BUSCAR en este Blog

miércoles, 7 de enero de 2015

George W. Armstrong - Sobre los Sionistas y la Segunda Guerra



     Presentamos en castellano en esta oportunidad los interesantes capítulos 10 y 11 del libro de 1950 The Zionists, del estadounidense George W. Smyth Armstrong (1866-1954). Este patricio millonario tejano, abogado y empresario petrolero y agrario, que fue elegido regidor y juez de condado (y que en los años '30 postuló sin éxito dos veces para ser gobernador de Texas), escribió diversas obras, más de 15, donde expuso sus opiniones contrarias al sistema de la Reserva Federal, anti-rooseveltianas, anti-sionistas, anti-comunistas y pro-segregacionistas. Fue uno de los organizadores del Ku Klux Klan en los años '20, y benefactor de la gente mejicana. En su, al parecer, más conocida obra, Los Sionistas, apenas cinco años después del fin de la Segunda Guerra, en estos capítulos da interesantes noticias y confirma un análisis que está de acuerdo con las apreciaciones lúcidas más recientes en cuanto a los verdaderos responsables y acerca de en qué consistió la guerra y cuáles eran sus objetivos ocultos. Escritas a muy poca distancia de los acontecimientos, tienen estas páginas un innegable valor documental que no debe menospreciarse. Al parecer no lo suficientemente difundido, el señor Armstrong se revela como un agudo y valioso analista de su tiempo, "un líder nato de una causa perdida", como alguien lo definió tras su muerte.




10. VICTORIA SIONISTA
Y EL JUICIO DE NÚREMBERG


     «Estamos interesados en la disminución y el ASESINATO DE LOS GOYIM. Nuestro poder está en la crónica escasez de alimentos y en la debilidad física de los trabajadores, porque mediante todo lo que eso implica ellos se convierten en los esclavos de nuestra voluntad, y ellos no encontrarán en sus propias autoridades ni fuerza ni energía para oponerse a nuestra voluntad. El hambre crea el derecho del capital a regir a los trabajadores con más seguridad que el que le fue dado a la aristocracia por la autoridad legal de los reyes. Mediante la necesidad, la envidia y el odio que así se engendra, agitaremos a las muchedumbres, y con nuestras manos vamos a acabar con todos aquellos que se interponen en nuestro camino».

     «Cuando llegue el momento para que nuestro SOBERANO SEÑOR DE TODO EL MUNDO sea coronado, serán estas mismas manos las que barrerán todo lo que pudiera ser un obstáculo para ello» (del Protocolo Nº 3).


     Stalin es ahora el dictador del mundo. Él tiene el trabajo que el presidente Roosevelt aspiraba conseguir. Roosevelt fue sólo otro Kerensky preparándole el camino. ¡Cuán verdadera resultó la profecía anunciada en la cena comunista a la que asistió el profesor Wirt! Bajo la manipulación judía, Stalin evolucionó desde ser el "Camarada" Stalin, pasando por el "Mariscal" Stalin, al "Generalísimo" Stalin; y desde usar una blusa y con un pantalón metido en sus botas, a ser un atildado caballero en su aspecto. Los gobernantes de todas las naciones le rinden homenaje y sacan inspiración de él. Hay una enorme distancia entre sus tempranos antecedentes penales y el engalanado "Generalísimo" que manda al mundo. Se ha informado que él ha sido detenido nueve veces, encarcelado ocho veces, deportado siete veces, se ha fugado seis veces, y cambió su nombre cuatro veces.

     Gran cambio de aspecto, pero es mismo viejo Stalin de blusa y con el pantalón metido en sus botas, y con una mente y corazón criminales. La única cosa en la que él siempre ha sido honesto y sincero es en la expansión del bolchevismo. Él ha mantenido enormes ejércitos permanentes para dicho propósito y ha luchado guerras por ello; él mantiene una organización política enorme y costosa, la Tercera Internacional, para la propagación de aquél a través de todo el mundo. Él nunca se ha comprometido o ha vacilado, y ha perseguido su objetivo sin descanso, sin cesar y despiadadamente, durante la temporada y fuera de temporada.

     No sabemos nada sobre los términos del acuerdo secreto que él hizo con el general De Gaulle, representando al Gobierno francés, y con el doctor Sung, representando a los chinos, excepto lo que ellos nos dicen. Pero sabemos realmente lo que Generalísimo Stalin quería, y sabemos que él lo obtuvo, ya que de otro modo él no hubiera hecho los tratados. Él continúa agrandando el Imperio bolchevique, mediante guerras o tratados, con lo que mejor pueda satisfacer su objetivo, con Naciones Unidas o sin ellas. La única cosa que él respetará es la bomba atómica.

     El presidente Truman está ahora en la "corriente rápida", sin la capacidad o la voluntad para contenerlo. El resultado sería el mismo si el señor Roosevelt estuviera vivo. El plan de este último de gobernar el mundo, apoyado por el señor Churchill, se había estrellado contra las rocas antes del tiempo de su muerte. Roosevelt creó un monstruo de Frankenstein que frustró su ambición y se apropió de su trabajo.


CHURCHILL PROFETIZA EL BOLCHEVISMO MUNDIAL

     El caso del señor Churchill es lamentable. Los sionistas lo usaron hasta que él ya no fue necesario, y luego lo desecharon. En uno de sus discursos de campaña el señor Churchill predijo que toda Europa y Asia se harían bolcheviques en caso de que él fracasara. Él tiene la reputación de ser franco y conservador, y él conoce a Atlee y a Bevan y a Europa y a Asia mejor que nosotros. La Associated Press reportó que en la primera asamblea de los nuevos miembros de la Cámara Baja los miembros laboristas aumentaron de forma masiva y cantaron "La Bandera Roja".

     No podemos estimar el efecto de la elección británica de 1945. Churchill parece estar correcto en su pronóstico. De ser así, eso significa la desintegración del Imperio británico y su absorción por la Unión Soviética. Significa la destrucción de los gobiernos libres a través de toda Europa y Asia, y lo peor de todo, la esclavitud y la degradación de la gente. ¡Qué tragedia!.


LA PROFECÍA VERIFICADA DE CHURCHILL

     Ya tenemos presagios de ello. Stalin no permitió que nuestros soldados entraran en Berlín durante varias semanas después del colapso de Alemania, hasta que los rusos hubieron desmontado muchas importantes fábricas alemanas y trasladado la maquinaria a Rusia. Ellos propusieron reparar todos los daños de guerra causados a Rusia y Francia con el trabajo alemán, pagado a 3 dólares por mes, lo que significa hambre, esclavitud y muerte; y juzgar a todos los fascistas alemanes como criminales de guerra.

     Una conferencia secreta en Potsdam que se extendió desde el 17 al 25 de Julio de 1945, fue sostenida entre Joseph Stalin, el Presidente Truman y el Primer Ministro Atlee, con el propósito de imponer penalidades sobre el pueblo alemán y dividir el botín de la guerra. Los conferenciantes publicaron un informe de 6.000 palabras que ellos señalaron que representaba totalmente sus conclusiones. Ellos propusieron controlar la economía y los sistemas educativo y judicial de Alemania, destruír las plantas industriales alemanas, promover la agricultura alemana e imponer todas las reparaciones que la gente pudiera pagar, y "subsistir sin la ayuda externa".

     Ellos propusieron "detener e internar a todos los líderes nacionalsocialistas, los partidarios nacionalsocialistas influyentes, los altos funcionarios de organizaciones e instituciones nacionalsocialistas, y a cualquier otra persona peligrosa para la Ocupación o sus objetivos"; de hecho, a cada hombre que se oponga a los comunistas. Cuando los sionistas se salgan con sus detenciones y matanzas e internamientos, probablemente no habrá bastantes personas e industrias que queden para pagar reparaciones muy onerosas.


GABINETE PROPUESTO DEL EMPERADOR MUNDIAL

     Ellos establecieron un "Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores" compuesto por un representante del "Reino Unido, Repúblicas Soviéticas, China, Francia y Estados Unidos", con su oficina central en Londres, que sesionará continuamente en persona o a través de sus "delegados de alto rango y secretaría". Este Consejo está dotado de autoridad para administrar Alemania, definir los límites de los países, y otros amplios poderes. Probablemente fue pensado como un gabinete para su "Rey Déspota", como es llamado en los Protocolos.

     La única limitación aparente para el poder de este Consejo es el hecho de que el Gobierno polaco, tal como fue creado por los soviéticos, sea reconocido. La única cosa que al Consejo le queda por hacer es determinar cuánto territorio alemán recibirán los polacos como compensación por el territorio tomado por Rusia. Esto, sin embargo, es un detalle sin importancia, ya que los soviéticos dominarán el Consejo.

     Los términos de la conferencia de paz no contenían ninguna disposición acerca de los otros países conquistados, a saber, Italia, Austria, Yugoslavia, Checoslovaquia, Grecia, Finlandia, etc. Según los informes de prensa, los bolcheviques han establecido Gobiernos en la mayoría de esos países. El acuerdo de paz dejó a los bolcheviques con el control indisputado de ellos. Hubo una expresión esperanzada acerca de las elecciones, pero éstas estaban bajo el control bolchevique, y conocíamos el resultado de antemano.


BRUTALIDAD BOLCHEVIQUE

     No sabemos lo que está ocurriendo en esos países, ya que los bolcheviques rechazan contarnos o permitirnos investigar. La revista Time tuvo éxito en tener a dos de sus reporteros en Austria, y publicó sus reportes en la edición del 13 de Agosto de 1945, pp. 36-38. Los siguientes son sus informes de las condiciones en Austria:

     «CAMPAÑA DE SAQUEO. — Escribe el corresponsal Durrance: Desde que los rusos entraron en Viena, ellos han realizado una campaña de saqueo que la ha despojado hasta el hueso. Los trenes de tropas Rojas de despliegue salen de las estaciones cargados con el botín de los soldados: sillones, sofás, bicicletas, estatuas. Cuadrillas de soldados han registrado departamentos enteros de arriba abajo, entrando a la fuerza en cada uno de ellos, tomando todo lo que llamara su atención. En los primeros días de su ocupación, los soldados Rojos hicieron un hábito de detener a civiles en las calles a punta de pistolas, exigiendo sus relojes, pulseras, joyas y dinero. Tres meses después de su entrada, esto todavía continúa.

     «Las historias de violaciones son muy frecuentes, y es difícil verificar la mayor parte de ellas. Sé de una muchacha vienesa que está ahora en el hospital después de que dos soldados del Ejército Rojo mataron a su padre y la violaron. He tenido noticias de varias fuentes de que durante las primeras semanas aquí los rusos se acercaban a un edificio de departamentos y, juzgando por su tamaño, demandaban del propietario que un cierto número de mujeres les fuera entregado para su placer. Verdad o no, es ciertamente verdadero que 99 de cada 100 muchachas vienesas viven en un temor mortal hacia los rusos.

     «El corresponsal Walton reportó que una mujer de Viena de mediana edad le dijo desanimadamente: "Supongo que será imposible incluso para EE.UU. enviarnos toda la comida que necesitamos para sobrevivir. Pero lo menos que los Aliados pueden hacer es distribuír veneno a aquellos que lo quieran. Ahora ni siquiera tenemos algún modo de suicidarnos. Usted verá cuando el suministro de gas sea restablecido otra vez cuántos de nosotros nos suicidaremos antes de que pasemos hambre hasta la muerte"».

     Time describió la situación en la Alemania ocupada por los rusos como sigue:

     «Al menos 10 millones de hambrientos alemanes estaban siendo desarraigados de sus antiguas casas en Prusia del Este, Pomerania, Silesia y Sudetenland, por los nuevos dueños polacos, checos y rusos.

     «Los vagabundos inundan los caminos en la Alemania ocupada por los rusos. En harapos, con los pies descalzos, con niños en sus brazos, y con los deteriorados restos de sus hogares apilados en cochecitos de niños, carretas y carretillas, ellos caminan con dificultad hacia el Oeste. Pero ellos fueron excluídos de las zonas británica y estadounidense. Ninguna UNRRA [Comisión de Naciones Unidas para la Ayuda y Rehabilitación, 1943-1947] estaba a mano para ayudar, aunque el problema de aquéllos sobrepasaba enormemente al de las Personas Desplazadas en otras partes de Europa...

     «Muchos vagabundos estaban más allá del punto de socorro, o de siquiera solicitarlo. Típica fue una escena en el alguna vez moderno distrito de Dahlem, en Berlín, ahora parte de la zona estadounidense. Un canoso anciano estaba en una cuneta. Al lado de él una andrajosa mujer cadavérica se apoyó completamente desanimada contra un árbol lleno de cicatrices de bombardeos. En el pavimento delante de ellos yacía un gran bulto envuelto en un raído vestido negro y amarrado por una cuerda atada alrededor de los tobillos y el cuello del cadáver que estaba dentro. Los tres eran refugiados del Este. Ellos estaban haciendo dedo para salir de la ciudad hacia un punto donde los muertos pudieran ser sepultados y la vida pudiera continuar».


ACUERDO DE PAZ VENGATIVO

     Fue un acuerdo de paz cruel, vengativo, salvaje e inhumano, dictado por los bolcheviques, y significará o bien la exterminación del pueblo alemán u otra guerra. La prensa rusa se jacta de su gran victoria, y así fue. No se requirió que el presidente Truman con su séquito de dignatarios la concediera. El ayudante del Secretario Byrne, Benjamin Cohen, podría haberlo hecho igual de bien y en mucho menos tiempo. Pero el presidente Truman convocó a Rosenman desde Washington a Potsdam para solicitarle consejo, y sólo a partir de entonces firmó el documento. Se reportó en la prensa sueca, y se publicó de nuevo aquí el 7 de Agosto de 1945, que

     "La publicación del comunicado de Potsdam ha sido seguida por una enorme ola de suicidios (alemanes), principalmente hombres de negocios e industriales: 1.200 en Berlín, 600 en Leipzig, 300 en Koln, 458 en Hamburgo, y una cifra más grande en Frankfurt am Main".

     Y sin duda miles no han sido reportados.

     ¡Qué desesperación debe haberse apoderado de los corazones y las mentes del pueblo alemán! ¿Qué esperanza puede haber allí para ellos? Toda esta miseria humana sólo para la creación de un super-Estado mundial a ser gobernado por los sionistas. Esta guerra fue emprendida para el establecimiento de un súper-Gobierno mundial, y la Carta de San Francisco [tratado fundacional de Naciones Unidas, Junio de 1945] así lo determina. Era el propósito de Roosevelt y Churchill y de sus consejeros sionistas el iniciarla.

     Los agentes del trust monetario de los Rothschild han dirigido la guerra, y ellos se han beneficiado enormemente de ella. Ellos están interesados en todas las principales plantas de guerra y los contratos de guerra, y adquirirán probablemente las industrias gubernamentales cuando ellas sean vendidas, la mayor parte de ellas a precios de chatarra. Esta guerra resultará ser la guerra más provechosa de la cual los Rothschild han disfrutado.


PRISIONEROS

     En Noviembre de 1946, casi dos años después de la conclusión de la guerra, la prensa estimó que Rusia tiene 3,5 millones de prisioneros alemanes, Francia 1 millón, y los británicos 500.000. Aquéllos son esclavos que realizan el trabajo pesado con raciones alimenticias de hambre.

     Es improbable que dicha cantidad de personas esté todavía viva, ya que es el plan de los comunistas el destruír a la gente alemana o convertirlos al bolchevismo; éste es el Plan Morgenthau. Esto está en flagrante violación de la Convención de Ginebra, y es una ofensa contra la decencia, la humanidad y la civilización. Se ha estimado, el 1º de Enero de 1950, que los bolcheviques tienen a más de un millón de prisioneros japoneses.

     El presidente Truman designó al ex-Presidente Hoover como su enviado especial para investigar las condiciones en Alemania. Éste informó, el 27 de Febrero de 1947, que

     "los alemanes, en comida, calor y refugio, han sido hundidos al nivel más bajo conocido en cien años... que hay un hambre generalizada apareciendo en los niños, y un espantoso aumento de muertes entre los ancianos; y una pérdida general de peso, vitalidad y capacidad para trabajar".

     El señor Hoover recomendó 951 millones de dólares de "exportaciones suplementarias" a Alemania.

     Éste es el resultado del Plan Morgenthau-Eisenhower. Éste es un ejemplo asombroso de la diferencia entre el odio y la crueldad sionista-talmúdicos, y la caridad y compasión cristiana.


INFORME DE LOS JUICIOS

     Charles W. Alexander, director oficial de fotografía para los "Juicios de Núremberg", publicó y registró a su nombre una historia ilustrada de dicho juicio. El prefacio fue escrito por el juez Jackson, en el cual éste dice que el libro "constituye un registro fiel y vívido del Juicio de Núremberg". El juez Jackson dice también que "éste es el primer proceso judicial de su tipo alguna vez emprendido, y es seguro que ha de ser de considerable interés en la Historia". Él dice:

     "Los acusadores fueron cuatro naciones victoriosas, a saber, Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña y Francia, que tenían en su poder el ejecutar a los acusados sin un juicio, pero que consideraron más de acuerdo con los principios por los cuales ellos habían lucharon el dar a los acusados el beneficio de ser escuchados y establecer ante el mundo su culpa. Los crímenes de que fueron acusados eran ofensas poco comunes: primero, crímenes contra la paz del mundo, al comenzar una guerra de agresión; segundo, conducirla en violación despiadada de las reglas de la guerra, lo que dio ocasión a innumerables crímenes de guerra; tercero, crímenes contra Humanidad, el asesinato de millones de personas".

     Cada una de las cuatro naciones designó a un juez, un suplente, un fiscal prosecutor y un ayudante. El Presidente Roosevelt designó a Francis Biddle, ex-Fiscal de Estados Unidos, para que representara a EE.UU. como juez, y a Robert H. Jackson, juez de la Corte Suprema, como fiscal. Veinticuatro líderes nacionalsocialistas y siete organizaciones NS fueron procesados, a saber, el Gabinete del Reich, el cuerpo dirigente del Partido Nacionalsocialista, las SS, la SD [Sicherheitsdienst, Servicio de Seguridad], la Gestapo, las SA y el Estado Mayor y el Alto Comando de las fuerzas armadas alemanas. La acusación, que excedió en su extensión las 23.000 palabras, fue firmada por Robert H. Jackson y otros ("Justice at Nuremberg", p. 5).

     No hubo ninguna evidencia mostrada en este registro que apoyara las dos primeras acusaciones, es decir, que el Gobierno alemán inició la guerra y la condujo en "violación despiadada de las reglas de la guerra". Las pruebas que apoyan la tercera acusación consistieron totalmente en supuestos crímenes contra los judíos (Ibíd., pp. 175-185). Éste fue de hecho un juzgamiento sionista proseguido por abogados pro-sionistas delante de un tribunal pro-sionista contra los acusados, por el delito de haberse opuesto al sionismo y al comunismo.

     Es verdad, como lo declaró el juez Jackson en su prefacio, que los victoriosos Aliados tenían el poder de matar a los miembros del Gabinete alemán y a los oficiales del Ejército alemán, pero ésa no es una guerra civilizada, sino una guerra bolchevique y sionista.

     Los jueces hicieron la ley, prescribieron el castigo, y la hicieron cumplir. Si esto debe servir como un precedente para el futuro, esto significa que los oficiales de los derrotados en la guerra deben ser castigados. La ley confeccionada ex post facto [posterior a los hechos] está prohibida por la Carta Magna británica, así como por nuestra Declaración de Derechos. Aquello es contrario a la justicia y a nuestra civilización cristiana. El juicio masivo fue contrario a cada principio de la ley y la justicia y la civilización cristiana. No hay ningún precedente de ello, excepto en los procesos rusos de purga.

     No hay tampoco ningún precedente para el tratamiento de las desafortunadas víctimas que fueron condenadas, excepto el código bolchevique. El corresponsal extranjero Constantine Brown reportó que "de aquellos que fueron condenados, sólo dos han conservado un grado de cordura". Se dice que los almirantes Karl Koenitz y Erich Raeder, además de Rudolf Hess y Walter Funk, "gritaban en sus celdas que los mataran para terminar sus sufrimientos. Sus celdas tienen pequeñas ventanas ennegrecidas, su comida es sólo un poco más que una dieta de pan y agua... no se les permite recibir ninguna visita y sólo unos pocos de ellos pueden recibir una carta cada mes. Sus guardias hacen inspecciones regularmente cada hora durante la noche, prendiendo linternas eléctricas en sus caras, impidiéndoles así un descanso continuo durante las noches".


JUICIO DE MALMEDY

     Tampoco existe ningún precedente para el juicio sionista de Malmedy, excepto el código comunista sionista.

     Estoy de acuerdo con el autor británico C. F. Green, quien declara en la edición del 1º de Enero de 1949 de su periódico The Independent Nationalist, que "los sacrificios de Núremberg fueron lo suficientemente nauseabundos, pero el sadismo de Malmedy parece ser el de la muerte lenta mediante la tortura mental y física". Ésa es la justicia y el castigo bolchevique basados en el Talmud; y es en cumplimiento del cruel y vengativo Plan Morgenthau. Es el castigo establecido por los sionistas.

     El juez Gordon Simpson de la Corte Suprema de Texas y E. Leroy van Roden del Tribunal de Huérfanos del condado de Delaware, examinaron 139 sentencias de muerte en relación a la "Masacre de Malmedy", y recomendaron que 29 fueran conmutadas. El juez Van Roden dijo que los prisioneros "fueron colocados en confinamiento solitario durante varias semanas o meses y no se les permitió visitas ni conversación, y hubo pruebas de la brutalidad cuando un dentista contratado por el Gobierno tuvo que trabajar horas extras cuidando de los prisioneros cuyos dientes fueron dañados y sus mandíbulas rotas".

     Estados Unidos ha sido gobernado por los banqueros internacionales sionistas durante las administraciones enteras de Roosevelt y de Truman. El juez Jackson y el ministro de Justicia Biddle fueron designados para el Tribunal de Núremberg porque los sionistas lo deseaban. Fue por petición sionista que Dean Acheson fue designado ministro de Asuntos Exteriores. Fue por un requerimiento sionista que traicionamos a Polonia y a China, que apoyamos la invasión sionista de Palestina, que reconocimos al Estado de los israelíes, y que le prestamos 130 millones de dólares. Fueron los judíos sionistas los que degradaron y llevaron a la bancarrota a los Imperios británico y y francés, y que ahora amenazan con degradar y llevar a la bancarrota a la república estadounidense.

     El señor Arnold Leese reportó en Gothic Ripples el 30 de Enero de 1950:  

     «El judío M. Perlzweig, un funcionario del Congreso Judío Mundial, se dice en The Jewish Chronicle (16 de Diciembre de 1949) que ha declarado recientemente en un discurso en Glasgow: "Fue el Congreso Judío Mundial el que había asegurado la celebración de los juicios de Núremberg, en los cuales había proporcionado consejo experto y muchas pruebas valiosas; fue el Congreso Judío Mundial el que tuvo líneas de comunicación tales, a través de toda la guerra y que se extendían incluso hasta el ministerio alemán de Asuntos Exteriores, que ellos recibieron la información mucho antes que el Servicio Secreto británico o que la Inteligencia estadounidense...

     «El abogado de los prisioneros, el señor R. T. Paget, puso estos juicios a "criminales de guerra" en su perspectiva apropiada. Él señaló que estos "procesos" fueron los primeros en su tipo en 500 años, cuando Juana de Arco fue encontrada culpable y quemada en la hoguera. Procuramos marcarla como una bruja, y la convertimos en una santa, dijo él. La Historia tiene tendencia a repetirse».

     Este proceso judicial sionista es un precedente para un juicio masivo de los traidores estadounidenses sionistas. Deberíamos darles una dosis de su propia medicina.



11. CRIMINALES DE GUERRA.
COLGAD A LOS CONSPIRADORES
Y EXPULSAD A LOS TRAIDORES


     PEARL HARBOR.- El senador Barkley valientemente nos prometió una investigación exhaustiva del desastre de Pearl Harbor, ya si la verdad recayera sobre "los vivos o los muertos". Pero bajo su dirección, asistida por el senador Lucas, la investigación no fue una búsqueda de la verdad sino un artístico encubrimiento, una voluminosa investigación de la conducta de los subordinados y no de los principales responsables. No se hizo ninguna investigación en cuanto a los motivos del crimen, o acerca de la planificación que condujo hacia él. Cada crimen es el resultado de un motivo, y no puede ser comprendido y valorado sin el conocimiento del motivo.

     Tyler Kent estuvo de regreso en Estados Unidos y dispuesto a revelar la verdad, pero no fue llamado para declarar. El ex-Primer Ministro Winston Churchill estuvo también aquí. Él podría habernos hablado acerca de sus reuniones y acuerdos secretos con el Presidente Roosevelt, acerca de la "Carta Atlántica", de las "Cuatro Libertades" y del proceso y encarcelamiento de Tyler Kent; pero por una votación de 6 a 2 no fue llamado como testigo. El ex-embajador Bullitt estuvo también aquí, y hubiera podido contarnos acerca de las negociaciones con los Gobiernos francés y polaco que causaron el rechazo del acuerdo de Múnich, el derrocamiento del gobierno de Chamberlain, y la guerra.


ROOSEVELT PROVOCÓ EL DESASTRE DE PEARL HARBOR

     La investigación, sin embargo, reveló realmente que el alto comando de Washington tenía un conocimiento real del ataque a Pearl Harbor dos días previos al mismo y con el suficiente tiempo para prevenir el desastre. Quedó de manifiesto también que el almirante Kimmel y el general Short no fueron culpables de negligencia, a pesar de que ellos habían sido oficial e injustamente acusados por la junta de investigación del Presidente Roosevelt encabezada por el juez Roberts.

     Usted no puede evitar la conclusión de que el Presidente Roosevelt tuvo un conocimiento real de los mensajes de los "vientos" y del ataque planeado, y que almirante Kimmel y el general Short no fueron notificados porque el Presidente quería que el ataque se efectuara y que la flota resultase destruída, como un medio de despertar al Congreso y a la gente a la guerra. Usted debe concluír también que, a fin de evitar la responsabilidad, él procuró poner la culpa sobre el almirante Kimmel y el general Short.  

     El comité encabezado por el astuto Alben Barkley nos dio la tercera pseudo-investigación, pero la verdad, como el fantasma de Banquo, no desaparecerá. El pueblo estadounidense quiere la verdad, y tiene derecho a tenerla, ya sea que recaiga sobre "los vivos o los muertos". Ellos quieren una investigación imparcial, judicial, y no una tendenciosa investigación política.

     Los senadores Ferguson y Brewster, miembros republicanos del comité de investigación del Senado acerca de Pearl Harbor, procuraron desarrollar la verdad de dicho desastre. Ellos querían la correspondencia, memorándums, informes, etc., de Roosevelt, (Henry) Morgenthau, Stimson, (Harold) Ickes y Harry Hopkins, y encontraron que todo ello había desaparecido. Es probable que las partes incriminatorias de ellos hayan sido destruídas. El senador Ferguson dijo:

     «Aproximadamente 900 volúmenes —no páginas o informes, sino volúmenes— de memorándums, fotostáticas, correspondencia, reportes y transcripciones de conferencias, difícilmente pueden ser clasificados como datos fragmentarios generalmente usados para refrescar una memoria débil. Tampoco es posible concebir cómo un funcionario tan ocupado con los asuntos públicos como lo estaba el señor Morgenthau podía tener tiempo para acumular 900 volúmenes de datos puramente personales. Incluso el "coronel" House, a quien le sobraba el tiempo, no atareado con los cuidados del cargo público, y que mantuvo un diario metódico durante muchísimos años en los agitados tiempos de Woodrow Wilson, escasamente llenó dos volúmenes con datos y recuerdos. El material acerca de Morgenthau, hasta donde sabemos, es excedido sólo por los vagones de papeles públicos que se dice que fueron trasladados por Franklin D. Roosevelt al santuario auto-creado en Hyde Park» (Registro del Congreso, 11 de Febrero de 1947, p. 1017).

     Morgenthau afirmó que estos 900 volúmenes eran su diario personal y que él tenía derecho a ellos. Piense en esto un momento: 900 volúmenes que contienen aproximadamente 60 millones de palabras de notas personales, y que esta enorme cantidad fue excedida por «el vagón de papeles públicos... removidos por Franklin D. Roosevelt a su "santuario" en Hyde Park».

     Ésta es una obvia excusa mentirosa para el robo de propiedad pública. Un hombre que roba y miente sobre ello es capaz del desastre de Pearl Harbor. ¿Y por qué él debió haber hecho eso sino sólo porque tenía miedo de la verdad?. ¿Y quién hubiera cometido estos robos excepto un comunista? El senador Alben Barkley, presidente de un anterior comité de investigación sobre Pearl Harbor, junto con el senador (Claude) "Red" Pepper defendieron a Morgenthau y otros (Ibíd., 11 de Febrero de 1947, pp. 1017-1027).


PROCESO JUDICIAL DE NÚREMBERG

     Herman Goering y otros fueron juzgados en Núremberg porque ellos eran anti-judíos y no debido a algo que ellos hubieran hecho para provocar la guerra. No había ninguna ley o precedente para este proceso judicial. No es sólo el derecho, sino el deber de un soldado el servir a su país, justo o injusto; y es deber del estadista servirlo según su propia conciencia, buena o mala. Ellos sólo eran soldados que obedecieron las órdenes de su Comandante en Jefe, Adolf Hitler.

     Hitler no buscó la guerra; él buscó la devolución de las posesiones de Alemania de antes de la guerra mediante acuerdos. Él llevó a cabo eso mediante los acuerdos de Múnich (llamados "el apaciguamiento de Múnich"). Roosevelt, Churchill y los sionistas rechazaron ese acuerdo y provocaron el derrocamiento del gobierno de Chamberlain. Pero sin su interferencia no hubiera habido ninguna guerra.

     Esta evidencia estuvo disponible para los abogados y el tribunal de Núremberg. Está en los archivos oficiales de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Polonia, pero los abogados no presentaron ninguno de estos registros. Winston Churchill y Tyler Kent pudieron haber entregado pruebas importantes sobre este asunto. Ellos decidieron juzgar a anti-judíos en vez de a los verdaderos criminales. Éste es otro encubrimiento de la verdad y un blanqueo de los criminales.

     La grave situación del pueblo polaco es una de las tragedias más tristes de esta guerra cruel. Ellos fueron engañados por Churchill y por Roosevelt. Ellos enviaron sus ejércitos a luchar con los Aliados. Se ha estimado que 300.000 de ellos estaban en Italia al finalizar la guerra, temiendo regresar y ser asesinados o hechos esclavos por los rusos. El valiente pueblo de Polonia sabe quién comenzó la guerra, ya que a pesar de la protección rusa los judíos están siendo expulsados de Polonia.

     Los criminales que debieron haber sido juzgados en el Juicio de Núremberg eran los conspiradores que provocaron la guerra. No lo fueron Goering y otros, ya que éstos fueron simplemente soldados que obedecieron las órdenes de su Gobierno. Ellos pueden haber sido anti-judíos, razón por la cual fueron juzgados y condenados, pero eso no es contra la ley internacional. Los sionistas están juzgando a los otros anti-judíos alemanes, que son la mayor parte de la población adulta.

     Los verdaderos criminales fueron los señores que influyeron sobre Polonia para que ésta rechazara el acuerdo de Múnich y que prometieron la ayuda de sus respectivos Gobiernos. Ellos fueron FRANKLIN D. ROOSEVELT y WINSTON CHURCHILL y LOS CONSEJEROS DE AMBOS.

     Roosevelt está muerto, y Churchill está más allá de nuestro alcance, pero Morgenthau y Frankfurter y los otros sionistas están todavía a mano y todavía están involucrados en su infame empresa. HAY QUE JUZGARLOS. Ellos son los conspiradores que influyeron sobre Roosevelt para que rechazara el acuerdo de Múnich y quienes causaron el desastre de Pearl Harbor. Júzguelos y castíguelos como traidores a nuestro Gobierno.

     El juicio de Núremberg y la condena de los oficiales alemanes fue una farsa trágica. No hay ningún precedente para ello en la historia del mundo, a menos que las purgas soviéticas puedan ser consideradas como tal; pero la prensa no las ha condenado y ninguno de nuestros estadistas tampoco lo ha hecho. Los alemanes fueron juzgados y condenados como anti.judíos en un tribunal creado por judíos y ante jueces judaicos o pro-judaicos.

     Uno de los presuntos crímenes fue la crueldad con los judíos en los campos de concentración. Obviamente Goering y los otros generales de ejército no tuvieron nada que ver con esos campos, y no había ninguna prueba que apoyara dicha acusación. Ellos eran simplemente prominentes y activos anti-judíos. La guerra es cruel y destructiva en el mejor de los casos. Debemos dar el crédito a Hitler por emprenderla según las reglas de la guerra civilizada. No fue Hitler quien inició la campaña de bombardear a mujeres y niños, sino los británicos y nosotros mismos. No fue Hitler quien usó el gas tóxico, sino nosotros en Hiroshima. No fue Hitler quien atacó barcos en puertos neutrales, sino los británicos en Orán. Durante la guerra no se hizo ningún esfuerzo para asesinar a Roosevelt o a Churchill, pero se realizaron dos ataques sobre la vida de Hitler. No es decir mucho en favor de Hitler sostener que él fue un mejor hombre que Roosevelt, Churchill o Stalin; tampoco es decir mucho en favor de los alemanes observar que ellos son mejores que los sionistas.


EL PROGRAMA DE ODIO MORGENTHAU-SIONISTA

     Según reportes de prensa, hemos cambiado nuestra política sionista de ODIO. Ésa fue una política inaugurada por Roosevelt y Morgenthau [Secretario del Tesoro] en la conferencia de Quebec y seguida por Truman en la conferencia de Potsdam, y puesta en práctica por Eisenhower mientras fue el gobernador general de Alemania. En cumplimiento de dicho programa él colocó tropas de negros en la ciudad de Berlín, que fueron culpables de violaciones y toda otra clase de bellaquerías. Ése era un programa sionista-comunista.

     Es extraño decirlo, pero Stalin tiene derecho al crédito del cambio de nuestra política de odio. Él primero anunció que los soviéticos se harían cargo de restaurar Alemania, y nosotros seguimos el ejemplo, en un esfuerzo para impedir que Alemania se hiciera comunista.

     Stalin es lo bastante listo para ver que si él pudiera ganar Alemania él podría conquistar Europa. Nuestros comunistas sionistas son también igual de listos, pero Morgenthau y los demás querían que Stalin ganara, de modo que nosotros adoptáramos y persiguiéramos un programa de odio y exterminio. ¡Ah, qué lío criminal tan miserable nuestros New Dealers han traído sobre nosotros y el mundo! El pueblo alemán y la nación alemana se interponen en el camino de la expansión del bolchevismo y de la creación del Imperio sionista, y los sionistas por lo tanto desean su exterminación.

     No estamos, sin embargo, en muy buena posición para pedirles a los alemanes que nos ayuden a salvar al mundo del bolchevismo. Para dar cumplimiento al plan de Morgenthau de degradar y destruír a la gente alemana estamos controlando Alemania con oficiales pro-sionistas y soldados de raza negra. Se ha reportado que el 80% de los Negros tenía enfermedades venéreas. La revista Life en su edición del 10 de Febrero de 1947 publicó una página entera de pequeñas fotografías de mujeres blancas alemanas desafortunadas y miserables con enfermedades venéreas. La revista aparentemente estaba predispuesta en favor de los soldados Negros, pues ella declaró que los Negros "eran más víctimas que culpables".

     Cada soldado, blanco o negro, que haya violado a una indefensa mujer hambrienta, debería ser procesado en consejo de guerra y fusilado. Los oficiales responsables también deberían ser procesados en consejo de guerra, y de ser encontrados como proporcionando ayuda o de ser en general negligentes, ellos deberían ser adecuadamente castigados. El precedente para tal enjuiciamiento y severo castigo fue establecido en los juicios de Núremberg de Goering y los demás. Ellos deberían ser al menos deshonrosamente dados de baja del ejército, ya que son una desgracia para éste y para la Humanidad.

     Alemania es la llave para el bolchevismo en Europa, y Japón en Asia. Si los bolcheviques obtienen la cooperación de los alemanes, como ellos se están esforzando por lograrla, es el adiós a la libertad en Europa y al Imperio británico.


INFORME DEL COMITÉ HERTER DE INVESTIGACIÓN

     En un discurso en la Cámara de Representantes el 24 de Noviembre de 1947, el congresista Vursell de Illinois, miembro del Comité Herter de Investigación, informó sobre las condiciones en Alemania y Austria como sigue:

     "Algunos han dicho en apoyo del Plan Marshall, que si no es aprobado, podemos perder la paz. Es mi sincera opinión que si perdemos la paz, la responsabilidad de perderla debe ser colocada en el umbral de la conferencia de Yalta, y en el fracaso de todas las tropas británicas y estadounidenses para avanzar y tomar Berlín. Y el acuerdo de Potsdam ha contribuído al fracaso, así como el Plan Morgenthau".

     El Plan Morgenthau fue el segundo gran error.

     "A causa de ello hemos perdido dos años en la reconstrucción de Alemania como un Estado industrial, y hemos proporcionado el 50% del alimento para los 45 millones de personas de los bolsillos de nuestros contribuyentes. El Plan Morgenthau en total costará a nuestro Gobierno una pérdida de más de 1.000 millones de dólares.

     "Finalmente, después de comprender que la recuperación de Europa occidental dependía en gran parte del carbón del Ruhr, de la fabricación de acero y de la reindustrialización de Alemania, el Plan Morgenthau fue arrojado por la ventana...

     "Esto ha costado a Europa occidental y a Estados Unidos miles de millones de dólares por el error del Plan Morgenthau. Estamos ahora sobre el primer peldaño de la escala hacia la rehabilitación de toda la Europa occidental".

     Él reportó posteriormente:

     "El pueblo alemán, sin embargo, no ha perdido su voluntad para trabajar, y ellos están haciendo un esfuerzo supremo. Aquellos que están en las secciones de la gran industria y la minería están recibiendo una ración más alta de comida debido a la necesidad de una mayor producción industrial en Alemania. Los agricultores en Alemania están trabajando intensamente. Toda la gente en Alemania y también en Austria está haciendo, a mi juicio, sus mejores esfuerzos...

     "Encontramos que la gente alemana y los austríacos, por convicciones religiosas y hábitos, están opuestos al comunismo.

     "En la última elección de alcalde en Berlín, aquella parte de la ciudad que está controlada por Rusia votó de manera aplastante contra los candidatos comunistas para alcalde y los cargos comunales. Si una elección libre fuera celebrada en toda Alemania y Austria hoy, es mi opinión personal que menos del 5% de la gente votaría por los comunistas" (Ibíd., 24 de Noviembre de 1947, p. 10.814).

     Este informe es totalmente confirmado por el congresista Dirksen de Illinois, que dijo:

     «Pero para este sueño imperial del Politburó y de los comunistas hay un obstáculo. Ése es Alemania. Una vez que Alemania caiga, Francia e Italia serán fáciles. Lenin, cuyo cuerpo está momificado en la Plaza Roja de Moscú, una vez dijo que "Quienquiera que controle Alemania, controla Europa". Él es el mismo Lenin cuyo evangelio es todavía la fe del comunismo y cuyos libros, tan recientemente revisados por Stalin, todavía son fielmente seguidos por los comunistas. Él es el mismo Lenin que fue el autor del caos y el odio.

     «El carbón y el acero del Ruhr alemán, si se acoplan con los recursos soviéticos, serían una combinación invencible. Por supuesto, el trabajo esclavo haría la labor. Ya 15 millones o más de obreros esclavos trabajan BAJO VIGILANCIA en la Unión Soviética. Pocos de ellos alguna vez volvieron» (Ibíd., 18 de Noviembre de 1947, p. 10.758).

     El congresista Vursell recomendó que nosotros debiéramos rechazar el Plan Marshall y seguir ayudando a la rehabilitación de Alemania y Austria; que deberíamos exigir que Rusia salga de Alemania completamente, "de modo que la nación pueda ser reunida como un todo económico, como fue concordado en la conferencia de Potsdam", y que prohibamos el desmontaje adicional de las fábricas en Alemania, declarando:

     "Una maniobra puede hacerse, y ciertamente debería ser hecha, sin más demora. El Presidente y el Departamento de Estado deberían insistir en la prohibición del desmantelamiento adicional de cualquier fábrica en Alemania. Seiscientas ochenta y dos fábricas y plantas han sido marcadas recientemente para su desmontaje conforme a los acuerdos de compensaciones. Ya que los acuerdos han sido rotos, y desde que Estados Unidos, Inglaterra y Francia han estado de acuerdo en la reconstrucción de Alemania, es locura e innecesario destruír esas plantas manufactureras y al mismo tiempo transportar acero, herramientas para máquinas y otras provisiones, una parte de las cuales más tarde será probablemente usada en la construcción de nuevas plantas.

     "Señor presidente [de la Cámara]: Los miembros del Congreso que han visitado Europa están alarmados por el estado en que se encuentra la gente alemana con la destrucción de esas industrias ahora tan necesarias para el renacimiento de la economía de Alemania. Bajo los acuerdos anteriores, concordados por nuestros líderes del Departamento de Estado y de la Administración, hemos estado desmantelando Alemania, inmovilizando la producción de carbón y acero, más bien que aumentarla, lo que al mismo tiempo está costando innumerables millones de dólares" (Ibíd., 24 de Noviembre de 1947, pp. 10.913-18).

     Han pasado más de tres años de desmantelamiento de las plantas alemanas y del traslado de ellas a Rusia y a sus satélites desde que fue hecho este informe. Ha sido dentro de los últimos 90 días que se dijo que este vandalismo sería inspeccionado. La mayor parte de las industrias, sin duda, ha sido trasladada, y nuestro Gobierno no ha hecho nada al respecto.

     Es la ironía del destino que debamos pedir ahora a Alemania y a Japón que nos ayuden a salvar al mundo de las consecuencias de nuestra locura al entrar en la guerra, y del comunismo. Alemania es el baluarte que protege al Sur de Europa y al Norte de África de la marcha mortal del bolchevismo, y Japón es el baluarte que protege a Asia. Si los soviéticos tienen éxito en comunistizar Alemania, entonces el equilibrio de Europa será comunistizado; si ellos vuelven comunista a Japón, entonces Asia habrá sido perdida. Se ha reportado en la prensa que hay numerosos disturbios anti-judíos en Inglaterra, y que a menudo se oye "¡Heil, Hitler!".

     Se reportó en la prensa que ha habido varios cientos de niños mulatos en Berlín. Los soldados de raza negra fueron estacionados allí por orden del general Eisenhower. Él estuvo originalmente a cargo de las fuerzas de ocupación en Berlín. Ellos fueron obviamente colocados allí con el propósito de degradar a la gente alemana en cumplimiento del Plan Morgenthau-Eisenhower.

     El general Patton estuvo a cargo de las fuerzas de ocupación en Baviera. Eisenhower lo asignó a una posición inferior debido a su tratamiento humano de los alemanes indefensos. El Ejecutivo de Operaciones del general Patton, el coronel R. S. Allen, dijo en su libro "Lucky Forward" que Patton habría ganado la guerra mucho más pronto y con mucho menos derramamiento de sangre si no hubiera sido por la interferencia de Eisenhower.


CUELGUE A LOS TRAIDORES Y DESTIERRE A LOS COMUNISTAS

     Hemos superado la etapa para el apaciguamiento, el actuar cautelosamente y las medidas moderadas. Estamos al borde de la guerra. Nada puede salvar a nuestros hombres jóvenes y a nuestro Gobierno excepto remedios radicales que exterminarán la enfermedad y su causa. Nuestra crítica situación requiere una intervención mayor. Debemos tener la inteligencia y el coraje para adoptarla, ya que de otro modo nuestro Gobierno estará perdido. Debemos colgar a los traidores y confiscar su propiedad, y desterrar a los comunistas. Ellos no tienen derecho a la protección constitucional o a la presunción de inocencia. Debería haber un masivo juicio de Núremberg a nuestros traidores y comunistas. La participación en cualquiera de las organizaciones sionistas y comunistas debiera ser una prueba concluyente de que el miembro es un comunista.

     En 1216 los británicos desterraron a los judíos de Gran Bretaña, y durante 400 años a partir de entonces a ningún judío se le permitió entrar en el reino. Aquéllos fueron años de paz y prosperidad. El acto del destierro contemplaba que cualquier judío encontrado en el reino después de una fecha dada debería ser castigado con la muerte; y los judíos emigraron. Deberíamos decretar una ley similar en cuanto a los sionistas. Los Rothschild y sus agentes y agencias, los traidores que tramaron el desastre de Pearl Harbor, y los traidores en nuestro Gobierno, deberían ser ahorcados y su propiedad confiscada, de ser encontrados culpables.

     La confiscación de la propiedad del enemigo pagará nuestra deuda pública y así aliviará al contribuyente sobrecargado. Estos traidores son responsables de su creación y simplemente es justo que ellos la paguen. Tal confiscación nos daría nuestros ferrocarriles, nuestra industria siderúrgica, la prensa metropolitana, los bancos de Nueva York y los consorcios, la industria cinematográfica, la radio, etc. Nuestro Gobierno debería ejercer entonces su deber constitucional de emitir el dinero y regular su valor.

     Si los británicos hubieran adoptado este plan ellos no necesitarían nuestra ayuda, ya que los Rothschild han poseído prácticamente todo en el Imperio británico que valiera la pena poseer. En vez de ello, el gobierno socialista dio nuestro dinero a los Rothschild en pago por su Banco de Inglaterra y otras propiedades, y ellos están llorando por más. El ministro británico de Economía y Hacienda, sir Stafford Cripps, en su "Estudio de Economía para 1948", declaró que el Imperio británico está en bancarrota.

     Se ha programado que ellos reciban 5.000 millones de los 17.000 millones que el Presidente Truman propone para la recuperación europea, la mayor parte de lo cual irá probablemente a los Rothschild, y por medio de ellos a su propuesto Imperio Mundial. Fueron los Rothschild, mediante su agencia Kuhn, Loeb and Co., los que financiaron la Revolución rusa y crearon el Imperio soviético. Ellos ahora procuran ampliarlo a un Imperio Mundial. Hagámoslos pagar con sus vidas y con su propiedad por sus crímenes contra la civilización cristiana.

     Tenemos una autoridad superior para el castigo de los traidores que la ley de Núremberg. El derecho consuetudinario, que adoptamos como parte de nuestro sistema judicial, establece que los traidores serán castigados por colgamiento o decapitación y con la confiscación de sus propiedades, y con el destierro de los ciudadanos indeseables. Nosotros debemos procesar y tratar de castigar a los traidores que provocaron la última guerra, y desterrar a todos los comunistas, sean judíos o Gentiles. Esto incluirá prácticamente a todos los judíos que han sido admitidos en nuestro país desde la Primera Guerra Mundial. Los comunistas procuran destruír nuestro Gobierno y asesinarnos, y apropiarse de nuestra propiedad. Ellos son traidores y criminales, y no debería mostrárseles más piedad que la que ellos han mostrado hacia los alemanes.


APROPIARSE DE LOS MINERALES DEL MAR MUERTO

     Repito, enfatizando, que el Mar Muerto y su fabulosa riqueza mineral nos pertenecen a nosotros y a nuestros aliados por el derecho de conquista. Lo arrebatamos del sultán de Turquía en la Primera Guerra Mundial, ya que ganamos la guerra y de esa manera prolongamos la vida del Imperio británico. No perteneció a los británicos, quienes se lo dieron a los sionistas, y quienes sólo tenían un mandato para gobernar el país. El Mar Muerto no pertenece a los sionistas, cuyo título se basa en un regalo por parte de los británicos.

     Aquél pertenece a los Aliados, que ganaron la Primera Guerra Mundial. Ése es el título por el cual adquirimos Estados Unidos. Tenemos el mismo título a todos los yacimientos petrolíferos de los antiguos países turcos, valorados en 600.000 millones de dólares. En justicia, tenemos el interés principal porque ganamos la guerra. Pero deberíamos reconocer las acciones llevadas a cabo por las compañías petroleras que han desarrollado la propiedad y la de nuestros Aliados.

     Además, lord Balfour no prometió a lord Rothschild los minerales del Mar Muerto. Él sólo prometió Palestina como un hogar judío, sujeto a los intereses pre-existentes de los árabes. Los minerales del Mar Muerto no pueden ser usados como un hogar, y la promesa no puede ser interpretada para incluírlos. Lord Balfour no podía hacer ese regalo sin el consentimiento de los Aliados. Ése fue sólo un trato personal entre estos dos lords británicos, como a primera vista parece ser.

     Si el Mar Muerto y los yacimientos petrolíferos cercanos tienen sólo un décimo del valor que se dice que tienen, será suficiente para reembolsarnos por el gasto de las dos guerras y por los gastos y derroches de las administraciones de Truman y Roosevelt. Eso nos rescatará a nosotros y a nuestra posteridad de la esclavitud de las deudas. De hecho, nuestra libertad y la libertad de los pueblos del mundo dependen de si conseguimos la riqueza del Mar Muerto con sus yacimientos petrolíferos adyacentes, o si la consiguen los sionistas y los comunistas.

     Los sionistas y los comunistas ahora la tienen. Es verdad que el Estado de los israelíes proclamó su neutralidad en caso de una guerra entre Rusia y sus satélites y Estados Unidos y sus aliados, pero no deberíamos ser engañados por tal declaración. Ella será respetada tal como las promesas de Litvinov a Roosevelt para ganar nuestro reconocimiento de Rusia. Será tan neutral como los Rothcshild y el Politburó ruso quieren que ella sea. Será neutral en palabras y beligerante en actos, lo cual es el credo político comunista sionista.

     Nuestra seguridad y la seguridad de los pueblos cristianos del mundo dependen de nuestra apropiación de la riqueza mineral del Mar Muerto y de los yacimientos petrolíferos adyacentes. Si los comunistas perfeccionan su título a ellos, como procuran hacerlo, ellos perfeccionarán su control de toda Asia, África y Europa.–





No hay comentarios:

Publicar un comentario