos Gaseados es una estafa para extorsionar política y financieramente. Ellos podrían ser actores y estafadores de naturaleza innata y —como un profesional— practican el decir sus mentiras hasta que ellos las hayan interiorizado completamente, pero muy en lo profundo ellos no han olvidado que todo eso son puras patrañas. La única razón de por qué ellos reaccionan tan defensivamente cuando llamamos un engaño a lo suyo, es que ellos están preocupados de lo que va a pasar si demasiados de nosotros los "crédulos Goyim" lo averiguan.

     Sin embargo, las verdaderas raíces de la germanofobia judía se remontan 1.600 años. La razón de por qué ellos nos odian, más que a cualquier otro pueblo, es que nosotros hemos frustrado sus proyectos para la conquista mundial más de una vez. Los hemos frustrado cinco veces:


1. Rechazo de la Invasión de los Hunos

    En el año 451, un ejército romano, compuesto sobre todo por visigodos, es decir, antiguos germanos, derrotó al ejército huno liderado por Atila, en la famosa batalla de los Campos Cataláunicos.


    Dicha batalla estratégicamente no fue definitiva porque los hunos a pesar de ella lograron saquear y depredar gran parte de la Galia y dañar la capacidad militar de los romanos y la de los visigodos. Sin embargo, los hunos fueron debilitados lo suficiente como para ser destruídos tres años más tarde por una coalición de sus antiguos vasallos germánicos en la Batalla de Nedao [3] en 454, y fueron empujados de vuelta desde Hungría hasta el Mar Negro, donde ellos formaron el Janato de Jazaria y se enriquecieron dominando la antigua Ruta de la Seda. Dos siglos más tarde los hunos jázaros se convirtieron al judaísmo para ser capaces de comerciar con sus vecinos tanto musulmanes como cristianos, quienes estaban en guerra entre sí, y finalmente ellos olvidaron sus raíces túrquico-mongolas, cuya cultura era adoradora del falo. Aquellos hunos jázaros son los antepasados de los ashkenazim de hoy, que son el 90% de los judíos modernos.

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Nedao


2. Rechazo de la Invasión Mora Judeo-Islámica

    Unos 380 años más tarde, nuestros antepasados germánicos salvaron de nuevo a Europa de la aniquilación, esta vez intentada por los moros, una coalición de bereberes judíos conversos y árabes musulmanes. En Octubre de 732 Carlos Martel, el líder de los Francos, una coalición de tribus germánicas creada por los romanos, derrotó a los moros en la Batalla de Poitiers [o de Tours], obligando a los moros a retirarse a España y Portugal y a desistir de sus proyectos de conquistar Europa.


    Lo que es importante con respecto a la motivación que había detrás de la invasión mora es que tenía que ver a la vez con islamizar Europa para los árabes musulmanes, y con explotar económicamente a Europa para beneficio de los bereberes judíos, que son los antepasados de los judíos sefarditas de hoy y que componen el 7% de los judíos modernos.


3. Detención de la Invasión Mongola

     Quinientos años más tarde nuestros antepasados lo hicieron otra vez. Con la ayuda de nuestros primos germánicos de Escandinavia, los principados de Rus, bajo mando germano, se levantaron contra la coalición de turco-mongoles étnicos y jázaros convertidos al judaísmo, frenando su tentativa de sojuzgar o aniquilar a los pueblos de Europa en la Batalla del Río Kalka en 1223. Otra invasión mongola ocurrió entre 1237 y 1240, pero colapsó después de la muerte del Jan Ögedei, el líder mongol. Los principados de Rus fueron forzados a someterse al dominio mongol pero al menos el resto de Europa fue salvado.


4. Rechazo de la Invasión Turca

    Otros 400 años más tarde, en 1683, el Sacro Imperio Romano de la Nación Germana —en coalición con la comunidad de naciones polaco-lituana— derrotó a los turcos en la Batalla de Viena, no sólo acabando con un sitio de dos meses de la ciudad sino también con las ambiciones turcas de conquistar toda Europa.


    El componente judío en este caso podría ser menos obvio. Usted tiene que considerar que muchas, si no las más importantes, de las posiciones políticas en el Imperio otomano, hasta el nivel de Gran Visir, estaban llenas de judíos, similar a la situación en EE.UU. y Gran Bretaña hoy.

    Lo que es más, ashkenazis, jázaros, mongoles y turcos son en términos étnicos prácticamente lo mismo. La única diferencia es que los jázaros violaban y se casaban con muchachas góticas del Este, mientras que los turcos violaban y se casaban con muchachas griegas. No es ninguna sorpresa entonces que los israelíes y los turcos sean tan buenos amigos.

    Los turcos y los judíos siempre han tenido buenas relaciones. De hecho fueron los judíos de Bizancio los que usaron su dinero y sus conexiones para facilitar los intentos de conquista turca del Imperio bizantino, que es por lo cual ellos fueron expulsados a Jazaria, que es donde ellos hablaron a los hunos jázaros para que se convirtieran al judaísmo.

    En otras palabras, al detener la conquista turca de Europa, nuestros antepasados alemanes frustraron la conquista judía de Europa por cuarta vez. Esto también significa que el forzar al gobierno alemán de post-Segunda Guerra Mundial a importar a millones de turcos en su país, haciendo de Berlín la segunda ciudad turca más grande en el mundo, los judíos / jázaros / hunos han efectivamente revertido aquel fracaso.


5. Detención de la Invasión Judeo-Bolchevique

    La "Operación Barbarroja" en 1941 fue el caso más reciente donde los alemanes frustramos la visión hebrea de 5.000 años de la conquista mundial bajo las instrucciones de su psicópata y genocida dios de la guerra, Yahvé, quien les ordenó que sojuzgaran la Tierra.

    Mucha gente no comprende que el 90% de los comunistas eran judíos y que el 90% de los judíos eran comunistas; en otras palabras, ellos eran prácticamente lo mismo. El comunismo era solamente un engañoso vehículo político para asumir el poder y esclavizar a países enteros.

    Cuando Adolf Hitler cometió la aparente locura de atacar a la fuertemente armada Unión Soviética pesadamente, en un momento en que él ya estaba en guerra o cerca de la guerra con otras dos superpotencias militares, Gran Bretaña y Estados Unidos, aquello fue un intento desesperado de mejorar las probabilidades de Alemania al anticiparse al inminente ataque soviético. En ese entonces, la Unión Soviética ya había movido división tras división cerca de la frontera alemana. Ella estaba produciendo entre 5 a 10 veces la cantidad de tanques, ametralladoras, cañones y aviones que la que Alemania era capaz de producir. En otras palabras, cada mes las probabilidades de Alemania empeoraban. Considerando la repetida brutalización por parte de la Unión Soviética de países vecinos, y su ambición abiertamente admitida de conquistar el mundo, no podía haber habido ninguna duda de que Stalin se estaba preparando para un asalto sobre Alemania. La Operación Barbarroja debilitó la concentración militar de Stalin lo suficiente como para hacerlo llegar a un rechinante frenado a mitad de camino, y si no hubiera sido por el masivo apoyo británico y estadounidense a la Unión Soviética, Hitler hubiera ganado la guerra.


     Por esto es que los judíos nos odian. Por esto ellos nos han marcado para la muerte. Hace setenta años, Churchill, Roosevelt y Stalin "sólo" mataron a una cuarta parte de nosotros, "sólo" a 20 millones, sobre todo a indefensos prisioneros de guerra y civiles, hasta que los cristianos occidentales habían tenido "bastante". Lea el libro o vea el documental "Hellstorm" de Thomas Goodrich si usted quiere averiguar más.


     Si los judíos son buenos en algo aparte de sobornar, hurtar, robar, mentir, estafar, engañar, esclavizar, prostituír, violar, torturar y asesinar,  es en tener controlados los riesgos. Ellos no correrán el riesgo de permitir que nosotros los alemanes permanezcamos vivos mientras ellos están en su etapa final para cumplir las órdenes de su dios de la guerra Yahvé de conquistar el mundo y matar o esclavizar a todo otro no-judío.

     Nosotros los alemanes somos sobradamente demasiado peligrosos para la realización de sus psicopáticos y maniacos proyectos. Desde el punto de vista de ellos, somos incluso más peligrosos que la gente Blanca corriente, y ésta es la siguiente en la lista.

     No se trata sólo de que seamos capaces de pensar, como la mayor parte de las otras personas Blancas, fuera de las tres dimensiones del universo judío (Jewniverse): dinero, poder y sexo, haciendo prácticamente imposible controlarnos, sino que estamos dispuestos, más que cualquier otro hombre Blanco, a levantarnos y luchar y —si fuese necesario— morir por las cosas que son importantes para nosotros, como justicia, imparcialidad, libertad y derechos.

     Por esto es que los judíos están enviando ahora a los "sirios", sobre todo a Austria, Alemania y otros países germánicos como Suecia. Millones de mercenarios de ISIS, psicopáticos garantizados, 100%, totalmente entrenados y armados por nuestros "aliados" estadounidenses controlados por los judíos, harán el trabajo correctamente esta vez... a menos que, por supuesto, suficientes de nosotros despertemos a tiempo y frustremos los proyectos judíos de conquista mundial otra vez, por sexta y última vez.–




1 comentario:

  1. Alemania pueblo inmortal, no importa cuan importante sea el poder judío jazaro , siempre será Alemania la nación y el pueblo más poderoso de la especie humana.

    ResponderEliminar