BUSCAR en este Blog

viernes, 4 de julio de 2014

Povl Riis-Knudsen - Nacionalsocialismo, Movimiento Izquierdista



     Originalmente escrito hace treinta años en 1984 para la publicación Nordland Foblag, de la que no sabemos nada, antes del colapso del Imperio soviético, el siguiente texto del destacado nacionalsocialista danés Povl Heinrich Riis-Knudsen (1949) que hemos traducido del texto inglés (National Socialism, a Left-wing Movement), plantea, en suma, que la naturaleza revolucionaria del Nacional-Socialismo lo diferencia de los procedimientos reaccionarios de la Derecha, y por lo tanto debe ser entendido como una ideología de Izquierda, pura y simplemente. En Wikipedia (en inglés y danés) se afirma que Riis-Knudsen fue secretario general de la Unión Mundial de Nacional-Socialistas (WUNS) y presidente del Movimiento Nacionalsocialista Danés (Danmarks Nationalsocialistiske Bevægelse), del que fue un impulsor principal a principios de los años '70. Con una cierta comprensión por la práctica del comunismo, no así por el abstracto marxismo, en 1978 hizo una inesperada y polémica visita a la Unión Soviética, tierra donde preveía un mejor futuro para la raza blanca que en Occidente. Sus declaraciones consideradas conflictivas (denuncia de los políticos y de la política de inmigración) hicieron que fuera prohibido en la televisión de Dinamarca. Magíster y profesor universitario, fue expulsado en 1992 del movimiento NS danés por involucrarse sentimentalmente con una alumna árabe, y luego abandonó además la WUNS, afiliándose a la NSDAP/AO. Vive en Dinamarca dedicado a publicar en su propia editorial (Nordland Verlag), especialmente libros que niegan la farsa del "Holocausto".


Nacional-Socialismo,
un Movimiento Izquierdista
por Povl Riis-Knudsen, 1984




     Durante demasiados años ha sido ampliamente aceptado que los Nacionalsocialistas son de extrema Derecha, y sólo raramente ellos han vacilado en referirse a si mismos como tales. En un cierto punto, sin embargo, llegó a ser la política oficial de la Unión Mundial de Nacionalsocialistas (WUNS) evitar el término "derechista", afirmando que el Nacionalsocialismo no encaja en el modelo de "Derecha" e "Izquierda" y en cambio debería ser considerado como estando por encima de esta distinción. Esto muy ciertamente fue un paso en la dirección correcta, pero en este tiempo y dentro del contexto de la lucha actual podría ser, sin embargo, una buena idea reconsiderar la cuestión completa acerca de los extremos políticos y aclarar unos puntos acerca del significado de los términos "Derecha" e "Izquierda" y su aplicación a la escena política de hoy.

     Históricamente, las palabras "Derecha" e "Izquierda" referidas a puntos de vista políticos se originaron en la Francia pre-revolucionaria, donde aquellos que querían conservar el sistema de gobierno más o menos como estaba se sentaron a la derecha en la Asamblea Nacional, mientras que aquellos que querían cambios más radicales se sentaron a la izquierda. De aquí el término "Derecha" para los reaccionarios e "Izquierda" para los revolucionarios, términos que desde entonces se han hecho universalmente conocidos y usados. Ni la palabra "reaccionario" ni la palabra "revolucionario", sin embargo, dicen algo universal sobre los particulares puntos de vista en cuestión. Dichos términos están relacionados y reciben su significado específico sólo dentro de un contexto histórico dado. Los revolucionarios de antiguos tiempos, por ejemplo, los Liberales Nacionales europeos del siglo XIX, no parecen muy revolucionarios hoy —¡muy por el contrario!—, tal como los reaccionarios de hoy habrían sido considerados muy revolucionarios hace 200 años. Cuando los comunistas se apoderaron de Rusia en 1917 ellos actuaron como revolucionarios para derrocar un régimen ineficaz y corrupto, mientras que hoy ellos representan el establishment reaccionario que enfrenta un nuevo desafío revolucionario.

     En nuestro tiempo la Izquierda tradicional es predominantemente marxista, hasta tal grado que el mismo término "Izquierda" es concebido como sinónimo de la palabra "marxista". Esto, por supuesto, no tiene ninguna base en la realidad. Cualquier revolucionario es un izquierdista, sólo que los marxistas han tenido tan poca competencia que ellos han sido capaces de apropiarse del término. Al otro lado del espectro político tenemos a la Derecha, compuesta de reaccionarios que quieren preservar la actual sociedad y la supuesta civilización cristiana de Occidente con su materialismo y capitalismo. Los derechistas defienden los valores patrióticos tradicionales: ellos son buenos cristianos y buenos ciudadanos que defienden la Constitución y son leales a su país y a su monarca, si tienen uno. Ellos están dispuestos a ir a la guerra contra cualquier otra nación para hacer valer su propia grandeza, incluso si esto significa emprender una guerra nuclear contra otro país Blanco si ellos piensan que el sistema de gobierno de éste amenaza a su propio orden doméstico, no importa cuán corrupto y degenerado pueda ser. Ellos están por una economía basada en la libre empresa sin restricción, sin considerar las consecuencias, pero se resienten por la tendencia liberal en política así como por la inmigración e integración racial, porque ellos temen cualquier cambio que pudiera trastornar el orden al cual están acostumbrados.

     Dónde deben ser encontrados los Nacionalsocialistas en este espectro parece completamente claro: somos izquierdistas, ¡no hay duda de ello!. No queremos conservar el actual sistema o alguna parte del mismo. ¡No creemos en los fundamentos de un sistema que ha conducido a nuestra gente a la miseria del presente!. No queremos apoyar a una institución que ha sido responsable de dos guerras mundiales entre naciones Blancas así como de innumerables guerras menores; responsable del rearme nuclear, de la contaminación del medioambiente, del desempleo, de la desilusión total de la gente joven, que ha perdido toda fe en el futuro; responsable del abuso de drogas, de la pornografía y de todas las otras formas de degeneración completa que se han desplegado hoy. Nosotros los Nacionalsocialistas queremos el cambio más radical de todo: ¡queremos el completo derrocamiento del Antiguo Orden entero!.

     Mientras que el Marxismo comparte una filosofía igualitaria básica con el Antiguo Orden y se define como un movimiento materialista orientado a la mera redistribución de los bienes materiales, el Nacionalsocialismo procura construír un completo Nuevo Orden basado en el idealismo y en un respeto profundo por las leyes de la Naturaleza en todos los aspectos de la vida. Ésta, definitivamente, es la idea más revolucionaria de este siglo —¡y por ello bastante izquierdista!—, y ciertamente no es marxista. Comparado con el Nacionalsocialismo, el marxismo no es sino una idea pseudo-revolucionaria, inventada por el cristianismo y respaldada por la democracia liberal: Si toda la gente es creada igual, ¿por qué no debería toda la riqueza ser distribuída de manera equitativa entre toda la gente?. Visto bajo esta luz, el marxismo es simplemente parte del Antiguo Orden que queremos destruír. El Nacional-Socialismo es, en su esencia, un movimiento de Izquierda. Es, por supuesto, paradójico que los nacionalsocialistas hubieran dedicado tanto tiempo y energía a agasajar a las actitudes derechistas tradicionales, mientras han evitado toda apertura hacia la Izquierda. ¿Es alguna sorpresa que todas las tentativas de crear un movimiento Nacional-Socialista sobre esta base hayan sido totalmente infructuosas?.

     La primera condición previa para crear algo en este mundo es que uno tenga una idea clara de lo que quiere conseguir y de cómo uno puede probablemente conseguirlo. Un escultor que quiere crear una obra de arte comienza con un concepto mental, y luego se dispone a concretarlo en su material elegido. Él no incursiona tentativamente con su cincel sobre un pedazo de mármol, preguntándose cuál será el resultado final.

     Por lo tanto, es fundamental comprender que el Nacionalsocialismo no es una forma de derechismo extremo. Cualquiera que dentro de nuestras filas aún tenga tales nociones debería dedicarse a estudiar la idea del Nacionalsocialismo para encontrar su verdadero sentido y significado, o, si él no tiene la energía o la capacidad para hacer aquello, debería encontrar otra salida para sus actividades. ¡Este Movimiento no tiene espacio para aborrecedores frustrados o soñadores religiosos, sino sólo para dedicados revolucionarios nacionalsocialistas!.

* * *

     Abordémoslo de una manera realista: la Derecha es mayormente un conglomerado lamentable de gente con ideas muy confusas. Ellos comprenden que algo está equivocado, pero rechazan abandonar el Antiguo Orden. En vez de ello, se aferran a él con toda su fuerza y quieren revertir la situación a como era hace 75 ó 100 años, pensando que eso resolverá todos sus problemas. Ellos simplemente dejan de ver que el caos en que estamos hoy es un resultado lógico del sistema que teníamos hace cien años, y que los fundamentos de aquel sistema no eran lo suficientemente buenos ni lo bastante estables para salvaguardarnos del desarrollo actual. El progenitor de la mayoría de nuestros problemas debe ser encontrado en la propia idea cristiana, cuya filosofía igualitaria y foránea y sus enseñanzas antinaturales le han robado a nuestra gente su alma, idea que ellos siguen elogiando como el escudo contra la decadencia que ellos ven alrededor suyo. Cuando fallan todos sus vanos intentos para frenar dicho desarrollo, ellos se frustran y se convierten en meros odiadores, porque no tienen una visión real ni tampoco una ideología.

     Es un hecho histórico que nada bueno ha salido alguna vez de la Derecha. Si no hubiera sido por revolucionarios tales como Copérnico, Kepler, Giordano Bruno y Galileo, todavía deberíamos creer que la Tierra es plana y el centro del universo. Cuando se desarrolló el capitalismo, el establishment no hizo ningún intento para solucionar los problemas sociales que resultaron de la Revolución Industrial, sino que siguió explotando a la nueva clase obrera despiadadamente, dando ocasión así a pensamientos revolucionarios como están expresados en la ideología marxista. Y todos los necesarios y justos mejoramientos sociales que hemos visto durante los pasados cien años sólo han sido introducidos después de duras presiones de la Izquierda, con los conservadores derechistas en una constante retirada, tratando penosamente de preservar para ellos tanto como les es posible.

     Esto no significa, por cierto, que cualquier esfuerzo para derrocar un sistema establecido sea bueno de por sí. Si el Hombre tiene éxito en la creación de un nuevo orden natural que no se fosilice sino que permanezca como un organismo vivo y se desarrolle dentro de los límites de la ley natural, adoptando nuevas comprensiones científicas y filosóficas acerca de la naturaleza de la vida sin recurrir a concepciones anticuadas, sería un muy serio delito tratar de desarraigar aquel orden y volver al materialismo egoísta, al cristianismo, o a cualquier otra filosofía antinatural. Lo que es bueno y malo puede ser únicamente juzgado sobre la base de la ley natural, y mientras más cercano se esté a ella, mejor.

     Se acepta casi universalmente que hay un abismo entre Nacionalsocialismo y Marxismo. Por la misma razón, sin embargo, los nacionalsocialistas ciertamente no son derechistas tampoco. El único punto en común que el Nacionalsocialismo parece tener con la Derecha es el tema racial. Pero aquí también hay una diferencia extrema en la perspectiva. Los derechistas creen que ser Blanco tiene un valor absoluto en sí mismo, que eleva a la raza aria sobre todos los otros organismos vivos y le da un derecho a hacer con el mundo lo que ella quiera. Como nacionalsocialistas, sin embargo, no estamos preocupados sólo por la vida y el bienestar inmediato de nuestra propia raza sino que vemos a la raza Blanca como parte del orden natural completo del universo, y nuestro deseo de preservarla está unido a nuestro deseo de conservar el medioambiente natural entero —incluyendo a las otras razas humanas— por un respeto profundo a la sabiduría inescrutable de la Naturaleza.

     Sin duda, nuestra raza tiene grandes posibilidades en su capacidad intelectual, pero sus capacidades no tienen absolutamente ningún valor como tal, sin embargo, si no se les da un uso correcto de acuerdo con las leyes de la Naturaleza. Durante demasiado largo tiempo hemos participado en el coro que reclama "Poder Blanco", y hemos ignorado el triste hecho de que nuestra raza ha tenido el poder absoluto durante al menos 2.000 años. Y es exactamente este poder el que ha conducido a la clase de sociedad que tenemos hoy. De este modo, no compartimos la creencia de la Derecha en la expansión tecnológica y económica continua, que ha conducido ya a la contaminación del aire y el agua y ha hecho de enormes áreas del mundo zonas no aptas para vivir para todas las especies, un desarrollo que significa que la capa de ozono en la atmósfera ha sido sistemáticamente destruída, de manera que las generaciones venideras van a ser expuestas a la radiación que amenaza a la vida, que los bosques tropicales que nos habían suministrado oxígeno han sido cortados para hacer espacio para el crecimiento industrial, y que los desiertos son irrigados de modo que el nivel de agua subterránea disminuye en las áreas fértiles, las que entonces se convierten en desiertos a su vez. Todo esto es el resultado del genio ario, sin el cual esto no habría existido, genio que no ha sido puesto a trabajar para construír un mundo mejor para nuestros hijos y nietos sino sólo para satisfacer la avaricia humana del momento, para asegurar una vida placentera ahora sin consideración por el futuro. Esta tendencia fatal, que según los estándares de la ley natural ciertamente ha puesto a los países Blancos industrializados de Occidente en un estado mucho más degenerado que cualquier sociedad llamada primitiva del Tercer Mundo, es violentamente apoyada por la Derecha, que parece pensar que todo estaría mejor sólo si los Negros, los judíos y los refugiados fueran expulsados. Sabemos que en sí mismo esto no cambiaría nada en absoluto.

     Nuestro objetivo es un renacimiento espiritual completo, y nuestra meta inmediata es definir y construír los fundamentos para este renacimiento, que es la única cosa que puede dar algún sentido a la lucha racial. Y esta lucha no debería ser entendida como una lucha contra otras razas sino como una lucha implacable contra la decadencia de nuestra propia raza. La sola apelación a la Raza como la base de una nueva sociedad carece de sentido, a menos que podamos vencer esta decadencia y encontrar nuestro camino de vuelta hacia los valores naturales. Nuestra raza sólo puede sobrevivir dentro del contexto del sistema actual, el que no queremos que sobreviva, porque entonces esto representaría simplemente la forma más grosera de la degeneración antinatural. La reclamación de "Poder Blanco" sólo puede lograr algún sentido si, mediante aquello, queremos significar el deseo de reactivar el poder de la Naturaleza como descansa de manera latente en el genio del hombre Blanco, cuyo deber es poner este poder en uso a fin de respetar el principio mismo de la vida.

     Por supuesto, esto no significa que estemos a favor de alguna clase de multirracismo. La raza es una de las piedras angulares del orden natural, y por ello debe ser defendida como todos los otros principios naturales. Esto ciertamente no significa que el color blanco de la piel de uno sea necesariamente un sello de calidad humana. La raza Blanca ha posibilitado que el mundo se deslice hacia el borde del desastre, y a menos que pueda ser llevada a comprender que la calidad de vida puede ser mejorada sustituyendo la sociedad de consumo materialista —que es el objetivo supremo tanto del Marxismo como del Liberalismo— por valores naturales y espirituales, estará condenada y sólo quedará la destrucción del planeta entero en el proceso de su decadencia absoluta.

     Naturalmente, los nacionalsocialistas no pensamos que deberíamos volver a las cuevas de la Edad de Piedra, pero pensamos que nunca deberíamos tomar de la Naturaleza más de lo que ponemos de vuelta en ella. La calidad de vida debería significar para nosotros algo más que los bienes materiales. En la sociedad desilusionada de hoy, un creciente número de personas comprende esto y, más aún, ellos protestan contra el orden reinante. Ellos no llegan a convertirse en nacionalsocialistas, sin embargo, por una simple razón: ellos no están conscientes de que el Nacionalsocialismo —¡y sólo el Nacionalsocialismo!— puede solucionar los problemas cruciales de hoy. En vez de eso, ellos permiten que el control de sus movimientos de protesta esté a cargo de los marxistas, quienes son mejores vendiendo su producto que nosotros, a pesar de que ningún gobierno marxista ha hecho jamás el más ligero intento de hacer frente a estos asuntos, simplemente porque el mismo concepto de marxismo es materialista, y de ninguna manera preocupado por los valores naturales. Los marxistas simplemente usan la insatisfacción popular con respecto al establishment para promover el marxismo. Los individuos insatisfechos no son marxistas en absoluto, en primer lugar.

     Mientras los nacionalsocialistas andan por ahí tratando de persuadir a pequeños grupos marginales de derechistas tradicionales con todas las obsesiones políticas y religiosas de éstos, con su notoria megalomanía y su carencia de compromiso con una causa —que resulta de estar constantemente a la defensiva tratando de salvar lo que se tiene que ir—, los marxistas consiguen un punto de apoyo entre ciudadanos preocupados que renuncian al materialismo ilimitado por causa de un interés idealista en el futuro de nuestro planeta. En su mayor parte, esta gente no comprende que la preservación del orden natural pide más medidas de largo alcance que simplemente el control de la contaminación y la abolición de la energía nuclear y de la bomba atómica. Ellos no ven que ello también exige la separación racial y un renacimiento espiritual general que pueda conducir al Hombre de vuelta a las fuentes de la vida.

     Ellos también pueden aprender esto, sin embargo —o mejor dicho, ellos no pueden sino verlo—, si están provistos con la necesaria información y entendimiento, y si no quedan expuestos a la influencia exclusiva de las estúpidas enseñanzas marxistas. Esta gente es idealista y a favor de la Naturaleza, y por lo tanto ellos realmente pertenecen a nosotros, y ellos son generalmente mucho más valiosos como luchadores que una gran cantidad de jóvenes desilusionados que se llaman a sí mismos nacionalsocialistas, en un intento de incrementar sus egos y de esconder sus problemas personales y su inseguridad detrás de unos auto-diseñados uniformes y ridículos rangos y títulos. Pero los ecologistas no son atraídos por tropas de asalto o por la propaganda de odio, todo lo cual sólo confirma su impresión negativa del Nacional-Socialismo. Tampoco ayuda hablarles sobre el significado de la Raza, porque ellos no han llegado todavía tan lejos en su desarrollo como para que puedan ver la importancia de la cuestión racial. Debemos acercarnos a ellos donde ellos están y sobre asuntos que les conciernen aquí y ahora. Para hacer esto, es necesario producir un buen material sobre los problemas medioambientales vistos desde el punto de vista nacionalsocialista, e ir a los grupos donde esta gente se reúne para protestar contra las bombas nucleares, la contaminación y la guerra nuclear. No podemos esperar que los ecologistas vengan a nosotros, porque ellos no tienen ningún modo de saber en absoluto de qué se trata el Nacionalsocialismo; y si dejamos de entrar en contacto con ellos, ellos se perderán a favor de los marxistas, en cuyas manos nunca van a comprender la consecuencia plena de su propia actitud.

     Estos nuevos manifestantes son hostiles a nosotros simplemente debido a décadas de propaganda enemiga, la que no sólo ha enajenado a la gente sana e inteligente de cualquier clase de movimiento que exprese abiertamente ideas nacionalsocialistas, sino que también ha tenido éxito para atraer hacia nuestro movimiento a un gran número de individuos que encajan demasiado bien en esta imagen de propaganda del Nacionalsocialismo, quienes vienen a nosotros simplemente porque ellos quieren vivir de acuerdo con dicha imagen. Ellos quieren ser esas bestias crueles y sanguinarias que han llegado a conocer por las innumerables producciones de Hollywood y por los relatos de la prensa amarilla acerca de los terribles "nazis".

     Por demasiado largo tiempo hemos dado la bienvenida a tales psicópatas en nuestras filas, y por demasiado largo tiempo hemos dejado de disociarnos de otras organizaciones que hacen lo mismo. ¡Sólo porque la gente se llame a sí misma nacionalsocialista y agite la Esvástica no los hace nuestros camaradas!. Muchas organizaciones todavía no comprenden esto, y mientras no lo hagan están condenados, y, lamentablemente, nosotros también, si no aprovechamos cada oportunidad que se ofrece para denunciarlos en público. A menudo se ha dicho que no deberíamos "lavar nuestra ropa sucia" delante de nuestros enemigos, y que toda "lucha interna" debería ser mantenida dentro de nuestras propias paredes. Sin embargo, ésta no es nuestra ropa y muy ciertamente no es una "lucha interna": ésta es una necesaria operación de limpieza, y debe ser realizada en público.

     Nuestros peores enemigos no son los judíos o los comunistas sino la misma gente que llamándose nacionalsocialistas degradan los conceptos fundamentales de la filosofía Nacionalsocialista por su comportamiento, confirmando así la impresión distorsionada de nuestra Idea comunicada al público por nuestro enemigo. En efecto, no podemos sentir ninguna lealtad hacia tal gente y ninguna amistad. Al contrario, tenemos que librarnos de cualquier conexión con ellos del todo, y sacarlos de nuestro camino para mostrar a la gente que ellos no pertenecen a nosotros. Por sobre todo, deberíamos hacer grandes esfuerzos para hacer exactamente aquellas cosas que no son esperadas de nosotros. Se espera que nosotros cobijemos casi a cualquier derechista que agite una Esvástica, y muy ciertamente no se espera que seamos encontrados en ninguna parte cerca de la Izquierda, simplemente porque a la gente se le ha dicho innumerables veces que somos derechistas. Por consiguiente, deberíamos mostrarles deliberadamente que ellos han sido mal informados. El efecto sorpresa probablemente hará que al menos alguna gente escuche lo que tenemos que decir. Además, esto hará que la gente piense dos veces acerca de lo que les han dicho tocante al Nacionalsocialismo cuando ellos comprendan que les han mentido una vez sobre este asunto.

* * *

     En conexión con esto, debería señalarse que no somos una asociación histórica. Muchos nacionalsocialistas parecen pensar que vamos a revivir la Alemania Nacionalsocialista y a trasplantarla a otras partes del mundo. Ésta es la forma en que a nuestro enemigo le gustaría hacernos parecer, ¡pero no es el caso!. La Alemania Nacionalsocialista representa una tentativa —y un intento no totalmente exitoso— para organizar una comunidad nacionalsocialista en un tiempo dado y en un contexto histórico dado. Ella puede inspirarnos y podemos aprender de ella, pero no podemos revivirla ni tampoco deberíamos intentar alguna vez hacerlo. Se trató de un experimento diseñado para tratar con un conjunto de problemas que eran de interés principal para el pueblo alemán de entonces, pero que no necesariamente son sentidos como igualmente importantes por la gente hoy.

     Cuando Hitler emprendió su misión histórica de reorganizar Alemania hace aproximadamente 60 años, la nación alemana entera estaba de rodillas económicamente, militarmente y políticamente. Después de la derrota en la Primera Guerra Mundial, Alemania no sólo perdió todas sus colonias sino una parte enorme de su territorio europeo poblado por varios millones de alemanes que se encontraron desgajados de su país materno, viviendo una vida miserable como minorías en países extranjeros que sólo deseaban borrarlos. Lo que quedó de Alemania fue totalmente desmilitarizado, y el peso de las indignantes reclamaciones de reparaciones propuestas por los vencedores provocó la inflación más horrible en la historia mundial y aplastó cualquier posibilidad de recuperación económica. En esta situación, una pequeña minoría de inmigrantes judíos del Este lentamente consiguió el control de la destrozada economía, así como de la vida cultural y política entera del país. Comparado con esta situación, todo lo que se habla acerca de una actual crisis económica es ridículo. Materialmente, cualquier país de Occidente y la mayoría de los países comunistas son por lejos más prósperos que lo que Alemania era en los años '20. Hoy es cosa de vender el automóvil de la familia y quizá mudarse a un departamento más barato. En Alemania esto era simplemente una cuestión de sobrevivencia.

* * *

     Moralmente, sin embargo, nosotros nos enfrentamos con una amenaza mucho más grave que la de Hitler. Su Alemania era todavía un país bastante homogéneo, donde la mayoría de la gente compartía un conjunto de valores y normas comunes y una creencia común en la tradición cultural de la nación. Ellos querían recobrar su antiguo poder, y querían ser fuertes y respetados por otras naciones. Hitler no tuvo que pedirles que amaran a su gente y a su raza. Él podía dar por hecho que ellos lo harían. Sus valores y normas no estaban necesariamente en concordancia con la filosofía Nacionalsocialista, pero eran una base sana sobre la cual podía ser construído un Estado Nacionalsocialista sin demasiadas dificultades, y de ese modo Hitler pudo concentrar su propaganda política sobre cosas más mundanas.

     A él le tocó vivir en tiempos completamente revolucionarios, en los cuales la necesidad de trabajo y de comida era de una importancia suprema, y él sabía que un programa que pudiera asegurar estas cosas le daría el apoyo de los votantes y le permitiría de ese modo conseguir el poder para que pudiera tratar de materializar su visión política que, por supuesto, iba mucho más allá de la necesidad inmediata de cosas materiales.

     Sin embargo, como sabemos, el Nacionalsocialismo no era la única fuerza revolucionaria en Alemania en ese entonces. Los comunistas tenían exactamente las mismas ventajas que Hitler: una población que pasaba hambre dispuesta a intentar casi cualquier cosa para sobrevivir. Ellos también tenían sobre Hitler la ventaja de que podían señalar la exitosa revolución efectuada en Rusia. Hitler no tenía nada por el estilo con lo cual él pudiera relacionar su lucha. Y es significativo que él no vinculó su movimiento a ninguna de las poderosas ideologías derechistas del pasado, como la monarquía o las iglesias. Su enfoque era completamente izquierdista e igualmente opuesto al Establishment y al Partido Comunista. Cuando finalmente él derrotó a los comunistas, aquello no ocurrió por haberlos golpeado hasta reducirlos al silencio, sino arrebatándoles su apoyo al hacerse cargo de los mismos temas de los comunistas e indicando una mejor solución, todo lo cual convenció al trabajador alemán de que él podía ser un mejor líder y más competente que Thaelmann, quien era el jefe del Partido Comunista alemán. Hitler habló a la gente sobre lo que a ésta le preocupaba con un lenguaje de su tiempo, y adoptó un estilo militar que era popular en un país lleno de ex-militares que tenían todas las razones para sentirse traicionados por el gobierno, estilo que era también útil en una situación donde había que luchar contra las numerosas pandillas criminales comunistas, que usaban muchísimo el mismo estilo y lenguaje de Hitler.

     Tratar de imitar hoy el estilo de Hitler sería un suicidio político. Como una cuestión de hecho, ello ha significado el final de cada grupo que lo ha intentado hasta ahora. Tampoco usted puede hacerse cargo del material propagandístico de Hitler. Traducirlo, reimprimirlo o imitarlo en un contexto diferente, salvo como material de estudio histórico, es ridículo. Hitler estaba sirviendo a las masas alemanas de los años '30. Aparte de todo lo demás, debemos comprender y aceptar que no hay manera de ganarse a las masas en la situación actual. Hoy, buscamos un pequeño número de idealistas. Para encontrarlos, tenemos que volver nuestra atención hacia los problemas que preocupan exactamente al tipo de gente que buscamos: la contaminación, la amenaza nuclear, la maldición del capitalismo multinacional, etc. La mayor parte de estos problemas eran desconocidos para los contemporáneos de Hitler, ¡pero ésa no es razón para no enfrentarlos!. Nuestro mundo se ha hecho mucho más complicado que lo que lo era hace 50 años, y cualquier movimiento político que deje de tomar esto en cuenta se reduce a un fósil anacrónico.

     Debemos admitir que generalmente hemos tendido a hablar y a escribir demasiado acerca de la Alemania Nacionalsocialista. A pesar de todo lo bueno que podamos ser capaces de mostrar que Hitler hizo por Alemania, la gente que buscamos hoy realmente no está muy interesada en lo que sucedió hace 50 años. Ellos están preocupados por su propia época, y por el futuro. Cuando nos aferramos tan desesperadamente al pasado, una de las razones es, por supuesto, el que la Alemania Nacionalsocialista es el único ejemplo de Nacionalsocialismo aplicado que el mundo haya visto alguna vez, y que aquellos breves 12 años representan la única gloria y éxito que nuestro Movimiento haya tenido alguna vez. Esto es comprensible. Lo necesitamos en estos tiempos difíciles de humillación y persecución. Lo necesitamos para mostrarnos a nosotros mismos que el Nacionalsocialismo fue victorioso alguna vez, a pesar de toda la adversidad.

     Sin embargo, es extremadamente peligroso cuando este respeto y admiración por el pasado, en vez de ser una inspiración productiva, se convierte en una obsesión nostálgica de una época pasada, un amor ciego por la parafernalia del NSDAP, por los uniformes, los símbolos, las filas, los cortes de pelo, y hasta por el estilo lingüístico de los años '30. Lo importante no es la apariencia externa sino la idea inherente, y tenemos que desarrollarnos a partir de allí. Al igual que Hitler, debemos evitar ser atrapados por la Historia. En otras palabras, debemos mostrar cómo el Nacionalsocialismo puede resolver el problema del desempleo hoy, no simplemente mostrar cómo Hitler lo solucionó en 1933.

     La idea que está detrás del Nacionalsocialismo trasciende a Hitler y al Nacionalsocialismo mismo. Hitler la aplicó a una época y un lugar anteriores; nosotros tenemos que aplicarla a nuestra propia situación. Dicha idea es eterna, porque representa el mismo principio según el cual la Naturaleza vive y crea. Tal principio ha existido desde el comienzo del tiempo y va a existir para siempre, mientras el universo exista, independientemente de si exista o no la raza aria, o la Humanidad como tal, para el caso. El Hombre ha abandonado este principio, y nuestra tarea es mostrarle que él no puede hacer aquello de manera impune, y que todos sus actuales problemas han sido causados por la insana creencia de que el Hombre está elevado por encima de la Naturaleza. Al hacer aquello, deberíamos estar tan pocos amarrados a la Alemania Nacionalsocialista como los otros izquierdistas están ligados a la Unión Soviética.

* * *

     También deberíamos aprender mucho del modo en que los otros grupos izquierdistas están organizados. Es un lugar común afirmar que las organizaciones marxistas están compuestas por basura humana. Esto, por supuesto, puede ser verdadero con respecto a los seguidores de algunos grupos, pero el núcleo duro de las organizaciones marxistas serias está organizado en líneas que son invariables y que aseguran calidad y dedicación. A sus miembros muy a menudo se les cobran diezmos y se requiere que ellos pasen una cierta cantidad de su tiempo, cada semana, en formación ideológica y en actividades prácticas. Junto con ello, las demandas que se le hacen a un marxista exceden por lejos cualquier cosa que nos hayamos atrevido alguna vez a esperar de nuestros miembros. Esto dice algo acerca de la calidad, y también explica por qué los marxistas lo están haciendo mucho mejor que nosotros, a pesar del hecho de que lo que ellos predican es un completo sinsentido.

     Entre nacionalsocialistas, sin embargo, tomar posturas o adoptar métodos que son normalmente considerados como marxistas parece encontrarse con mucho temor a ser "contaminado" de alguna manera" por el marxismo. Ellos afirman que esto nos daría un mal nombre, tanto entre amigos como entre enemigos. Ahora, ciertamente tenemos un mal nombre ya. Para ser completamente honestos, difícilmente podría ser peor. Pero como no estamos demasiado preocupados por persuadir a conservadores tradicionales, ¿qué importa?. Si ellos no pueden establecer la diferencia entre Comunismo y Nacionalsocialismo, es su problema, ¡no el nuestro!. En este caso, ellos muestran una falta de inteligencia que los hace inútiles para nosotros de todas maneras. No podemos permitir que nuestros enemigos determinen cuál es un punto de vista nacionalsocialista y cuál no, y por cierto no podemos dejar todas las buenas causas a los marxistas, sólo para complacer a gente que ha demostrado ser totalmente inaprovechable por nosotros en cualquier caso. Ya hemos hecho aquello durante demasiado tiempo, y ésa es otra razón de por qué los marxistas han sido tan exitosos y han sido capaces de apoderarse de enormes segmentos de nuestra cultura y nuestra vida intelectual, mientras los nacionalsocialistas se han permitido sentirse obligados a decir "Sí" a la OTAN, al Mercado Común Europeo, a la bomba, al capitalismo, a la ilimitada "libre empresa", etcétera. ¡Es tiempo de que esto sea cambiado!. No sigamos haciendo lo que la gente ha sido llevada a esperar de nosotros. Hagamos lo que el Nacionalsocialismo nos enseña a hacer, no lo que la gente piensa que éste debería enseñarnos.

     En relación con esto, la triste verdad es que muchos nacionalsocialistas en su pensamiento tradicional han sido víctimas de la peor clase de propaganda derechista anti-comunista. La principal amenaza contra el Hombre muy ciertamente no emana de Moscú, Pekín o La Habana. No hay absolutamente ninguna manera de que usted pueda culpar a los comunistas por el lamentable estado del mundo de hoy, por el abuso de drogas, por el crimen, la pornografía, el rearme nuclear, la integración racial, la contaminación, etcétera. Es nuestro propio sistema actual de gobierno el que debe ser culpado, no los comunistas ni los judíos. Tenemos que comprender que estos males han sido creados por nuestros propios políticos y corredores de Bolsa corruptos y moralmente depravados, y que nosotros, los pueblos arios del mundo, hemos permitido que se haya llegado a este mal. No es un gobierno extranjero sino este actual sistema el que es una amenaza para la existencia del planeta, y sin este sistema no habría ninguna Unión Soviética o ningún otro Estado comunista hoy. El comunismo hubiera sido borrado durante la Segunda Guerra Mundial si Occidente no hubiera dado a la Unión Soviética las armas necesarias y tecnología. Incluso hoy, todos los Estados comunistas se desintegrarían inmediatamente si ellos no fueran constantemente apoyados por los gobiernos y los banqueros occidentales, que ganan fortunas comerciando con estos países, y prestándoles dinero. Los comunistas ciertamente saben esto, y tienen más que suficiente quehacer manteniendo a la Europa del Este en línea y asegurando al régimen comunista de Afganistán para que constituya un serio peligro para Occidente.

     Curiosamente, las mismas corporaciones multinacionales que generan enormes ganancias por su comercio con el bloque comunista, hacen otra fortuna con la producción de armas que nuestros políticos tratan de persuadirnos que son necesarias para defendernos contra los comunistas, como si usted pudiera defender algo destruyendo toda vida en una guerra nuclear. Esto es, por supuesto, completamente ridículo, pero éste es sin embargo el sistema político y financiero tan vigorosamente apoyado por la Derecha.

     Sin lugar a dudas, el comunismo muy ciertamente será una cosa muy desagradable, pero no sería el final del mundo. ¡La democracia liberal cristiana muy probablemente sí lo sería!. Hay mucha más pureza racial en Europa del Este que en cualquier parte de Occidente, simplemente porque su ineficaz sistema económico no atrae la inmigración en gran escala desde el Tercer Mundo; y la conciencia racial de los rusos, que son la nación predominante en la Unión Soviética, definitivamente promete una mejor perspectiva para la supervivencia de la raza aria que las visiones de los políticos estadounidenses liberales y conservadores. Es verdad, por supuesto, que el comunismo no apoya en teoría los principios raciales, pero en el comunismo la teoría y la práctica son dos cosas muy diferentes. Sin duda el materialismo ofrecido por Occidente es más atractivo aquí y ahora, pero esta placentera vida es muy probable que sea seguida por un diluvio que bien podría borrar toda la vida sobre la Tierra. Sin embargo, con un sistema político sano en Occidente, los Estados comunistas no podrían existir. Ellos simplemente no serían capaces de sobrevivir por sí mismos, y sus poblaciones hambrientas se rebelarían. Lo mismo sucedería si los comunistas llegaran a apoderarse de Occidente: su régimen no duraría mucho tiempo.

* * *

     Al llegar a este punto, alguien podría aventurarse a preguntar si nosotros no deberíamos entonces abolir toda referencia al Nacionalsocialismo y a la Esvástica y disfrazarnos como "verdaderos" izquierdistas con una nueva idea que podría ser fácilmente vendida a la gente bajo un nombre diferente. Esto, por supuesto, no es posible. Intentar tal acercamiento sería subestimar a nuestros enemigos. Ellos realmente no se preocupan por el nombre o el por símbolo. Lo que ellos consideran es la idea, y usted no podría disfrazar eso más allá del reconocimiento. Nuestro enemigo siempre se opondrá a todo lo que sea bueno para nuestra gente, y ellos afirmarían —¡en forma legítima!— que somos simplemente "nazis". Y entonces tendríamos que dedicar mucho esfuerzo a "probar" que no lo somos. Eso sería ridículo. Muchas organizaciones lo han intentado; ninguna jamás ha tenido éxito.

     Sólo existe el camino difícil: demostrar que el Nacionalsocialismo no es lo que la gente piensa que es, y que éste es el único modo de asegurar la supervivencia de la vida en este planeta. Sabemos que estamos en una posición débil, pero muy francamente, deberíamos más bien alegrarnos de que no tengamos que preocuparnos de tomar el poder aquí y ahora. Simplemente no seríamos capaces de manejarlo. Éste es uno de los hechos desagradables que muchos nacionalsocialistas —y la gente que se llama a sí misma nacionalsocialista— parecen pasar por alto completamente. Sería de poca utilidad para nosotros persuadir a las masas mañana, cuando no tenemos el número necesario de nacionalsocialistas expertos para hacer que funcione un Estado Nacionalsocialista. Necesitamos economistas, juristas, administradores, biólogos, etc., que también sean nacionalsocialistas.

     El poder nunca debe ser un objetivo en sí mismo. Queremos crear un Nuevo Orden porque queremos un mundo mejor, pero un mundo mejor no puede ser creado repentinamente. Se requiere de mucha gente dedicada con una exhaustiva educación para realizar tal tarea, y en este momento es más importante persuadir a un buen número de esa gente que pelear una batalla perdida en las calles para impresionar a una serie de intolerantes y perdedores.

     Nuevamente la Alemania Nacionalsocialista nos proporciona un ejemplo muy instructivo. Una de las razones de por qué el experimento para crear un orden Nacionalsocialista desde el principio no podía ser completado y un nuevo Estado no podía sobrevivir a la presión del mundo exterior, fue que Adolf Hitler tuvo que confiar en un gran número de expertos que no sentían sino desprecio por el Nacionalsocialismo. Él simplemente no tuvo el tiempo para entrenar y educar a suficientes nacionalsocialistas, porque él se tuvo que concentrar en ganarse a la gente antes de que los comunistas pudieran tomar el poder. Deberíamos estar agradecidos de que no tengamos tal preocupación. Nunca podríamos ganar una victoria revolucionaria bajo las actuales circunstancias de todos modos, de manera que concentrémonos en establecer un fundamento sano para un futuro movimiento de masas.

     Sin embargo, seamos realistas. Ésta, también, podría ser una batalla perdida. No tenemos ninguna garantía de que alguna vez vayamos a ganar. Para ser completamente honestos, no tenemos nada sino una muy vaga esperanza para apoyar la creencia de que podemos ganar. Sin embargo, la Naturaleza misma puede borrar a la Humanidad de la superficie de la Tierra porque ésta ha descuidado las leyes del universo. Esto puede ser lo que está reservado para nosotros. Nosotros los nacionalsocialistas, sin embargo, hemos decidido no aceptar tal evento sin una lucha, incluso contra todo pronóstico. Pero no tenemos ningún deseo de ser mártires para una causa perdida, y eso es exactamente lo que vamos a ser si nos aferramos a los viejos métodos.

     Como movimiento hemos sido notablemente poco exitosos hasta ahora. Es tiempo de despertar y reconocer el verdadero significado de nuestras ideas. Un primer paso es convertirse en profesionales revolucionarios. Debemos abandonar detrás de nosotros todas las improvisadas actitudes derechistas y comprender que somos izquierdistas. Además, deberíamos dejar de culpar a otros por nuestra miseria. ¡Hemos sido nuestros propios peores enemigos en todos los aspectos, y no necesitamos chivos expiatorios!. Cualquier cambio que deseemos tiene que comenzar como un cambio en la actitud básica de nuestra propia gente. Ésta es una tarea pesada, pero la consideración de lo que va a ocurrir si no ganamos ¡hace que valga la pena hacer el intento!.—



No hay comentarios:

Publicar un comentario