BUSCAR en este Blog

domingo, 16 de diciembre de 2012

John Kaminski - La Plaga Gay



     En su serie What's That Ticking Sound? John Kaminski ha archivado el siguiente artículo, que hemos traducido, con el número 80. Fue publicado a comienzos de este año. John Kaminski es un escritor que vive en la Costa de Golfo de Florida, constantemente tratando de entender por qué nos estamos destruyendo a nosotros mismos, y tratando de localizar con precisión un sistema de creencias corrupto como el motor de nuestra muerte.

Comprendiendo las fuerzas destructivas
que determinan la manera en que pensamos
por John Kaminski
9 de Enero de 2012



     Los homosexuales no son seres humanos normales, del mismo modo que los judíos no son ciudadanos normales de ningún país en el cual ellos residan.

     La aceptación pública de la homosexualidad ha sido usada por los titiriteros judíos para desestabilizar las sociedades que ellos están saqueando.

     Todas las sociedades están unidas sobre la base de la protección de los propios hijos y la propiedad. Los homosexuales y los judíos sabotean esta mancomunidad mantenedora de la vida, por cuanto ellos están motivados por sus propias propensiones patológicas fisiológicamente desviadas.

     La aceptación original y oficial de la homosexualidad en la sociedad contemporánea ocurrió en 1973 después de una larga yihad de tres años de escandalosos insultos públicos a los psiquiatras estadounidenses por un ejército ad hoc de activistas gay.

     Para conseguir que los agresivos homosexuales dejaran de acosarlos, la Asociación Psiquiátrica Estadounidense sondeó a sus 10.000 miembros y por un voto declaró que el Manual de Diagnóstico y Estadística de Desórdenes Mentales II (DSM-II) ya no clasificaría a la homosexualidad como una patología. A cambio, sería llamada un estilo de vida alternativo.

     Ninguna evidencia médica de ninguna clase tomó parte en esta decisión.

     Pisándole los talones a diez turbulentos años del totalmente judío Movimiento de Liberación Femenina, que exacerbó el deterioro de la familia nuclear estadounidense, este pronunciamiento gay posteriormente hizo borrosos lo que los tipos religiosos podrían llamar los límites de la decencia, e impulsó vigorosamente la homosexualidad hacia el centro de la atención pública como algo que merecía nuestra tolerancia y compasión.

     En un nivel interpersonal, esta actitud es deseable, porque el afecto y la comprensión son las cosas más importantes en la vida.

     ¿Pero qué debemos tratar de entender?. Una perversión fisiológica y psicológica. Esto no es un estilo de vida alternativo, sino que es la consecuencia fisiológica de la deficiencia de testosterona durante el embarazo temprano lo que produce varones afeminados [1].

[1. http://news.softpedia.com/news/Low-In-Utero-Testosterone-Levels-Determine-Homosexual-Behavior-in-Males-52005.shtml].

     La verdadera pregunta es por qué aquellos varones afeminados producen una cultura tan extravagantemente depravada, y la respuesta simple es porque la homosexualidad es depravada, anti-natural e irresponsable al más alto grado.

     Es probablemente el arma más potente en el arsenal de la plantilla judía de desestabilización, que ha destruído hasta ahora la mayor parte de los países a los que ha tocado (y han sido casi todos).

     En un nivel sociológico, la tentativa de pretender que los homosexuales son normales ha resultado sólo en lo que el comportamiento homosexual siempre produce:

— Ataques sexuales no deseados contra niños y adultos.

— Empeoramiento acelerado de la familia nuclear.

— Desvío del curso de las discusiones acerca de cualquier cosa debido a tener que reconocer la perspectiva gay (que es impresionantemente parecida a la perspectiva judía), y...

— La completa falta de fiabilidad y de credibilidad en cualquier institución, organización o negocio que emplee a homosexuales, cuyo comportamiento, en el ocultamiento o en el extravagante alarde de su actitud escogida, siempre desestabiliza cualquier relación con cualquier miembro de la mayoría heterosexual.


     La respuesta que usted consigue cuando usted protesta por estas cosas es siempre: "Debemos tolerar a los otros que son diferentes".

     La respuesta a eso siempre debería ser: "No tengo ningún deseo de reconocer como normal un trastorno obvio, una desviación repugnante del comportamiento normal, porque (1) me da asco, y (2) es una conducta extraordinariamente insalubre y destructiva".

     Por lo tanto, es un pequeño porcentaje de aberrantes psicológicos y fisiológicos el que fuerza a la gran mayoría de heterosexuales corrientes a tolerar algo que les repugna, verificándose la observación de Nietzsche de que la filosofía judía promueve la enfermedad y la depravación como virtudes, algo que observamos en los tendenciosos medios de comunicación de hoy casi cada día.

     Cómo esta completa agenda pro-gay ha producido una metástasis en la alcantarilla de la ingeniería social destructiva que ahora domina a la sociedad predominante —con prominentes abogados transgenéricos en nuestra Corte Suprema y homosexuales de armario seleccionados como los presidentes, senadores, jueces y generales de Estados Unidos, de manera que ellos pueden ser controlados con mayor eficacia por sus amaestradores en las sinagogas suburbanas de la Costa Este— es el foco de nuestra historia esta noche.

     Usted ya debe saber que desde hace una década o más, el veneno judío que gobierna desde la Federación Estadounidense de Profesores (AFT) ha llevado condones a las escuelas primarias, y que los abogados de los homosexuales le cuentan a los niños de primer grado acerca de cuán maravillosa gente son realmente los maricones.

     Los heterosexuales de Estados Unidos se han estremecido de horror con este flagrante desprecio y destrucción de los valores morales de la mayor parte de la gente y de las mentes de los niños que están obligados a recibir estos pervertidos mensajes.

     Ya que la primera experiencia sexual de la gente casi siempre se convierte en una preferencia sexual a través de toda su vida, millones de vidas sanas han sido arruinados por insertar esta información en la mente de niños demasiado jóvenes para comprender sus implicaciones, o por abusar sexualmente de ellos a cualquier edad.

     El conflicto y el caos, tanto interior como externo, que resulta de esta profunda intrusión psicológica ilustran un clásico ejemplo del concepto de Frederic Bastiat de la necesidad de elegir entre la moralidad y la ley.

     Los padres han perdido su derecho a enseñar a sus hijos acerca de la vida, porque nuestro gobierno anti-humano ha declarado que nosotros debemos ser simpáticos con los homosexuales y aceptar su corrompido comportamiento no importa cuánto nos haga querer arrojarlo de nosotros. O no importa a cuántos niños esto hiera.

     El pueblo estadounidense prácticamente ha desaparecido producto de esta política retorcida, y ha cosechado las nocivas consecuencias de ello, principalmente la destrucción de la familia estadounidense, que ya había sufrido enormemente a consecuencia del Movimiento de Liberación Femenina.

     Porque hemos mantenido silencio, estos ataques contra nuestros derechos naturales como seres humanos han aumentado, tanto en número como en intensidad. Las protestas de los tipos religiosos fueron ahogadas por medio de una combinación de predicadores siendo pillados con prostitutas de ambos géneros, o mediante congregaciones Protestantes liberales generadas por los judíos que ordenan a sacerdotes homosexuales para su rol como saboteadores sociales.

     Lo que logró grandes titulares fueron los sacerdotes católicos con sus manos bajo los pantalones de los muchachos, aunque los judíos explotaron esto para todo lo que valiera la pena (casi tanto como las estafas de las reparaciones del "Holocausto", pero ésa es otra historia). El aspecto de esta historia nunca contado es el esfuerzo encubierto que ha habido para lograr introducir a judíos gay en los seminarios católicos.

     Estas leyes que nos exigen que aceptemos aberraciones sexuales como algo normal, basadas en datos falsos, que han prostituído a nuestros niños y han profanado nuestras vidas, no son algo que alguna vez hubiéramos querido o aprobado; ellas son el plan degenerado de los defensores de la raza superior para transformarnos en autómatas pasivos, apenas conscientes, y respondiendo sólo a las órdenes de nuestros supervisores.

     Tal como las manipulaciones maestras de Freud nos dieron una sociedad gobernada por judíos impostores que fomentan lo desagradable, quienes nos obligan a comer las heces de sus propias proyecciones nihilistas, del mismo modo el Washington controlado por los judíos ha distribuído una serie interminable de drogas, armas y estrangulamientos mentales sobre una población a la que mayormente nunca le ha importado quién ni cuánto está sustrayendo desde arriba mientras tenga sus sedantes y distracciones seguros y cercanos.

     Las construcciones mentales, las creaciones de los medios, las producciones Rumsfeldianas que afirman alguna cosa terrible sobre algún otro, sostienen que nuestro propósito es proteger a las personas, y luego matan a grandes cantidades de ellas, y el pueblo estadounidense —al menos por lo que los medios nos dicen— celebra esa conducta. Si éste es su caso, por favor póngase ya delante de un autobús que vaya a exceso de velocidad.

     Los tiranos nunca renuncian a su poder voluntariamente. Depende de aquellos que oponen resistencia descifrar los componentes de la tiranía, y desmantelarlos.


     El engaño del "homosexual de nacimiento"

     (http://www.freewebs.com/theborngayhoax/theapa.htm)

     Antes del 14 de Diciembre de 1973, la Asociación Psiquiátrica Estadounidense (APA) consideraba la atracción sexual por el mismo sexo como un desorden. El desorden estaba catalogado en el Manual de Diagnóstico y Estadística de Desórdenes Mentales II (DSM-II) bajo la etiqueta de "homosexualidad". La voz autorizada de la psiquiatría influyó en la opinión pública, que entonces era negativa tanto hacia la sodomía como hacia las personas que se involucraban en tales actos. Aunque la actividad sexual pública en parques y baños públicos contribuyeran a las opiniones negativas de la sociedad, la "opinión científica" era crucial para la actitud pública.

     En un esfuerzo para remover la "homosexualidad" del DSM-II, activistas en favor de la sodomía comenzaron hacia 1970 un programa de intimidación enfocado en la Asociación Psiquiátrica Estadounidense. El activista Franklin Kameny enuncia el objetivo del movimiento claramente: "Siento que el movimiento homosexófilo entero... va a permanecer o se desplomará, en torno a la pregunta de si la homosexualidad es una enfermedad o no, y sobre nuestra adopción de una postura firme al respecto"

     Franklin Kameny lideró la rama de Washington D.C. de la Mattachine Society [una organización homosexófila de EE.UU.] durante los años '60. En la tradición de Magnus Hirschfield y Alfred Kinsey, Kameny vio la atracción de alguien por un género específico como sujeta a cambios, y vio la sodomía como moralmente equivalente a la sexualidad natural. Conducidos por radicales como Franklin Kameny, los activistas pro-sodomía atacaron a psiquiatras a través de EE.UU., como Newsweek lo describe:

     «Pero incluso más que el gobierno, son los psiquiatras los que han experimentado toda la rabia de los activistas homosexuales. Durante los pasados dos años, las organizaciones de Liberación Gay interrumpieron repetidamente reuniones médicas, y hace tres meses "en las demostraciones más agresivas del Movimiento hasta ahora" un grupo de 30 militantes irrumpió en una reunión de la Asociación Psiquiátrica Estadounidense en Washington, donde ellos convirtieron los procedimientos formales casi en un caos durante veinte minutos. "Estamos aquí para condenar vuestra autoridad para llamarnos enfermos o mentalmente desordenados", gritó el líder del grupo, el doctor Franklin Kameny, mientras los 2.000 psiquiatras impresionados miraban con incredulidad. "Para nosotros, como homosexuales, vuestra profesión es el enemigo encarnado. ¡Exigimos que los psiquiatras nos traten como seres humanos, no como pacientes para ser curados!"».

     Irónicamente, en el mismo momento en que Franklin Kameny afirmaba que la sodomía era saludable, segura y natural, un virus mortal estaba pasando silenciosamente por entre comunidades de hombres de toda la nación. Sólo una década más tarde, miles de hombres estarían muertos o agonizando por causa del SIDA.


Activistas Homosexuales Intimidan a la Asociación Psiquiátrica Estadounidense para que Retire la Homosexualidad de la Lista de Desórdenes Mentales

(http://conservativecolloquium.wordpress.com/2007/10/01/homosexual-activists-intimidate-american-psychiatric-association-into-removing-homosexuality-from-list-of-disorders/).

     La acción deshonesta y la intimidación habían ganado el día para el movimiento en pro del sexo del mismo género, y cuando los activistas afirman públicamente que este voto fue una decisión científica, ellos esconden tres años de engaño e intimidación.



     Es muy interesante que durante las cuatro décadas pasadas los principales medios de comunicación hayan arrojado una luz brillante sobre las secretas citas  amorosas heterosexuales de políticos famosos y celebridades, desde Monica Lewinsky hasta John Edwards. Pero los enredos homosexuales de los presidentes no dibujan ni una ceja levantada, por cuanto son mantenidos en secreto por los magnates de los medios que sólo revelan secretos que les convienen.

     Podría ser que la mayor parte de los magnates judíos de los medios, así como un número significativo de políticos famosos, sean realmente homosexuales de armario.

     Además de su famosa calidad de miembro de baños públicos gay con su "amigo" y "consejero" y ahora alcalde de Chicago Rahm Emanuel, Obama tiene una serie de amigos muertos (además de Larry Sinclair, que también fue asesinado recientemente) todos supuestamente habiendo sido sus compañeros sexuales años atrás cuando era más joven [2].

[2. http://politicalvelcraft.org/2011/11/03/breaking-mother-of-murdered-obamas-gay-partner-speaks-up-1-of-the-3-homosexual-members-of-obamas-trinity-church-murdered/].

     Las inclinaciones homosexuales del ex-Presidente George W. Bush han sido bien documentadas pero totalmente suprimidas por los medios predominantes de comunicación, pero las famosas visitas de noche que le hacía el físico-culturista homosexual ex-infante de marina Jeff Gannon dan testimonio de su preferencia [3].

[3. http://www.newsfollowup.com/ledeen_8.htm#gannon>].

     Incluso recientemente apareció en las noticias la relación supuestamente gay del ex-Presidente Richard Nixon con Bebe Rebozo de Miami, un contador de historias, allá por los años '60 y '70 [4].

[4. http://www.dailymail.co.uk/news/article-2078822/Did-Nixon-gay-affair-Mafia-fixer-Forget-Watergate-A-new-book-claims-Americas-corrupt-President-hid-far-personal-scandal-.html#ixzz1hheLH5or].

     Luego está la iniciación, mantenida en secreto, de los miembros de Skull & Bones en Yale, que compromete a los iniciados con filmaciones de conductas homosexuales como un instrumento de chantaje que garantiza su adhesión al programa de los depredadores que están saqueando al mundo [5].

[5. http://mindprod.com/politics/bushbooksskullandbones.html].

     Combine todas estas cosas con el círculo de esclavitud sexual mundial israelí, que roba a muchachas blancas desde países eslavos empobrecidos y las pone en burdeles de todo el mundo; con las demoníacas sugerencias talmúdicas de que no hay nada malo en tener sexo con niños; y con la presión social que he visto en el transcurso de toda mi vida para saturar los medios mundiales de difusión con imágenes sexuales a fin de vender cosas, y usted tiene un substrato enorme de perversión sexual que socava las sociedades en todas partes en el mundo.

     El legendario judío manipulador de hechos Henry Makow, tan popular en los sitios web de la falsa oposición por su habilidad para afirmar que los judíos buenos están siendo siempre victimizados por los judíos malos, recientemente postuló el teorema de desinformación de que "toda la pornografía es gay", siguiendo la política del Sanedrín y de los Protocolos de Sión para desestabilizar a la población heterosexual.

     Como de costumbre, Makow, mejor conocido por su insistencia en que la Declaración Balfour que comenzó la Primera Guerra Mundial fue una idea y un complot cristiano, deliberadamente lo puso al revés. La verdadera lección es ésta: Toda la homosexualidad es pornografía. Y toda la pornografía —éste es un hecho bien conocido— es judía.

     Esto le dirá a usted por qué el comportamiento de los homosexuales y de los judíos es tan similar.

     Lo que nos conduce al verdadero punto, y a una solución al problema —porque esto es un problema, y uno grande— de la homosexualidad en el mundo.

     El verdadero problema no es la homosexualidad: es la adicción al sexo. Basar una relación heterosexual monógama en el sexo es bien sabido que es una estrategia emocional fracasada que inevitablemente conduce a la desilusión y/o al desastre. Pero es sobre esta quimera que todas las relaciones homosexuales están basadas —garantizando el fracaso o la hipocresía.

     Los llamados abogados de las libertades individuales durante todo el tiempo han censurado todos la dictadura represiva en la que todas las religiones han insistido en cuanto a la consideración de los asuntos sexuales. Pero lo que demasiado pocos residentes de este planeta han entendido siempre es que esta supuesta tiranía de la iglesia en la regulación de las relaciones sexuales fue esencial para la creación de sociedades relativamente estables.

     Y vemos claramente hoy que el abandono de estos principios ha conducido a una pesadillesca mescolanza de razas en una sociedad generalmente considerada como desintegrándose en todos los niveles en esta época.

     Así, el verdadero problema no son los varones a los que les gustan los varones, o las mujeres a las que les gustan las mujeres, sino la gente que usa el sexo como una droga en vez de como un rito espiritual, gente para la cual el sexo es un escape de su tormento diariamente elegido más bien que como una vinculación afectiva sublime con su mejor amigo(a), o como un puente para la vibración universal que cuida de nuestro bienestar cada segundo que sabemos que está allí.

     Lo que espero que usted recuerde de esta historia es que la homosexualidad ganó su aprobación en la cultura predominante sobre la base de una repugnante presión pública de un insistente grupo de maricones ardientes, sin un fragmento de evidencia médica que respaldara sus afirmaciones.

     Ahora tenemos una Casa Blanca llena de "zares" homosexuales listos para desahogar su venganza patológica enseñada por los judíos sobre gente inocente que no les ha hecho daño. Dado que las primeras experiencias sexuales tienden a permanecer como la preferencia para el resto de la vida, ¿cuántas vidas, de otra manera sanas (porque la homosexualidad simplemente no es sana para nadie), han sido arruinadas —con la aprobación entusiasta de nuestro gobierno?.

     ¿Se fijó usted alguna vez que la única palabra significativa que no aparece en el Talmud es "amor"?.


     Personalmente, el sexo sin amor es algo que prefiero no tener. Pero la sociedad, más o menos dirigida completamente por pornógrafos judíos, ha enseñado a generaciones de personas que tener un orgasmo [getting off] es más importante que llegar a casa [getting home].

     Más allá del problema gay hay una situación problemática más grande, una que los judíos han explotado para desestabilizar las sociedades en todas partes. Ésa es la verdadera plaga gay, y no está limitada a los homosexuales.–



No hay comentarios:

Publicar un comentario