BUSCAR en este Blog

domingo, 7 de octubre de 2012

John Kaminski - La Traición Moral de David Icke



     En su página oficial está este artículo del año pasado que hemos traducido de John Kaminski, el número 15 de la serie What's That Ticking Sound?. Pocas veces se ve a un cazador abatir a tres pájaros de un solo escopetazo. John Kaminski es un escritor que vive en la costa del Golfo de Florida predicando el mensaje de que ningún problema en el mundo puede ser auténticamente abordado sin primero analizar los efectos causados por la perfidia judía, que ha subvertido y ha disminuido cada aspecto del esfuerzo humano a través de toda la Historia. El apoyo a su trabajo se deriva totalmente de la gente que puede entender lo que él dice y que sabe lo que significa.


La Traición Moral de David Icke
por John Kaminski
13 de Enero de 2011

Los comunicadores Jeff Rense y Alex Jones promueven la mentira
de que hay judíos honestos.



     «¿Vamos a permitir que nuestro mundo sea destruído con tal de no ofender a un pequeñísimo número de gente que nos acusa de anti-semitismo para encubrir los crímenes que ellos mismos están cometiendo contra nosotros?». Conde Cherep-Spirodovich, The Hidden Hand, 1925 (parafraseado).


     Es un delito moral contra toda la Humanidad defender a los judíos, el judaísmo o el carácter judío de cualquier manera, porque la religión judía ordena a sus seguidores matar o esclavizar a todos los habitantes no-judíos del mundo, de acuerdo a su libro sagrado, el Talmud. Éste también ordena que sus adherentes DEBEN mentir a los no-judíos o si no han de sufrir sanciones por parte de sus rabinos.

     NO HAY judíos honestos. ¡La religión judía PROHÍBE a los judíos que sean honestos con los no-judíos!. Cientos de citas que refuerzan esta filosofía en la psique judía pueden ser citados desde los repugnantes libros del núcleo de la religión judía, el Talmud y la Torá. Y una amplia evidencia de esta práctica puede ser vista no importa hacia qué dirección nos dirijamos.

     NO HAY judíos honestos. Sólo mire la cultura que tenemos. Mire la muerte masiva que se acelera alrededor de nosotros.

     Aquellas microscópicas cantidades de judíos convalecientes que han desarrollado el concepto de conciencia, elegidos para convertirse en seres humanos y exponer su herencia mortal pueden ser contadas con prácticamente una mano. Benjamin Freedman, Jack Bernstein, y más recientemente nuestro querido hermano Nathanael Kapner, que está ostentosamente tratando de advertirnos sobre la nihilista locura judaica que está succionando al mundo hacia su alcantarilla venenosa, son sólo algunos de los no muchos más judíos que han visto la luz y que han decidido ser vecinos decentes más bien que robots asesinos dirigidos por los rabinos.

     De los judíos que parecen haber cruzado la línea en alguna especie de forma humana real, la mayor parte de aquellos, triste es decirlo, están solapadamente pretendiendo ganar un poco de ventaja o esperando una oportunidad para cometer un sabotaje sobre cualquier proyecto que se oponga al sadismo salvaje del monstruo israelí, que hace alarde de su orgullo patológico en el modo en que mata a la gente y luego se ríe por ello.

     En los canales de televisión de hoy, todos los personajes son sobornables y solitarios, cada uno dispuesto a traicionar al otro a fin de tener éxito en esta sociedad que los judíos han creado para nosotros en la pantalla. La gente de hoy es tal como la gente que usted ve por la televisión, y esto no es bueno, porque ellos no son auténticos —y nosotros tampoco.

     Mientras una crecientemente nerviosa población de la Tierra avanza hacia lo que parece ser el portentoso año de 2012 d.C., la confusión y el engaño no tienen rival; quizás es de la manera que siempre ha sido en un mundo que se deteriora y que trató de mantenerse a sí mismo sobre la base de sobornos y corrupción, que era una cosa muy deshonesta de hacer para todos aquellos otros pueblos que sólo querían vivir y amar honestamente, pero que están ahora yaciendo en el polvo, siendo los daños colaterales de alguna guerra o algún experimento médico fraudulentos.

     Todo esto que usted está comenzando a comprender, es un libreto que ha sido escrito para nosotros por hombres judíos muy ricos, que siempre incluyen a algunos goyim en su mezcla para hacerlos parecer demográficamente aceptables. La razón por la que han logrado éxito es que ellos no tienen absolutamente ningún escrúpulo, aunque han creado un sistema que parece estar dirigido por gente con escrúpulos. Y de repente usted ve que la filosofía de desmoralización de ellos ha tenido éxito, y que no tenemos ningún lugar donde ir sino donde el rabino que tiene las píldoras y la guillotina.

     Bienvenidos a la Revolución francesa, amigos. Está aquí, pero ustedes no lo han comprendido todavía. Acostúmbrense a estar delgados. Ésta es una producción judía.

     El brillante actor británico David Icke recientemente mintió a sus millones de seguidores hablando con mucho detalle sobre la diferencia existente entre los judíos buenos y aquellos repugnantes sionistas que se aprovechan de todos, incluyendo a los judíos buenos.

     ¡Qué cántaro tan falso de excremento de entretención!. Ésta es la misma cosa que hacen Alex Jones y Jeff Rense, entrevistando a esos comentaristas judíos (la mayoría de ellos pretendiendo ser goyim de un credo religioso exotérico u otro) y falseando su papel como si fuesen campeones de la franqueza y de la paranoia anti-gubernamental, mientras al mismo tiempo no producen ninguna lección de valor durable que nos ayude a luchar contra la rastrera tiranía que nos está estrangulando.

     No hay judíos buenos. Salvo por excepciones extraordinariamente infrecuentes, NO HAY judíos buenos. Ellos hacen un voto cada año para no decir nunca la verdad. Ellos creen que la otra gente son animales, y que los judíos pueden robar la propiedad de otra gente sin recibir ningún castigo (mientras no sean atrapados por un ingenuo goy representante de la ley).

     El judaísmo es un cínico sindicato criminal, no una religión. Cualquier sociedad que pretenda que el judaísmo es una religión legítima pronto desarrolla la palidez de la muerte como nación, y muy poco después a partir de entonces se desintegra, a veces por la revolución, a veces por la enfermedad, a menudo por el hambre. Todas éstas están en la agenda inmediata de Estados Unidos a comienzos del fatídico año 2011.

     Hace sólo unos pocos años, yo siempre había querido reunirme con David Icke, abrazarlo, y decirle: "David, si todos en el mundo fueran como tú, ¡qué maravilloso mundo sería éste!". Pero yo no diría eso ahora.

     David Icke sabe muy bien que debe decir que los sionistas son el problema y no los judíos. Él es un historiador brillante que ha perdido el hilo de su misión en los actos del juego que está jugando. Icke tiene que pedir perdón a todos los crédulos goyim que él ha engañado con su declaración de que el nombre que deberíamos aplicar sobre nuestro escurridizo enemigo es "sionismo Rothschild".

     Se trata de los judíos, David, y suavizando tus palabras, los estás complaciendo, y por consiguiente, estimulándolos en su constante e interminable actividad criminal.

     Pero no hay ninguna esperanza para Rense y Jones, que son dependientes del dinero judío para su supervivencia. Ellos están irremediablemente comprometidos y plagados de impostores judíos profundamente encubiertos. Usted espere que ellos adulen constantemente a aquellos judíos buenos, y ellos así lo harán.

     Lástima que no hay pruebas de que los judíos buenos no existen, y cualquier afirmación de que ellos existen es un delito moral contra la Humanidad.

     ¿Quiere usted demostrárselo a usted mismo?.

     Nómbreme un judío bueno, preferentemente vivo. No importa a quién usted nombre, ese judío o judía cree en el Holocausto, cree que árabes llevaron a cabo el 11-S, que Hitler mató a 6 millones de judíos, y que Israel es un país legítimo. Todas éstas son mentiras judías, que los judíos defenderán hasta el día que ellos mueran, aunque ellas sean mentiras —y la mayor parte de los judíos sabe que son mentiras. Los medios judíos de comunicación han hecho un trabajo tan cuidadoso propagando estas mentiras que también la mayoría de los goyim las creen. La verdadera historia —ningún gaseamiento, judíos cómplices en el encarcelamiento de judíos— es la que usted realmente tiene que aprender, ya que de otro modo usted seguirá siendo susceptible a este candado mental judío que pone la realidad de cabeza, que adora lo deforme y lo oscuro, y nos trata como marionetas prescindibles, siendo que somos realmente, cuando usted se para y piensa en ello, mucho más que eso.

     Por eso los judíos son tan malos vecinos, porque para ellos somos sólo como animales. Pero David Icke piensa que esto está bien, dado que ellos son "judíos buenos". Sólo pregunte a los libaneses, o a cualquiera otro en el Oriente Medio. En efecto, las encuestas de la industria turística muestran que los israelíes son la gente más odiada en el mundo.

     Joe Lieberman, Alan Dershowitz, Abraham (Abe) Foxman. Éstos son los judíos que el mundo conoce. Nada de lo que ellos digan puede ser creído.

     Es realmente fácil atrapar a un judío en una mentira. Todo lo que usted realmente tiene que hacer es preguntar: "Así que, Gilad, ¿qué piensa usted acerca de Israel?", y escuche la ficción que él inventará. Sonará muy parecido a lo que usted escucha por la TV. Yo esperaba más de David Icke, pero, ay, no lo conseguí. Quizás su decisión estaba basada en el hecho de que su auditorio es substancialmente judío y se deleita en la diversión cínica con los entretenidos cuentos de Icke acerca de reptiles en vez de rabinos.

     Se acuerda ahora y para siempre por todos los pueblos del mundo que cualquier persona o grupo que insista en que es mejor que todos los demás, es de hecho el mismo grupo de bestias infrahumanas que alega que los demás son. Todos los que estén a favor digan "¡Sí!". ¿Alguno se opone?. Los "Síes" ganan, por una mayoría muy grande.

     Éste es el mismo poder que nosotros tenemos que invocar y movilizar para deshacernos de esta tiranía que afanosamente está erradicando toda la vida natural en este planeta. Pero David Icke no estará con nosotros. Él estará deslumbrando a todos aquellos judíos buenos con su fascinante experiencia.

     Los judíos lo controlan todo en esta sociedad, y si usted no sabe eso, entonces usted está realmente trabajando para ellos, ya sea que usted lo comprenda o no

     ¿Judíos honestos?. Nómbreme uno. Yo lo pondré de manifiesto como un mentiroso con sólo unas pocas preguntas. Entonces usted debe perdonarme que me ría brevemente de la impresionante estupidez de su ingenuidad, y que luego me ponga muy triste sabiendo que usted no tiene ni los instrumentos ni la voluntad para investigar la causa probable de su propia cercana muerte.

     Hazte esta pregunta, David Icke: ¿Cómo podría alguien ser una buena cosa si salió de un sistema que está putrefacto hasta la médula?.


     P.S.: Para todos aquellos judíos buenos por allí, tengo este consejo: hágase conocido tan pronto como sea posible, denuncie el judaísmo como el terrible mal que es, y reincorpórese a la raza humana, que siempre lo ha querido de regreso. Ya la gente no cree nada de lo que usted dice. De modo que hágalo pronto para que usted no sea barrido con el resto de aquellos criminales cuando la gran luz ilumine.–


1 comentario:

  1. Muy buen articulo, coherente y veraz.

    http://quenosocultan.wordpress.com/

    ResponderEliminar