BUSCAR en este Blog

lunes, 29 de diciembre de 2014

Sobre Marxismo Cultural y Progresismo



     Dos artículos presentamos ahora en castellano que tienen un tema en común. El primero es una breve recopilación de datos y conceptos que hemos hallado en el sitio del Australian Tea Party (austeaparty.com.au), que esboza una definición (y una comprensión) de aquella forma que asumió la Revolución marxista tras sacar del protagonismo a la clase obrera. Es un artículo de Marzo de este año. El segundo, de Septiembre de este año, pertenece al sitio Smash Cultural Marxism (smashcm.blogspot.com), e intenta definir lo que se ha dado en llamar "progresismo" o ideología "progresista", obviamente una palabra engañadora mientras no se diga de cara al Sol hacia dónde lleva dicho progreso. Ambos textos no dudan en denunciar la corrupta mentalidad de quienes están animados sólo de un odio intenso hacia nuestros antepasados y todo lo que construyeron, lo cual quieren reemplazar por algo que ni conocen ni han estudiado y que muy probablemente sólo les ha sido sugerido por otras mentes ocultas más enfermas aún.


¿Qué Es el Marxismo Cultural?
por David Truman
1º de Marzo de 2014



     El Marxismo Cultural es el conductor ideológico que está detrás de la llamada "Corrección Política". Es la crítica destructiva y el debilitamiento de todas las instituciones de la civilización occidental y de los valores tradicionales que la sostienen.

     Poco después de la Revolución rusa, en 1919 los bolcheviques fundaron la Comintern (la Internacional Comunista) para "luchar con todos los medios disponibles... para el derrocamiento de la burguesía internacional, para la creación de una república soviética internacional".

     Dos teóricos marxistas, Antonio Gramsci de Italia y Georg Lukacs de Hungría, concluyeron que el Occidente cristianizado era el obstáculo que se interponía en el camino de un nuevo orden mundial comunista. Gramsci dijo que el cristianismo había corrompido a la clase obrera y que Occidente tendría que ser des-cristianizado mediante una "larga marcha a través de la cultura", comenzando con la familia tradicional y engullendo completamente las Iglesias, las escuelas, los medios de comunicación y de entretenimiento, las organizaciones cívicas, la literatura, la ciencia, y la presentación (y revisión) de la Historia.

     En 1919 Georg Lukacs se convirtió en el vice-Comisario de Cultura en el efímero régimen bolchevique de Bela Kun en Hungría. Él inmediatamente echó a andar planes para des-cristianizar Hungría, en primer lugar socavando la ética sexual cristiana entre los niños, y luego la odiada familia patriarcal y la Iglesia. Él dio conferencias sexuales en las escuelas, e instruyó gráficamente a la juventud en el amor libre (promiscuidad) y las relaciones sexuales, simultáneamente animándolos a mofarse y a rechazar la ética moral cristiana, la monogamia y la autoridad paterna y de la Iglesia.

     En 1923 Lukacs estableció la Institución para el Marxismo en Frankfurt, más tarde conocida como la Escuela de Frankfurt. Lukacs dijo: "Vi la destrucción revolucionaria de la sociedad como la única solución posible. Un derrocamiento mundial de los valores no puede ocurrir sin la aniquilación de los viejos valores y la creación de unos nuevos por los revolucionarios".

     La Escuela de Frankfurt engendró la Teoría Crítica, la CRÍTICA DESTRUCTIVA DE LA CULTURA OCCIDENTAL, que incluye al cristianismo, el capitalismo, las autoridades, la familia, el patriarcado, la moralidad, la tradición, la moderación sexual, la lealtad, el patriotismo, el nacionalismo, la herencia, el etnocentrismo y el conservadurismo.

     La Teoría Crítica repite una y otra vez este mantra de los presuntos males occidentales: Racismo, sexismo, colonialismo, nacionalismo, homosexofobia, fascismo, jenofobia, imperialismo y por supuesto intolerancia religiosa (aplicada sólo al cristianismo).

     Antes de la Segunda Guerra Mundial, la Escuela de Frankfurt fue relocalizada en varios campus universitarios en Estados Unidos. En 1950, Theodor Adorno de la Escuela de Frankfurt propuso la idea de la "Personalidad Autoritaria", afirmando que el cristianismo, el capitalismo y la familia tradicional crean un carácter propenso al racismo y el "fascismo". Así, cualquiera que respalde los valores morales tradicionales y las instituciones es tanto racista como "fascista", y todo el que haya sido criado en las tradiciones de Dios, familia, patriotismo o el libre mercado, necesita ayuda psicológica.

     La Escuela de Frankfurt se vio frustrada por la peristente indiferencia de la clase obrera occidental hacia la rebelión. Herbert Marcuse hizo la pregunta: ¿Quién podría substituír a la clase obrera como el agente de la revolución?.

     Su respuesta fue: los grupos marginados, incluyendo a los militantes negros, las feministas, los militantes homosexuales, los antisociales, los alienados y los revolucionarios del Tercer Mundo, representados por el asesino de masas "Che" Guevara.

     El terrorismo cultural, ahora llamado CORRECCIÓN POLÍTICA, debía ser emprendido contra los varones Blancos, cristianos, capitalistas y heterosexuales.

     Entonces los GRUPOS VÍCTIMAS debían ser defendidos: negros, mujeres, y también ahora los musulmanes, como supuestas víctimas de "racismo" y "genocidio", y también, más recientemente, el medioambiente (saqueado por capitalistas Blancos). Juntos, éstos constituyen LA COALICIÓN POLÍTICAMENTE CORRECTA.

     El libro de Marcuse "Eros y Civilización" (1955) promovía el Amor Libre y el Principio del Placer, dando ocasión al mantra de finales de los años '60 en adelante de "Haz el amor, no la guerra" y "Si se siente bien, hazlo". Esto por su parte condujo a la contra-cultura de las drogas de los años '70, al "turn on, tune in, drop out" [enciéndete, sintoniza, abandona] de Timothy Leary. Esto es muy subversivo de los valores tradicionales, como la ética del trabajo y la búsqueda de la excelencia. Estos Grupos Víctimas son la base de los estudios de los Gays, los estudios de los Negros, los estudios de la Mujer, los estudios de Paz y Conflicto, etc., departamentos que ahora infestan las universidades, junto con la "Izquierda Verde". Ninguno de estos departamentos estimula el pensamiento crítico genuino: ellos venden sólo una agenda unilateral de pesimismo destructivo sobre la cultura occidental.

     El Marxismo Cultural ahora acribilla las instituciones de la sociedad occidental, las universidades, y sobre todo los medios públicos. Su táctica de la Corrección Política —el matonaje lingüístico— ahora intimida y asfixia a gran parte del discurso público. Esto aflige a ambos partidos principales, no sólo a la Izquierda.

     El avance del Marxismo Cultural ha sido ayudado enormemente por la difusión de ideas nihilistas post-modernistas, incluyendo la negación de la verdad absoluta, la negación de los estándares absolutos, el relativismo cultural, religioso y moral, la aseveración de que la vida carece de sentido, un "tolerante" rechazo a juzgar (lo que significa el rechazo a defender cualquier estándar), y una visión determinista de la vida.

     Los marxistas culturales enseñan que la verdad y la moralidad son relativas, que el fin justifica los medios, que las instituciones de base de la sociedad son simplemente "relaciones de poder", y que el estatus de las personas y la fortuna en la vida están determinados por la clase, el género, etc., y que ellas no tienen ningún libre albedrío o capacidad para asumir una responsabilidad moral por sus propias decisiones de vida. Esto promueve una mentalidad de victimización y fomenta la dependencia parasitaria.

     La agenda de la "justicia social", comprada por tantas personas a los marxistas culturales, es una cortina de humo. Cuando los de línea dura y sus "tontos útiles" hablan en las escuelas y en otras partes sobre la justicia social, ellos no están enseñando acerca de la libre empresa y el capitalismo y la responsabilidad individual y todas las cosas que hicieron grandes a EE.UU., Gran Bretaña y Australia. Ellos promueven todas las cosas que hicieron tan mal a la Unión Soviética, la Europa izquierdista (p. ej., Francia) y China.–



Progresismo:
La Verdad después de la Mentira
por Smash Cultural Marxism
10 de Septiembre de 2014


     El Progresismo es un proceso de pensamiento izquierdista puesto en práctica en la sociedad mediante los medios de comunicación, la academia, la política y la industria del entretenimiento. Desea un mundo sin gente europea blanca, ninguna familia tradicional, ninguna religión, ningún orgullo y ninguna identidad. Promueve la degeneración, la inmoralidad, la fealdad, el mestizaje, la Historia falsa y el auto-aborrecimiento. El Progresismo es la putrefacción social; carcome los fundamentos de una civilización hasta que ésta caiga por sí misma. Lo que queda son los remanentes deteriorados de una alguna vez gran civilización, la en una época envidia del mundo y enemiga eterna de los progresistas.

     El Progresismo se desarrolla a partir de ciertos rasgos únicos del europeo que trabajan en contra de los mejores intereses de éste. Aquellos rasgos son la Empatía y el Altruísmo. El progresismo promueve la empatía y el altruísmo fuera del grupo, y ataca a aquellos que practican la empatía y el altruismo dentro de su grupo.

     Un ejemplo de esto último sería el concepto de que "la caridad comienza por casa". Esto básicamente significa que usted primero y antes que nada cuida de lo suyo propio, pero el Progresismo llamaría a esto "racista" y "discriminatorio". Ellos creen que la caridad es para todos, incluso si es perjudicial para la persona o nación que es caritativa. La naturaleza empática y altruísta del europeo es manipulada en este escenario: ellos se desprenderán de su dinero para alimentar al Tercer Mundo, y apoyarán el presupuesto de ayuda externa enviado al Tercer Mundo, pero no tendrán ni idea de sus propias naciones necesitadas.

     Ellos apoyarán ingenuamente la inmigración desde el Tercer Mundo, creeyendo que esa gente simplemente está buscando una mejor vida, pero ellos ignoran las consecuencias para ellos y para su propia gente a largo plazo. Ellos caen víctimas del manejo de sus emociones por parte de los medios de comunicación y la agenda progresista. La Empatía y el Altruísmo son emociones basadas en la preocupación y la compasión por otros, y por eso la Izquierda progresista apela a la emoción, y raramente usa la lógica basada en la realidad.

     "Progreso" básicamente significa moverse hacia adelante, avanzar. Con relación a la sociedad, el "progreso" supuestamente significa mover a la sociedad hacia adelante, avanzar la sociedad, o hacerla progresar. La pregunta que por lo tanto tiene que ser hecha es: ¿progreso hacia qué exactamente?.

     La respuesta a esta pregunta está en todas partes: el "progreso" que ellos buscan no es hacer avanzar la sociedad o la civilización occidental como un todo, sino des-construírla. Para los progresistas, la civilización occidental es el enemigo; ellos no quieren que avancemos, ellos quieren destruírnos. ¿Podría cualquiera que no sea un esclavo lavado de cerebro decir con la mano en el corazón que la sociedad es mejor hoy?.

     Progresismo es un término falso cuando es aplicado a lo que los progresistas dicen que hace avanzar la sociedad, y esto es intencional. Para que ellos pudieran desestructurar y destruír la civilización occidental, tuvieron que darle una connotación positiva, y "progreso" es aquel término. Cuando alguien piensa en la palabra "progreso", se piensa en un aspecto positivo más bien que uno negativo, y por lo tanto dicha palabra es escrita con mayúscula por los progresistas.

     Quite las capas que rodean al "progresismo" y usted encontrará el Marxismo Cultural, una ideología empeñada en el colapso de la civilización occidental. El Progresismo es una mentira basada en el odio; no hay nada positivo en ello y nada que nos beneficie como sociedad, pueblo o cultura si caemos bajo su agenda. El odio de los progresistas está dirigido a la gente occidental y europea, contra nuestra cultura y tradicionalismo.

     Cualquiera que se oponga a la agenda progresista anti-occidental quedará sujeto a la táctica de (Saúl) Alinsky delineada en su escrito "Rules for Radicals" (1971). Estas reglas son tácticas que son usadas para fomentar dicha agenda. También puede ser llamada "tolerancia represiva", que es una idea original de Herbert Marcuse. En la práctica esto significa la tolerancia de todas las ideas y opiniones que estén de acuerdo con la narrativa anti-occidental, y la intolerancia hacia todas las ideas y opiniones que se oponen a ella.

     Una buena explicación de lo que es el Progresismo es la siguiente:

     «Comenzando en los años '60, los académicos tomaron sumo interés en el Marxismo Cultural del marxista italiano Antonio Gramsci. Los miembros de la clase política se apropiaron de los consiguientes "justicia social", "acción afirmativa" [discriminación inversa], "diversidad", "multiculturalismo", "corrección política", y otras virulencias engendradas por el marxismo cultural. Los políticos progresistas llegaron a considerar la sociedad como una mezcolanza de grupos raciales, étnicos, basados en el género, y ahora también basados en la orientación sexual, encerrados en un combate de suma cero [de un solo ganador] con la gente Blanca occidental.

     «Hablando en general, los adoctrinados por el marxismo cultural han aprendido a ver la moralidad y el conocimiento como "constructos", y al poder social y económico como artículos para ser transferidos desde el "opresor" al "oprimido". Los progresistas rutinariamente etiquetan a las minorías como oprimidas, y a cualquier cosa que beneficie a las minorías, como algo moral» (Chuck).

     Algunos ejemplos de la agenda del Progresismo marxista cultural son los siguientes.


Multi-Culturalismo / Multi-Racialismo

     Éste es un principio fundamental del progresismo. Ellos dicen que tener una sociedad multi-racial es "progreso" y que "la diversidad es nuestra fuerza". Los progresistas quieren una sociedad "post-racial" carente de identidad racial. Ellos promueven y apoyan la inmigración masiva y el mestizaje, y ansían el día en que los europeos Blancos sean una minoría en las patrias alguna vez europeas Blancas. ¿Puede alguien que no sea un anti-Blanco ver cómo esto puede ser posiblemente llamado "progreso"? Cuando usted es capaz de pensar libremente y evaluar los hechos, usted verá que el progresismo es una agenda en contra de los europeos Blancos. No tiene que ver con hacer progresar a la gente europea Blanca sino con la destrucción de ella.

     La prueba de esto puede verse en las predicciones demográficas hechas por demógrafos expertos de que las naciones europeas, incluyendo Gran Bretaña, Francia, Suecia, los Países Bajos y otros, tendrán una minoría europea este siglo. Nosotros somos anti-Unión Europea y anti-política migratoria de la Unión Europea, porque reconocemos totalmente los problemas que esto trae; sin embargo, la cuestión principal son las decenas de decenas de millones de no-europeos que han sido traídos a Europa. Ésta es la principal razón por la que las naciones europeas se convertirán pronto en una minoría en Europa.


Modernismo

     El llamado arte moderno y la arquitectura moderna son el resultado del odio al arte y la arquitectura clásicos occidentales. Los progresistas producen y promueven la fealdad en cada manera posible, porque se trata sobre todo de remover al individuo lejos de su herencia cultural. Produciendo arte y arquitectura modernistas ellos sustituyen el carácter occidental histórico de nuestra cultura, con monstruosidades así llamadas "modernas" y "progresivas". Los progresistas quieren sobrepasar el carácter histórico de nuestra cultura porque ellos lo odian, no porque ellos quieran hacerlo progresar. Ellos hacen esto no sólo atacando la cultura en las academias, sino también reemplazando la expresión cultural de Occidente que fue alguna vez una característica destacada de nuestra cultura.


Liberación Sexual

     Este principio fundamental del progresismo ha resultado en una cultura de degeneración promovida por la industria del entretenimiento, la industria de la pornografía y los medios de comunicación. La sexualización de nuestra cultura ha conducido a una decadencia en los valores de la familia y ha estigmatizado la búsqueda de la creación de un ambiente de familia tradicional que incluye a la mujer, al hombre y a los hijos. Los marxistas culturales pensaron que si se podía liberar a la gente de lo que ellos llamaron "opresión sexual" entonces se podría comenzar el proceso de desconstruír Occidente.

     El libro "Eros y Civilización", escrito por Herbert Marcuse, creó un ambiente en los años '60 de "amor libre" entre los hijos del boom económico o movimiento contra-cultural. El libro trata acerca de cómo la represión del instinto sexual humano está orientado hacia el control social. En una palabra, sugiere que la libertad del deseo sexual y del principio del placer es un medio de liberación humana desde la civilización, es decir, de la civilización occidental que ellos ven como el Occidente capitalista. Los progresistas ven a la familia como siendo parte de la conspiración capitalista para controlar a la gente, y por lo tanto ella debe ser desconstruída.


Homosexualidad

     La homosexualidad es parte de la agenda de "liberación sexual"; sin embargo, esto es también una clase diferente de estrategia. El objetivo detrás de la normalización y la promoción de la homosexualidad es corromper y distorsionar la realidad natural detrás de los motivos del sexo. El sexo es principalmente acerca de la reproducción, la continuación de la especie. Sin la heterosexualidad, entonces la especie moriría dentro de una generación. La homosexualidad y la agenda homosexual es uno de los principales objetivos de los progresistas. Ellos niegan a cada instante los verdaderos motivos que hay detrás de ello y sus objetivos últimos, y usan el término "progreso" para lavar el cerebro a la gente para que ésta crea que el apoyo y la promoción de los "derechos de los homosexuales" son buenos para la sociedad.

     Ellos dicen que la homosexualidad es normal y que no es asunto de nadie lo que dos adultos hagan. Ellos dicen que "amor es amor" y que todos deberíamos tolerarlo. Cualquiera que no lo haga y que no se adapte a la agenda es un "fanático intolerante homosexofóbico". Ellos quieren que los niños sean forzados en hogares con "parejas" del mismo sexo a ser criados por homosexuales, y creen que los niños deberían ser adoctrinados desde la edad más temprana posible para apoyar la agenda homosexual. Los niños son el objetivo primario de la agenda homosexual; al ser la nueva generación, ellos son vistos como fundamentales en el proceso de "normalización".

     Otra importante estrategia de la agenda homosexual es legalizar el "matrimonio del mismo sexo". Éste es un asalto sobre la Cultura Occidental, que estuvo alguna vez en gran parte basada en las enseñanzas y valores cristianos que no permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo ni aceptan la homosexualidad como una práctica normal o aceptable a los ojos de Dios. Esto no se trata acerca de "igualdad en el matrimonio", sino que se trata de poner en la mira a uno de los fundamentos de Occidente a fin de destruírlo. A fin de que la agenda homosexual progrese, por lo tanto, se requiere de un ataque concertado sobre la oposición religiosa a ella.

     Otra razón para la promoción de la agenda homosexual, es que los progresistas creen que no hay ninguna verdad absoluta o estándar moral, ningún absolutismo moral. Todo da igual en lo que al progresista se refiere, cualquier cosa que haga "progresar" el asalto que está teniendo lugar sobre Occidente. Ellos dirán que nada es absoluto, y que por lo tanto "no deberíamos juzgar". Pero la gente que grita "quién eres tú para juzgar" es la gente que más juzga de toda la que usted podría tener alguna vez la desgracia de conocer.

     Un ejemplo del relativismo moral sería cualquier práctica que nosotros en Occidente consideramos bárbara, como la mutilación genital femenina. La moral relativista diría que dicha práctica es una práctica moral dentro de una cierta cultura, y por lo tanto no deberíamos juzgar.

     Las instituciones educativas impulsan el relativismo moral entre los jóvenes e impresionables, diciéndoles que todas las creencias y los estilos de vida son morales y por lo tanto válidos, excepto las creencias que van en contra de la narrativa de su agenda, sin embargo. Esto significa que los padres están perdiendo la lucha para ser los educadores morales de sus hijos. Los progresistas creen que a fin de crear una "sociedad verdaderamente igualitaria", la educación debería enseñar (adoctrinar) a los niños con propaganda homosexual.

     A la homosexualidad uno también se opone sobre la base de la exigencia natural y la intención natural de hombres y mujeres para procrear. El progresista dirá que "la homosexualidad puede ser encontrada en la Naturaleza", pero eso no la haría normal o natural. En la Naturaleza, las cosas tienen un diseño y un propósito, y el diseño y el propósito del macho y la hembra es procrear. La atracción y la química sexual entre macho y hembra son por lo tanto la exigencia normal y natural para la procreación. Cualquier otra cosa es anormal y antinatural. Cualquier ejemplo de una supuesta "homosexualidad en la Naturaleza" se refiere simplemente a un acto de dominación y no a un acto sexual natural normal.

     Los progresistas creen que a una minoría extrema en la sociedad que está involucrada en este tipo de comportamiento debería dársele el poder para imponer sus dictados a la abrumadora mayoría heterosexual, a quienes ellos consideran como una "mayoría intolerante".

     El término "homofobia" [homosexofobia], creado por George Weinberg (en 1972), se ha convertido en un los principales clichés del marxismo cultural, y, junto con el término "racista", ha causado un daño incalculable. "Homofobia" sugiere un miedo a los homosexuales y a lo que ellos dicen; sería una reacción heterosexual ilógica ante ellos. Yo llamaría a la homosexofobia un sentimiento natural de absoluta repulsión hacia un comportamiento antinatural.


Destrucción Total de la Familia Nuclear

     Los progresistas ven a la familia como una unidad opresiva que fomenta el racismo, el sexismo, la homosexofobia y el fascismo en los niños. Ellos dicen que la familia es patriarcal, autoritaria y jerárquica. Ellos creen que después de la destrucción total de la familia, ellos pueden llenar a los niños con ideas de "igualdad" e "igualitarismo". Los métodos con los cuales ellos intentan destruír la familia son la promoción de la homosexualidad, el feminismo, la liberación sexual y una confianza en el Estado. El papel del padre también ha estado bajo ataque: suprima al padre desde la unidad de familia, y el trabajo ya está medio hecho. La familia es etiquetada como una "cadena generacional de opresión".


Sin Fronteras

     Los progresistas creen que no debería haber ninguna frontera nacional en ninguna parte. Ellos creen en la libertad plena y absoluta de movimiento para toda la gente del mundo. Esto en realidad significa ninguna frontera en las naciones que son mayoritariamente europeas Blancas. El deseo de la gente no-europea de ir a Europa es inmensamente mayor que al revés. Esta creencia en que no haya fronteras está de acuerdo con el mantra comunista de "un mundo sin fronteras".

     El Progresismo es una escuela racista anti-Blanca de pensamiento lavado de cerebro y odio. Es el rechazo de la realidad y el rechazo del orden natural de las cosas. Desea crear una sociedad de anarquía que actúa como una fuerza corrosiva contra Occidente.–






1 comentario:

  1. Quizá matizaría algún aspecto que otro, fundamentalmente desde la perspectiva cristiana, y católica. Son las personas, no solo los blancos y europeos, y los valores cristianos, occidentales.
    Pero en general estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto. Y necesita de mucha más difusión. Hay gente que no es minimamente consciente de hasta qué punto está impregnada de marxismo cultural y de la dictadura de lo políticamente correcto. Y lo difícil que es luchar contra éste, por las técnicas que utiliza, máxime cuando no se es consciente del mismo y de sus principios y objetivos.
    Hay que difundir mucho más que es, para combatirlo ideológicamente.
    Nunca triunfará porque va totalmente contra la naturaleza humana, como el marxismo, pero hay que combatirlo por el mucho daño que está haciendo y que puede hacer.
    Gracias por hacerlo vosotros. Debe haber un debate sobre esto, sin pelos en la lengua, hablando alto y claro, combatiendo a los talibanes de lo políticamente correcto.

    ResponderEliminar