BUSCAR en este Blog

martes, 29 de octubre de 2013

John L. Lash - A Través de un Lente Gnóstico



     También desde su propio sitio (metahistory.org) hemos seleccionado esta vez el siguiente artículo, escrito en 2007, del siempre interesante señor Lash, y lo hemos traducido y lo sumamos a la serie que de él hemos publicado aquí ya desde hace tiempo, porque así nos agradó. Se trata esta vez de una serie de puntos a verificar, conflictivos o paradójicos del mundo de hoy, y de mención de algunos conceptos, sobre los cuales tiene algo que decir u orientar la antigua escuela del Gnosticismo, barrida por los fétidos cristianos que se entronizaron hasta nuestros días. Aquellos que estén familiarizados con el autor, refrescarán en su visión nociones que ya han sido expuestas, y por ello éste es un buen resumen del planteamiento general. Hay que destacar entre lo que el autor plantea el desmentido que hace en cuanto a que los gnósticos no despreciaron ni condenaron esta Tierra, porque no estimaban que fuera obra del Demiurgo, como se verá. El artículo original habla de 31 puntos, pero se constata que son sólo 30. Acaso el autor suprimió uno.

A través de un LENTE GNÓSTICO
Perspectivas sobre la Guerra contra el Terrorismo,
el Desastre Medioambiental y la Manipulación Global
por John L. Lash




     Durante más de un año he estado en comunicación con algunas personas en Canadá que han publicado varios artículos basados en mi trabajo en su sitio www.agoracosmopolitan.com. Este intercambio ha conducido a una petición de un artículo principal sobre cómo las opiniones y percepciones gnósticas se aplican a cuestiones cruciales en el mundo de hoy. Esto ha generado un inventario de 30 puntos que pongo ahora a disposición. Muchos puntos serán familiares ya para los lectores de este sitio (metahistory.org). Algunos puntos presentan nuevas perspectivas sobre el mundo de hoy, visto a través de un lente gnóstico.


1. UN PLANETA-PRISIÓN

     La polémica película de internet "Zeitgeist" (2007) pretende exponer la mecánica del terrorismo global, el engaño político y la manipulación de la mente de las masas. Presenta una imagen del globo terrestre encerrado tras unas barras entrecruzadas, una sugerencia gráfica de que el planeta que habitamos es una prisión. Los escritos gnósticos del siglo IV, basados en una antigua tradición, presentan una imagen idéntica. Los eruditos religiosos interpretan esta imagen metafóricamente, y afirman que los gnósticos abrazaron un negativismo cósmico: "la chispa divina encarcelada en la materia". Pero un estudio atento sugiere que la imagen gnóstica de un "planeta prisión" tiene un mensaje completamente diferente. Lo que los gnósticos realmente quisieron decir con este término puede ser bastante más sofisticado, y más exótico, que el trillado paradigma del dualismo de materia y espíritu.


2. ERRADICACIÓN DE LA HEREJÍA

     Bajo el asalto de sus adversarios cristianos, los gnósticos fueron o eliminados u obligados a pasar a la clandestinidad. Históricamente, el gnosticismo es considerado como una religión muerta, pero la imagen gnóstica de "la Tierra entre rejas" puede demostrar ser sorprendentemente relevante para el mundo de hoy. Mucho depende de nuestra capacidad de recuperar el mensaje gnóstico acerca de la grave situación de la Humanidad, y comprender el alcance y la sutileza de los antiguos visionarios que produjeron aquel mensaje.


3. CANALIZACIÓN DE JESÚS

     Las escrituras gnósticas esenciales en idioma copto, descubiertas en Nag Hammadi en Egipto en 1945, presentan la evidencia más cercana que tenemos de las escrituras originales de varias escuelas heréticas. Adicional al material de Nag Hammadi hay tres textos coptos descubiertos con anterioridad, incluyendo la Pistis Sophia (Códice Askew), un discurso canalizado atribuído a Jesús once años después de la resurrección. Otros escritos gnósticos rechazan la resurrección como un embuste y un engaño, pero la escuela que produjo la Pistis Sophia aceptó que Jesús, considerado como un maestro gnóstico, podía aparecer en forma de fantasma y hablar con los vivos. Su interlocutor principal es María Magdalena, que es revelada como igual al Señor en su conocimiento y exposición de los misterios cósmicos.


4. ESPACIO EXTERIOR

     En el Libro 4 de la Pistis Sophia, Magdalena pregunta sobre "la oscuridad exterior", queriendo significar el espacio exterior más allá del planeta Tierra. La respuesta es larga y complicada, con Jesús describiendo los calabozos o zonas oscuras alrededor de la Tierra, cada uno custodiado por un demonio extraterrestre. Otros escritos gnósticos describen un sistema de siete capas demoníacas de encarcelamiento, correlacionadas con los siete planetas. Este séptuple encierro es el reino de la Hebdómada, los Siete, que se dice que está controlado por los Gobernantes o Autoridades —Arcontes en griego (términos escritos con mayúscula, siguiendo la convención de los eruditos gnósticos). Estas entidades son legión, pero ellos exhiben una mentalidad de colmena que los unifica bajo el comando central del Señor de los Arcontes, Yaldabaoth, también llamado el Demiurgo.


5. UN DIOS DEMENTE

     El Demiurgo es una figura extremadamente problemática, central en la teología y cosmología gnósticas. Esta entidad no es un dios verdadero sino una pseudo-divinidad, "el espíritu de falsificación". El Demiurgo se enmascara como un dios —incluso como el único dios. La noción de un falso dios o un simulador divino es exclusivamente gnóstica, aunque se ve reflejada en algunos dioses-tramposos de la mitología mundial, como Loki en el mito nórdico. Los maestros gnósticos de las Escuelas de Misterio provocaron la ira y la indignación de los primeros cristianos, para no mencionar la de los judíos piadosos, cuando ellos identificaron explícitamente al Demiurgo con Yahvé, el padre divino del Antiguo Testamento y presunto progenitor del hombre-dios Jesús Cristo en el Nuevo Testamento. Los gnósticos afirmaron que el ser supremo de la fe judeo-cristiana era un monstruo demente, no para ser tomado como una divinidad genuina del Pleroma ("Plenitud", la Divinidad gnóstica). Los gnósticos usaron el término "Eón" (Æon) para los dioses genuinos, y "Arconte" para los simuladores o pseudo-deidades. La teología gnóstica excepcionalmente coloca a la Humanidad entre estas dos clases de seres cósmicos.


6. LAS OBRAS DEL MAL

     Siguiendo la opinión de los Padres de la Iglesia que condenaron a los gnósticos por herejía, la mayor parte de los eruditos afirma que los gnósticos atribuyeron la creación de nuestro mundo, el planeta Tierra, al Demiurgo, y que por esta razón consideraban la materia como algo malo. Pero una lectura atenta de los códices de Nag Hammadi presenta una percepción diferente, más compleja e intrigante del status de la Tierra en el cosmos. En el análisis más cercano, el mensaje gnóstico sobre los Arcontes repentinamente parece relevante para ciertas cuestiones en la situación global presente, sobre todo la crisis medioambiental y el terrorismo global.


7. LA DIOSA CAÍDA

     Consideremos primero el aspecto medioambiental: Ningún pasaje en los códices de Nag Hammadi declara explícitamente que el Demiurgo creó la Tierra, pero varios pasajes describen cómo el Señor de los Arcontes construyó el exclusivo sistema planetario de la Tierra, un reino que él habita con su legión de esclavos. Las enseñanzas gnósticas claves sobre el origen de la Tierra fueron destruídas, pero la parte más importante de la historia sobrevive debido a un irónico giro: ¡los Padres de la Iglesia tuvieron que parafrasear las enseñanzas gnósticas a fin de refutarlas!. En el Libro 4 de su obra Contra las Herejías, Ireneo resume un mito gnóstico de la creación describiendo cómo la Tierra fue formada de la masa viva de un Eón, la "diosa caída", Sofía. La diosa no crea la Tierra sino que realmente se convierte en ella. En este escenario, la Tierra es distinta del resto del Sistema Solar. El mito también cuenta cómo el Sol cooperó con la Tierra para hacerla un planeta habitable para la Humanidad, contrastado con los otros planetas que no son compatibles con la vida como la conocemos. Ireneo se refiere a las propiedades auto-poyéticas o auto-organizativas que hacen de la vida sobre la Tierra algo único en el Sistema Solar. En algunos aspectos, el mito gnóstico de la creación afirma ideas sorprendentemente similares a aquéllas propuestas hoy en la teoría Gaia de la auto-poiesis.


8. EL PLANETA ENTRE REJAS

     Si el mito gnóstico refleja alguna verdad científica, la Tierra es capturada en el Sistema Solar, un planeta orgánico atrapado en un sistema inorgánico de la mecánica celeste. El arte medieval representó las líneas circundantes de las órbitas planetarias como una esfera armilar, idéntica a la imagen de la película Zeitgeist de la Tierra entre rejas. A los gnósticos esta imagen, sin embargo, no les sugería la burda dicotomía del espíritu encarcelado en la materia. Más bien, representaba la forma en que la Humanidad sobre la Tierra puede ser constreñida y encarcelada en conceptos falsos o con un condicionamiento mental, efectivamente excluída de conocer sus verdaderos orígenes o sus poderes divinos innatos. En este punto de vista, la concepción de un cosmos claramente delineado, geométrico y jerárquico, puede ser considerada como un arquetipo falso que refleja la construcción arcóntica y no la verdadera dinámica del universo. Si los gnósticos tenían razón, deberíamos ser capaces de concebir la vida en la Tierra en términos únicos, incluyendo al Sol y la Luna para hacer un sistema triádico pero independiente del resto del Sistema Solar. De hecho, ésta es la tendencia predominante de la nueva y muy debatida hipótesis Gaia (introducida a principios de los años '70 por James Lovelock y Lynn Margulis).


9. EL AUTO-BLOQUEO

    Claramente, la imagen gnóstica de un planeta-prisión indica algo más sutil que "el espíritu atrapado en la materia". El auto-bloqueo mental es un riesgo para nuestra especie debido a la complejidad de nuestra evolución cerebral, que excede a la de los otros animales. Podemos confundir mapas y modelos y considerarlos como la realidad, cegándonos al mundo natural y nuestro lugar en él. Los gnósticos dijeron que los Arcontes sobresalían en el arte de la simulación (HAL, en copto). Ellos le dan un giro insidioso a nuestro auto-bloqueo, pero ellos no lo causan. Ellos son, en efecto, accesorios para nosotros para que nos descarriemos del verdadero potencial otorgado a nosotros por los Eones, los dioses genuinos. Mientras más cedemos a la influencia psíquica de los Arcontes, más aberrantes llegamos a ser.


10. LA DESACRALIZACIÓN

     Los gnósticos colocaron a la Humanidad entre los Arcontes y Sofía, el Eón cuyo cuerpo es la Tierra viva. En el peor de los casos, la ilusión arcóntica nos conduciría a dar la espalda a la Tierra, a ignorar la divinidad del mundo natural, a devaluar nuestro propio hábitat, y a abdicar de nuestra conexión cósmica con Sofía y los otros Eones. La advertencia gnóstica sobre la intrusión extraterrestre de los Arcontes resulta verdadera cuando se la considera en el contexto de la actual crisis medioambiental. En efecto, la desacralización y la expoliación de la Tierra, que van de la mano, pueden ser identificadas como síntomas ostensibles del efecto de los Arcontes.


11. EL SIMULADOR CÓSMICO

     Los gnósticos eran místicos paganos dedicados a la diosa Sofía, de manera que ellos no podían haber condenado el mundo material y sensorial como el producto de una invención malvada o demoníaca. Pero los académicos siguen afirmando que la "negación del mundo" era la perspectiva gnóstica. De hecho, los textos que han sobrevivido advierten claramente que nosotros mismos negamos el mundo viéndolo como la manufactura de un creador masculino de fuera del planeta. En varios sitios, los escritos de los códices de Nag Hammadi especifican que el Demiurgo realmente no creó la Tierra, pero falsamente él afirmó que sí lo había hecho. «El jefe de los Arcontes es ciego, debido a su falso poder y a su arrogancia. Entonces él arrogantemente dijo: "Yo soy el único dios, no hay ninguno aparte de mí"» (Hipóstasis de los Arcontes, 86). Yaldabaoth está engañado, es un simulador cósmico que perversamente imagina que la Tierra es su creación y su "escabel" (Sobre el Origen del Mundo, 101). Pero los dioses (Eones) genuinos interrumpen la ilusión del creador demente. "Su Tierra (ilusoria) fue destruída" y "desde entonces, la Tierra se consolidó mediante Sofía" (Ibíd., 102).


12. LA HEREJÍA

     La imagen del dios demente es quizás el elemento más asombroso en la herejía gnóstica, tan chocante hoy como lo era cuando fue originalmente propuesto, hace 1.800 años.


13. LA ARROGANCIA HUMANA

     En el marco de este mito gnóstico, la actual difícil situación de nuestro planeta y de su especie dominante, la Humanidad, aparece bajo una luz nueva y sorprendente. Los Arcontes pueden ser comparados con los extraterrestres (ETs) de nuestros días, pero en vez de ver a estas entidades como salvadores, las enseñanzas gnósticas explícitamente muestran que ellos están implicados en nuestra tendencia demencial a arruinar nuestro propio hábitat. Si los gnósticos tenían razón, la Humanidad puede deslizarse hacia una psicosis de masas al asumir la arrogancia del Demiurgo: falsamente creemos que somos los señores supremos del planeta. Este es ciertamente el caso en la actual promoción exagerada y despilfarro en cuanto a la tecnología, incluyendo la genética. Algunos pasajes en los códices de Nag Hammadi (CNH) describen a los Arcontes intentando interferir en la sexualidad humana y tratando de mestizarse, pero ellos fallan.


14. LA INTRUSIÓN EXTRATERRESTRE

     La inflación del ego humano (es decir, la arrogancia del Demiurgo) puede tener algunas ramificaciones extra-humanas. Los gnósticos advirtieron que no estamos solos en nuestras propias mentes. La presencia del factor arcóntico añade "la generación de error", significando la tendencia de nuestros errores a ejecutarse más allá de la escala de corrección. Según los gnósticos, los Arcontes son una especie parecida a cyborgs (cybernetic organisms) que habitan el sistema planetario, pero pueden tener acceso a la Tierra sólo con dificultad, y en breves incursiones. Su intervención es desconcertante y finalmente absurda, ya que se dice que ellos capturan nuestra atención mediante la "insensatez" (CNH VII, 2), y ellos funcionan por medio del "engaño" y la "anomalía" (CNH II, 1). En resumen, los gnósticos advirtieron que no había que esperar algo significativo de los Arcontes, ciertamente no un mensaje cósmico profundo o la llave para nuestra salvación. Esta evaluación negativa recuerda la opinión del veterano investigador Jacques Vallée, que sostuvo que el fenómeno ET/OVNI es un "sistema de control espiritual" psicológicamente incrustado que condiciona la mente humana como si fuera una influencia externa. Vallée llamó a los ETs "mensajeros del engaño", un cercano paralelo a la caracterización gnóstica de "mensajeros del error" (CNH VII, 2).


15. LOS TIPOS DE ALIENÍGENAS

     Además, en términos físicos, los textos gnósticos aluden a un tipo embrionario de Arconte, posiblemente los pequeños Grises, que se parecen a fetos prematuros, y a un tipo dracónico o reptiliano. El Primer Apocalipsis de Santiago (CNH V, 3) describe encuentros cercanos con demonios arcónticos, incluyendo raptos, y explica cómo repeler a los intrusos. La teoría de la influencia arcóntica es sutil, sin embargo. No se limita a encuentros cercanos y máquinas voladoras. (Estas últimas no están descritas en ningún texto gnóstico, pero claramente aparecen en la literatura relacionada de los Rollos del Mar Muerto, tratados cúlticos que son considerados por algunos eruditos religiosos como la fuente de las creencias cristianas en el Mesías, la raza elegida, la expiación divina, la vida futura, la retribución cósmica, etcétera).


16. LA DEVASTACIÓN DE NUESTRO HÁBITAT

     Una inferencia destacada de las escrituras gnósticas es que la actual crisis medioambiental es el resultado de habernos alienado de nuestro hábitat debido a un factor distorsionante extra-humano, pero los Arcontes/ETs no hacen que nosotros seamos auto-destructivos. Ellos insinúan el factor enajenante que no logramos detectar y corregir. Ellos subvierten nuestras mentes porque no utilizamos su potencial pleno, llamado Nous por los gnósticos. Nous es un atributo divino dado a nosotros por los Eones, las genuinas divinidades del centro cósmico (Pleroma, Plenitud). El Nous incluye la triple capacidad de razonamiento crítico (dianoia), cambio del paradigma o re-enmarque (metanoia), e imaginación creativa (epinoia). El efecto de los Arcontes en nuestro mundo puede ser considerado como una prueba para determinar si y cómo poseemos y desarrollamos estas capacidades. Si fallamos la prueba, perdemos nuestra conexión innata al planeta madre, el transformado eón Sofía.


17. ¿EL MUNDO DE LAS GRANDES EMPRESAS?

     Lo mismo vale para la crisis medioambiental, extrañamente relacionada con el síndrome ET/OVNI. ¿Puede la advertencia gnóstica sobre los Arcontes aclarar otro desalentador problema que afronta hoy la Humanidad: el terrorismo global, basado en conflictos debido a la religión, y asociado con las manipulaciones del mundo de las grandes empresas y de los medios de comunicación?.


18. LA DIOSA DEL PLANETA

     Antes que nada, la conciencia gnóstica del factor arcóntico en el cosmos y psique igualmente es una materia de madurez espiritual personal. La fuente de la sabiduría gnóstica es la diosa llamada Sabiduría, Sofía, cuyo cuerpo es la Tierra. Si el planeta es un ser divino, vivo y animado, como la teoría de Gaia afirma, entonces la gente hoy puede seguir la enseñanza gnóstica reverenciando a la diosa del planeta y adoptando la preservación del super-organismo terrestre como una misión espiritual.


19. LOS FALSOS PODERES

     Los textos supervivientes constantemente enfatizan que el principal poder de los Arcontes es la simulación, como ya se dijo. Ellos pueden imitar, falsificar y fingir, pero carecen de la imaginación y la intención para la creatividad verdadera. Los humanos, sin embargo, están dotados del Nous, de la chispa de la inteligencia divina, y de epinoia, el poder de la imaginación creativa. El Nous no está encarcelado en la materia, pero puede ser suprimido por la influencia arcóntica. La prisión es la que construímos para nosotros mismos cuando dejamos de desarrollar nuestro potencial divino y, fallando de esa manera, convertimos el mundo natural en "el infierno sobre la Tierra".


20. LOS EMBAUCADORES CÓSMICOS

     La metáfora gnóstica de la prisión no advierte sobre una divina chispa inmaterial entrampada en la materia, sino sobre el genio de la inteligencia humana (nous), obscurecido y oprimido por un falso poder superior. Los embaucadores Arcontes pueden ser imaginados como habitando y viajando por el espacio exterior, pero lo que es más importante, es que ellos son parte de nuestro campo mental porque la Tierra está capturada en su esfera, el campo planetario. Las doce o siete zonas de aprisionamiento descritas por los gnósticos están reflejadas en el estratificado condicionamiento de las mentes humanas. La Humanidad ejecutará sus respuestas condicionadas de un modo ciego y auto-destructivo, a menos que declare categóricamente su nexo primario con el planeta viviente (Gaia-Sofía).


21. LOS PORTEROS DEMONÍACOS

     Tanto la imagen del planeta-prisión como la de la medieval esfera armilar traen a la mente un laberinto con caminos que dan vueltas. El laberinto de los embaucadores extraterrestres se parece a un juego de computador donde los jugadores tienen que luchar contra adversarios demoníacos y trabajar por niveles. Cambiando a través de los niveles del juego, los jugadores usan contraseñas, exactamente como se ha visto en la prueba de los Arcontes de las esferas planetarias. El maestro gnóstico suministra al estudiante contraseñas y gestos mágicos para superar a los porteros Arcontes en cada nivel. En muchos aspectos de la vida, sobre todo en los reinos de la tecnología y los medios de comunicación, los humanos se ven confrontados con una serie parecida a un laberinto de señuelos y estratagemas calculadas para hacer entrar a la especie en la artificialidad, la dependencia de la información y de las prótesis de alta tecnología, y el exceso ciego. Incluso si sólo es tomado como una metáfora, sin considerar que los Arcontes son entidades auto-existentes de otras dimensiones y de un tipo depredador, el escenario gnóstico de la prisión revela mucho sobre el modo en que los humanos pueden ser entrampados en constructos mentales ilusorios. 


22. LOS MENSAJEROS DEL ENGAÑO

     Según la Pistis Sophia, la batalla cósmica que se despliega en la Tierra no es entre el bien y el mal sino entre el "espíritu de falsificación" (Yaldabaoth y los Arcontes) y la Virgen de Luz (Sofía, concebida como una divinidad luminosa o Eón). La batalla es complicada porque los Arcontes pueden eclipsar tanto la mente humana, que la gente no puede distinguir en la Tierra la vida orgánica de las simulaciones y la falsificación. Los gnósticos insistieron, sin embargo, en que los Arcontes no son el mal; ellos son simplemente agentes del error, o "mensajeros del engaño", para citar otra vez la frase de Jacques Vallée. Ellos también afirmaron que los errores usados por los Arcontes para desviar a la Humanidad son inherentes a la mente humana y pueden ser corregidos, de modo que los Arcontes llegan a ser impotentes. Descubriendo y dominando el factor Arconte en nuestras mentes, reivindicamos nuestros poderes divinos innatos. Ellos plantean el examen que libera nuestro potencial innato, el triple Nous.


23. LA AUTO-CORRECCIÓN

     Una y otra vez los textos gnósticos afirman la capacidad humana para la auto-corrección. "Tú eres el pensamiento y la serenidad del que tiene un solo propósito", dice El Diálogo del Salvador aludiendo al Pleroma, el reino de los Eones o divinidades cósmicas genuinas (la Divinidad, en términos teológicos). "Tú eres del Pleroma, la plenitud cósmica, y tú habitas en el lugar de la incompletitud", afirma el Diálogo. En el mismo texto un discípulo declara: "Mirad, las Autoridades moran sobre nosotros en el reino planetario, de modo que son ellas las que gobiernan sobre nosotros", pero el maestro gnóstico replica: "Eres tú quien gobernará sobre ellas. Pero primero debes despojarte de la envidia celosa de unos hacia otros, y por medio de la luz pura, entrar en la cámara nupcial". El término griego nymphion, la "cámara nupcial", es un término oculto usado en los escritos gnósticos para describir la inmunidad ante el efecto Arconte o la depredación ET. Se dice que la inmunidad es adquirida de un modo específico por el contacto con la luminosidad de la Virgen de Luz, es decir, teniendo acceso a la divina fuerza luminosa, escondida en el mundo natural debido a la transformación de Sofía en el planeta físico.


24. LA SEXUALIDAD SAGRADA

     En algunos aspectos, la aplicación de las enseñanzas gnósticas puede depender del dominio que  se tenga de técnicas paranormales y prácticas relacionadas tales como "entrar en el nymphion". El Evangelio de Felipe claramente presenta las relaciones sexuales como un acto sagrado o sacramental, sugiriendo que la represión sexual puede ser una enfermedad social y un engaño relacionado con la desviación arcóntica. Los gnósticos fueron condenados como libertinos sexuales por los cristianos puritanos, pero no hay ninguna prueba de que sus orgías cúlticas fueran o pervertidas o malsanas. Los paganos en general —los gnósticos eran originalmente paganos, aunque algunas de sus ideas fueron posteriormente cristianizadas— consideraban la expresión sexual sin inhibición como básica para una sociedad sana. El ethos pagano fue reafirmado por Wilhelm Reich, un campeón de la libertad sexual cuyos puntos de vista científicos y psicológicos exhiben muchos elementos gnósticos. De manera interesante, Reich dedicó sus últimos años a la exploración de los fenómenos ET/OVNI y hasta a diseñar un instrumental para repeler influencias extraterrestres malévolas en la atmósfera.


25. JERUSALÉN

     La hipótesis Arconte se hace eco de la noción ampliamente considerada de que la Humanidad está siendo engañada y controlada por un pequeño grupo de hombres, que incluye líderes políticos, científicos y autoridades religiosas. En términos gnósticos, tales hombres están coligados con poderes alienígenas. En el Primer Apocalipsis de Santiago (CNH V, 3) el maestro declara que "Jerusalén es el lugar de residencia de muchos Arcontes", y advierte sobre los "tipos similares a los Arcontes", significando aquellos que están bajo el hechizo del error o la desviación mental. Los académicos rehúsan comentar este pasaje por miedo a ser etiquetados como anti-judíos (anti-Semite), pero los gnósticos no se opusieron o condenaron a la gente judía como tal. Ellos sostuvieron que algunas creencias religiosas extremistas entre los hebreos llevaban la marca del Demiurgo, el falso creador, a quien ellos específicamente consideraban equivalente a Yahvé, el vengativo dios padre del Antiguo Testamento.


26. LA SALVACIÓN FUERA DEL PLANETA

     Hoy los eruditos afirman que las tres religiones que dominan los asuntos mundiales, el judaísmo, el cristianismo y el Islam, provienen de la misma raíz. Las religiones Abrahámicas están profundamente implicadas en el terrorismo global, no sólo por las circunstancias sino de una manera causal. En estos seis años desde el 11-S, hay una percepción creciente de que estas religiones están inspiradas por y apoyan el síndrome terrorista. Los gnósticos del mundo clásico no habrían sido los menos sorprendidos al comprender esto. En efecto, ellos fueron los primeros que se sepa en observar que la fe judeo-cristiana es tanto un instrumento como una evidencia de la desviación espiritual extrema. Ellos atribuían la salvación venida desde fuera del planeta y el justo castigo divino como síntomas primarios del efecto Arconte. Muy poco de sus argumentos contra la religión salvacionista ha sobrevivido intacto, pero hay todavía bastante para reconstruír su postura al respecto y aplicarla a cuestiones contemporáneas, como el terrorismo basado en la fe.  


27. ENFRENTANDO EL TERROR

     En "La Función del Orgasmo", Wilhelm Reich escribió: "El conocimiento de aquello que está vivo puede solamente desterrar el terror". Si estuviera vivo hoy, Reich podría observar que el terrorismo que amenaza la vida en todo el mundo se origina en la perspectiva y el comportamiento de la gente que se siente amenazada por la vida, por el poder y la belleza de la fuerza de la vida. En términos gnósticos, "el conocimiento de lo que está vivo" está arraigado en la conexión de la Humanidad con el cuerpo planetario de Sofía, y está enfocado en la sexualidad. La advertencia gnóstica sobre los Arcontes avanza un largo trecho hacia la exposición del giro destructivo en la psique humana que hace que el sexo sea considerado con desprecio y repulsión.


28. LA DOMINACIÓN GLOBAL

     Aplicada a la afirmación de que un grupo pequeño e insidioso de hombres está manipulando a la raza humana, la perspectiva gnóstica es también muy reveladora. ¿Cómo serían considerados los presuntos controladores globales en esta perspectiva?. En primer lugar, ellos tendrían que ser considerados como seres humanos que han resbalado profundamente en la desviación debido a errores mentales. Ellos creerían o en el falso dios creador, el Demiurgo, o cínicamente explotarían tal creencia como un instrumento para la modificación del comportamiento de las masas (un "sistema de control espiritual", según Jacques Vallée). Como autores intelectuales de un plan global (Nuevo Orden Mundial), ellos estarían fuera de sus mentes, gnósticamente hablando: es decir, sin contacto con el Nous (la inteligencia divina innata) ni con Sofía, la inteligencia planetaria.


29. EL DELITO DE PENSAMIENTO

     Consecuente con el análisis gnóstico, se esperaría que los autores intelectuales del plan global usaran las técnicas arcónticas para implementar su programa de engaño y control: maniobras realizadas bajo bandera falsa, ataques simulados que coinciden con ataques reales, suplantaciones de los medios de comunicación promoviendo valores falsos en lugar de los genuinos, el doble lenguaje orweliano, etcétera; y ellos harían finalmente del pensamiento libre un delito. Tales técnicas son ahora descaradamente evidentes para muchas personas con mente crítica alrededor del mundo. Detectar el efecto Arconte sería el modo más directo de trabajar contra los ocultos juegos de poder de los controladores globales. Si la Humanidad debiera desarrollar una inmunidad contra aquel efecto, como los gnósticos sugirieron, no habría ninguna oportunidad para que el engaño y la manipulación prevalecieran en el mundo, como actualmente lo hacen.


30. LA ESCLAVITUD DE LA HUMANIDAD

     En resumidas cuentas, los puntos de vista gnósticos presentan una clara y vívida comprensión de los problemas más difíciles que enfrenta la Humanidad hoy, e incluso señalan soluciones o modos de oponerse y vencer a esos cuantos malvados que están causando los problemas. La religión basada en la fe es quizá la amenaza más generalizada para la seguridad planetaria. Los gnósticos fueron eliminados antes del surgimiento del Islam, pero su crítica de la fe judeo-cristiana como una trampa del falso dios creador se aplica igualmente bien al tercero e históricamente más reciente de los credos Abrahámicos. El mensaje herético del Gnosticismo es un antídoto contra la tragedia del planeta-prisión. La advertencia sobre la esclavización de la Humanidad a manos de una falsa agenda es un mensaje de liberación, no importando cuál sea su fuente. El hecho de que provenga de las mentes radicales de místicos religiosos que fueron reprimidos y aniquilados hace 1.600 años, hace todo esto más conmovedor.−




2 comentarios:

  1. Esta lectura a merita varias. Ante mis interrogantes de que quienes somos. Que hacemos aquí y si somos un experimento que se goza de nuestra situación de nacer crecer desarrollarnos y morir, aparecen estas lecturas. Curioso por demás, mi angustia y mi rechazo, pues había olvidado los estudios del Gnosticismo. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, me ha sido imposible leer todo este trabajo, pero lo poco o mucho que he recorrido, ya otras lecturas me habían sugerido los contenidos de esta lectura. Es afirmativo que vivimos en un planeta prisión, cuya duda se refleja en la pregunta; Que somos? para que vinimos, quien nos usa, aunado a los trabajos del físico teórico Stefan Honking no se si se escribe así, que niega la existencia de Dios en la creación del Universo, pues este parte de la nada y de contenidos que ejemplifica buscando la partícula que es mas pequeña que el átomo,protones, neutrones, etc, pues esta lectura me ha resultado gratificante y esperanzadora.

    ResponderEliminar