BUSCAR en este Blog

jueves, 22 de agosto de 2013

David Lane - La Compasión Desubicada



     Damos a conocer en castellano este breve pero contundente texto (Misplaced Compassion) del señor David E. Lane que se encuentra en el libro que sobre él y otros autores editó en 1999 su mujer, la señora Katja Lane, llamado "Deceived, Damned and Defiant". Lo agregamos a todo lo demás del mismo autor que hemos presentado.


La Compasión Fuera de Lugar
por David Lane




     "Compasión" es una palabra llena de tantos peligros como los irracionales conceptos de "igualdad" y "democracia". Cuando hablamos de compasión, luego vienen a la mente conceptos y emociones relacionados, tales como amor, tolerancia, perdón, caballerosidad, universalismo y humildad, así como sus opuestos, como odio, venganza, etc.

     Si nuestra raza debe sobrevivir en el planeta Tierra, entonces debe ocurrir un cambio de paradigma, un cambio fundamental completo de nuestra perspectiva. Muchos siglos de putrefacción mental deben ser despiadadamente purgados de la mente colectiva y de la psique de nuestra gente.

     Uno de los motivos de las peleas y traiciones interminables entre varios líderes y grupos, que están aparentemente dedicados o bien a la supervivencia de nuestra gente como está explicado en las 14 Palabras, o a la construcción de una religión racional basada en la Naturaleza, es simplemente un asunto de estrategia.

     Hay mucho que aprender de los revolucionarios del pasado. Adolf Hitler señaló muy correctamente la diferencia entre un movimiento y un partido político. Un movimiento no compromete su objetivo último, aunque, por supuesto, las alianzas y las estrategias pueden cambiarse si es necesario para conseguir aquel objetivo. En tal sentido, somos un movimiento, puesto que nunca comprometeremos aquel objetivo singular de la supervivencia racial. Los políticos, sin embargo, siempre hacen concesiones.

     Mao Tse-Tung indicó, también correctamente, que ninguna revolución acontece antes de tiempo. Muchos factores: económicos, culturales, religiosos, etc., debe combinarse en un punto en el tiempo antes de que la explosión ocurra y sus cambios echen raíces.

     Las masas siempre son paralizadas por la inercia. Ellas se resisten al cambio, excepto en pequeñas dosis que no trastornen violentamente sus actuales dogmas y su nivel de comodidad. Y por eso tienen que haber muchos niveles para la resistencia. Las masas deben ser alimentadas con leche antes de que estén listas para digerir la carne, esto es, la verdad brutal y desagradable.

     El reconocimiento de este concepto es la razón por la que nosotros en 14 Words Press - Wotansvolk no atacamos a otros líderes a menos que ellos sean abierta e irrefutablemente culpables de traición a la raza. Un movimiento, sin embargo, repito, debe deber tener un punto focal, un extremo del espectro, una voz no comprometida que atraiga hacia el objetivo último. Ésa es la función de 14 Words Press.

     Antes de entender la "compasión" debemos considerar la "verdad". Dado que toda religión y líder religioso afirma conocer la "verdad", y apoya su afirmación con "creencia", "fe" y supuestos "libros santos", ¿qué hace a Wotansvolk diferente? Muy simplemente, (el movimiento) Wotansvolk considera que la Naturaleza y las leyes inmutables de la Naturaleza son la obra del Absoluto; por lo tanto, las leyes de la Naturaleza son las leyes de Dios. Ellas son una "biblia" que ha sido escrita por el Absoluto-Creador y no por hombres. Las leyes de la Naturaleza no pueden ser mal traducidas, inventadas, torcidas o cambiadas. Y cualquier raza o especie que desee sobrevivir está sujeta a aquellas leyes naturales. Esa es la esencia y la verdad de la antigua religión aria y del Wotanismo, tanto entonces como ahora.

     Para quienes el Wotanismo es nuevo, es útil indicar que, si bien las mitologías sobrenaturales e imposibles de las religiones arias tenían objetivos múltiples y valiosos, tales mitologías nunca fueron destinadas para ser tomadas literalmente por adultos maduros. Si los defensores de otras religiones Blancas y raciales reconocieran este hecho y lo incorporaran en sus enseñanzas, ellos tendrían un éxito mayor en reclutar gente práctica y culta para la causa. Una religión aria no debe entrar en conflicto con las leyes físicas del universo, ni con la lógica, la razón ni el sentido común.

     Tal como se dice que una imagen vale por mil palabras, así un dios, una diosa o una mitología religiosa crea cuadros y efectos mentales más poderosos que bibliotecas enteras. La pregunta que debe plantearse es si una religión enseña mediante su simbolismo y sus palabras que las leyes de la Naturaleza son despiadadas, implacables e inevitables, o si dicha religión enseña la "compasión" que no existe en ninguna parte fuera de la propia familia, tribu y raza. Nuestra supervivencia como raza depende de una respuesta veraz y de la comprensión de la compasión.

     La manada de lobos es a menudo útil para hacer una comprobación sobre la ley natural, ya que los lobos no sólo son mamíferos como nosotros, sino que ellos se unen para la caza, la supervivencia y su bien común. Afortunadamente para los lobos, pero a diferencia de nosotros, ellos no tienen un intelecto que les permita anular los instintos de autoconservación dados a ellos por la Naturaleza. En una manada de lobos hay un macho alfa, el perro superior, el líder; él alcanza aquella posición por medio del combate con cualquier contrincante. El punto interesante aquí, sin embargo, es que tal duelo no es a muerte. Si el aspirante percibe que no puede ganar, gira sobre su espalda y hace signos de capitulación y subordinación. El ganador entonces acepta la rendición y no mata al perdedor. Podríamos comparar probablemente esto con el concepto del código de caballería entre los arios. Pero aquí es donde nos hemos apartado de la ley natural. Hemos ampliado la caballerosidad, una forma de compasión, más allá de nuestra propia familia y raza.

     El lobo matará o ahuyentará a toda otra competencia, incluídos otros caninos, como coyotes o zorras, sin compasión ni piedad. En un mundo competitivo ésa es la orden de la Naturaleza. Por una parte, existe su propia familia y raza; por otra parte, está todo el resto. El resto son o competidores o presas. Hay tres razas-raíz del homo sapiens en esta Tierra. Aunque discutible, los términos científicos comúnmente aceptados son: Caucasoides (ario Blanco), Negroide (Negro) y Mongoloide (Amarillo o Rojo), y por supuesto, una miríada de mezclas. A los Negroides y Mongoloides y a los mezclados les importa un comino el bienestar o la supervivencia de los Caucasoides, y con razón, ya que la Naturaleza declara que cada uno se preocupe de sí mismo. Pero bajo la influencia de una religión universalista y del capitalismo imperialista, los arios Blancos hemos sido totalmente adoctrinados con una compasión fuera de lugar. De esa manera, hemos dado alimentos, tecnología, medicina, educación, territorio y hasta nuestras mujeres a los competidores que buscan nuestra extinción. Esto es la locura absoluta ante los ojos de la Naturaleza y del Dios de la Naturaleza.

     La palabra "amor" es una de las más mal empleadas, abusadas e incomprendidas en cualquier lenguaje. Las palabras "amor" y "compasión" a menudo son usadas juntas. A través de todo el mundo de los mamíferos, desde los lobos hasta los arios, la expresión más verdadera y constante de una emoción que podríamos llamar "amor" es el de una madre hacia su descendencia. La capacidad de una madre, y sobre todo de una mujer aria, de sacrificarse a favor de sus hijos es por lo general casi ilimitada. De este modo, muy naturalmente, es la compasión inherente en nuestras mujeres lo que el enemigo ha explotado más. Desde la emancipación de las mujeres en Estados Unidos por medio de una Enmienda Constitucional en 1920, nuestra raza ha ido directamente por sobre el abismo hacia la extinción.

     Todo lo que la televisión o las películas tienen que hacer es mostrar algún niño Negro hambriento en África con moscas caminando por su nariz y nuestras mujeres corren a donar su último centavo a algún misionero en Somalia, o ellas prometen su último dólar para la ayuda a los africanos. Los siguientes pensamientos nunca se les ocurren:

     Primero, éste es un mundo competitivo. Cada centavo dado a otras razas es traición. Su amor debería ser para los niños arios, en primer lugar para los propios, y luego para los niños de sus parientes. En segundo lugar, cuando violamos las leyes de la Naturaleza, hay una miseria que pagar. Cuando los alimentamos, ellos se reproducen, y pronto habrá diez veces más pasando hambre. La Naturaleza equilibra las poblaciones, y cualquier aumento artificial de la comida, la tecnología o la medicina para aquellos que no las producen o no pueden producirlas, conduce a la miseria. Ésta es una compasión inapropiada y suicida de la peor clase.

     El medioambiente es una preocupación de cada vez más gente hoy, y con toda razón. Hay límites para la población que la Tierra puede sustentar en un nivel de vida como aquel, o cercano, al que nos hemos acostumbrado. Hay aproximadamente 500 millones de Blancos y 5.500 millones de hombres no-Blancos en el planeta. Si la Tierra puede mantener incluso sólo a los Blancos sin arruinar aún más la capa de tierra vegetal, sin agotar los bosques, sin agotar los combustibles fósiles y sin producir eriales nucleares, es dudoso. Cincuenta a cien millones de arios podrían tener probablemente la Tierra como un paraíso permanente, pero la industrialización del Tercer Mundo por los capitalistas y sus cohortes religiosas destruirán rápidamente el planeta. Para ser francos, somos nosotros o ellos; es la buena vida, o la miseria, y luego la extinción. La Naturaleza no tiene favoritos y no permite que nadie viole sus leyes despiadadas sin pagar un alto precio.

     Toda la Naturaleza declara su apoyo, su amor y su compasión por el fuerte, sabio y hermoso. Cada ranchero, agricultor y criador de caballos sabe que él debe criar a sus vacas y yeguas para el mejor toro o caballo semental disponible; los inferiores se convierten en bistecs y mucílago. Ahora la raza de Galileo y Tesla debe decidir si ellos sobrevivirán o si serán invadidos y desarraigados de la existencia por una raza que nunca inventó una rueda o un lenguaje escrito. Y las maravillas tecnológicas y las invenciones de nuestra raza no son ni siquiera la cuestión principal.

     Hay ejemplos de compasión fuera de lugar que demuestran cómo hemos sido conducidos por el camino descendente. Hay un piso entero en el Hospital de Niños donde ellos conservan a los monstruos nacidos sin cerebros o sin partes del cuerpo. Los fundamentalistas de una religión foránea niegan los abortos a las mujeres Blancas que han sido violadas por extranjeros raciales debido a una incongruente compasión hacia el bebé mestizo. Se utilizan métodos extraordinarios para mantener vivos incluso a aquellos que desean morir debido al dolor, parálisis, pérdida del control de funciones, etc. El famoso escritor-periodista H.L. Mencken una vez dijo: "Los estadounidenses son estúpidos". Quizás, pero creo que sería más exacto decir que la raza aria entera ha sido conducida a la locura. El dogma reina sobre la razón, el sentido común y ley natural.

     El cambio de nuestra perspectiva entera ante la vida, en nuestra filosofía más fundamental, debe ser completo, no importa cuán traumático sea. Hay un buen ejemplo de cuán completamente nuestras mentes han sido programadas hacia la compasión desubicada. En 1992 en Carolina del Sur una pandilla de siete Negros secuestró a una joven mujer Blanca llamada Melissa McLaughlin. Ellos la violaron y la torturaron durante varias horas; luego la despellejaron viva en una tina con cloro antes de matarla finalmente. Sus padres, profundamente religiosos bíblicos, ¿pidieron justicia? ¡Apenas!. En un verdadero estilo cristiano, de espíritu de perdón, tolerancia, amor y compasión, su aparente preocupación más grande fue para los sentimientos y las almas de los asesinos y sus familias.

     Que quede entendido: el mal impune y sin castigo seguirá sin fin. La justicia retrasada no es ninguna justicia en absoluto, y la justicia pospuesta hasta una especulada vida futura es el instrumento de los tiranos. El terror sólo es derrotado por un terror más grande. ¿Piensa alguien que un vikingo de hace 1.000 años habría rezado por los asesinos de su hija?, ¿o un wotanista teutónico de hace 1.500 años?. Somos una raza castrada, emasculada, cerebralmente contaminada, de hombres que actúan como mujeres, y una raza de mujeres que quieren ser hombres. Sexo y guerra, lujuria y venganza, victoria o muerte, ésos son los decretos de la Naturaleza. La ley divina es la guerra, con mujeres para los ganadores y extinción para los perdedores. El "Arte de la Guerra" de Sun Tsu, un oriental, enunció la naturaleza de la vida y de la guerra tan bien como cualquiera otro la haya hecho. El coraje sin sabiduría, astucia y crueldad es vano. Sólo el Vencedor está en posición de mostrar compasión, y él nunca es el vencedor si su compasión es desorientada.

     Debemos tener la integridad y el coraje para desamarrar todos los dogmas, ya sea que impliquen una compasión fuera de lugar, una religión ajena o sistemas políticos suicidas. La ley de la Naturaleza lo dice todo.

     "La vida es dura. Ella deja sólo una opción, aquella entre la victoria y la derrota, no entre la guerra y la paz" (Oswald Spengler).-


No hay comentarios:

Publicar un comentario