BUSCAR en este Blog

martes, 29 de enero de 2013

John Kaminski - El Muro del Campo de Concentración



     La parte 16 de la serie Tales of the Tribe es la que ahora ponemos en castellano. Escrito por John Kaminski, este interesante artículo, que carece de indicación de fecha de escritura, sigue sacudiendo a los adormilados con respecto a la actuación que a través de la Historia han tenido los medios de comunicación, además de señalar ciertos hechos y figuras desde una perspectiva no corriente, mas ya usual en su autor.


El Muro del Campo de Concentración
Usted debe encaramarse sobre él si espera sobrevivir
por John Kaminski



     "¿Están basadas nuestras creencias en el pensamiento libre, o están basadas en lo que otros desean que nosotros creamos?" (Cathy O'Brien).


     El enemigo es fabricado por la histeria de los medios ─por aquellos que controlan nuestros pensamientos─ y la carnicería con fines de lucro lleva el mismo paso de los sueños rotos de nosotros, lemmings. De hecho, los campos de exterminio de Eisenhower en Francia mataron a muchos más que lo que los campos de concentración de Hitler alguna vez lo hicieron.

     ¿Puede usted posiblemente entender que en todas las guerras de los últimos doscientos años ambos lados en cada agitación social han sido financiados por la misma fuente?.

     El experto en uranio empobrecido Leuren Moret así lo comprende, y expresa claramente el estado actual y real de nuestro mundo... (http://edition.presstv.ir/detail/28469.html).

     El mando en EE.UU., en el Congreso, la Casa Blanca y el Pentágono, ha sido asumido por un gobierno en la sombra ─la sombra de Wall Street y de la City de Londres. Estados Unidos está en bancarrota y está siendo repartido en trozos como un pavo por los globalistas. Europa también lo está... la Unión Europea es sólo otra región que está siendo arrastrada hacia la esclavitud... como EE.UU.-Canadá-México, que se están sometiendo ahora a la unificación. No puedo creer que esta pesadilla global se esté desplegando.

     Nuestros soldados están siendo enviados a Iraq y a Afganistán y se les sentencia a una pena de muerte tan pronto como ellos llegan. Nuestra Guardia Nacional, que está para proteger nuestros Estados de ser sobrepasados por nuestros propios militares, está siendo destruída para hacer más fácil esta toma global del poder. La juventud Negra en los ghettos está rechazando integrarse al ejército. Ellos dicen que "es más peligroso Iraq ahora que el ghetto... nos quedamos en casa".

     El mayor Doug Rokke me dijo que los miembros de pandillas y delincuentes juveniles que vuelven de su servicio en el ejército en Iraq están robando camiones desde bases militares aquí, como en Fort Lewis, y salen a las ciudades cercanas a las bases y roban bancos. Luego ellos vuelven a sus ghettos y matan a la policía... Esto es lo que ellos aprendieron en Iraq.

     En alguna fecha alrededor de 1770, el hombre cuyos herederos llegarían a controlar el mundo entero contrató a un matón homicida llamado Napoleón para saquear toda Europa y asesinar a tantos como fuera posible. "Libertad, Igualdad y Fraternidad" resultó ser sólo una estrategia de ganancia, como las "armas de destrucción masiva". Los Rothschild han financiado ambos lados de todas las guerras desde entonces, hasta Saddam Hussein y el posterior asesinato masivo de dos millones de almas iraquíes.

     En cualquier tiempo y lugar, los medios judíos de comunicación siempre echan la culpa a alguien más: los estadounidenses y los británicos, esta vez; Alemania y Japón hace medio siglo. Pero el titiritero, a través de toda la Historia, es siempre el mismo: Por cualquier nombre corporativo actual que usted desee llamarlo, la dinastía bancaria Rothschild controla una proporción asombrosa de la riqueza del planeta, así como todos los dispositivos que cuantifican y controlan casi todo lo que necesitamos para mantenernos vivos, especialmente el dinero. Rothschild... el hombre cuyo emblema personal sirve como la bandera de Israel en nuestros días.

     Con el control del dinero viene el control de los medios de comunicación, y ese control de la información se extiende atrás en el tiempo tan lejos como usted quiera ir. Compruebe las revoluciones mundiales simultáneas de 1848-50: sayanim judíos desplegados a través del globo, provocando agitación social, capturando el control de los medios y bombardeando su mensaje en las mentes de los no-judios semiconscientes. Los nombres más famosos de la historia política que han sido impuestos sobre nosotros con el tiempo ─Calígula, Bismarck, Churchill (y Franklin D. Roosevelt y Hillary)─ han sido todos miembros de esta cierta tribu ─sí, la que que controla cada aspecto de su existencia.

     Pero usted todavía no lo capta, ¿verdad?. Su condicionamiento es simplemente demasiado profundo. Déle el crédito a los judíos por la erradicación total de su personalidad original y su conversión en un consumidor totalmente manipulado, preembalado y previsible. Considerando la educación que usted ha recibido, no hay simplemente ninguna salida para la mayor parte de ustedes. Sus creencias lo han encerrado a usted en el estatus de esclavo, y su liberación simplemente no es posible, porque usted es incapaz de ver.

     Eche un vistazo, si usted se atreve:

 Cuando el conquistador mongol Kublai Kan acabó con la época de la ilustración en China, él puso a miembros de su propia tribu a gobernar, muy similar a lo que ha sucedido en Estados Unidos hoy, con legisladores y comentaristas judíos que plasman totalmente la información imbuída en el rebaño. El Imperio mongol mató a la mitad de la población de Asia durante la temprana Edad Media, y ahora EE.UU., controlado por los mismos amos de la mente, procura superar aquel total. Los mongoles y los judíos son uno y lo mismo.

 Cuando Colón volvió de su Nuevo Mundo, la Reina Isabel inmediatamente lo puso en la cárcel por las atrocidades brutales que él infligió a los nativos que él asesinó o esclavizó. Cristobal Colón quizá pudo haber sido judío, pero sus promotores ciertamente lo fueron, y esta infección satánica que trata brutalmente a las sociedades estuvo presente desde el mismísimo comienzo de la colonización europea del Hemisferio Occidental.

 Cuando Napoleón estaba cayendo en la trampa puesta por sus propios benefactores, el Banco de Inglaterra (y por ende todo el dinero en el mundo) estaba cayendo en las manos de un tal Nathan Rothschild, el mismo hombre que hizo el plan, y cuyos herederos ahora emplean a gente como David Rockefeller y Henry Kissinger.

 Todas las grandes civilizaciones fueron destruídas por la decadencia desde dentro. Nerón y Calígula eran judíos e hicieron todo lo posible para destruír a Roma. José llevó las plagas a Egipto. Financistas judíos financiaron la Revolución bolchevique. Ahora tenemos a prostitutas homosexuales en los cuerpos de prensa de la Casa Blanca y en las salas de redacción de TV.

     Lo cual nos lleva de vuelta al "Holocausto". ¿Ha visitado usted el Museo local del "Holocausto" en su ciudad?. Ahí es donde usted adquiere la programación de que lo que realmente sucedió, realmente no importa, sino que lo que ellos dicen que pasó es lo que usted debe creer, si usted espera coexistir con el monstruo que dirige el mundo.

     Esto significa aceptar con una sonrisa venenos en sus vacunaciones, y enviar a sus hijos para ser envenenados y/o asesinados en un país lejano por motivos que usted sabe en su corazón que son una sarta de mentiras.

     De modo que ¿qué está sucediendo realmente?.

     Este muro del pensamiento es una cerca de campo de concentración alrededor de nuestras mentes, que nos permite pensar sólo lo que nos conceden pensar por decoro social, corrección política y preceptos religiosos.

     Un muro para mantenernos dentro de la prisión que ha sido ideada para nosotros.

     En nuestro futuro inmediato, hay un muro en el que todos debemos encaramarnos. Es una barrera que debemos superar, una ceguera que debemos subsanar, una pared que debemos demoler ─si es que vamos a vivir un futuro pacífico y feliz como gente libre.

     La grosera carnicería corporativa que desgarra al mundo es el resultado directo de nuestra incapacidad de ver por encima de este muro, esta barrera, de ver lo que realmente es, y lo que es más importante, ver lo que está al otro lado.

     Éste es el obstáculo que todos afrontamos: comprender que en todas las situaciones y siempre, los judíos simplemente no dicen y no pueden decir la verdad. La Historia muestra claramente que ellos nunca lo han hecho, y el sentido común hace obvio para nosotros que ellos nunca lo harán.

     Los judíos fingen conmocionarse por estas palabras, y lloriquean: "Anti-judío". Y aprueban leyes contra tales aseveraciones, después de que ellos han tomado el control del gobierno en el país anfitrión que ellos están saqueando.

     Pero el hecho permanece, demostrable por hechos suprimidos pero auténticos. Los judíos no pueden decir la verdad, bajo ninguna circunstancia.

     ¿Por qué?, pregunta usted. Porque su historia entera, así como su enmascarado objetivo racial, es una mentira gigantesca. Los judíos son los Elegidos, de acuerdo, elegidos para mostrarnos cuánta locura un credo que aboga a favor de crímenes contra los extranjeros puede hacer a un planeta de otra manera sano.

     Aquellos de ustedes que todavía se consideran inmersos en esta cosa llamada la cultura ─que es realmente un laberinto judío de control de la mente─ pueden estar horrorizados por tal comentario. De ser así, sean honestos con ustedes mismos y examinen los méritos del argumento empíricamente y no ideológicamente, prestando particular atención a las tendencias hacia la compasión y el perdón para los pobres judíos que a ustedes se les ha enseñado durante todo su proceso educativo y que continúan recibiendo diariamente desde los medios de comunicación judíos.

     Usted debe entender que las proclamaciones de "anti-judaísmo" (anti-Semitism) son simplemente estratagemas huecas para asustarlo a usted y reducirlo al silencio cuando usted intenta declarar contra los crímenes que están siendo cometidos contra usted. Sólo un judío, o alguien que trabaje para un judío, usaría dicho término, y siempre para el objetivo último de ocultar un fraude criminal, como el "Holocausto" de la Segunda Guerra Mundial, una mentira descarada que ha hecho miles de millones (de dólares) para los judíos en los tribunales controlados por los judíos alrededor del mundo.

     Los judíos no pueden decir la verdad, en ninguna circunstancia. Ninguno de ellos. Ellos tienen que mentir acerca de su propia trayectoria a fin de subsistir en la sociedad que ellos han decidido sabotear para conseguir la riqueza por cualquier medio y a cualquier costo.

     Y ellos deciden simular que a usted lo están ayudando cuando ellos le roban.

     Esta práctica está indeleblemente grabada a través del tiempo, a través de la historia de la Humanidad; pero la mayor parte de este triste cuento ha sido subrepticiamente suprimido, ya que la tribu finalmente aprendió a tomar el control de los medios de comunicación y de todos los centros de aprendizaje del mundo. Ponga a prueba a Harvard y a Yale, dos prominentes universidades judías. O a Google y Wikipedia, dos entidades judías que están en control de Internet. O todas las redes de TV, y todos los periódicos estadounidenses (con unas pocas cuestionables excepciones).

     Sabios comentaristas a través de la Historia nos han contado la verdadera historia en repetidas oportunidades.

     Voltaire: "Ellos son, todos ellos, nacidos con un furioso fanatismo en sus corazones, tal como los bretones y los alemanes nacen con el pelo rubio. No me sorprendería en lo más mínimo si esta gente llegara algún día a ser mortífera para la raza humana" (http://www.marvunapp.com/Appendix3/molochbk.htm).

     Nos estamos acercando a aquel punto.

     «La Historia demuestra, y la Enciclopedia Judía lo confirma, que los llamados "judíos alemanes, rusos, polacos y del Este" son mongoles que aceptaron el Talmud judío, que no es el credo dado a Moisés. El Talmud parece más bien el estatuto de una pandilla de asesinos que una religión, y sin embargo es estrictamente seguido por los llamados "judíos"» (mayor general Conde Cherep-Spiridovich, 1925).

     Esta verdad ("los judíos no pueden decir la verdad") complica seriamente al mundo.

     Esto significa que no podemos confiar en nuestros doctores. Ellos prescriben medicinas llenas de veneno.

     Esto significa que no podemos confiar en nuestros profesores, porque ellos han sido entrenados y enseñados por medio de instrumentos que tuercen la Historia y ocultan la verdadera historia.

     Esto significa que usted no puede confiar en ningún negocio poseído por judíos (incluída la Iglesia Católica), porque usted no será tratado honestamente.

     Esto significa que toda la educación que hemos recibido durante toda nuestra vida que haya pasado por manos judías ─y esto incluye prácticamente todo: TV, películas, música, y escuelas; incluso lo que nuestros padres nos dijeron─ está comprometido y es poco fiable.

     ¿Cómo es eso de la dislocación cultural?: Cada fragmento de información que usted ha ingerido ha sido manipulado, alterado, ideado para satisfacer un objetivo particular. Y aquel objetivo es su esclavitud.


El pulpo

     «Hay un momento en que la operación de la máquina se hace tan detestable y lo pone a usted tan enfermo en el fondo, que usted ya no puede participar; usted no puede participar ni siquiera pasivamente, y usted tiene que poner su cuerpo sobre los engranajes y sobre las ruedas, sobre las palancas, sobre todo el aparato, y usted tiene que hacer aquello para detenerla. ¡Y usted tiene que indicar a la gente que la dirige, a la gente que la posee, que a menos que usted sea libre, la máquina será impedida de trabajar en absoluto!» (Mario Savio).

     Del fallecido William Pierce, citando al geógrafo romano Estrabón (c. 100 a.C.):

     "Los judíos han penetrado cada país, de modo que es difícil encontrar algún lugar en el mundo donde su tribu no haya entrado y no haya llegado a ser dominante". Note aquellas palabras: "No hay ningún lugar donde ellos no hayan llegado a ser dominantes".

     Pierce añadió: «Durante la Edad Media ellos fueron expulsados en masa de cada país en Europa, repetidamente. Ellos fingen hoy que esta supuesta "persecución" era el resultado de la intolerancia religiosa de parte de sus anfitriones, pero de hecho esto era simplemente la defensa propia de parte de sus anfitriones, la misma clase de reacción ante su presencia que habían tenido los egipcios y los griegos y los romanos y todos los demás en tiempos pre-cristianos. Y fue esta barrera de odio entre los judíos y el resto del mundo lo que hizo posible para ellos mantener su identidad y su sentido de auto-conciencia racial».

     En 1884 el Papa León XIII lo hacía publicar:

     "Primero atrae y luego retiene a sus asociados por medio del cebo de la ventaja mundana que asegura para ellos. Doblega a los gobiernos a su voluntad, a veces mediante promesas, otras veces mediante amenazas. Se ha abierto camino en cada clase de la sociedad, y forma un poder invisible e irresponsable, un gobierno independiente como si estuviera dentro del cuerpo corporativo del Estado legal. Por esa razón vemos que los hombres son tentados públicamente por las muchas seducciones del placer, y que hay diarios o panfletos sin moderación o vergüenza, obras de teatro notables por su licencia, que los diseños de las obras de arte son desvergonzadamente buscados en las leyes del llamado realismo, y que todos los halagos del placer por medio de los cuales la virtud puede ser adormecida son diligentemente buscados. Ha habido en estas sociedades secretas algunos que han propuesto astutamente y a propósito, que la multitud debería estar satisfecha por una licencia ilimitada del vicio, ya que cuando esto ha sido hecho, podría quedar más fácilmente bajo su poder y autoridad".

     Sí, hay algunos judíos que admitirán la verdadera historia:

     "Considerando que la patria histórica de los judíos modernos son los prados de Mongolia y no las soleadas colinas de Palestina, cualquier reclamación de un derecho histórico de residencia, mucho menos de un carácter de nación en Palestina, no tiene sentido en absoluto. Con la misma lógica, todos los católicos del Tercer Mundo que fueron convertidos por un misionero italiano podrían reclamar el derecho de tomar posesión de Roma y expulsar a los italianos" (Andrew Winkler).


     Y otros alemanes que conocen demasiado bien la verdadera historia de la Segunda Guerra Mundial:

     «¿Sabía usted que bajo la gobernación de Eisenhower 13,2 millones de alemanes fueron sistemáticamente privados de comida hasta que murieron de hambre... DESPUÉS DE SU RENDICIÓN en 1945?. Esto es todavía una cuenta abierta, aún no saldada. Éste es sólo uno de los muchos motivos "secretos" de por qué los revisionistas son tan brutalmente suprimidos» (Hans K., Columbia Británica).

     Y hay todavía otros que tienen un cuadro completo de lo que ha ocurrido en el mundo desde tiempo inmemorial:

     "El primer paso en la reorganización del Estado, sin embargo, debe involucrar a los judíos, ya que sin una solución del problema judío no hay ninguna esperanza" (Stojgniev O’Donnell).
                                                
     O nos levantamos y castigamos duramente a la bestia, o ella nos golpeará. La lección del "Holocausto" es que los judíos asesinarán a los suyos a cambio de obtener un beneficio. Sólo imagine lo que ellos han planeado para nosotros.-


No hay comentarios:

Publicar un comentario