BUSCAR en este Blog

viernes, 13 de noviembre de 2015

J. Bruce Campbell - Castigo a los Abusadores



     El sitio americandefenseparty.com del señor Campbell, que pretende ser un partido de auto-defensa de los estadounidenses, contiene la siguiente declaración (Punish All Who Abuse Power) en su página de entrada que presentamos ahora en castellano y que continúa naturalmente la entrada anterior. Se trata de un análisis realista de los abusos de poder a que ha conducido, según él, la estructura misma del gobierno de tipo federal que hay en Estados Unidos, con todas sus agencias y departamentos que actúan en contra de la mayoría, manejados por manos ocultas que sirven a agendas secretas. Los planteamientos del señor Campbell apelan en no menor medida a quienes juraron defender los derechos consagrados y a todos a quienes el sistema tiene bajo temor y oprobio y amenaza, para restablecer el sano orden de las cosas después del deliberado proceso de putrefacción.


Castigo a Todos los que Abusan del Poder
por John Bruce Campbell



     La historia reciente ha mostrado que Estados Unidos es una dictadura presidencial, instigada por un Congreso cobarde y favorecida por una Corte Suprema corrupta. Esta dictadura se ha enmascarado como una democracia y como una república y como una nación dirigida por "el imperio de la ley". Pero la ley es sólo para que nosotros, la gente, la obedezcamos y seamos controlados. Los legisladores y los ejecutores de la ley elaboran y hacen cumplir la ley por órdenes de nuestros enemigos mortales. La ley es un arma en las manos de nuestros enemigos. Estamos actualmente bajo la ley del revólver.

     Hay dos filosofías políticas en Estados Unidos. Una filosofía es que el Gobierno es necesario, y como tal, merece ser votado y validado periódicamente. Esta filosofía incluye la idea de que el Gobierno es un mal necesario que tiene que ser temperado mediante la elección de "nueva gente buena" para mantenerlo bajo control, debido a la naturaleza naturalmente corruptora del Gobierno. Pero como podemos ver, con los innumerables billones de dólares de deuda pública que se le deben a la privada Reserva Federal, a la China comunista y a otros, el Gobierno está fuera de control y lo ha estado durante cien años.

     El Gobierno nos miente con guerra tras guerra, y ha matado a millones de personas sólo en los últimos veinte años, y ha producido un millón de bajas estadounidenses en los dos millones y medio de soldados que han estado en las dos guerras musulmanas. El Gobierno nos ha mentido con una versión fraudulenta de la medicina socialista, que ha provocado ya que millones de personas pierdan sus políticas de seguro médico duramente ganadas, con nada que las sustituya. Esta nueva tentativa de medicina socialista fue planeada para ser manejada por el IRS (Internal Revenue Service, Servicio de Impuestos Internos), que no puede ni siquiera gobernarse a sí mismo sin cometer importantes delitos. Todo esto y mucho más fue hecho posible por cien años de votaciones. Digo cien años porque ése es exactamente el tiempo que ha transcurrido desde que nuestros representantes elegidos votaron para convertir en "ley" la Ley de la Reserva Federal [23 de Dic. de 1913]. Ese acto criminal condujo inmediatamente a un siglo de horrorosas guerras que continúa en curso.

     Al final de cuentas, hay aproximadamente 150 millones de votantes registrados. Aproximadamente 127 millones de ellos votaron en la elección de 2012. Hay aproximadamente 207 millones de estadounidenses que son elegibles para votar, y de ellos aproximadamente 80 millones no votaron en aquella elección. Muchos de los votantes votan por hábito o resignación, con la excusa de que el menor de dos males sería mejor que tenga el poder sobre nosotros. Una vez en el cargo, sin embargo, el mal menor siempre se convierte en el gran mal.

     La otra filosofía es que el Gobierno es nuestro principal y más peligroso enemigo y no debe ser apoyado de ningún modo, especialmente mediante votación. Aquellos 80 millones de no-votantes componen nuestra base, cualesquiera sean los motivos reales por los cuales no votaron. Al menos ellos no contribuyeron a la corrupción votando.

     Un partido político de los que no votan, dedicado a la clausura del suicida y catastrófico sistema federal, daría a los estadounidenses un medio real de sacarnos a los parásitos homicidas de nuestras venas y cuentas bancarias. Todo gobierno es un cáncer destructor de la vida, pero nada se compara con el Gobierno federal estadounidense por sus fraudes, robos, derroches, espionaje y asesinato de masas. Un partido que no vota formalizaría la idea de que el federalismo debe ser proscrito. La cuestión sería Gobierno o Ningún Gobierno, o lo uno o lo otro, porque podemos ver fácilmente dónde nos ha puesto el gobierno constitucional. El nuevo partido no pondría a la gente en cargos federales porque queremos suprimir el gobierno federal y usted no puede hacer eso si es parte del Gobierno.

     El clima político en EE.UU. está maduro para el cambio radical. Los neo-conservadores que tomaron el control de las administraciones Bush y Obama han traído sólo el caos y las privaciones a EE.UU. y la muerte de masas y la miseria a los pueblos del mundo. Los neo-conservadores han conspirado durante décadas para gobernar el mundo, pero una vez en el poder han demostrado sólo ineptitud y fracaso en todo aparte de la destrucción.

     El American Defense Party reemplazaría la Constitución por Artículos de la Confederación, una versión moderna del original. No habría ningún gobierno central para imponer un banco central privado, los cuales serían abolidos ambos para siempre. La única función legítima del Ministerio de Economía restante —apropiado por la Confederación— sería crear y distribuír el dinero sin deuda (los biletes estadounidenses de Kennedy de 1963). Ése sería uno de los primeros principios de la plataforma del partido.

     El partido eliminaría la red de control usada por el Gobierno federal central para destruírnos a nosotros y a otros mediante implacables leyes, regulaciones y órdenes ejecutivas totalitarias. Los jefes militares de Washington deben ser puestos fuera del negocio permanentemente. La industria bélica y todos sus satélites serían proscritos por la Confederación. La Confederación misma sería voluntaria: cualquier Estado que no desee unirse sería libre de aquello.

     ¿Por qué tener un partido si no hay nadie que vote por él? Por un sentido de identidad y camaradería y comunicaciones y organización y una declaración común y un acuerdo de propósitos. Y para la defensa organizada contra la agresión. Los miembros del partido serían apoyados y defendidos por los miembros asociados si son atacados. Una posición sobre la subversión y la traición puede ser establecida una vez que nuestros enemigos tradicionales inevitablemente reaccionen del modo en que siempre lo hacen.

     El partido afrontaría mucho peligro y violencia. Eso en sí mismo justificaría su existencia y su anunciado propósito de defensa propia.

     El partido apoyaría todo lo que es sano, y estaría en contra de toda la brutalidad y corrupción en el Gobierno. Estados Unidos perdió todos sus buenos empleos debido al gobierno federal. Entonces si alguien llegara a decir: "¿Pero qué haremos sin un gobierno federal?", la respuesta sería: "Prosperaremos". Hemos perdido nuestro derecho básico a la privacidad por causa del gobierno federal, y ésa justamente es razón suficiente para abolirlo para siempre. Ningún gobierno central era la idea entera detrás de la Revolución estadounidense. El Gobierno central ha anunciado sus planes de arrestarnos y matarnos, atraparnos en un sistema médico socialista que no funciona que sólo destruiría nuestra salud, dirigido por los terroristas financieros más célebres en la historia estadounidense, el IRS, y no necesito seguir. De este modo, no, no necesitamos un gobierno central, y probablemente no podremos sobrevivir mucho más con el que tenemos. Debe ser desmantelado y prohibido para siempre. Eso puede ser hecho por un partido político fuerte y bien armado cuando el número de sus miembros se acerque al del Movimiento de Milicias de los años '90.

     El partido sería muy militante; tendría que ser capaz de sobrevivir. Cuando consiga el tamaño, supongamos, del movimiento de milicias de los años '90, sería lo bastante fuerte para derrocar al Gobierno federal, lo cual nunca fue el objetivo declarado de las milicias. Un partido político militante así de grande realmente no necesitaría la violencia: simplemente podría publicar un ultimátum. Pero habría violencia a lo largo del camino con ese masivo tamaño, y la violencia atraería a gente ruda al partido.

     El partido estaría preocupado por la defensa nacional contra la traición, y estaría en contra de toda agresión militar, sabotaje y espionaje, lo que significaría el final de la mortal industria militar apoyada por los impuestos. Todo el gobierno federal terminaría realmente, así como la ayuda externa, la protección a Monsanto y a la mortal American Medical Association. Todo, porque una cosa que el gobierno federal no hace ahora es suministrar nuestro dinero, la única cosa que debería hacer.

     Se me hizo una pregunta: "¿Cómo podría ser conseguido esto?". Yo contesté: "Probablemente de la manera en que comencé el movimiento de milicias a fines de los años '80, con provocativas entrevistas en radio (y televisión). En ese entonces la vida estaba todavía bastante bien en EE.UU., pero logré persuadir a millones de personas para que se consideraran parte de aquel movimiento nuevo y totalmente inesperado. Hoy, el ciudadano medio no es exitoso y tiene muchas más probabilidades de apoyar a un movimiento y un partido que conduciría a la reindustrialización (empleos) y a la no-agresión".

     Hoy, 24 años más tarde, Estados Unidos está en una condición crítica, al borde de la ley marcial, siendo reducidas las entregas alimentarias del Gobierno, con los neo-cons manipulando a los militares para atacar a más países amistosos... Esto no debe suceder.

     La gente decente entre los militares necesita una identidad, más que sólo "la resistencia". Millones de civiles necesitan lo mismo. La gente que está haciendo algo bueno pero peligroso necesita verse a sí misma como parte de una fuerza política legítima. Aquella fuerza requiere representantes capaces que hablen por ella al principio. En este momento, pocos estadounidenses han demostrado la voluntad para conducir tal partido, debido a la sensación de temor y desesperación en este país. Debemos desarrollar la capacidad de reforzar a la gente más bien que atemorizarlos, para que sean capaces de tratar con las mentiras y las sucias tácticas de los sionistas, que son los mentirosos más peligrosos y crueles de la Historia humana.

     Esta idea necesita apoyo, como todos los movimientos políticos lo necesitan para seguir adelante. Ella será muy eficaz si tiene un fuerte apoyo inicial. Estados Unidos está listo para esto. Los neo-cons están haciendo todo lo que pueden para arruinar toda la diplomacia y conseguir que los militares ataquen varios países más.

      Ésta sería la primera razón urgente dada para comenzar el Partido de Defensa Estadounidense, para impedir la guerra nuclear contra gente amistosa mediante la persuasión de los militares para que rechacen participar en más agresiones militares. La agresión militar es ya un asunto criminal aquí, de modo que ¿quién podría oponerse razonablemente? Nadie, pero los sionistas por supuesto se opondrán, y eso creará una gran controversia y el crecimiento de este nuevo partido, dado que ya existe una rebelión pacifista en las filas. Un partido legitimaría la rebelión.

     Esto requeriría gente con experiencia que pueda hablar claramente y de modo persuasivo, que no tenga miedo de los sionistas y sus agentes. Esto también necesita un apoyo financiero al principio y la capacidad de difundir la idea rápidamente, ya que es el momento de hacer esto ahora. Es obviamente el interés de muchos países promover un movimiento político orientado hacia la paz en Estados Unidos, uno que prohibiría cualquier agresión estadounidense futura contra otros y que convertiría a EE.UU. en un buen vecino por primera vez en la Historia. Hemos comenzado a solicitar el apoyo de varios países que están opuestos al malévolo Imperio estadounidense. Los revolucionarios estadounidenses originales nunca habrían derrotado a los británicos sin el generoso apoyo de Francia, lo cual siempre debemos tener presente.

     Una actividad primaria del American Defense Party sería animar al personal militar estadounidense a unirse al movimiento de resistencia contra los totalitarios que controlan el gobierno estadounidense. Ésta es una táctica valiente y agresiva, pero refleja las prevalecientes actitudes anti-guerra entre los militares. Esto también disminuirá la amenaza que afrontamos proveniente de los militares estadounidenses que son usados contra la gente cuando la ley marcial sea declarada por nuestro Presidente-dictador, que se jacta de que él es "realmente bueno matando gente".

     El movimiento de resistencia necesita su propia identidad, un partido político que no busca poder sobre la gente, sino el poder total de la defensa propia contra los totalitarios. Ésta sería la primera expresión del espíritu revolucionario original que condujo a independizarse de Inglaterra en el siglo XVIII.

     El objetivo último del American Defense Party sería el derrocamiento del Gobierno federal. Con la terminación del monstruo federal, veríamos el fin de miles de destructivos ministerios, agencias y políticas y prácticas que nos han llevado a la bancarrota, tanto económica como moral. Algunos cambios notables incluirían:

• Proscribir las vacunaciones de niños;

• Educación masiva en medicina alternativa y prácticas de salud preventivas, prohibición de envenenar la población mediante la fluoración de los suministros de agua;

• Un final a las plantas y animales genéticamente modificados, un final al fraudulento y subvencionado combustible de etanol;

• Un final a la modificación meteorológica (chemtrails, HAARP, etc.);

• Traer a todo el personal militar a casa y cerrar todas las bases extranjeras, destrucción de todas las armas de destrucción masiva y desmovilización del personal militar regular (ningún ejército permanente en tiempo de paz);

Naciones Unidas sería desalojada de EE.UU. y deslegitimada. Estados Unidos se retiraría de todas las obligaciones internacionales;

• Un final a toda la ayuda externa y ayuda militar, de todo lo cual ha sacado provecho Wall Street;

• Un final a la agresión militar y a actividades de "Inteligencia" (sabotaje), p. ej., Stuxnet;

• Un final a las regulaciones federales e impuestos y a la medicina socialista;

• El control de armas clasificado como traición, el derecho a portar armas no será infringido;

• Energía nuclear prohibida, reactores nucleares sacados de servicio y descontaminados;

• Industrializar de nuevo EE.UU. y recrear empleos bien pagados;

• Ninguna restricción para viajar;

• Un final a las lucrativas guerras contra las drogas, contra el terrorismo, las armas de fuego, la pobreza y la salud natural.

     El Gobierno de Estados Unidos se ha mostrado como el enemigo mortal de la Humanidad. Nuestros dictadores presidenciales, obedeciendo a sus jefes-banqueros, han hecho que nosotros demos tumbos desde la guerra mundial a la depresión y a la guerra perpetua con la mayor parte del mundo, para gran ganancia de los bancos y las corporaciones basadas en la guerra, lo que ha tenido como resultado la destrucción de nuestros ahorros, nuestro sistema monetario y nuestro estilo de vida. Los acontecimientos han mostrado que no existe ningún método sistemático y legal para hacer más lenta esta actividad ilícita, mucho menos para ponerle fin. El único modo de hacer esto, terminarla para siempre, es con un resuelto partido político anti-federal que no busque ningún poder sobre la gente, sino el poder total sobre los totalitarios.

     El primer paso positivo tomado por el partido será incorporar en él a los miembros de las fuerzas armadas que mantendrán sus juramentos de proteger a la gente contra enemigos domésticos, algunos de los cuales están en las fuerzas armadas. Los miembros del partido civiles y militares se unirán para eliminar a los miembros de sociedades secretas que se han infiltrado y han subvertido el Gobierno federal y lo han influído hacia el totalitarismo y la teocracia, como claramente lo vemos en las academias militares y en la creación del Departamento de Seguridad Interior (DHS), que fue creado por Israel y que permanece bajo el control sionista. Vemos esta subversión en muchos departamentos de policía estadounidenses que se entrenan en Israel y otros que permiten que los israelíes determinen las políticas de departamentos y procedimientos, haciendo de su sádico tratamiento contra los palestinos el modelo para que la policía estadounidense imite.

     Este primer paso positivo del Partido de Defensa Estadounidense estará orientado a frenar toda la agresión militar y el sabotaje de Inteligencia contra Gobiernos extranjeros.

     El ingreso en el partido no requerirá nada más allá de una antipatía natural frente al abuso de poder y una completa ruptura con los partidos pro-gubernamentales, independientemente de sus anteriores asociaciones o empleos. Llegaremos al partido desde todas las diferentes direcciones e historias pasadas. Debemos simplemente compartir una dedicación a la liberación nacional de manos del despiadado Gobierno federal y de las sociedades secretas que lo controlan.

     El slogan del American Defense Party podría ser: "Castigo a Todos Quienes Abusan del Poder". Esto incluiría a los aspirantes a constructores de Imperios que podrían ver al partido mismo como un camino al poder personal. Sus miembros pueden ser cualquier cosa, formales, abiertos o simplemente simpatizantes. De los miembros actuales se esperará, pero no se les obligará, que participen en actividades anti-federales, y se esperará de todos los miembros que presten apoyo de cualquier modo que sean capaces.

     Se esperará que todos los miembros protejan el partido contra sus enemigos, a saber, agentes federales, policía, informadores, provocadores y espías. Ésta será la gente más peligrosa con la que tenemos que tratar, además de los mentirosos pagados en los prostituídos medios de comunicación, todos los cuales se unirán para destruír al partido, coligados con nuestro objetivo principal, el Gobierno federal. La perfidia y la traición son crímenes capitales y serán castigados severamente.

     El Gobierno federal está basado en la Constitución estadounidense, que es un programa de siete partes para hacer funcionar aquel Gobierno. Éste, contrariamente a la mitología popular, nunca ha sido nuestro amigo. Fue desde el comienzo tan draconiano que la gente tuvo que ser protegida de él con la Declaración de Derechos (Bill of Rights). La Constitución nos dio el Presidente, las dos Casas del Congreso, y la Corte Suprema. Los innumerables y mortales ministerios y las agencias que han brotado como hongos venenosos están autorizados por la Constitución, y fueron creados sobre todo por el Congreso y establecidos para ser "constitucionales" por la Corte Suprema. Ahora nos vemos enfrentados con numerosas amenazas para nosotros conocidas como "Órdenes Ejecutivas", que son completamente ilegales, pero sin embargo establecidas para ser constitucionales por la Corte Suprema. Esto nos deja en ninguna parte y completamente desprotegidos por nuestros supuestos protectores. Depende de nosotros y de nuestro partido de defensa propia el protegernos.

     El Partido de Defensa Estadounidense está basado sólo en eso: defensa. Una vez que sabemos que estamos bajo ataque, con, digamos, la Ley Patriota o la Ley de Comisiones Militares o la NDAA (National Defense Authorization Act) o la Ley de Protección al Paciente (PPACA), entonces por definición estamos a la defensiva. Cuando usted está a la defensiva, por temor de su vida o su seguridad, todo vale. Por eso el nombre del Departamento de Guerra fue cambiado a Departamento de Defensa. Ése fue un engaño para justificar la agresión —en nombre de la defensa— porque EE.UU. en ese entonces no tenía ningún enemigo que lo pudiera amenazar. La única vez que los 48 Estados actuales fueron atacados por extranjeros lo fue por los atracadores de Pancho Villa en Columbus, Nuevo Mexico, en 1916, hasta que Israel y sus ayudantes estadounidenses atacaron el Centro Mundial de Comercio y el Pentágono en 2001.

     Pero en nuestro caso, defensa significa la defensa propia en todos los niveles de la vida estadounidense. Estamos bajo ataque mortal por parte de las fuerzas federales, principalmente la NSA (National Security Agency), la FBI (Federal Bureau of Investigation), la ATF (Bureau of Alcohol, Tobacco and Firearms), la DEA (Drug Enforcement Administration), la TSA (Transportation Security Administration) y la CIA (Central Intelligence Agency), entre muchas otras agencias secretas de policía. De hecho, hay 73 agencias federales que tienen equipos SWAT (Special Weapons and Tactics) militarizados con licencia para matarnos.

     Es tiempo para que el American Defense Party conduzca la defensa de lo que hemos dejado de defender.–





No hay comentarios:

Publicar un comentario