BUSCAR en este Blog

sábado, 18 de julio de 2015

Texas Desafía a la Reserva Federal



     Apareció publicado en thenewamerican.com hace tres días el siguiente breve artículo que presentamos en castellano que informa acerca de la creación por ley en Texas de una nueva entidad financiera que le sale al paso al monopólico sistema financiero de la Reserva Federal de Estados Unidos, con las proyectadas consecuencias que en él se mencionan.


Texas Establece un Banco Respaldado por Oro,
Desafiando a la Reserva Federal
por Alex Newman
15 de Julio de 2015



     El Estado de Texas está estableciendo un banco respaldado por oro que permitirá que los depositantes eviten el polémico Sistema de la Reserva Federal y su dinero sin cobertura tanto en la banca como en el comercio, según el representante estatal que redactó la ley recientemente promulgada. Bajo dicha medida, aprobada de manera abrumadora por los legisladores y firmada a mediados de Junio por el gobernador Republicano Greg Abbott, los funcionarios del Estado de la Estrella Solitaria establecerán y manejarán el Depósito de Metales Preciosos de Texas para quienquiera que desee depositar y comerciar dichos metales. Las implicaciones son tan grandes como Texas.

     Mientras algunos analistas han dicho que esta decisión puede ser otro signo que anuncia la eventual secesión de Texas de la Unión, o su preparación para el inminente Armagedón financiero, sus defensores dicen que el Depósito simplemente tiene un sentido financiero. Entre otras ventajas, la institución proporcionará más opciones a los consumidores cansados del cada vez más aproblemado sistema bancario y monetario tradicional, que es visto por el público con creciente sospecha. Y los expertos dicen que el efecto de hacer más fácil usar dinero sano en el comercio podría ser de gran alcance.

     Entre otros efectos inmediatos, la ley que crea el primer banco a nivel estatal respaldado con oro en la nación [1] implicará repatriar aproximadamente mil millones de dólares en oro de Texas desde Nueva York. Algunos informes noticiosos contradictorios y las declaraciones oficiales dicen que la reserva de metales preciosos del Estado está siendo custodiada por HSBC [The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation] en Nueva York, o por el poderoso Banco de la Reserva Federal de Nueva York, una organización privada rodeada de secretos con un inmenso poder sobre la economía estadounidense [2]. Primero, sin embargo, los funcionarios tendrán que seleccionar un lugar para el Depósito de Texas.

[1] http://www.legis.state.tx.us/tlodocs/84R/billtext/html/HB00483I.htm
[2] http://www.thenewamerican.com/economy/markets/item/4581-fed-manipulations-in-the-crosshairs

      "Hoy firmé la ley Nº 483 para proporcionar una instalación segura para que el Estado de Texas, las agencias estatales y los ciudadanos de Texas almacenen oro en lingotes y otros metales preciosos", decía una declaración publicada por el Gobernador Abbott [3], un popular gobernador conservador, después de la ceremonia de la firma. "Con la aprobación de esta ley, el Depósito de Metales Preciosos de Texas se convertirá en el primer edificio de su clase a nivel estatal en la nación, aumentando la seguridad y la estabilidad de nuestras reservas de oro e impidiendo que los fondos de los contribuyente salgan de Texas para pagar tarifas por almacenar el oro en instalaciones fuera de nuestro Estado". La ley impide que dichos bienes sean incautados por los federales u otras fuerzas, también.

[3] http://gov.texas.gov/news/signature/21038

    Habrá muchas otras ventajas también, según sus partidarios. Mientras otros Estados han aprobado en años recientes una legislación que declara al oro y a la plata como medios de cambio legal, los analistas dicen que el nuevo Depósito de Texas podría ayudar a incrementar el creciente movimiento en favor de un sistema monetario honesto y racional fundado en dinero real más bien que en notas de papel basadas en la deuda traídas a la existencia por un cártel bancario privado. En efecto, uno de los principales objetivos de los proponentes del oro y la plata como el dinero, es restaurar el dinero sano, y la ley de Texas podría ayudar a preparar el terreno. 

     El jefe del Centro de la Décima Enmienda Michael Boldin, cuya organización promueve los derechos de los Estados a controlar a los federales conforme a la Décima Enmienda de la Constitución estadounidense, calificó a la nueva ley como "un importante primer paso hacia el oro y la plata como un medio de cambio legal comúnmente usado en el Estado". Él dijo que la nueva decisión tiene el potencial para abrir el mercado al dinero sano, incluso en las transacciones cotidianas. "Poniendo el oro y la plata a disposición para las transacciones regulares y diarias para el gran público, la nueva ley tiene el potencial para un efecto de amplio alcance", añadió Boldin.

     El Centro de la Décima Enmienda también destacó las implicaciones constitucionales. Haciendo notar que el Artículo I, sección 10, de la Constitución estadounidense prohibe a los gobiernos estatales hacer de algo, aparte del oro y la plata, un medio de cambio para el pago de las deudas, Boldin dijo que la ley lleva a Texas un paso adelante hacia el cumplimiento de aquella obligación constitucional ignorada desde hace mucho tiempo. "Tal táctica debilitaría el monopolio del sistema de la Reserva Federal introduciendo la competencia en el sistema monetario", dijo.

     Otros expertos también destacaron aquellos efectos. "Con el tiempo, por cuanto los residentes del Estado usan a la vez los billetes de la Reserva Federal junto con monedas de plata y de oro, el hecho de que las monedas tengan más valor que los billetes de la Reserva Federal conducirá realmente al efecto inverso de la Ley Gresham, donde el dinero bueno (monedas de oro y de plata) expulsará al dinero falso (Notas de la Reserva Federal, o dólares)", explicó el experto constitucional en medios de cambio William Greene en un informe para el Instituto Ludwig von Mises orientado hacia el mercado.

     "A medida que esto suceda, una cascada de acontecimientos puede comenzar a ocurrir, incluyendo el flujo de la verdadera riqueza hacia la tesorería del Estado, un flujo de negocios bancarios desde fuera del Estado —cuando la gente de otros Estados materialice su deseo de realizar transacciones bancaria con dinero sano— y una eventual protesta clamorosa contra el uso de notas de la Reserva Federal para cualquier transacción", añadió Greene, quien también se declaró a favor de la ley en su condición de ciudadano privado.

     La nueva ley también puede ayudar a proteger a los depositantes de otras desventajas del actual régimen monetario —los riesgos inherentes a la banca de reserva fraccionaria, por ejemplo— a la vez que proporciona muchas de las conveniencias asociadas con una cuenta bancaria. En efecto, el Depósito se involucrará en muchas de las funciones asociadas con la banca tradicional: la capacidad de almacenar la riqueza para su custodia segura, la capacidad de firmar cheques contra depósitos para transferir fondos, etcétera.

     Pero en otros respectos, la institución funcionará de manera muy diferente a la de un banco tradicional. Por ejemplo, las cuentas de depósito no pagarán interés, según la ley, ni tampoco los depósitos serán prestados a prestatarios bajo el régimen bancario predominante de la reserva fraccionaria. En una entrevista en el popular programa de radio TruNews, el legislador estatal que estuvo detrás de la ley celebró la forma en la cual la institución funcionará como un importante beneficio para los potenciales clientes. 

     "Esto es diferente que su banco tradicional: un banco tradicional presta dinero", dijo el Representante de Texas Giovanni Capriglione, quien redactó y patrocinó la legislación. "Sobre todo si usted está en Grecia ahora mismo, usted sabe que si va al banco, y cada uno fue al banco para tratar de sacar sus depósitos, no hay suficiente papel moneda para cubrir todo. Esto provoca todo un montón de preocupaciones. Lo que este Depósito hace, es que no permite aquello: si hay 5.000 lingotes de oro almacenados allí, habrá 5.000 lingotes de oro allí, y usted será capaz de tener acceso a sus depósitos directamente tras haberlos solicitado".

     Los depositantes también serán capaces de firmar cheques contra sus depósitos de oro para pagar a otros, continuó el Representante Capriglione, llamando a dicha medida como "de gran importancia". "Usted puede firmar cheques a individuos que tienen cuentas de depósitos en oro, y usted también será capaz de firmar cheques a individuos y corporaciones que no tienen cuentas de depósitos de oro", explicó él. "Estamos estableciendo un sistema de agentes de depósito de manera que usted puede tener cualquier corporación, cualquier grupo; básicamente, comenzar un agente de depósito, y ellos pueden enviar y recibir por medio de este sistema de depósito, fuera del Sistema de la Reserva Federal". Las entidades públicas también serán capaces de participar.

     No serán sólo los ciudadanos, los gobiernos locales, las agencias y las empresas de Texas los que aprovecharán las nuevas opciones, tampoco. "No estamos hablando de Fort Knox", comentó Capriglione al periódico Star Telegram. "Pero cuando primero anuncié esto, recibí muchísimos correos electrónicos y llamadas telefónicas de gente literalmente de todo el mundo que decía que ellos quieren almacenar su oro... en un depósito de Texas. La gente tiene esta imagen de Texas como grande y poderoso... de modo que para mucha gente, aquí es exactamente donde ellos querrían ir con su oro".

     Algunos activistas conservadores y de mentalidad libertaria expresaron sus preocupaciones en cuanto a la ley porque ella crea todavía otra agencia estatal. Sin embargo, escribiendo para el Instituto Ludwig von Mises orientado hacia el mercado, el economista Ryan McMaken sostuvo que las ventajas pesan más que las desventajas en este caso. "Si bien el Depósito de Texas es una empresa poseída por el gobierno, es sin embargo una mejora, ya que éste es un caso de descentralización (y probablemente de anulación) que proporciona alternativas a los sistemas monetario y bancario federalmente controlados", dijo él. "Tal como Hayek y otros austríacos hicieron notar durante décadas, una descentralización del sistema monetario es un primer paso clave para trasladarse hacia un dinero más sano".

     El Depósito será dirigido por un administrador designado por el Contralor de Texas, cuya oficina supervisará la institución. El jefe del Depósito de Texas tendrá que ser aprobado por varios funcionarios ejecutivos y legislativos estatales. Cualquier ganancia hecha será entregada al fondo general de ingresos, beneficiando potencialmente a los contribuyentes más allá de los ahorros asociados con la repatriación del oro del Estado.

     Un proyecto de ley similar fue presentado en 2013, pero no tuvo el suficiente apoyo. Este año, sin embargo, los legisladores lo aprobaron por un margen abrumador, por 140 a 4 en la Casa de Representantes de Texas, y por 27 a 4 en el Senado estatal. Ahora, los revitalizados activistas en otros Estados esperan ver medidas similares a través del país, con el objetivo último de restaurar finalmente el dinero sano y una economía honesta libre de las garras de la Reserva Federal.–






No hay comentarios:

Publicar un comentario