BUSCAR en este Blog

sábado, 1 de diciembre de 2012

Roi Tov - Sobre Cristianismo y el Talmud



     No son muchos. Él mismo dice que está en el reducidísimo grupo de israelíes que han desertado o que han denunciado los males y abusos del sionismo. Roi Tov dice que ése es el "nombre de guerra" que escogió cuando se convirtió a otra religión judía, el cristianismo (nombre que en hebreo significaría "El Buen Pastor"). Dice que fue un alto militar y científico del Estado sionista, del cual huyó. Supondremos que es verdad. Ha escrito un libro que promociona en su sitio. Hemos traducido dos de sus breves artículos desde www.roitov.com, abordando el primero la consabida tesis de que no todos los que parecen ser, son (o como diría Pablo, es judío el que lo es espiritualmente), y el error en que están algunos cristianos. El segundo texto trata acerca del libro sagrado de los rabinos (no, no es la Biblia) y algunas cosas relativas e interesantes históricamente. Puede haber algo de desinformación (el cristianismo lo es), pero la intención aparenta ser honesta.





El Nombre de Jesús Fue Cambiado
por Roi Tov


     Nací de padres judíos. Algunos en mi familia más distante murieron en las guerras europeas del siglo XX. Con todo, soy un cristiano. Mi conversión fue un proceso largo. Cuando yo era un estudiante en una escuela secundaria israelí en un kibutz en el valle del Jordán, aprendí que el nombre de Jesús en hebreo había sido cambiado de modo que es ahora una sigla que significa "Sean Olvidados su Nombre y su Memoria". El nombre de Hitler no había sido tocado; por ende —pensé— Jesús debe haber cometido un crimen extremadamente grave. En efecto él lo cometió. Poniendo el énfasis en la fe y en el amor, él amenazó seriamente a los Fariseos —que posteriormente iban a ser llamados Rabinos— y su monopolio de la interpretación del Antiguo Testamento.

     Los Fariseos usaron su interpretación, llamada el Talmud, para crear una vida conveniente para su propio grupo. Por esto Jesús los llamó "hipócritas". Me llevó un largo tiempo caminar el resto del camino hacia la Iglesia cristiana. Uno de los obstáculos era la propaganda farisaica que enseña que el judaísmo es tanto una religión como un grupo étnico, implicando así que un judío no puede convertirse. Un problema más serio era la enseñanza cristiana de que todos somos pecadores. Los judíos creen que ellos nacen perfectos; desde la infancia a ellos se les dice que son el Pueblo Elegido.

     Durante mucho tiempo acepté toda la doctrina cristiana, excepto por aquel punto. "Yo no maté", seguí diciéndome. Un día, intenté un cambio semántico y me dije a mí mismo: "No soy perfecto". El siguiente paso fue inmediato; entendí que yo era un pecador porque yo era imperfecto y así incapaz de guardar cualquier conjunto de leyes religiosas. Después, adopté el mundo cristiano: está dentro de mi mente y, principalmente, dentro de mi corazón.

     Soy un miembro activo de la Iglesia y tengo varios cargos formales en ella. He enseñado la Biblia en hebreo en un seminario bíblico y soy regularmente invitado a hablar en muchas iglesias. He dado sermones, servicios religiosos breves, he aparecido en programas de radio y televisión, y he conducido grupos profesionales y grupos de estudio en iglesias luteranas, presbiterianas, de Pentecostés y otras. Soy un cristiano de la corriente predominante, bien conocido y ampliamente aceptado por las comunidades católicas y evangélicas.

     Fue difícil para mí ignorar la influencia sionista. Muchos miembros de las iglesias de Pentecostés suelen llevar consigo la Estrella de David. Éste era un símbolo hindú para la fuerza espiritual, que fue robado por los Fariseos en un momento de debilidad espiritual. Hasta que me escucharon hablar, muchos de ellos confundían el Estado de Israel con el Reino de Israel. La teología cristiana clásica enseña que el Reino de Israel es espiritual y que nosotros, la gente de la fe en Jesucristo y de temperamento afectuoso, somos ese reino. El Estado de Israel es sólo una más de las tribulaciones descritas en el Nuevo Testamento.

     Comencé a explicar, cuidadosamente y con amor, este venenoso error que el sionismo introduce deliberadamente en el cristianismo. Todos podemos cometer errores o ser manipulados para cometer errores. En dos diferentes ocasiones descubrí a oyentes arrancándose su Estrella de David. Una vez me dijeron entre lágrimas: "Hasta que lo escuché a usted, no me sentía digno de Dios por no haber nacido judío".

     Las ideas, los símbolos y los términos cambian con el tiempo; sobre todo aquellos que han estado con nosotros durante miles de años. La palabra hebrea actual para "religión" originalmente significaba "ley", un claro signo de que se remonta a un tiempo antes de que hubiera países o ley secular a la manera en que lo entendemo hoy. En aquellos tiempos, la religión era la ley de la gente. Del mismo modo, la palabra moderna para "gentil" en hebreo, a saber "goy", originalmente significaba sólo "gente" [¿y luego?].

     Por consiguiente, cuando consideramos un término usado en la Biblia, debemos determinar su sentido basado en su contexto y el período en el cual estaba siendo usado. Esta precisión es particularmente pertinente cuando se consideran símbolos cuyo uso se extiende por épocas enteras, como "Pueblo de Israel" y "Reino de Israel". Estos términos han evolucionado y han cambiado. Sin embargo, los Fariseos y sus simpatizantes congelaron su significado en un cierto momento, ignorando los desarrollos que no eran de su gusto.

     Al principio, "Pueblo de Israel" era un término que se refería a un grupo genético que hizo un convenio especial con Dios, a saber, los descendientes de Jacob, que fue rebautizado como Israel. Aún así, no todo se dio suavemente. El viejo convenio fue roto por la idolatría y la adoración del oro mientras Moisés estaba todavía en la montaña. La respuesta de Dios fue clara: los infractores murieron en una plaga. No todos los hijos de Israel pertenecen al Pueblo de Israel.

     Incluso en aquellos tempranos días, sólo aquellos que obedecieron a Dios fueron considerados como parte del Convenio. Además del pacto general con el pueblo, un convenio con una persona sola fue hecho. Moisés hizo un inusual convenio personal, del mismo modo que Abraham lo había hecho antes.

     La triste verdad es que los pactos generales nunca funcionan; somos pecadores por naturaleza, y esperar que todos en un grupo grande de gente serán capaces de seguir un conjunto de leyes religiosas es falso por definición. En el cuadro más grande, la incapacidad para seguir un conjunto complejo de leyes religiosas tenía su objetivo: esto nos condujo al cristianismo, y a la simplicidad de la regla de oro. En su expresión original, aparece en Levitico 19:18 como "Amarás a tu prójimo como a ti mismo".

     Los convenios posteriores, como los hechos con Fineas y David, eran siempre personales, y la definición del término "Pueblo de Israel" siguió cambiando. La mayor parte del Antiguo Testamento cuenta la historia de las violaciones del Convenio realizadas por el Pueblo de Israel.

     Isaías y Jeremías —entre otros— anunciaron del modo más claro posible que la situación estaba a punto de cambiar. Ellos hablaron de un nuevo Convenio, formado como un pacto personal abierto a cualquiera que estuviese dispuesto a honrarlo. Sería un convenio para las Naciones, en el cual todo ser humano, sin tener en cuenta sus genes, sería bienvenido.

     En Isaías cap. 53 se hace la alusión más clara a Jesús, y tal vez ésa es la razón por la que es ignorado en las escuelas israelíes. En Isaías cap. 58 se describe la compasión que Dios espera de nosotros en nuestro trato con nuestros semejantes. Sin embargo, los Fariseos siempre crean y viven en sociedades que hacen caso omiso de tales principios. Quizás por eso ellos ignoran la escritura que los incluye.

     Más tarde, Amós y Oseas advirtieron al reino del Norte —el terrenal reino de Israel— que retornara a Dios, pero fueron ignorados. Poco después, el reino fue destruído por los asirios, y su gente dispersada a los vientos. Así de sencillo, diez tribus dejaron de pertenecer al Pueblo de Israel. Incluso entonces, no todo Israel era Israel. No todo el Pueblo étnico de Israel pertenece al Pueblo espiritual de Israel.

     El moderno Israel es manejado por un grupo fariseo-rabínico que no proporciona una red de protección social para sus ciudadanos. Las personas sin hogar mueren en las calles de Tel-Aviv; hay niños hambrientos en el Estado de Israel. La gente es discriminada por el Estado según su raza y religión. Estos hechos son un testimonio de la implementación selectiva de la Escritura por los líderes religiosos y políticos de aquel país. El Estado de Israel no es el profetizado Reino de Israel.

     Las advertencias de Isaías y Jeremías no fueron escuchadas. Jesús vino e hizo un Nuevo Convenio, uno en el cual somos medidos por nuestra fe, y en el cual nuestras acciones son el testimonio de esta fe ante todos. El Pueblo genético de Israel no pertenece automáticamente a este Nuevo Convenio. Desarrollando la idea de que no todos los hijos de Israel pertenecen a su Pueblo, Pedro dijo a los judíos que a menos que ellos aceptaran la nueva realidad, dejarían de pertenecer al Israel espiritual. Los seguidores de Cristo son los descendientes espirituales de Abraham; en Gálatas 3:28 aprendemos: "No hay ni judío ni griego, no hay ni esclavo ni libre, no hay ni masculino ni femenino: ya que ustedes son todos uno en Cristo Jesús". Nosotros estamos unidos por la fe en Dios omnipotente y no divididos por ello. No hay ningún racismo aquí; cualquiera puede integrarse.

     Jesús derrumbó las murallas del racismo insano. Él trajo un nuevo convenio basado sobre principios espirituales, no genéticos. La fe y el amor son los requisitos básicos para ser parte del Pueblo de Israel y pertenecer al Reino de Israel. El verdadero Reino es espiritual, sin paredes similares a un ghetto rodeándolo.

     La interpretación selectiva y manipuladora de la Biblia —ignorando grandes secciones del Antiguo y todo el Nuevo Testamento— es el sello de los Fariseos. Viendo su deshonestidad, Jesús los resumió en una sola palabra: hipócritas.

     Incluso el nombre de Hitler no fue cambiado.




Citar el Talmud ¿Es Anti-judío?
por Roi Tov


     ¿Debería uno ser definido como anti-judío por citar textos del Talmud que predican la comisión o la justificación de delitos, textos que animan a los partidarios del Talmud —al menos— a ser colaboradores, o incluso instigadores, para cometer un delito?.

     Esta pregunta es seria, puesto que el moderno Estado de Israel impone sobre sus ciudadanos las opiniones religiosas de los descendientes de los Fariseos, a saber, los Rabinos. Los rabinos actúan según las enseñanzas de Talmud. De tal modo, Israel está aceptando el Talmud y sus enseñanzas. ¿Qué significa esto?.

     ¿Quiénes eran los Fariseos?. En 539 a.C. los persas conquistaron Babilonia, donde muchos judíos estaban exiliados. Los persas les permitieron volver a Jerusalén, donde los Saduceos —los sacerdotes— se convirtieron en la autoridad de facto de los judíos. Mientras los sacerdotes controlaban el Templo, los escribas monopolizaban el estudio de la Torá, que era leída en público durante los días de mercado.

     Sin embargo, después de la caída del Reino de Judá y el exilio a Babilonia —donde el pueblo pudo presenciar una sociedad más desarrollada— el prestigio de los Saduceos estaba en decadencia. Los escribas aprovecharon esto y comenzaron el proceso de organizarse ellos mismos en un partido político [los Fariseos] que afirmaba poseer la interpretación correcta de la Biblia, interpretación que ellos llamaron la Ley Oral. Ellos basaban tal afirmación en su erudición —ellos estaban entre los pocos que podían leer— y en el fracaso de los sacerdotes para restaurar el esplendor del antiguo reino. "Algo anda mal con su interpretación", susurraron los fariseos a la gente.

     Mucho más tarde ellos se convirtieron en los líderes religiosos del pueblo, y en un brillante acontecimiento de mercadotecnia, ellos cambiaron su título por el de "rabino" ("mi maestro", o literalmente "mi mucho").

     ¿Qué es el Talmud?. El Antiguo Testamento fue considerado peligroso por los Fariseos. Simplemente, muchas de las leyes mosaicas eran incómodas, e inconvenientes, de cumplir. Además, las profecías en cuanto a Jesús en el Antiguo Testamento eran difíciles de ignorar. Afrontando tal problema, estos hombres laboriosos hicieron funcionar un plan de dos etapas. Primero, se creó una Ley Oral. Éstas eran leyes que definían cómo deberían ser interpretadas las leyes mosaicas del Pentateuco. Usándolas, ellos podían torcer cualquier ley para su conveniencia. Ellos afirmaron que la Ley Oral fue dada verbalmente por Moisés a sus antepasados. La Biblia no apoya esta afirmación.

     En una cierta etapa, antes de que Jesús naciera, comenzó la compilación de esta Ley Oral en libros. El resultado fue la creación de una nueva camada de libros colectivamente conocidos como el Talmud, que incluía todas las interpretaciones formales del Pentateuco, los cinco primeros libros de la Biblia. Todos los otros libros de la Biblia fueron considerados como poco más que fábulas por los Fariseos.

     Hoy en día, los rabinos —los descendientes espirituales de los Fariseos— consideran el Talmud como el principal libro de la ley. Desde entonces, los fariseos y los rabinos pueden manipular las interpretaciones de la ley para su beneficio personal.

     En los tiempos de Jesús el Talmud estaba todavía incompleto, pero sus fundamentos ya influían en el comportamiento de los fariseos. La manipulación de la ley mosaica para el beneficio personal de los fariseos —la tarea principal del Talmud— es una y otra vez denunciada por Jesús. El texto más fuerte sobre el asunto es el capítulo 23 entero del Evangelio de Mateo. Sin embargo, éste no es el único texto relevante. Él también dijo:

     «Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición. Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, diciendo: Este pueblo con su boca se acerca a mí, y con sus labios me honra; mas su corazón lejos está de mí. Mas en vano me honran enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres» (Mateo 15:6-9).

     Y: «Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir: Él homicida ha sido desde el principio; y no permaneció en la verdad; porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira» (Juan 8:44).

     Durante los tiempos medievales varias controversias tuvieron lugar entre teólogos cristianos y judíos. El Talmud fue un tema principal en dos de ellas. La primera ocurrió en París en 1240, y fue conducida por Nicholas Donin de la orden franciscana; él era un converso desde el judaísmo. La comisión de los teólogos cristianos encontró los textos tan ofensivos, que condenó al Talmud a ser quemado. El 17 de Junio de 1244, veinticuatro cargas de carro de manuscritos fueron quemadas públicamente.

     Mucho más famosa que la primera, la Controversia de Tortosa fue sostenida entre 1413 y 1414 en Tortosa, España. Nuevamente, fue iniciada por un cristiano convertido desde el judaísmo, en este caso el médico del Papa, llamado Joshua Lorqui. Uno de los temas principales fue definido como: "los errores, herejías, profanación y blasfemias contra la religión cristiana" en el Talmud. Al finalizar, el Papa ordenó que todos los libros del Talmud fueran entregados a sus funcionarios para la censura. Sin embargo, los textos originales sobrevivieron.

     El Talmud, que está escrito en hebreo y arameo, fue en gran parte ignorado por el mundo hasta que la traducción de Colegio de los Judíos fue publicada por Soncino Press [compañia editora judía del Reino Unido] entre 1935 y 1948. Ésta fue la primera traducción inglesa completa, producida por eruditos judíos de reconocida autoridad en el mundo, y es considerada un texto confiable. Es importante tener esto en mente al juzgar las siguientes secciones.

     Una vez que esta tarea fue llevada a cabo, el camino estaba abierto para un examen internacional del texto. Elizabeth Dilling publicó la primera crítica del Talmud, un libro llamado The Jewish Religion: Its Influence Today. Ella usó el Talmud de Soncino, y cita también la Enciclopedia Judía, la Enciclopedia Judía Universal y otras publicaciones. Su análisis es considerado serio.

     Antes de seguir con la respuesta de la comunidad judía a la publicación de Dilling, me gustaría traer algunos de los comentarios que aparecen en su libro.

     Moisés enseñó una y otra vez que el forastero debía ser tratado de la misma forma que los israelitas: «Como a un natural de vosotros tendréis al peregrino que peregrinare entre vosotros, y ámale como a ti mismo: porque peregrinos fuísteis en la tierra de Egipto: Yo Yahvé vuestro Dios. No hagáis injusticia en juicio, en medida (de tierra), ni en peso, ni en (otra) medida» (Levitico 19:34-35).

     «Amaréis pues al extranjero: porque extranjeros fuísteis vosotros en tierra de Egipto» (Deuteronomio 10:19).

     «Una misma ordenanza tendréis, tanto para el forastero como para el nativo del país» (Números 9:14).

     Pero la ley oral, o las Tradiciones de los Fariseos, como está registrado en el Talmud, invierten las enseñanzas de Moisés. En Baba Mezia 108b dice: «Sólo ustedes son designados como "hombres"». El pasaje de Baba Mezia trata acerca de las tumbas de los no-judíos que se clasifican como tumbas de animales. "(Con) las tumbas de los gentiles no (te) contamines", es el edicto.

     No es de extrañar que Cristo dijera: «Y él respondiendo, les dijo: ¿Por qué también vosotros traspasais el mandamiento de Dios por causa de vuestras tradiciones?» (Mateo 15:3); y también:

     «Invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que entregásteis; y muchas cosas hacéis semejantes a éstas» (Marcos 7:13).

     El Talmud enseña en Baba Bathra, Folio 54b, que los no-judíos no tienen ningún derecho a la propiedad. Sus posesiones son "como la tierra sin reclamar en el desierto". El pasaje aparece en la página 222 de la edición Soncino: "Rab Judá dijo en nombre de Samuel: La propiedad de un pagano se encuentra en el mismo nivel que la tierra del desierto; quienquiera que primero la ocupe adquiere la propiedad".

     La ocupación de Palestina ¿aparece ahora bajo una nueva luz?.

     El Talmud está obsesionado con asuntos pornográficos, y tocar algunos de ellos aquí es inevitable. Moisés ordenó que si una mujer ha copulado con una bestia, ambos deberían ser muertos (Levitico 20:16), y que un sacerdote no debe casarse con una puta o con una mujer que es profana (Lev. 21:7). El Talmud invirtió esto y enseña que "la cópula antinatural no hace que a una mujer le esté prohibido casarse con un Sumo Sacerdote"; desde entonces "usted no encontrará ninguna mujer [no] elegible" (Yebamoth, Folios 59a-59b).

     Entonces, el fallo de los rabinos es: "Una mujer que haya copulado con una bestia es elegible para casarse con un sacerdote, e incluso con un Sumo Sacerdote", y "el resultado de tal cópula es considerado como una mera herida, y la opinión que no considera un himen casualmente herido como una descalificación, no considera como tal dicha cópula tampoco".

     El Talmud nos aclara que los bebés varones pueden ser usados como objetos para la sodomía por hombres crecidos. La excusa farisaica consiste en que hasta que un niño alcance la madurez sexual, él o ella no está calificada como una persona; de aquí que las leyes bíblicas contra la sodomía en este caso no se aplican. A través de todo el Talmud "nueve años y un día" es la edad de la madurez masculina.

     Según el Talmud, bajo "nueve años y un día", la "primera etapa de la cópula" de un muchacho con su madre, o cualquier mujer crecida, es inocua. Shammai —que contribuyó con varios textos al Talmud— rebaja la edad a ocho años en algunos casos.

     No menos impactante es el texto siguiente: "Cuando un hombre maduro tiene una cópula con una pequeña niña no es nada, ya que cuando la muchacha es menor de tres años es como si uno pone el dedo en el ojo: las lágrimas surgen del ojo una y otra vez, y del mismo modo la virginidad vuelve a la pequeña niña menor de tres años".

     Ésta es la doctrina talmúdica sobre los bebés. La sodomía y la cópula con ellos son el derecho del hombre talmúdico. ¡Qué contraste con las enseñanzas de Cristo!.

     Esto no es todo. "Una doncella de tres años y un día puede ser adquirida en matrimonio mediante coito" (Sanedrín 55b, Sanedrín 69a-69b, y otros).

     Las niñas bebés de tres años pueden invocar castigos sádicos sobre aquellos que tienen cópula con ellas cuando ellas son "Niddahs" (están menstruando), una imposibilidad física (Sanedrín 55b, Sanedrín 69a).

     Estos crímenes —y todas sus variaciones imaginables— aparecen una y otra vez. ¿Qué clase de hombres escribió estos textos?. ¿Qué clase de hombres son sus seguidores?.

     Cada rabino en el mundo tuvo que estudiar este texto a fin de graduarse. ¿Lo contrataría usted como niñera?.

     Citar las herejías del Talmud en público es peligroso. En 1944, las opiniones de Dilling la involucraron en lo que fue llamado un "proceso judicial de sedición de masas". El caso fue finalmente desestimado por un Tribunal Federal como "una parodia de justicia". Yo estoy temeroso de comentar sobre el Talmud: yo ya soy un refugiado y no necesito añadir motivos para mi persecución. En cambio, traeré las propias palabras de Dilling que aparecen en una edición posterior de su libro:

     «El núcleo del poder mundial del Anticristo judío, el poder financiero e industrial mejor descrito en Apocalipsis 18:11, es el AMERICAN JEWISH COMMITTEE con su hermandad B’nai B’rith, y su "policía secreta", su calumnia y su arma de la ruina, la Liga Anti-Difamación (ADL). Después de haber empujado a un reacio EE.UU. hacia la Segunda Guerra Mundial —para extender el Comunismo a través de la Tierra, y con su base del primer mundo, la Rusia soviética, como nuestro "aliado"—, se decidió que se aplastara a todos los ANTI-COMUNISTAS juzgándolos como "fascistas y nazis". Una serie de acusaciones contra aproximadamente 30 anti-comunistas, de los cuales yo fui uno, fue tramada por el Comité Judío Estadounidense (AJC) en 1942, 1943 y 1944. La acusación de 1942 nunca llegó hasta un juicio. La acusación de 1943 fue desestimada en Washington por el Juez Adkins. Sólo la acusación de 1944 fue a proceso bajo un títere juez Eicher. Una increíble farsa fue organizada sin ninguna legalidad o hecho. Después de la muerte del juez Eicher, el caso fue desestimado por el juez Bolitha Laws, con la denuncia mordaz de que había sido un delito llevar a aquella gente a juicio todo aquel tiempo sin una sola evidencia que respaldase la acusación presentada por la fiscalía contra NINGÚN acusado. La prensa comunista había estado disfrutando de que el "juicio por sedición" fuera parte de los "procesos de Purga de Moscú" entonces en sesión en toda Europa. Reproduje el artículo en uno de mis Boletines, y lo envié a cada Miembro del Congreso».

     Considerando esto, citar el Talmud ¿es anti-judío?.–



No hay comentarios:

Publicar un comentario