BUSCAR en este Blog

jueves, 27 de junio de 2013

La Escuela de Frankfurt: Conspiración para Corromper


     Timothy Matthews, el autor de este informe que hemos traducido a pesar de su permanente aroma católico, es el editor de un servicio de noticias de la Asociación Nacional de Familias Católicas, en el Reino Unido. El artículo apareció en el semanario católico estadounidense The Wanderer el 11 de Diciembre de 2008, pero nosotros lo hallamos en thetruthseeker.co.uk que lo publicó hace poco más de cuatro años. Lo presentamos ahora obviamente por los antecedentes que entrega acerca de la llamada Escuela de Frankfurt y de sus métodos de ingeniería social.


La Escuela de Frankfurt: Conspiración para Corromper
por Timothy Matthews
Marzo de 2009


     «La civilización occidental hoy en día está pasando por una crisis que es esencialmente diferente de todo lo que ha sido previamente experimentado. Otras sociedades en el pasado han cambiado sus instituciones sociales o sus creencias religiosas bajo la influencia de fuerzas externas o el lento desarrollo del crecimiento interno. Pero ninguna como la nuestra propia ha afrontado conscientemente alguna vez la perspectiva de una modificación fundamental de las creencias e instituciones en las cuales el tejido entero de la vida social descansa... La civilización está siendo desarraigada de sus fundamentos en la Naturaleza y la tradición y está siendo reconstituída en una nueva organización que es tan artificial y mecánica como una fábrica moderna» (Christopher Dawson, Enquiries into Religion and Culture, p. 259).


     La mayor parte de la obra de Satán en el mundo él tiene cuidado para mantenerla escondida. Pero dos pequeños rayos de luz han sido arrojados acerca de su trabajo para mí sólo recientemente. El primero, un breve artículo en la revista de la Asociación de Mujeres Católicas (ACW); el segundo, un comentario (que al principio me sorprendió) de un sacerdote en Rusia que afirmaba que nosotros ahora, en Occidente, vivimos en una sociedad comunista. Estos rayos de luz ayudan a explicar especialmente la embestida de la burocracia que en muchos países por todo el mundo ha estado removiendo con tanto éxito los derechos de los padres a ser los educadores y protectores primarios de sus hijos.

     La revista de la ACW examinaba el trabajo corrosivo de la "Escuela de Frankfurt", un grupo de académicos germano-estadounidenses (JUDÍOS) que desarrollaron perspectivas altamente provocativas y originales sobre la sociedad y la cultura contemporáneas, basándose en Hegel, Marx, Nietzsche, Freud y Weber. No es que su idea de una "revolución cultural" fuera particularmente novedosa. "Hasta ahora", escribió Joseph Conde de Maistre (1753-1821) quien durante quince años fue un francmasón, "las naciones fueron muertas por medio de la conquista, es decir, mediante una invasión. Pero aquí surge una pregunta importante: ¿puede una nación no morir en su propio suelo, sin una recolonización o una invasión, sino permitiendo a las moscas de la descomposición corromper el núcleo mismo de aquellos principios originales y constituyentes que la hacen ser lo que es?".

     ¿Qué era la Escuela de Frankfurt?. Bien; en los días que siguieron a la Revolución bolchevique en Rusia, se creía que la revolución de los trabajadores arrasaría con Europa y, finalmente, con Estados Unidos. Pero no ocurrió así. Hacia el final de 1922 la Internacional Comunista (Comintern) comenzó a considerar cuáles habían sido dichos motivos. Por iniciativa de Lenin se organizó una reunión en el Instituto Marx-Engels de Moscú.

     El objetivo de la reunión era clarificar el concepto y dar un efecto concreto a una revolución cultural marxista. Entre los presentan estaban Georg Lukacs (JUDÍO), un aristócrata húngaro, hijo de un banquero, que se había convertido en comunista durante la Primera Guerra Mundial y que como un buen teórico marxista desarrolló la idea de "Revolución y Eros", el instinto sexual usado como un instrumento de destrucción; y Willi Munzenberg (JUDÍO), cuya solución propuesta era "organizar a los intelectuales y usarlos para hacer que la civilización occidental apeste. Sólo entonces, después de que ellos hayan corrompido todos sus valores y hayan hecho la vida imposible, podemos nosotros imponer la dictadura del proletariado".

     "Aquella fue", dijo Ralph de Toledano (JUDÍO, 1916-2007), el escritor conservador y co-fundador de la National Review, una reunión "quizás más dañina para la civilización occidental que la Revolución bolchevique misma".

     Lenin (JUDÍO) murió en 1924. En aquel entonces, sin embargo, Stalin comenzaba a considerar a Münzenberg, a Lukacs y a pensadores parecidos como "revisionistas". En Junio de 1940 Münzenberg huyó al Sur de Francia donde, por órdenes de Stalin, una escuadrilla de asesinato de la NKVD lo atrapó y lo colgó de un árbol.

      En el verano de 1924, después de ser atacado por sus escritos por el 5º Congreso de la Internacional Comunista, Lukacs se trasladó a Alemania, donde presidió la primera reunión de un grupo de sociólogos orientados hacia el comunismo, una reunión que debía conducir a la fundación de la Escuela de Frankfurt.

     Esta "Escuela" (diseñada para puntualizar y detallar su programa revolucionario) fue comenzada en la Universidad de Frankfurt en el Instituto para la Investigación Social. Desde un comienzo escuela e instituto eran indistinguibles. En 1923 el Instituto fue oficialmente establecido, y financiado por Felix Weil (JUDÍO, 1898-1975). Weil nació en Argentina y a la edad de nueve años fue enviado para asistir a la escuela en Alemania. Él asistió a la universidad en Tübingen y Frankfurt, donde se graduó con un grado doctoral en ciencias políticas. Mientras estuvo en estas universidades él llegó a estar cada vez más interesado en el socialismo y el marxismo. Según el historiador intelectual Martin Jay, el tema de su disertación fueron "los problemas prácticos para implementar el socialismo".

     Carl Grünberg (JUDÍO), director del Instituto desde 1923 a 1929, era un marxista declarado, aunque el Instituto no tuviera ninguna afiliación partidista oficial. Pero en 1930 Max Horkheimer (JUDÍO) asumió el control, y él creía que la teoría de Marx debería ser la base de la investigación del Instituto. Cuando Hitler subió al poder, el Instituto fue cerrado y sus miembros, por varias rutas, huyeron a Estados Unidos y emigraron a las principales universidades estadounidenses: Columbia, Princeton, Brandeis, y California en Berkeley.

     La Escuela incluía entre sus miembros al gurú de los años '60 de la Nueva Izquierda Herbert Marcuse (JUDÍO, denunciado por el Papa Pablo VI por su teoría de la liberación que "abre el camino para el libertinaje disfrazado como libertad"), a Max Horkheimer, a Theodor Adorno (JUDÍO), al popular escritor Erich Fromm (JUDÍO), a Leo Lowenthal (JUDÍO), y a Jurgen Habermas, posiblemente el representante más influyente de la Escuela.

     Básicamente, la Escuela de Frankfurt creía que mientras un individuo tuviera la creencia —o incluso la esperanza de la creencia— de que su don divino de la razón podría solucionar los problemas que enfrenta la sociedad, entonces aquella sociedad nunca alcanzaría el estado de desesperación y alienación que ellos consideraban necesario para provocar la revolución socialista. Su tarea, por lo tanto, era socavar tan rápidamente como les fuera posible la herencia judeo-cristiana. Para concretar esto, ellos requerían de la crítica destructiva más negativa posible de cada esfera de la vida, la cual sería diseñada para desestabilizar la sociedad y derribar lo que ellos veían como el orden "opresivo". Sus políticas —ellos esperaban— se esparcirían como un virus, "continuando el trabajo de los marxistas occidentales por otros medios", como uno de sus miembros señaló.

     Para adelantar el avance de su "silenciosa" revolución cultural —pero no dándonos ninguna idea sobre sus proyectos para el futuro— la Escuela recomendaba (entre otras cosas):

1. La creación de ofensas de racismo.
2. El continuo cambio para crear confusión.
3. La enseñanza del sexo y de la homosexualidad a los niños.
4. El debilitamiento de la autoridad de las escuelas y de los profesores.
5. Una inmigración enorme para destruír la identidad.
6. La promoción de la bebida excesiva de alcohol.
7. El vaciamiento de las iglesias.
8. Un sistema legal no fiable con prejuicios contra las víctimas de delitos.
9. La dependencia del Estado o de los beneficios estatales.
10. El control y la estupidización de los medios de comunicación.
11. El estímulo del quiebre de la familia.

     Una de las ideas principales de la Escuela de Frankfurt era explotar la idea de Freud (JUDÍO) del "pansexualismo": la búsqueda del placer, la explotación de las diferencias entre los sexos, y el derrocamiento de las relaciones tradicionales entre hombres y mujeres. Para llevar a cabo sus objetivos ellos:

• atacarían la autoridad del padre, negarían los papeles específicos de padre y madre, y arrebatarían a las familias sus derechos como educadores primarios de sus hijos;
• abolirían las diferencias en la educación de muchachos y muchachas;
• abolirían todas las formas de dominio masculino —de aquí la presencia de mujeres en las fuerzas armadas;
• declararían a las mujeres como una "clase oprimida" y a los hombres como los "opresores".

     Munzenberg resumió la operación a largo plazo de la Escuela de Frankfurt de esta manera:

"Haremos de Occidente algo tan corrupto que apeste".

     La Escuela creía que había dos tipos de revolución: (a) política, y (b) cultural. La revolución cultural demuele todo desde dentro. "Las modernas formas de sometimiento están marcadas por la blandura". Ellos lo vieron como un proyecto a largo plazo y mantuvieron su vista claramente enfocada en la familia, la educación, los medios de difusión, el sexo y la cultura popular.


La Familia

      La "Teoría Crítica" de la Escuela predicaba que la "personalidad autoritaria" es un producto de la familia patriarcal, una idea directamente vinculada al texto de F. Engels (JUDÍO) "Los Orígenes de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado", que promovía el matriarcado. Ya Karl Marx (JUDÍO) había escrito en el "Manifiesto Comunista" acerca de la noción radical de una "comunidad de mujeres" y en "La Ideología Alemana" de 1845, había escrito despectivamente sobre la idea de la familia como la unidad básica de la sociedad. Éste era uno de los preceptos básicos de la "Teoría Crítica": la necesidad de destruír la familia contemporánea. Los académicos del Instituto predicaban que "incluso una destrucción parcial de la autoridad paterna en la familia podría tender a aumentar la preparación de una generación próxima para aceptar el cambio social".

     Siguiendo a Karl Marx, la Escuela acentuó cómo la "personalidad autoritaria" es un producto de la familia patriarcal. Todo esto preparó el camino para la guerra contra el género masculino promovido por Marcuse so pretexto del movimiento de "liberación femenina" y por el movimiento de la Nueva Izquierda en los años '60.

     Ellos propusieron transformar nuestra cultura en una dominada por las mujeres. En 1933 Wilhelm Reich (JUDÍO), uno de sus miembros, escribió en "La Psicología de Masas del Fascismo" que el matriarcado era el único tipo de familia genuina de la "sociedad natural". Eric Fromm era también un abogado activo de la teoría matriarcal. La masculinidad y la feminidad, sostenía, no eran reflejos de diferencias sexuales "esenciales", como los Románticos habían pensado, sino que se derivaban en cambio de las diferencias en las funciones de vida, que estaban en parte socialmente determinadas. Su dogma fue el precedente para las radicales declaraciones feministas que, hoy, aparecen en casi cada periódico importante y programa de televisión.

     Los revolucionarios sabían exactamente lo que ellos querían hacer y cómo hacerlo. Ellos han tenido éxito.


Educación

     Lord Bertrand Russell se unió a la Escuela de Frankfurt en su esfuerzo para la ingeniería social de masas y reveló el secreto en su libro de 1951 "El Impacto de la Ciencia en la Sociedad". Él escribió: «La fisiología y la psicología ofrecen campos para la técnica científica que todavía esperan un desarrollo. La importancia de la psicología de masas ha sido enormemente aumentada por el crecimiento de los métodos modernos de la propaganda. De éstos el más influyente es lo que se llama "educación". Los psicólogos sociales del futuro tendrán varias clases de alumnos sobre quienes ellos probarán diferentes métodos para producir una convicción firme de que la nieve es negra. Varios resultados estarán llegando pronto. Primero, que la influencia del hogar es obstruccionista. Segundo, que no se puede hacer mucho, a menos que el adoctrinamiento comience antes de los diez años de edad. Tercero, que los versos puestos en la música y repetidamente entonados son muy eficaces. Cuarto, que la opinión de que la nieve es blanca debe ser conservada para mostrar un gusto mórbido por la excentricidad. Pero lo anticipo. Es tarea de los futuros científicos hacer que estas máximas sean precisas y descubrir exactamente cuánto cuesta per cápita hacer que los niños crean que la nieve es negra, y cuánto menos costaría hacerles creer que es gris oscuro. Cuando la técnica haya sido perfeccionada, cada gobierno que haya estado a cargo de la educación durante una generación será capaz de controlar a sus sujetos de manera segura sin la necesidad de ejércitos o policías».

     Escribiendo en 1992 en la revista Fidelio (La Escuela de Frankfurt y lo Políticamente Correcto) Michael Minnicino observó cómo los herederos de Marcuse y Adorno ahora dominan completamente las universidades, «enseñando a sus propios estudiantes a sustituír la razón por ejercicios rituales "políticamente correctos". Hay muy pocos libros teóricos sobre artes, letras o lenguaje publicados hoy en Estados Unidos o Europa que no reconozcan abiertamente su deuda con la Escuela de Frankfurt. La caza de brujas en los recintos universitarios de hoy es simplemente la realización del concepto de Marcuse de la "tolerancia represiva" —"tolerancia para los movimientos de la izquierda, pero intolerancia para los movimientos de derecha"— impuesto por los estudiantes de la Escuela de Frankfurt».


Drogas

     El doctor Timothy Leary nos dio otra vislumbre de la mentalidad de la Escuela de Frankfurt en su informe del trabajo "Flashback", Proyecto de Drogas Psicodélicas, de la Universidad de Harvard. Él citó una conversación que había tenido con Aldous Huxley: "Estas drogas cerebrales, producidas masivamente en los laboratorios, causarán cambios enormes de la sociedad. Esto sucederá estemos o no usted y yo. Todo lo que podemos hacer es difundir la noticia. El obstáculo a esta evolución, Timothy, es la Biblia". Leary entonces continuó: "Habíamos tropezado con el compromiso judeo-cristiano con un solo dios, una sola religión, una sola realidad, que ha maldecido a Europa durante siglos y a Estados Unidos desde los días de su fundación. Las drogas que abren la mente a múltiples realidades inevitablemente conducen a una visión politeísta del universo. Nos dimos cuenta de que el tiempo para una nueva religión humanista basada en la inteligencia, el pluralismo afable y el paganismo científico había llegado".

     Uno de los directores del proyecto Personalidad Autoritaria, R. Nevitt Sanford, desempeñó un papel fundamental en el uso de drogas psicodélicas. En 1965 él escribió en un libro publicado por la sección de publicaciones del Instituto Tavistock del Reino Unido: "La nación parece estar fascinada por nuestros 40.000 y tantos drogadictos que son vistos como gente alarmantemente descarriada que debe ser contenida a toda costa por la costosa actividad policial. Sólo un Puritanismo receloso podría apoyar la práctica de enfocarse en los drogadictos (más bien que en nuestros cinco millones de alcohólicos) y tratarlos como un problema policial en vez de uno médico, suprimiendo drogas inocuas como la marihuana y el peyote junto con las peligrosas". Los principales propagandistas del actual lobby de la droga basan su argumento en favor de la legalización en la misma charlatanería científica explicada detalladamente hace tantos años por el doctor Sanford.

     Tales propagandistas incluyen al ateo multimillonario George Soros (JUDÍO) que eligió como uno de sus primeros programas domésticos financiar los esfuerzos para desafiar la eficacia de la guerra contra las drogas de 37.000 millones de dólares llevada a cabo por Estados unidos. El Lindesmith Center apoyado por Soros sirve como una voz principal para los estadounidenses que quieren despenalizar el uso de drogas.


Música, Televisión y Cultura Popular

     Adorno se convertiría en el jefe de una unidad de "estudios de música", donde en su Teoría de la Música Moderna él promovía la perspectiva de desatar la música atonal y otra música popular como un arma para destruír a la sociedad, y formas degeneradas de música para promover la enfermedad mental. Él dijo que Estados Unidos podría ser puesto de rodillas por medio del uso de la radio y la televisión para promover una cultura de pesimismo y desesperación. Hacia finales de los años '30 él (junto con Horkheimer) había emigrado a Hollywood.

     La expansión de violentos video-juegos también apoyaba los objetivos de la Escuela.


Sexo

     En su libro The Closing of the American Mind, Alan Bloom (JUDÍO) observó cómo Marcuse apeló a estudiantes universitarios en los años '60 con una combinación de Marx y Freud. En "Eros y Civilización" y "El Hombre Unidimensional" Marcuse prometió que la superación del capitalismo y su falsa conciencia daría paso a una sociedad donde las mayores satisfacciones serían las sexuales. La música rock toca la misma cuerda en los jóvenes. Libre expresión sexual, anarquismo y exploración del inconsciente irracional para darle rienda suelta es lo que ellos tienen en común.


Los Medios de Comunicación

     Los modernos medios de comunicación —sobre todo Arthur "Punch" Sulzberger Jr., quien se hizo cargo del New York Times en 1992— hicieron un amplio uso del estudio de la Escuela de Frankfurt "La Personalidad Autoritaria" (Nueva York, Harper, 1950). En su libro "Arrogancia" (Warner Books, 1993) el antiguo reportero de CBS Noticias Bernard Goldberg hizo notar que Sulzberger «todavía cree en todas aquellas viejas nociones de los años '60 sobre "liberación" y "cambio del hombre mundial"... De hecho, los años de "Punch" han sido una marcha constante hacia PC Boulevard, con una sala de redacción ferozmente dedicada a cada clase de diversidad, excepto la de tipo intelectual».

     En 1953 el Instituto se trasladó de regreso a la Universidad de Frankfurt. Adorno murió en 1955 y Horkheimer en 1973. El Instituto de Investigación Social continuó, pero lo que era conocido como la Escuela de Frankfurt, no. El "marxismo cultural" que desde entonces se ha apoderado de nuestras escuelas y universidades, aquella "corrección política" que ha estado destruyendo nuestros lazos familiares, nuestra tradición religiosa y toda nuestra cultura, surgió desde la Escuela de Frankfurt.

     Fueron estos intelectuales marxistas los que, más tarde, durante las demostraciones anti-Vietnam, acuñaron la frase "haga el amor, no la guerra"; fueron estos intelectuales los que promovieron la dialéctica de la crítica "negativa"; fueron estos teóricos los que soñaron con una utopía donde eran sus reglas las que gobernaban. Fueron sus conceptos los que condujeron a la moda actual de reescribir la Historia, y a la moda de la "des-construcción". Sus mantras: "las diferencias sexuales son un contrato; si le parece bien, hágalo; preocúpese de lo suyo".

     En un discurso en la Escuela Naval estadounidense en Agosto de 1999, el doctor Gerald L. Atkinson, Comandante naval (en retiro), ofreció un resumen de los antecedentes de la Escuela de Frankfurt, recordando a su auditorio que fueron los "soldados de infantería" de la Escuela de Frankfurt los que introdujeron las técnicas de "entrenamiento de la sensibilidad" usadas en las escuelas públicas durante los 30 últimos años (y ahora empleadas por los militares estadounidenses para educar a las tropas sobre el "acoso sexual"). Durante el entrenamiento de la "sensibilidad" a los profesores entrenadores se les pidió que no enseñaran sino que "facilitaran". Las salas de clases se convirtieron en centros de introspección donde los niños hablaban de sus propios sentimientos subjetivos. Esta técnica fue diseñada para convencer a los niños de que ellos eran la única autoridad en sus propias vidas.

     Atkinson continuó: "La Personalidad Autoritaria estudiada por la Escuela de Frankfurt en los años '40 y '50 en Estados Unidos, preparó el camino para la subsecuente guerra contra el género masculino promovida por Herbert Marcuse y su pandilla de revolucionarios sociales bajo el disfraz del movimiento de "liberación femenina" y el movimiento de la Nueva Izquierda en los años '60. La evidencia de que las técnicas psicológicas para cambiar la personalidad están pretendidas para significar la emasculación del varón estadounidense ha sido proporcionada por Abraham Maslow, el fundador de la Psicología Humanista Tercera Fuerza y un promotor de la sala de clases psicoterapéutica, quien escribió que "...el siguiente paso en la evolución personal es una transcendencia tanto de la masculinidad como de la femineidad hacia lo humano en general".

     El 17 de Abril de 1962 Maslow dio una conferencia a un grupo de monjas en el Sagrado Corazón, un colegio femenino católico en Massachusetts. Él señaló en un apunte en su diario cómo la conversación había sido muy "exitosa", pero él encontró aquel mismo hecho como preocupante. "Ellas no deberían aplaudirme", escribió, "ellas deberían atacarme. Si ellas hubieran estado totalmente conscientes de lo que yo estaba haciendo, ellas me habrían atacado" (Diarios, p. 157).


El Sistema de Red

     En su folleto Sexo e Ingeniería Social (Family Education Trust, 1994) Valerie Riches observó cómo a finales de los años '60 y a principios de los '70, se llevaron a cabo intensas campañas parlamentarias que emanaron de varias organizaciones del área del control de la natalidad (es decir, anticoncepción, aborto, esterilización).

     «A partir de un análisis de sus informes anuales, se hizo evidente que un número comparativamente pequeño de gente estuvo implicado hasta un grado sorprendente en una serie de grupos de presión. Esta red no sólo estaba vinculada por el personal, sino por financiamiento, ideología y a veces direcciones: estaba también apoyada por los intereses creados y respaldada por subvenciones en algunos casos de los departamentos gubernamentales. En el núcleo de la red estaba la Asociación de Planificación Familiar (FPA) con su propia colección de vástagos. Lo que desenterramos fue una estructura de poder con enorme influencia.

     «La investigación más profunda reveló que la red de hecho se extendía más lejos, hacia la eugenesia, el control demográfico, el control de la natalidad, reformas de la ley sexual y familiar, educación sexual y sanitaria. Sus tentáculos alcanzaban a empresas editoras, establecimientos médicos, educativos y de investigación, organizaciones femeninas y de orientación matrimonial... dondequiera que la influencia pudiera ser ejercida. Parecía tener gran influencia en los medios, y sobre funcionarios permanentes en departamentos gubernamentales relevantes, fuera de toda proporción de acuerdo a los números implicados.

     «Durante nuestras investigaciones, un portavoz en un Simposio de Educación Sexual en Liverpool bosquejó la táctica de la educación sexual diciendo: "Si no entramos en la educación sexual, los niños simplemente seguirán las costumbres de sus padres". El hecho de que la educación sexual debía ser el vehículo para vendedores ambulantes del humanismo secular pronto llegó a ser evidente.

     «Sin embargo, en aquel entonces el poder de la red y todas las implicaciones de sus actividades no fueron totalmente comprendidos. Se pensaba que la situación estaba confinada a Gran Bretaña. Las implicaciones internacionales no habían sido captadas.

     «Poco después fue publicado un pequeño libro con el intrigante título de "Los Hombres Detrás de Hitler. Una Advertencia Alemana al Mundo". Su tesis era que el movimiento de eugenesia, que había ganado popularidad a principios del siglo XX, había pasado a la clandestinidad después del "holocausto" en la Alemania nacionalsocialista, pero que estaba todavía activo y funcionado mediante organizaciones que promueven el aborto, la eutanasia, la esterilización, la salud mental, etc. El autor instaba al lector a mirar su país de origen y a los países vecinos, ya que él seguramente encontraría que los miembros y los comités de estas organizaciones se corresponderían en un grado notable.

     «Otros libros e informes de fuentes independientes confirmaron más tarde esta situación... Un libro notable fue publicado también en Estados Unidos que documentó las actividades del Consejo de Información y Educación Sexual de Estados Unidos (SIECUS). Se titulaba "El Círculo SIECUS, Una Revolución Humanista". El SIECUS fue establecido en 1964 y no demoró mucho en involucrarse en un programa de ingeniería social por medio de la educación sexual en las escuelas. Su primer director ejecutivo fue Mary Calderone, quien estaba también estrechamente vinculada a Planned Parenthood, el equivalente estadounidense de la Asociación de Planificación Familiar británica. Según "El Círculo SIECUS", Calderone apoyaba sentimientos y teorías propuestas por Rudolph Dreikus, un humanista, tales como:

• combinación o inversión de los sexos o papeles sexuales;
• liberación de los niños de sus familias;
• supresión de la familia como la conocemos».


     En su libro Mind Siege (Thomas Nelson, 2000), Tim LaHaye y David A. Noebel confirmaron las conclusiones de Riches acerca de una red internacional.

     "Las principales autoridades del Humanismo Secular pueden ser descritas como la alineación titular de un equipo de béisbol: el lanzador es John Dewey; el que atrapa es Isaac Asimov; la primera base es Paul Kurtz; la segunda base es Corliss Lamont; la tercera base es Bertrand Russell; el mediocampista es Julian Huxley; el jugador izquierdo es Richard Dawkins; el jugador del centro es Margaret Sanger; el jugador derecho es Carl Rogers; el entrenador es "el cristianismo es para los perdedores" Ted Turner; el bateador designado es Mary Calderone; los jugadores de reserva incluyen a los cientos que están enumerados atrás del Manifiesto Humanista I y II, incluyendo a Eugenia C. Scott, Alfred Kinsey, Abraham Maslow, Erich Fromm, Rollo May y Betty Friedan.

     "En las tribunas se sientan las organizaciones patrocinadoras o sostenedoras, tales como... la Escuela de Frankfurt, el ala izquierda del Partido Demócrata, los Socialistas Democráticos de Estados Unidos, la Universidad de Harvard, la Universidad de Yale, la Universidad de Minnesota, la Universidad de California (Berkeley), y otros dos mil colegios y universidades".


     Un ejemplo práctico de como la ola gigante del pensamiento de Maslow está sumergiendo a las escuelas inglesas fue revelado en un artículo del periódico de la británica Asociación Nacional de Familias Católicas, de Agosto de 2000, donde James Caffrey advertía sobre el programa Citizenship que debía ser dentro de poco incluído en el Plan de Estudios nacional.

     «Tenemos que mirar cuidadosamente el vocabulario usado en este nuevo asunto», escribió él, «y, lo que es más importante, descubrir la base filosófica sobre la cual está fundado. Las claves para esto pueden ser encontradas en la palabra "opción" que aparece con frecuencia en la documentación de Citizenship y en el gran hincapié hecho en la discusión de los alumnos y en la "aclaración" de sus propias opiniones, valores y opciones sobre cualquier asunto dado. Esto no es otra cosa que el concepto conocido como "Aclaración de Valores", un concepto anatema para el catolicismo, o en todo caso, para el judaísmo y el Islam.

     «Este concepto fue promovido en California en los años '60 por los psicólogos William Coulson, Carl Rogers y Abraham Maslow. Estaba basado en la psicología "humanística", en la cual los pacientes eran considerados como el único juez de sus acciones y de su comportamiento moral. Habiendo sido pioneros de la técnica de la Aclaración de Valores, los psicólogos la introdujeron en las escuelas y otras instituciones como conventos y seminarios, con resultados desastrosos: los conventos se vaciaron, los religiosos perdieron sus vocaciones y hubo una pérdida al por mayor de la creencia en Dios. ¿Por qué? Porque las instituciones católicas están fundadas en creencias absolutas en, por ejemplo, el Credo y los Diez Mandamientos. La Aclaración de Valores supone un relativismo moral en el cual no hay ningún absoluto correcto o incorrecto y ninguna dependencia de Dios.

     «Este mismo sistema debe ser introducido en las mentes vulnerables de los niños, muchachos y adolescentes en los años 2000 en adelante. La filosofía subyacente de la Aclaración de Valores sostiene que si los profesores promueven virtudes como honestidad, justicia o castidad, aquello constituye un adoctrinamiento de los niños y "viola" su libertad moral. Se insta a que los niños deberían ser libres para elegir sus propios valores; el profesor debe simplemente "facilitar" y debe evitar toda moralización o crítica. Como un abogado comentó recientemente sobre las preocupantes tendencias en la educación australiana, "el tema principal de la aclaración de valores es que no hay ningún valor correcto o incorrecto". La educación de valores no procura identificar y transmitir valores "correctos" ni enseñanzas de la Iglesia.

     «En ausencia de una dirección moral clara, los niños naturalmente toman opciones basadas en sentimientos. La poderosa presión de sus iguales, liberada de los valores que provienen de una fuente divina, asegura que los "valores compartidos" se hundan hasta el denominador común más bajo. Las referencias a la sustentabilidad medioambiental conducen a un modo de pensar donde los argumentos anti-vida para el control demográfico son presentados como responsables y deseables. Del mismo modo, las "opciones informadas" sobre salud y estilos de vida son eufemismos para actitudes antitéticas con los puntos de vista cristianos en cuanto a maternidad, paternidad, el sacramento del matrimonio y la vida familiar. La Aclaración de Valores es encubierta y peligrosa. Es el fundamento de la razón fundamental entera del programa Citizenship y debe ser introducido por estatuto en el Reino Unido pronto. Esto dará a la gente joven valores seculares y les inculcará la actitud de que ellos solos tienen la última autoridad y juicio sobre sus vidas. Ninguna escuela católica puede incluír esta nueva materia tal como está formulada en el documento Curriculum 2000 dentro de su actual provisión curricular. El doctor William Coulson reconoció el daño psicológico que la técnica de Rogers infligía a los jovenes y la rechazó, dedicando su vida a la exposición de sus peligros».

     ¿No deberían aquellos con autoridad en la educación católica actuar de igual forma, cuando "Citizenship" hace su mortal acercamiento?.

     Si permitimos que su subversión de valores e intereses continúe, en futuras generaciones perderemos todo aquello por lo que nuestros antepasados sufrieron y murieron. Estamos advertidos, dice Atkinson. Una lectura de la Historia (todo está en los principales acontecimientos históricos) nos dice que estamos a punto de perder la cosa más preciosa que tenemos: nuestras libertades individuales.

     «Lo que estamos actualmente experimentando», escribe Philip Trower en una carta al autor, «es una mezcla de dos escuelas del pensamiento: la Escuela de Frankfurt y la tradición liberal que se remonta a la Ilustración del siglo XVIII. La Escuela de Frankfurt tiene por supuesto sus orígenes remotos en la Ilustración del siglo XVIII, pero, al igual que el marxismo de Lenin, es un movimiento de ruptura. Los objetivos inmediatos tanto del liberalismo clásico como de la Escuela de Frankfurt han sido por lo general los mismos pero el extremo final es diferente. Para los liberales ellos conducen a un "mejoramiento" y "perfeccionamiento" de la cultura occidental, pero para la Escuela de Frankfurt ellos llevan a su destrucción.

     «A diferencia de los marxistas de línea dura, la Escuela de Frankfurt no hace ningún proyecto para el futuro. (Pero) la Escuela de Frankfurt parece ser más clarividente que nuestros liberales y secularistas clásicos. Al menos ellos ven que las desviaciones morales que ellos promueven van finalmente a hacer la vida social imposible o intolerable. Pero esto deja un gran signo de interrogación sobre cómo sería un futuro conducido por ellos».


     Mientras tanto, la Revolución Silenciosa continúa su marcha.–


No hay comentarios:

Publicar un comentario