BUSCAR en este Blog

jueves, 24 de abril de 2014

John Kaminski - Sobre Psiquiatras, Predicadores y la Extinción



     Presentamos ahora en castellano dos artículos más de John Kaminski, que aparecieron en Marzo recién pasado el primero (On a Shrink and a Prayer), y el otro hace seis días (Tomorrow Has Been Stolen), ambos en therebel.org. Primero Kaminski, dentro de sus permanentes descripciones de la gris realidad estadounidense, que en cuanto ejemplos poseen cierta validez universal, razón por las que las presentamos aquí, examina en lo grueso a psiquiatras y predicadores, señalando sus puntos comunes, tanto en su cooperación con el brutal sistema de cosas como en su propia irreal consideración de las personas. (Al parecer el autor no hace mucha diferencia entre un psiquiatra y un psicólogo, pues menciona a psicólogos prescribiendo fármacos, cosa para la cual sabemos que no están facultados). En el segundo artículo Kaminski pone el acento en la prevista por diversos científicos probable pronta desaparición de nuestra especie y de la vida en general en el planeta, producto del aumento de la temperatura atmosférica y del efecto invernadero, cambio climático que tiene defensores y detractores. Como haya de ser, el autor, coherente consigo mismo, nos conduce a reflexionar sobre la caducidad de la vida y la importancia de la solidaridad como parte del bienestar general, donde cada uno está inmerso.




Sobre Psiquiatras y Rezos
por John Kaminski
2 de Marzo de 2014


Mientras la esperanza para el futuro se pone cada vez más oscura,
la Psicología y la religión se ocupan de verdades irrelevantes.


     El mundo cada vez más no tiene sentido. Está inundado de mentiras, estafas financieras y asesinatos bajo bandera falsa. Que cada uno no se haya vuelto completamente loco ya es un milagro en sí mismo, considerando los incentivos ambientales y conductuales para hacerlo.

     Buscamos a los que puedan aliviar el dolor de mentes aproblemadas y corazones destrozados, esperando que ellos puedan proporcionar algún grado de entendimiento sobre un mundo en el cual el tejido moral que esperamos que nuestros niños puedan absorber y transmitir a sus descendientes se ha podrido en una sórdida operación de dinero rápido sin un valor social redentor.

     En el centro de este enorme vacío en el cual no hay nadie en quien confiar, buscamos a nuestras autoridades morales, que están implicadas principalmente en Psicología y religión, y no encontramos a nadie allí completamente informado sobre el progreso de nuestro suicidio colectivo como especie en curso.

     Considero tanto a la Psicología como a la religión como temas completamente irrelevantes estos días, porque ambas fallan en la misma prueba. Tampoco dichas ocupaciones consideran las causas de las enfermedades que ellas aspiran a curar como principalmente ambientales, a saber, que las presiones artificiales impuestas por el gobierno, los medios de comunicación y la supuesta educación, han deformado nuestra fórmula, para hacernos vivir en una pesadilla retorcida de propaganda engañosa e irrelevante que destruye las habilidades necesarias para la auto-confianza y las sustituye con una falsa agenda de servilismo social, también conocido como la "corrección política".

     La supuesta ciencia de la Psicología explora en la mente independientemente de los actuales efectos políticos o ambientales. La religión sufre de la misma deficiencia.

     Tanto la Psicología como la religión funcionan sobre reglas y prácticas que son totalmente independientes y que están divorciadas de la realidad actual. Principalmente ellas están basadas en un corpus de conocimientos existente y determinado hace años o siglos atrás, y no están particularmente en sintonía con los acontecimientos políticos de hoy; y ellas por lo tanto son incapaces y no calificadas para dar opiniones o diagnósticos sobre la salud mental o la aptitud moral de individuos que están sujetos a presiones políticas y factores ambientales que los obligan a cometer delitos atroces tanto contra ellos mismos como contra otros.

     Alguien que ha matado a cientos de humanos enemigos puede ser declarado como absolutamente sano por psicólogos del gobierno a los que se les ha ordenado aprobar tal comportamiento. Otros héroes militares podrían ser elogiados por capellanes militares por su valentía, cuando en realidad estos individuos bien podrían ser maníacos homicidas actuando bajo la cubierta de directrices patrióticas o doctrinales. Que su comportamiento sea ampliamente aprobado por las sociedades por las cuales ellos luchan ilustra la dudosa cordura de sus partidarios.

     Los psicólogos, demasiado a menudo, realmente crean las enfermedades que ellos profesan curar, por medio de su confianza desenfrenada en una falsa panacea farmacéutica, una tras otra, la cual, como ocurre con la mayor parte de los médicos, los pone en una categoría tributaria alta y a sus pacientes en una espiral descendente, a menudo incurable, hacia un balbuceante y convulso olvido institucionalizado.

     Los psicólogos rastrean las enfermedades de la mente únicamente basados en interacciones con miembros de la familia o con conocidos personales de alguien, tratando de atribuír el daño a interacciones no saludables con padres obsesivos. Estos psiquiatras no tienen en cuenta las mentiras públicas que impregnan a la población con nociones demenciales, y por lo tanto estos científicos de la mente son incapaces de evaluar los problemas que ellos pretenden curar.

     Para repetir, las religiones se enfrentan al mismo dilema. Gobernadas como están por gobiernos que les permiten existir (y que más a menudo les conceden exenciones tributarias y un status de preferencia mientras ellas aprueben lo que sus gobiernos hacen), las religiones no pueden considerar las traiciones morales de las instituciones que les conceden su existencia, y de aquí que no puedan discriminar objetivamente entre lo que es la conducta moral o apropiada de la que no lo es.

     Usted sólo tiene que considerar a los hombres santos que bendicen sus tropas cuando ellas están a punto de marcharse a la guerra para matar a gente que realmente no merece morir, por lo general por motivos que son completamente falaces y simplemente las justificaciones egoístas del gobierno cuya intención es robar y subyugar a aquella gente contra la que tiene la intención de hacer la guerra.

     Ambas profesiones carecen igualmente de preparación para evaluar el daño a la psiquis de los individuos que cometen estos actos, y generalmente concluyen que lo que ellos han hecho es moralmente incorrecto en un nivel personal, aunque en un nivel político ellos simultáneamente diagnosticarían el comportamiento más homicida como elogiable, y hasta valeroso, como en la "defensa de la patria" y toda aquella basura.

     El número de soldados que se están suicidando en estos días después de volver a casa desde Iraq o Afganistán, revela la ineptitud tanto de los psicólogos como de los ministros eclesiásticos que vanamente intentan consolarlos sobre su comportamiento moralmente criminal.

     Lo peor de todo, porque tanto psicólogos como predicadores religiosos hacen juicios sobre los seres humanos sin considerar los contextos políticos o bioquímicos apropiados de sus acciones, sus tratamientos son necesariamente vanos, y sólo aumentan la población creciente de idiotas químicamente lobotomizados —para no mencionar a sus familias innecesariamente destrozadas— en instituciones y programas sociales a través de todo el mundo.

     Observe cómo los medios públicos aborrecen mencionar las medicaciones farmacéuticas de aquellos acusados de tiroteos masivos o de policías que abusan de ciudadanos inocentes. El argumento para el control de armas es mucho más fuerte si se usa el abuso policial sobre gente inocente como una razón para quitarles las armas a la policía.

     Esta falta de conocimiento y contenido es obviamente demostrada por ambas profesiones. En Psicología, los profesionales están impacientes por negar que son los planes de estudios y profesionales educativos mediocremente formados los que literalmente vuelven locos a los estudiantes al enseñarles falsedades que son aprobadas por el Estado. En la religión, el énfasis parece estar cada vez más en comportarse agresivamente hacia credos competidores mientras al mismo tiempo insisten en que ellos enseñan filosofías morales pacifistas, creando un conflicto que no puede sino conducir a una disonancia cognoscitiva que no puede ser resuelta intelectualmente.

     Los psicólogos demasiado a menudo recomiendan medicaciones que inducen la inconsciencia permanente (si es que no derechamente un daño cerebral), mientras las religiones hacen esencialmente la misma cosa inculcando fantasías mitológicas que prohíben el razonamiento deductivo, la compasión por los extranjeros, y la disposición mental abierta.

     De aquí que ambas profesiones son voluntariosamente incapaces de tratar con los problemas apremiantes que afronta la Humanidad hoy, al mismo tiempo en que los juicios sobre la conducta moral de naciones poderosas que conducen guerras cuestionables, o corporaciones muy ricas que engañan a la gente para que ésta compre productos envenenados o que se nutra de alimentos dañinos, determinan la vida o la muerte de millones de personas cada día del año.

     Nadie está diciendo que psicólogos compasivos no hayan rescatado a gente abusada por sus padres o envenenada por sus doctores, desde vidas miserables. Ni tampoco nadie está diciendo que predicadores compasivos no hayan salvado muchas almas perdidas y desconsoladas desde opciones desperdiciadas. Las metas establecidas de estas dos vocaciones son encomiables y valiosas en extremo.

     Pero en general, la actuación de ambas profesiones, a través del tiempo y el espacio, ha hecho mucho más daño que bien, y lo que es más importante, ha mal etiquetado actos claramente distinguibles como malos como si fuesen realmente buenos y necesarios para la sociedad. Hablo de cosas como lobotomías químicas y clitoridectomías femeninas.

     Mientras asistía esta semana a una conferencia escasamente concurrida de psicólogos que abogan por tratar a los pacientes sin drogarlos, he llegado a ver a las profesiones de ayuda (así como a la sociedad en general) como habiendo sido completamente doblegadas por el motivo de los beneficios, y aquella opción, aquella dirección, aquella enfermedad que ha barrido la superficie del planeta durante siglos y ha dejado al mundo como un desorden desolado, es la cosa más importante responsable de nuestra muerte como especie, y un dilema para el cual todavía no tenemos ninguna solución.

     Nada sino actuar como un cierto pequeño porcentaje de gente decente que en cada profesión finalmente decide, es el mejor modo de tratar con algo, y aquello consiste en conversarlo abiertamente, para entender lo que nos ha sucedido, y ver el mejor modo de arreglarlo.

     No hay ninguna píldora mágica que se lleve todos nuestros problemas, no hay dioses divinos en el cielo listos para perdonarnos nuestros pecados, no hay extraterrestres que vengan a salvarnos.

     Estamos sólo nosotros y nuestros vecinos, y tenemos que perdonarnos sinceramente de alguna manera unos a otros, y seguir adelante. Duro como pueda parecer ahora, si aquello no es posible, entonces nada más lo es.

     La filosofía política humana predominante parece ser que un líder fuerte necesita pontificar directrices a seguidores maleables. La historia humana nos muestra que esta fórmula conduce al éxito durante un período corto, que es inevitablemente seguido del caos cuando los sucesores del líder luchan uno contra el otro por la supremacía para continuar su tiranía.

     Si continuamos siguiendo esta fórmula, no duraremos mucho más. El lugar entero será quemado por armas cada vez más sofisticadas.

     La lucha por la supremacía humana es realmente una lucha para matar nuestras propias muertes, lo cual, a pesar de Ray Kurzweil, no puede ser llevado a cabo. Aspirar hacia este objetivo es fútil, y produce la mayor parte de los asesinatos tanto en las guerras grandes como en las pequeñas luchas.

     Entender por qué estamos aquí es entender que no estaremos aquí para siempre, y entender que no necesitamos psicólogos ni predicadores para sentirnos recompensados, realizados y existencialmente cómodos. Nosotros sólo tenemos que escucharnos seriamente el uno al otro y comprender que la mayor parte de nosotros está básicamente diciendo la misma cosa.

     Y es una simple cuestión de identificar a aquellos que no están en la misma página que el resto de la Humanidad. Ellos son los que están haciendo el gran dinero de las guerras, de promover píldoras para poner a todo el mundo enfermo, y los que trabajan duro para hacernos creer que aquella gente inocente que matamos con tal entusiasmo es realmente mala, cuando no lo son.

     Cuando la gente inocente es llamada mala, son los que están matándola los realmente malos. Y ése es un zapato que a cada estadounidense, y sobre todo a cada judío en Estados Unidos, le puede caber fácilmente.–



El Mañana Ha Sido Robado
por John Kaminski
18 de Abril de 2014


El alba de una nueva oscuridad
echa su sombra sobre un futuro destrozado.


     Su casa se está quemando, pero usted realmente no quiere saber. A medida que sus ojos somnolientos parpadean en el borde del sueño, un débil olor de humo se sitúa en algún sitio en la distancia. Suficientemente cómodo en su sillón favorito —por el que usted ha trabajado toda su vida— usted simplemente no quiere ser molestado. De eso no vale la pena preocuparse, usted se dice.

     A menos que usted sea uno de aquellos devotos espiritualistas sólo preocupados por el reino de los cielos, las noticias de que su casa está en llamas deberían preocuparle, aunque aquel burbujeante metano que se dispone a explotar desde el océano Ártico sin hielo sea una abstracción que usted no puede comprender. La temprana ignición de colosales incendios incontrolables en la región de Yakutia en Siberia este mes, promete una quemazón récord que sólo empeorará con cada año que pase. El hecho clave que usted sigue ignorando es que este incendio ya no puede ser apagado, ni pueden ser revertidos los efectos devastadores que esto traerá sobre el planeta. [http://robertscribbler.wordpress.com/2014/04/15/small-army-now-fighting-siberian-wildfires-in-april/].

     Conversé con un amigo de infancia recientemente por primera vez en 50 años. Él dijo que se alegraría de hablar de nuestra propia historia antigua en cualquier momento; pero después de ver una selección de mis artículos recientes, él no quiso dirigirse a mí por causa de aquéllos. Y entonces en Internet estamos encarando al resto del mundo, a aquella parte que ha sido enseñado que no hay que escuchar, aquella parte que ha creído lo que se le ha dicho y que ahora hoy no sabe prácticamente nada sobre lo que le está sucediendo, a ella, a nosotros y a cada uno.

     ¿Cuál es el sueño? usted pregunta. ¿Las historias de pesadilla cuyos alaridos llegan desde la WorldWide Web, o la abstraída y feliz vista que existe dentro de su propia casa?. ¿Por qué debería sucumbir usted a toda esta paranoia de Internet cuando su casa es cálida, sus cuentas están pagadas, su familia está segura y su sistema de alarma funciona?. Su vida ha sido un éxito absoluto. ¿Cómo podría ser arruinada por cosas a las que usted nunca prestó atención?. Si fuera tan importante, alguien por la TV le hubiera dicho, ¿verdad?.

     El hecho es que el mañana ha sido robado, y usted nunca podrá recuperarlo.

     Una serie interminable de emergencias reales domina ahora nuestra conciencia.

     Lo que parece una verdadera revolución estadounidense se está desplegando en las llanuras arbustosas de Nevada cuando escribimos esto, con imbéciles policías estatales listos para electrocutar al último agricultor en el condado porque él tiene unas tierras que algún político corrupto quiere vender a los chinos. Hasta ahora, las milicias de todas partes del país han ganado la primera escaramuza, pero la batalla sólo ha comenzado, y los astutos federales prometen más terror.

     Los mentirosos en Washington que están arruinando a Estados Unidos están diciendo ahora a los rusos que acepten el secuestro judío de Ucrania, pero aquella cabra se está saliendo de su propio aprisco porque, como los terroristas en Washington, los terroristas en Kiev no saben lo que están haciendo (excepto robar) y no tienen el apoyo de su propio pueblo.

     Los ladrones judíos en Wall Street ya han saqueado la Tesorería estadounidense y han preparado el escenario para una tremenda hambruna de las masas. Ahora ellos se están preparando para el siguiente gran despilfarro, un reinicio de divisas y una moneda mundial destinada a empobrecer prácticamente a todo el que sobreviva al Obamacare, al Plan Común de Enseñanza (Common Core), a la Seguridad Interior (DHS) y la siguiente elección falsa. ¿Está usted listo para la retórica nociva e irrelevante de Jeb (Bush) contra Hillary?.

     Más aún, la gran pared de silencio sobre Fukushima, el control del clima, el sabotaje de los alimentos, las drogas tóxicas, la violencia policial, y cada otro asunto de importancia para el pueblo estadounidense, exudan desde un gobierno que considera a toda la gente común como terroristas potenciales más bien que como los honestos ciudadanos que tan esforzadamente tratamos de ser.

     Todos estos profundos asuntos merecen nuestro examen. Pero ellos ya no son el acontecimiento principal. Demasiados expertos están diciendo que la raza humana ya no tiene una salida de su locura narcisista. Algunos dicen que el punto de no-retorno fue superado en los años '70, y que ahora no hay ningún modo de parar lo que finalmente llegará a ser un futuro inquietantemente silencioso.

     Hace mucho me imaginé como un viajero del tiempo, al menos en mi imaginación, para objetivos de ficción de fantasía. Entonces, érase una vez, yo tuve un sueño en el cual no podía ver el futuro después de un cierto punto; a fines de la segunda década del siglo XXI no se podía imaginar lo que podría surgir en la existencia; había sólo oscuridad, la nada. Ahora vemos una cohorte creciente de ecologistas que predicen exactamente lo mismo, y muestran las proyecciones de temperaturas para respaldar su pronóstico más extremo.

     En efecto, NTE se ha convertido en su nueva llamativa sigla. NTE significa Extinción a Corto Plazo (Near Term Extinction), y el consenso es que es totalmente inevitable, un trato hecho.

     Aumento de 4 grados centígrados hacia 2030, y de 10 grados centígrados hacia 2040. Demasiado caliente para toda la vegetación; se marchitará todo y morirá. Sin vegetación no hay ninguna vida animal. Somos animales, ¿recuerda?.

     Bucles de retroalimentación que se auto-refuerzan. La frase por sí misma no significa nada. Pero lo que la frase significa es todo para nuestro futuro. Con cada nuevo hecho climatológico que sale a la luz, nuestro futuro se hace más oscuro, y esta oscuridad no puede ser mejorada. Donde no hay vida no hay luz.

     Mientras más metano es liberado de la fusión de los casquetes polares, más caliente se pone. Mientras más caliente se pone, más metano es liberado. Un bucle de retroalimentación que se auto-refuerza.

     El científico medioambiental Guy McPherson se ha convertido en el Doctor Juicio Final de nuestro asediado día actual. Él ha acuñado el más reciente epitafio para nuestra patética generación.

     La única cosa que puede salvar a la raza humana de la extinción a corto plazo es el colapso completo de la sociedad industrial, y eso podría ni siquiera funcionar, dice él. "Sólo el completo colapso económico previene el invernadero desbocado" y el fin de la raza humana.

     Y aquello podría suceder muy rápidamente. Sin embargo, McPherson añade:

     "El colapso provoca la fusión accidental de más de 400 centrales nucleares, lo cual es de severo a problemático. La situación es realmente desesperada".

     McPherson llama a lo que está sucediendo "la sexta gran extinción", y la llama peor y que está sucediendo más rápido que la que es conocida como la extinción de la Era Pérmica de hace 250 millones de años, que mató al 90% de las especies animales de la Tierra y que dejó al planeta desolado durante 10 millones de años.

     El mundo se está calentando tan rápido que las plantas y el plancton no pueden responder, McPherson dice: "El punto de desaparición se acerca más cada día".

     Hay un retraso de unos 40 años entre las emisiones y su efecto, de manera que las acciones de los años '70 han producido el desastre que se está desplegando hoy día. Así que piense en toda la contaminación que ha ocurrido desde entonces, y calcule su impacto durante las próximas cinco décadas.

     "Esta sexta gran extinción será la más rápida de todas. Podríamos perder el 90% de todas las especies. Y no hay nada que yo conozca que pudiera girar el barco".

     La escritora Carolyn Baker llama a la actual difícil situación humana "una situación de hospicio". Si usted no sabe lo que esto significa, mejor pregúntele a alguien.

     En su sitio Nature Bats Last, McPherson ha escrito:

     «Si usted está demasiado ocupado para leer la evidencia presentada aquí, aquí está el punto fundamental: En un planeta 4ºC más caliente que la línea de referencia, para todo lo que podemos prepararnos es para la extinción humana (de la síntesis de 2008 de Oliver Tickell en The Guardian)... Según el informe de 2012 del Banco Mundial, "Disminución del Calor: Por Qué un Mundo 4°C más Cálido Debe Ser Evitado", y una informada estimación de "BP Energy Outlook 2030" reunida por Barry Saxifrage para el Vancouver Observer, nuestro camino conduce directamente a la marca de 4ºC. La 19a Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 19), efectuada en Noviembre de 2013 en Varsovia, Polonia, fue advertida por el profesor de climatología Mark Maslin: "Ya estamos planificando para un mundo de 4ºC más porque es adonde nos dirigimos. No sé de ningún científico que no crea esto". Agregándose a la miseria planetaria hay un informe aparecido en la edición del 16 de Diciembre de 2013 de las Medidas de la Academia Nacional de Ciencias que concluyen que 4ºC más acabarán con la capacidad de la vegetación de la Tierra para absorber el dióxido de carbono atmosférico.

     «Toda la susodicha información deja de incluír el excelente trabajo de Tim Garrett, que indica que sólo el colapso completo evitará el invernadero galopante. Garrett llegó a esa conclusión en un informe presentado en 2007 (comunicación personal) y publicado on-line por Climatic Change en Noviembre de 2009 (la protesta de científicos civilizados retrasó la publicación formal hasta Febrero de 2011). Dicho informe permanece en gran parte ignorado por la comunidad científica, habiendo sido citado menos de diez veces desde su publicación.

     «Escribiendo para el Grupo Ártico de Emergencia del Metano (AMEG), John Davies concluye: "El mundo está probablemente al comienzo de un Acontecimiento de Invernadero desatado que terminará con la mayor parte de la vida humana en la Tierra antes de 2040".

     «Como dijo el biólogo australiano Frank Fenner en Junio de 2010: "Vamos a extinguirnos. Independientemente de lo que hagamos ahora, es demasiado tarde". La antropóloga Louise Leakey considera nuestra desaparición a corto plazo en su evaluación del 5 de Julio de 2013 en el Huffington Post. El biólogo canadiense de la fauna Neil Dawe se une al partido de la extinción a corto plazo en una entrevista del 29 de Agosto de 2013, y el músico convertido en activista Sir Bob Geldof se une al club en un artículo en el Daily Star del 6 de Octubre de 2013... Ante la extinción humana a corto plazo, la mayor parte de los estadounidenses ve la amenaza como distante e irrelevante, como lo ilustra un artículo del 22 de Abril de 2013 en el Washington Post basado en resultados de encuestas que se hacen eco del sentimiento sostenido durante mucho tiempo en cuanto a que los funcionarios elegidos por votación deberían estar enfocados en la economía industrial, no en  fastidios menores como el cambio de clima».

     Sé cómo usted se siente cuando primero escucha estas noticias. Es demasiado desalentador para ser creído. Hemos sido alimentados con tantas historias falsas por una intención descontrolada del gobierno de robar el mundo entero, y a sus propios ciudadanos también. El concepto del calentamiento global ha sido vilipendiado y desacreditado por estratagemas políticas oportunistas como el debate del impuesto a la emisión de carbono, en el cual los países compiten por seguir teniendo derecho a contaminar.

     La lúgubre sombra de la fatalidad generalizada proyectada por la inevitabilidad aparente de la extinción a corto plazo es ampliamente considerada como la causa del inesperado suicidio del reportero de Internet Mike Ruppert en días recientes.

     McPherson, en sus muchos videos y en su reciente libro "Going Dark", insiste en que el modo más lógico de reaccionar a este pronóstico devastador pero no completamente inesperado es vivir de la manera en que deberíamos haber estado viviendo desde el principio, con un interés por los demás así como por nosotros, sabiendo muy bien que nuestras vidas no duran para siempre.

     Con la excepción posible del budismo, los sistemas de creencias humanos contemporáneos han dejado sin preparación a la población para lo que está a punto de ocurrir. No se da un nacer de nuevo en un mundo que no apoyará la vida; del mismo modo, un mundo muerto carente de vida hace absurdo el concepto de una vida futura.

     Con lo que estamos enfrentados ahora es con lo que hemos enfrentado siempre pero que siempre hemos tenido miedo de encarar.

     Estas engañosas estratagemas de tratar de que nuestras conciencias logren ser descargadas en cuerpos de robots o de que sobrevivamos en ciudades subterráneas capaces de cultivar alimentos bajo luz artificial, son lo último en lo antinatural, la muerte que niega las compulsiones que tipifican a las filosofías erróneas que han guiado a la sociedad humana en su curso suicida y esencialmente irreflexivo.

     El reconocimiento de que los dones de la Naturaleza con los cuales hemos sido dotados todos deben ser fomentados y protegidos, ha sido ignorado durante demasiado tiempo, y hasta el punto en que los efectos de nuestra mezquina ignorancia se han hecho irreversibles, conduciendo a un pronóstico donde el planeta llegará a ser inhabitable en unas tres a cuatro décadas.

     Lo que decidamos hacer entre tanto antes de que aquellas condiciones mortales cobren su tarifa sobre las criaturas vivientes probablemente será un reflejo de los mismos malos hábitos que nos metieron a todos en este problema en primer lugar.

     En su introspección ahora, y en el tiempo que a cada uno de ustedes le queda, lo que parece ser lo más beneficioso de hacer es ayudar mientras sea posible a aquellos que están sufriendo, y reflexionar sobre el daño que nuestros propios sistemas filosóficos han hecho a cada uno y a todo.

     Los humanos han cometido el mayor crimen posible en el lugar más hermoso posible, y en el tiempo que nos queda conviene a cada uno actuar del modo más arrepentido posible para reconocer este crimen insuperablemente colosal en cuya comisión hemos participado todos, en la destrucción de la posteridad de nuestros hijos y en la profanación de los esfuerzos de todos aquellos maravillosos padres que sólo quisieron vivir vidas decentes y criar niños sanos.

     A un ignominioso vertedero de basura sobre una ceniza sin vida es a donde nuestros líderes y nuestras filosofías nos han llevado. Quizá deberíamos deshacernos de todos ellos mientras todavía podamos, para demostrar que, después de todo, tras comprender lo que hemos hecho, todavía tenemos algún fragmento de sentido común.

     Estamos en el borde de un volcán, y el volcán está a punto de hacer erupción.–







  Dr. Guy R. McPherson (23 videos).
Profesor Emérito de Recursos Naturales y Ecología, y de Biología Evolutiva
https://www.youtube.com/playlist?action_edit=1&list=PL9SLRU38-i-ae_zpMBeuXaUkPFNk2NI55
  Conversaciones con Grandes Mentes. Dr. Guy McPherson
Human Extinction in Our Lifetime?
https://www.youtube.com/watch?v=QGBy889jXIg
  Nature Bats Last
http://guymcpherson.com
  Cambio Climático. Resumen y Actualización.
Actualizado frecuentemente, y más recientemente el 13 de Abril de 2014
http://guymcpherson.com/2013/01/climate-change-summary-and-update
  Arctic Methane Emergency Group - AMEG
http://ameg.me
  Arctic News
http://arctic-news.blogspot.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario