BUSCAR en este Blog

martes, 11 de diciembre de 2012

J. Bruce Campbell - Anti-Estadounidense



     Desde veteranstoday.com hemos tomado este artículo de hace justo dos años atrás para ponerlo en nuestro idioma, por cuanto lo que dice su autor, de quien hemos publicado un par de textos más, es completamente cierto. Otro autor se ha ofendido un poco por el mensaje de Campbell y piensa que éste no debiese ser tan anti-patriota, puesto que la patria es aún más esencial y profunda que todo lo mencionado. Creemos que ambos tienen razón, porque se trata de dos distintos niveles de abordar un mismo asunto. El señor Campbell, con su erudición práctica otorgada por su propia vida, y en una revista de ciertos jalones significativos en la Historia, es suficientemente claro para explicar por qué se declara anti-estadounidense, y dicho planteamiento obviamente deja traslucir un frustrado y pendiente amor. A la vez refleja un extendido y justo odio de una gran parte del mundo no hacia el pueblo sino hacia los CSM que han secuestrado y ocupado con fines propios al gobierno y los organismos judiciales y legislativos de Estados Unidos.



Anti-Estadounidense
por John Bruce Campbell
13 de Diciembre de 2010



     Los informantes (leakers) están siendo llamados "anti-estadounidenses".

     ¿Qué persona decente, en cualquier parte del mundo hoy, no es anti-estadounidense?. ¿Hay alguien más peligroso que nuestro típico "ciudadano" estadounidense ignorante y arrogante, que muy probablemente no podría encontrar EE.UU. en un mapa del mundo?. Bueno, sí: el soldado estadounidense, que es el más peligroso hijo de puta en el planeta. Y no estoy diciendo esto en un buen sentido.

     Yo soy anti-estadounidense. Yo realmente no lo era hasta que regresé a Rhodesia en Enero de 1973 para unirme y ayudar en su lucha contra los terroristas comunistas. Yo había estado allí antes en 1971 en conversaciones con el gobierno para llevar a estadounidenses y a otros que quisieran ser parte de un proyecto de un nuevo país, basado en un libro de mi jefe, Michael Oliver, llamado "A New Constitution for a New Country". El plan era tener un mínimo de cien millas cuadradas sin impuestos y sin conscripción militar, reemplazando al antiguo paraíso fiscal de Freeport, Bahamas. Miles de estadounidenses productivos y otros estaban listos para trasladarse.

     El verdadero nombre de Mike era Olitsky, y él era un judío lituano que había huído a Alemania para escapar del Ejército Rojo de Stalin. Él terminó en Dachau durante cuatro años. Él fue la causa de que me iniciara en el revisionismo del "Holocausto" cuando me atreví a preguntarle sobre su experiencia. Él se encogió de hombros y dijo: "Era una fábrica. Trabajábamos durante el día y permanecíamos en un dormitorio por la noche".

—"Pero ¿qué hay acerca del... el..."

—"¿El qué?"

—"Usted sabe: las matanzas..."

—"Nunca vi nada de eso".

     Cuatro años en Dachau, y nunca vio nada de eso. Está bien. Él vio realmente al Ejército estadounidense "liberar" el campo en Abril de 1945. Los SS y las tropas Alpinas que se recuperaban allí habían negociado una rendición con los estadounidenses, que entraron en el campo y comenzaron a disparar a los tipos que pensaban que se estaban rindiendo. Luego los estadounidenses llevaron a los soldados sobrevivientes (todos los guardias del campo habían huído días antes) hasta una pared cerca del hospital y pusieron una ametralladora. Trescientos cuarenta y seis soldados alemanes fuera de servicio temporal (R&R) fueron asesinados en unos minutos, y quinientos veinte en toda aquella mañana. George Patton manejó el encubrimiento y protegió a los criminales de guerra. El doctor del ejército en la escena, el coronel Howard Buechner, lo describió en su libro, "Dachau: Hour of the Avenger". De los 32.000 presidiarios liberados, aproximadamente 1.200 eran judíos, incluyendo a Mike.

     Mis conversaciones acerca del proyecto de un nuevo país fueron con el ministro rhodesiano de asuntos internos, Jack Howman. Él nos rechazó con indignación. Sin embargo, regresé y participé en su guerra contra el terrorismo comunista. Supongo que fue durante aquellos dos años que me hice de mala gana anti-estadounidense. Nuestro país, el buen viejo EE.UU., apoyó la guerra comunista del terror contra el pueblo rhodesiano, blanco y negro. Nuestro país puso a Robert Mugabe en el poder, tal como puso a Nelson Mandela en el poder unos años más tarde. Mandela era el miembro número uno del Partido Comunista Sudafricano. Estados Unidos puso a cada Partido Comunista en el poder en cada país comunista desde 1917. Eso incluye a Lenin y Trotsky, Mao Tse-Tung, Kim Il-Sung, Ho Chi-Min, Tito, Pol Pot y Fidel Castro. Nuestro gobierno mantuvo a Stalin en el poder desde 1924 hasta su muerte en 1953. Fue a la guerra en 1941 para rescatar a Stalin de su bien merecida destrucción por los alemanes. Miles de millones de dólares (billones en el dinero sin valor de hoy) fueron dados por EE.UU. para salvar el comunismo soviético.

     Un escritor itinerante llamado Robert K. Brown vino a Salisbury, Rhodesia, en 1974 para entrevistarme. Él dijo que estaba trabajando para la revista Esquire y la revista Guns. Él quería saber qué motivaba a un californiano como yo a venir a este pequeño país de África del Sur para combatir al terrorismo. La entrevista finalmente apareció en la primera edición (verano del '75) de una extraña revista llamada "Soldier of Fortune". Llevé a Brown hasta Mount Darwin y lo presenté a mis amigos granjeros que estaban en la línea de fuego del terrorismo cada día y noche de sus vidas. Le pedí que no me aludiera porque yo podría ser procesado por "actividades mercenarias" por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Él me citó, pero cambió mi nombre por "Mitchell McNair". Pero el punto de esto es lo que él me dijo que hizo para la CIA atrás en los años '50... Brown estaba en las Fuerzas Especiales de la CIA y fue parte del equipo de asesinato que acabó con la vida de Rafael Trujillo en 1961. Pero en 1958 y 1959, Brown entregó armas a Fidel Castro para apoyarlo en su golpe contra Fulgencio Batista. Una vez que Castro subió al poder, la CIA simuló estar contra Castro para justificar su gigantesco golpe de Estado contra el gobierno. Pero Castro, junto con cada otro líder comunista en el mundo, fue puesto en el poder por el gobierno estadounidense. Después nuestro gobierno le sacó provecho a la "amenaza" presentada por el comunismo para justificar "gastos de defensa" y lucrativas guerras sin triunfo. Hoy, los comunistas de China, aquellos últimos comunistas, son nuestros socios comerciales, y hemos determinado que los musulmanes anti-comunistas sean nuestros nuevos peores enemigos.

     La revista de Brown fue financiada por la CIA y fue inmediatamente puesta al servicio del reclutamiento de mercenarios para su absurda operación en Angola. Llamé a Brown a Boulder en cierta ocasión para preguntarle por qué diablos él estaba alistando reclutas para el repugnante terrorista angoleño Holden Roberto. Él dijo sin convicción: "Bien, a la CIA le gusta él". ¿Ha habido algún cuestionamiento hasta ahora?.

     Mientras más estudié la historia estadounidense durante los años siguientes, más llegué a odiar todo lo que este país representa, o finge respaldar. La historia estadounidense resulta ser una mentira gigantesca, tan falsa como una película de Hollywood. De hecho, todo lo que hemos llegado a creer sobre nosotros mismos ha venido prácticamente de Hollywood. Esta no es ninguna exageración. El mito estadounidense fue creado por unos judíos rusos que le robaron el procesamiento de películas a Tom Edison en Nueva Jersey y huyeron hacia la costa (Oeste) para evitar el procesamiento judicial. Neal Gabler escribió un libro titulado "Un Imperio Propio. Cómo los Judíos Inventaron Hollywood". El hecho ineludible es que ellos no sólo inventaron Hollywood sino el mito completo de EE.UU. como la tierra prometida.

     Para los judíos rusos, lo fue. Estados Unidos era la tierra de la leche, miel e imbéciles por millones. Nuestra autoimagen como estadounidenses es una imagen judía. La matanza y el saqueo y el exilio de los indios norteamericanos a los bantustanes [lugares de confinamiento] que llamamos "reservaciones" fueron rodeados de glamour (autorizados) por los judíos de Hollywood. La realidad de este genocidio hace de la condena estadounidense del genocidio de los palestinos por los sionistas algo carente de significado. Es decir, sería sin sentido si es que algún político estadounidense condenara a Israel, lo que no ha ocurrido todavía. Si tuviéramos un poco de tocino podríamos tener tocino con huevos... si es que tuviéramos algunos huevos.

     La experiencia estadounidense entera está basada en el asesinato de masas, y robo de tierras y mentiras (tratados rotos). Ni un solo tratado hecho por el Ejército estadounidense con los indios fue cumplido. Tal vez el único fue el que se hizo con los Yakimas, pero no estoy seguro sobre eso. En este país donde vivimos, usted ve de vez en cuando el lema "Custer se lo merecía". Cuando usted investiga todo lo que él hizo a los Lakota, Cheyenne y otros, como asesinatos masivos de mujeres y niños, sin ningún otro motivo que una limpieza étnica, usted tiene que concluír que él y sus criminales de guerra definitivamente se lo merecían.

     (George A.) Custer trabajó para Phil Sheridan y Bill Sherman, quienes están en el Salón de la Fama de los Crímenes de Guerra. Sus crímenes contra la gente del Sur y los pueblos indios harán que su cabello se vuelva blanco por el shock. La guerra estadounidense (yanqui) de agresión y genocidio es la base de toda la moderna guerra total. El búfalo fue exterminado sólo para hacer inviables a los indios de las Llanuras. Para castigar a los Nez Percé por resistirse a otro tratado roto, el ejército mató a miles de sus caballos Appaloosa. El ejército puso a los Nez Percé en vagones en el invierno de 1877 y los transportó hasta Fort Leavenworth. Éste es el verdadero estilo norteamericano.

     Pasaré por alto nuestras aventuras genocidas en las Filipinas y nuestro papel tramado por los judíos en la Gran Guerra [1ªGM] e iré derecho a la [2ª] Guerra Mundial, o mejor dicho a su secuela en Europa. Nuestro método de limpieza lo hemos descrito ya con la masacre en Dachau de las tropas rendidas. Tan sádica carnicería fue estimulada por un libro de 1941 "altamente recomendado" a las tropas por Franklin Roosevelt, un libro escrito por un oscuro judío del mundo de la publicidad llamado Theodore Kaufman, titulado "¡Alemania Debe Perecer!". Ésta fue la base de lo que llegó a ser conocido como el Plan Morgenthau para Alemania, que pedía la exterminación de un gran porcentaje de alemanes, la esterilización forzada del resto y la destrucción de toda su industria o su traslado a la Unión Soviética, la inundación de todas las minas y la conversión de Alemania en un pastizal para cabras. Henry Morgenthau era el judío Secretario de Tesorería de Franklin D. Roosevelt. George Patton escribe en sus Memorias que Eisenhower dio a Morgenthau su plan, que fue finalmente redactado por otro judío llamado Weiss (Harry Dexter "White"). Sobre el final de la guerra, Eisenhower puso el plan en práctica con su orden de privar de comida hasta la muerte a todos los prisioneros de guerra alemanes capturados. Esto está documentado en "Other Losses" (Otras Pérdidas) de James Bacque. Más de un millón de prisioneros alemanes murió comiendo hierbas y bichos en campos abiertos en el programa estadounidense de hambre de Mayo a Diciembre de 1945.

     Luego, Eisenhower (Ike) privó de comida a más millones de civiles alemanes a lo largo de aquel período hasta 1947, cuando la Guerra Fría comenzó y EE.UU. necesitó a Alemania para pretender luchar contra nuestro aliado antiguo, Stalin. Este despiadado programa de hambre está documentado también por Bacque en su libro "Crimes & Mercies". La gente ingenua ha dudado de este crimen contra la Humanidad y ha preguntado: "¿Por qué no se quejaron los alemanes, si lo que usted dice es verdad?". Respuesta: en primer lugar, los alemanes no son gente quejumbrosa, de la manera en que lo son los judíos. Ésta no es una buena cosa, pero así son ellos. Ellos callan y lo aceptan. Pero el verdadero punto es ¿ante quién hubieran podido quejarse si ellos fueran gente que se queja?: ¿ante los estadounidenses?, ¿ante los británicos, los soviéticos, los franceses, todos los cuales fueron participantes del programa estadounidense de genocidio?. Bacque estima que entre 9 y 13 millones de alemanes fueron asesinados en el programa de hambre y forzada desprotección frente a la intemperie en dos años.

     Luego estaba el programa de Eisenhower oficialmente llamado por el ejército Operación Keelhaul. Si usted todavía piensa que ser estadounidense es una buena cosa, considere esto... Durante la guerra, millones de rusos, ucranianos, cosacos y otros escaparon del terror de la esclavitud soviética hacia Italia, Austria, Yugoslavia y otros países. Muchos de ellos eran soldados del Ejército Rojo capturados por el ejército alemán en Stalingrado, Leningrado, Kursk y otras innumerables batallas, y enviados a campos de prisioneros de guerra en Alemania, Polonia e Italia. La bestia histérica, Josef Stalin, que huyó de Moscú cuando se aproximaba el ejército alemán, dio la orden de que cualquier soldado del Ejército Rojo que se rindiera iba a ser fusilado cuando la guerra terminara. Esto era bien sabido. Sin embargo, Dwight Eisenhower rompió todas las leyes internacionales en cuanto al tratamiento de fuerzas enemigas capturadas y ordenó el encierro y entrega de estos hombres y sus familias. Aproximadamente cinco millones de ellos fueron forzados a punta de bayoneta a subir a vagones por soldados del Ejército estadounidenses y enviados al Este a Hungría, donde ellos fueron sacados de los trenes y baleados en las vías férreas o enviados al Archipiélago Gulag para trabajar hasta morir durante el año siguiente. Esto fue documentado también por Alexander Solzhenitsyn en su registro monumental de la bestialidad soviética/estadounidense. He entrevistado a veteranos que participaron en esta inimaginable traición a la Humanidad.

     Según se informa, la única foto en el escritorio de la Oficina Oval de Eisenhower era una de Josef Stalin —autografiada.

     En 1956 nuestro presidente Eisenhower azuzó a los húngaros a levantarse y expulsar de Budapest a los soviets, prometiéndoles ayuda estadounidense si ellos mostraban que lo merecían. Entonces los húngaros se levantaron y agarraron a todos los judíos que Stalin y Jrushev habían instalado sobre ellos, colgando y baleando a varios cientos, y sacaron violentamente a los soviets de Budapest. Jrushev escribió en sus Memorias que él esperó un par de semanas a ver si Eisenhower cumplía su promesa de ayuda, pero ésta nunca llegó. Entonces él ordenó que los tanques regresaran y arrasaran con los luchadores por la libertad.

     Éste es el verdadero estilo norteamericano, administrado por respetables vómitos políticos como Dwight David Eisenhower, apodado en el anuario de West Point de 1915 como "El Terrible Judío Sueco".

     Recién estamos enterándonos de lo que el ejército y la fuerza aérea hicieron a los coreanos durante la Guerra de Corea. Millones fueron asesinados. Nosotros los estadounidenses preguntamos por qué los locos norcoreanos son tan paranoides y listos para luchar. Nos preguntamos eso porque no sabemos qué demonios le hizo nuestro gobierno a aquella gente en los años '50. No tenemos ni idea de que nuestro gobierno aprobó la ocupación soviética de Corea del Norte en 1945, haciéndola comunista en 1948. Entonces dibujamos una línea arbitraria a través del paralelo 38 y creamos "Corea del Sur" y nos dispusimos a ir a la guerra en contra de "Corea del Norte" cuando cada uno estaba listo en 1950. Una guerra hecha para favorecer con increíbles ganancias a los banqueros y a "contratistas de defensa". 34.000 estadounidenses muertos. ¿Para qué?.

     Viet Nam. ¿Sabía usted que Ho Chi-Min había sido un agente de inteligencia estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial?. Él hizo sus informes para la OSS [Office of Strategic Services] en la oficina de Texaco en Hanoi. ¿Sabía usted que la estadounidense OSS instaló a Ho Chi-Min en el poder en la mitad del Norte de Indochina en 1945?. Una línea arbitraria fue dibujada a través del paralelo 17 en 1954 y nuestra marioneta del Norte comenzó la guerra contra nuestra marioneta del Sur en 1959, que por supuesto perdimos en 1975. Otra guerra hecha para favorecer con ganancias increíbles a los banqueros y a "contratistas de defensa". Millones de vietnamitas asesinados por nuestros maravillosos muchachos, 58.000 de los cuales también fueron muertos. ¿Para qué?.

     Naciones Unidas es un frente estadounidense. Fue ideado por traidores estadounidenses en el Consejo sobre Relaciones Extranjeras en 1945 y siempre ha estado alojado en Nueva York. John D. Rockefeller Jr. donó 6,5 hectáreas en Manhattan y construyó el edificio en 1951. Su primer crimen contra la Humanidad fue la creación de la nación israelí de parásitos en 1948, mientras Naciones Unidas todavía tenía sus oficinas centrales en Long Island. Naciones Unidas emprendió la guerra contra Rhodesia y Sudáfrica durante los años '60 y '70, siempre subvencionada por los contribuyentes estadounidenses. La mayor parte de los estadounidenses no sabe o no recuerda que la Guerra de Corea fue emprendida por soldados estadounidenses bajo la bandera azul y blanca de Naciones Unidas.

     Y ahora, nuestros maravillosos muchachos están luchando por Israel contra los musulmanes en Iraq y Afganistán y asesinando secretamente a miles en Paquistán y Yemen. Estas guerras están basadas en mentiras israelíes que provienen de su masacre del 11-S. Incluso aunque el director de la estadounidense FBI, Mueller, admitiera que no había ninguna evidencia de secuestradores musulmanes, invadimos Afganistán. Los estadounidenses no saben que los talibanes eran tipos nuestros hasta que se opusieron a una tubería de Unocal construída a través de su país. Richard Armitage les dijo que ellos podrían tener o una alfombra de oro, si ellos estuvieran de acuerdo con la tubería, o una alfombra de bombas, si ellos no cooperaban. Ellos no cooperaron, y prácticamente de la noche a la mañana los estadounidenses los clasificaron como el enemigo, derramando nuestro oro sobre un grupo rival, la Alianza del Norte. Nuestros antiguos amigos, los talibanes, están pateando nuestros traseros, que es lo justo. Si usted invade el país de alguien basado en sus propias mentiras, usted merece que le pateen el culo.

     La estrella de fútbol y millonario Pat Tillman fue capturado por la leyenda del 11-S y se integró a los Rangers del ejército para perseguir a Osama bin Laden en Afganistán. Pero entonces él y su hermano fueron enviados a Iraq, lo que los dejó perplejos a ambos. ¿Por qué a Iraq?. Iraq no tuvo nada que ver con el 11-S (pero tampoco Osama ni Afganistán). Pat Tillman firmó su propia sentencia de muerte con sus preguntas y quejas sobre la invasión de Iraq. Entonces él fue enviado de vuelta a Afganistán para ser silenciado. En una de las excusas más estúpidas para una escaramuza que yo haya oído alguna vez, él fue enviado al frente para involucrarse con algunos inexistentes luchadores enemigos. Entonces él fue tiroteado por sus propios compañeros detrás de él. Lo raro del asunto es que su frente tenía tres agujeros de bala calibre .22 en ella. El rifle M4 dispara una .22, por supuesto, pero es una .223 de gran poder y alta velocidad la que hace el daño serio. El hecho de que su frente tuviera tres agujeros de .22 y no fuera aniquilado de inmediato significa que él fue ejecutado con tres balas .22 LR de poca potencia de una pistola. El general responsable de las heroicas mentiras oficiales sobre acción enemiga y luego "fuego amigo" fue Stanley McChrystal, un infame líder de operaciones negras del Equipo Secreto y organizador de muchos, muchos asesinatos.

     Y así, soy anti-estadounidense. Sospecho que si Pat Tillman estuviera vivo él sería igual de anti-estadounidense. Los verdaderos patriotas pueden volverse así rápidamente cuando ellos comprenden que han sido estafados.

     No empiece con la Constitución. No me diga que si sólo nos atuviéramos a la Constitución estaríamos en buenas condiciones. He encontrado que la gente que habla sin cesar de la Constitución nunca la ha leído. Ellos no entienden que esto es sólo un plan en siete partes para dirigir el gobierno. Ellos no entienden que fue elaborada por francmasones usando reglas de orden de las logias masónicas como modelo. Ellos no saben o se olvidaron de que los fundadores nos escamotearon la Constitución cuando se suponía que ellos debían modificar los Artículos de la Confederación y Unión Perpetua entre los Estados.

     La Declaración de Derechos [Bill of Rights] era nuestra amiga y fue añadida por Patrick Henry y otros amigos verdaderamente patrióticos para protegernos del gobierno Constitucional. Pero George Bush y su Ley PATRIOTA [Patriot Act] destruyeron la Declaración de Derechos. Obama es un agente de la CIA nacido en el extranjero, de manera que él no tiene ningún entendimiento sobre la Declaración de Derechos. Aparentemente tanto él como su extraña esposa perdieron sus licencias de Derecho hace varios años de todos modos, y sospecho que ellos no asistían al Día de la Declaración de Derechos en la escuela de leyes.

     No estoy seguro de qué de Estados Unidos se espera que nosotros amemos. ¿El gobierno?, ¿la Reserva Federal?, ¿el IRS?, ¿nuestro sistema bancario?, ¿Wall Street?. ¿O acaso nuestras escuelas?, ¿o la manera en que conducimos nuestra política exterior?. ¿O quizá será la CIA y el secuestro autorizado, la tortura y el encarcelamiento por falsos motivos, y la matanza de los enemigos de Israel con nuestras cobardes voladoras máquinas de la muerte?. ¿O tal vez la FBI, la organización terrorista número uno de EE.UU.?.

     Dígame, ¿qué se debe amar allí?. ¿Nuestras granjas y semillas suicidas de Monsanto y toda nuestra comida falsa?; ¿nuestros sindicatos de trabajadores que no tratan de proteger los empleos estadounidenses?. ¿O el NAFTA, que nos lo hicieron tragar a la fuerza Bill Clinton y Rush Limbaugh?. ¿Usted no recuerda a esa parejita de 1994?.

     Tal vez deberíamos amar Wal-Mart y toda la basura china que contiene. ¿Y nuestras grandes industrias?. Espere un minuto... no tenemos ninguna industria. Todas ellas están en China.

     ¿Deberíamos amar nuestras ciudades?, ¿o la Guerra contra las Drogas y la Guerra contra el Terrorismo?. Realmente necesitamos una Guerra contra los Belicistas y los Especuladores. Ni siquiera preguntaré si se supone que debemos amar a nuestros políticos, nuestros jueces y nuestros medios de información. Nuestros ranchos son agradables, sólo que el ganado está lleno de hormonas del crecimiento y de antibióticos.

     ¡No!. Lo siento. No hay nada aquí para amar, si somos honestos. Tal vez si traemos nuestras fuerzas de ocupación a casa desde los 120 países que ellos están ocupando, este país no sería tan odioso. Pero hay un gen en nosotros que nos hace extremadamente peligrosos y destructivos. Hemos sido condicionados para vernos como excepcionales y mejores que otra gente, y merecedores de lo que otra gente tiene, como tierra, oro, petróleo, agua, o lo que sea. Usted puede ver este gen haciendo metástasis en los videos que se han visto de estadounidenses asesinando a civiles iraquíes desde nuestros helicópteros de ataque de millones de dólares. Digo que ellos son nuestros porque estamos enganchados por ellos.

     Alguien va a decir: Bueno, amigo, usted mejor ame su derecho a pegarse un tiro en la boca, y usted puede agradecer a un veterano por aquel derecho. Uh. ¿Usted se refiere al tipo en Iraq que mató a tiros a una familia que entendió mal unas órdenes dadas en un idioma extranjero para detenerse en ese maldito control policial (que no estaba aquí ayer)?. ¿Usted piensa que le debo mi derecho a la libre expresión a un tipo que pasó la guerra rociando el Agente Naranja sobre civiles extranjeros?. ¿Piensa usted que cualquiera de las diez enmiendas a la Declaración de Derechos fue reforzada por la tripulación del Enola Gay?. Mi viejo fue un infante de marina en la Primera Guerra Mundial. Le dije: "¡Hombre, usted ha hecho el mundo seguro para la Democracia!". Él sólo me miró, como... algo muy gracioso.

     No es seguro pegarse un tiro en la boca en estos días, y no lo ha sido durante mucho tiempo. Los militares no lo están haciendo algo más seguro; de hecho, todo lo contrario. Los militares estadounidenses están infringiendo la ley al por mayor actuando como "aplicación de la ley", en completa violación de la ley (Posse Comitatus Act). Pero cierro mi boca, porque ya no hay más ley. Estamos bajo la ley del arma de fuego, o del Deuteronomio, que es la misma cosa.

     La mayor parte de la gente hoy tiene miedo incluso de LEER mi material, y más aún de comentar sobre ello. Para no mencionar escribir algo en este sentido. ¿Por qué supone usted que hay tanto miedo en este país desde el 11-S?. ¿Están los militares mitigando este miedo o reforzándolo?. ¿Y qué hay de los informes de que los militares encerrarán a los disidentes?. ¿No los crea?. Ellos están ya trabajando ilegalmente como policías. Los militares no protegen los derechos de NADIE. Los militares matan a la gente y destruyen la propiedad. Ningún estadounidense está más seguro porque nuestros militares matan a musulmanes en Iraq o Afganistán; todo lo contrario. No sólo los militares están asesinando al mundo con municiones de uranio empobrecido, sino que están provocando un odio ciego hacia nosotros. Sólo imagine matones armados irrumpiendo en su casa o la casa de sus parientes y lo que esto haría a su mente, asumiendo que ellos no lo reventaron a usted debido a la mirada de resentimiento en su cara.

     Descubrí por mí mismo, hace años, que los campos FEMA están provistos de personal por el Tricentésimo Comando de Prisioneros de Guerra de la Policía Militar, con cuarteles centrales en Inkster, Michigan.

     Un estadounidense honesto tiene que admitir que él odia este país, y no sólo al gobierno. El gobierno es un reflejo de la gente que paga por ello. Este país no es lo que usted pensó que era y nunca lo ha sido. Hemos sido condicionados para jurar fidelidad a la bandera y a la nación a la que representa, pero lo que ella representa no es lo que Hollywood nos ha hecho creer desde que éramos niños pequeños.

     Todas las filtraciones están bien, mientras ellas sean el verdadero asunto, no redactadas o alteradas para hacernos apoyar a Israel. La única manera en que podemos sobrevivir es conociendo la verdad sobre lo que el gobierno y las corporaciones nos han estado haciendo en secreto a nosotros y a los demás. La verdad puede ser anti-estadounidense, pero así es cómo la galleta se desmenuza.–



No hay comentarios:

Publicar un comentario