BUSCAR en este Blog

sábado, 30 de agosto de 2014

Varg Vikernes - El Anti-Racismo y el Homo Sovieticus



     Anteayer presentamos tres artículos que hablaban de Anders Breivik y Varg Vikernes. Uno de esos tres textos, el segundo, de Vikernes, era la primera parte de la serie suya titulada "Guerra en Europa". En esta ocasión, por su innegable interés, presentamos su continuación, las partes II y III, escritas en 2012 en la ciudad de Bergen en Noruega, las que aunque ofrecidas en castellano en su sitio (burzum.org) tuvimos que revisar completamente y corregir varias veces. La parte II, más breve, señala con impecable lógica cuál es el error de fondo de la corriente izquierdista denominada "anti-racismo", su completa y soberbia anti-naturalidad. La parte III, a partir de la juventud masacrada por Breivik en Julio de 2011, ofrece las reflexiones que este hecho ha provocado en Vikernes, y su lúcido análisis de la, si es así todo lo que sostiene, sovietizada sociedad noruega. La siguiente entrada en este blog ofrecerá las restantes tres partes de esta serie de artículos de este despierto escritor y músico.




Guerra en Europa: Parte II
El Precio del Anti-Racismo
21 de Abril de 2012


     La siguiente es una reacción a Grethe Bøe-Waal, quien el 21 de Abril de 2012 escribió un artículo para el Aftenposten (un diario "noruego") titulado "El Precio del Racismo". Ella habla acerca de su amigo adoptado de origen asiático, el cual según ella fue impulsado al suicidio por el racismo al que se expuso en Noruega. Ella habla de cómo los racistas son responsables de las consecuencias de sus palabras.

     Como noruego, reacciono fuertemente a lo que ella tiene que decir, y me gustaría que ella y otros como ella tuvieran una mejor comprensión de la realidad. Los racistas no son el problema cuando los noruegos adoptan o importan de otras maneras a individuos de otras razas a nuestro país. El problema es la falta de respeto y la falta de comprensión de los "anti-racistas" hacia el hecho de que en realidad tenemos una diversidad en este planeta no sólo con respecto a las diferentes razas y especies de animales, sino también con respecto a las diferentes razas humanas e incluso diferentes especies humanas (vea el sitio www.mariecachet.com como prueba de esto).

     Si usted echa un vistazo a la Naturaleza, verá que las diversas razas y especies animales de manera natural no se mezclan; sólo los animales que han tenido sus instintos estropeados por la crianza y la domesticación, y, en algunos raros casos, también los animales salvajes que no tienen otra alternativa (como los animales que están en cautiverio), se mezclan con otras razas o especies. Si usted, por ejemplo, toma un perro y lo coloca entre lobos, los lobos lo matarán inmediatamente. Así es cómo funciona la Naturaleza, nos guste o no. A los "anti-racistas" por cierto esto no les gusta, por diversas razones, pero es un error atacar a los racistas sólo porque ellos son exactamente como la Naturaleza quiso que fueran.

     Cuando los lobos matan a un perro que está entre ellos, no necesitan ser reeducados por eso. ¡Los que necesitan ser reeducados, en primer lugar, son los que pusieron al perro entre los lobos! De manera similar, los racistas no necesitan ser reeducados cuando reaccionan negativamente frente a personas de otras razas que viven entre ellos. ¡Los que colocan a esa persona de otra raza son los únicos que necesitan ser reeducados! No podemos ni debiéramos siquiera querer cambiar las leyes de la Naturaleza. En vez de ello, deberíamos adaptarnos a ellas. No podemos hacer que las leyes de la Naturaleza se acomoden a nuestras propias confusas ideologías e ideas salvajes.

     Lo siento, señorita Bøe-Waal y otros, pero si no hubiera sido por los "anti-racistas" que difunden sus mentiras en Noruega y en otros lugares en el mundo europeo, no habríamos sufrido de todos los problemas que enfrentamos en la actualidad por causa del racismo. Los padres adoptivos no son "malos" ni quieren hacer daño a sus hijos adoptivos, pero incluso el más egoísta de ellos lo pensaría dos veces antes de adoptar niños de otra raza si entendiera las leyes de la Naturaleza y las consecuencias de las mismas. Ellos no comprenden esto porque han sido engañados por la masiva propaganda de mentiras (con respecto a las virtudes imaginarias del "multiculturalismo" de la sociedad) a las que todos estamos expuestos diariamente en las escuelas, en los medios de comunicación, en los anuncios y en cualquier otro lugar también.

     Lo que usted parece olvidar por completo también, señorita Bøe-Waal, son todas las víctimas noruegas de la importación masiva de personas de otras razas llevada a cabo por los "anti-racistas". En Oslo los niños noruegos ya están expuestos al mismo racismo, y están siendo intimidados en las escuelas por ser Blancos, siendo golpeados en las calles por ser Blancos, etcétera, y sufren a diario debido a que ya ¡se están convirtiendo en una minoría en su propia patria!. Recuerde que aunque los lobos maten a un perro que trata de vivir entre ellos, los perros van a empezar a matar a los lobos si los superan en número suficiente. ¿No es algo simplemente natural que los noruegos reaccionen cuando estamos a punto de ser sustituídos por otras razas en nuestro propio país?. Esto podría ocurrir en Oslo dentro de 5 años, según lo afirma Breivik, o de 16 años como sostiene la SSB [Oficina Central de Estadísticas noruega], o puede tomar 100 años por lo que sabemos, pero todo eso es irrelevante; ¡está mal que nosotros permitamos que eso alguna vez suceda!. Tenemos el derecho a vivir también, a sobrevivir como nación en nuestra propia patria, y pronto ni siquiera tendremos un lugar a donde ir, si queremos escapar del racismo de las otras razas. Los "perros" están a punto de convertirse en mayoría en todos los países europeos, de modo que quedaremos expuestos a su racismo no importa a dónde vayamos. ¡Ustedes los llamados "anti-racistas" han destruído todos los países europeos con la inmigración masiva!. ¿Dónde se supone que viviremos entonces?; ¿dónde se supone que mis rubios hijos habrán de vivir dentro de 60 años?; ¿dónde se supone que deben vivir los rubios hijos de los europeos?. ¿Por qué ustedes sólo se preocupan por los individuos no-Blancos que han sido víctimas de racismo, y al mismo tiempo trabajan activamente para asegurarse de que todas las personas de vuestra propia raza sean víctimas del mismo racismo?. ¿Son ustedes incapaces de ver la locura en todo esto?.

     Trate de acorralar a un animal, ¡y usted verá lo que sucede!. No se sorprenda cuando el animal lo ataque a usted. Los humanos también son animales, y gente como Anders Breivik actúan por instinto, porque ustedes los han acorralado. En realidad hay que agradecer a ustedes mismos el hecho de que él haya matado a algunos de ustedes "anti-racistas". ¡Ustedes han arrinconado a nuestra raza europea entera!. Como dice Breivik, cada vez más personas en las naciones europeas reaccionarán con agresividad. Finalmente grandes grupos se rebelarán. Tal vez incluso pueblos enteros. El futuro no parece brillante. La carnicería vendrá, ¡y todo es culpa de ustedes!. ¡Esto es una consecuencia de vuestras políticas y de vuestras acciones "anti-racistas"!. Ustedes y aquellos que los "educaron" a ustedes son los responsables de esto.

     Puesto que ustedes muestran una total indiferencia por las leyes de la Naturaleza, ¿por qué no inventan una ideología que niegue la existencia de la gravedad también? Así todos ustedes pueden saltar desde un acantilado, y por lo menos no van a molestar a nadie cuando se estrellen contra las rocas abajo. Entonces usted, señorita Bøe-Waal, puede aprender las tres palabras verdaderamente redentoras: "¿Quieres volar conmigo?", y puede decírselas a todos sus amigos "anti-racistas", y liberar al resto de nosotros de vuestra demente ideología de auto-odio. Si ustedes hubieran hecho eso, exactamente nadie habría sido impulsado al suicidio por causa del racismo, ninguna mujer habría sido violada por hombres de otras razas, nadie habría sido apuñalado en el tranvía de Oslo por negros, golpeado por el color de su piel o de alguna otra manera sido sometido al conflicto racial que ustedes han creado con sus políticas "anti-racismo" durante los últimos 67 años [desde 1945]. Que los perros vivan donde pertenecen, y que los lobos vivan donde pertenecen. Cada uno vivirá vidas más felices y mejores si sólo son leales consigo mismos y permanecen en sus propios territorios.–



Guerra en Europa: Parte III
Homo Sovieticus
1º de Mayo de 2012


     Hay una pregunta en relación con el acontecimiento ocurrido en Utøya [la matanza realizada por Breivik] que necesita ser respondida: ¿cómo puede una sola persona armada con pequeñas armas semi-automáticas caminar libremente por una isla bastante pequeña y disparar a sus objetivos cuando es superada en número en una proporción de 700 a 1?. Él mismo [Breivik] dice que fue atacado solamente una vez durante su expedición de más de una hora, por una sola persona a quien él simplemente empujó y disparó a matar en el suelo. El número de extremistas de izquierda que él mató a tiros nunca me preocupó; el ataque en sí mismo no me preocupó ni me sorprendió su intención, pero ese hecho vergonzoso [de que nadie se defendiera] me preocupó desde el primer día, y todavía me preocupa.

     Mi primera reacción frente a ello fue, por supuesto, de vergüenza. ¿Cómo pueden mis compatriotas ser tan extremadamente cobardes y de hecho impotentes?. ¿Qué es lo que anda mal en ellos?. Quiero decir, cualquier ser humano cuerdo, sano y entero (por así decirlo) en esa situación por lo menos trataría de luchar, de organizar pequeños grupos armados con piedras y palos, y trataría de emboscar al tipo, etcétera. Cierto, unos pocos atacantes seguramente resultarían muertos si un grupo lo hubiera atacado, pero él habría sido finalmente doblegado, y hubiera terminado su masacre. Incluso con una bala o dos en su cuerpo usted todavía puede luchar, sólo para morir más tarde por la pérdida de sangre. Usted no queda indefenso aunque esté gravemente herido. Usted sólo necesita un espíritu de lucha para seguir luchando. Usted podría pensar de manera diferente, pero sé de lo que hablo. Yo mismo he peleado herido (con una mandíbula rota. Y salí victorioso), y he visto a otros hacer lo mismo; el más conocido de ellos sería [Øystein] Aarseth [a quien mató Vikernes], que paró de correr y se defendió incluso después de haber sido apuñalado por lo menos 7 veces y de tener sus dos pulmones perforados. Él hizo aquello porque estaba acorralado entonces, pero aun así. Pero aquellos arrinconados en Utøya no se defendieron, salvo el único ejemplo que mencioné antes. Los demás no hicieron nada. Algunos de ellos se detuvieron, se resignaron y sólo esperaron a que él les disparara. Otros se acostaron cubriendo sus cabezas con sus brazos. Algunos pidieron clemencia. Todos ellos fueron ejecutados por el señor Breivik.

     El darwinista social que hay en mí aplaude esto; ¡cobardes como aquéllos merecen morir!. Sin embargo, creo que entiendo por qué reaccionaron de esa manera. Ustedes ven, yo también crecí en la Noruega "socialdemócrata" (es decir, marxista). Así que déjenme contarles una breve historia acerca de este país (oh, tan dichoso) de Noruega...

     Como casi todos los noruegos, mi primer encuentro con la verdadera Noruega fue en el kindergarten, una cárcel para niños, con guardias feministas de extrema Izquierda adoctrinando a sus víctimas indefensas con mentiras y propaganda, y obligando a los niños a "compartir" y a "ser amables" unos con otros. No se permitía ninguna competencia. Ningún "ganador", o en realidad "perdedor", era permitido; se suponía que todos debían ser siempre iguales en absolutamente todo. Jugar solo no estaba permitido. Usted juega con los otros niños (en comunión) y canta felices canciones extremistas con las fanáticas "guardias de la prisión". Los niños valientes, y yo era uno de ellos, se escapaban de aquello, trataban de esconderse de los "guardias" en el patio de recreo e incluso trataban de escapar del kindergarten. Yo tenía sólo tres años de edad cuando por primera vez escalé la valla y corrí los 2 kilómetros de vuelta a casa, a través de las calles, y todo por mí mismo. Ya en casa toqué el timbre para entrar y fui "arrestado" por mi madre, quien por alguna razón ese día fue a casa desde su trabajo, y ella sin piedad me envió de nuevo al gulag marxista para niños.

     Mi historia, sin embargo, difiere un poco de la de otros niños noruegos pobres. Mi liberación del kindergarten ocurrió más pronto, cuando mi padre fue contratado para trabajar para Sadam Hussein en Iraq en 1979. Él fue uno de aquellos ingenieros que ayudaron a construir Iraq en los años después de que Sadam Hussein se había convertido en Presidente. La escuela inglesa en Bagdad estaba llena, de modo que cuando yo tenía 6 años fui enviado a la escuela pública iraquí corriente.

     Iraq fue una mala experiencia en muchos sentidos. Mi hermano y yo tuvimos que luchar contra atacantes en varias ocasiones, en la escuela y en las calles; escapábamos apenas de las jaurías de perros infectados con rabia que nos perseguían por las calles; incluso tuvimos una vez que correr por nuestras vidas arrancando de un asesino borracho, que seguía blandiendo el hacha que había utilizado cuando mató a su esposa (él más tarde fue baleado hasta la muerte por la policía iraquí en las calles); casi nos morimos de envenenamiento por comida, y así sucesivamente. Puedo añadir que también le salvé la vida a un inglés allí, que se había ahogado en una piscina (y él fue rescatado y resucitado gracias a mí). Creo que mis padres fueron extremadamente irresponsables por llevar a su familia a vivir en Iraq, pero supongo que ellos no tuvieron la oportunidad de conocer algo mejor, como nosotros hoy en día (nosotros podemos simplemente "googlearlo"). Sin embargo, por lo menos tuve la oportunidad de ver más realidad que la que tuve en Noruega. La realidad en Noruega ha sido reemplazada por una especie de "socialdemócrata sustituto de la realidad", donde todo es perfecto, y donde el poderoso Estado noruego se encarga de todo. La Noruega soviética lo toma a usted de la mano, ad mortem [hasta la muerte].

     Cuando regresé a Noruega fui enviado a la escuela primaria, y fui un estudiante muy exitoso. El único problema fue que fui demasiado exitoso por mi propio bien: cuando yo ya había hecho todas mis tareas mucho antes que los otros, debía esperar que ellos me alcanzaran. Ustedes ven, en la Noruega marxista todos son "iguales", y eso significa en la práctica que ¡nadie está autorizado a ser mejor que el más lento, el más tonto y el menos hábil de todos ellos!. No hay clases separadas para los buenos estudiantes, o ni siquiera clases separadas para los alumnos muy malos. En vez de eso, ellos son ubicados en la misma sala de clases, porque ¡no hay alumnos "buenos" o "malos" en Noruega! Todos son iguales, y dadas las mismas oportunidades, todos serán iguales... o al menos eso es lo que dicen los extremistas marxistas. Así que cuando yo había terminado todas mis tareas, después de unos 5 minutos, el resto de los 45 minutos en clase me lo pasaba esperando. Por supuesto, el niño más tonto nunca terminaba sus tareas antes de que la clase finalizara; él era demasiado estúpido para comprender algo en absoluto, de modo que nunca se me dieron nuevas tareas. Yo siempre me quedaba allí esperando. Y esperando. Y esperando. Durante 6 años. Nunca hubo desafíos reales en la escuela. Más que nada yo me aburrí en la escuela primaria. Yo estaba tan harto cuando terminó la escuela primaria, que quería asistir a una escuela secundaria distinta de la de los otros niños de mi curso para asegurarme de que no terminaría aburrido todo el tiempo en la escuela secundaria también. Quizá con suerte no habría idiotas que me retardaran en una nueva clase.

     Así que cuando asistí a la escuela secundaria yo era el único allí que provenía de mi anterior escuela primaria. Yo era el muchacho nuevo en la clase. Todos los demás provenían de otras escuelas. ¡Pero! mi esperanza fue pronto destrozada. El sistema era tan socialista e idiota allí como en mi escuela primaria. El problema no había sido mi anterior escuela, mi anterior profesor o mi curso anterior: ¡el sistema escolar entero en Noruega era así!. Cuando comencé a saltarme clases en 8º grado, dejé de hacer las tareas, dejé de prestar atención a lo que los profesores decían, y hacía en vez de ello otras cosas en clases, y me las arreglé para sacar buenas notas. Me di cuenta de que todo era una pérdida de mi tiempo. Renuncié a todo el sistema educativo en Noruega, y en el 9º grado apenas asistí a la escuela en absoluto, faltando a clases 2/3 del tiempo.

     Conseguí por mí mismo una educación superior un año más tarde, cuando rendí exámenes de finales de secundaria, y más tarde los exámenes universitarios, como un "postulante privado", y por supuesto eso no fue difícil tampoco. Una vez leí un libro una sola vez el día antes del examen y obtuve la mejor nota posible. Sólo me di ese trabajo porque estaba en la cárcel, y ésa era una mejor alternativa que el trabajo penitenciario (es decir, tareas completamente sin sentido y aburridas en prisión, como taladrar agujeros en tablas de madera todo el día). Ninguna educación en Noruega me ha enseñado nada; yo me considero totalmente autodidacta.

     Lo que acabo de decir puede parecer como una digresión para muchos, pero no lo es. Esto ejemplifica perfectamente cómo los niños noruegos son criados en Noruega; y nunca cambia. Incluso en la universidad en Noruega nadie exige nada de ellos. Usted puede obtener un título de fantasía en Noruega con un mínimo esfuerzo, y todo el tiempo usted será seguido por los peores estudiantes, los más tontos y los más lentos. Ustedes ven, a ellos también se les da una "igualdad de oportunidades" para obtener un título decorativo, y a fin de asegurarse de que ellos también tengan éxito, los marxistas han removido todos los verdaderos desafíos en el camino. Usted puede aprobar un curso en la universidad en Noruega leyendo tal vez tres o cuatro libros. En mi curso de inglés en la Universidad de Tromsø sólo tuve que traducir cuatro páginas de texto y asistir a clases una vez o dos veces cada semana para aprobar. ¡No estoy bromeando!.

     Los noruegos no conocen nada mejor; ellos se sienten orgullosos cuando consiguen sus títulos, pensando que son exitosos cuando los consiguen, no sabiendo lo difícil que sería conseguir el mismo grado en cualquier otro país del mundo (incluído Ghana...). Ellos están perdidos en la marxista realidad sustituta. Naturalmente, ellos educan muy pocos matemáticos o médicos o biólogos en Noruega; usted no puede hacer trampas con las ciencias naturales. ¡Para aprender matemáticas usted ciertamente tiene que entender las matemáticas también!. De esta forma, la Noruega después del año 2000 educa menos (!) científicos naturales que la Noruega de los años '50, cuando ni siquiera teníamos enseñanza pre-universitaria para todos. El presupuesto educativo hoy es aproximadamente mil veces más grande, pero... sus prioridades son otras, por así decirlo. Como se explicó anteriormente.

     Después de la educación a casi todos se les da un trabajo. ¡Noruega se enorgullece de ser uno de los países del mundo con las menores tasas de desempleo!. ¡Ay, pero qué hazaña!. El marxismo debe estar funcionando entonces, ¿no?. Bueno, no exactamente. El Estado soviético de Noruega ha creado una cantidad anormal de lo que yo llamo "puestos de trabajo artificiales", destinados exclusivamente a emplear a los noruegos y a mantener bajas las tasas de desempleo. Tenemos sociónomos, sexólogos, periodistas en masa, antropólogos sociales y demás, todos enviados a confirmar los mitos marxistas y a mantener al pueblo noruego en la ignorancia. Incluso las niñas más tontas de clase obrera tienen sus títulos de fantasía y están ahora autorizadas para realizar tareas completamente sin sentido de manera profesional.

     Lo que le sucede entonces a todos los noruegos que trabajan es que el Estado se lleva la mayor parte del dinero que ellos ganan, en forma de impuestos extremadamente altos (¡mi padre pagó más del 60% de su ingreso en impuestos en un momento de su carrera!). A cambio, el Estado les proporciona todo lo que necesitan: carreteras, policía, departamento de bomberos, hospitales, etc. El sistema de bienestar se encarga de todo el mundo. ¿Usted es pobre? No hay problema, ¡el Estado lo ayudará!. ¿Está enfermo? No hay problema, ¡el Estado lo ayudará!. ¿Usted no sabe leer ni escribir correctamente? ¡No hay problema, el Estado se hará cargo de usted!. ¿Usted está deprimido? No hay problema, ¡el Estado va a ayudarlo (medicarlo)!. (¿Usted quiere morir? ¡No!, usted no está autorizado; usted pertenece al Estado). ¿Su automóvil ha sido robado? No hay problema, ¡el Estado lo ayudará!. ¿El automóvil fue destrozado completamente por un ladrón de autos? No hay problema, ¡el Estado lo va a ayudar!. ¿Usted tiene hijos? No hay problema, ¡el Estado los criará por usted!. ¿Sus hijos no son marxistas? No hay problema, ¡el Estado los adoctrinará por usted!. Y así sucesivamente. El estado necesita todo aquel dinero de impuestos, ¡porque el Estado se hace cargo de todo!. ¡Y usted no se atreva a hacer algo por sí mismo!.

     Si usted realmente tratar de hacer algo por su cuenta en Noruega, usted es severamente castigado por ello. ¿Empresa privada? ¡Por supuesto que no!. ¡Impuestos para ella hasta la muerte!. ¿Usted quiere construír su propia casa? ¡Por supuesto que no! Eso es ilegal en Noruega, a menos que usted primero asista a un "curso de construcción de viviendas" controlado por el Estado, dirigido, por supuesto, por uno de esos perdedores que de otro modo habrían estado desempleados. (Éste es, a propósito, un buen ejemplo de un "trabajo artificial"). ¿Usted quiere protegerse de un asalto físico, golpeando al asaltante? ¡Por supuesto que no!. ¡Irá a prisión, maldita bestia violenta!. ¿Usted quiere proteger a esa mujer que está siendo violada en la calle por ahí? ¡Por supuesto que no!. ¡Tenemos una policía por una razón!. ¿Usted golpea a violadores en acción? Eso es un asalto, ¡va a prisión!. ¿Usted gana una pelea a puñetazos (incluso si usted fue el atacado)? ¡Ira a la cárcel!. ¿Usted pierde una pelea a puñetazos (incluso si usted es el agresor)? Pobrecito de usted, muéstrenos su mano...

     Y ahí es donde encontramos la respuesta a mi pregunta original. Los noruegos están tan arruinados por esta ideología socialista y por el hecho de que van por la vida llevados de la mano por el Estado soviético, que sienten que no les está permitido protegerse a sí mismos o incluso a otras personas, ni siquiera cuando las mujeres noruegas son violadas por los inmigrantes en las calles, ni cuando los hombres noruegos son asaltados por los inmigrantes en las calles, ni tampoco en Utøya cuando un solo hombre ataca a 800 de ellos. Se espera que ellos esperen hasta que el Estado soviético (en forma de la policía noruega) llegue y los proteja. ¡Los adolescentes en Utøya incluso probablemente temían un castigo por parte del Estado si hubieran tratado de protegerse a sí mismos!.

     Oh, mis queridos amigos, confíen en mí cuando digo que cualquier temor que ellos pudieran haber tenido de ser castigados por defenderse, estaba bien fundado. Lo sé porque yo me defendí a mí mismo en Noruega, muchas veces, y siempre fui castigado por ello. Fui castigado cuando lo hice en el kindergarten, en la escuela y también cuando adulto. Cuando Aarseth planeaba matarme y lo confronté, él entró en pánico y me atacó, de modo que en vez de ello me defendí y lo maté, y por aquello pasé 16 años en prisión por asesinato. ¡Me ha quedado muy claro que tal vez ése era su principal problema conmigo! Cierto, a ellos no les gustaba que yo fuera un racista anti-judío, pero su principal problema puede haber sido que ¡he tenido el coraje de defenderme a mí mismo en vez de pedir ayuda y depender de su sagrado Estado marxista!. ¡Le mostré al mundo que yo no necesitaba al Estado noruego!. ¡Yo podía cuidar de mí mismo!. ¡Sacrilegio!, ¡blasfemia!. ¡Apedréenlo!.

     Hoy me compadezco de los adolescentes en Utøya, tanto de los que tienen que vivir con la vergüenza de haber huído del peligro en lugar de enfrentarlo y confrontar a su enemigo, como de aquellos que fueron asesinados ese día. A ellos ni siquiera se les permitió ser valientes; a ellos les lavaron el cerebro a lo largo de todas sus vidas para que siempre confiaran en que el Estado manejaría todos los problemas por ellos, de modo que aunque muchos de ellos fueron tal vez originalmente seres humanos valientes, siempre los recordaremos a todos como cobardes. El Estado marxista noruego les ha fallado miserablemente en Utøya, y le seguirá fallando a sus ciudadanos, ya sea que estén siendo asesinados, violados o golpeados o si sufren de algún otro modo, hasta el día en que sea reemplazado por un Estado nacionalista que le enseñe a sus ciudadanos a pararse sobre sus propios pies y a defenderse a sí mismos y a otros cuando sea necesario.

     La Socialdemocracia en Noruega no sólo debe ser culpada de los motivos del pistolero de Utøya, sino también por el número de víctimas, y estoy profundamente preocupado por el futuro de mi nación cuando veo cuán quebrantados están muchos noruegos por este sistema. Mis compatriotas están siendo convertidos en seres débiles, inútiles, sin carácter, que se odian a sí mismos y sub-humanos, completamente indefensos y totalmente dependientes del Estado que se hace cargo de todo en vez de ellos. Ellos se han convertido en la forma noruega del homo sovieticus.–




No hay comentarios:

Publicar un comentario