BUSCAR en este Blog

miércoles, 7 de noviembre de 2012

John Kaminski - Prohíba el Talmud Como Discurso de Odio



     Hemos trasladado esta vez este interesante texto de Kaminski escrito en 2007. Hemos tenido a la vista su publicación en radicalpress.com y la que está en web.archive.org, ambas publicadas ese año, ya que en su sitio oficial (en la serie Tales of the Tribe, número 20) extrañamente falta el párrafo inicial, que es una cita de E. Mullins. Genial como siempre, conciso y macizo, la buena pluma de Kaminski sigue adornando nuestra colección e iluminando la mente de los lectores que no tienen un candado en su mente o que al menos no tienen el cerebro liso.



Prohíba el Talmud como Discurso de Odio
por John Kaminski
22 de Febrero de 2007


Repita esto: "He visto la cara del Gran Hermano, y él es judío"



     «Es bien sabido que el judío en su función natural como un parásito biológico debe no sólo controlar los pensamientos de sus huéspedes que lo albergan si es que él debe sobrevivir, sino que también debe establecer sus patrones de pensamiento y mantener la supervisión de ellos. Así, los gentiles, o anfitriones, son enseñados a respetar y a obedecer al organismo parásito más pequeño y más débil que está robándole su sustento, enfermándolo y destruyéndolo lentamente. Toda la relación anfitrión/parásito se burla de la ley más básica de la Naturaleza: el instinto de supervivencia y de autoconservación. El judío, siendo numéricamente más débil, debe, si ha de sobrevivir, entrenar a su huésped para que tolere su presencia, y para que permita que él lo controle» (Eustace Mullins).


     El principal Beatle John Lennon una vez dijo: "Mientras más verdaderos nos volvemos, más irreal se vuelve todo lo demás".

     Como evidencia principal de esto, yo diría simplemente que... observe lo que está sucediendo en el mundo y compárelo con las mentiras que la gente cree acerca de lo que está sucediendo.

     «No reconocemos nuestra locura colectiva porque no sólo es tan penetrante, sino porque es tan aplastantemente obvia. Todo lo que tenemos que hacer para ver la locura de nuestra especie es abrir nuestros ojos y mirar lo que nos hacemos unos a otros, al medioambiente del cual dependemos para nuestra supervivencia, y a nosotros mismos. ¿Qué más pruebas de una psicosis colectiva necesitamos?. Hemos llegado a habituarnos a nuestra locura colectiva, pensando en ella como "normal", lo que en sí mismo es una expresión de nuestra locura» (Paul Levy).

     Puesto de otra manera: "Una vez que usted basa toda su lucha de vida en una mentira desesperada y trata de poner en práctica aquella mentira, usted dispone su propia perdición" (Ernest Becker, La Negación de la Muerte).

     Mientras somos testigos de la frecuencia creciente de la depravación y la destrucción de todo alrededor de nosotros, tenemos que preguntar más que nada: ¿Son nuestras más altas esperanzas realmente verdaderas?, y ¿qué impacto tienen aquellos deseos ilusorios sobre la realidad consensual?.

• • • •

     ¿No le gusta a usted saber siempre qué piensan los demás sobre usted?.

     Maimónides, la principal autoridad judía medieval, enseña en su Libro del Conocimiento que es el deber de un judío exterminar "con las propias manos" a los judíos infieles "como Jesús de Nazaret y sus discípulos", según Israel Shahak, el autor de "Historia Judía, Religión Judía: el Peso de Tres Mil Años".

     El fallecido rabino Menájem Schneerson, que fue considerado por los judíos Ortodoxos como el Mesías viviente, una vez dijo: "El cuerpo de una persona judía es de una calidad totalmente diferente del cuerpo de los miembros de todas las otras naciones del mundo. Los cuerpos de los no-judíos son en vano. Y una diferencia todavía mayor existe en cuanto al alma... un alma de un no-judío proviene de tres esferas satánicas, mientras que el alma judía proviene de la santidad".

     El propagandista judío Elie Wiesel, cuyas patéticas mentiras sobre la Segunda Guerra Mundial han sido totalmente desacreditadas (él es el tipo que afirmó que los alemanes lanzaban a los judíos en piscinas de fuego de gasolina ardiente, de donde vino el término "holocausto"), afirma que los judíos son una raza superior. "Todo en nosotros es diferente. Los judíos son ontológicamente excepcionales" (¿Nota alguien que ésta es una declaración absolutamente demente?).

     Éstas son afirmaciones reales de supuestamente gente real acerca del mundo real. Éstas son las declaraciones de los judíos. Éstas son palabras que hacen irreal a nuestro mundo, y han causado milenios de angustia innecesaria.

• • • •

     El escritor Neil Postman explica la diferencia entre Aldous Huxley y George Orwell, dos respetados escritores del siglo XX cuyas visiones extremas de un futuro totalitario pronostican el final de la libertad individual en la sociedad humana.

     Contrariamente a la creencia común incluso entre los instruídos, Huxley y Orwell no predijeron la misma cosa. Orwell nos advierte que seremos vencidos por una opresión impuesta de manera externa. Pero en la visión de Huxley no se requiere ningún Gran Hermano para privar a la gente de su autonomía, madurez e historia. Como él lo vio, la gente llegará a amar su opresión y a adorar las tecnologías que deshacen su capacidad para pensar.

     Lo que Orwell temía era a aquellos que prohibirían libros. Lo que Huxley temía era que no habría ninguna razón para prohibir un libro, ya que no habría nadie que quisiera leer uno.

     Huxley notó que en 1984 de Orwell "la gente es controlada al infligírsele dolor. En Brave New World de Huxley, la gente es controlada infligiéndosele placer. En resumen, Orwell temía que lo que odiamos nos arruinaría. Huxley temía que lo que amamos nos destruiría", escribió Postman.

     Como vemos en la era post-11-S, ambas versiones son adecuadas en su manera de conducirnos a la ruina total. No queremos enfrentar la verdad que se nos contrapone. Y los acontecimientos superficiales que nos encaran no son de ninguna manera una representación de la verdad de lo que está ocurriendo.

• • • •

     El crisol del debate sociopolítico al principio del siglo veintiuno es el llamado "Holocausto" y su desafío a la libertad de expresión en todo el mundo. Todos los judíos en el planeta desvergonzadamente proclaman su nueva religión como una versión grabada en piedra de por qué todos deberían ser agradables con ellos, incluso aunque ellos participen en complots y estrategias que no están definitivamente en los mejores intereses de cada uno.

     Cientos de personas a través de toda Europa y en la mayor parte del resto del mundo de habla inglesa han sido encarcelados por simplemente mencionar que ellos no están de acuerdo con la versión oficialmente registrada de lo que sucedió en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial.

     En particular, quien ha sido una víctima de secuestro gubernamental, Ernst Zundel, ha sido encarcelado por más de cuatro años —dos en Canadá y ahora en Alemania— sin un debido proceso y sin acusaciones sobre lo que sólo puede ser caracterizado como delitos de pensamiento. Tan sólo el otro día le dieron oficialmente una sentencia adicional de 5 años por "difamar la memoria de judíos muertos", en un proceso en Alemania del cual ninguna transcripción fue guardada (no sea que las estrategias judías para eliminar la libertad de expresión sean reveladas).

     En el centro de este torbellino de ideas está la cuestión de si los alemanes alguna vez mataron a alguien en cámaras de gas. Zundel, y miles de otros revisionistas históricos, hacen la simple pregunta: ¿Dónde está la evidencia de las cámaras de gas en Auschwitz?. Pero los medios de comunicación predominantes, poseídos como están por empresarios judíos, rechazan siquiera reconocer la cuestión, y con su influencia sobre los procesos políticos a través de todo el mundo occidental, realmente han logrado criminalizar incluso las tentativas de conducir desapasionadamente este debate en público.

     En prácticamente todas las naciones de la Unión Europea, en Australia y Nueva Zelanda, Canadá, y ahora incluso hay un nuevo proyecto de ley pendiente en Estados Unidos, usted no puede ni siquiera abrir su boca sobre este asunto sin ser detenido y acusado de un "delito de odio". La gran paradoja [Catch-22] de este asunto que ha sido vista con frecuencia en los procesos judiciales en Alemania, es que usted ni siquiera puede defenderse contra el predominante candado mental judío, porque si usted lo hace, usted será acusado de nuevos delitos de odio por tratar simplemente de defenderse y sacar a colación nuevamente el tema.

     Así, este doble lazo es lo que me hace pensar en Huxley y Orwell y sus predicciones extremas para el sombrío futuro de la Humanidad. Estamos todos aterrorizados de no ser capaces de decir lo que pensamos. La libertad de expresión no depende de algo escrito, ni en la Constitución estadounidense, ni en la Carta Magna ni en ningún otro documento.

     La libertad de expresión es el derecho natural de la gente libre. Cuando se nos la quita, no somos libres. Como Thomas Jefferson dijo: "La libertad de expresión no puede ser limitada sin que se la pierda".

     Si la versión predominante de los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial fuera realmente exacta, nadie tendría que aprobar leyes para silenciar las preguntas sobre tales obvias discrepancias en lo que es físicamente posible. Nadie tendría que aprobar leyes que prohíben la discusión de si ello fue verdadero. Si fuera verdadero, se haría obvio mediante la discusión pública, y los revisionistas serían objeto de burlas. Pero en cambio, ellos son puestos en la cárcel en muchas partes del mundo, y se les ordena no hablar de ello. Piense en lo que esto implica. Vea su libertad de expresión irse volando en las alas de la información errónea.

     Ahora, el aspecto verdaderamente absurdo de esta situación es lo que está escrito en el libro sagrado judío, el Talmud, y en menor grado, en la Torá (que es también la enseñanza central de la religión cristiana, porque la Torá es lo mismo que el Pentateuco, o los cinco primeros libros del Antiguo Testamento de la Biblia). Estas palabras horrorosas son los peores delitos de odio del mundo (exceptuando, por el momento, la retórica racista de los periódicos judíos de Nueva York o las acciones racistas del gobierno estadounidense controlado por los judíos).

     El libro que los judíos pretenden reverenciar, el Talmud, es el pedazo más grande de pornografía patológica alguna vez escrito.

     Sólo durante un momento, trate de no sentirse ofendido. Considere lo que allí dice.

     Todas las fuentes para esta sección son de origen judío.


     Echemos un vistazo a algunas frases del Talmud (traducido de una versión alemana), para entender por qué los bárbaros jázaros estuvieron interesados en convertirse de repente en "creyentes del Talmud", y tal vez entender por qué los judíos siempre han sido cazados, dondequiera que ellos hayan estado. ¿Existe tal vez alguna razón detrás de ello?:

     "Sólo los judíos son humanos, los no-judíos no son humanos sino ganado" (goyim = ganado humano) (Kerithuth 6b, página 78, Jebhammoth 61a).

     "Los no-judíos han sido creados para servir a los judíos como esclavos" (Midrasch Talpioth 225).

     "Los no-judíos tienen que ser evitados, aún más que cerdos enfermos" (Orach Chaiim 57, 6a).

     "Las relaciones sexuales con no-judíos son como las relaciones sexuales con animales" (Kethuboth 3b).

     "El índice de natalidad de los no-judíos tiene que ser suprimido masivamente" (Zohar II, 4b).

     "En todas partes donde ellos (los judíos) vayan, ellos serán los príncipes de los señores" (Sanedrín 104a).

      "Yo (Yahveh) te hago a ti (la judería) el antepasado de los pueblos, te hago el escogido entre los pueblos, te hago el rey sobre los pueblos, te hago el amado entre los pueblos, te hago el mejor entre los pueblos, te hago el confiable entre los pueblos" (Schabbat 105a).

     "Los judíos siempre tienen que tratar de engañar a los no-judíos" (Zohar I, 168a).

     "A cada judío se le permite hacer uso de mentiras y perjurio para llevar a un no-judío a su ruina" (Babha Kama 113a).

     "Las posesiones de los goyim se parecen a un desierto sin dueño, y todo aquel (todo judío) que las tome, las ha adquirido" (Talmud IV/3/54b).

     "Cuando el Mesías venga, todos serán esclavos de los judíos" (Erubin 43b).


     Encantador, ¿verdad?. ¿Todavía creen algunos de ustedes que los "Protocolos" no son de origen judío?.

     ¿Ve usted ahora?. Éstos son sólo algunos de los cientos de citas alegadas como pertenecientes al Talmud que me hacen empuñar mis manos y vociferar que Ernst Zundel y tantos otros están siendo procesados y perseguidos por "delitos de odio" por la misma gente que respalda los conceptos recién citados, que son en sí mismos delitos de odio mucho peores que los que Zundel en su peor momento podría concebir alguna vez.

     Entonces, cuando la gente es encarcelada por otra gente que suscribe estas odiosas estupideces, se hace obvio para mí que mi libertad de expresión está seriamente amenazada. Y la de usted también.

     Cuando algún gobierno aprueba leyes que niegan a la gente el derecho a hablar de algo, todos nosotros ya no somos libres. Y la gente primaria que urge la aprobación de estas leyes parece ser creyente en el Talmud, a juzgar por las leyes que ellos han aprobado a través de toda Europa para eliminar el libre discurso.

     Pero no, no son sólo judíos: muchos cristianos han firmado este programa de totalitarismo doctrinal, racismo excluyente y persecución de aquellos que tengan ideas diferentes a las suyas propias.

     Entonces, por el momento examinemos las doctrinas que los cristianos llaman propias, los antiguos textos que son compartidos tanto por cristianos como por judíos, conocidos como el Antiguo Testamento.

     Los judíos lo llaman la Torá, y es sólo un pelo menos odioso, jenofóbico y homicida que el Talmud.

     Según el Antiguo Testamento de la Santa Biblia cristiana, esto es lo que le ocurrirá si usted desobedece lo que su sacerdote le dice que Dios ordena que usted haga:

     Levitico 26:28-29 - "Yo me opondré a ustedes y con enojo los castigaré siete veces más por sus pecados. Y ustedes comerán la carne de sus hijos, y la carne de sus hijas comerán".

     Deuteronomio 28:56-57 - "La mujer sensible y delicada" se verá forzada a comerse sus propios hijos "que salen de entre sus muslos".

     Joel 3:8 - "Venderé a tus hijos y a tus hijas a los hijos de Judá, y ellos los venderán a los sabeos, un pueblo de muy lejos: pues Yahvé lo ha dicho".


     Demás está decir que yo podría continuar durante horas con estos desvaríos homicidas que dominan las páginas del Antiguo Testamento, pero quiero detenerme y señalar el error del argumento de aquellos que sostienen que la Torá es de alguna manera menos tóxica que el Talmud. Y esto también se aplica a aquellos que sostienen que los sionistas están de alguna manera separados de los judíos, y señalo que las astutas políticas del genocidio que Israel (con la ayuda de sus títeres lacayos en Gran Bretaña y EE.UU.) está infligiendo ahora sobre el mundo entero reflejan la filosofía de TODOS los judíos que respaldan la legitimidad religiosa del patológico Estado de Israel, así como las "santas" palabras judías del Talmud.

     Esto es indiscutible. Un judío es por definición alguien que cree en el Talmud.

     La única cosa diferente entre sionistas y judíos consiste en que los sionistas incluyen algunas sectas de cristianos, las mismas sectas que afirman que los judíos serán exterminados si ellos no aceptan a Cristo como su salvador cuando él vuelva. Es sólo una conversación entre extraños compañeros de cama.

     Pero cada cosa repugnante que está mencionada en el Talmud justifica totalmente —y santifica— cada cosa perversa que los banqueros sionistas Illuminati han hecho al mundo los pasados dos mil años (o al menos los últimos 200). Tanto el Talmud como la Biblia son viciosas estratagemas de control de la mente, que amenazan y coaccionan a la gente para que no desafíe a aquellos astutos criminales que afirman que ésta afrontará las llamas eternas del infierno (o, en el caso de Jesús, ser hervido en excremento) por toda la eternidad si desobedece lo que sus sacerdotes y rabinos le dicen que haga.

     De esa manera, cuando usted me dice que no todos los judíos apoyan lo que Israel está haciendo a los árabes o lo que la influencia judía ha hecho en el proceso de destruír a Estados Unidos, porque éstos son judíos creyentes en la Torá en vez de en el Talmud, sólo me estremezco, y realmente no creo nada más de lo que tal persona diga en adelante. Sólo me río de usted por su mentira, tanto si sabe o no que está mintiendo.

• • • •

     Quise vomitar cuando leí la historia sobre el rabino judío ortodoxo que las autoridades determinaron que había causado la muerte de un bebé al poner el pene del niño en su boca durante un depravado ritual religioso de circuncisión.

     Parece que el rabino, que por lo visto había hecho esta clase de cosas antes, había transmitido el herpes al niño y a su hermano gemelo. Uno de ellos murió por la infección, y el otro simplemente tiene el herpes de por vida.

     Conforme a la ley judía, un "mohel" —alguien que realiza circuncisiones— extrae sangre de la herida causada por el corte del prepucio. La mayor parte de los mohels usan un dispositivo de succión. El rabino Yitzhok Fischer usa su boca.

     Si hubo alguna vez un ejemplo de la vida real de toda las malas cosas que la gente ha dicho sobre los judíos a través de los siglos, éste era ése. Todas las acusaciones horrorosas vienen vomitando de vuelta. La tribu de Judá desciende de caníbales, que es por lo cual fue condenada al ostracismo de entre las otras tribus de Israel. Los judíos asesinaban a niños cristianos y bebían su sangre en rituales durante la Edad Media. Los judíos creen que los no-judíos no son realmente humanos (para citar al Mesías judío, el rabino Schneerson) y se les ordena matarlos y robarlos sin recibir ninguna sanción.

     Es bien sabido por todos que a los niños judíos sus mayores les enseñan a llamar a los no-judíos como "ganado" y "cucarachas". Usted sólo tiene que escuchar el discurso odioso de los líderes israelíes, u observar el comportamiento de los drogados soldados israelíes cuando ellos disparan balas en las cabezas de los niños palestinos, y luego, después de la clamorosa protesta internacional que sigue, impartir dos meses de cárcel a los pervertidos perpetradores de tales atrocidades.

     ¿Se preguntó usted alguna vez usted por qué el Talmud no está ampliamente disponible, sobre todo ya que los judíos se han hecho tan prominentes en la sociedad estadounidense?.

     Bien, hay una razón, y es muy fea.

     El Talmud, que es simplemente una compilación de comentarios rabínicos, ordena que los judíos traten a todos los no-judíos como bestias infrahumanas.

     Cualquiera que se llame a sí mismo el grupo elegido o la élite de Dios, debería ser inmediatamente hospitalizado por paranoia clínicamente demostrable. Ellos también deberían ser impedidos a perpetuidad de poseer un arma y a toda su propiedad debería aplicársele la ley anti-mafia (RICO Act) y ser confiscada para beneficio de la tesorería pública (y no de los bolsillos del padre de Bush).

     Todos los dogmas y las doctrinas religiosas deberían ser encerrados con llave lejos en un museo y custodiados por psiquiatras que guíen las visitas a esta envenenada suciedad de control de la mente y expliquen que todos estos rancios rituales son sólo estratagemas cínicas para controlar el comportamiento y esquilar los bolsillos de sus adherentes.

     Por supuesto, luego necesitaríamos un museo para los psiquiatras que inventaron todas estas aflicciones que no pueden ser demostradas como verdaderas, pero que ellos las tratan de todos modos a fin de prescribir medicamentos para anestesiar y para engañar a la población para que consuma más drogas.

      Un campo impenetrable se inventó alrededor de la psicosis colectiva que, literalmente, se resiste a la conciencia, dice Paul Levy.

     Si no entendemos las raíces psíquicas de nuestra situación en el mundo actual, estamos condenados a repetirla inconscientemente y a recrear interminablemente la destrucción. Reconocer el origen psíquico de lo que se está jugando en el escenario mundial es, por su propio mérito, la comprensión misma de lo que el proceso psíquico más profundo y subyacente nos está revelando.

     Pero dejaré la conclusión final a un mejor piloto de embarcación fluvial que yo:

     «¿Puede el solo fanatismo ser responsable de la persecución de los judíos?. Es ahora mi convicción que éste es responsable de apenas un poco de ella. En esta conexión traigo a la memoria el libro del Génesis, capítulo 47. Todos hemos leído la historia de los años de abundancia y los años de hambre en Egipto, y cómo José con aquella oportunidad construyó un monopolio comercial con los corazones quebrados, y los mendrugos de los pobres y la libertad humana —un monopolio por medio del cual él se apropió de todo el dinero de la nación, hasta el último centavo; tomó todo el sustento de la nación, hasta el último vaso; se apropió de la tierra de la nación, hasta la última hectárea. Y luego se apoderó de la nación misma, comprándola por pan, hombre por hombre, mujer por mujer, niño por niño, hasta que todos fueran esclavos; un monopolio que tomó todo, no dejando nada, un monopolio tan impresionante que, si se lo compara con él, los monopolios comerciales más gigantescos en la historia posterior son sólo cosas de bebé; porque negoció con cientos de millones de búshels [unidad de medida de volumen], y sus ganancias fueron calculadas en cientos de millones de dólares, y esto fue un desastre tan aplastante que sus efectos no han desaparecido totalmente de Egipto hoy, más de 3.000 años después del acontecimiento.

     Estoy convencido de que la persecución del judío en ningún alto grado se ha debido al prejuicio religioso. No; el judío es un comprador de dinero. Él lo convirtió en el fin y el objetivo de su vida. Él estaba por ello en Roma. Él ha estado en ello desde entonces. Su éxito ha convertido a la raza humana entera en su enemigo» (Mark Twain).


     Note: Entre el 26 de Agosto y el 11 de Septiembre de 2001, un grupo de especuladores, identificados por la American Securities and Exchange Commission como ciudadanos israelíes, vendió rápidamente una lista de 38 acciones de las que razonablemente podría esperarse que cayera su valor a consecuencia de los ataques pendientes. Estos especuladores actuaron en las bolsas de valores de Toronto en Canadá y Frankfurt en Alemania, y sus ganancias fueron expresamente declaradas ser "de millones de dólares".

     "¿Prohíba el Talmud como discurso de odio?... Pero ¿a quién odiamos?", podría preguntar algún judío. Por supuesto él ya sabe la respuesta: "A cada uno en la Tierra que no sea un judío".

     En un mundo sano, un documento tan enfermo como el Talmud estaría sujeto a años de escrutinio y debate público en vez de como está ahora, escondido bajo el manto oscuro de la mojigatería arrogante y usado como una excusa para cometer los delitos más horrendos en la historia humana.

     ...Hasta 1900 el sionismo estadounidense estuvo limitado a judíos inmigrantes (jázaros ashkenazim), y la masa de judíos estadounidenses (principalmente sephardim alemanes "occidentales") se opuso a ello. Sin embargo, hacia 1910 un millón de inmigrantes judíos había llegado a Estados Unidos desde Rusia, y el lobby sionista comenzó a representar un número significativo de votantes. Hoy, los judíos representan aproximadamente el 3% de la población estadounidense, pero ocupan más o menos el 90% de todas las posiciones claves en la Administración estadounidense. También en Rusia después de Revolución bolchevique el número de judíos era de aproximadamente el 10% de la población, mientras que el número de judíos en el gobierno bolchevique era de aproximadamente el 90%. En otra interesante "coincidencia", el Presidente Franklin Roosevelt (que era de una familia judía) tenía 72 consejeros alrededor de él cuando llevó a EE.UU. a la Segunda Guerra Mundial, de los cuales 52 eran conocidos judíos.

     "Como el bien comprobado axioma dice: Aquellos que rechazan aprender las lecciones de la Historia están condenados a repetirlas" (Ivan Fraser, http://www.biblebelievers.org.au/proof.htm).

     Yo estaría aterrorizado de ser un judío hoy en día. Cuando el mundo averigüe lo que esta tribu de malhechores ha hecho a la Humanidad con el tiempo, no les irá bien. Lo siento por ellos. Ellos tienen que encubrir la verdad a fin de seguir sobreviviendo. Y ésta es exactamente la batalla por el mundo que estamos presenciando ahora.–



1 comentario:

  1. Hay algo de verdad y algo de inexactitud.
    Cierto: Talmud contiene instrucción Satanista. Y Sionismo es Satanista.
    Pero inexacto que toda escritura religiosa sea lo mismo.
    Ocurre que ellos (judíos satanistas), han mezclado, han adulterado, han mentido, como parte del plan, para perder incluso a quienes buscan guía en las enseñanzas. Y por eso fue necesario nuevo pacto. Y por eso las leyes fueron luego escritas a fuego, en el interior de cada uno (en la conciencia), para que se sepan y conozcan desde adentro, en forma personal e ineludible.
    Son 2 planes que se contraponen: 1-Salvación/Liberación
    2-Dominación
    El 1ero. diseñado por el Ser Interior Profundo (Dios).
    El 2do. por su opuesto, el No-Ser, el adversario, la inversión de Dios (Diablo).
    La humanidad se define de acuerdo a quién elije seguir.

    ResponderEliminar