BUSCAR en este Blog

miércoles, 7 de mayo de 2014

Andrew Anglin - Sobre Obama, el Fascismo y el Cristianismo



     Nuevamente del sitio totalfascism.com hemos traducido otros dos interesantes artículos de Andrew Anglin. El primero, a partir de que ciertos comunicadores gustan de referirse a veces a Obama y a su gobierno (pero también los anteriores) como "fascista" y "gobierno fascista", o hablan del fascismo en EE.UU., demuestra que hablar así es revelar una completa ignorancia y más bien un adoctrinamiento o una voluntad de adoctrinar, por las razones que expone. En el segundo texto Anglin aborda el tema del cristianismo y su papel en la civilización del hombre Blanco, de una manera que considera que los ataques dirigidos a dicha religión irían en contra de los intereses de éste. Dicha crítica obviamente está teniendo en cuenta el clima religioso estadounidense donde el cristianismo es más que su mera doctrina, pero a la vez es también menos.


Obama No Es un Fascista
por Andrew Anglin
23 de Diciembre de 2012



     Como se ha hecho un tema común dentro del presunto "Movimiento por la Verdad" referirse a Obama como un "fascista", pienso que sería apropiado disipar esta desquiciada afirmación punto por punto.

     En mi experiencia, si usted encara a alguien que afirma que Obama es de alguna manera comparable a Hitler preguntándole qué aspecto del gobierno de Obama se parece al sistema fascista, a la vez que insinúa que dicha persona no conoce el significado de la palabra, ellos irán por lo general a buscar a Google la palabra (porque ellos obviamente no conocen la definición).

     Ellos volverán entonces con la definición siguiente del diccionario Merriam-Webster, que es el primer resultado de Google para "Fascismo" después de la entrada de Wikipedia:

    «Fascismo:

    «1: A menudo escrito con mayúscula: una filosofía política, movimiento o régimen (como el de los Fascisti) que exalta a la nación y a menudo a la raza por encima del individuo, y que es sinónimo de un gobierno autocrático centralizado encabezado por un líder dictatorial, con una severa reglamentación económica y social, y una supresión forzosa de la oposición

    «2: Una tendencia o un ejercicio real de un fuerte control autocrático o dictatorial».

     Ellos publicarán con aire satisfecho esta definición, como si ellos acabaran de demostrar su punto, probablemente sin haber leído realmente la definición hasta el final, y mucho menos haber comprendido lo que significa en el contexto; si ellos fueran inteligentes y bien informados, no estarían afirmando aquello en primer lugar.

     Déjeme explicar por qué ningún aspecto de esta definición se aplica a Estados Unidos bajo Obama.

     Permítame señalar que ésta es una definición del Fascismo ligeramente tendenciosa, que usa una terminología que está destinada a dar una percepción negativa del concepto; pero aparte de eso, no es del todo inexacta.

— En primer lugar, Obama es un internacionalista y de una raza diferente que la mayoría de la población. Él predica la integración racial y apoya un programa de inmigración masiva. Él apoya abiertamente una rendición de la soberanía estadounidense ante Naciones Unidas; él apoya abiertamente el permitir a potencias extranjeras de la élite judía internacional dictar la política estadounidense. Entonces su orientación principal está diametralmente opuesta al primero y más clave principio del Fascismo, que es la exaltación de la nación y la raza.

— El segundo punto es el de un gobierno centralizado y autocrático encabezado por un líder supremo. Esto también es lo opuesto de lo que es nuestro actual gobierno. Tenemos en esta coyuntura una oligarquía, una élite capitalista que controla al Gobierno y dicta la política, con el Presidente simplemente funcionando como una figura decorativa que no es de ningún verdadero significado en cuanto a la formulación de políticas. El gobierno es técnicamente "centralizado", pero sólo bajo la bandera del internacionalismo, del capitalismo corporativo y la dominación judía de los pueblos nativos de nuestro país.

— El tercer punto es una "severa reglamentación económica y social". La primera cosa aquí, en cuanto al lado económico del fascismo, no puede aquél de ningún modo ser comparado con el sistema actual. El fascismo, como el modelo económico chino moderno, emplea una forma de economía Keynesiana centralmente planificada, donde existe un mercado, pero que está sujeto a la regulación del gobierno, donde la banca y la creación de moneda es una función del Estado más bien que de intereses privados, y donde el objetivo es inyectar dinero en la economía a fin de estimular el crecimiento y la producción. Esto funcionó milagrosamente bien en la Alemania nacionalsocialista, y está actualmente funcionando increíblemente bien en la China de nuestros días. En Estados Unidos hoy tenemos básicamente la situación opuesta, con una estructura de poder privado totalmente incontrolada e irresponsable que gobierna sobre no simplemente la economía entera, sino sobre el gobierno mismo, en nombre de este supuesto mercado "libre". Los bancos son privados y producen una deuda masiva entre la nación entera para beneficio de una minoría diminuta que no es, que conste, de nuestra raza.

     La otra reglamentación que es mencionada como un aspecto del Fascismo, la social, es inexistente en el Estados Unidos moderno. El fascismo adopta una línea muy tradicional en cuanto al orden social, prohibiendo la homosexualidad, prohibiendo la pornografía, prohibiendo el aborto, reforzando los roles sociales tradicionales de hombres y mujeres como iguales pero diferentes, etcétera, el exacto opuesto del moderno orden social estadounidense, que es básicamente "haz lo que quieras siempre y cuando sigas comprando cosas".

— El último punto es la "supresión forzosa de la oposición". Nuevamente, esta definición usa un lenguaje que encuentro algo deshonesto, pero esto es a fin de cuentas una realidad: en la Alemania NS, Hitler tenía entre 95% y 99% de apoyo. Aquellos que se oponían a él eran los comunistas, que siempre usan formas destructivas de propaganda para agitar y confundir a las poblaciones que ellos victimizan. Despojar a esa gente de su supuesta "libertad de expresión", prohibiéndoles con ello causar agitación social a fin de hacer avanzar su propia agenda siniestra, era simplemente lo que había que hacer. Dicho esto, los políticos estadounidenses no suprimen a la oposición política. Tenemos una democracia, y la capacidad para que tal sistema gobierne sobre un pueblo está basada en la idea de fabricar una situación donde la gente se oponga una a otra. Es sólo en una sociedad fracturada que los cuerpos extraños de parásitos económicos y sociales son capaces de gobernar a las masas. Una población unificada es el mayor temor de nuestros actuales amos, y esto explica por qué, lejos de ser suprimida, la oposición política es de hecho estimulada.


     De este modo, cada punto dentro de esta definición simplista y reducida del Fascismo deja de ser incluso vagamente comparable con la actual situación en Estados Unidos. Considerando esto, debemos preguntar por qué alguien haría una afirmación tan idiota.

     La raíz del problema es el lavado de cerebro que la gente recibe a una edad muy temprana en cuanto a Hitler y los nacionalsocialistas. Se les dice que él es la peor persona que haya existido alguna vez. Se les dice que él asesinó a 6 millones de personas porque "él los odiaba porque ellos eran diferentes" (y luego mágicamente hizo que los restos de ellos y toda la otra evidencia física desaparecieran mágicamente en otra dimensión). Considerando estas mentiras, Hitler está solidificado en nuestras psiquis como la imagen del antagonista arquetípico. Siempre que un líder es visto como injusto u opresivo, es comparado con Hitler, sin considerar si existe alguna similitud en absoluto.

     Nos dijeron muchas mentiras cuando niños; sin embargo, cuando crecemos, tenemos que despojarnos de ellas. La verdad es que Santa Claus no es real, tragar semillas de sandía no hará que un árbol de sandía crezca en su vientre, y Hitler fue uno de los mayores líderes que el mundo haya visto alguna vez.

     Hitler luchó contra todas las cosas contra las cuales está el hombre común en Estados Unidos o en cualquier otro país. Es sólo por medio de una nueva evaluación de la propia Historia real que vamos a ser capaces de corregir este tremendo agravio que ha sido hecho a la memoria de aquel grande y noble héroe, Adolf Hitler. Comparar a tal hombre con Obama no sólo es idiota y tonto sino que representa un asalto frontal total sobre el concepto entero de la Verdad.

     Es un día oscuro en verdad cuando la gente implicada en algo que ellos denominan un "movimiento por la verdad" está tan divorciada de la realidad como para difamar a un hombre que luchó por la verdad y la justicia más que ningún otro.–



Sobre el Cristianismo
por Andrew Anglin
6 de Febrero de 2013



     Soy personalmente ambiguo en cuanto al mundo metafísico. He tenido experiencias personales que me han conducido a entender, sin ninguna duda, que muy ciertamente hay algo más allá del reino material, pero la comprensión de los detalles de esto es algo que humildemente considero que está más allá de mi capacidad personal. Sin embargo, una cosa que está bien dentro de mi capacidad para entender es la clara realidad de que las masas necesitan un sistema de espiritualidad con el cual identificarse y a través del cual expresar su naturaleza superior y desear estar en contacto tanto unos con otros, como con cualquier cosa que haya más allá de las fronteras de nuestra percepción. Durante más de mil años el medio por el cual la raza europea hizo esto fue la Iglesia cristiana.

     Le guste o no, la fe cristiana es una parte fundamental de la civilización Blanca, y lo ha sido durante mucho tiempo.

     Quiero dejar en claro que no veo que ningún ataque contra el cristianismo tradicional o contra la imagen de Cristo sea provechoso para nuestro movimiento emergente. Al atacar al cristianismo no sólo nos estamos enajenando a más de la mitad de las personas que se consideran como Nacionalistas Blancos, sino que estamos deshonrando a nuestros ancestros, que tuvieron la imagen de Cristo como sagrada.

     Esto de ninguna manera quiere decir que critico a alguien por no desear asociarse directamente con la imagen de Cristo. Respetar las creencias de los antepasados no implica que tenemos que ser esclavos de ellas. Entiendo que muchos Nacionalistas Blancos se sienten atraídos por la espiritualidad pre-cristiana de Europa; yo mismo también estoy interesado en ella. Claramente sin embargo, es una directriz principal de los judíos el degradar y destruír el sistema cristiano de creencias, por cuanto, sin considerar los dogmas, los valores de nuestro pueblo están muy encarnados dentro de este sistema espiritual. Declaraciones tales como las hechas por el vocero anti-Blanco Charles Giuliani, donde él se refiere a Cristo como "un judío en un palo", deberían golpear a cualquier Nacionalista Blanco como fundamentalmente ofensivas al honor de nuestra raza.


Ateísmo Judío

     La única posición sobre asuntos espirituales que tomo como un asunto personal es la del ateísmo. Los científicos judíos han proporcionado el marco insano e ilógico que ha permitido a sus parientes impulsar esta doctrina del Nihilismo Materialista sobre la gente de sus naciones huéspedes, y ellos lo han empaquetado como una tendencia "intelectual" de moda. Ellos aprietan botones en la psique que permiten que la gente débil —enojada con sus padres, enojada con su suerte en la vida, enojada por su carencia total de poder— se sienta como si ella hubiera conseguido algún tipo de hazaña monumental de la voluntad al abrazar esta ridícula ideología de la debilidad.

     Claramente, aquellos que toman la posición de que no hay nada en el universo aparte del reino material no están simplemente en bancarrota intelectual y espiritual, sino que ellos también necesariamente van a manifestar esta ideología en la forma de miedo y cobardía generalizada. Y ésa es la apuesta del judío al venderle a usted este galimatías.

     Este impulso judío hacia el ateísmo ha girado en torno a un ataque concertado contra el cristianismo. Ese punto no es discutible. Esto no quiere decir que cualquiera que no sienta personalmente un deseo de asociarse con los símbolos cristianos está bajo la influencia de esta agenda judía —lejos de ello—, pero me temo que esta agenda judía anti-cristiana influye realmente en muchos de los Nacionalistas Blancos que atacan el cristianismo, y eso es, en mi percepción, intolerable.

     Si alguno realmente deseara reformar la sociedad introduciendo de nuevo creencias pre-cristianas, él ciertamente no se rebajaría al nivel de los ataques irrespetuosos contra la fe cristiana. Ése es el método del judío: buscar revolucionar la sociedad derribando las normas tradicionales. Alguien que deseara simplemente efectuar una modificación dentro de la conciencia de su pueblo abordaría en cambio el asunto del cristianismo sin excesiva emoción, con una comprensión de dónde está su gente.


El Cristianismo No Es Judío

     Aunque comprendo que la realidad histórica —o la falta de ella— de la mitología cristiana está menos que clara, pienso que una cosa debería ser entendida: el cristianismo no es judío.

     No estoy preparado para adoptar la perspectiva de Christian Identity en cuanto a que el Antiguo Testamento entero fue escrito por y acerca de hombres arios, pero vale la pena mencionar que Jesús en el Nuevo Testamento reconoce claramente al judío como un enemigo racial. Por ejemplo, en Juan 8:44 Jesús le dice a los judíos:

    «Ustedes son de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él fue un asesino desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay ninguna verdad en él. Cuando él habla una mentira, de suyo habla: porque él es un mentiroso, y padre de la mentira».

     Aunque los estudiosos judeo-cristianos hayan intentado interpretar esto metafóricamente (lo que ellos hacen cuando les conviene, mientras al mismo tiempo hacen desquiciadas interpretaciones literales de cosas tales como el Libro del Apocalipsis, que siempre ha sido interpretado en términos metafóricos, introduciendo un montón de locura de ciencia ficción) a fin de justificar su trastornada obsesión sexual con la adoración de la raza judía como seres divinos, es claro que él se está refiriendo a un linaje de sangre y a la manifestación de características conductuales raciales.

     También hay que destacar que sería físicamente imposible para un judío formular la filosofía que Jesús presentó. Esas ideas de amor y hermandad, de un rechazo del materialismo a favor de una existencia principalmente espiritual, están más allá de la capacidad biológica del judío. Es por lo tanto imposible imaginar que Cristo, o a quien se le haya ocurrido la historia de Cristo, fue un judío genético.

     Pero más importante que los orígenes históricos técnicos de la religión es cómo fue aplicada en la sociedad Blanca. La religión del cristianismo ha estado siempre sólo ligeramente basada en los textos reales mismos, dado que no hay ninguna doctrina instructiva clara y completa que se encuentre en el Nuevo Testamento que explique cómo dirigir una sociedad, como sí la hay en el Corán. Incumbió por lo tanto a los romanos superponer un ordenado sistema social y moral sobre las imágenes sacadas del texto. Este sistema ordenado, sólo vagamente inspirado por el libro real mismo, era completamente Blanco.

     Los problemas con los cuales la Iglesia Católica sufrió históricamente fueron principalmente debidos a la corrupción. No fue sino hasta la era moderna que el judaísmo se convirtió en una influencia seria sobre la doctrina cristiana, con los judíos infiltrándose en la Iglesia Católica mediante la masonería, y creando una nueva versión del protestantismo basada casi completamente en la adoración de los judíos como una raza divina, por medio de publicaciones como la Biblia de Referencia de Scofield.

     Los valores cristianos tradicionales están absolutamente de acuerdo con lo que deseo crear, porque sin tener en cuenta sus orígenes o su veracidad histórica, el cristianismo tradicional es una expresión de la genética Blanca.


Anti-Judaísmo Cristiano

     Es necesario ser pragmático sobre todo esto. El punto fundamental aquí —dado que realmente no es asunto de nadie lo que alguien quiera creer sobre la naturaleza de la divinidad— es si el cristianismo es capaz de ser anti-judío en un grado necesario. La respuesta a esto es muy claramente "sí". El cristianismo ha demostrado, a lo largo de los últimos 2.000 años, ser increíblemente versátil. Considerando la realidad de que, como he dicho, el Nuevo Testamento no contiene ninguna doctrina instructiva clara, aunado al hecho de que mucho de lo que de Jesús está registrado como habiéndolo dicho y hecho es confuso y aparentemente contradictorio, la fe cristiana puede tomar una variedad aparentemente infinita de formas.

     Muchas de las encarnaciones tradicionales del cristianismo han sido acérrimamente anti-judaicas. Tanto el catolicismo como el protestantismo tienen una historia de ofrecer una oposición directa al judío. Aunque obviamente tengamos que estar contra las encarnaciones modernas del cristianismo adorador de los judíos, si un individuo decide aceptar la doctrina cristiana, así como estar contra el judío, no veo absolutamente ninguna razón por qué él debería ser reprendido o castigado por sus creencias personales.

     Christian Identity, que se ha hecho bastante popular entre los Nacionalistas Blancos, es una forma de cristianismo que ha hecho todo lo posible para remover de su doctrina toda asociación con la raza judía, e independientemente de lo que uno piense de la veracidad histórica de su posición, es ridículo ver a dicho grupo como otra cosa que nuestros hermanos raciales y como un claro aliado en la lucha contra la monstruosidad que es la Judería Internacional.


Ataques Emocionales, un Signo de Debilidad Personal

     Lo que veo es que mucho dentro de las discusiones acerca de la religión son ataques muy emocionales, femeninos, contra el cristianismo efectuados por individuos que claramente no han desarrollado una capacidad para pensar lógicamente o pragmáticamente. Estos individuos, con sus insultos e insistencia en que los otros piensen como ellos, aparecen como increíblemente débiles. Claramente no hay una buena razón de por qué, si uno decide no creer en el cristianismo, debería sentir una necesidad de atacar o insultar a otros que sí lo hacen.

     Que una persona insista en hacerse emocional en cuanto a estos temas demuestra que tiene una estructura emocional inestable, y que se siente personalmente amenazado por lo que otra persona tiene como sagrado, probablemente debido a experiencias difíciles en la infancia. Quisiera que todos ustedes que tienen esa tendencia a insultar y a denigrar a aquellos que siguen alguna versión del cristianismo, tomen nota de su propio estado emocional volátil, y se pregunten si es así como realmente ustedes desean presentarse. Por causa de aquellos que no tenemos ese tipo de debilidad en nosotros, vuestra fragilidad emocional femenina es claramente evidente.

     Esto nos vuelve al asunto que ya he mencionado en cuanto a los ataques judíos contra el cristianismo. Por favor busque videos de ateístas en YouTube y tome nota de cuán patéticos y débiles son ellos manifiestamente. Aquellos que no son judíos son simplemente perdedores llorones, aparentemente enojados con sus padres cristianos por no cuidar apropiadamente de ellos, que están adoptando así esta enfermedad cultural judía del ateísmo como un medio de crear una falsa autoestima.

     Deberíamos tomar nota de que raramente, si es que alguna vez, vemos estos tipos de ataques emocionales viniendo de autoproclamados cristianos, mientras que constantemente los vemos orientados hacia los cristianos. Eso en sí mismo indica que el cristianismo, en las formas que apelan a los Nacionalistas Blancos, es algo que es más que capaz de ayudar a un individuo a conseguir la madurez emocional.


Conclusión

     Nuevamente, el cristianismo es versátil. En el peor de los casos, representa una mera adoración a los judíos, mientras que en el mejor, representa los valores principales de nuestra raza en una forma de la que sería imposible para cualquier Nacionalista Blanco quejarse. Cualesquiera sean sus opiniones personales sobre lo que la doctrina podría ser, cualquier adulto emocionalmente maduro es ciertamente capaz de reconocer la realidad simple de que ningún movimiento Blanco cohesivo va a ser capaz alguna vez de existir sobre la base de insultar y atacar a la fe cristiana, y de ese modo, de que cualquier individuo que pase su tiempo atacando a la fe cristiana está ayudando, lo sepa o no, a socavar la cohesión de nuestro movimiento.

     Aquellos de ustedes que sienten la necesidad de atacar al cristianismo simplemente necesitan enfrentar y hacerse cargo de cualquier debilidad emocional de la que ustedes estén sufriendo, porque ustedes sin duda no pueden formular el argumento de que sus ataques son constructivos de alguna manera. Esto no quiere decir que usted no pueda tener sus propias opiniones sobre asuntos espirituales, que es un derecho individual de cada persona; es simplemente decir que usted tiene que tener honor y respetar las posiciones de sus hermanos cuando se trata de su derecho a tener sus propias opiniones sobre estos asuntos tan personales.

     No necesitamos cristianos, paganos o seguidores del movimiento Creativity en este movimiento. Lo que necesitamos son hombres adultos que sean capaces de comportarse de una manera cohesiva, que cooperen con los miembros de su raza. Si usted es incapaz de esto, por favor vuelva a sus juegos de video judíos y a la pornografía judía y deje a verdaderos hombres encargarse del asunto. Este movimiento Nacionalista Blanco no tiene ningún lugar para niños emocionalmente volátiles.–


No hay comentarios:

Publicar un comentario