BUSCAR en este Blog

jueves, 7 de agosto de 2014

Las Mentiras de los Sionistas sobre Gaza



     Con respecto a la masacre que diariamente presenciamos con impotencia, que lleva a cabo la sanguinaria entidad sionista sobre el pueblo palestino civil, carnicería que sin duda ha de ser un sacrificio ofrecido al demonio que adoran, el clásico crimen ritual que la Historia y la Biblia consignan que ellos cometen (porque no puede negarse que aquí hay una complacencia en la matanza, un inhumano exceso y una ebriedad lujuriosa, que hace que los infraelíes se sienten a contemplarla como un espectáculo, como hemos visto que hacen), presentamos en castellano dos artículos que desconstruyen las mentiras que son hechas pasar como argumentos que justificarían este holocausto contra el pueblo semita. El primero, del estadounidense profesor universitario de Historia y escritor Lawrence Davidson (1945), fue publicado en tothepointanalyses.com (sitio del autor) hace diez días, y el segundo, de la abogada, académica y escritora estadounidense de origen palestino Noura Erakat, hace trece en thenation.com, siendo este último mencionado en el anterior. Ambos análisis refutan varios puntos que han señalado los sionistas y los ponen dentro del necesario contexto histórico que da validez a la impugnación.


Desconstruyendo la Visión Sionista
del Horror de Gaza
por Lawrence Davidson
27 de Julio de 2014


David Harris y el American Jewish Congress

     Por motivos desconocidos he terminado en la lista de correo del American Jewish Congress. Esto significa que recibo mensajes enviados por su director ejecutivo, David Harris. A veces hasta los leo.

     El 18 de Julio de 2014 recibí una de tales misivas que explica que "demasiados en la comunidad internacional dejan de comprender la dura realidad" que enfrenta Israel y sus "opciones políticas severamente limitadas". Para poner a cada uno en el buen camino, Harris escribió un artículo de opinión en el Boston Globe (también el 18 de Julio), una copia del cual venía anexa a su correo.

     Ya que el horror en Gaza sigue a plena intensidad, y que la carta de Harris puede ser tomada como representativa del punto de vista de los sionistas estadounidenses, decidí que era apropiado desconstruír su opinión editorial para mi propio blog y lista de correo. Habría que señalar que una impugnación similar de los razonamientos israelíes, haciéndose cargo de aspectos algo diferentes, apareció en un artículo en línea el 25 de Julio de 2014, titulado "Cinco Temas de Conversación Israelíes sobre Gaza Desenmascarados", en la revista The Nation [1].

[1. Presentado a continuación de este artículo y publicado en http://www.thenation.com/article/180783/five-israeli-talking-points-gaza-debunked].

     Antes de mirar el artículo deberíamos indicar que el señor Harris vive en un mundo muy estrechamente definido. Es un mundo definido por un conjunto de suposiciones no cuestionadas que son prescritas por una ideología completamente asimilada. Aquella ideología es, por supuesto, el sionismo, cuya presuposición a priori es el derecho de Israel a existir como un Estado sionista, que es un Estado exclusivamente judío. Lamentablemente, hay muchas consecuencias negativas que se originan de esta presunción, y una principal es ésta: usted no puede crear un Estado para sólo un grupo en medio de una gran población de otro grupo distinto del suyo, sin crear a la vez un ambiente discriminatorio. La estructura del Estado requiere institucionalizar aquel ambiente por medio de leyes que crean poblaciones superiores e inferiores, basadas en quién está o no en el grupo favorecido al que el Estado está diseñado para servir. Esto casi inevitablemente conduce a una segregación, a disparidades económicas extremas y, muy probablemente, a la "limpieza" étnica. Éste es exactamente el resultado de poner en práctica la reclamación del derecho de Israel a existir como un Estado sionista. La otra cara de este proceso es un trozo de realidad (no otra presunción) que no es sin embargo tenido en cuenta en el mundo del señor Harris, y se trata del legítimo derecho de la población discriminada a resistir.


El Artículo de Opinión de David Harris.
Desconstruyendo la Visión Sionista del Horror de Gaza

     Aquí están los puntos principales planteados por el artículo en el Boston Globe:

A) Harris comienza poniendo sobre Hamás toda la culpa de la matanza y destrucción que está ocurriendo ahora en Gaza. Él llama a la actual ronda de enfrentamientos "la última guerra provocada por Hamás". ¿Es exacto esto? Realmente la acusación está basada en la aseveración no demostrada del Primer Ministro israelí Netanyahu de que Hamás ordenó el secuestro y asesinato de tres adolescentes de un asentamiento ilegal en Junio. Este acontecimiento fue el detonante —el contexto de primer plano— para la confrontación en curso. Ninguna evidencia independiente creíble ha sido ofrecida para respaldar la acusación de Netanyahu. Sin embargo, lo que siguió fue una ola de arrestos en Cisjordania por parte de Israel, realizados de una manera casi arbitraria, así como una incrementada presión sobre Gaza. Hamás respondió a ambas acciones con renovados ataques con cohetes. La confrontación se intensificó a partir de allí. [Y no se olvide el posterior secuestro de un adolescente palestino por israelíes, que fue quemado vivo. NdT].

     El trasfondo de todo esto también es digno de ser observado. Fue expresado mejor por el astuto y honesto crítico judío M. J. Rosenberg. A la vez que condena el ataque con cohetes desde Gaza, él indica que

     «Es Israel el que ha mantenido a Gaza bajo bloqueo desde 2006, cuando decidió que no aceptaría el resultado de una elección libre y justa que puso a Hamás en el poder. Un bloqueo es un acto de guerra, e Israel, por aquella definición, ha estado en guerra con Gaza durante casi una década, una guerra que emprendió a través de su incesante castigo de civiles inocentes. ¿Pensó Netanyahu que Hamás aceptaría simplemente esto para siempre?».

     Ninguno de estos hechos es mencionado en la opinión editorial del señor Harris.

B) Harris continúa lamentándose de que "la esperanza para un pronto final [de los actuales enfrentamientos] se desvaneció cuando una propuesta de un alto al fuego intermediada por los egipcios fue aceptada por Israel, pero se encontró con una andanada de cohetes de Hamás destinados al Estado judío". ¿Cuán exacto es esto? Ciertamente ésta no es la historia entera.

     La dictadura militar que ahora se hace pasar por un gobierno en Egipto es aliada de Israel. Lo que se planteó como una oferta de un alto al fuego fue un plan ideado por Egipto en consulta con Israel, y probablemente con Estados Unidos, y luego presentado a Hamás como un asunto de "tómelo o déjelo". Hamás nunca fue consultado ni había ningún beneficio para Hamás y la gente de Gaza en la oferta, aparte de un alto temporal en la matanza realizada por Israel. Aquí está lo que la célebre Amira Hass, una de las pocas reporteras israelíes objetivas, expresó en cuanto a esto: "La oferta no está destinada a llevar progreso y cambio a la gente de Gaza, sino a marginalizarlos [a Hamás] como un movimiento político".

     El propio Hamás había ofrecido un plan de alto al fuego el 14 de Julio. Ofrecía una tregua de diez años a cambio del levantamiento del bloqueo de ocho años, el que constituye un acto israelí de guerra y que ha convertido a Gaza en una enorme prisión al aire libre. Nuevamente, esta oferta de alto al fuego no fue mencionada por el señor Harris en su artículo, aunque ciertamente él debiera estar consciente de ello. Ni tampoco los medios occidentales de información que cubrieron la unilateral oferta egipcia de alto al fuego prestaron mucha atención a la oferta de Hamás, aunque esto hubiera dado a Israel un respiro a largo plazo en los ataques con cohetes. Tampoco nadie pareció recordar que Hamás había hecho una oferta similar en 2008. Las ofertas de Hamás tanto entonces como ahora, para tomar prestadas las palabras del señor Harris, "se encontraron con una andanada de cohetes" disparados desde aviones a reacción y tanques israelíes.

 C) Harris afirma que la "realidad" actual lleva a los líderes israelíes a concluír que lo que ellos enfrentan en Gaza es "un adversario determinado a toda costa a emprender la guerra, que no cambiará su perspectiva, y que procura maximizar el asesinato y el caos, y que este adversario debe ser por lo tanto contestado con una respuesta fuerte e inequívoca". Ésta es una aseveración bastante extraña. Desde la perspectiva palestina (a la que el señor Harris no dará crédito), ésta es una descripción exacta de las actitudes y políticas israelíes. ¿Podría el señor Harris estar proyectando el comportamiento de aquellos que él defiende sobre aquellos que él desprecia?.

 D) El señor Harris continúa:

    "Es importante recordar que esto [el actual "asesinato y caos"] no tenía que haber sido de esta manera". ¿Qué quiere decir él? Él procede a presentar una historia de "lo que podría haber sido", que es como sigue: "En 2005 el Primer Ministro israelí Ariel Sharón unilateralmente retiró a todos los colonos y soldados desde Gaza, dando a esta estrecha franja de tierra su primera posibilidad en la Historia... para ejercer la soberanía. Aquello podría haberse convertido en el trampolín para un nuevo inicio, quizá el comienzo de un Singapur en el Mediterráneo. Pero dentro de dos años Hamás... obtuvo el poder. En vez de la construcción de Gaza, el objetivo fue la destrucción de Israel".

     ¿Realmente Harris cree esto? Esto ciertamente no tiene ninguna relación con cómo los palestinos experimentaron el acontecimiento. Desde la perspectiva de ellos, la historia de él es a lo más una invención descontextualizada. Lo que él no nos dice es que Ariel Sharón fue (según David ben Gurión) un mentiroso sistemático y (según importantes organizaciones de derechos humanos) un criminal de guerra en serie. Los motivos de éste para sacar a los colonos de Gaza no tuvieron nada que ver con la futura prosperidad de los palestinos, a los que él despreciaba y deseaba que finalmente fueran muertos o expulsados, y ciertamente no ofreció "soberanía" a Gaza. La retirada de los colonos señaló dos estrategias por parte de Sharón: una concentración de los esfuerzos israelíes de asentamiento en la Cisjordania, y la creación de las condiciones para el bloqueo que ahora hace de Gaza nada menos que un campo de concentración parecido a un ghetto. Debería tenerse presente —si fuera posible, incluso en la mente del señor Harris— que la estrangulación de Gaza comenzó antes de la elección de Hamás al poder en 2008.

E) Finalmente, David Harris concluye su opinión editorial insistiendo en que Israel es una sociedad democrática que se rige por reglas civilizadas, mientras sus adversarios son incivilizados, no democráticos y no se rigen por ninguna de tales reglas. Él nos dice que "esto puede ser difícil de comprender para alguien de fuera de la región. Esto ocurre muy al contrario de como vivimos nuestras vidas diarias, mucho menos [se entiende] cómo, cuando es necesario, emprendemos la guerra como naciones democráticas". Una vez más, Harris se ha resbalado en la invención y la fantasía. Israel es una sociedad completamente democrática sólo para sus ciudadanos judíos. Para los no-judíos no es una democracia sino más bien parecida a una sociedad segregacionista. Y, en cuanto a emprender guerras, las naciones democráticas las emprenden de una manera salvaje y no titubean en actuar como terroristas también. Hamás y los otros grupos combatientes palestinos, incluso cuando son más sangrientos, son un pálido reflejo de los ejércitos que han asesinado a millones de vietnamitas, iraquíes y afganos, y que destruyeron la pacífica sociedad que alguna vez vivió en Palestina.


La Reducción del Mundo de David Harris

     David Harris vive en un mundo peculiarmente estrecho. Y es significativo que el comportamiento israelí esté provocando que disminuya el número de gente que comparte aquel mundo. Desafortunadamente, su número todavía incluye a algunas personas muy poderosas, como lo presenciamos en el voto unánime más reciente del Senado estadounidense para apoyar la barbarie de Israel en Gaza. Entonces, una vez más, la mayor parte de estos senadores sólo precariamente adhirió a la causa sionista por un proceso de soborno político.

     La verdad es que fuera de Israel, Washington DC y algunos otros bastiones sionistas, la cosmovisión de David Harris se está derrumbando. Y, a medida que el número de aquellos que comparten su punto de vista se reduce, otros contra-grupos, como el movimiento de boicot a Israel, crecen en número. Tarde o temprano se alcanzará un punto de inflexión, y luego las cosas cambiarán, y probablemente lo harán muy rápidamente. En aquel día, ¿qué hará David Harris?: ¿culpar de todo al anti-judaísmo?, ¿atrincherarse en lo alto de Masada?, ¿o de mala gana procurar hacer la paz con los palestinos?.–



Cinco Temas de Conversación Israelíes
sobre Gaza Desenmascarados
por Noura Erakat
25 de Julio de 2014


     Israel ha asesinado a casi 800 palestinos en los pasados 21 días sólo en la Franja de Gaza; y su ofensiva continúa. Naciones Unidas estima que más del 74% de los asesinados son civiles. Eso debe esperarse en una población de 1,8 millón, donde el número de miembros de Hamás llega aproximadamente a 15.000. Israel no niega que asesinó a aquellos palestinos usando moderna tecnología aérea y armamento preciso, cortesía de la única superpotencia del mundo. De hecho, no niega incluso que ellos sean civiles.

     La máquina propagandística de Israel, sin embargo, insiste en que estos palestinos querían morir ("la cultura del martirio"), que pusieron en escena su propia muerte ("muertos telegénicos" [1]) o que fueron las trágicas víctimas del uso de Hamás de la infraestructura civil para objetivos militares ("escudos humanos"). En todos los casos, el poder militar culpa a las víctimas por sus propias muertes, acusándolas de devaluar la vida y atribuyendo este desprecio a la bancarrota cultural. En efecto, Israel —junto con los medios dominantes de comunicación, faltos de sentido crítico que aceptan sin cuestionar este discurso— deshumaniza a los palestinos, los priva incluso de su calidad de víctimas, y legitima infames derechos humanos y violaciones jurídicas.

[1. http://forward.com/articles/202436/netanyahu-hamas-wants-to-pile-up-telegenically/].

     Ésta no es la primera vez. Las espantosas imágenes de cuerpos de niños decapitados e inocencia robada en las costas de Gaza son una repetición terrible del asalto de Israel sobre Gaza en Noviembre de 2012 y el invierno (boreal) de 2008-2009. No sólo la táctica militar es la misma, sino que también lo son los esfuerzos de Relaciones Públicas y los defectuosos argumentos legales que justifican los ataques. Los presentadores de noticias de los medios dominantes de comunicación aceptan inexplicablemente estos argumentos como hechos.

     En seguida abordo cinco de los recurrentes temas de conversación de Israel. Espero que esto resulte útil para los fabricantes de noticias.


1) Israel está ejerciendo su derecho a la defensa propia.

     Como la potencia de ocupación de la Franja de Gaza, y de los territorios palestinos más ampliamente, Israel tiene la obligación y el deber [2] de proteger a los civiles bajo su ocupación. Gobierna mediante la autoridad militar y policial para mantener el orden, para protegerse y para proteger a la población civil bajo su ocupación. No puede simultáneamente ocupar el territorio, usurpando de esa manera los poderes autónomos que de otro modo pertenecerían a los palestinos, y que declararían la guerra sobre ellos. Estas políticas contradictorias (ocupando una tierra y luego declarando la guerra contra ella) hacen a la población palestina doblemente vulnerable.

[2. http://www.jadaliyya.com/pages/index/8799/no-israel-does-not-have-the-right-to-self-defense-].

     Las condiciones precarias e inestables en la Franja de Gaza que sufren los palestinos son responsabilidad de Israel. Israel sostiene que puede invocar el derecho a la defensa propia conforme al Derecho internacional como está definido en el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas. La Corte Internacional de Justicia (CIJ), sin embargo, rechazó esta defectuosa interpretación legal en su Opinión Consultiva de 2004. La CIJ explicó que un ataque armado que activaría el artículo 51 debe ser atribuíble a un Estado soberano, pero los ataques armados efectuados por palestinos surgen desde dentro del control jurisdiccional de Israel. Israel realmente tiene el derecho de defenderse contra ataques con cohetes, pero debe hacer aquello de acuerdo con la ley de ocupación y no en referencia a otras leyes de la guerra. La ley de ocupación asegura la mayor protección para la población civil. Las otras leyes de la guerra equilibran la ventaja militar y el sufrimiento civil. La afirmación de que "ningún país toleraría el disparo de cohetes desde un país vecino" es por ende tanto una estrategia de distracción como algo sin fundamentos.

     Israel niega a los palestinos el derecho de auto-gobernarse y protegerse, a la vez que invoca simultáneamente el derecho a la defensa propia. Esto es un enigma y una violación del Derecho internacional, algo que Israel deliberadamente creó para evadir la responsabilidad.


2) Israel se retiró de Gaza en 2005.

     Israel sostiene que su ocupación de la Franja de Gaza finalizó con la retirada unilateral de su población colonizadora en 2005. Y después declaró que la Franja de Gaza era "territorio hostil" y declaró la guerra contra su población. Ni el argumento ni la declaración son sostenibles [3]. A pesar de retirar a 8.000 colonos y la infraestructura militar que protegía su presencia ilegal, Israel mantuvo el control efectivo de la Franja de Gaza, y de ese modo sigue siendo el poder de ocupación como está definido por el artículo 47 de las Regulaciones de La Haya. Hasta la fecha, Israel mantiene el control del espacio aéreo del territorio, de las aguas territoriales, de la esfera electromagnética, del registro demográfico, y del movimiento de todos los bienes y de las personas.

[3. http://www.jadaliyya.com/pages/index/8807/is-gaza-still-occupied-and-why-does-it-matter].

     Israel argumenta que la retirada desde Gaza demuestra que el final de la ocupación no traerá la paz. Algunos han ido tan lejos que han llegado a decir que los palestinos malgastaron su oportunidad de construír el cielo (heaven) a fin de construír en cambio un refugio (haven) terrorista. Estos argumentos pretenden diluír las responsabilidades de Israel en la Franja de Gaza, así como en la Cisjordania. Como explicó hace poco el Primer Ministro Netanyahu, Israel debe asegurar que "no se materialice otra Gaza en Judea y Samaria... Pienso que el pueblo israelí entiende ahora lo que siempre digo: no puede haber una situación, bajo ningún acuerdo, en la cual renunciemos al control de la seguridad del territorio al Oeste del río Jordán" [4].

[4. http://www.timesofisrael.com/netanyahu-gaza-conflict-proves-israel-cant-relinquish-control-of-west-bank/#ixzz38DxNdBv8].

     Los palestinos tienen todavía que experimentar un día de auto-gobierno. Israel impuso inmediatamente un sitio sobre la Franja de Gaza cuando Hamás ganó las elecciones parlamentarias en Enero de 2006 y lo constriñó severamente cuando Hamás derrotó a al-Fatah en Junio de 2007. El cerco ha creado una "catástrofe humanitaria" en la Franja de Gaza. Los habitantes no serán capaces de tener acceso a agua limpia, electricidad o a ocuparse siquiera de las necesidades médicas más urgentes. La Organización Mundial de la Salud explica que la Franja de Gaza no será habitable hacia 2020. Israel no sólo no finalizó su ocupación sino que ha creado una situación en la cual los palestinos no pueden sobrevivir a largo plazo.


3) Esta operación israelí, entre otras, fue causada por el disparo de cohetes desde Gaza.

     Israel afirma que sus guerras actuales y pasadas contra la población palestina en Gaza han sido en respuesta al lanzamiento de cohetes. La evidencia empírica de 2008, 2012 y 2014 refuta aquella afirmación. Primero, según el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel, la mayor reducción de disparos de cohetes se produjo por medios diplomáticos más bien que militares. Esta gráfica [5] demuestra la correlación que hay entre los ataques militares de Israel sobre la Franja de Gaza y la actividad militante de Hamás. El disparo de cohetes por Hamás se incrementa en respuesta a ataques militares israelíes, y disminuye en correlación directa. Las suspensiones de hostilidades han llevado la mayor seguridad a la región.

[5. http://blog.thejerusalemfund.org/2014/07/gaza-cease-fire-dynamics-explained-what.html].

     Durante los cuatro meses del cese al fuego negociado por los egipcios en 2008, los militantes palestinos redujeron el número de cohetes disparados desde la Franja de Gaza a cero o a números de un dígito. A pesar de esta relativa seguridad y calma, Israel rompió el cese del fuego para comenzar la conocida ofensiva aérea y terrestre que mató a 1.400 palestinos en 22 días. En Noviembre de 2012, el asesinato extrajudicial por parte de Israel de Ahmad Jabari, el jefe del ala militar de Hamás en Gaza, mientras él estaba revisando los términos para una solución diplomática, nuevamente rompió el alto al fuego que precipitó la ofensiva aérea de ocho días que mató a 132 palestinos.

     Inmediatamente precedentes a la operación más reciente de Israel, los ataques de Hamás con cohetes y morteros no amenazaron a Israel. Israel deliberadamente provocó esta guerra con Hamás [6]. Sin producir ni un vestigio de evidencia, acusó a la facción política de secuestro y asesinato de tres colonos adolescentes cerca de Hebrón. Cuatro semanas y casi 700 vidas más tarde, Israel tiene que producir todavía alguna prueba que demuestre la participación de Hamás. Durante diez días de la Operación Guardián del Hermano (Brother's Keeper) [7] en la Cisjordania, Israel detuvo a aproximadamente 800 palestinos sin acusaciones ni proceso, mató a nueve civiles y asaltó casi 1.300 edificios residenciales, comerciales y públicos. Su operación militar estaba orientada a miembros de Hamás liberados durante el intercambio de prisioneros por Gilad Shalit en Octubre de 2011. Fueron estas provocaciones israelíes las que precipitaron el disparo de cohetes por Hamás, ante lo cual Israel afirma que no le quedó otra opción sino una espantosa operación militar.

[6. http://972mag.com/how-netanyahu-provoked-this-war-with-gaza/93200/].
[7. http://imeu.org/article/israels-west-bank-crackdown].


4) Israel evita las bajas civiles, pero Hamás intenta matar a civiles.

     Hamás tiene una tecnología de armas ordinaria que carece de cualquier capacidad de direccionamiento. Como tal, los ataques con cohetes de Hamás violan ipso facto el principio de discriminación, porque todos sus ataques son indiscriminados. Esto no se discute. Israel, sin embargo, no sería más tolerante con Hamás si éste apuntara estrictamente a objetos militares, como hemos presenciado ahora último. Israel considera a Hamás y a cualquier forma de su resistencia, armada o de otro tipo, como ilegítimos.

     En contraste, Israel tiene el undécimo ejército más poderoso en el mundo, ciertamente por lejos el más fuerte en el Oriente Medio, y es una potencia nuclear que no ha ratificado el acuerdo de no-proliferación y que tiene una tecnología de armas precisas. Con el uso de drones, F-16s y un arsenal de moderna tecnología de armas, Israel tiene la capacidad de apuntar a individuos precisos y por lo tanto de evitar bajas entre los civiles. Pero en vez de evitar a estos últimos, Israel repetidamente ha apuntado a civiles como parte de sus operaciones militares.

     La Doctrina Dahiya [8] es fundamental en estas operaciones, y se refiere a los ataques indiscriminados de Israel contra el Líbano en 2006. El mayor-general Gadi Eizenkot dijo que esto sería aplicado en otras partes:

     «Lo que sucedió en el suburbio de Dahiya de Beirut en 2006 ocurrirá en cada pueblo desde el cual se dispare hacia Israel... Aplicaremos fuerza desproporcionada sobre él y causaremos un gran daño y destrucción allí. Desde nuestro punto de vista, aquéllos no son pueblos civiles sino bases militares».

[8. Estrategia militar enunciada por el general israelí Gadi Eizenkot según la cual el ejército apunta deliberadamente a infraestructura civil como un medio de inducir sufrimiento a la población civil, estableciendo por lo tanto una disuasión. Su nombre viene del suburbio del Sur de Beirut donde edificios de departamentos fueron reducidos a polvo por el ejército israelí en 2006, estrategia que ha implementado además en Gaza. NdelT.].

     Israel se ha mantenido fiel a esta promesa. La Misión de Investigación de Naciones Unidas de 2009 para el Conflicto de Gaza, mejor conocida como la Misión Goldstone, concluyó que "de una revisión de los hechos en terreno que presenció por sí misma, lo que fue prescrito como la mejor estrategia [Doctrina Dahiya] parece haber sido exactamente lo que fue puesto en práctica".

     Según National Lawyers Guild, Médicos por los Derechos Humanos, Human Rights Watch y Amnistía Internacional, Israel apuntó directamente a civiles o imprudentemente causó muertes civiles durante la Operación Plomo Fundido. Lejos de evitar la muerte de civiles, Israel efectivamente los considera objetivos legítimos.


5) Hamás esconde sus armas en casas, mezquitas y escuelas, y usa escudos humanos.

     Ésta es posiblemente una de las afirmaciones más mal intencinadas de Israel, porque culpa a los palestinos por su propia muerte y los priva incluso de su condición de víctimas. Israel planteó el mismo argumento en su guerra contra el Líbano en 2006 y en su guerra contra los palestinos en 2008. A pesar de sus caricaturescos bocetos militares [9], Israel tiene que demostrar todavía que Hamás ha usado la infraestructura civil para almacenar armas militares [10]. Los dos casos donde Hamás en efecto almacenó armas en escuelas de la agencia de Naciones Unidas UNRWA, las escuelas estaban vacías. La UNRWA descubrió los cohetes y condenó públicamente la violación de su santidad.

[9. http://www.idfblog.com/blog/2014/07/20/shujaiya-hamas-terror-fortress-gaza/].
[10. http://mondoweiss.net/2014/07/military-destroyed-hospital.html].

     Las organizaciones internacionales de derechos humanos que han investigado estas aseveraciones han determinado que ellas no son verdaderas. Se atribuyó el alto número de víctimas en la guerra de 2006 de Israel contra el Líbano a los ataques indiscriminados de Israel. Human Rights Watch señala:

    «La evidencia que Human Rights Watch descubrió en sus investigaciones en terreno refuta el argumento [de Israel]... encontramos fuertes evidencias de que Hezbolá almacenó la mayor parte de sus cohetes en refugios subterráneos e instalaciones de almacenaje de armas localizados en campos y valles deshabitados; de que en la gran mayoría de casos los combatientes de Hezbolá abandonaron las áreas civiles pobladas tan pronto como los enfrentamientos comenzaron; y de que Hezbolá disparó la gran mayoría de sus cohetes desde posiciones preparadas de antemano fuera de los pueblos» [11].

[11. http://www.hrw.org/sites/default/files/reports/lebanon0907.pdf].

     En realidad, sólo los soldados israelíes han usado sistemáticamente a los palestinos como escudos humanos. Desde la incursión de Israel en Cisjordania en 2002, éste ha usado a los palestinos como escudos humanos, atando a jóvenes palestinos en las capotas de sus vehículos [12] u obligándolos a entrar en una casa [13] donde un militante potencial podría estar escondiéndose.

[12. http://www.presstv.com/detail/2013/06/20/309997/israel-uses-palestinian-kids-as-shields-un/].
[13. http://www.hrw.org/news/2010/11/26/israel-soldiers-punishment-using-boy-human-shield-inadequate].

     Incluso suponiendo que las afirmaciones de Israel fueran verosímiles, el Derecho humanitario obliga a Israel a evitar bajas civiles que "serían excesivas en relación a la concreta y directa ventaja militar prevista". Una fuerza beligerante debe verificar si civiles o infraestructura civil califican como un objetivo militar. En caso de duda, "si un objeto que normalmente está dedicado a propósitos civiles, como un lugar de culto, una casa u otra morada, o una escuela, es usado para hacer una contribución eficaz a la acción militar, se presumirá que no utiliza con tal fin" [14].

[14. http://www.icrc.org/applic/ihl/ihl.nsf/9ac284404d38ed2bc1256311002afd89/f08a9bc78ae360b3c12563cd0051dcd4].

     En las más de tres semanas de su operación militar, Israel ha demolido 3.175 casas, al menos una docena con familias dentro; ha destruído 5 hospitales y 6 clínicas; ha dañado parcialmente 64 mezquitas y 2 iglesias; ha destruído parcial o completamente 8 ministerios del gobierno; ha herido a 4.620 y ha muerto a más de 700 palestinos. A la vista de todos, estos números indican las graves violaciones por Israel del Derecho humanitario, las que equivalen a crímenes de guerra.

     Más allá del número de muertos y la referencia a la ley, que es un producto del poder, la cuestión a preguntar es: ¿cuál es el objetivo final de Israel? Y si Hamás y la Yihad Islámica hubieran cavado túneles debajo de la totalidad de la Franja de Gaza —ellos claramente no lo han hecho, pero supongamos que lo hicieron, por el bien del argumento—, según la lógica de Israel, todo el 1,8 millón de palestinos de Gaza es por lo tanto escudo humano por haber nacido como palestinos en Gaza. La solución es destruír los 360 kilómetros cuadrados de dicha franja de tierra y esperar que el mundo que observa acepte esta pérdida catastrófica como algo anecdótico. Esto es posible sólo formulando y aceptando la deshumanización de la vida palestina. A pesar de lo absurdo de esta propuesta, esto es exactamente lo que la sociedad israelí está instando a que haga su mando militar. Israel no puede bombardear a los palestinos hasta la sumisión, y ciertamente no los puede bombardear para conseguir la paz.–




No hay comentarios:

Publicar un comentario