BUSCAR en este Blog

jueves, 9 de enero de 2014

Henry Makow - Sobre el Comunismo-Capitalismo y los Banqueros



     Del conocido comunicador judeo-estadounidense Henry Makow (henrymakow.com) presentamos ahora tres artículos y la parte final de otro. El primero, de Marzo de 2013, titulado What Is Communism?, él mismo lo presenta en su sitio traducido al castellano. Hay que recordar que Makow respalda la tesis de que es un grupo masónico llamado de los Illuminati quienes tienen entre sus garras casi al planeta entero, y de ninguna manera los judíos en sí, a pesar de sus siniestros Antiguo Testamento y Talmud. Esto lo ha llevado a proferir evidentes mentiras relativas a los alemanes contemporáneos.

     En este breve artículo denuncia al comunismo como una gran estafa, que no sólo ya fue sino que aguarda en algún punto del futuro. Como menciona aquí reiteradamente un texto que él llama "La Sinfonía Roja", que es la traducción al inglés de una novela ("Sinfonía en Rojo Mayor") de los años '50 publicada en España por Mauricio Carlavilla bajo el seudónimo de José Landowsky, novela que se presenta a sí misma como un relato fidedigno de hechos ocurridos en la Rusia soviética, otorgándole crédito Makow como si se tratara de un documento histórico y equiparándolo por la importancia de sus revelaciones con los Protocolos sionistas, lo que es un juego de doble filo porque con ello puede despachar todo con el mismo argumento, buscando encontramos que el mismo Makow había escrito en Noviembre de 2003 un texto llamado Rothschilds Conduct "Red Symphony" (Los Rothschild Dirigen la "Sinfonía Roja"). Este texto está en la red también en castellano publicado hace un tiempo. Ambas traducciones las hemos tenido que revisar y corregir.

     Este segundo texto abunda en mayores explicaciones con respecto a lo planteado en el primero, y en el texto español mencionado. Por el calibre de las explicaciones en realidad también vemos que aunque se trate de una novela, más vale seguir el juego de la ficción y atenerse al mundo presentado, para seguir la lógica de los razonamientos. Pero ese texto tenía una continuación, también de 2003 y revisado en 2008, The Aim of Freemasonry Is the Triumph of Communism (El Objetivo de la Masonería Es el Triunfo del Comunismo), que ahora debimos traducir, y que, con algunas tesis nuevas y matizadas, continuaba con el tema ya planteado. Finalmente ese texto decía tener una continuación, una tercera parte, publicada en Noviembre de 2006, Central Bankers Seek Totalitarian Power (Los Banqueros Centrales Buscan el Poder Totalitario), que por causa de sus muchas afirmaciones ya repetidas del primer artículo que presentamos nosotros ahora, tradujimos solamente un par de párrafos y su conclusión.


     En suma, estos tres artículos y fracción del señor Makow dan una visión de conjunto con respecto a un tema que él propone, el cual, a pesar de ciertas inconsistencias en su elaboración no debe de ninguna manera ser desestimado sin más. En la red puede encontrarse la novela completa "Sinfonía en Rojo Mayor", cuyo capítulo 40 (Radiografía de la Revolución), un supuesto interrogatorio realizado en Rusia en 1938 a un importante jerarca comunista, que permite que surjan ciertas verdades, es en el cual se sustenta el discurso de Makow. Dicho capítulo de la novela de Carlavilla, basada no obstante en muchísimos hechos reales, puede leerse, por ejemplo, en el detenido sitio Trinity a Tierra (http://www.trinityatierra.com/2011/10/21/sinfonia-en-rojo-mayor/).



El Nuevo Orden Mundial Es "Comunismo"
por Henry Makow
15 de Marzo de 2013



     El comunismo es un monopolio sobre todas las cosas, incluyendo el pensamiento, impuesto por el "Estado".

     El "Estado" constituye una fachada de los banqueros centrales judíos Illuminati, que son los dueños de la deuda de aquél.

     Todo cuanto incrementa el poder del "Estado" es comunista.

     El gobierno mundial conducirá esto al siguiente nivel.


     La mayoría de las personas cree que el comunismo es una ideología dedicada a defender a los trabajadores y a los pobres. Esto no fue más que un ardid increíblemente exitoso con el que se manipuló a millones de personas.

     Oculto tras este artificio, el "comunismo" tiene por objetivo concentrar toda la riqueza y el poder en las manos del cártel bancario central (los Rothschild y sus aliados) disfrazándolo de poder estatal.

     El cártel bancario central es el monopolio final. Tiene un monopolio casi global sobre el crédito de los gobiernos. Su objetivo es convertir esto en un monopolio sobre absolutamente todo: lo político, lo cultural, lo económico y lo espiritual. Gobierno mundial = monopolio Rothschild = comunismo.

     Cualquier ideología que permita concentrar todavía más la riqueza y el poder en las manos del "Estado" es comunismo con otro disfraz. Estas ideologías ―socialismo, liberalismo, fascismo, neo-conservadurismo, sionismo y feminismo― son fachadas del comunismo, y están organizadas y son financiadas por el cártel bancario central. Todos los acontecimientos actuales han sido diseñados por los banqueros centrales con el fin de incrementar el poder de los gobiernos.


LA SINFONÍA ROJA

     Después de Los Protocolos de los Sabios de Sión, La Sinfonía Roja (The Red Symphony) constituye la mejor revelación de la verdadera situación en que se encuentra nuestro mundo.

     La Sinfonía Roja es un interrogatorio que le hizo en 1938 la policía secreta estalinista (NKVD) a Christian Rakovsky, un soviético con información privilegiada, que vemos aquí junto a su congénere judío y agente de los Rothschild, León Trotski. El texto se halla disponible en Internet (http://mailstar.net/red-symphony.html) o en el libro Fourth Reich of the Rich, de Des Griffin.



     Yo presenté a mis lectores este explosivo documento de cincuenta páginas en 2003 (http://www.henrymakow.com/000275.html). Este documento quita el velo a la Historia moderna y explica el verdadero significado de la Revolución, del comunismo, de la francmasonería y la guerra. No tuvo la intención de que llegase a ser de conocimiento público, pero su traductor, el doctor José Landowsky, hizo una copia no autorizada.

     El experimento humano se halla amenazado por intereses particulares que han usurpado la función de la creación del dinero en todas partes.

     La Historia moderna refleja el proceso gradual mediante el cual ellos se transfieren a sí mismos toda la riqueza y el poder, destruyendo la civilización occidental y creando un Estado policial a nivel mundial. En 1938 Rakowsky dijo que todo el mundo se halla bajo el control de los banqueros judíos sabateos (Illuminati, masones) y sus aliados.

     [Nota: Los sabateos son los heréticos seguidores, discípulos y creyentes de Sabbatai Zevi, 1626-1676, proclamado como el Mesías judío en 1665, y convertido al Islam en 1666 junto con algunos discípulos, infiltrándose así el judaísmo en el moderno Islam].

     En su autobiografía ("Mi Vida") León Trotski escribió: "Christian G. Rakovsky... desempeñó un papel activo en los trabajos internos de cuatro partidos socialistas: el búlgaro, el ruso, el francés y el rumano, hasta llegar a ser finalmente uno de los líderes de la Federación Soviética, un fundador de la Internacional Comunista, Presidente del Soviet Ucraniano de los Comisarios del Pueblo, y representante diplomático soviético en Inglaterra y Francia...".

     Rakovsky, cuyo verdadero nombre era Chaim Rakover, fue condenado a muerte cuando tuvo lugar la purga que hizo Stalin de la facción trotskista del partido. Intentó salvarse entregándole a Stalin un mensaje de los Illuminati.

     Durante el proceso, Rakovsky le contó a su interrogador que los banqueros crearon el Estado comunista como una "máquina de poder total" sin precedentes en la Historia. En el pasado, debido a muchos factores, «siempre hubo espacio para la libertad individual. ¿Se da cuenta usted de que los que ya dirigen parcialmente las naciones y los gobiernos del mundo tienen pretensiones de una dominación absoluta?. Comprenda que esto es lo único que todavía no han alcanzado».

     Una fuerza perniciosa paraliza nuestra vida nacional. Rakovsky la identifica: «Imagínese, si puede, un pequeño número de personas con un poder ilimitado basado en la posesión de la riqueza real y verá que son los dictadores absolutos de la bolsa de valores y de la economía... Si usted tiene suficiente imaginación entonces... se dará cuenta de la influencia anárquica, moral y social de ellos, es decir, de su influencia revolucionaria... ¿Comprende?».

     «...Ellos crearon el dinero de crédito con la idea de hacer que su volumen fuera casi infinito... Es una abstracción, una entelequia, una cifra, un número, algo en lo que se cree, una fe...» (Griffin, págs. 245-246).

     Naturalmente ellos necesitan proteger su monopolio sobre el crédito mediante la creación de un "gobierno mundial". Esto hace imposible que los países puedan emitir su propio crédito monetario o rechazar su deuda.


MARXISMO

     El movimiento revolucionario, que define la historia moderna, fue un medio para institucionalizar el poder de los banqueros destruyendo el viejo orden. El marxismo, "antes que un sistema filosófico, económico y político, es una conspiración para la revolución".

     Rakovsky se burla del "marxismo elemental... el demagógico y popular" que se usa para para engatusar a los intelectuales y a las masas (p. 238). Marx fue contratado por los Rothschild para que engañase a las masas. Rakovsky dice que Marx "se ríe en la cara de toda la Humanidad" (p. 240). Por supuesto, Marx no mencionó jamás a los Rothschild (p. 243).

     En cuanto a la francmasonería: «Todas las organizaciones masónicas intentan crear todos los requisitos necesarios para el triunfo de la revolución comunista; éste el propósito obvio de la francmasonería», dice Rakovsky, él mismo un masón de alto grado.

     El objetivo de la Revolución es nada menos que el de redefinir la realidad en términos de los intereses de los banqueros. Esto implica la promoción de la verdad subjetiva frente a la verdad objetiva. Si Lenin "siente que algo es real", entonces es real. "Para él toda realidad, toda verdad, era relativa a la luz de la única y absoluta realidad: la revolución".

     Esto es cabalismo. Los judíos cabalistas crean la realidad porque ellos creen que son los vehículos de la voluntad de Dios. (En otras palabras, la Humanidad ha sucumbido ante un fraude gigantesco).

     Dicho de otro modo, lo blanco es negro y arriba es abajo. Así es cómo funcionaban las cosas en la Unión Soviética; y ahora, en Occidente, la verdad y la justicia están siendo reemplazadas por el imperativo (diktat) político. La "corrección política", un término bolchevique, es ahora de uso común. Físicos como Steven Jones, que cuestionan la versión oficial del 11 de Septiembre, son silenciados. Historiadores como David Irving son encarcelados.

     Así, por ejemplo, la homosexualidad, que los psiquiatras siempre consideraron como un desorden del desarrollo, se convirtió en una "elección de modo de vida" en 1973 por una imposición (diktat) política. Ahora las escuelas públicas incitan a los niños heterosexuales a que "experimenten con su sexualidad". Esto es enfermizo y anti-natural, pero de eso es de lo que verdaderamente se trata el satanismo y la "revolución", de invertir el orden inherentemente saludable.

     Rakovsky se maravilla de que «los bancos sobre los que se sentaban los grasientos usureros para comerciar con su dinero se hayan convertido ahora en templos, que están magníficamente en cada esquina de las grandes ciudades contemporáneas, con sus columnatas paganas, a los que las masas acuden... para depositar asiduamente todas sus posesiones ante el dios del dinero...».

     Él dice que la estrella soviética de cinco puntas representa a los cinco hermanos Rothschild con sus bancos, que poseen acumulaciones colosales de riquezas, las más grandes jamás conocidas.

     ¿No es extraño que Marx no mencione nunca este hecho?, pregunta Rakovsky. ¿No es extraño que durante las revoluciones las masas jamás ataquen a los banqueros, ni sus mansiones, ni sus bancos?.


GUERRA

     La guerra es el instrumento por medio del cual los banqueros centrales van llevando adelante su agenda. Rakovsky dice que Trotski estuvo detrás del asesinato del archiduque Francisco Fernando (lo que desencadenó la Primera Guerra Mundial). Él recuerda la frase usada por la madre de los cinco hermanos Rothschild: "Si mis hijos lo quieren, entonces no habrá guerra". Esto significa que ellos eran los árbitros, los amos de la paz y la guerra, pero no los emperadores. ¿Es usted capaz de visualizar este hecho de una importancia tan cósmica?. ¿No tiene ya la guerra una función revolucionaria? ¿La guerra? La Comuna (1871). Desde aquel entonces cada guerra ha constituído un paso gigantesco hacia el comunismo.

     Después del asesinato de Walter Rathenau (judío, miembro Illuminati y Ministro de Asuntos Exteriores de la República de Weimar), los Illuminati sólo otorgan posiciones políticas o financieras a intermediarios, dice Rakovsky. «Obviamente a personas que son de confianza y leales, lo que puede garantizarse de mil maneras: de esa manera, puede aseverarse que aquellos banqueros y políticos (ante la opinión pública) son sólo monigotes... incluso aunque ocupen puestos muy elevados y se les haga aparecer como los autores de los planes que se llevan adelante». Sólo observe a Barack Obama.

     En 1938 Rakovsky señaló tres razones para la inminente Segunda Guerra Mundial. La primera es que Hitler empezó a imprimir su propio dinero. «Esto es muy serio. Mucho más que todos los factores externos y crueles del nacional-socialismo».

     En segundo lugar, «el nacionalismo plenamente desarrollado de Europa Occidental es un obstáculo para el marxismo... la necesidad de la destrucción del nacionalismo es en sí misma merecedora de una guerra en Europa».

     Finalmente, el comunismo no puede triunfar si no se suprime el "cristianismo todavía viviente". Él hace referencia a la "revolución permanente", que nace con la llegada de Cristo, y a la Reforma como "su primera victoria parcial", porque dividió a la cristiandad. Esto sugiere que la "conspiración" también contiene un factor racial o religioso.

     «En realidad, el cristianismo es nuestro único enemigo real, de todos los fenómenos políticos y económicos de los Estados burgueses. El cristianismo que controla al individuo es capaz de anular la proyección revolucionaria del neutral Estado soviético o ateo».

     Actualmente los banqueros centrales están promocionando la Tercera Guerra Mundial como en el libro "Choque de Civilizaciones". Sustituya "Islam" donde dice "cristianismo" en la cita anterior, y azuce a los "cristianos" contra ellos.


CONCLUSIÓN

     El Nuevo Orden Mundial crea una falsa realidad que representa nuestra esclavitud mental. Legiones de expertos, profesores y políticos se encargan de hacer cumplir sus preceptos. Éstos son los agentur ("agentes") a los que se hace referencia con gran engreimiento en Los Protocolos de los Sabios de Sión.

     La sociedad está totalmente subvertida. El gobierno, la educación, el entretenimiento y los medios informativos están en manos del cártel bancario central. El sector privado canta a partir del mismo cancionero en materias como la "diversidad". Lo mismo se aplica a los centros de estudio (think tanks), fundaciones, ONGs, asociaciones profesionales y organismos de caridad. Las agencias de Inteligencia están al servicio de los banqueros centrales. (Este artículo, How the Federal Reserve Bought the Economics Profession [1], es el modelo para todas las profesiones).

[1. http://www.huffingtonpost.com/2009/09/07/priceless-how-the-federal_n_278805.html].

     Como resultado, la sociedad se encuentra indefensa para abordar su verdadero problema: la concentración del poder en las manos de los banqueros creyentes en la Kábala. Somos obstaculizados con la falsa acusación de "anti-judaísmo", cuando la mayoría de los judíos son ignorantes de la perspectiva total. No faltan los lacayos, frecuentemente francmasones y judíos masones, dispuestos a compartir los despojos del fraude de los banqueros. Esto es lo que se define como "éxito" hoy.

     La Humanidad se halla condenada mientras estos banqueros controlen la sociedad. ¿Cuál es el remedio? Nacionalizar los Bancos Centrales, anular las deudas creadas de la nada, deshacerse de los cárteles, especialmente de Hollywood y de los medios de comunicación, e instituír un financiamiento estricto de las campañas públicas. Además necesitamos un resurgimiento espiritual, un regreso a la verdadera religión, o por lo menos a una afirmación de la divinidad y de un orden moral.

     Pero mientras la gente perciba sus intereses en conexión con la situación actual, nuestros problemas seguirán siendo sistemáticos y no van a desaparecer.



Los Rothschild Dirigen la "Sinfonía Roja"
por Henry Makow
9 de Noviembre de 2003


     Por increíble y extraño que parezca, la Humanidad es en realidad víctima de una conspiración diabólica.

     Las guerras, las crisis económicas y el genocidio en el siglo XX no fueron accidentales o inevitables, sino el resultado de un designio malévolo.

     Una evidencia sorprendente es el interrogatorio que la policía estalinista (NKVD) hizo a uno de los fundadores de la Internacional Comunista en 1938, Christian G. Rakovsky, cuando tenía 65 años y se enfrentaba a la pena de muerte por conspiración para derrocar a Stalin.

     La transcripción de su interrogatorio de 50 páginas, conocido como "La Sinfonía Roja", no se esperaba que fuese hecha pública alguna vez. Confirma que los Rothschild-Illuminati planearon utilizar el comunismo para establecer una dictadura mundial de los súper-ricos.

     Éste es tal vez el más explosivo documento político de la historia moderna.

     Christian Rakovsky era un veterano comunista con información privilegiada. Nació con el nombre de Chaim Rakeover en 1873, y estudió medicina en Francia antes de convertirse en un revolucionario. Fue el líder de un grupo terrorista que atacaba a los funcionarios del Gobierno.

     En 1919, Lenin lo puso a cargo del gobierno soviético de Ucrania. Él mantuvo exitosamente dicha zona para los bolcheviques durante la Guerra Civil. Stalin lo designó embajador de Rusia en París en 1925.

     Rakovsky pertenecía a la poderosa facción trotskista que recibía órdenes de los Rothschild. Muchos de este grupo fueron fusilados por Stalin en 1937 en la purgas del Partido Comunista.


INTERROGATORIO A MEDIANOCHE

     Las circunstancias del interrogatorio de medianoche del 26 de Enero de 1938 fueron muy dramáticas.

     ¿Qué pudo haber dicho Rakovsky para salvar su vida?.

     Rakovsky parece utilizar la táctica de "engañar con la verdad". Él se gana la confianza al revelar la verdad, pero deja algo de ella fuera. Trata de impresionar a su interrogador diciendo que él y Trotski representan a un poder invencible que él llama la "Internacional Financiera Capitalista-Comunista".

     Él confirma que el "movimiento revolucionario" fue diseñado para conseguir apoyo fingiendo servir a la moral humanitaria y a los ideales colectivos. Sin embargo, el verdadero objetivo era dar poder mundial total a los banqueros, dividiendo a la sociedad y socavando la autoridad establecida.

     "Revolución" realmente significa el derrumbe de la civilización occidental.

     "El cristianismo es nuestro único enemigo real, ya que todos los fenómenos políticos y económicos de los Estados burgueses son sólo sus consecuencias", dice Rakovsky (Griffin, pág 264).

     La paz es "contra-revolucionaria", ya que es la guerra la que allana el camino para la revolución.

     Rakovsky, cuya lengua fue aflojada por un leve embriagante en su vino, se refiere a los Illuminati como "ellos". Él es un miembro de ellos, aunque no formaba parte del círculo interno.

     Explica que los "Illuminati" constituyen una sociedad secreta masónica dedicada al comunismo. Significativamente, su fundador Adam Weishaupt tomó dicho nombre de "la segunda conspiración anti-cristiana de aquella época: el gnosticismo" (p. 249).


CÓMO SALIÓ A LA LUZ ESTE CAUTIVANTE INFORME

     El interrogador fue uno de los agentes de Stalin más inteligentes, Gavriil Kus'min, conocido como "Gabriel".

     Aparte de él y un escondido técnico de sonido, un médico, José Landowsky, fue la única otra persona presente.

     Reclutado por la NKVD para ayudar a "soltar las lenguas de los detenidos", el doctor Landowsky estaba enfermo por las muchas torturas que había presenciado.

     El interrogatorio de Rakovsky, sin embargo, fue cordial. El doctor Landowsky dudó si el moderado euforizante que puso en la bebida de Rakovsky había hecho mucho efecto.

     El interrogatorio, que se realizó en francés, duró desde la medianoche hasta las 7 A.M. Después, Kus'min ordenó a Landowsky que tradujera la entrevista al ruso e hiciera dos copias.

     El contenido era tan alucinante que Landowsky hizo una copia adicional con papel carbón para él. "No me arrepiento de haber tenido el coraje para ello", escribió (p. 279). (Los bolcheviques habían fusilado al padre de Landowsky, un coronel zarista, durante la revolución de 1917).

     Un voluntario fascista español posteriormente encontró el manuscrito en el cadáver de Landowsky en una cabaña en el frente de Petrogrado durante la Segunda Guerra Mundial. Se lo llevó a España donde fue publicado como "Sinfonía en Rojo Mayor" en 1949 [traducción de Mauricio Carlavilla y publicado por la editorial NOS en Madrid el año 1953].

     El texto completo de "La Sinfonía Roja" fue puesto online por Peter Myers (http://mailstar.net/red-symphony.html). [Nota: No es el texto entero sino sólo el capítulo 40 de la novela española].



     Fue publicada una transcripción en inglés en 1968 como "The Red Symphony: X-Ray of Revolution". Se puede encontrar en "Fourth Reich of the Rich" de Des Griffin (1988). Yo recomiendo este libro y todo lo que este buen hombre ha escrito.


REVELACIONES

     Rakovsky da a su interrogador una asombrosa visión interior de la Historia moderna con el fin de demostrar que sus propios patrocinadores controlan el mundo.

     "El dinero es la base del poder", dice Rakovsky, y los Rothschild lo fabrican gracias al sistema bancario.

     El "Movimiento Revolucionario" fue un intento de Meyer Rothschild y sus aliados para proteger y extender este monopolio mediante el establecimiento de un nuevo orden mundial totalitario.

     Según Rakovsky, "Los Rothschild no eran los tesoreros sino los jefes del primer comunismo secreto... Marx y los más altos jefes de la Primera Internacional... estaban controlados por el barón Lionel Rothschild (1808-1878), cuyo retrato revolucionario fue hecho por el Primer Ministro inglés Disraeli, que también era su criatura, y que ha llegado hasta nosotros (en la novela de Disraeli "Coningsby") (p. 250).

     Nathaniel (1840-1915), el hijo de Lionel, necesitaba derrocar a la dinastía cristiana de los Romanoff. A través de sus agentes Jacob Schiff y los hermanos Warburg, financió a los japoneses en la guerra ruso-japonesa y una fallida insurrección en Moscú en 1905. Luego instigó la Primera Guerra Mundial (Trotski estuvo detrás del asesinato del archiduque Francisco Fernando), y financió la Revolución bolchevique de 1917. Rakovsky dice que él estuvo personalmente involucrado en la transferencia de fondos en Estocolmo (pp. 251-252).

     El movimiento obrero judío o "Bund" fue el instrumento de los Rothschild. La "facción secreta" del Bund se infiltró en todos los partidos socialistas de Rusia y proporcionó los líderes para la Revolución Rusa. Alexander Kerensky, el Primer Ministro menchevique, era un miembro secreto (p. 253).

     León Trotski se suponía que iba a convertirse en el líder de la URSS. Trotski, que era judío, se casó con la hija de uno de los colaboradores más cercanos de los Rothschild, el banquero Abram Zhivotovsky, y se convirtió en parte del "clan".

     Desafortunadamente para él, comunistas "nacionales" como Lenin (que era un cuarto de judío) se interpusieron en el camino. Lenin anuló a Trotsky y firmó la paz con Alemania (Tratado de Brest-Litovsk, 1918). Éste no era el plan de los Rothschild.

     Se suponía que la Primera Guerra Mundial acabaría del modo en que lo hizo la Segunda. Se esperaba que Rusia derrotara a Alemania en 1918 y ayudara a los "revolucionarios" locales a establecer "repúblicas populares".

     Trotski fue responsable de un intento de asesinato en contra de Lenin en 1918, pero éste sobrevivió. Cuando Lenin tuvo un accidente cerebro-vascular en 1922, Trotski hizo que Levin, el médico judío de Lenin, acabara con él.

     En ese momento crítico, lo inesperado sucedió. Trotski se puso enfermo y Stalin fue capaz de tomar el poder. En ese momento crucial, los trotskistas fingieron apoyar a Stalin y se infiltraron en su régimen con el fin de sabotearlo.

     Rakowsky caracteriza a Stalin como un "bonapartista", un nacionalista, en contraposición a un comunista internacionalista como Trotski.

     "Él es un asesino de la Revolución; él no la sirve sino que la utiliza; él representa el más antiguo imperialismo ruso, tal como Napoleón se identificaba a sí mismo con los galos..." (p. 257).


CONTENIENDO A STALIN

     Con el fin de controlar a Stalin, la finanza internacional se vio obligada a fortalecer a Hitler y al partido nacionalsocialista. Rakowsky confirma que los financieros judíos respaldaron a los nacionalsocialistas aunque Hitler no estaba consciente de ello.

     "El embajador Warburg se presentó con un nombre falso y Hitler ni siquiera adivinó su raza... él también mintió acerca de a quién representaba... Nuestro objetivo era provocar una guerra y Hitler era la guerra... [los nazis] recibieron... millones de dólares que se les envíaban desde Wall Street, y millones de marcos de los financieros alemanes a través de Schacht; [proporcionando] el mantenimiento de las SA y las SS y también para la financiación de las elecciones..." (pp. 259-260)

     Desafortunadamente para los banqueros, Hitler también resultó difícil de manejar. ¡Empezó a imprimir su propio dinero!.

     "Él tomó por sí mismo el privilegio de fabricar dinero y no sólo dinero físico sino también financiero; él tomó el control de la intocada maquinaria de falsificación y la puso a trabajar para beneficio del Estado... ¿Es usted capaz de imaginar qué habría pasado... si hubiera infectado a varios otros Estados y provocado la creación de un período de autarquía [de gobierno absoluto, reemplazando al de de los banqueros]?. Si puede, entonces imagine las funciones contrarrevolucionarias de esto..." (p. 263).

     Hitler se había convertido en una amenaza mayor que la de Stalin, el cual no se había metido con el dinero. La actual misión de Rakovsky era la de convencer a Stalin para que hiciera un pacto con Hitler y orientara la agresión de Hitler contra el Oeste. El propósito era que Alemania y las naciones occidentales se agotaran unas a otras antes de abrir otro frente en el Este.

[Según Walter Kravitsky, el jefe de la Inteligencia militar soviética en Europa, que desertó a Occidente y fue más tarde asesinado en 1941, Stalin estaba decidido a hacer un pacto con Hitler ya en 1934. Él no deseaba luchar contra los nacionalsocialistas. ¿Es posible que Rakovsky y sus patrocinadores no supieran esto?. Kravitsky, On Stalin's Secret Service (1939)].

     Rakovsky instó a los rusos a utilizar la táctica de "engañar con la verdad". Los rusos debían impresionar a Hitler con su genuino deseo de paz. Hitler no debía sospechar que él estaba siendo preparado para una guerra en dos frentes.

     A Stalin se le dio a elegir: Si él accedía a dividirse Polonia con Hitler, Occidente declararía la guerra sobre un solo agresor: Alemania. Si Stalin se negaba, los banqueros permitirían a Hitler que lo derrocara.

     Kus'min exigió una confirmación de alguien de alto nivel. Rakovsky le dijo que hablara con Joseph Davies, el embajador estadounidense en Moscú, un compañero masón y representante de la administración de la Internacional Comunista de Roosevelt.

     Enviaron a alguien para hablar con Davies, quien confirmó que "se ganaría mucho" si a Rakovsky se le concedía una amnistía. El 2 de Marzo de 1938 un poderoso mensaje radial cifrado fue enviado a Moscú desde su embajada en Londres: "Amnistía o el peligro nacionalsocialista aumentará", decía. Davies asistió al juicio de Rakovsky y le dio un saludo masónico. El mismo día, el 12 de Marzo de 1938, Hitler marchó hacia Austria.

     La condena a muerte de Rakovsky fue conmutada. Algunos creen que él vivió sus últimos años bajo un nombre falso. Otra fuente sostiene que fue baleado en 1941.

     Se iniciaron negociaciones secretas con Hitler. El resultado fue el Pacto Molotov-Ribbentrop, firmado en Agosto de 1939, justo una semana antes de la invasión de Polonia.

     El interrogatorio parece haber creado un acuerdo entre Stalin y los Illuminati.


Rusia lucha entre las garras de los Rothschild

     Europa y Estados Unidos sucumbieron hace mucho tiempo ante el control Rothschild-Illuminati. En Rusia, todavía hay algunos espasmos de muerte.

     Recientemente, Vladimir Putin detuvo a Mijaíl Jodorkovski [Oct. de 2003], el jefe de la mayor empresa petrolera rusa, "Yukos", y "el hombre más rico de Rusia".

     Putin anunció que Rusia incautaría su parte del 26% de las acciones de la compañía petrolera, unos 12.000 millones de dólares, uno de los muchos bienes nacionales saqueados durante la reorganización del comunismo hace 15 años [1988].

     Después nos enteramos de que las acciones ya habían pasado a poder de nada menos que el banquero Jacob Rothschild, en virtud de un "acuerdo previamente desconocido" diseñado para tal circunstancia. Los dos [Jodorkovski y Rothschild] se habían conocido durante años "a través de su mutuo amor por las artes".

     Rakovsky le dijo a Kus'min que los Illuminati nunca toman posiciones políticas o financieras. Ellos utilizan "intermediarios".

     "Los banqueros y los políticos son sólo monigotes... incluso aunque ellos ocupen altos puestos y parezcan ser los autores de los planes que se llevan a cabo..." (pp. 248-249).

     Obviamente Jodorkovski es un "intermediario" de los Rothschild. También lo son Richard Perle, Henry Kissinger y Ariel Sharón, cada uno de los cuales habló en contra de dicha acción de Putin [Jodorkovski fue liberado en Diciembre de 2013 mediante un indulto del mismo Putin]. Perle, el arquitecto de la Guerra de Iraq, pidió la expulsión de Rusia del G8. Sharón expresó su preocupación por la "persecución de los hombres de negocios judíos". Jodorkovsky es judío como lo es Simon Kukes, su sucesor. Y también Perle y Kissinger.

     Muchos judíos sirven a los Illuminati, y ésa es una causa de anti-judaísmo. Pero Tony Blair y George W. Bush los sirven también y no son judíos. La conformación de los Bilderbergers y de los Skull and Bones es mayoritariamente de no-judíos. Los Illuminati son una alianza entre los Rothschild y los mayores millonarios del mundo, unidos por medio de la francmasonería, cuyo dios es Lucifer.

     La Humanidad, el magnífico experimento de Dios, ha sido subvertido y ha quedado comprometido. Desde el soldado estadounidense en Iraq hasta el contribuyente que paga la deuda nacional, todos somos monigotes (men of straw).



El Objetivo de la Masonería Es el Triunfo del Comunismo
por Henry Makow
25 de Octubre de 2013


     El informado Illuminati Christian Rakovsky (Chaim Rakover) reveló que aunque el objetivo de la Masonería es el Comunismo, los masones no tendrán una silla en esa mesa. Está reservada para los judíos.

     El verdadero propósito es "crear todos los requisitos para el triunfo de la revolución comunista; éste es el objetivo obvio de la Masonería", dijo Christian Rakovsky en 1938. Setenta y cinco años después (2013), ésta es la verdadera naturaleza de la vigilancia ejercida por la NSA (National Security Agency, estadounidense) y el Estado policiaco emergente.


     Los masones "tienen que morir a manos de la revolución que ellos han provocado con su cooperación", según C.G. Rakovsky, uno de los fundadores de la Internacional Comunista, embajador soviético ante París y Londres, y jefe de Estado de Ucrania.

     "El verdadero secreto de la Masonería es el suicidio de ésta como organización, y el suicidio físico de cada masón importante".

     Esta revelación está contenida en un interrogatorio policial estalinista de 1938 titulado "La Sinfonía Roja", el cual nunca se pretendió que se hiciera público.

     «Es obvio que yo sé de esto no en cuanto masón sino como uno que pertenece a "Ellos" [los Illuminati]», dice Rakovsky, un colega de León Trotski arrestado por complotar contra Stalin.

     El objetivo de Rakovsky era convencer a Stalin, un nacionalista, para que cooperara con "la Internacional Comunista-Capitalista". Ya presentamos dicho documento en el artículo "Los Rothschild Conducen la Sinfonía Roja".


LOS "PROTOCOLOS DE SIÓN" Y LA "SINFONÍA ROJA"

     La Masonería es la más grande sociedad secreta del mundo con más de cinco millones de miembros, incluyendo tres millones en Estados Unidos. Es instrumental dentro de la conspiración totalitaria. En Los Protocolos de los Sabios de Sión, su autor (probablemente Lionel Rothschild, 1808-1879) escribe:

     "La masonería de los gentiles [no-judíos] sirve ciegamente como una pantalla para nosotros y nuestros objetivos, pero el plan de acción de nuestro poder, e incluso su mismo lugar permanente, permanece para toda la gente como un misterio desconocido... ¿Quién y qué está en condición de derrocar a una fuerza invisible?" (Protocolo 4).

     Nuevamente él escribe: "Crearemos y multiplicaremos las logias masónicas... absorberemos en ellas a todos los que lleguen a ser o ya sean destacados en la actividad pública, ya que en dichas logias hallaremos nuestra principal oficina de Inteligencia y medios de influencia... Los más secretos planes políticos serán conocidos por nosotros y caerán bajo la guía de nuestras manos... Nosotros conocemos el objetivo final... mientras que los goyim no tienen conocimiento de nada..." (Protocolo 15).

     En su interrogatorio, Rakovsky dice que millones de personas se integran a la Masonería para obtener algún beneficio. "Los gobernantes de todas la naciones Aliadas eran masones, con muy pocas excepciones".

     Sin embargo, el verdadero propósito es "crear todos los requisitos para el triunfo de la revolución comunista; éste es el objetivo obvio de la Masonería; es evidente que todo esto se hace bajo diversos pretextos, pero ellos siempre se esconden a sí mismos detrás de su bien conocido triple slogan ["Libertad, Igualdad, Fraternidad"]. ¿Comprende?" (p. 254).

     Los masones deberían recordar la lección de la Revolución Francesa. Aunque "ellos jugaron un rol revolucionario colosal, aquello consumió a la mayoría de los masones...". Puesto que la revolución requiere el exterminio de los burgueses como clase [de modo que toda la riqueza sea incautada por los Illuminati bajo el disfraz del Estado], se deduce que los masones deben ser liquidados.

     Cuando este secreto es revelado, Rakovsky imagina "la expresión de estupidez en la cara de algún masón cuando éste comprende que debe morir a manos de los revolucionarios. Cómo él grita y quiere que uno valore sus servicios en cuanto a la revolución, es un espectáculo ante el cual uno puede morir... ¡pero de risa!" (p. 254).

     Rakovsky se refiere a la Masonería como un gran engaño: "una casa de locos, pero en libertad" (p. 254).

     En Rusia en 1929 todo masón que no fuera judío fue asesinado junto con su familia, de acuerdo a Alexey Jefimow ("Who are the Rulers of Russia?" p.77).

     Como los masones, otros postulantes a la clase dirigente para la utopía humanista (neocons, liberales, sionistas, activistas gay y feministas) podrían encontrarse con una desagradable sorpresa. Ellos podrían ser hechos a un lado una vez que hayan servido para tales propósitos.


¿QUIÉNES SON "ELLOS"?

     Cuando el interrogador presiona a Rakovsky para que señale Illuminati notables a los cuales abordar con alguna iniciativa, Rakovsky está seguro de sólo dos que están entonces fallecidos: Walter Rathenau, el ministro de Exteriores de la República de Weimar, y Lionel Rothschild. Él dice que Trotski es la fuente de su información.

     Otros en los que él insiste son especulaciones:

     «Como institución, el banco de Kuhn, Loeb & Company de Wall Street: [y] las familias de Schiff, Warburg, Loeb y Kuhn; digo familias a fin de señalar varios nombres, puesto que ellos están todos conectados... mediante matrimonios; luego Baruch, Frankfurter, Altschul, Cohen, Benjamin, Strauss, Steinhardt, Blom, Rosenman, Lippmann, Lehman, Dreyfus, Lamont, Rothschild, Lord, Mandel, Morgenthau, Ezekiel, Lasky... cualquiera de los nombres que he enumerado, incluso de aquellos que no pertenecen a "Ellos", siempre podrían conducir a "Ellos" con alguna proposición de tipo importante» (272).

     Permitiéndole a los banqueros el privilegio de crear dinero, hemos creado un vampiro insaciable. Si usted pudiera fabricar dinero, imagine la tentación de poseer y controlarlo todo, ¡incluído el pensamiento!... Éste es el significado final del Comunismo.


REVOLUCIÓN ENCUBIERTA

     Rakovsky se refiere al colapso de 1929 y a la Gran Depresión como una "revolución estadounidense". Fue deliberadamente precipitada por los Illuminati para su beneficio, para romper el carácter "clásico estadounidense" y tomar el poder político.

     "El hombre mediante el cual ellos hicieron uso de tal poder fue Franklin Roosevelt. ¿Ha comprendido usted? ...En ese año de 1929, el primer año de la Revolución Estadounidense, en Febrero, Trotski abandona Rusia; el colapso tiene lugar en Octubre... ¿Piensa usted que todo esto fue por casualidad? Los cuatro años del gobierno de Hoover fueron usados para preparar la toma del poder en Estados Unidos y la URSS: en EE.UU. por medio de una revolución financiera, y aquí [en Rusia] con la ayuda de la guerra y la derrota que iba a seguir. ¿Podría alguna novela de gran imaginación ser más obvia para usted?" (p. 273).

     Rakovsky propone que Stalin coopere con los Illuminati (lo que posteriormente hizo). La primera condición es que él pare de ejecutar trotskistas. Luego se establecerán "varias zonas de influencia" dividiendo "el comunismo formal del real". Habrá "concesiones mutuas para ayuda mutua durante un tiempo, mientras el plan perdure... Aparecerán personas influyentes en todos los niveles de la sociedad, incluso algunos muy encumbrados, que ayudarán al comunismo formal estalinista..." (p. 276).

     Rakovsky esboza el plan Illuminati para mezclar Comunismo y Capitalismo. En cada caso, los Illuminati controlarán toda la riqueza y el poder.

     «En Moscú hay comunismo; en Nueva York, capitalismo. Es todo lo mismo, como tesis y antítesis. Analice a ambos. Moscú es comunismo subjetivo pero (objetivamente) es capitalismo de Estado. Nueva York: capitalismo subjetivo, pero comunismo objetivo. Una síntesis y una verdad personal: la Internacional Financiera, la Capitalista-Comunista. "Ellos"» (p. 276).

     En el caso del Comunismo, el Estado posee las corporaciones, y los banqueros son dueños del Estado. En el caso del Capitalismo, los banqueros controlan las corporaciones, y las corporaciones controlan el Estado. En cada caso usted tiene un capitalismo monopólico, con un creciente monopolio político y cultural que en Occidente se parece al de la Rusia soviética.


CONCLUSIÓN

     La Sinfonía Roja confirma que nuestros líderes políticos y culturales son en su mayor parte gente engañada o traidores. La subversión de Estados Unidos es parte de un plan para la tiranía mundial.

     Una camarilla oculta de banqueros está empeñada en esclavizar a la Humanidad. La mayoría de las religiones y grupos han sido subvertidos por el plan de los Illuminati para gobernar el mundo y usurpar todas sus riquezas, como está planteado en los Protocolos.

     El denominador común se llama Masonería. Una manifestación de la emergente tiranía luciferiana Rothschild es el diseño masónico del edificio de la Corte Suprema israelí.

     La mayoría de los masones y de los judíos no están conscientes de este plan, al que se opondrían, y son ellos mismos víctimas de él. La acusación de anti-judaísmo (anti-Semitism) es usada para distraernos del verdadero asunto, que es la creación de un Estado policiaco global dedicado a proyectar la riqueza, la perversidad y el poder de los Illuminati en cada esfera de la vida.

     La "guerra contra el terrorismo" tiene que ver con establecer este control autoritario. ¿Qué están planeando ellos que requiere un Estado policiaco?: ¿otra Gran Depresión?, ¿otro ataque terrorista?. El 11 de Septiembre demuestra que ellos asesinarán a estadounidenses inocentes sin ningún remordimiento.

     Los Illuminati deliberadamente han definido a la divinidad en términos increíbles, y de esa manera la han expulsado de nuestro universo. En vez de tener a los hombres tratando de tener encuentros con la divinidad, estamos siendo convertidos en animales, para servir mejor a los Illuminati.



Los Banqueros Centrales Buscan el Poder Totalitario
25 de Noviembre de 2006


     (...) En la Revolución Francesa el poder pasó sutilmente a los banqueros, quienes no estaban constreñidos por las sutilezas cristianas, dice Rakovsky. "El supremo poder de la realeza pasó a manos de personas cuyas cualidades morales, intelectuales y cosmopolitas les permitió usarlo. Es evidente que aquéllos eran personas que nunca habían sido cristianos sino cosmopolitas".

     Rakovsky trató de convencer a su interrogador de que Stalin debería cooperar con los banqueros, que "son como usted y yo. El hecho de que ellos controlen un dinero ilimitado, en la medida en que ellos mismos lo crean... no determina los límites de sus ambiciones... Los banqueros tienen el impulso hacia el poder, hacia el poder total. Tal como usted y yo".

     (...) El comunismo, lejos de distribuír la riqueza, está diseñado para concentrarla en las manos de la gente más rica del mundo.


CONCLUSIÓN

     Nuestras creencias deben ajustarse a la verdad y no al revés. Aparentemente, la verdad es que una pandilla relativamente pequeña de familias bancaria judías y sus aliados no-judíos de las principales familias de Europa y Norteamérica han usurpado el control de la creación de dinero, y con ello del destino del mundo.

     Esta sobre-clase (overclass) posee o controla la mayoría de las más grandes corporaciones del mundo, las organizaciones mediáticas, agencias de Inteligencia, sociedades secretas, universidades, políticos, fundaciones, centros de estudios y ONGs. También parecen dominar el crimen organizado.

     El 11 de Septiembre, la Guerra contra el Terrorismo y la guerra contra Iraq son parte de un proceso inexorable mediante el cual esta sobre-clase incrementa su riqueza y su control. La meta final es un Estado policial mundial en el cual las masas serán privadas de su riqueza, su libertad y posiblemente sus vidas.

     Los neo-cons son en realidad neo com-unistas. Ellos ponen en peligro la seguridad de sus socios judíos (así como la de todos los estadounidenses) mediante sus malvadas maquinaciones. Los judíos deberían seguir mi ejemplo y repudiarlos.

     La sobre-clase quiere que la veamos como un "problema judío". De esta manera ellos pueden desviar la culpa sobre judíos inocentes y luego proscribir la oposición como "odio" y "prejuicio". El problema es principalmente el de la creación del dinero (crédito) que ha conducido a una concentración insostenible de la riqueza y el poder en unas pocas manos.

     Casi todo el que es "exitoso" en la sociedad, judío o no, está obligado, lo quiera o no, a alinearse con la sobre-clase. Nuestras instituciones religiosas, culturales y políticas han sido subvertidas. Esto explica la falsa cualidad de la vida social en Occidente.

     Cualquiera sea el costo, no hacer nada será más costoso. La opulencia de la que temporalmente disfrutamos es parte de un muy antiguo plan para atrapar y esclavizar a la Humanidad.‒



1 comentario:

  1. Que interesante,y lo creo , he leído mucho sobre este tema

    ResponderEliminar