BUSCAR en este Blog

lunes, 23 de septiembre de 2013

John Kaminski - Obama, Presidente Pervertido



     La semana pasada se publicó en therebel.org este artículo del periodista y escritor estadounidense John Kaminski, a quien nuestros lectores conocen ampliamente. En esta ocasión el autor se encarga intrépidamente de denunciar y así retratar al mulato que nominalmente lleva las riendas en Washington. Además le lleva la cuenta a otros administradores anteriores que también hicieron de las suyas. Esta traducción fue hecha porque nos parece que éste es de los buenos artículos de John Kaminski, escritor que vive en la costa del Golfo de Florida, tratando constantemente de entender por qué nos estamos destruyendo a nosotros mismos, y señalando un corrupto sistema de creencias como el motor de nuestro deceso.


Presidente Pervertido de un Pueblo Pervertido
por John Kaminski
15 de Septiembre de 2013



TRABAJANDO PARA UN MALVADO PODER EXTRANJERO


     Si los estadounidenses piensan que ellos son gente decente, ¿cómo pueden ellos permitir que babosos como Barack Obama y John Kerry mientan deliberadamente para emprender la guerra contra países inocentes después de proporcionar las armas químicas que mataron a toda aquella gente en Siria?.

     Toda esta charla sobre evitar la Tercera Guerra Mundial por colocar las armas químicas de Siria bajo control internacional oculta el verdadero asunto que cada uno convenientemente ignora: que Estados Unidos y sus aliados corruptos financiaron esta así llamada "revolución", que es realmente una invasión estadounidense e israelí por medio de mercenarios contratados para destruír este país inocente, y por lo tanto Obama carga con la responsabilidad de matar a todos aquellos niños.

     Pero la mayoría de los estadounidenses tiene la capacidad de atención de los mosquitos.

     Confundidos por los medios de comunicación deliberadamente engañadores, y disminuídos por la comida venenosa que ellos comen, la mayoría no presta atención y merecen las supuestas autoridades que ellos consiguen. En general, ellos son tan detestables, inconscientes y poco fiables como los falsos líderes que los están destruyendo mientras ellos bailan al ritmo de las últimas melodías de tecno-pop y fingen no darse cuenta.

     Éste es el asunto que hace del presidente estadounidense Barack Obama un perdedor que está en el fondo del barril trabajando para un malvado poder extranjero. Las armas químicas que asesinaron a todos aquellos niños en Siria fueron disparadas por los mismos matones que Estados Unidos contrató para desestabilizar a Siria, y el mundo entero lo sabe.

     Los extranjeros que la prensa califica como "rebeldes", célebremente conocidos por comer en público los órganos de soldados sirios que ellos acaban de asesinar, han admitido incluso que ellos dispararon el gas por casualidad. Y cuando las filmaciones de los niños muertos fueron mostradas por televisión, los acongojados padres sirios identificaron a sus niños como los que habían sido secuestrados por los "rebeldes" dos semanas antes.

[http://www.telesurtv.net/articulos/2013/09/11/ninos-gaseados-en-siria-fueron-secuestrados-por-mercenarios-4618.html].


     Pero ni siquiera esto provoca que los asesinos estadounidenses que se deleitan en la sangre de inocentes innecesariamente derramada suspendan su clamor demencial para otra guerra insensata.

     Por lo tanto, Barack Obama carga con la responsabilidad de matar a aquellos niños y a toda aquella otra gente inocente. Y luego él tiene la desfachatez enfermiza de culpar a la misma gente contra la cual él usó estas horribles armas, como un pretexto pervertido para aniquilar a otro país islámico por órdenes de Israel y la camarilla mundial de judíos asesinos.

     Ése es Barack Obama, haciendo el trabajo sucio para Israel, como todos los recientes presidentes de Estados Unidos, tanto dentro como fuera del país. Piense en la lista de toda la gente que él ha matado injustamente que debería ser mencionada en su proceso judicial como asesino de masas. El honorable Muamar Qaddafi viene inmediatamente a la mente.

     Y los archidiablos que lo respaldan —Kerry, McCain, Lieberman, Clinton y todas las otras putas asesinas— son todos igual de malvados, agentes totalmente pertenecientes a la máquina judía mundial de asesinato. Y peor aún: estos matones hipócritas proveen al mundo entero de un retrato despreciable de todos los estadounidenses como maníacos homicidas sedientos de sangre, que no casualmente es la misma reputación disfrutada por el Estado judío de Israel —¡sorpresa grande!—, mientras juntos en un matrimonio hecho en el infierno ellos violan todas las leyes religiosas y civiles en la búsqueda de su objetivo psicótico y totalitario, que es la ganancia sin paralelo para unos pocos y la pobreza sin precedentes para las masas.

     Y hay otra cosa que hace de Barack Obama un monstruo demente carente de conciencia, que hace cabriolas alegremente delante del mundo mientras hace llover la muerte desde los cielos sobre gente inocente.

     Aquí tenemos a un raro desgraciado que no revelará ni un solo detalle sobre su propio pasado —falso certificado de nacimiento, currículum universitario ficticio, una considerable serie de amantes homosexuales muertos, ninguna razón verificable para haber sido elegido alguna vez para algo— supervisando una operación de inteligencia masiva que exige conocer cada detalle de cada persona mediante un espionaje improcedente e invasivo sobre cada uno.

     Y el pueblo pervertido que él pretende representar participa con entusiasmo en esta mascarada masoquista.

     Resultado final: Obama exige conocer cada detalle de nuestras vidas, pero él no revelará absolutamente nada sobre sí mismo.

     ¿Ven ustedes algo incorrecto aquí, mis tontos y comatosos compatriotas estadounidenses?.

     ¿Tiene usted todavía dudas de que Estados Unidos —asesinado el 11/09/2001, si no el 23/12/1913— es un Estado policiaco?. ¿Entiende usted aún que la verdadera víctima de esta tiranía está a punto de ser usted?.

     ¿Cuántos policías más tendrán que electrocutar con sus pistolas a abuelas, robar niños, inventar crímenes con pruebas falsas y torturar a inocentes por absolutamente ninguna razón, antes de que usted comprenda que hay algo muy equivocado, y que algo está a punto de tomar su misma propia vida, justo después de que robe todo su dinero y su propiedad?. Supongo que usted ya sabe que usted no posee nada; el banco posee su casa y su dinero, y el gobierno ha sacado en secreto una póliza de seguros de 1 millón de dólares por su propia vida —por la vida de cada uno—, lo que convierte en una empresa muy provechosa matarlo a usted.

     Todos estos bobos mal informados que dicen "¡Formulemos cargos contra él!", son tan estúpidos y crédulos como la mayor parte del resto de los estadounidenses totalmente idiotizados. Si usted piensa que acusar a Barack Obama va a hacer un maldito trozo de bien excepto proporcionar a nuestras prostitutas de la prensa más materia prima para tonterías absurdas y sin importancia, usted está tristemente equivocado.

     ¿Quién va a reemplazarlo?: ¿Joe Biden?, ¿el hombre que recientemente elogió las contribuciones judías a la "historia de éxito" estadounidense?. Él debe haber estado hablando de la prostitución y del envenenamiento de nuestros niños, de la contaminación de nuestras vidas y de la demolición deliberada de nuestro medioambiente.

     ¿Recuerda la locura que el personaje de Disney Hannah Montana desató entre las muchachas pre-adolescentes?... Ahora este mismo ídolo de las adolescentes realiza bailes pornográficos en escenarios judíos. Justo lo que los judíos quieren que nuestros niños aprendan, si es que ellos no han sido matados ya por las inoculaciones de la infancia o impedidos de tener hijos o vidas normales después de que sus doctores les dijeran que tomaran Gardasil.

     Piense en los dos perdedores que Obama supuestamente "derrotó" en las elecciones presidenciales: John McCain, el gemelo malvado de la pesadilla kosher Joe Lieberman, y Mitt Romney, famoso por sus cuentas bancarias en el extranjero y por sus prominentes partidarios israelíes. Entonces, si usted lleva puesta una de aquellas etiquetas adhesivas que dicen "Yo Voté", usted está anunciando al mundo que usted es un idiota, por haber caído en esta estafa yíddish que ellos llaman votación.

     Piense en todos los otros posibles defectuosos mentales que podrían instalarse en la Casa Blanca si Obama debiera ser acusado. Es una elección entre Newt Gingrich y Chuck Schumer, o cualquiera del gran número de marionetas israelíes, deseosas de cobrar los cheques por las perversiones que ellos promueven.

     La acusación es para tontos ilusos. El gobierno entero tiene que ser arrestado como la amenaza para el mundo que es. Detenido, juzgado, condenado y sobre todo ejecutado, por diez (o cien) años de asesinatos masivos que ellos han cometido, los que incluyen a muchos estadounidenses, sobre todo los militares que ellos han envenenado con vacunaciones tóxicas y a los que luego han enseñado a matar y torturar gente inocente cuyos países ellos están ocupados robando, abusando y aniquilando.

     ¿Y para qué?... Ninguna de estas falsas guerras ha sido de alguna ventaja en absoluto para los estadounidenses comunes y corrientes sino sólo para los ricos banqueros judíos que han  desvalijado nuestro país mientras nuestros llamados hombres han estado matando a víctimas inocentes por todo el mundo.

     Mientras miles de niños estadounidenses tratan de ir a la escuela mientras están viviendo en sus automóviles, porque los empleos de sus padres han sido enviados al extranjero por los tres últimos presidentes estadounidenses, Barack Obama envía a sus hijas de vacaciones a un costo multimillonario a países extranjeros, y envía a su esposa con un séquito de 75 amigos íntimos a lugares exóticos que cuestan más que lo que pequeñas ciudades enteras en Estados Unidos ganarán en todo un año.

     Mientras Obama alaba a los esforzados trabajadores estadounidenses que tienen que trabajar en tres empleos para poder subsistir, él permite que los judíos de la Reserva Federal roben a los ciudadanos billones de dólares por medio de prácticas bancarias enfermizas que siguen pasando la aspiradora a las cuentas bancarias estadounidenses que van a dar justo a la alcantarilla que va hacia Israel.

     Mientras los estadounidenses corrientes se estremecen de terror por una epidemia de gangsterismo de los Negros que en su gran mayoría no es reportado en lo que es equivocadamente llamado una prensa libre, el presidente Obama insta a cada uno a perdonar el comportamiento de criminales inmigrantes mientras él en secreto autoriza la entrega de armas a los cárteles mejicanos de drogas que están devastando el Sudoeste estadounidense.

     Y mientras la gente finalmente se está despertando y comprendiendo que las innecesarias prescripciones médicas han creado una categoría completamente nueva de enfermedades que están plagando al público estadounidense, su creación monstruosa del Obamacare [el nuevo sistema de salud] garantiza no sólo el posterior saqueo de las cuentas bancarias de la gente, sino que las encierra en la atención médica alopática que claramente no es beneficiosa para la salud de nadie, con su extensa distribución de dañinos fármacos antidepresivos, cirugías innecesarias y tratamientos de cáncer que absolutamente no curan el cáncer, mientras simultáneamente se criminalizan los esfuerzos de las personas inteligentes que tratan de cuidar su propia salud.

     Y ahora Barack Obama quiere comenzar otra guerra, debido a acontecimientos que él mismo ha provocado.

     Pero seamos justos en nuestra descripción del presidente "debidamente electo" de Estados Unidos. El desempeño deliberadamente incompetente de Obama no ha sido mucho peor que el de sus dos precursores, cuyo abandono del deber puso el escenario para muchas de las atrocidades que el último inquilino de la Casa Blanca simplemente ha mantenido y ha embellecido.

     Después de todo, fue George W. Bush quien no-supervisó la destrucción de las Torres Gemelas, pronunció las proféticas palabras "Ellos odian nuestras libertades", y comenzó una guerra permanente contra el mundo, el objetivo de la cual es destruír cada país que los judíos israelíes quieren que nosotros destruyamos.

     Y fue Bill Clinton quien condujo el alud de empleos estadounidenses a países del Tercer Mundo, permitió que los instrumentos financieros llamados "derivados" destruyeran lo que quedaba del sistema bancario de Estados Unidos, y anunció que teníamos un superávit que permitió que Bush comenzara a repartir dinero desde el momento en que su período comenzó.

     Todos estos tres presidentes marionetas merecen el crédito por cómo llegamos desde allí a una deuda de cientos de billones de dólares en sólo una década. Y mientras ellos siguieron deshaciéndose de todos los empleos estadounidenses realmente buenos, ¿de cuántas vidas se deshicieron durante sus guerras interminables en nombre de la seguridad estadounidense?.

     Ellos dicen que un presidente estadounidense es simplemente la representación promedio de la población estadounidense en su conjunto, y si esto es verdadero, tal vez los controladores mundiales judíos tienen razón y la población estadounidense realmente tiene que ser exterminada.

     Clinton era un maniático enloquecido por el sexo que supervisó la destrucción de la fuerza laboral estadounidense aprobando el NAFTA y transportando todos nuestros empleos al extranjero mientras permitió a los banqueros crear derivados que destruyeron el sistema bancario estadounidense y privaron a cada uno de sus ahorros.

     Bush era un sociópata drogadicto sin ninguna capacidad intelectual en absoluto que dirigió el país con toda la delicadeza demoniaca de un imbécil estadounidense promedio en un contexto de imitación de gritos de cerdos.

     Y Obama es el prostituto homosexual callejero que no tuvo padres y fue criado por malvados urdidores de complots, y que puso a abogados de transexuales y secuestradores de niños en la Corte Suprema.

     Éste es un retrato perfecto del presidente y de la población estadounidenses pintado por los amos judíos de la marionetas mundiales, quienes han capturado la mente del mundo y la han convertido en un ejercicio impulsivo total de auto-flagelación mientras encaramos un futuro tan triste como el que haya existido alguna vez en este planeta.

     Parece que aquel tipo loco en Australia tenía razón después de todo, cuando dijo que el error más grande de Hitler había consistido en que él no gaseó a los judíos, porque si él lo hubiera hecho, probablemente no estaríamos hablando de la posibilidad real de que la Tercera Guerra Mundial pudiera comenzar en cualquier momento; no estaríamos ahogándonos en el aire envenenado no apto para ser respirado, y no estaríamos muriendo un poco cada día porque la comida que nuestro gobierno monstruoso dice que está absolutamente bien para comer nos está lenta pero inexorablemente poniendo a dormir. Sueño permanente.−


No hay comentarios:

Publicar un comentario