BUSCAR en este Blog

jueves, 14 de febrero de 2013

Sobre la Renuncia de Benedicto XVI



     Con respecto a la sorpresiva renuncia de Joseph Ratzinger a su calidad de Sumo Pontífice romano, anuncio hecho este lunes 11 de Febrero (que se concretará este 28 de Febrero), hemos decidido poner en castellano tres piezas informativas. La primera, tomada de dailycensored.com, del periodista estadounidense Stephen Lendman, es casi un obituario y un memorial de ciertos hechos. El segundo artículo, que estaba en lightworkersxm.wordpress.com, pertenece al teólogo Kevin D. Annett, y se aventura más allá del primero en la conjetura de las razones de la súbita dimisión. La tercera nota, publicada ayer en itccs.org, sitio de un Tribunal Internacional para Crímenes de la Iglesia y el Estado, cuyo secretario es el mismo señor Annett, plantea una hipotética causa jurídica. Como en estas situaciones los rumores siempre hacen nata, hemos preferido vacunarnos con éstos. Y no sin dejar de mencionar que al anochecer el lunes 11 en una breve tormenta un rayo cayó sobre la cúpula de la basílica de San Pedro en Roma.






Cambio de Guardia en el Vaticano
por Stephen Lendman
11 de Febrero de 2013


     En Abril de 2005 el cardenal Joseph Ratzinger fue elegido como el nuevo Papa, Benedicto XVI. Entonces él dijo:

     "Queridos hermanos y hermanas. Después del gran Papa Juan Pablo II, los cardenales me han elegido a mí, un simple y humilde trabajador en la viña del Señor".

     Él escondió su pasado oscuro.

     El 11 de Febrero (de 2013) él anunció que renunciará. Él es el primer Papa en hacer eso desde Gregorio XII en 1415. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo que él "nos tomó por sorpresa".

     Él tiene 85 años. Su energía y salud están deterioradas. Esto hasta "el grado en que tuvo que reconocer (su) incapacidad para cumplir adecuadamente el ministerio confiado (a él)", dijo.

     "Por esta razón, y plenamente consciente de la seriedad de este acto, en su plena libertad él declara que renunciará al ministerio del Obispo de Roma, Sucesor de Pedro".

     A las 19:00 horas del 28 de Febrero, será oficial. Su cargo permanecerá vacante hasta que un sucesor sea elegido.

     Él nació el 16 de Abril de 1927 en Baviera. Seis años antes de que Hitler asumiera el poder. A la edad de 14 años él se integró al movimiento juvenil hitleriano. Este hecho al parecer influyó en su carácter autoritario.

     Después de la Segunda Guerra Mundial estudió Teología y Filosofía. En 1951 fue elegido para el sacerdocio. En 1953 obtuvo el grado de doctor en Teología. En 1957 se licenció como conferenciante de Teología de la Universidad de Munich. Él enseñó Dogma de la Iglesia hasta 1981. Luego ascendió en su jerarquía.

     Entre 1962 y 1965 participó en el Concilio Vaticano Segundo. Él sirvió como teólogo del concilio. En 1977 fue designado arzobispo de Munich y Freising. Tres meses más tarde, fue nombrado cardenal. En 1981 Juan Pablo II le pidió que se convirtiera en el guardián supremo de la fe de Roma.

     Como cabeza de la Congregación para la Doctrina de la Fe, él fue de línea dura, inflexible e intransigente. Él sirvió como "Gran Inquisidor". Impuso rígidamente las posiciones reaccionarias, y desafió a los clérigos que se opusieron a ellas.

     En 2004 dicha Congregación publicó en 37 páginas una "Carta sobre la Colaboración de Hombres y Mujeres en la Iglesia y el Mundo". Allí se definía el papel femenino en términos de virginidad, matrimonio, maternidad, y el apoyo al varón jefe de familia. Citaba Génesis 3:16, que dice: "Tu deseo será para tu marido, y él te dominará".

     Él se ganó la oposición de muchos feligreses. La mayor parte de los obispos lo objetaron. Él emprendió la guerra contra la ideología liberal. Él expulsó a los teólogos de centro-izquierda del clero. Él rechaza la modernidad, la ilustración y los valores democráticos. Él deplora las luchas sociales. Su punto de vista es autoritario.

     En 2000 preparó un informe titulado "Dominus Jesus". Juan Pablo II lo aprobó. Allí se afirmaba la supremacía del catolicismo romano. Con esto se ofendió a cristianos y no cristianos por igual. Allí se decía: "Tal como hay un solo Cristo, así existe un solo cuerpo de Cristo, una sola Novia de Cristo, una sola Iglesia Católica y apostólica".

     Él fue ordenado a la edad de 24 años. Él es ideológica y políticamente de la derecha dura. Como cardenal él se opuso a la reforma. El libro de John Allen "Cardenal Ratzinger: El Ejecutor de la Fe del Vaticano" hablaba de él, diciendo:

     "Ratzinger hoy cree que el mejor antídoto al totalitarismo político es el totalitarismo eclesiástico".
     "En otras palabras, él cree que la Iglesia Católica sirve a la causa de la libertad humana restringiendo la libertad en su vida interna, quedando así claro lo que ella enseña y cree".

     Como cardenal y Papa, él se opuso al marxismo, la teología de la liberación, la moralidad liberal, la ordenación de mujeres, al permiso para que los sacerdotes se casen, a la homosexualidad, la masturbación, el control de la natalidad, el aborto, la investigación con células-madre, la disolución de la autoridad jerárquica, y el ablandamiento (del Concilio Vaticano Segundo) de la ortodoxia tradicional en cuanto a la salvación fuera de la Iglesia, las relaciones ecuménicas y los ritos litúrgicos.

     Él reforzó el dogma de la infalibilidad papal. Sirvió como el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Ésta es la institución sucesora de la Inquisición.

     Él prohíbe la teología de la liberación. Él prohíbe, censura y/o excomulga a los clérigos liberales. Estas acciones hicieron que se lo apodase como "el gran inquisidor".

     Antes de su elección como Papa dijo que todas las religiones fuera del catolicismo romano eran "defectuosas". Él denunció lo que llamó "la dictadura del relativismo".

     Él fue el consejero teológico más cercano del Papa Juan Pablo II. Ayudó a elegir a los dos Papas anteriores. Él y otros pontífices ejercen poderes dictatoriales. Sus decretos tienen la última palabra, y son considerados infalibles. Los pontífices gobiernan de la manera que desean. Ellos designan a los funcionarios superiores de la jerarquía de la Iglesia que prefieren. Ellos se consideran por encima de todo reproche. Otros discrepan de aquello con razón.

     Los escándalos de pedofilia de vez en cuando hacen erupción. Los tiempos nunca cambian. La mala conducta ha existido desde hace mucho tiempo. En 2004 la profesora del John Jay College of Criminal Justice Karen Terry publicó junto con otras personas un informe encargado por la Conferencia estadounidense de Obispos Católicos.

     Estaba basado en encuestas de diócesis católicas, y cubría el período 1950-2002. Allí se mostraba que los abusos deshonestos sobre menores de 18 ocurren en "más del 95% de las diócesis y aproximadamente el 60% de las comunidades religiosas".

     "De las 195 diócesis y provincias [eparchies] que participaron en el estudio, todas excepto siete han reportado" al menos a un sacerdote como ofensor.

     "De las 140 comunidades religiosas" estudiadas, "sólo 30 no reportaron" ningún abuso. Pero esto no significa que ellos no existan. Considerando la renuencia de las víctimas a hacer denuncias públicas, es prácticamente seguro que muchos otros incidentes ocurrieron. Miles de niños fueron dañados. La mayoría eran niños entre 11 y 17 años. Cientos de sacerdotes estuvieron implicados.

     El problema es global. En 2001 el ampliamente extendido abuso sexual infantil salió a la superficie. Es particularmente común en Europa, Norte y Sudamérica, Australia, Nueva Zelanda y las Filipinas.

     El encubrimiento es algo muy común. El cardenal Joseph Ratzinger estuvo implicado en ello. Como Benedicto XVI, él barrió el abuso bajo la alfombra. Él quería que los crímenes permanecieran escondidos.

     El 28 de Marzo de 2010 el profesor de teología moral de la Marquette University Daniel C. Maguire apareció bajo el titular "Por Qué el Papa Benedicto Debe Dimitir", diciendo:

     "El Papa Benedicto XVI ahora afronta una importante prueba de hipocresía. Él ha estado aceptando dimisiones de obispos de todo el mundo que dejaron de tomar medidas contra sacerdotes violadores".

     "Ahora ya no está en discusión que él mismo es culpable de la misma negligencia criminal...".

     "Él no tiene ningún derecho moral a esconderse detrás de las paredes del Vaticano". La "tormenta perfecta" de hoy incluye al Papa, "un cardenal del Vaticano, dos miembros de la Delegación apostólica papal, tres arzobispos de Milwaukee, y (lo que es generalmente pasado por alto) la colusión de la policía local y el Fiscal de Distrito".

     Benedicto XVI priorizó la "protección de la Iglesia frente al escándalo", no importando cuántos muchachos han sido dañados. Mejor ellos que la Iglesia. Así ha sido durante siglos.

     La pedofilia es un delito contra la Humanidad. Benedicto y otros funcionarios superiores del Vaticano son cómplices. Está justificado ponerlos en el banquillo. La inmunidad legal no es admisible.

     El crimen es indefendible. Lo mismo el encubrimiento. El Vaticano tiene siglos de esqueletos en su armario. Benedicto tiene muchos esqueletos propios.

     En Enero de 2012 (el incidente conocido como) Vatileaks expuso la corrupción de alto nivel. Los documentos fueron filtrados a periodistas italianos.

     En Mayo de 2012, el libro de Gianluigi Nuzzi titulado "Su Santidad: Los Papeles Secretos de Benedicto XVI" reveló cartas confidenciales y notas entre él y su secretario personal, que habían sido sustraídas por el mayordomo del Papa, Paolo Gabriele.

     Las finanzas papales, los sobornos, otra corrupción, y el abuso de poder fueron revelados. Benedicto calificó las acusaciones como "exageradas" y "gratuitas".

     Gabriele fue puesto a secar. Él fue detenido, juzgado y condenado. Le dieron 18 meses en prisión, y se le ordenó pagar los gastos judiciales. El 22 de Diciembre de 2012 Benedicto lo perdonó. Quizás éste ya había decidido renunciar.

     En su libro "Dios y Sus Demonios", Michael Parenti confrontó el derecho religioso, diciendo: "El dios de la Santa Biblia —tan adorado en Estados Unidos y en otras partes— es ferozmente rencoroso, neuróticamente celoso, intolerante, presuntuoso, castigador, colérico, sexista, racista, jenofóbico, homosexofóbico, sádico y homicida".

     "Como ellos dicen, todo está en la Biblia. Tenga cuidado con aquellos que actúan en nombre de tal dios".

     "Si llegásemos a encontrar estos crueles rasgos en un hombre corriente, juzgaríamos que él necesitaría ser encarcelado de por vida en una instalación de máxima seguridad".

     "Por lo menos no charlaríamos vanamente acerca de cómo él trabaja sus maravillas por caminos misteriosos. De hecho, el Jesús bíblico califica perfectamente bien como fundador y precursor de un cristianismo intolerante".

     "Aquella antigua religión está todavía muy presente entre nosotros y tiene un impacto considerable en la vida política estadounidense".

     Parenti es implacable. Él desafía a las icónicas figuras religiosas. Él expuso sus lados oscuros. Él incluyó a la Madre Teresa, al Papa Juan Pablo II y al budismo tibetano.

     Juan Pablo II "se involucró hasta las orejas en la política contrarrevolucionaria en América Latina y en otras partes", dijo. Él "no dirigió ningún ataque crítico contra dictaduras derechistas". Él las llamó "baluartes contra la revolución comunista". Él intervino en beneficio del déspota chileno Augusto Pinochet. Por entonces, éste estaba bajo arresto domiciliario en Londres.

      La Madre Teresa hablaba profusamente por el mundo "contra el divorcio, el aborto y el control de la natalidad". Sus así llamados clínicas y hospitales eran hospicios mal gestionados. Carecían de asistencia médica. El hambre y la desnutrición estaban muy extendidas. Ella pudo haber hecho mucho para ayudar, pero se abstuvo.

     La presunta beneficencia del budismo tibetano fue denunciada. "Las religiones tienen una relación muy antigua no sólo con la violencia sino también con la explotación económica", dice Parenti.

     "Necesitan" la violencia, él agrega. El catolicismo romano es abundante en ella. Esto precede a la Inquisición y las Cruzadas. Hoy es un lugar común. Así es cómo "saca provecho del cielo".

     La avaricia está bien no sólo en Wall Street. El auto-enriquecimiento de la Santa Sede es a expensas de sus seguidores. La religión sirve a objetivos políticos reaccionarios. "Respaldados por intereses del dinero, los medios cristianos derechistas de comunicación propagan el libre mercado, el corporativismo, el militarismo y el superpatriotismo".

     La religión y la política se mezclan. El catolicismo romano y otras religiones de derecha dura propagan el extremismo ideológico ante audiencias masivas. Los sinvergüenzas de los medios de difusión dan bastante tiempo a las opiniones de centro-derecha, pero los teólogos liberales son excluídos. El fundamentalismo es triunfante.

     "En la mente de los teócratas", dice Parenti, "la libertad religiosa significa el derecho a hacer retroceder la cultura secular e imponer un sistema de creencia monocromático sobre cada uno".

     Parenti insta a contraatacar, diciendo: Tenemos que "hacer retroceder el agrandamiento teocrático reforzando nuestro derecho a mantener nuestras creencias e incredulidades abierta e impunemente".

     "Sólo la fuerza secular y el activismo democrático organizado de nuestra parte responderán a la intolerancia sectaria y a la tiranía apoyada por el Estado de los teócratas reaccionarios".

     Benedicto XVI representa lo peor de ellos. De su sucesor no hay sino que esperar más de lo mismo. Es la política existente desde hace mucho tiempo. Es el estilo del Vaticano.–



Las Ratas Se Escabullen del Vaticano:
El Último Golpe de Estado en Roma
por Kevin D. Annett
11 de Febrero de 2013

Rat-singer y el maestro del golpe de Estado


     Las teorías abundan esta semana ahora que el primer Papa en siete siglos está renunciando a su cargo. Pero como siempre, el camino más directo a la verdad detrás de la corporación más antigua del mundo consiste simplemente en seguir el rastro del dinero: y específicamente el dinero del Banco del Vaticano.

     Pongamos a descansar, en primer lugar, el error de que los "amenazantes escándalos" sobre violaciones de niños y su encubrimiento están detrás de la dimisión de Joseph Ratzinger. Eso es sólo el tema de la portada.

     Nadie en la jerarquía de la Iglesia está perdiendo mucho el sueño sobre su permanente —y respaldada por el derecho canónico— política de ocultación y protección de violadores de niños en sus filas. Incluso la aplicación del Tribunal Penal Internacional sobre tales delitos ha sido bloqueada por legisladores y juristas católicos.

     Lo que pronunció la sentencia de muerte sobre el Papa Benedicto fue su implicación personal en el soborno y las prácticas de blanqueo de dinero del Banco del Vaticano, cómicamente conocido como Instituto para las Obras de Religión (IOR), y cómo aquella sucia conexión dio a la facción anti-Ratzinger en el Colegio de Cardenales la palanca que ellos necesitaban para arrojar al obstinado alemán del trono papal.

     Tuvimos un tufillo de aquella agenda de expulsión de Rat Boy el año pasado, cuando "Vatileaks" irrumpió en las noticias con una historia absurda de cómo el leal mayordomo de Ratzinger Paolo Gabriele reveló los secretos sucios del Papa a los medios italianos. De hecho, los documentos condenatorios que detallan la recompensa secreta de Ratzinger con contratos del Vaticano a sus amigos y miembros de su familia provenían de la oficina del Secretario de Estado del Vaticano, a la cual el mayordomo / chivo expiatorio no pudo haber tenido acceso.

     El Secretario de Estado y el verdadero poder detrás del Papado es el cardenal Tarcisio Bertone, una antigua persona de confianza que también tramó el despido de Gotti Tedeschi, jefe del Banco del Vaticano, en Mayo pasado.

     Tedeschi había tomado muy en serio el llamado del Parlamento Europeo para una "mayor transparencia" del Banco del Vaticano (IOR), y estuvo a punto de revelar a Bruselas cómo sus jefes habían estado lavando dinero para la mafia durante décadas. El último Papa que había intentado tal revelación, Juan Pablo I, murió envenenado en Septiembre de 1978 después de poco más de un mes en el cargo.

     Pero incluso con Tedeschi silenciado, el castillo de naipes del IOR siguió cayendo, mientras el Parlamento Europeo le confiscó 300 millones de euros fraudulentamente adquiridos, y la American Securities and Exchange Commission declaró los bienes y prácticas del IOR como "inseguros". Se estaba requiriendo una importante limpieza de la casa del Vaticano; o al menos, la apariencia de una.

     Fue el fundamental cardenal Bertone quien filtró el diario del Papa y otros papeles incriminatorios a un periodista de Roma amistoso con los católicos, el año pasado el mismo mes en que Tedeschi fue despedido, para preparar al mundo para el retiro de Ratzinger; puesto que es Bertone quien está cosechando ahora las ventajas de la limpieza de la casa papal; él no es sólo un contrincante principal de la posición del Papa, sino un jugador clave en el IOR.

     Durante mi segunda gira de charlas en Roma, en la primavera de 2010, me reuní con varios importantes senadores italianos y funcionarios del parlamentario Partido Radical. Todos ellos dijeron la misma cosa sobre por qué Joseph Ratzinger había sido hecho Papa, y lo que le esperaba. Para citar a uno de aquellos políticos,

     "Nadie llega a ser Papa sin un pasado sórdido, porque sólo con tales deudas puede ser controlado por la Curia. Ocurre lo mismo en cualquier compañía grande. Bien: Ratzinger cometió muchas indiscreciones como cardenal y se hizo de muchos enemigos. Sus cartas firmadas ordenando el ocultamiento criminal eran tan sólo uno de sus pecados. Él debía ser el chivo expiatorio para toda la basura que la iglesia sabía que saldría a la superficie".

     Entonces ahora el chivo expiatorio papal se ha ido, jubilado lejos a dondequiera que los ex-Papas terminen, y ha llegado el tiempo para una vida violentamente hecha a un lado.

     La idea de aplicar cirugía estética a una fachada decadente como la Iglesia de Roma me recuerda a Shirley MacLaine tratando de parecer de cuarenta años a los noventa. Y las apariencias lo son todo en el mundo del espectáculo, así como en la religión.

     Tarcisio Bertone es tan institucional como se pueda ser, y representa al antiguo grupo italiano de la Curia, que es parte de la camarilla de la Mafia-Gobierno-Papado que dirige el país y a la Iglesia Católica romana. En palabras de uno de los senadores romanos con los que hablé,

     "Usted debe entender que en mi país, la Mafia y el gobierno y el Vaticano son todos la misma gente, y ellos tienen realmente sólo una preocupación: proteger sus bienes".

     No puede esperarse que Bertone, o quienquiera de las filas victoriosas de su facción que asuma la tiara papal, haga mucho, sino conservar los activos y la seguridad de la iglesia, y esto quiere decir continuar las políticas de silencio y disimulo que mantienen el dinero fluyendo. Pero sus posiciones son más difíciles ahora como consecuencia de las enormes desavenencias que se están desarrollando dentro de la iglesia en general, donde los Cardenales están afrontando el procesamiento criminal por proteger a violadores de niños, y las conversaciones acerca de desafiliarse de Roma están muy extendidas entre los obispos irlandeses, alemanes y estadounidenses.

     "Tenemos todas las justificaciones para una segunda Reforma ahora. Así de seria es la crisis. La iglesia o se libra de sí misma o afrontará el colapso", dijo recientemente un comentarista de los medios italianos de comunicación.

     Fue fácil despreciar a Joseph Ratzinger: criado en la Juventud Hitleriana, intolerante reaccionario que despidió a los pensadores liberales e independientes en su iglesia como cardenal jefe de la Inquisición del Vaticano, y quien dijo a los obispos estadounidenses que le esperaba el purgatorio a cualquiera de ellos que no encubriera la violación sacerdotal de niños. Incluso entre sus colegas cardenales él era conocido como "Joe the Rat".

     Pero Ratzinger fue un objeto de odio hecho por encargo, y puesto allí para jugar el juego más antiguo en política: el desahogo de la rabia popular sobre un testaferro desechable, de modo que la institución en sí misma pudiera continuar indemne.

     Dudo que sea totalmente coincidente que Ratzinger fuera obligado a renunciar a su cargo tan rápidamente como apenas diez días después de que nuestro Tribunal en lo Criminal publicara online la prueba definitiva de la participación del Papa en crímenes contra la Humanidad. Cualquier nuevo Papa enfrentará las mismas acusaciones, de connivencia en una conspiración criminal masiva.

     Pero la verdadera cuestión no es quién o qué sustituirá a Joseph Ratzinger como el último mascarón de proa, sino cómo desplazar al Vaticano mismo como un poder criminal en sí mismo. Y aquella lucha está recién comenzando.–



El Papa Benedicto dimitió para evitar su detención
y la incautación de la riqueza de la Iglesia
antes de Pascua de Resurrección
13 de Febrero de 2013


Una Nota Diplomática fue publicada ante el Vaticano
justo antes de su dimisión.
El Nuevo Papa y el clero católico enfrentan una acusación y arresto
mientras el plan "Reclamación de Pascua" sigue adelante.


     Comunicado de prensa y declaración ante los medios globales de información del Tribunal Internacional para Crímenes de la Iglesia y el Estado (The International Tribunal into Crimes of Church and State, ITCCS)


Bruselas:

     La dimisión históricamente sin precedentes de Joseph Ratzinger como Papa esta semana fue obligada por la inminente acción de un gobierno europeo de publicar una orden de arresto contra Ratzinger y un embargo preventivo público contra la propiedad y bienes del Vaticano cerca de la Pascua de Resurrección.

     La Oficina Central del ITCCS en Bruselas se ha visto obligada, por la repentina abdicación del Papa Benedicto, a revelar los siguientes detalles:

1. El viernes 1º de Febrero de 2013, sobre la base de pruebas suministradas por nuestra asociada Common Law Court of Justice (itccs.org), nuestra Oficina concluyó un acuerdo con representantes de una nación europea y sus tribunales para asegurar una orden de arresto contra Joseph Ratzinger, alias Papa Benedicto, por delitos contra la Humanidad y ordenar una conspiración criminal.

2. Esta orden de arresto debía ser entregada a la oficina de la "Santa Sede" en Roma el viernes 15 de Febrero de 2013. Esto permitiría que la nación en cuestión detuviera a Ratzinger como sospechoso de un delito si él entrara en su territorio soberano.

3. Una nota diplomática fue publicada por dicho gobierno nacional al Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, el lunes 4 de Febrero de 2013, informando a Bertone de la inminente orden de arresto e invitando a su oficina a acceder. Ninguna respuesta a esta nota fue recibida de parte del cardenal Bertone o de su oficina, pero seis días más tarde el Papa Benedicto dimitió.

4. El acuerdo entre nuestro Tribunal y dicha nación incluía una segunda provisión para publicar un embargo preventivo comercial por medio de los tribunales de dicha nación contra la propiedad y la riqueza de la Iglesia Católica romana, comenzando el Domingo de Resurrección, 31 de Marzo de 2013. Este embargo preventivo debía ser acompañado por una "Campaña de Reclamación de Pascua" (Easter Reclamation Campaign) pública y global por medio de la cual la propiedad de la Iglesia Católica debía ser ocupada y reclamada por los ciudadanos como patrimonio público decomisado conforme a la ley internacional y al Estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional.

5. Es la decisión de nuestro Tribunal y del gobierno de la nación dicha proceder con la detención de Joseph Ratzinger luego de su abandono del cargo de Pontífice Romano bajo la acusación de crímenes contra la Humanidad y conspiración criminal.

6. Es nuestra decisión adicional proceder también con la acusación y la detención del sucesor de Joseph Ratzinger como Papa bajo los mismos cargos, y hacer cumplir el embargo preventivo comercial y la "Campaña de Reclamación de Pascua" contra la Iglesia Católica romana, como estaba planeado.


     Para concluír, nuestro Tribunal reconoce que la complicidad del Papa Benedicto en actividades criminales del Banco del Vaticano (IOR) obligaba a su eventual despido por parte de los funcionarios más altos del Vaticano; pero según nuestras fuentes, el Secretario de Estado Tarcisio Bertone forzó la renuncia de Joseph Ratzinger inmediatamente y en respuesta directa a la nota diplomática acerca de la orden de arresto que le fue publicada por el gobierno de la nación dicha el 4 de Febrero de 2013.

     Pedimos a todos los ciudadanos y gobiernos a asistir a nuestros esfuerzos para legal y directamente des-establecer (disestablish) la Corporación Vaticano (Vatican Inc.) y arrestar a sus principales oficiales y clero que sean cómplices en crímenes contra la Humanidad y la conspiración criminal en curso para ayudar y proteger la tortura y el tráfico de niños.

     Boletines adicionales sobre los acontecimientos de la Campaña de Recuperación de Pascua serán publicados por nuestra Oficina esta semana.


     Publicado el 13 de Febrero de 2013 por la Oficina Central de Bruselas.–




No hay comentarios:

Publicar un comentario