BUSCAR en este Blog

sábado, 13 de octubre de 2012

Harrell Rhome - Roma Dio Nacimiento al Judaísmo


     En www.gnosticliberationfront.com estaba este fragmento de Harrell Rhome, magister en Teología y doctor en Filosofía. Éste es un capítulo de su libro titulado "Del Templo al Talmud: Explorando Tradiciones Judaicas" ("From the Temple to the Talmud: Exploring Judaic Traditions") de 2009, donde presenta una peculiar tesis y unas noticias poco difundidas sobre otros engaños que se siguen manteniendo. En este texto que hemos traducido resulta natural la presentación del Imperio de los Papas como una continuación (aunque fuese por usurpación) del Imperio de los Césares (conocemos ya la tesis de que el Imperio romano nunca decayó ni se extinguió, sino que ésa fue otra fábula que nos inculcaron; y dicen otros que ni siquiera las dinastías babilónicas se han extinguido). Hay algunas afirmaciones suyas no completamente convincentes, pero su planteamiento general tiene coherencia. El doctor Rhome es autor de otros artículos de mucho interés, que veremos si los presentamos.


Roma Dio Nacimiento al Judaísmo
por Harrell Rhome


PRÓLOGO

     En el primer siglo, para todas las intenciones y propósitos, el Imperio romano dio nacimiento a dos importantes religiones mundiales: el judaísmo y el cristianismo. La moderna religión judaica fue creada directamente a través de sus acciones, tanto hostiles como conciliatorias. Antes de comenzar esta saga, debemos entender el Zeitgeist, el espíritu de la época, en el mundo antiguo. Las antiguas ciudades portuarias eran los centros y los depósitos de las noticias de varios acontecimientos según se difundían por el mundo. Recordemos que todos los puertos y caminos en el mundo occidental (y por ende quienes viajaban por ellos) estaban controlados por Roma. La conversación que llenaba las plazas del mercado y las tabernas, como ocurre hoy, versaba sobre acontecimientos locales y algunos hechos mundiales, pero entre los asuntos discutidos apasionadamente en aquella época estaba la religión. Sobre todo después de 70 d.C., el judaísmo se extendió globalmente y se encontraba en todas las ciudades grandes, especialmente en los puertos. Muchos judíos sefardíes estuvieron implicados en el transporte marítimo y en empresas relacionadas portuarias y mercantiles.

     Y otra nueva fe también estaba haciéndose popular. Sobre todo en sus formas posteriores, también era una creación romana. Al igual que el judaísmo, también vino de Palestina y del Mediterráneo oriental. No tenía un nombre claramente distinto al principio, pero pronto llegó a ser llamada cristianismo. Estas dos religiones semíticas y su temprano desarrollo como fuerzas en los acontecimientos mundiales estaban fuertemente influídas por los intereses y las prioridades romanas. Algunos cristianos y otros parecen pensar que la religión judía viene de tiempos antiguos, pero ésta sólo nació unas décadas después de que el cristianismo surgiera. Como usted verá, Roma está estrechamente implicada con ambos movimientos religiosos dinámicos del mundo antiguo.

    La antigua religión hebrea-habiru estaba centrada en el Templo, donde la sangre fluía continuamente por los primitivos sacrificios de animales, lugar donde ellos conservaba un "dios en una caja" llamada el Arca de la Alianza. Si a lo mejor su deidad semítica no vivía en la caja, ella supuestamente hablaba desde allí. Como sabemos, los hebreos originalmente eran tribus y clanes de egipcios errantes. La caja del Arca es la manera como su deidad tribal nómada viajaba junto con ellos. Tanto su religión como las historias acerca de ella estaban basadas en mitos egipcio-semíticos existentes y en la colección de dicho folklore. La antigua religión tenía rivales regionales con dioses relacionados, como Ba’al, Moloc y otros. Entre estos rivales se incluía una secta semítica muy similar llamada los samaritanos. Ellos mantenían su tradición quizás aún más antigua de sacrificios sangrientos de animales en el monte Gerizim más bien que en un templo. Ellos fueron excluídos por la religión judaica, de modo que fueron una forma primitiva no-talmúdica. Pero todos los reinos y mini-Estados del Mediterráneo oriental fueron absorbidos finalmente e incorporados en el Imperio romano.


GUERRAS ROMANAS CON JUDEA.
LA "OPERACIÓN TITO" FUE TANTO UN FINAL COMO UN PRINCIPIO

     El pequeño y apartado lugar palestino era un punto conflictivo. Sin entrar en abundantes detalles, hubo más que unos cuantos brotes rebeldes. Hubo incluso un culto proto-terrorista judaico, los Sicarii, hábiles asesinos que encubiertamente apuñalaban a sus opositores menos radicales mientras se rozaban contra ellos en las calles o en el mercado. Ellos fueron los precursores de Irgun y de todas las otras bandas sionistas organizadas que usaron tácticas terroristas para establecer su moderno mini-Estado. Los romanos finalmente se hartaron y se decepcionaron. Mientras muchas personas eran buenos súbditos romanos, incluso ciudadanos imperiales, Palestina permaneció como un problema con sus revolucionarios proto-sionistas.

      Roma finalmente decidió acabar con el problema de una vez para siempre con la que me gusta llamar Operación Tito. El Sitio de Jerusalén fue el acontecimiento crítico en 70 d.C., seguido de la caída de la fortaleza Masada tres años más tarde. La fuerza de asalto romana fue, por supuesto, comandada por el futuro Emperador Tito. Entre otras cosas, el Templo, una magnífica estructura arquitectónica del mundo antiguo, fue completamente arrasado y quemado, y las cosas santas llevadas por las legiones romanas. Sin ninguna duda, las castas sacerdotales de los cohen y los levitas fueron o liquidadas o dispersadas a los cuatro vientos. Esto no hizo ninguna diferencia de todos modos; su Templo y sus rituales habían perecido. Jerusalén fue completamente saqueada y nivelada. Prácticamente nada permaneció de la vieja ciudad santa hebrea. 

     Estos acontecimientos fueron un final tanto simbólico como literal para la antigua religión hebrea. Ya no fue más. La gente judaica palestina fue expulsada o esclavizada y llevada a Roma donde algunos de ellos ayudaron a construír el Coliseo. Además de la introducción de valiosos esclavos, esta migración forzada trasplantó a más de 20.000 judíos para vivir en Roma. Algunas familias judeo-romanas de hoy remontan su linaje a aquellos hechos. Como vemos una y otra vez cuando estudiamos la historia del mundo antiguo, Judea y Roma tienen conexiones cercanas. Ya que el Imperio romano era multicultural y racialmente diverso, debemos asumir que los judaicos y los romanos se intercasaron y se mezclaron. Mientras estuvo en Palestina, Tito se encontró, se enamoró y tuvo una prolongada relación con Berenice, la hija de Herodes Agripa, el gobernante marioneta de los romanos. Esto duró hasta que Tito fue coronado. Roma y Judea: las relaciones de familia ciertamente profundizan las conexiones.


JERUSALÉN EN EL AÑO 70:
LA CIUDAD, EL TEMPLO, LA RELIGIÓN ANTIGUA Y EL PUEBLO SE HAN IDO.

     Aelia Capitolina, una nueva ciudad colonia romana fue construída finalmente sobre las ruinas aplanadas de Jerusalén, comenzada más de medio siglo más tarde por el Emperador Adriano. Entre otras cosas construídas encima de los escombros y las cenizas de la vieja ciudad había una enorme calle romana similar en tamaño a una moderna carretera de seis pistas. La nueva ciudad era un magnífico asunto romano, completo con foros, baños y templos paganos ornamentados. El cambio físico y cultural era completo. Jerusalén se había terminado, deshecho e ido. Después de la Segunda Rebelión judía en 132-135, a los judíos se les prohibió entrar en el área, excepto durante la fecha conmemorativa de la destrucción (Tisha B'Av). Esto significaba el noveno día del mes Av, una fecha variable en Julio o Agosto. Con esta única excepción, a los judíos les estaba prohibido vivir allí o hacer peregrinaciones. Puesto que Aelia Capitolina fue construída sobre un plan de concepto abierto sin murallas, a la Décima Legión romana se le asignó la tarea de vigilar el área, impidiendo a los judíos entrar en cualquier otro tiempo. Aelia Capitolina siguió hasta el siglo cuarto cuando la ciudad comenzó a crecer en tamaño otra vez. Desde el reinado de Constantino hasta el siglo séptimo los judíos estuvieron prohibidos. Constantino comenzó a construír toda clase de iglesias y lugares sagrados en supuestos puntos sagrados sobre toda la región, la mayoría encontrados por su madre, Helena. La crédula Helena llegó buscando sitios sagrados y reliquias santas. Con la ayuda de varios artistas de la estafa, ella "encontró" lo que buscaba. Algunos dicen que ella terminó con los suficientes fragmentos de la "verdadera cruz" como para construír una casa...

      Llamada Jerusalén de nuevo, otra vez comenzó a tener residentes judíos. Roma y la religión cristiana cambiaron el paisaje radicalmente. Palestina era ahora la tierra santa de la nueva religión cristiana. Estas iglesias y lugares sagrados, construídos por Constantino, son la mayor parte de las cosas que usted ve hoy en una visita turística al Estado sionista. Ahora usted conoce la verdadera historia de por qué la llamada Tierra Santa y lo que a los visitantes se les muestra allí es una trampa para turistas y una farsa, basada en la charlatanería y la imaginación de "Santa" Helena y su hijo, Constantino. En otras palabras, lo que usted ve y aquello que a usted se le dice son creaciones romanas.

 
     IMAGEN: La ilustración muestra los magníficos proyectos para la nueva ciudad romana, Aelia Capitolina, incluyendo la enorme calle de seis pistas. Note el campo de la Décima Legión, las tropas especiales estacionadas allí para impedir a los judíos entrar, excepto en Tisha B’Av.

     La Operación Tito puso un final violento y definitivo al antiguo culto del Templo hebreo. De este acontecimiento de muerte vino un nacimiento. Roma también sirvió como la partera, quizás podríamos decir incluso como la madre de un esencialmente nuevo movimiento religioso llamado el judaísmo. La participación no se terminó sólo con el nacimiento destructivo, como usted podría pensar. Por extraño que parezca, parece que Roma se preocupó por su hijo nacido problemática y violentamente, fomentando inmediatamente el crecimiento y desarrollo saludable del judaísmo.  


UN SANEDRÍN PATROCINADO POR LOS ROMANOS RÁPIDAMENTE ENTRA EN JUEGO.

     No todos los judíos abandonaron Palestina. Algunos muy especiales permanecieron por invitación imperial y bajo protección imperial. Con pleno permiso y bendición de los romanos, el Sanedrín se trasladó a la ciudad costera de Jamnia (Javne, Jabneel), actualmente una localidad mucho más agradable. El rabino Johanan ben Zakkai prontamente recibió permiso para fundar un seminario para el estudio de las halajá (las leyes judaicas) y una escuela de leyes talmúdicas (una yeshiva). No sólo eso: el dinero necesario debe haber sido considerable, pero con la presunta cooperación romana, el complejo yeshiva fue creado sin tardanza. Este nuevo "Vaticano judaico", fundado y bendecido por Roma, se convirtió en una fuerza principal en la sistematización de la religión judaica aún en desarrollo, determinando entre otras cosas el canon de sus escrituras. Cientos de años más tarde, los eruditos judaicos basados en Palestina produjeron el Códice Aleppo, trabajando tanto con textos hebreos como arameos. Los trabajos del rabino Johanan tuvieron un impacto cultural y teológico enorme sobre la evolución de la religión judaica. Sus escritos además de los de sus estudiantes y devotos posteriores comprenden una gran parte de la Mishná, un componente significativo del moderno Talmud.



     IMAGEN del Arco de Tito como aparece hoy y un busto del Emperador romano, una verdadera plaga y azote para los judíos. Como un resultado directo de sus acciones, Tito es irónicamente el fundador remoto y el creador de la religión talmúdica de la era moderna llamada judaísmo. 

     Cuando los viajeros visitan Jerusalén hoy, ellos son llevados al casco antiguo y se les muestran las habituales trampas turísticas y las supuestas calles y paradas donde Jesús anduvo, etc. Como ya dijimos, todo esto no es sino una vasija con panes judíos sin levadura (matzo). Yo fui lo bastante afortunado como para tener un buen guía, y se me mostró un poco del llamado Jerusalén subterráneo. Si bien es más interesante que las calles superiores, esto también tiene mucho de fachada. Hay que explorar varios niveles hacia abajo allí para encontrar las ruinas de la ciudad destruída durante la Operación Tito. Esto lleva a cuestionar la actual localización del Templo y sus supuestas ruinas, pero no hay tiempo para eso ahora. Lo que usted ve en Jerusalén hoy en gran parte existe sólo en la imaginación pública. Naturalmente, aparte de los sionistas, es el Vaticano romano el abastecedor primario de estos engaños. Hay muchos relatos que hablan del asedio a la ciudad y de los días de aniquilamiento y saqueo que lo siguieron. El Talmud Mishná afirma la masiva o mejor dicho completa destrucción, posiblemente escrita por testigos presenciales sobrevivientes o por aquellos que hablaron con éstos. Como los textos dicen, el saqueo y el retiro de los diversos objetos ocurrieron dos días antes de que el edificio fuera quemado hasta el suelo.

     "Cinco desgracias acontecieron a nuestros padres ... en el día noveno de Av ... fue decretado que nuestros padres no deberían entrar en la Tierra (Prometida), el Templo fue destruído una primera y una segunda vez, Bethar fue capturada y a la ciudad (Jerusalén) se le pasó el arado" (Ta'anit 4:6).

     "En el séptimo día los paganos entraron en el Templo y comieron allí y lo profanaron durante todo el séptimo y el octavo día, y hacia el anochecer del noveno día ellos le prendieron fuego y el Templo siguió quemándose todo ese día" (Ta'anit 29a).


EL PAPA ROMANO Y LOS JUDÍOS.

          Como sabemos, la celebración judía de Tisha B'Av marca el sitio y la destrucción de Jerusalén, como se ve en el Arco de Tito. Hasta que Napoleón ocupó Roma, algunos Papas recién entronizados montaban a caballo en un desfile hacia el arco donde a los judíos, sus sacerdotes y rabinos comunitarios, se les exigía que lo honraran ritualmente y lo saludaran. Algunos de ellos deben haber descendido de los esclavos llevados desde Jerusalén. Ellos ritualmente reconocían y saludaban al Emperador Tito, el Conquistador de los Judíos, el expoliador de su ciudad santa, el profanador de su Templo, saludándolo en su arco divino en la forma humana del Papa, también un monarca romano reinante. Ellos ceremoniosamente le presentaban una copia ornamentada de la Torá. El recién coronado Pontifex Maximus rechazaría aceptarla, diciendo algo como "Ley buena, pero religión mala". En la historia judía el Arco de Tito está marcado indeleblemente con éste y otros acontecimientos. En 1555 cuando el Papa Pablo IV reinstaló en ghettos a los judíos romanos, ellos fueron reunidos en el Arco y obligados a pronunciar un juramento de sumisión. Roma y Judá tienen conexiones de varias clases. Algunas son muy profundas e intensas.


¿VIENE PRONTO UN TEMPLO JUDEO-ROMANO?

     Supongo que varios artefactos del Templo están todavía en posesión del Vaticano, tal vez incluso el Arca, ritual y simbólicamente completamente significativa. El Vaticano debe tener todos los objetos existentes. Teniendo en cuenta la posibilidad de que los devotos del Templo destruyeron ciertos objetos para evitar la captura y la profanación, muchas cosas fueron cuidadosamente sacadas antes de que el edificio fuera arrasado y quemado. Luego ellas fueron llevadas a Roma. A menos que alguna transferencia encubierta haya ocurrido, ¿dónde más estarían?. Dudo que los duendes de las catacumbas del Vaticano realmente alguna vez pierdan o extravíen algo, sobre todo algo de esta importancia. Pero ni la Iglesia ni los judíos abiertamente se refieren a estos asuntos más bien esotéricos y delicados. ¿Están siendo conservados tales artefactos para el tiempo cuando un Tercer Templo sea erigido?. Junto con renovados sacerdotes Cohanim y yeshivas especiales para entrenarlos, una novilla roja, requerida para el primer sacrificio ritual, ha sido criada con éxito. 

      ¿Va a tener el pagano Pontifex Maximus Papa del Vaticano un trono allí de modo que él pueda reinar alternativamente desde ambos centros de poder?. De ser así, podríamos llamar a éste un templo judeo-católico. Supongo que éste sería el acto final de la unión entre Judea y Roma.

      ¿Daría esto otra vez nacimiento a una nueva religión, basada en el judaísmo y en el catolicismo del (Concilio) Vaticano Segundo?. El Papa ha afirmado ya que el dogma del judaísmo del Holocausto es también una parte crucial del dogma católico como se mostró en 2008 y 2009 en el asunto del obispo Williamson. ¿Producirán Judea y Roma un descendiente?. Ya tenemos el llamado judeo-cristianismo como un nombre utilizable, de manera que ¿quién realmente puede decirlo?. ¡Matrimonios más extraños han sido hechos y niños aún más extraños han nacido!.

     La IMAGEN abajo del Arco de Tito retrata el saqueo del Templo y el retiro de los objetos sagrados. Como lo he visto cuando visité Roma, el arco es todavía completamente impresionante, incluso después de todo este tiempo. Al caminar por allí uno puede imaginar quizás y concebir mentalmente los magníficos desfiles papales y las grandes muchedumbres de los días antiguos.  
   



CUANDO ROMA DESTRUYÓ JERUSALÉN NACIÓ EL JUDAÍSMO.

     Como sabemos, el judaísmo moderno tiene poco que ver con la antigua fe hebrea. El judaísmo es talmudismo. Los escritos talmúdicos crecieron hasta proporciones prodigiosas en la antigua Babilonia. Los judeo-persas más tarde llevaron la halajá (las tradiciones tanto orales como escritas) a Israel / Canaán / Palestina, donde el Talmud siguió creciendo, especialmente con el Talmud de Jerusalén así como con las adiciones posteriores de la Mishná. Fue el judaísmo talmúdico, la religión de los escribas y fariseos, no la antigua fe del Templo hebreo, lo que se esparció sobre el mundo antiguo. ¿Cómo ocurrió esto?.

     2008 fue un gran año para algunos libros realmente útiles e informativos sobre los judaicos y el judaísmo. Uno de los más completos (1.199 páginas) y persuasivos fue "El Espíritu Revolucionario Judío y Su Impacto en la Historia Moderna" (The Jewish Revolutionary Spirit And Its Impact On Modern History) de E. Michael Jones. El doctor Jones, un escritor católico tradicional, habla acerca de la evolución del judaísmo y su mesianismo geopolítico supremacista después de que Tito y sus legiones arrasaron completamente Jerusalén. En ese momento de la Historia, el culto de los Fariseos era el partido religioso dominante. Particularmente después de la caída del Templo y la emigración desde Palestina, ellos recrearon y remodelaron completamente la antigua fe hebraica en el talmudismo, que comenzó a ser llamado judaísmo.


[Comienza la cita]

     Mientras pareció que la nación judía había perecido después del Sitio de Jerusalén, un remanente escapó hacia las comunidades de la Diáspora en Arabia, Egipto y Cirene, de donde ellos tomaron tanto su odio hacia Roma como su política mesiánica revolucionaria. Un remanente del partido pacifista también se escapó. Sintiendo que la revolución estaba conduciendo a una catástrofe, Johanan ben Zakkai había sido sacado de contrabando de la Jerusalén sitiada como un cadáver envuelto en una mortaja. Cuando los espías judíos de Tito le informaron de que Johanan era un amigo de Roma, el general romano le concedió una petición. Johanan pidió permiso para comenzar una escuela.

     Desde esta escuela surgió la nueva religión del judaísmo. Los judíos no tenían ningún Templo, ninguna ofrenda quemada, ningún sacerdocio, y ningún Sanedrín o cuerpo dirigente. Todo lo que ellos tenían era un libro, y a partir de este libro ellos crearon una nueva religión. El papel del rabino era hacer comentarios sobre el libro. Los comentarios fueron conocidos como el Talmud, que llegó a ser la base de la nueva religión judía.


LA PALABRA DE DIOS FUE ANULADA POR EL TALMUD.

     El Talmud absorbió a la Torá, permitiendo a los judíos ver el ascenso de la Europa cristiana con el consuelo nacido del desdén. ... El Talmud, dice (el doctor Heinrich) Graetz, "conservó y promovió la vida religiosa y moral del judaísmo", pero lo hizo dando lugar a la separación y el control.

     El Talmud puede haber protegido a los judíos de cismas y divisiones sectarias, pero el precio que los judíos pagaron por esta protección fue el control rabínico completo.

     El Talmud quitó las escrituras sagradas de las manos de los judíos comunes e hizo de su interpretación el ámbito exclusivo de los rabinos, como está codificado en la ciencia talmúdica. La palabra de Dios fue anulada por el Talmud. El Talmud, dice el dicho, permitió todo lo que la Torá prohibía. El judío, en otras palabras, no podía apelar a las leyes sagradas sin el permiso de los rabinos que controlaban el Talmud.

     El Talmud aseguró que la blasfemia y la subversión llegaran a ser parte de la cultura judía, porque, como un estudioso señaló, el Talmud es el creador de la nación judía y el molde del alma judía.

[Fin de la cita].


          Después de 70 d.C. comenzó realmente la Diáspora. La mayor parte de los judíos abandonaron Palestina como esclavos o emigrados de una clase u otra. De los pocos que se quedaron, muchos de sus descendientes más tarde se convirtieron al Islam cuando fueron confrontados por las yihads de los años 700. Esto explica por qué algunos modernos judíos y palestinos muestran una afinidad genética. En el resto del mundo romano antiguo, los judíos llegaron a ser una parte importante del comercio y el transporte así como dominantes del ámbito financiero hasta los años 1500 cuando la Iglesia permitió a los cristianos practicar la usura. El profesor de historia israelí Shlomo Sand y otros dicen que contrariamente a la creencia popular, el judaísmo del último período del Imperio romano era una fe proselitista. Si bien es poco conocido, en ciertos casos la talmúdica Ley de Noé demanda conversiones de gentiles. Aunque fuera por temor a los judíos, el Libro de Ester muestra que los conversos a la antigua religión hebrea eran aceptados. Por varios motivos, el judaísmo se difundió sobre la escena global durante el tiempo que estamos examinando. En efecto, siempre ha atraído a varios buscadores espirituales, y las sinagogas estaban en todos los centros principales, no sólo en el ámbito romano sino hacia el Este también. Los judaistas orientales de Babilonia y Bagdad ayudaron a convertir el populoso reino jázaro de Asia Central hacia 740 d.C., cuyos habitantes llegaron a ser conocidos ante el mundo como los judíos ashkenazi. El Talmud estaba en plena actividad.


SINOPSIS.

     La de alguna manera debilitada y pacificada fe judía realmente sirvió bastante bien a los aristócratas romanos y a los poderes en la sombra durante más de dos siglos. Finalmente los intereses imperiales miraron en otras direcciones y las políticas estatales cambiaron. Roma adoptó, asumió el control completo, rehizo y promovió vigorosamente la otra nueva religión semítica del primer siglo llamada cristianismo. A fines del siglo cuarto, ellos la transformaron completamente y la adaptaron a sus objetivos y metas globales. Y, por supuesto, ellos la usaron contra los judíos. Quizás los romanos temían el constante crecimiento e influencia de éstos. Para estas fechas en la Historia, judaicos de una clase u otra estaban en una parte bastante grande e influyente del Imperio. Cuando Constantino llegó al trono, él promovió fuertemente el cristianismo, prohibiendo el proselitismo judaico y las conversiones al judaísmo.

     Hubo efectos tanto reales como psicológicos. No sólo ellos fueron confinados en ghettos, sino que los judíos no podían compartir su fe con otros, incluso si se lo solicitaban. Ellos fueron legalmente obligados a convertirse en culturalmente insulares. Ya separatistas en su orientación hacia los no-elegidos, los judíos se volcaron espiritualmente  hacia su propio interior, a sus tradiciones talmúdicas etnocéntricas existentes desde hace mucho tiempo, complementadas por su misticismo estilo sufi, contoneos y salmodias, magia ceremonial, sueños de golems, numerología cabalística y gematría. Pero en los ambientes más mundanos, los judíos cooperaron con y sacaron ganancia de la hegemonía romana más bien que resistirse a ella. A mediados del siglo cuarto muy pocos judíos vivían en Palestina. Muchos habitaban en ciudades romanas y en sus colonias.

     Los objetivos geoestratégicos de Roma durante el siglo primero en el Mediterráneo oriental fueron conseguidos. En su mayor parte, sus problemas palestinos habían terminado. Independientemente de los efectos posteriores sobre la historia mundial, las políticas estatales y las acciones militares romanas durante los dos primeros siglos —tanto a favor como en contra— dieron ocasión a una religión esencialmente nueva llamada el judaísmo. Cuando examinamos las crónicas del pasado, vemos un parentesco muy antiguo, muy extraño y curioso entre romanos y judíos. Lo que es más, esta unión disfuncional continúa hoy. Nadie sabe lo que el futuro depara, pero por otra parte, podemos observar y aprender de una corriente actual de acontecimientos en la historia mundial relacionada con este tema persistente.

     Nietzsche lo dijo mejor: "Es el más largo conflicto en curso: Judea contra Roma, Roma contra Judea".



No hay comentarios:

Publicar un comentario