BUSCAR en este Blog

viernes, 26 de septiembre de 2014

Charles Coughlin - Los Judíos Son una Raza, No una Religión



     Del sacerdote católico estadounidense de origen canadiense Charles Coughlin (1891-1979), hemos encontrado en algunos sitios el siguiente breve artículo (The Jews Are a Race, Not a Religion), una buena síntesis histórica que desemboca en la realidad estadounidense, realidad en la cual él se esforzó por que tuviera mejores condiciones sociales, principalmente mediante programas radiofónicos, que fueron finalmente censurados. La fuente de este texto que se le atribuye a Coughlin, no sabemos de qué año, se señala como whitecivilrights.com, pero actualmente dicho sitio no se encuentra disponible. Tradujimos el artículo que publicó incogman.net en Noviembre de 2009, cuyas notas intercaladas suponemos que son de algún editor. El texto se refiere claramente a una raza con tradiciones raciales, y no a una religión.


Los Judíos Son una Raza, No una Religión
por Charles Coughlin



     La mayoría de la gente Blanca no sabe nada en absoluto sobre la naturaleza de los judíos. El engaño más grande es que los judíos son una "religión". Los antepasados de la mayor parte de los judíos venían originalmente de Kazajstán. El término "judíos ashkenazis" se refiere a los judíos que se originaron en Asia Central [Kazajstán]. Estos judíos emigraron al Imperio polaco-lituano en la Edad Media [de aquí la enorme comunidad yíddish en Polonia y en el ghetto de Varsovia] y luego viajaron desde allí a Europa Occidental. Incluso aunque los judíos hayan vivido entre europeos cristianos durante cientos de años, ellos han rechazado todas las tentativas de ser convertidos al cristianismo. De hecho, el resultado final de tener judíos en una nación Blanca durante un período prolongado de tiempo es una extendida corrupción moral y un severo debilitamiento del cristianismo. Los judíos desempeñan el papel de un virus anti-cristiano en las sociedades Blancas.

     Los judíos no son una rama de la raza blanca. La gente de Kazajstán es una mezcolanza de razas mayormente asiáticas, incluyendo principalmente turcos, centro-asiáticos [relacionados con los pueblos iranios y afganos] e invasores mongoles, los cuales eran conocidos por su brutalidad. Muy probablemente algunos judíos mediterráneos emigraron a Kazajstán hace siglos y comenzaron una comunidad allí. Los líderes judíos pueden haber considerado a la gente de esa área muy similar en actitud y personalidad a la raza judía original, y se inter-casaron con ellos. Una leyenda afirma que un rey de Kazajstán declaró que su nación entera debería convertirse en judía.

     Lo más importante que hay que recordar sobre los judíos es que ellos son una raza extranjera. La definición de un judío en la ley judaica es alguien que tiene madre judía. ¿Cómo puede el judaísmo ser considerado una religión si usted tiene que nacer dentro de él? ¡Ésa es la definición de una raza!. Sería algo alarmante para los estadounidenses Blancos si un pueblo extranjero, como los japoneses, se congregara en casas de reuniones raciales una vez por semana para promover su agenda racial. Los judíos han afirmado astutamente que sus casas de reuniones raciales, sus sinagogas, son casas de encuentros "religiosos", "tal como las iglesias". Hay un pasaje en el Nuevo Testamento, en Apocalipsis 2:9, que dice: "Conozco la blasfemia de aquellos que dicen ser judíos y no lo son, sino que son una sinagoga de Satán". Este pasaje observa correctamente que las sinagogas modernas no tienen nada que ver con Dios, y que los judíos son ahora una raza centroasiática-turco-mongola foránea, ni siquiera relacionada con los judíos originales.

     La Biblia también habla de fariseos y saduceos. Los fariseos creían en la vida después de la muerte y en los ángeles, mientras que los saduceos eran ateos. La mayoría de los judíos en décadas recientes han puesto su confianza en el socialismo, en el comunismo o en el Partido Demócrata. El número de judíos que realmente creen en Dios puede ser tan poco como un veinte por ciento. La mayor parte de los judíos parece despreciar a los cristianos devotos como tontos simplones, y este sentimiento se presenta con fuerza en los medios de comunicación controlados por los judíos. De vez en cuando "un rabino ateo" será mencionado en las noticias. La palabra "rabino" significa "profesor", y no necesariamente tiene algún sentido religioso. La gran mayoría de los judíos son izquierdistas políticos o imperialistas sionistas, que en secreto creen que su raza debería controlar el planeta.

     Irónicamente, los judíos ashkenazis son el grupo judío dominante en Israel. Ellos tienen la primera opción para viviendas y otros beneficios, mientras que los judíos norafricanos [los judíos sefarditas], que pueden tener una mezcla de ancestros judíos y árabes [e incluso negros], son tratados como ciudadanos de segunda clase. Un judío ashkenazi se vería discriminado en contra en Israel por casarse con alguien de los judíos sefarditas.

     Los judíos a menudo han sido tolerados en las naciones europeas porque se creía que ellos ayudarían a mejorar el comercio. Los judíos, sin embargo, siempre llevaron con ellos un sórdido elemento criminal. Los judíos corrientemente han estado fuertemente implicados en la prostitución y la usura. Los judíos también corrompen y socavan las naciones que ellos infestan.

     Durante los siglos, los judíos se han mezclado con los europeos, produciendo una dirigencia judía más inteligente con la misma habilidad comercial asiática. En vez de ser pequeños prestamistas y comerciantes de menor importancia, los judíos de casta mezclada han creado a las poderosas familias bancarias internacionales Rothschild y Warburg. Los judíos de casta mezclada de manera similar han llegado a ser más sofisticados en su intromisión y subversión de los gobiernos europeos para satisfacer sus necesidades.

     La primera nación europea en experimentar un gran influjo de judíos ashkenazis fue el Imperio polaco-lituano en la Edad Media. Este Imperio fue una importante fuerza en Europa oriental durante varios siglos (que jugó un rol similar al Imperio autro-húngaro en Europa central). En 1705 el Imperio polaco-lituano fue devastado por la Peste Negra, que se decía que había sido transmitida por las pulgas que tenían los mercaderes judíos y las ratas. La comunidad judía creció de manera considerable y contribuyó a la descomposición del Imperio desde dentro. Aquel Imperio alguna vez fuerte perdió rápidamente su posición en Europa y fue literalmente borrado del mapa de Europa. Rusia, Prusia y Austria devoraron ese Imperio en tres particiones desde 1772 hasta 1795. Es más que una coincidencia que la primera nación europea invadida por esos judíos en grandes cantidades fuera corrompida desde dentro y aniquilada por sus enemigos.

     Después Austria tuvo que afrontar problemas similares de sus nuevos súbditos judíos. Gradualmente se estableció una Prensa anti-judía en Austria, que trató de resistir a la corruptora influencia de los judíos sobre la sociedad austriaca. Como siempre, los judíos fueron encontrados involucrados en cada empresa criminal lucrativa, sobre todo en la prostitución y la usura.

     Rusia sufrió un problema aún peor con sus judíos, que desarrollaron crecientemente planes para asesinar a la familia Real rusa y crear una revolución anarquista o comunista. El zar Alejandro II había intentado reformar la sociedad rusa emancipando a los siervos. A pesar de sus buenas obras, el Zar fue asesinado por uno de los primeros grupos terroristas socialistas, llamado "Voluntad del Pueblo". El lanzador de la bomba que mató al Zar se llamaba Ignatei Grinevitski. Dos de sus socios terroristas tenían nombres muy judíos, Nikolai Sablin y Gesia Gelfman.

     El gobierno ruso miró entonces con serio interés las actividades de los judíos. Un agente de la Policía Secreta rusa descubrió un complot judío llamado Los Protocolos de los Sabios Ancianos de Sión. Estos Protocolos explicaban detalladamente un plan judío para subvertir y dominar a los gobiernos por medio del control judío de la prensa, sobornos, chantajes, e incluso seducción [¿alguien recuerda a Mónica Lewinsky o a Chandra Levy?]. Henry Ford comentó que los Protocolos calzan con la historia mundial. Los Protocolos piden que la Prensa controlada por los judíos empuje a las naciones de los gentiles hacia la guerra contra cualquier nación que remueva a los judíos del poder. Los Protocolos fueron publicados primeramente en ruso en 1897. Una segunda impresión en 1905 alcanzó a las naciones occidentales. Después de la toma comunista del poder en Rusia, la posesión de una copia de los Protocolos por un no-judío implicaba la pena de muerte.

     Hacia la época en que estalló la Primera Guerra Mundial, los judíos en Rusia, Austro-Hungría y Prusia [ahora Alemania] habían creado extensas organizaciones socialistas y comunistas subversivas, diseñadas para derrocar a los gobiernos de aquellos países. Hacia 1917 el esfuerzo en la Primera Guerra Mundial había debilitado internamente a Rusia hasta el punto de que los comunistas conducidos por comisarios judíos fueron capaces de derrocar al gobierno y asesinar al Zar y su familia. Ellos establecieron una brutal dictadura comunista que oprimió a la cristiandad y asesinó a veinte millones de personas en Rusia y Ucrania durante los años '30.

     En 1918 los judíos en Alemania convocaron a huelgas generales que protestaran por la persistente guerra. Esas huelgas debilitaron el esfuerzo de guerra y condujeron al colapso de Alemania y al Tratado de Versalles, que injustamente colocó la culpa de la guerra sobre Alemania y exigió enormes reparaciones que más tarde arruinaron la economía de Alemania. El Imperio austro-húngaro de manera similar se fue abajo por el esfuerzo de la guerra y por las maniobras subversivas de los judíos. El Káiser huyó de Alemania y nació la fuertemente judía República de Weimar, infame por su corrupción, degeneración moral e incompetencia, y el público alemán finalmente la sacó de su existencia mediante votación.

     La misma raza de judíos asiáticos que destruyó el Imperio polaco-lituano y luego Rusia, Alemania y Austro-Hungría, comenzó a emigrar desde Europa del Este hacia Inglaterra, Francia y Estados Unidos. Nueva York se llenó rápidamente con judíos yíddish, que luego se esparcieron por todas las otras principales ciudades estadounidenses. Estados Unidos tenía una población judía significativa y creciente que se remontaba a la década de 1850.

     Hacia 1913 los judíos habían establecido una suficiente influencia política como para crear el sistema bancario de la Reserva Federal, que puso eficazmente el sistema monetario estadounidense entero en manos de banqueros judíos. Después de aquel acontecimiento, Estados Unidos fue empujado a dos guerras mundiales, de las cuales no consiguió nada. Una gran Depresión devastó a Estados Unidos sólo dieciséis años después de que los judíos se apoderaran de nuestro sistema monetario.

     El papel judío en la política se hizo aún más fuerte después de que fue establecida la Reserva Federal. Las compuertas de la inmigración fueron abiertas para judíos yíddish, que incrementaron masivamente la población judía de Estados Unidos durante los años '20 y '30. El extremadamente corrupto Franklin Delano Roosevelt se rodeó de consejeros judíos y fue uno de los más grandes colaboradores de los judíos que alguna vez haya existido.

     Hoy los judíos tienen grandes poblaciones en todas las naciones Blancas. Estados Unidos tiene la más grande población de judíos en el mundo. El resultado ha sido un rápido deterioro de la moralidad y un aumento dramático de la corrupción política. Los valores cristianos tradicionales han sido reemplazados por valores judíos, que apoyan la homosexualidad y el relativismo moral. Los judíos están conscientes de que la gente Blanca ha derrocado con éxito en el pasado a sus gobiernos marionetas. En respuesta a esto, los judíos están impulsando deliberadamente los conceptos de "diversidad" y "tolerancia", esperando que la gente Blanca se mezcle racialmente con negros, mejicanos y asiáticos, produciendo una población menos inteligente sin herencia racial. Los judíos mientras tanto no se cruzarán con otras razas en ningún grado significativo "por motivos religiosos", y surgirán como la raza sobreviviente más inteligente que gobierne a un enorme montón moreno de mestizos raciales.

     Existe un claro camino de destrucción, que comienza con el Imperio polaco-lituano, que fue borrado del mapa. Luego las naciones que invadieron Polonia —Rusia, Prusia y Austria— fueron envenenadas por socialistas judíos, que ayudaron a asesinar a dos Zares y a derrocar aquellos tres Imperios durante la Primera Guerra Mundial. Finalmente, los judíos invadieron Estados Unidos.

     Estamos siendo obligados a apoyar a Israel, no importando qué atrocidades ellos cometen contra los palestinos. Nuestro sistema monetario ha estado controlado por los judíos desde 1913. La moralidad cristiana ha sido suprimida y sustituída por la inmoralidad judía. Los medios de comunicación controlados por los judíos fomentan la homosexualidad y la mezcla de razas cada día para destruír a la raza Blanca. Nosotros podemos o aprender de la Historia y remover a los judíos del poder, o sumarnos a una lista de Imperios destruídos, a partir de los cuales los judíos han construído sus fortunas.–




No hay comentarios:

Publicar un comentario