BUSCAR en este Blog

sábado, 10 de octubre de 2015

John Kaminski - La Mutilación del Sueño Estadounidense



     En el sitio 300spartans.com.au fue publicado hace dos días el siguiente texto de John Kaminski donde, tras algunos hechos noticiosos actuales, el autor se pregunta por el sentido de lo que fue conocido como el Sueño Estadounidense (American Dream), que no parece haber sido menos ilusorio que muchas de las actuales mentiras gubernamentales, que precisamente acabaron con aquél.


La Mutilación del Sueño Estadounidense
por John Kaminski
8 de Octubre de 2015



INCONSCIENTES ESTADOUNIDENSES AVERGONZADOS
POR LAS MENTIRAS DE SU PRESIDENTE TRAIDOR


     ¿Qué puede esperar usted de un Gobierno que vuela en pedazos a miles de sus propios ciudadanos en medio de su más grande ciudad y luego pasa los próximos 15 años persiguiendo a un enemigo fantasma que él inventó pero que fingió que nunca podría capturar?.

     Bien; los rusos acaban de hacer volar en pedazos aquel cuento de hadas entero mandándolo todo al diablo mediante la resolución de un dilema en Siria que demostró qué engaño ha sido el viaje de terror neoconservador entero, y los estadounidenses deben concluír que el verdadero enemigo que amenaza sus vidas desde el principio han sido los traidores que no tienen ninguna verdadera lealtad excepto a sus propias cuentas bancarias, quienes se sientan en sus elegantes departamentos en Washington y envían a sus hijas a vacaciones de un millón de dólares mientras el resto de nosotros se preocupa de tener la suficiente comida para que dure la semana.

     Terroristas contratados que atacan Nueva York, terroristas contratados que atacan Siria, ambos comprados y pagados por vuestro dinero, a propósito. Mucha sangre empapó a muchos países en el intertanto.

     Y luego los coreografiados ataques terroristas en EE.UU., que siempre ocurren para encubrir una embarazosa metedura de pata política, como el éxito de los rusos donde los estadounidenses han fracasado deliberada, notoria y sospechosamente.

     De cada incidente doméstico de tiroteo se presume automáticamente ahora que es un escenificado drama pasional del Gobierno, diseñado para convencer a la gente estadounidense de que su Gobierno no es estúpido ni malo, y que las estúpidas maniobras que los imbéciles neoconservadores intentaron y que fallaron —y luego tratadas de ser encubiertas con una historia noticiosa sensacional pero falsa— realmente no ocurrieron.

     Además, aquellos que son culpados por esos supuestos crímenes nunca consiguen explicar sus motivos a la gente estadounidense. O bien ellos consiguen el tratamiento de Lee Harvey Oswald y son muertos inmediatamente, o son castigados con cadenas perpetuas por abogados corruptos que ponen palabras en sus bocas, después de lo cual ellos son drogados para ser reducidos al silencio.

     La tercera opción, por supuesto, es que estos conocidos culpables nunca existieron realmente, como aquel niño anémico en Connecticut que supuestamente manejó armas pesadas que pesaban más que él y que mató a 20 niños cuyos cuerpos nunca conseguimos ver.


Crueles crímenes y mentiras huecas

     El horror avanza sigilosamente sobre nosotros gradualmente, hecho tras hecho, demoliendo nuestras ilusiones consecutivamente, una tras otra, año tras año, intensificando el gusto rancio en nuestra boca por lo que estamos presenciando. Primero, las detestables invasiones y masacres de las que no podemos creer que seamos parte, luego las mentiras huecas que las siguen, tratando en vano de convertir crueles crímenes en acciones valientes.

     Pero pronto las narrativas egoístas se rompen en pedazos, ellas no tienen sentido, alguien hace la denuncia —¡o Putin la pone de manifiesto!— y quedamos sólo con nuestro incómodo remordimiento, nuestra vergüenza cívica, y nuestra reputación arruinada. La mayor parte de los estadounidenses busca un escape insensible en nuestras adicciones y compulsiones a medida que tropezamos por el mundo hacia un feo futuro en el cual nadie en el mundo cree lo más mínimo de lo que decimos.

     ¿Quién en su sano juicio confiaría en lo que el EE.UU. de boca espumeante dice hoy? Está bien que estos poseros políticos se tomen en serio, porque nadie más lo hace, excepto los medios de comunicación a quienes se les paga para hacer que todos estos piratas parásitos vestidos con finas ropas parezcan genuinamente gente honesta. La presentación es poco convincente. Estas basuras son o fracasados cerdos capitalistas que viven de las ganancias de sus propios paracaídas dorados de las compañías que ellos han arruinado, o son funcionarios políticos que sobreviven del dinero en efectivo de Israel que ellos consiguen por impulsar aquellos planes judíos totalitarios.

     Donde una vez los ojos del mundo entero nos contemplaron con admiración y respeto, ahora ellos se dan vuelta por temor y repugnancia por el futuro que hemos saboteado y las vidas que hemos arruinado. Al asesinar a gente alrededor del mundo por motivos que están siendo constantemente demostrándose como falsos, los líderes de Washington han destruído cada trozo de confianza que ellos pudieron haber tenido sólo por hacer sus trabajos de manera honesta.

     Usted no escuchará hablar de esto en los medios dominantes de comunicación, y usted no verá esto en la televisión corriente, pero el hecho simple es que Estados Unidos es realmente el tirano que los estadounidenses siempre afirmaron que era la Unión Soviética, sólo que mucho peor, porque EE.UU. realmente invade y destruye países extranjeros inocentes mientras que los soviéticos pueden haber ocupado y haber oprimido a diversos países de la Europa del Este, con el permiso de Occidente, pero nunca aniquilaron más allá del punto de reparación a ningún país extranjero como Estados Unidos lo ha hecho con Siria, Libia, Yemen, Afganistán e Iraq, sólo para nombrar unos pocos.

     Sí, EE.UU. es peor que la Unión Soviética, que mató a 100 millones de sus propios ciudadanos no-judíos. El número de víctimas de los estadounidenses todavía está siendo cuantificado a medida que los computarizados programas terroristas consolidan los hechos de la vida de cada persona en preparación de la gran bancarrota pronta a suceder y la gran hambruna que debe seguir pronto.

     La única verdadera diferencia entre las dos superpotencias Frankensteinianas del siglo XX es que los rusos no apoyaron lo que su gobierno les hizo a ellos, mientras que los estadounidenses están demasiado ocupados haciendo compras y bebiendo como para preocuparse de la gente de alrededor del mundo asesinada en su nombre. Ellos están demasiado ocupados para preocuparse por su propia salud o destino, realmente.


¿Quién piensa usted que lo hizo?

     Era inevitable que EE.UU. finalmente apuntara el arma sobre sí mismo. La razón es porque EE.UU., desde comienzos del siglo XX y quizá antes, no ha sido dirigido por verdaderos estadounidenses. En vez de ello la valerosa república y la tierra hermosa que ha devastado han sido dirigidas por agentes de un poder extranjero, siendo aquel poder por supuesto el Israel judío, cuyos cerebros criminales dominan el mundo con su trinidad impía de soborno, chantaje y asesinato.

     Incluso en esta fecha tardía, la mayoría de los estadounidenses piensa que los judíos son sólo otro grupo étnico más, con costumbres pintorescas y rituales extraños, divertidos en las fiestas y donantes leales a candidatos políticos e instituciones benéficas.

     Considere el férreo control de 360º que ellos tienen sobre el mundo entero mediante su control de los bancos. La gente todavía no entiende el asunto del dinero, lo cual ha permitido a los judíos capturar el mundo entero.

     Los judíos crean el dinero desde la nada, y luego cobran intereses por ello. El interés que ellos cobran, la mayor parte del tiempo nunca puede ser reembolsado, lo que les permite robar la propiedad que ha sido hipotecada. Los judíos han estado haciendo esto durante miles de años. Usted recuerda la historia de José, el primer trabajo judío, cuando Egipto quedó en bancarrota.

     La gente noble hoy habla acerca de comprar su propia comida, criar su propio ganado y armarse a sí mismos en áreas lejanas de la realidad suicida de las ciudades sofocadas por la hez, pero ellos se engañan a sí mismos, porque mientras haya un banco poseído por el judío o un político comprado por el judío, nadie está seguro en ninguna parte. Usted nunca está lejos de la vigilancia satelital.

     Con el control del dinero que los judíos han robado, ellos controlan todos los gobiernos, todos los medios de comunicación, todas las universidades, todas las denominaciones religiosas, la judicatura, la profesión médica, y todas las mentes del mundo que ellos han torcido para que obedezcan sus órdenes.

     Piense en una profesión médica que nunca cura nada sino que sólo reemplaza una aflicción por otra más cara.

     Los medios predominantes de comunicación no le dirán nunca la verdad porque están poseídos por la gente que comete los crímenes masivos contra la Humanidad. Esa gente o son judíos o trabajan para los judíos.

     Ellos pueden hacerle creer a usted lo que ellos quieren que usted crea, y hacerle a usted olvidar las cosas que ellos quieren que usted olvide. Considere lo siguiente:

     Los cínicos guardianes sauditas de los sitios más sagrados del mundo islámico gasearon a 7.000 peregrinos musulmanes a fin de poner sus manos sobre 225 técnicos misilísticos iraníes, con el propósito de entregar a los israelíes a aquellos que hubiesen quedado vivos, o así al menos lo reporta el asombroso Jim Stone (http://www.jimstone.is). "El Peregrinaje a La Meca (Hajj) es ahora un demostrado GRAN MODO de ser recompensado con un gratuito pasaje sólo de ida a Tel-Aviv e ilimitado alojamiento y comida gratis en Israel", escribió él.


     Los informes originales de las agencia de noticias decían que sólo 400 fueron muertos, pero en Oriente Medio ha sido impuesto un virtual apagón noticioso. Ahora están comenzando a emerger rumores de un golpe de Estado palaciego en la sub-capital judía falsamente musulmana de La Meca.

     Por supuesto, usted ya sabe cómo ellos encubren los acontecimientos que ellos no quieren ver reporteados en Estados Unidos, o, si se informa de ellos, ellos son por lo general ocultados por una ostentosa andanada de reportajes que cubren otras historias de noticias que llaman la atención, lo que en este caso fue un asesinato de masas convenientemente programado en un centro universitario en Oregon.

     Así, mientras tratamos de determinar lo que le sucedió a los desaparecidos funcionarios iraníes que fueron secuestrados por los israelíes, y mientras también tratamos de averiguar si los bombarderos rusos han acabado con los saboteadores de la CIA que trabajan en concierto con los contratados mercenarios del Estado Islámico que afanosamente tratan de desestabilizar Siria, nos enteramos de otro tiroteo en una escuela que saca nuestras mentes de las noticias reales.

     Entonces no fue suficiente que Obama actuara como el completo idiota cuando los aviones a reacción rusos trapearon el suelo con su grupo variopinto de mercenarios contratados, y que los sauditas revelaran su marca del Islam como un conveniente fraude para capturar a sus enemigos y alimentar con ellos a los caníbales de Israel.


Gays más importantes que Dios

     Después de eso, Obama pronunció el comentario más insultante en la historia estadounidense al declarar que los deseos de sus congéneres homosexuales enloquecidos por el sexo tienen prioridad por sobre la garantía constitucional de la libertad de religión. (No recuerdo ninguna mención de pervertidos homosexuales en la Constitución, aunque parezca haber una correlación directa entre las prácticas abiertas de los sodomitas y la ascendente marea de suciedad en la cultura estadounidense).

     Por supuesto, en el momento en que fue escrito aquel pedazo de papel conocido como la Constitución, la extensamente practicada solución al problema homosexual consistía en que ellos eran muertos por un pueblo asqueado. Hoy, gracias a los judíos, ellos están enseñando a niños de primer grado cómo usar condones, ellos están a punto de legalizar la pedofilia, y cientos de miles de niños están desapareciendo en EE.UU. cada año.

     Esto no es lo que nuestros padres y madres fundadores tenían en mente. Pero ellos, nos dicen los medios judíos de comunicación, no eran políticamente correctos.

     La depravada presidencia de Barack Obama es la expresión perfecta de lo que nuestros jefes supremos judíos han planeado para EE.UU. y el mundo. Los derechos gay son más importantes que la libertad religiosa.

     Mientras no señalemos que la Reina de Inglaterra, el Papa y varios otros linajes aristocráticos en todas partes de Europa y el resto del mundo están trabajando en estrecha cooperación con los Rothschild y las numerosas otras familias bancarias, no llevaremos a cabo nada al tratar de desarraigar la putrefacción del mundo que pretende reducir radicalmente la población mundial y robar al resto de la gente que quede.

     No importa cuán incisiva sea realmente su crítica del comportamiento de Estados Unidos a menos que esté conectada con un examen de la conexión judía que motiva la criminalidad de Estados Unidos. Si la crítica deja de establecer ese vínculo, Israel y los judíos realmente se benefician, porque tales historias denigran y degradan a EE.UU. sin poner la culpa en los verdaderos culpables, que son los poderes ocultos judíos que controlan a todos los políticos, las universidades, los jueces y los banqueros.

     Cualquier escritor que no haga esa conexión está, a sabiendas o sin estar consciente, trabajando para el proyecto judío de desestabilizar a Estados Unidos.

     La mayor parte de los presuntos comentaristas de oposición realmente beneficia a Israel y los judíos por su fracaso en señalar la culpa a donde correctamente pertenece, sobre los judíos que controlan nuestras mentes y nuestro dinero. Ellos en cambio se enfocan en los despreciables inocentones Gentiles que anestesian sus conciencias y reciben cheques judíos. Prácticamente cada político que tenemos cae en esta categoría, incluso aquellos en los que creemos que confiamos.

     Este desagradable fenómeno también incluye a nuestros predicadores y a nuestros periodistas, que están siempre listos a distorsionar los hechos para ocultar a los verdaderos autores de casi cada desastre que vemos desplegándose.

     Donald Trump consiguió partir con el dinero Rothschild, y ahora es la única esperanza para la sanidad estadounidense.

     Dondequiera que estemos, estamos atrapados en nuestras cuatro paredes. Los amigos pasan a través de nuestras vidas antes de tambalearse como algún electrón atrapado que es repentinamente puesto en libertad en una decisión en la cual ellos se sienten traicionados.


El sueño estadounidense es una pesadilla

     Tal vez no hay ningún sueño estadounidense. Tal vez es sólo algo que inventé en mi cabeza. Tal vez he caído víctima de las leyendas románticas del Viejo Oeste, o de la invectiva patriótica de las Grandes Guerras y sus supuestas lecciones de sacrificio. Por supuesto, eso fue antes de que yo descubriera que las Grandes Guerras eran unas estafas tramadas por los judíos.

     Sólo hubo una vez un tiempo, parece, en que realmente había algo para proteger, algo ideal y lleno de significado, que valía la pena proteger sin importar lo que fuese. Ahora, sin embargo, entre ciudades ardiendo y retórica superflua y egoísta, contemplando vistas de cadáveres hinchados y océanos envenenados, nos preguntamos si aquel sueño estadounidense fue en gran parte una ficción, tan fantasiosa como el libreto de que estamos luchando contra el terrorismo, o haciendo al mundo más seguro para una democracia que cada día se pone más fétida, más sospechosa y más totalitaria.

     El futuro prometedor que pensamos que era el nuestro resulta ser un incendio provocado de autoengaño que quema un agujero en nuestros cerebros, con una jueza lesbiana lista a ponerlo a usted en la cárcel por expresar el pensamiento de que cada niño se vería más beneficiado al tener tanto una madre como un padre para prepararlo para la vida en este psicótico y pervertido mundo.

     La gente que afirma estar a cargo de vuestros hijos está produciendo mucho más daño que ayuda a aquellos inocentes pequeños seres que son la última esperanza de nuestro oscuro futuro.

     Ya ellos están envenenados, lavados de cerebro, se les ha ordenado dar preferencia especial a los niños transexuales, y se les ha enseñado a usar condones en la escuela primaria. Una vez que se les enseñan estas cosas, ¿cómo supone usted que estos niños serán usados por la gente enferma que insiste en enseñarle estas cosas?.

     ¿De quién es este país? Mío ya no lo es, y definitivamente no es suyo. ¿Ha pensado usted en tratar de recobrarlo?, ¿o usted simplemente se sentará allí y permitirá que ellos lo maten a usted?.–





1 comentario:

  1. Otro excelente artículo, como tódos. Gracias por ayudarnos a entender un poco mejor tódo éso que la mayoría de la gente se conforma con comentar simplemente diciendo: "qué cosas más raras pasan!", o peor todavía: "fulano de tal (póngase el nombre de cualquier político occidental) no sabe lo que hace, o se equivoca".
    Lo saben muy bién!!!!!, y no se equivocan, nunca, hacen exáctamente lo que quieren hacer, tódos. Cuando alguien se equivoca rectifica, y éstos jamás rectifican. Si alguna vez aceptan que "se han equivocado", lo hacen exclusivamente para poder seguir engañando, y nunca ponen las cosas como estaban antes de su "equivocaciön". Verdad que no?.
    Cada dia somos más los que estamos hartos.

    ResponderEliminar