BUSCAR en este Blog

miércoles, 10 de junio de 2015

Acerca de las Biografías de Hitler



     En el artículo que a continuación presentamos en castellano su autor, Andrew Hamilton, realiza una evaluación comparativa para tratar de determinar qué libros que hablan de la vida de Hitler pueden ser considerados fiables y cuáles no, y en ese proceso examina algunos otros materiales relacionados. Dicha evaluación por cierto no es exhaustiva, y es quizá una aproximación preliminar como para adquirir conciencia de qué textos podrían no ser un aporte y por qué. Esto fue publicado en el sitio counter-currents.com en 2011, de donde lo tradujimos, y donde el autor ha contribuído con una buena cantidad de otros artículos.


¿Cuál Es la Mejor Biografía de Hitler?
por Andrew Hamilton
14 de Octubre de 2011



     "No soy un nacionalsocialista, pero..." he leído algunos libros acerca de Hitler.

     En cuanto a Hitler, estoy de acuerdo con Irmin Vinson:

     «Considero a Hitler menos un modelo a seguir que una avalancha de propaganda que nos ha sepultado y de la que debemos salir. Nunca en la historia humana un solo hombre ha recibido una difamación tan sostenida, el efecto básico y el propósito de la cual ha sido inhibir al hombre Blanco de pensar racialmente y de actuar en su propio interés racial, como todos los otros grupos raciales/étnicos lo hacen. Conocer la verdad acerca de Hitler es una experiencia liberadora. Por "verdad" quiero decir no un idealizado contra-mito del mito omnipresente de Hitler como el mal encarnado, sino el hombre mismo, con sus faltas y virtudes, sus fortalezas y debilidades» ("Some Thoughts on Hitler" [1]).

[1] http://www.counter-currents.com/2011/04/some-thoughts-on-hitler/

     Puesto que han sido producidos en serie literalmente miles de libros sin valor acerca del Führer, ¿cómo puede uno establecer un filtro entre el masivo montón de basura con la esperanzadora presunción de que entre todo ese estiércol deba haber un caballo ahí en algún sitio?.

     Una "buena" biografía según mi definición es un relato objetivo y verídico, no una fabricación de libro de caricaturas acerca de un lunático mono-testicular mascador de alfombras, o una fábula religiosa apenas disfrazada según la cual Hitler (= Satán / nazis / alemanes / gente Blanca) crucificó a 6 millones de judíos (= el pueblo elegido de Dios, empujando con el codo al Señor Jesucristo a un lado) por medios fantásticos y diabólicos antes de emplear eficazmente los macabros restos para fabricar jabones y pantallas de lámpara para la diversión de él y sus secuaces, o para aligerar la carga del racionamiento de guerra.

     Y esperaría que el libro estuviera bien escrito y fuera entretenido de leer, también.

     Si existe un ensayo bibliográfico confiable de acuerdo a esto, no tengo conocimiento de ello.


La Biografía Escrita por Ian Kershaw

     Lo que recientemente me trajo a la mente esta pregunta perenne —¿cuál es la mejor biografía de Hitler?— fue un artículo acerca del historiador inglés sir Ian Kershaw en el periódico The Guardian (del Reino Unido) [2] que afirmaba que la biografía de Hitler en dos volúmenes y 2.000 páginas (la prolijidad es la norma en los estudios sobre Hitler) escrita por él y publicada con amplia aclamación hace una década, "probablemente permanecerá como la biografía estándar para una generación".

[2] http://www.theguardian.com/culture/2011/aug/17/ian-kershaw-life-writing-interview

     La biografía se compone del volumen 1, "Hitler, 1889-1936: Hybris" (Londres, 1998), y del volumen 2, "Hitler, 1936-1945: Nemesis" (Londres, 2000). Una versión más breve en un solo volumen, "Hitler: A Biography", apareció en 2008.

     Este modelo de libros en dos volúmenes junto con una versión abreviada, además de múltiples traducciones, ediciones e impresiones del mismo libro en tiempos diferentes, a menudo con títulos diferentes, continuamente confunde a los investigadores.

     Kershaw, quien proviene de un ámbito social Blanco y de clase obrera, no inspira confianza. Entre otras cosas, él es un Caballero (OBE, Order of the British Empire), aunque él afirma estar "avergonzado" por dicho "título neo-feudal".

     Durante la así llamada Historikerstreit (Disputa de los Historiadores) en Alemania que duró desde 1986 hasta 1989, Kershaw formó equipo con el consejero académico Martin Broszat, un alemán anti-alemán, para atacar públicamente a otros historiadores alemanes —Ernst Nolte, Andreas Hillgruber, Michael Stürmer, Joachim Fest y Klaus Hildebrand— como apologistas del pasado alemán.


Títulos de Libros de Historietas como una Pantalla

     Una regla de sentido común que uso, es rechazar cualquier libro que tenga un título ridículo o evidentemente propagandístico.

     Usando aquella pauta, el New York Times no hizo a Kershaw ningún favor cuando tituló sus superfluas reseñas de sus dos volúmenes sobre Hitler respectivamente como "El Hombre Milagro del Diablo" y "Cuando la Depravación Era Contagiosa".

     Ejemplos de otros títulos auto-destructivos son "El Dios Psicopático: Adolf Hitler" (1977 y 1993), "Explicando a Hitler: La Búsqueda de los Orígenes de Su Maldad" (1998), "Hitler: La Patología del Mal" (1998), "Adolf Hitler: Un Escalofriante Cuento de Propaganda según lo Creó Joseph Goebbels" (1999), "Adolf Hitler: Un Estudio sobre el Odio" (2001), y "Hitler y los Líderes Nazis: Una Apreciación Única sobre el Mal" (2001).


Libros que Poseo

     Leí el crítico libro "Der Fuehrer: El Ascenso de Hitler al Poder" (1944) de Konrad Heiden en la escuela secundaria. Su primer capítulo, "Los Protocolos de los Sabios de Sión", fue mi introducción a Alfred Rosenberg. Recuerdo haber sido cautivado por el libro. Heiden era al menos semi-judío (por su madre). Él finalmente huyó de Alemania y se estableció en Estados Unidos, donde murió en 1966. En "La Guerra de Hitler" David Irving advierte contra confiar en Heiden y diversas otras biografías «hasta ahora aceptadas como fuentes '"estándares" en cuanto a Hitler» sin otra información adicional.

     Otro que leí cuando joven fue el libro de 1.245 páginas del periodista William Shirer "El Ascenso y la Caída del Tercer Reich: Una Historia de la Alemania Nazi" (1960). Dicho libro vendió más de 2 millones de copias y ganó el Premio Nacional del Libro. Leí todo el asunto, pero sin el entusiasmo con que leí "Der Fuehrer". Lamentablemente, el trabajo de Shirer es empírica e ideológicamente defectuoso.

     Robert Payne, autor de "La Vida y la Muerte de Adolf Hitler" (1973), fue un escritor independiente, no un académico o un periodista. Él fue enormemente prolífico. Lo busqué en Autores Contemporáneos y me enteré de que él escribió más de 110 novelas, biografías e historias. Si él hubiera comenzado a la edad de 20 años, escribió (y publicó) más de dos libros por año hasta que murió a la edad de 72 años. Evidentemente su ritmo cobró un precio en cuanto a la exactitud. Además de suministrar animosidad ideológica y racial convencional, la biografía contiene manifiestos errores de hechos, algunos muy grandes en efecto.

     Dos fraudulentas memorias citadas con frecuencia por historiadores de la corriente principal son "Conversaciones con Hitler" (1940), de Hermann Rauschning y "Yo Pagué a Hitler" (1943) de Fritz Thyssen (ninguna de las cuales poseo), ambas publicadas por un judío húngaro, confidente de Churchill y federalista mundial, llamado Emery Reves.

     Las fabricadas "Conversaciones con Hitler" de Rauschning han sido consideradas como una fuente confiable por William L. Shirer, Robert Payne, los historiadores judíos Leon Poliakov, Gerhard Weinberg y Nora Levin, por Alan Bullock ("Hitler: Un Estudio sobre la Tiranía", 1952) —siendo ésta la primera biografía completa, dominó la erudición durante años; y también posee la clase de título que es una bandera roja para mí. No poseo dicho libro—, y Joachim C. Fest ("Hitler", 1973), entre otros.

     Para mayores antecedentes sobre esto, vea de Mark Weber "Las Falsas Conversaciones de Rauschning con Hitler: Una Actualización" [3], Journal of Historic Review (Invierno 1985-1986), pp. 499 y sigs.


     Sin embargo, como indica David Irving, "los historiadores son completamente incorregibles, y citarán cualquier fuente aparentemente primaria [memorias, diarios, autobiografías, etc.], no importa cuán convincentemente sea expuesto su falso pedigrí".

     Cuando biógrafos "serios" confían en obras como la de Rauschning, sus libros deben ser abordados con cautela, si es que deben abordarse en absoluto.

     "Hitler" de Joachim Fest, la primera biografía importante desde la de Alan Bullock de 1952, y la primera realizada por un autor alemán, se convirtió en el libro más vendido en Alemania tras su publicación; al año siguiente fue traducido a 17 idiomas.

     Un prominente periodista, comunicador mediático y anti-nazi alemán, Fest fue uno de un trío de editores del Establishment que volvieron a escribir, o co-escribieron, las famosas memorias del ministro alemán de armamentos Albert Speer, "Dentro del Tercer Reich" (1969). (Speer estuvo encarcelado en Spandau entre 1946 y 1966). El libro, un éxito de ventas mundial, hizo una fortuna para Speer y ganó amplios elogios por su desaprobación de Hitler. Según David Irving [4], Speer tenía un acuerdo secreto con su editor alemán, la Editorial Ullstein, para pagar el 25% de todos los derechos e ingresos al Estado de Israel.

[4] http://www.fpp.co.uk/Letters/History_03/Murray050903.html

     Acerca del libro de Fest, Irving escribió: "Estilísticamente, el alemán de Fest era bueno; pero las viejas leyendas fueron sacadas a relucir de nuevo, y pulidas para dar una impresionante apariencia de autoridad".

     Como ya se indicó, Fest luchó del lado conservador en la Disputa de los Historiadores que se dio en Alemania en los años '80, negando la "singularidad" del "Holocausto" (en el cual, sin embargo, él creía). Su entrada en Wikipedia [5] proporciona citas larguísimas que impresionan a un lector contemporáneo como heréticas.

[5] http://en.wikipedia.org/wiki/Joachim_Fest

     Finalmente, un amigo amablemente me dio su copia del libro "La Biblioteca Privada de Hitler: Los Libros que Formaron Su Vida" (2008) de Timothy W. Ryback, que es tan interesante como informativo.


Recomendaciones de un Disidente:
El Catálogo de Libros de National Vanguard de William Pierce
(Diciembre de 1988)

     A menudo he usado esta valiosa referencia a través de los años. Es esencialmente un detallado programa de estudios universitario. Las subdivisiones incluyen "Prehistoria, Arqueología y Costumbres Tradicionales de Europa", "Leyenda, Mito y Religión de Europa", "Historia de la Civilización Occidental", "Arte Occidental", etcétera. Sus 125 títulos cuidadosamente seleccionados proporcionan un conocimiento en profundidad y una descripción completa de la raza blanca y de la civilización occidental.

     A excepción de Mein Kampf, sólo tres biografías de Hitler son incluídas en el catálogo de Pierce, ninguna de ellas estándar. Dos de ellas son: "Germany's Hitler" (Londres, 1934) de Heinz A. Heinz, y de Hans Baur (el piloto personal de Hitler), "Hitler at My Side" (1986).

     La tercera, "Hitler. Memorias de un Confidente" (1985) de Otto Wagener, fue escrita en 1946 cuando Wagener era un prisionero de los británicos. No fue publicada sino hasta muchos años después de su muerte por el fallecido historiador de Yale Henry Ashby Turner. Pierce describió el libro como «Por lejos, las memorias más informativas y positivas de un confidente de Hitler desde "El Joven Hitler que Yo Conocí" (1953) de August Kubizek».

     Un rasgo notable de las memorias de Wagener es que, según la reseña del New York Times del historiador Gordon Craig [6], enfatizan fuertemente las opiniones pro-británicas de Hitler y describen al Führer como «un "prisionero involuntario" de Göring, Goebbels y Himmler, impotente para impedir que las verdaderas intenciones de él fueran distorsionadas por malos socios para sus propios objetivos criminales», afirmaciones de un testigo ocular que tienen gran similitud con las polémicas opiniones de David Irving.

[6] http://www.nytimes.com/1985/08/25/books/enshrining-the-furhrer.html?pagewanted=print


Mein Kampf y el Zweites Buch (Segundo Libro)

     Aunque no son biografías en sentido estricto, poseo copias de la edición en rústica de los años '50 de "Las Conversaciones Secretas de Hitler, 1941-1944" (1953), y de "Hitler Dirige Su Guerra" (1950) de Felix Gilbert, editor y traductor.

     Según David Irving [7], las transcripciones publicadas como "Las Conversaciones Secretas de Hitler, 1941-1944" son genuinas. (Aunque Irving no lo diga, el libro del que él habla, "Las Conversaciones de Sobremesa de Hitler, 1941-1944", es el mismo que el mío, pero con un título diferente. ¡Le advertí que es complicado!).

[7] http://www.fpp.co.uk/Letters/Hitler/TableTalk010104.html

     Recomiendo revisar el libro mencionado para darse cuenta de cuán importante es entender la procedencia y fiabilidad —la base evidencial— de libros y textos incluso de la corriente predominante que usted podría suponer por otra parte que no tienen ningún problema. Para su crédito, Irving es agudamente consciente de las dificultades planteadas por los libros de la corriente prevaleciente y documentos oficiales alojados en archivos. Ellos simplemente no pueden ser aceptados literalmente.

     Yo debería citar, sin embargo, lo siguiente de la página web de Irving:

     «El contenido de "Las Conversaciones de Sobremesa" es más importante en mi opinión que "Mein Kampf", y probablemente incluso más que su "Zweites Buch" (1928). Es Hitler no adulterado. Él se explaya en prácticamente cada tema bajo el Sol, mientras sus generales y personal privado están sentados pacientemente y escuchan, o fingen escuchar, los monólogos.

     «Junto con el cautivante libro de sir Nevile Henderson de 1940 "El Fracaso de una Misión: Berlín, 1937-1939", éste fue uno de los primeros libros que leí, cuando tenía doce años: "Las Conversaciones de Sobremesa" constituyen una excelente lectura para la hora de acostarse, ya que cada "comida" ocupa sólo dos o tres páginas. Mi copia original, que le hurté a mi hermano gemelo Nicholas, fue incautada junto con el resto de mi biblioteca de investigación en Mayo de 2002».

     Él añade: «Ignore las "transcripciones" de 1945 publicadas por Hugh Trevor-Roper en los años '50 como "El (Último) Testamento de Hitler": ellas son una falsificación». Aquel libro pretende contener las notas que tomó Martin Bormann de las conversaciones finales con Hitler en el búnker.

     "Mein Kampf" fue originalmente publicado en alemán en dos volúmenes, el primero en 1925, y el segundo en 1927. Las traducciones inglesas juntan ambos volúmenes en uno.

     Leí "Mein Kampf" completamente en 1988, como mi muy anotada copia lo indica. Sin embargo, el libro no tuvo un impacto sobre mí ni intelectual ni emocionalmente. Yo no era un socialista nacionalista entonces (mucho menos un nacionalsocialista), y no lo soy ahora. Tampoco veo a Hitler como una figura cuasi sagrada.

     Parte de la razón de la carencia de efecto del libro puede deberse a la particular traducción que compré. En el alemán original el libro había sido un completo éxito de librerías y la fuente de la mayor parte de la fortuna privada de Hitler. Incluso reconociendo los factores políticos implicados, uno no puede descartar la posibilidad de que se lee mejor en alemán que en sus traducciones inglesas.

     La calidad de una traducción determina cuán bien un libro "viaja" de un idioma a otro. Tanto la fidelidad al original (la exactitud) como la transmisión del espíritu o sentimiento son necesarias. He leído traducciones que capturan los originales maravillosamente, y otras donde incluso las obras clásicas parecen muertas en las páginas.

     Compré mi copia de "Mein Kampf" sin una investigación previa, y terminé por comprar la traducción de 1939 de James Murphy.

     Murphy, un ex-sacerdote católico irlandés, fue contratado por el Gobierno alemán para hacer la traducción inglesa oficial, pero el proyecto fue abortado después de una disputa. Murphy siguió la traducción a pesar de todo, y apareció de manera independiente en Gran Bretaña en 1939.

     Más tarde me enteré de que muchos nacionalsocialistas que hablaban inglés preferían la traducción de 1943 de Ralph Manheim (que no he leído). Es posible que Manheim capture mejor el espíritu del original de Hitler, porque él fue también el traductor de "Der Fuehrer" de Konrad Heiden que tanto me cautivó cuando muchacho.

     En su catálogo, William Pierce clasificó a "Mein Kampf" como un libro "semi-autobiográfico", llamándolo "un faro y una guía para cada alma sana en esta época oscura, para cada uno que busca el entendimiento y la luz".

     Él describió las diferencias entre las traducciones inglesas de esta forma:

«Traducción de Manheim: Exacta, pero estropeada por introducciones anti-Hitler y notas despectivas a pie de página.

«Traducción de Murphy: Ningún comentario hostil, pero la traducción no es tan fiel al texto original».

     Después de "Mein Kampf", Hitler escribió lo que ha llegado a ser conocido como el Zweites Buch (Segundo Libro, 1928), una extensión y desarrollo de sus objetivos de política exterior. También expone sus puntos de vista acerca de la Unión Soviética, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos.


     Dicho libro fue escrito para clarificar sus objetivos de política exterior ante el público alemán después de las elecciones de 1928. Sin embargo, su editor le informó que, desde el punto de vista de las ventas, el momento no era propicio para publicarlo. Hacia 1930 Hitler había decidido que dicho libro revelaba demasiado sobre sus intenciones, de manera que nunca fue publicado.

     En 1935 fue guardado bajo llave por orden suya dentro de un refugio contra ataques aéreos. Allí permaneció hasta la caída de Alemania en 1945, cuando fue descubierto por los invasores estadounidenses. Su autenticidad fue según se dice garantizada por Josef Berg y Telford Taylor.

     En 1958 el manuscrito del "Zweites Buch", habiendo caído otra vez en la oscuridad, fue descubierto de nuevo en los archivos estadounidenses por el historiador judío Gerhard Weinberg. Weinberg, cuya familia se fue de Alemania hacia Estados Unidos en 1938, es autor de numerosos libros académicos y artículos anti-alemanes, y un vigoroso promotor del "Holocausto". Él es el Académico Mayor Residente en el Museo Conmemorativo estadounidense del "Holocausto". Weinberg apoyó fuertemente la limpieza étnica de alemanes en Europa del Este después de la Segunda Guerra Mundial, lo que provocó un número enorme de muertes de gente Blanca.

     Incapaz de encontrar un editor estadounidense para el libro, Weinberg se dirigió a un congénere judío en Alemania, Hans Rothfels; una edición alemana del "Segundo Libro" fue publicada en 1961. (Una copia pirateada traducida al inglés apareció en Nueva York el año siguiente).

     Una edición inglesa autorizada no apareció sino hasta 40 años más tarde: Gerhard L. Weinberg, editor, "El Segundo Libro de Hitler: La Secuela Inédita de Mein Kampf" (Nueva York, 2003).

     Como yo nunca había escuchado hablar de este libro hasta 2003, pensé que la historia entera era un poco extraña. No se sabe bien cuántos investigadores aparte de Weinberg han examinado el manuscrito original, o qué métodos de autentificación fueron usados. Sin embargo, David Irving vendió la edición de 2003 en una de sus conferencias, y ha indicado al menos implícitamente en varias ocasiones (algunas citadas aquí) que él acepta el libro como genuino.


David Irving

     "La Guerra de Hitler" de David Irving es interesante en varios niveles.

     Un historiador independiente, no académico, Irving ha sido victimizado en un grado inimaginable durante muchas décadas por la estructura de poder judía, incluyendo una panoplia global de agencias del Gobierno, burócratas de partido (apparatchiks), tribunales, policía, y testaferros académicos y de los medios de comunicación, eternamente a su total disposición. Su sufrimiento es la prueba inexorablemente tediosa del extraño mundo orweliano en el que vivimos. Puesto en la lista negra y llevado a la bancarrota, su prosperidad personal y su antigua alta reputación están en ruinas.

     Su libro, como de costumbre, es extenso: 985 páginas (edición de 2002), y nuevamente está el espinoso problema de múltiples volúmenes y ediciones de una sola biografía.

     "La Guerra de Hitler" fue publicado primeramente en 1977, y la historia previa a lo que allí se cuenta, El Camino de la Guerra, apareció en 1978. En 1991 una edición revisada en un solo volumen que reunía ambos libros fue publicada como "La Guerra de Hitler".

     En 2002, una revisada "Edición del Milenio" fue publicada bajo el título de "La Guerra de Hitler y el Camino de la Guerra", que incorporó los últimos documentos de los archivos estadounidenses, británicos y ex-soviéticos. Ésta es la edición que poseo.

     En una nota introductoria Irving declara que en la Edición del Milenio él no ha revisado sus opiniones más tempranas sino que simplemente ha refinado la narrativa y ha reforzado la base documental de sus aseveraciones previas.

     Famoso por trabajar casi exclusivamente con documentos de archivos oficiales, diarios, cartas privadas y otro material-fuente original, su método tiene la desventaja de estorbar de alguna manera el fácil flujo de la narrativa. Sin embargo, esto es compensado por la riqueza del material-fuente.

     Casi increíblemente, Irving confiesa [8]:

     «He incursionado en el "Mein Kampf", pero nunca lo he leído: fue escrito sólo en parte por Hitler, y ése es el problema. Más importantes son el "Zweites Buch" (1928), que él escribió de su propia mano, y "Las Conversaciones de Sobremesa" de Hitler, los memorándums diarios que primero Heinrich Heim (el ayudante de Martin Bormann, a quien entrevisté) y luego Henry Picker redactaron al lado de su mesa, y las similares conversaciones de sobremesa registradas por Werner Koeppen (que fui el primero en usar, en "La Guerra de Hitler")».

[8] http://www.fpp.co.uk/Letters/History/Vuksanovich020602.html

     En su Introducción y notas, y en su sitio web, Irving revela el cuidado necesario que se requiere al tratar incluso con materiales documentales supuestamente confiables, no preocupándose del trabajo de los historiadores (que él regularmente ignora). Las memorias alemanas, por ejemplo, han sido extensamente manipuladas por editores, autoridades Aliadas, y otros. Al usar esos materiales Irving intenta trabajar desde los textos originales escritos a máquina más bien que con textos publicados. Incluso los documentos contenidos en los archivos gubernamentales han sido alterados, removidos o de alguna manera manipulados. Sus muchas discusiones sobre tales cuestiones son muy instructivas.

     Irving no es un "negador del Holocausto" como afirman los judíos, aunque él no crea en cada coma y tilde de la narrativa religiosa de ellos como todos los demás lo hacen.

     Una de las afirmaciones más polémicas de Irving es que el "anti-semitismo" en Alemania fue "una poderosa fuerza capturadora de votos", "un mal corcel" que Hitler no tuvo ningún remordimiento en montar para llegar a la Cancillería en 1933. Pero una vez en el poder, "él desmontó y aludió sólo de palabra a aquella parte del credo de su Partido". Los "malos gángsters" que estaban bajo su mando, sin embargo —Heinrich Himmler, Reinhard Heydrich y Joseph Goebbels—, siguieron montándolo aun cuando Hitler había determinado otra cosa.

     Aunque Irving sostenga que un "Holocausto" judío de cierto tipo ocurrió realmente (por desgracia, él es sumamente vago, evasivo, e incluso contradictorio acerca de sus detalles, y niega cualquier interés en ello), él dice que los malvados secuaces de Hitler lo idearon y lo llevaron a cabo completamente sin el conocimiento o la aprobación de Hitler.

     Así, mientras Irving es un Hitlerófilo, es extremadamente severo con los "tipos malos" como Himmler (en particular), Heydrich y Goebbels.

     El lector quizá puede ver cómo la tesis central de Irving es difícil de... aceptar.

     Irving ha publicado una biografía crítica de Goebbels, y está trabajando actualmente en una sobre Himmler. La hija mayor de Himmler, Gudrun, ha expresado públicamente su temor de que Irving realice una crítica destemplada de su padre en una tentativa de salvar su propia reputación.

     Para ser justo con Irving, el historiador judío Felix Gilbert, editor de "Hitler Dirige Su Guerra", escribió que "durante la guerra, Hitler se apartó de todos sus antiguos socios e intereses y se rodeó en su cuartel central de sus consejeros militares. El centro de las actividades de Hitler llegaron a ser entonces las conferencias diarias sobre la situación militar".

     Esto sugiere una posible gran autonomía de parte de Himmler y otros, al menos después del inicio de la guerra. Irving, sin embargo, tiende a enfatizar la deslealtad, el engaño y la manipulación por parte de Himmler y otros, más bien que el aislamiento o la distracción de Hitler.

     De todos modos, como ya se señaló, "Hitler: Las Memorias de un Confidente" de Otto Wagener también presenta un cuadro de la relación de Hitler con sus tenientes superiores, incluso en los primeros días del régimen, que es similar al de Irving.

     Lo más importante de notar es que "La Guerra de Hitler" no es una biografía en sí misma sino una historia militar de la Segunda Guerra Mundial desde la perspectiva de Hitler. Mi interés primario, sin embargo, aparte de la biografía, son los aspectos raciales, políticos, filosóficos y sociales de la Alemania de Hitler más bien que la conducción de la guerra.


El Hitler de John Toland

     Nacido en Wisconsin, John W. Toland es otro investigador independiente que escribió una importante biografía de Hitler: "Adolf Hitler: La Biografía Definitiva". De algún modo un intelectual renegado en sus últimos años, él logró permanecer fuera de la pantalla de radar de la controversia. Sus libros siguen siendo populares y bien considerados.

     Su libro más conocido, "El Sol Naciente: La Decadencia y la Caída del Imperio Japonés, 1936-1945" (1970), ganó el Premio Pulitzer para libros de No-Ficción. Basado en extensas entrevistas originales con altos funcionarios japoneses que sobrevivieron a la guerra, ése fue el primer libro en inglés en contar la historia de la guerra en el Océano Pacífico desde el punto de vista de los japoneses más bien que desde el punto de vista estadounidense. (Toland se casó con una mujer japonesa).

     El libro moderadamente polémico de Toland "Infamia: Pearl Harbor y Sus Consecuencias" (1982) ofreció una visión cuasi revisionista de la calidad de chivos expiatorios de los comandantes de Pearl Harbor y el posterior encubrimiento.

     El libro sobre Pearl Harbor condujo a la asociación de Toland con el revisionista del "Holocausto" Instituto para la Revisión Histórica (IHR), en cuya reunión él habló [9].

[9] http://www.ihr.org/jhr/v11/v11p--5_Toland.html

     Después de que terroristas judíos bombardearon e incendiaron el Instituto el 4 de Julio de 1984, destruyendo su depósito e inventario de libros (las autoridades estadounidenses "nunca encontraron" —ni castigaron— a los autores), Toland escribió al IHR:

     «Cuando me enteré del incendio del depósito-oficina del Instituto para la Revisión Histórica quedé muy impresionado. Y cuando no escuché ninguna condena de ese acto de terrorismo por televisión y no leí ninguna protesta en las páginas editoriales de nuestros principales periódicos o en los salones de la academia, quedé consternado y enfurecido. ¿Dónde están aquellos defensores de la democracia que durante años han protestado tan enérgicamente por la quema de libros efectuada por Hitler?. ¿Son ellos sólo soldados de verano de la democracia, selectivos en su indignación? Pido a todos los creyentes fieles de la democracia que se unan a mí para denunciar públicamente la reciente incineración de libros en Torrance, California».

     El libro "Adolf Hitler" de Toland estaba basado en mucha investigación original, incluyendo documentos previamente inéditos, diarios, notas, fotografías y entrevistas con colegas y asociados de Hitler.

     He tenido dificultad para detectar una buena copia de la biografía que esté a la venta, debido al arduo problema de las múltiples ediciones y reimpresiones que mencioné antes.

     Hasta donde puedo determinar, la publicación inicial fue "Adolf Hitler", en 2 vols. (Nueva York, 1976). Sin embargo, los vendedores a menudo lo ponen en una lista para la venta siendo que realmente tienen sólo un volumen (que es por lo general no determinable) en stock. Por otra parte, un vendedor me informó que él comprobó su edición de 1976 en el depósito, y parecía ser un libro completo en un solo volumen. Mi impresión es que la reimpresión (supongo que no revisada), "Adolf Hitler: La Biografía Definitiva" (1992), es el mismo libro en un volumen.

     La biografía de Toland fue bien acogida tanto por los reseñadores como por el público. En su autobiografía Toland escribió que él ganó poco dinero con su libro "El Sol Naciente", ganador del Premio Pulitzer, pero se arregló financieramente por el resto de su vida gracias a las ganancias de su libro "Adolf Hitler".

     Patrick Buchanan escribió una columna sobre el libro en 1977, después de lo cual él fue ampliamente condenado por "elogiar a Hitler".

     Daniel Weiss de la Virginia Quarterly Review escribió que "En algunos aspectos el Hitler que surge es casi demasiado humano, demasiado normal".

     Mark Weber, director del Instituto para la Revisión Histórica (IHR) y un revisionista de la Segunda Guerra Mundial de mucho tiempo que lee alemán, escribe:

     «Me preguntan a veces qué biografía de Hitler pienso que es la mejor, o cuál recomiendo. En mi opinión, la mejor biografía de Hitler, y la que más a menudo recomiendo, es la de John Toland, "Adolf Hitler". Es especialmente buena para ayudar al lector a entender la personalidad y la perspectiva de Hitler. La biografía de Kershaw es detallada, pero también es muy tendenciosa y excluye muchas cosas».

     Sería un error suponer que la recomendación de Weber es el resultado de la breve vinculación de Toland con el IHR. "Adolf Hitler" fue escrito varios años antes de que aquella relación se desarrollase. Además, en 1977, cuando David Irving ofreció una recompensa de mil libras a cualquiera que pudiera presentar un solo documento de guerra que mostrara que Hitler sabía algo sobre el "Holocausto", Toland publicó un llamado emocional en Der Spiegel instando a sus colegas historiadores a refutar a Irving.

     Es improbable que el libro de Toland sea "pro-Hitler". Ciertamente, los reseñadores no lo han atacado como tal.


Conclusión

     Supongo que me quedaré con la biografía de Toland, claramente la más objetiva, a pesar de que poseo varias otras.

     Aunque yo sólo haya rasguñado la superficie, es evidente que se requiere un enorme esfuerzo para simplemente revisar el campo antes de zambullirse en él para conseguir realmente una manera de entender al Hombre Más Malo que Alguna Vez Haya Vivido.

     ¿Y cuál es el resultado probable de tal esfuerzo?

     Bien; David Irving, que ha pasado la mayor parte de su vida estudiando al Führer, concluyó:

     «¿Cuál es el resultado de matarse trabajando durante veinte años en los archivos? Hitler seguirá siendo un enigma, no importa cuán duro excavemos. Incluso sus más íntimos comprendieron que ellos apenas lo conocían. El general Alfred Jodl, su consejero estratégico más cercano, escribió en su celda de Núremberg el 10 de Marzo de 1946: "Me pregunto: ¿realmente conoció usted alguna vez a ese hombre a cuyo lado usted vivió una existencia tan dificultosa y ascética? Hasta este mismo día no sé lo que él pensaba o sabía, o lo que realmente quería"».–




No hay comentarios:

Publicar un comentario