BUSCAR en este Blog

jueves, 17 de septiembre de 2015

John Nugent - Apocalipsis de los Psicópatas



     Publicado originalmente en inglés en tres partes hace siete años en el sitio johndenugent.com, el siguiente ensayo (Apocalypse of the Psychopaths) que presentamos íntegramente traducido de John Nugent (o John de Nugent), de alguna manera continuando el artículo que recién ofrecimos en este sitio, se refiere, a manera de analogía, a la psicopatía (o sociopatía) que existió en la América precolombina, particularmente como la ha retratado e interpretado el conocido Mel Gibson en su película Apocalypto de fines de 2006. Analizando diversos detalles de dicha obra, de su autor, de otras obras del mismo y de la personalidad y el entorno del señor Gibson, Nugent nos conduce a una comprensión de la maléfica influencia que tienen ciertas minorías mentalmente enfermas sobre grandes masas de la Humanidad. Estimamos que este artículo, escrito sencillamente, es bastante clarificador dentro de su sensato enfoque y por los datos que saca a colación.


APOCALIPSIS DE LOS PSICÓPATAS
por John de Nugent
15 de Marzo de 2008



     En la edición de Enero-Febrero de 2007 de TBR (The Barnes Review), mi artículo sobre "Psicópatas e Historia" [la entrada anterior en este blog] provocó mucha discusión acerca de qué individuos y grupos específicos en la Historia han resultado literalmente ser psicopáticos, es decir, aquellos que van más allá de la habitual avaricia, ego y prevaricación de los humanos y que son, para usar el lenguaje religioso tradicional, "deliberadamente malos".

     Los psicópatas, como están descritos en el libro éxito de ventas The Sociopath Next Door de Martha Stout, con 25 años en la Facultad de Medicina de Harvard, pueden marcar profundamente o destruír las vidas de otros: ellos mienten constantemente, actúan sádica y maliciosamente y sacrifican a otros a favor de su progreso y placer. ¿Por qué? Porque ellos tienen una ilimitada voluntad de poder sobre otros, y no poseen ni inhibiciones ni conciencia ni ninguna capacidad de amar realmente o de sentir compasión. Sorprendentemente, Stout afirma que nuestra clase dirigente está llena de estos monstruos manipuladores, con muchos de ellos en la misma cúspide, y que ellos disfrutan de claras ventajas sobre la mayoría decente y confiada, es decir, hasta que una y otra vez la ira de Dios y del hombre los derriban.

     En este artículo, vuelvo con una apreciación del exitoso film a nivel mundial de Diciembre de 2006 de Mel Gibson, "Apocalypto", ahora fuera de los cines y yéndose a los estantes de videos alrededor del mundo. Sostengo que Gibson ha intentado conscientemente hacer una película sobre psicópatas en el poder, sobre el miedo paralizante, y el punto decisivo interior entre víctima y patriota, y que él ha tenido éxito en esta su mayor obra maestra. Los lectores de The Barnes Review parecen estar de acuerdo con esta evaluación: algunos de nuestros corresponsales más reflexivos han visto esta película sobre mayas en idioma maya, con subtítulos entre cuatro y seis veces. Y resulta que están al acecho en los subtítulos algunas comparaciones heréticas:


     Durante meses he tenido tres objeciones al ver esta película, todas surgidas de la película misma:

     —Uno, aunque un ex-infante de Marina, yo detesto cualquier cosa que suene a una "película de horror", y una película acerca de sacrificios humanos suena espantoso.

     En efecto, la violencia en esta película, que muestra realmente el sacrificio humano y a aquellos que escapan de él y oponen resistencia, no es gratuita sino que pertenece a la esencia principal de la historia, y Gibson muestra sólo la mitad de la macabra realidad maya y azteca a la que los españoles le pusieron fin después de 1502. Esto puede incomodar a los anti-racistas profesionales, pero Apocalypto se adhiere fuertemente a la realidad en detalles tanto grandes como pequeños, como con los colores de los tintes de plantas usados en la ropa nativa, el jade usado por diferentes clases de mujeres y el tocado de pluma del gran rey.

     (Utilizando una licencia artística, Gibson mezcla períodos diferentes de arquitectura y decoración mayas, y hacia el tiempo en que llegaron los españoles, como se muestra en la película, las ciudades mayas de la selva ya habían sido misteriosamente abandonadas. Fue realmente más al Norte, en la muy similar y vecina cultura azteca con sus propios sacrificios humanos, que los españoles encontrarían las mismas atrocidades psicopáticas, que hicieron que ellos erradicaran la raíz y las ramas del régimen azteca con la ayuda de tribus locales oprimidas).

     —Dos, detesto nuestra tendencia nacional a superfluas películas de acción. Creo que los estadounidenses deberían romper con su carácter nacional hiper-activo haciendo menos y pensando más, quizás impidiendo que lleguen a la Casa Blanca muchachos de Ritalin [estimulante del Sistema Nervioso Central] y falsos vaqueros.

     Lo que Apocalypto representa, sin embargo, es una inteligente película de acción. Está hecha por un narrador digno de Homero, un director digno de Cecil B. DeMille (la película de Gibson emplea 700 extras, todos en diferentes trajes fidedignos), y un hombre profundamente espiritual (cuando no estaba alcoholizado; Gibson en Australia solía beber dos whiskies en la cerveza, lo que él llamaba "violencia líquida").

     Apocalypto transmite mediante el entretenimiento un tremendo mensaje, uno que refleja los valores de su padre, Hutton Gibson, un valiente revisionista del "Holocausto", un católico tradicional, y un respetado orador en la conferencia de 2003 organizada por esta misma revista (The Barnes Review).

     No muchas películas de acción de Hollywood comienzan con una cita del historiador Will Durant (1885-1981), autor del libro ganador del Premio Pulitzer "The Story of Civilization" en once volúmenes: "Una gran civilización no es conquistada desde fuera sino hasta que se ha destruído desde dentro".

     —Tercero, me pregunté cuánta importancia los indios mayas de 1502 tenían para mí, un hombre Blanco en 2007, excepto por el hecho posible de que mi área de Washington DC está siendo inundada ahora por extranjeros ilegales descendientes de los mayas y aztecas. (La gran área del Distrito de Columbia es ahora Blanca sólo en un 54%).

     Realmente, mucha importancia: la película entera describe cómo una diminuta clase dirigente psicopática gobierna mal, miente, entretiene con festivales de masas, empobrece y oprime a una nación entera, y cómo Dios y el hombre en último término la hace fracasar.


     El título "Apocalypto" deriva de una de las muchas escenas completamente únicas en esta revolucionaria pieza de producción de películas. Los mayas cazadores de hombres pasan por los restos incendiados de un pueblo, no diferente a la pulverizada Ramadi o Fallujah en Iraq, o Dresden en Alemania en 1945 o Gaza en Palestina. Ellos llevan consigo sus cautivos destinados al sacrificio humano, atados por el cuello a un tronco de madera, dirigiéndose hacia su tortura y muerte. En dicho pueblo hay una niña huérfana. Los psicópatas la empujan a un lado; ellos no tienen tiempo para huérfanos hambrientos; el reloj apremia para el espectáculo en Yucatán.

     Ella seca sus lágrimas de niña pequeña y gracias a Gibson, desde algún lugar real, dentro del personaje, aparecen dos fascinadores globos oculares dirigidos sobre ellos y una voz del destino que "asustan" incluso a los endurecidos esclavizadores. Ella entonces "revela el final" de todo lo que ellos representan; en griego, ella "apocaliptiza" las cosas finales.


     El cartel oficial de Apocalypto de Icon Productions (la propia compañía cinematográfica de Gibson que también hizo Corazón Valiente), representa a un sumo sacerdote maya, con un cuchillo de obsidiana en la mano, avanzando desde su zigurat donde durante años él ha estado sacrificando a gente temblorosa.

     En 1486, en efecto, durante una dedicación de un templo azteca delante de muchedumbres enormes y rugientes (sólo 16 años antes de la cuarta expedición de Colón, que desembarcó en América Central), en un festival de cuatro días, 20.000 cautivos vivos, sabiendo de antemano lo que iba a pasarles, conscientemente vieron y sintieron sus corazones, manos y pies quirúrgicamente cortados por los cuchillos de obsidiana parecidos a un cristal pero muy afilados, y todo eso antes de que sus cabezas fueran cortadas y arrojadas, seguidas de los torsos, cayendo y rebotando por los escalones de la pirámide "mientras la muchedumbre rugía".

     Otros mayas fueron usados como práctica de tiro para varias armas de la élite. Las incursiones a pequeños pueblos, como son descritas en Apocalypto en una inolvidable secuencia de 15 minutos, producían un suministro interminable de nuevas víctimas aterradas de miedo.

     Pero los mayas también luchaban guerras y humillaban a los líderes extranjeros capturados; como Gibson lo relata en el fascinante "Comentario del Director" sobre el DVD, ellos pasaron nueve interminables años degradando, humillando —y amputándole varias partes— a un jefe de Estado capturado. Como Gibson relató, al final los cautivos eran sólo "pelotas de nervios". Pareciera que los sociopáticos sacerdotes disfrutaban haciendo tontos incluso a sus propios reyes: los jefes de Estado mayas eran persuadidos a tratar de tener acceso a los dioses introduciendo una espina de mantarraya por sus penes.

     Esto le recuerda a uno la descripción de George Orwell en la novela "1984" del régimen psicopático final. El portavoz del Gran Hermano explica con descaro al capturado Winston Smith: "El poder no es un medio, es un fin. Uno no establece una dictadura [o gobierno sacerdotal maya] a fin de salvaguardar una revolución [o nuevo orden], sino que uno hace la revolución a fin de establecer la dictadura".

"El objetivo de la persecución es la persecución.
El objetivo de la tortura es la tortura.
El objetivo del poder es el poder"
(Parte III, capítulo tres).

     Aquí habla la sociopatía pura desde la cumbre del Estado.

     Enormes áreas de bosques también fueron taladas para combustible por la clase dirigente maya, la que no se preocupaba por la devastación del medioambiente (sobre todo del suelo superior), todo esto para hornear los ladrillos de arcilla usados para esos zigurats cada vez más altos. Sin embargo, las culturas maya y azteca (y las de los incas, apaches y otro amerindios) nunca siquiera inventaron la rueda, ¡excepto como el juguete de un niño!, a pesar de todos aquellos troncos redondos que ellos cortaron e hicieron rodar y a pesar de las enormes distancias encontradas en toda América. Tampoco ellos poseyeron caballos en la América precolombina, de manera que cada uno caminó con dificultad, transportó o empujó algo sólo con la energía humana hasta que España llegó en 1502.

     Tampoco los mayas y aztecas, que hacían uso de canoas, inventaron la vela en cien generaciones, ni sintieron que el viento impulsara sus canoas por los costados. Quizás ellos estaban esperando que retornaran los "dioses blancos".

     El etnógrafo-aventurero Thor Heyerdahl famoso por su "Kon Tiki" escribió en 2000 un libro llamado "Ingen Grenser", noruego para "Sin Fronteras", donde él renueva su tesis, compartida por muchos indios hace 500 años, de que antiguos hombres Blancos, los "dioses blancos", habían fundado mucho antes sus civilizaciones precolombinas antes de su desaparición, junto con su influencia).

     Todos los diálogos de la película están hablados completamente en el maya auténtico de la península de Yucatán en Méjico, donde la película fue rodada, y todos los actores, incluída la estrella, Rudy Youngblood de Texas, son amerindios de América del Norte y Central. (Como un hombre joven despertado por el horror a su destino y capacidades, la interpretación de Youngblood en las manos del productor-escritor-director Gibson es superlativa).

     Se dice que en su película de 2004 La Pasión de Cristo, los comentarios "anti-semíticos" (en realidad del "Nuevo Testamento") son dejados sólo en la lengua aramea y ni siquiera son escritos en los subtítulos. Curiosamente, en los subtítulos franceses de su película más reciente, Apocalypto, incluso más aún que en los subtítulos ingleses o españoles, el sanguinario sumo sacerdote hace muchas declaraciones que suenan talmúdicas durante la escena de sacrificios humanos.


     "Éstos son los días de nuestro gran lamento", entona el sumo sacerdote a la multitud desde la cima de su pirámide. Luego él declara ante la muchedumbre intimidada (nuevamente, esto está en los subtítulos franceses que traducen el maya): "Notre peuple a eté choisi". Esto significa: "Nuestro pueblo ha sido elegido" (El francés, debido a la conquista normanda de Inglaterra, es a menudo similar en el vocabulario al inglés moderno).

     En los subtítulos ingleses y españoles, esto es prudentemente dicho con otras palabras como "somos un pueblo del destino" (quizá para infamia del discurso inaugural de Franklin Roosevelt: "Esta generación tiene una cita con el destino") [Nota: Hutton Gibson, padre de Mel, estuvo fuertemente opuesto a Roosevelt y su guerra, aunque él fuera herido en 1944 en el Océano Pacífico como un oficial de Ejército].

     Uno recuerda que cuando Apocalypto fue estrenada en Diciembre de 2006, habían pasado sólo cuatro meses desde la famosa "diatriba anti-semítica" de Gibson del 28 de Julio de 2006. En el sitio web de Gibson un simpatizante, un cristiano renacido, probablemente expresó mejor por qué el público dio poca importancia al despotricar anti-judío de Gibson y fue a ver Apocalypto: "¡Me gustaría ver lo que los judíos dicen sobre nosotros cuando ellos se emborrachan!".

     Posteriormente nos enteramos de que Gibson en el Comentario del Director sobre el DVD —que él distribuye junto con el co-productor iraní de la película y co-escritor, Farhad Safinia— que para una mayor autenticidad ellos hicieron que todos los actores que interpretaban a los jefes mayas "usaran prótesis con narices encorvadas".

     El sacerdote de nariz curvada luego sigue con su arenga: "Fuimos elegidos para ser los amos del tiempo; fuimos elegidos para caminar con los dioses".

     En el revelador primer plano, el rey maya y el sumo sacerdote nerviosamente cambian vistazos durante el punto álgido de las matanzas. Sabemos por la arqueología y la arquitectura de los templos —cuando los haces de luz cayeran en ciertos puntos— que los sacerdotes mayas sabían exactamente cuándo ocurrirían los eclipses, pero el punto era que los sacerdotes debían ser vistos como obradores de milagros. Pero el eclipse solar ¿aún otra vez "haría el truco" y, cuando la oscuridad eclipsara la gran ciudad, intimidaría a la muchedumbre confiada, provocando un temor cuasi-11-S en ellos?. ¿Creerá el público para siempre que mediante dichas matanzas sus líderes protegen a la nación del terror eclíptico y del destino?.

     La estafa entera detrás del placer de ellos en la matanza de víctimas era que de esta manera el "pueblo elegido" "salvaría las cosechas y la nación". (La escritora Margaret Huffstickler ha comentado: «El eclipse es como el 11-S, y la invasión de Iraq y el establecimiento de Guantánamo y Abu Ghraib son el sacrificio humano "necesario"»).

     [Nota: En la última expedición de Colón, en 1503-1504, él estuvo varado durante más de un año en Jamaica con barcos arruinados. En un engaño diseñado para intimidar a los indios arahuacos de Jamaica para que lo alimentaran a él y a sus hombres, Colón usó su confiable Calendario astronómico del astrónomo alemán Regiomontanus para predecir correctamente el eclipse lunar del 29 de Febrero de 1504. Aquello funcionó: ellos siguieron alimentándolo].

     En el subtítulo del cartel oficial de Apocalypto leemos la frase: "Nadie puede escapar a su destino". Esto ciertamente se aplicó a la psicopática clase dirigente nativa de la América Central precolombina. Al final mismo de la película, fatídicamente, los españoles llegan al poder desde sus barcos grandes y oscuros, con soldados y sacerdotes blandiendo crucifijos, para derrocar finalmente y aniquilar a la homicida clase dirigente maya. Qué interesante que Mel Gibson introdujera en la escena final de la película a la España que exactamente diez años antes, en 1492, no sólo había navegado el océano azul sino que expulsó a los judíos y desató totalmente la Inquisición sobre los marranos, los judíos secretos que todavía estaban en el poder en segundo plano. (Hasta este día, 515 años más tarde, sólo un residente de España en dos mil es judío).

     Por medio de la tecnología DVD, podemos disfrutar primero del trabajo cinematográfico del artista y luego, simplemente presionando el control remoto, consultarlo personalmente por su comentario en cuanto a lo que él pensaba, intentaba y soportaba técnicamente tratando de conseguir cada toma y escena. También podemos apreciar su uso de trajes, historia, armas auténticas, maquillaje para hombres y mujeres de clases diferentes, y ver las escenas, como la del ciervo quemado y cojeante, que él cortó por brevedad o para que no distrajese el flujo de la historia.


     Verdaderamente, en la mano de los maestros, el cine es la primera forma de arte de nuestro tiempo. En Apocalypto, después de ver la obra maestra de dos horas, el espectador por lo tanto debería gastar otras dos provechosas horas durante otro día volviendo a vivir cada escena con este realmente gran artista, Mel Columcille Gibson, y su brillante colega iraní Farhad Safinia, y una tercera hora con los "Aspectos Especiales" en el DVD de Apocalypto para entender el secreto océano de detalles que Gibson ha canalizado en esta poderosa corriente. Esto es lo que Richard Wagner habría llamado una Gesamtkunstwerk, una forma de arte total. Luego, como mis amigos lectores de The Barnes Review realmente lo hicieron, vea Apocalypto otras cuatro o seis veces. Eso es factible con una gran obra de arte.

    Lo que se destaca, finalmente, es lo que el padre dice en la selva a Pata de Jaguar: "El miedo te hace débil, y el miedo te enferma". Ésta es, como muestra la cita de Will Durant en su comienzo, una película acerca del ahora, sobre el régimen psicopático de ahora, y acerca de superar los temores reales que afrontamos ahora. Y, como dice el héroe después de que él da el paso decisivo sobre la cascada, "éste es MI bosque". Vea la película.


La Película Maya de Gibson en la Vanguardia

     Los espectadores recordarán la inolvidable escena en la catarata de Eyipantia (en Veracruz, Méjico) donde Pata de Jaguar, para escapar de los cazadores de hombres, se lanza con valentía por la gran catarata. Tirándose del agua, él se ha "encontrado a sí mismo" interiormente por este acto cercano a la muerte, y anuncia al perseguidor Lobo Cero y a los compañeros de éste, que están en lo alto en el borde de la catarata: "Éste es mi bosque donde mi padre cazó conmigo. ¡Y aquí es donde cazaré con mi hijo!".


     Aquí es también donde Gibson muestra su increíble dedicación a la espectacular nueva fotografía. "Apocalypto" no es sólo una de las primeras películas importantes filmadas con cámaras cinematográficas digitales, el modelo Panavision Genesis, y no con película de celuloide, sino que para la escena de la cascada ellos usaron la innovadora "cámara araña". Un cable fue extendido por sobre la catarata, con la cámara cinematográfica en él, y ésta sigue al hombre sobre el borde y cuando él salta cientos de metros reales hacia abajo; entonces, todavía en la misma toma suave y deslizante, el cable levanta la cámara araña hacia arriba y lejos de la catarata hacia la orilla lejana, como está representado en la fotografía encima.


Los Combativos Gibson

     "Cuando los ojos irlandeses sonríen" [When Irish eyes are smiling, una popular canción estadounidense de 1912 en tributo a Irlanda], ellos lo hicieron para Mel incluso el 28 de Julio de 2006, después de una detención por un alguacil judío, el cual bien puede haber estado al acecho de Gibson. Con 1,12 gramos de alcohol de sangre y con 80 kilos, él puede haber bebido sólo dos copas. Es verdaderamente la suerte de los irlandeses parecer bien, incluso en su fotografía para las fichas de la policía.

     Hablando como un Nugent, puedo decir que Mel Columcille Gibson (tanto sus primer como su segundo apellido vienen directamente de santos irlandeses) encarna cada cliché sobre los irlandeses: bravo para beber, bravo para pelear, dotado de creatividad, locuaz y contador de historias, y quizá un poco chiflado también, con una tendencia mística de un kilómetro de ancho, e incluso con el clásico pelo oscuro y ojos azules de muchos hijos e hijas de la antigua patria.

     La única cosa que no es particularmente irlandesa es su voz; mientras la voz irlandesa tiende hacia una pronunciación suave que desmiente un espíritu combativo, y un tono relativamente alto, el actor nacido en Peekskill, Nueva York, tiene una ronca y gutural voz de barítono que bordea casi en el bajo.

     Hay también en él rastros del acento australiano —históricamente una combinación de irlandés y de influencias del dialecto Cockney de los presos ingleses— que provienen de más de una década desde que el padre de Mel, Hutton, un devoto católico tradicional, llevó a su familia después de 1968 desde Estados Unidos a Australia con la esperanza de evitar la degeneración moral de los años '60 aquí (en EE.UU.).

     Si algún hombre puede estar orgulloso de su hijo, y viceversa, aquéllos deben ser Hutton y Mel Gibson. Hutton ha sido moral y espiritualmente una irlandesa Roca de Gibraltar (sin rastros de la Blarney Stone [una piedra en un castillo de Irlanda que otorga capacidades de elocuencia a quien la bese]) para Mel toda su vida; el famoso hijo ha dicho a entrevistadores hostiles: "Mi padre nunca me ha mentido", y "Nunca trate de lograr que yo hable contra mi padre".


     Hutton Peter Gibson (n. en 1918), quien crió once hijos (uno adoptado) con su esposa Anne de Irlanda, en la conferencia de American Free Press / Barnes Review en 2003 en Washington (la Conferencia Internacional sobre Historia Auténtica, Noticias Reales y la Primera Enmienda) con el famoso y constantemente perseguido revisionista australiano del "Holocausto" Fredrick Töben, Ph. D.

     Mel y Hutton Gibson pueden haber heredado genes artísticos de la madre de Hutton, la estrella de ópera australiana Eva Mylott (n. en Irlanda en 1875, y m. en 1920 en Nueva York). Hutton una vez respondió con ingenio irlandés cuando él escuchó que el Papa había dicho que el judaísmo era la religión del "hermano mayor" del cristianismo: "Bien, Abel tenía un hermano mayor también".

     Y en Hollywood ni siquiera se oculta que fue fundado y que es dirigido por judíos (de aquí el muy vendido libro de 1989 de Neil Gabler An Empire of Their Own: How the Jews Invented Hollywood). Sólo Mel, con iguales partes irlandesas de encanto, habilidad artística y agresividad, podría llevar a cabo una de las primeras grandes hazañas del siglo XXI (siendo la otra la resurrección de Rusia, desde el año 2000, bajo el cristiano Ortodoxo Vladimir Putin, que va a confesarse cada semana):

     Mel Gibson es un "anti-semita" escasamente recatado y abiertamente un católico tradicional (un creyente en la misa latina, pre-Vaticano II), con un padre muy abiertamente desenmascarador del "Holocausto" y de la Reserva Federal, padre a quien él rechaza repudiar, y ha hecho dos películas exitosas a nivel mundial, una después de otra, que van en contra de la agenda judía usando los mismos recursos y/o los sistemas de distribución de Hollywood: La Pasión de Cristo (2004) y Apocalypto (2006).

     En un viaje reciente a una tienda de videos de Hollywood en Alexandria, Virginia, para arrendar el ensangrentado Apocalypto, vi tres filas conteniendo 60 envases vacíos de la película. En el escritorio, tanto el gerente como un dependiente me dijeron que Blancos e hispánicos, hombres y mujeres, el público entero estaba arrendando el nuevo logro de Gibson.

     Como Jesucristo dijo —un héroe tanto de Mel como de Hutton Gibson, (y, creen algunos, en parte él mismo un místico céltico, estando supuestamente la Gal-ilea de Jesús y Pedro supuestamente relacionada con Galia, Gal-acia, y Celta)— de aquellos que se oponen a la justicia: "Allí será el llanto y el rechinar de dientes".

     Por supuesto, ambas películas también hicieron mucho dinero para Hollywood, el cual puede ser el secreto mágicamente delicioso. Pero precisamente quizá los judíos tienen miedo de "crucificar" a uno de los actores más queridos en el mundo, y uno de los más poderosos y más ricos (La Pasión, que Gibson pagó por sí mismo, como también lo hizo con Braveheart y Apocalypto, recaudó 611 millones de dólares a nivel mundial). Tanto gracias a La Pasión como a Apocalypto, y a su persecución por parte de los judíos, Gibson es ahora un héroe a través de todos los linajes raciales para muchos de los mil millones de cristianos del mundo y de los 1.400 millones de musulmanes.

     (Las películas a favor del cristianismo normalmente nunca son mostradas en los países musulmanes, pero La Pasión lo fue. Los musulmanes creen que Jesús fue el último gran profeta antes de Mahoma, no parte de Dios, y no creen en la Crucifixión, y sin embargo aún así ellos fueron a ver la película de Gibson La Pasión. Ellos creen realmente que los judíos persiguieron cruelmente y rechazaron a Jesús, como ellos hacen con los palestinos, y con Mel).

     De manera importante, mediante el éxito de ambas películas a pesar de la etiqueta de "anti-semita", la película de Mel Gibson Apocalypto ha dañado posteriormente la "influencia judía" (Gibson así ha encarnado la máxima del escritor Joseph Sobran: "Un anti-semita no alguien que odia a los judíos sino alguien odiado por los judíos").

     Examinemos: una epopeya de acción producida por un "anti-semita", filmada toda en maya, sin ninguna estrella de renombre en absoluto y presentando una violencia del nivel de Corazón Valiente, se convirtió en una exitosa historia que recaudó 50 millones de dólares en un mes. Estrenada en Diciembre de 2006, sólo meses después de la detención de la mega-estrella por conducción en estado de ebriedad en Agosto (por un policía judío) y su apasionada aseveración de que los judíos habían comenzado todas las guerras del mundo, Apocalypto fue aclamada por el sitio web alternativo de Alex Jones como "la película más poderosa de todos los tiempos". El pendenciero tejano añadió: "Gibson sitúa el poder tiránico del Estado contra la familia y los grupos de gente común. Es lo que presenciamos en Patriota y Corazón Valiente, pero el mensaje es llevado a casa incluso más autorizativamente en Apocalypto. En casi cada caso a través de toda la Historia, el Estado es brutal, asesino y opresivo, y está dispuesto a dominar y esclavizar a la única gente en la que usted puede confiar: su familia, sus hermanos, su tribu".

     Los principales medios de comunicación sacaron a relucir una entrevista hostil sobre Apocalypto con la profesora de arte maya Julia Guernsey (el sitio web de la Universidad de Texas, encontré durante mi investigación, dice que su nombre completo es Julia Guernsey Kappelman), quien afirmó que si bien había sacrificios humanos grupales llevados a cabo por los dirigentes mayas, "probablemente eran hechos como un acto piadoso con toda solemnidad" [sic].

     Además, los huesos que atravesaban las narices de los temidos cazadores mayas de hombres eran, para la señorita Kappelman, "una demostración estética de la belleza". (No había ninguna foto disponible de la propia nariz de la señorita Kappelman al momento de publicar este artículo).


     El feo dilema para Hollywood desde el 12 de Diciembre de 2006 hasta el momento de entregar los Premios Óscar, el 24 de Febrero de 2007, era cómo evitar dar a Mel Gibson Óscares por Mejor Película y Mejor Director. (En 1996 él ganó aquellos premios, junto con otros tres Óscares, por su película Braveheart * de 1995.)

     * Como el tiempo ha mostrado, esta película anti-británica [Braveheart] realmente ha cambiado la política de Escocia, creando un aumento del orgullo nacional escocés. (Fue filmada sobre todo en Irlanda usando extras del Ejército de la Reserva irlandés). En Marzo de 2007 el partido escocés por la independencia, el SNP, ganó elecciones por toda Escocia. Si ellos prevalecen, el Reino Unido entero puede romperse con el tiempo.

     Un artículo del New York Times del 5 de Diciembre de 2006 de Sharon Waxman fue titulado "Alabanza para la Película de Gibson, Dilema para los Votantes del Premio Oscar". Allí se declaraba:

     «Con algunas revisiones tempranas que alababan la audacia e innovación de la sangrienta épica maya Apocalypto de Mel Gibson, la muy unida comunidad [una palabra en código] hollywoodense de los votantes del Premio Óscar puede encontrarse afrontando un difícil dilema en las próximas semanas: ¿considerarán ellos la película para un Premio de la Academia?.

    «El entusiasmo de aquellos [críticos] que la han visto, así como el de los periodistas que demoraron en debatir la película después de una proyección en Los Ángeles la semana pasada, ha sido palpable.

     «"Apocalypto es una película notable", escribió Todd McCarthy en Variety. "La película proporciona un viaje a un lugar donde uno nunca ha estado antes, ofreciendo hasta ahora vistas no antes presenciadas de excepcional vivacidad y poder".

    «"Gibson ha hecho una película de provocación directa y belleza hiriente", escribió el famoso crítico Peter Travers en la revista Rolling Stone. Diga lo que usted quiera sobre Gibson, él es un hacedor de cine altamente sensitivo».

     Waxman continúa:

     «[Algunos] jefes de estudios cinematográficos... han dicho que ellos no trabajarían con el señor Gibson en el futuro, pero no lo dirían como una imputación porque ellos no querían poner en peligro sus futuros tratos comerciales. Al menos un publicista influyente ha rehusado trabajar en una campaña para el Óscar para Apocalypto debido a objeciones a las opiniones del señor Gibson, pero no lo diría tan públicamente por motivos similares.

     «Y sin embargo, ¿cómo pueden los 5.830 miembros votantes de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, una organización que, como el Hollywood más amplio, incluye a muchas personas que son judías, ignorar una película que bien puede ser considerada por los críticos como entre lo mejor del año?».

     De hecho, la película terminó sin nominaciones para el Óscar por Hollywood. Pero, como proclamaba una vez un famoso anuncio publicitario de Nueva York para hotdogs kosher de la fábrica "Hebrew National", Mel, al igual que Hutton, "responden a un Poder Superior". Y la Fuerza parece estar con ellos.



MEL GIBSON NO MOSTRÓ NI LA MITAD DE ELLO

     Aquellos que están motivados para atacar a Mel Gibson a menudo usan la acusación de que la violencia en sus películas es demasiado gráfica, o excesiva; un sitio web que ataca a Gibson por Apocalypto calificó a su descripción de los rituales mayas de sacrificios humanos como "racista" e incluso "pornográfica".

     Las ciudades mayas prosperaron entre los años 200 y 900 d.C., y los vecinos aztecas (960 kms. al Noroeste) prosperaron sanguinariamente hasta la conquista española en los años 1500; ambas civilizaciones descendían de los olmecas, similarmente sacrificadores de humanos (900-200 a.C.). Las culturas mesoamericanas precolombinas dieron al mundo la pelota de goma y el chocolate (es decir, ellos los dieron al mundo cuando los españoles cruzaron el Atlántico y los consiguieron), y usaron una avanzada astronomía, para organizar sus rituales de eclipses donde ellos "salvaban" a los dioses mediante el asesinato de masas. Los mayas, más que cualquier otro pueblo amerindio en América del Norte, o Central o del Sur, también tenían hermosas ropas, maquillaje, arte, palacios, decoración y por supuesto templos, si uno puede evitar pensar en el uso de aquellos templos. Sorprendentemente, los mayas usaron la rueda sólo para juguetes de niños. Ellos nunca inventaron instrumentos metálicos o la polea. Ellos hicieron todo con los músculos de su complaciente y/o aterrorizada fuerza humana de trabajo religiosamente lavada de cerebro.

     Los mayas construyeron templos magníficos para su asesinato de masas. Ellos talaron miles de kms. cuadrados de bosque, devastando la tierra vegetal, como combustible para hornear la abundante piedra caliza hasta reducirla a polvo; luego ellos mezclaban la cal con la arcilla para hacer el estuco, con el cual ellos cubrían los exteriores de sus templos de ladrillo. Piedra, la obsidiana, fue usada para cortar la piedra caliza. Los mayas transportaban la arcilla en cestas hasta los hornos de piedra caliza, aunque ellos tuvieran la rueda usada en juguetes.

     En la sección "Comentario del Director" del DVD de Apocalypto, Gibson declara que la película no es abiertamente violenta, sino que más bien esconde lo peor de la realidad de lo que los mayas hicieron. Por inferencia él también habla de los aztecas, la civilización vecina, cuyas ciudades eran las que existían cuando los españoles llegan (1502) al final de la película.

     Las mejores descripciones del sacrificio humano mesoamericano provienen de los aztecas por medio de los españoles, que capturaron muchos de sus artefactos intactos. Esto se aplica sobre todo a los Códices, todos documentos aztecas originales llevados por los españoles a Europa.
  
Una escena no de Mel Gibson sino de un Códice azteca.

     ¿Qué hacer después con la piel de las víctimas? Por supuesto, uno también podría desollar a la víctima viva, que es lo que el enemigo de Pata de Jaguar amenaza con hacerle en la película de Gibson si él llegara a capturarlo: "Tú me verás llevar puesta tu piel, y te quemaré vivo". Pero, antes de su muerte o después, la víctima tenía que ser desollada; probablemente de ese modo un sacerdote podría llevar puesta su piel durante 20 días...
 

     Xipe Tótec, "Nuestro Señor el Desollado". Aquí el sacerdote es descrito en el Códice Borgia vistiendo una piel humana. Fíjese en las manos humanas de una víctima, colgando de los antebrazos del clérigo. El Códice Borgia era un documento mesoamericano genuino de 76 páginas acerca de rituales y adivinación dibujado en pieles de animales y más tarde llevado a Europa por los españoles, donde llegó a posesión de un cardenal italiano apellidado Borgia. El gran científico alemán Alexander von Humboldt lo encontró entre los documentos de aquél en 1805. Está ahora en la Biblioteca Apostólica del Vaticano.

     Una vez que los sacrificios habían sido hechos, luego ¿qué hacer con todos los cráneos? Uno podría por supuesto encerrar un cráneo en caucho y hacer una pelota de ello para un letal juego olmeca / maya / azteca de "los perdedores serán sacrificados". O uno podría hacer un estante decorativo, no un estante de especias, por supuesto. Un rasgo destacado de la vida urbana maya y azteca eran los estantes de cráneos, una especie de ábaco con cráneos, y postes llenos verticalmente de cráneos humanos. Los postes eran llamados tzompantli, y mostraban las cabezas de las víctimas de sacrificio o de derrotados competidores del juego de la pelota. Los tzompantli y las cestas con cráneos para cabezas de niños decapitadas son vistos en la película de Gibson. Uno sólo puede imaginar cómo un cautivo se sentiría al ser conducido a un patio tan psicopático, a pesar de los izquierdistas que escriben hoy que las víctimas se sentían "privilegiadas" por ser sacrificadas a los dioses. De ser así, ¿por qué entonces las tribus sometidas a los aztecas se alzaron en masa y se pusieron del lado de los extranjeros españoles y ayudaron a Cortés a derrocarlos en 1519-1521?.

     Basado en cifras dadas por el conquistador Andrés de Tapia y por el fraile Diego Durán, el profesor de antropología Bernard Ortiz de Montellano (de la Wayne State University, de Michigan) ha calculado que había no menos de 60.000 cráneos en el Hueyi Tzompantli (Gran Estante de Cráneos) de Tenochtitlán, ahora en Ciudad de Méjico. Había al menos otros cinco estantes de cráneos más pequeños en Tenochtitlán. Algunas fuentes dicen que el gran sacrificio de 1487 mató a hasta 80.000 víctimas humanas.

     Es significativo que la organización más militante y prominente afiliada al National Council of La Raza (cuyo ex-director es un co-presidente de la campaña de Hillary Clinton para Presidente), que exige la amnistía para todos los extranjeros hispánicos ilegales en Estados Unidos, se llama orgullosamente "Aztlán", nombre de la patria mítica de la nación azteca que espera resucitar a la vez que enviar a los "europeos de vuelta a Europa".

     Por supuesto, el mayor acto de coraje de parte de Gibson sería haber hecho una película o documental no sobre civilizaciones idas hace mucho, sino en cambio examinar las acusaciones de sacrificio de niños planteadas por el libro del profesor Ariel Toaff, Pascuas (Judías) de Sangre [Passovers of Blood]. La vieja cuestión de los sacrificios humanos hechos por los judíos surgió de nuevo en 2007 en Italia, con el profesor Toaff, un ciudadano israelí —e hijo del Gran Rabino de Roma —, prueba que algunos judíos acusados de secuestro y matanza de niños cristianos en sacrificios rituales en la Edad Media eran realmente culpables según habían sido acusados. (Vea el sitio web del judío convertido al cristianismo Israel Shamir o, para el texto de la obra de Toaff en línea [en inglés] —el libro ha sido desde entonces retirado y destruído— vea el sitio web http://www.israelshamir.net/BLOODPASSOVER.pdf).

     Una reciente definición en Wikipedia de "psicopatía" en psiquiatría y psicología clínica:

     «Una condición caracterizada por carencia de empatía o conciencia, pobre control de impulsos y conductas manipuladoras. Las habilidades manipuladoras... son valoradas por proporcionar un liderazgo audaz. Algunos han sostenido que la psicopatía es una conducta adaptativa en un ambiente muy competitivo, porque consigue resultados tanto para el individuo como para las corporaciones que ellos representan.

     «Sin embargo, estos individuos a menudo causarán daño a largo plazo, tanto a sus compañeros de trabajo como a la organización en conjunto, debido a su conducta manipuladora, engañosa, abusiva y a menudo fraudulenta.

     «En el uso clínico actual, la psicopatía es más comúnmente diagnosticada usando la lista de verificación ideada por el profesor Robert Hare. Él describe a los psicópatas como "depredadores intra-especies que usan el encanto, la manipulación, la intimidación y la violencia para controlar a otros y para satisfacer sus propias necesidades egoístas"».

     Un legado de los aztecas de aquellos tiempos es el modo en que los mejicanos celebran el "Día de los Muertos" ("Día de los Fieles Difuntos" o "Día de Todos los Santos" en muchos otros países, fiesta católica del 1º y 2 de Noviembre), con grandes cantidades de representaciones de cráneos humanos.

     El punto no es en absoluto afirmar que todos, o la mayoría, o sólo los mayas o aztecas eran psicópatas. Lejos de ello. Los conquistadores españoles eran psicópatas también.

     La cuestión es el 4% (o más) de psicópatas en cada raza, que marcan la vida del otro 96% con su aptitud para la manipulación y la crueldad.

     Mi creencia es que los psicópatas, en la forma de jefes militares, comenzaron a propagarse durante la Edad del Bronce. La Iglesia Católica y los españoles, ambos consiguieron su tecnología de tortura de los romanos, quienes, como ha podido verse claramente en los juegos de gladiadores en el Coliseo, tenían un fuerte componente psicopático.

     El cristianismo era no-violento hasta que fue cooptado alrededor del año 330 por Constantino "el Grande" (¡el gran psicópata!), cuando la gentuza cínica y oportunista fluyó a dicha Iglesia. Una vez que ésta se convirtió en la Religión Estatal, se acabó como la religión de Jesús, y vino el estante...

     De este modo, sí, los europeos hicieron cosas horrorosas también. O mejor dicho, sus psicópatas las hicieron.

     Me gustaría enfatizar otra vez que la obra maestra Apocalypto no es "demasiado violenta", ni la "escena de persecución" en la selva es "demasiado larga". (Yo también probablemente correría lejos y rápido si "Lobo Cero" me dijera: "¡Me verás llevar puesta tu piel!", lo cual era una atrocidad azteca y maya genuina).

     Ni tampoco, en realidad, la obra maestra de Mel Gibson "La Pasión" es demasiado violenta, ni la escena de los azotes es "demasiado larga". (Yo recomendaría apartar la mirada durante un minuto, cuando los bastardos romanos sacan los látigos con filos, pero vea, aquello sucedió, y Gibson es simplemente el mensajero).

     Lo que noté hoy, paseando a lo largo del Potomac, es que cuando hablé con la gente, ellos habían leído —y habían sido victimizados por— las solapadas y negativas reseñas de origen judío de la película que implicaban que es Mel Gibson quien está "obsesionado por la violencia".

     Bien, los mayas eran los que estaban obsesionados con COMETER violencia, como lo estaban los romanos en La Pasión, y como lo estaba el Sanedrín judío al EXIGIR la violencia. (De hecho, Gibson hace que el Sumo Sacerdote Caifás suba al Gólgota para mofarse siniestramente de Cristo cuando lo traspasan los clavos).

     Gibson, por mostrar un cuarto de la verdad de lo que los otros realmente hacían, es acusado de amar la violencia. Ah, aquella vieja Gran Mentira, que siempre funciona en los no-cínicos y no-psicópatas que siempre confían en lo que dice el prestigioso "experto" y la figura de autoridad.

     La anti-Regla de Oro: El perpetrador siempre debería acusar a la víctima de los propios crímenes que aquél ha cometido. Los alemanes llaman a esto el principio "Haltet den Dieb", "¡Detengan al ladrón!". Esto significa que cuando usted roba un bolso, usted señala a alguien inocente que se aleja y grita: "¡Alto, ladrón!". De esa manera toda la gente deja de mirarlo a usted, y usted se escabulle con su objeto robado mientras la alerta ciudadanía furiosamente atrapa a un pobre tipo.

     Carl Jung, el gran psicólogo alemán-suizo, rompió con su mentor original, el psiquiatra judío Sigmund Freud, por causa de las obsesiones sexuales de este Jude y su manía de aprendizaje de bacinica. Jung después llegó a anunciar un nuevo concepto: Projektion.

     En otras palabras, cierta gente... "proyecta", deliberadamente o por instinto, su propia suciedad interior y sus asquerosas acciones externas en otros, rutinariamente denunciándolos, odiándolos, difamándolos, y, por ejemplo, llamándolos racistas, odiadores, calumniadores, asesinos y supremacistas. "Acuse a otros precisamente de vuestras propias fechorías". Ésa es la última Gran Mentira.

     La historia de cómo Carl Jung rompió con Sigmund Freud en muchas áreas marca un verdadero progreso en la psicología racial. Jung averiguó que los hombres Blancos modernos, los cristianos educados del 1900, sistemáticamente soñaban usando un simbolismo que se remontaba a los antiguos celtas y a los dioses y diosas germánicos de los muy distantes antepasados paganos de sus clientes. Él lo llamó el "grupo inconsciente".

     Y los judíos, en sus propios sueños —comprobó Jung repetidas veces—, resucitaban a antiguos dioses babilónicos semíticos, como Marduk.

     Poco después, Sigmund Freud comenzó a murmurar que Jung se había vuelto "antisemitisch".

     Un judío llamado Richard Noll escribió un libro hostil, escasamente recomendable, sobre Carl Jung titulado El Cristo Ario: La Vida Secreta de Carl Jung (The Aryan Christ). De modo que aún tiene que ser escrito el gran libro sobre este héroe Blanco e investigador científico de la mente inconsciente Blanca. Eso puede ayudarnos a salvar a nuestra gente.

     A propósito, fue Freud quien usó el término "SUBconsciente" (UNTERbewusstsein), porque a él le pareció que teníamos una mente de alcantarilla llena de basura y asquerosa allí abajo —los muchachos queriendo penetrar a su propia madre y matar a su papá, por ejemplo—, y ese subconsciente, según Freud, tuvo que ser tapado por la civilización y el castigo.

     El término de Jung, sin embargo, era el INconsciente (UNbewusstsein), que significaba que precisamente no éramos conscientes de aquello en lo cual trabajaba aquella parte de nuestra mente, pero que la mayor parte de ello era muy buena, creativa y una forma necesaria de procesamiento para los miles de millones de trozos de información que recogemos diariamente. (Imagínese paseando por una calle ocupada y realmente piense en los cientos de personas, automóviles, pájaros, ramas que se agitan, murmullos de los mendigos, cuánto tiempo ha transcurrido en cada parquímetro por los que usted pasó, y los cientos de anuncios de baratijas).

     Aquí tiene un ejemplo del radar infinito de la mente inconsciente: Usted se sienta en una comida de cafetería atestada y ruidosa junto con cientos de otros. Usted está hablando con un amigo y masticando una ensalada. De repente, al otro extremo de la mesa de 6 metros, usted escucha su propio nombre siendo mencionado, y al instante su radar inconsciente redirige su mente consciente para concentrarse en aquel que está hablando.

     En otras palabras, su mente inconsciente claramente estaba recogiendo todo aquel océano de charla, es decir, estaba percibiendo cada otra conversación en la mesa. Por eso oyó su nombre. Y ése es el vasto planeta de la mente inconsciente, la mega-información no filtrada, y eso puede ser una fuente de increíble creatividad, recuerdos y energía.

     ¿Qué es la mente "consciente"? Un FILTRO para descartar el 90% de ello, para evitar el caos y la sobrecarga de información, pero al precio de perder la perspectiva panorámica.

     Este océano "inconsciente" de conocimiento, al cual los grandes pensadores, los poetas y los artistas pueden tener acceso mientras están despiertos y pueden combinarlo en nuevos modelos, fue el gran descubrimiento del buen Herr Doktor Carl Jung.

    Mel Gibson se graduó en 1977 del Instituto Nacional de Arte Dramático (NIDA) en Sydney, Australia. "La admisión en el NIDA es muy selectiva, y sus exámenes muy competitivos: por término medio, sólo uno de cada cien candidatos es aceptado" (Wikipedia). Un gran realizador de cine domina las capacidades técnicas, organizativas y financieras para producir una gran película; entonces de su Mente Inconsciente hace irrupción en una persona del nivel de Mel Gibson la visión universal de la vida.–




1 comentario: