BUSCAR en este Blog

jueves, 16 de agosto de 2012

Saman Mohammadi - Acerca de la Realidad Inducida


     En el sitio www.disquietreservations.blogspot.ca se publicó este 26 de Mayo un artículo titulado "Diez Razones de Por Qué la Realidad Es un Sueño Colectivo". Luego el 4 de Junio se publicaron otras cinco nuevas razones referidas a lo mismo. Nosotros hemos unido ambos textos y grupos de razones y puéstolos en castellano como una sola pieza. El escritor de todos estos razonamientos es el autor de dicho blog, el señor Mohammadi, y en ellos va hincándole sus dientes a la enorme farsa del 11-S, construída justamente para "hacer creer" una cierta realidad, la que posteriormente ha debido ser consensuada con otros gobiernos que a su vez mantienen en la ceguera a sus pueblos.



15 Razones de Por Qué la Realidad
Es un Sueño Colectivo
por Saman Mohammadi


La bestia gubernamental le dice a la gente: Duerme ahora, pequeño niño. Todo va a estar bien. Mamá y yo no vamos a dejar que nadie te haga daño.



1.   Los medios occidentales de comunicación están manteniendo a la conciencia occidental mayoritaria en un estado de sueño. Están haciendo esto con el fin de suprimir de la conciencia pública los crímenes masivos contra la Humanidad que están siendo llevados a cabo por los líderes financieros, políticos y de los medios de comunicación en Estados Unidos, Inglaterra e Israel.


2.   El tiempo se está acelerando, y va quedando poco tiempo para la reflexión y el pensamiento. El mundo está cambiando a un ritmo que excede nuestra capacidad de comprender lo que los cambios significan para nosotros como individuos y para nuestro destino colectivo como especie. El sentido abrumador del tiempo perdido es demasiado para soportar para mucha gente, de modo que ellos se deprimen, se desconectan del mundo real y se escapan hacia sus mundos de fantasía.


3.   Todo a lo que se nos lleva a creer sobre la realidad oficial y la historia oficial por las instituciones de la sociedad es una mentira. Hemos perdido el sentido de nuestras vidas, y estamos buscando desesperadamente respuestas. Algunos de nosotros están atrapados en el laberinto de la información, y han abandonado nuestra búsqueda personal de la comprensión. Y algunos de nosotros continúan avanzando penosamente a través de la oscuridad, durante toda la noche, porque nunca estamos satisfechos con nuestro actual nivel de conocimientos.


4.   El 11-S presenciamos a los líderes Orwellianos de Estados Unidos e Israel destruyendo la realidad y la razón, y sustituyéndolas por la ilusión y la irracionalidad. Su uso político del terrorismo para condicionar mentalmente a la gente de Occidente a creer que la amenaza del terrorismo exige su vigilancia y el sacrificio en favor del Estado, ha creado sociedades de ovejas que reaccionan instintivamente contra cualquier discurso que cuente la verdad y que sea anti-conformista.


5.   La politización de las noticias ha creado una cultura de desinformación, distracción y engaño. Las "noticias" durante las 24 horas son la cosa más peligrosa y letal en el mundo. La televisión es un cáncer sobre la mente. Desde el 11-S la televisión ha sido utilizada como un instrumento de guerra psicológica contra la gente en EE.UU., Canadá, y otros países occidentales.


6.   Individuos con mentalidad esotérica en el gobierno, en los medios de comunicación, en sociedades secretas y en Hollywood están persiguiendo una agenda política y religiosa secreta. El engaño y el secreto contribuyen decisivamente a su misión demoníaca. Su compromiso para la supresión de los hechos históricos y de la realidad objetiva es total y absoluto.


7.   Las películas son más que entretenimiento: ellas son una forma subversiva y exitosa para programar a las masas. Hollywood es una fábrica de sueños, y sus sueños se convierten en puntos de referencia para la gente, los medios y los políticos. El 11-S las personas entrevistadas y los sobrevivientes dijeron que ellos sentían como si estuvieran en una película. Hay muchísimos más ejemplos de este fenómeno social, cultural y psicológico.


8.   Ver la vida como un sueño es un truco de la mente. Para los criminales del mundo, sobre todo aquellos que controlan los gobiernos y las compañías financieras, estar separados de la realidad les permite que ellos se involucren en actividades ilegales con un exagerado sentido de confianza. Los terroristas estatales que llevaron a cabo el 11-S se sienten intocables porque su absurda mentira ha sido incuestionadamente aceptada como un hecho objetivo por la mayoría del mundo, más bien que como un malvado engaño. Ellos son los amos de la realidad, y ellos lo saben, lo que explica por qué no tienen miedo de organizar otro acontecimiento bajo bandera falsa en Occidente para justificar otra guerra criminal.


9.   El consenso en cuanto a lo que es la realidad, bajo un sistema de dictadura, se alcanza mediante el uso del terror y la propaganda sistemática. ¿Cómo llegamos a un consenso en la política pública y en programas de gastos gubernamentales en una democracia?. Idealmente, por medio de un intenso debate, del diálogo político, la educación pública y la discusión pública. Pero no es eso lo que ocurrió en los días y semanas después del 11-S.

     Las naciones occidentales llegaron a un consenso acerca de la amenaza del terrorismo después de que los gobiernos en las sombras tanto de Estados Unidos como de Israel cometieron el mayor acto de terror en la Historia. La realidad consensual bajo la que hemos vivido desde el 11-S es un hechizo colectivo y una prolongada pesadilla. Los frutos sociales de este hechizo colectivo son la muerte, la pobreza y la miseria.

     Los propagandistas que trabajan para Washington, Londres y Tel-Aviv son maestros en la ideación de un "consenso internacional" sobre objetivos políticos y militares, sea en Afganistán, Iraq, Palestina, Libia, Siria o Irán. Pero ellos no usan la lógica y la razón para lograr persuadir al mundo, sino que en cambio usan grandes mentiras y terrorismo bajo bandera falsa para intimidar a las naciones para que éstas acepten su retorcida versión de la realidad.


10.  Los regímenes de terror y fraude crean un estado de sueño colectivo para limitar la conciencia de la gente, de manera que ésta no se despierte ni comprenda la magnitud de los crímenes que han sido cometidos contra ella mientras dormía. Los propagandistas de los regímenes totalitarios de terror están constantemente involucrados en una guerra contra la memoria colectiva. Su objetivo es la psique colectiva de la sociedad. Y ellos usan toda clase de técnicas psicológicas, militares y científicas para lograr su objetivo de crear una población desmoralizada, inconsciente, ignorante, temerosa y psicológicamente traumatizada.

     Pero hay una salida para nuestra pesadilla colectiva: Podemos rechazar la realidad consensual basada en el terror que ha sido construída por los mistificadores que están detrás de los acontecimientos del 11-S. Podemos soñar un nuevo sueño.


11.  Bajo los Imperios del pensamiento, la realidad no está basada sobre hechos sino en creencias no-científicas que son sistemáticamente dirigidas hacia las mentes de las personas desde que el Sol sale hasta que se pone. Ejemplos: la Iglesia Católica de la Edad Media, y el Imperio estadounidense de comienzos del siglo XXI. Los hechos no tienen cabida en las ideologías de los Imperios grandes y poderosos. La Iglesia desde los púlpitos metió a la fuerza su ideología sobre la gente, y Washington lo hace por medio de la televisión. Sólo la tecnología ha cambiado, no la psicología humana.

     Terence McKenna dijo en una de sus conferencias, no recuerdo cuál, algo en el sentido de que "la realidad consiste en lo que todos estamos de acuerdo en llamar la realidad". En la Edad Media la realidad consistía en lo que la Iglesia decía que era. Fin de la discusión. Si usted estaba en desacuerdo contra las opiniones "sagradas" de la Iglesia, usted era quemado en la hoguera y torturado de maneras horribles hasta que confesara ver la "luz" y consintiera en ser un esclavo.

     Lo mismo es verdadero en 2012, bajo el Imperio Estadounidense y el Imperio del Sionismo. Si usted disiente contra las opiniones "sagradas" de Washington o pone los mitos de Tel-Aviv en duda, usted es difamado con la etiqueta de "teórico de la conspiración" e intimidado para lograr su sometimiento por medio de la tortura, el terror y asesinatos secretos mediante ataques con aviones no-tripulados (drones).


12.  El conocimiento y el mito se desdibujan en una sociedad que está dominada por un Estado jerárquico, totalitario y ultra-confidencial que se precia de estar en un interminable estado de guerra. Es difícil separar el conocimiento del mito, y la realidad de la fantasía, porque el Imperio corporativo de Washington ha dedicado sus increíbles recursos militares, políticos y de los medios de comunicación para difuminar la línea entre el mundo real y el mundo de ensueño.

     Barack Obama está prácticamente de rodillas suplicando a los maestros de la propaganda y a los magos de Hollywood para que hagan impactantes películas épicas sobre sus míticas aventuras y sus credenciales de liderazgo que cualquiera con un cerebro sabe que son puras pamplinas.

     Obama quiere que EE.UU. y el mundo sigan viviendo en el mundo de ensueño, y que piensen de él como el magnífico matador del Diablo-Dragón Osama bin Laden que fue falsamente acusado de los ataques a la ciudad de Nueva York y a Washington D.C. el 11 de Septiembre de 2001.

     ¿Pero quién diablos quiere mirar una película donde el presidente Obama es el héroe?. John F. Kennedy fue el último héroe presidencial en Estados Unidos. El cobarde Obama no tiene ni las agallas ni la mentalidad independiente ni la visión para caminar siquiera a la sombra de las pisadas de JFK, ni mucho menos para continuar la herencia heroica de éste ni para delimitar su propio territorio en la Historia.


13.  La conciencia "normal" y "mayoritaria" en cualquier época dada es estéril y se ha quedado rezagada ante el paso de la Historia. Aquellos que avanzan más allá de los límites de esta conciencia constrictora y restrictiva comienzan a ver el lado insólito, fantástico y soñador de la vida y el mundo.

     En nuestros tiempos alienados, todo lo que alguna vez fue estimado como verdadero y sagrado se está haciendo trizas y reduciéndose a polvo. James Wyckoff, autor de una biografía de Franz Mesmer, el fundador del hipnotismo, escribió:

    «Hoy, no sólo nuestra interpretación de la Historia está siendo desafiada, sino que nuestra visión de la realidad está puesta en entredicho. La evidencia de este cuestionamiento aparece en la proliferación de enseñanzas esotéricas, técnicas corporales, ciencias ocultas y "caminos" y métodos de iluminación con o sin drogas que están saturando algunas de las áreas menos congeladas de nuestra sociedad» (James Wyckoff, "Franz Anton Mesmer: Between God and Devil", 1975, Prefacio).

     El comentario de Wyckoff de que "nuestra visión de la realidad está puesta en entredicho" se aplica a la realidad espiritual, científica y política. Estamos dentro de un abismo. Nuestro entendimiento colectivo del mundo está pasando por una transformación. Como muchos otros han dicho, hemos sido puestos en un trance. Los acontecimientos del 11-S tuvieron el efecto psicológico de arrojarnos a un universo alternativo, donde el planeta está lleno de terror y el mundo está lleno de monstruos anti-estadounidenses porque ellos no tienen nada mejor que hacer que odiar a Estados Unidos.

     Pero dentro de este abismo cósmico, la naturaleza misteriosa de la vida está borboteando hasta la superficie. La gente tiene muchas preguntas, y quiere respuestas. Los "gurúes" del nuevo orden mundial y los gurúes de cada clase y creencia están procurando explotar este ambiente mentalmente frágil en la existencia espiritual de la Humanidad para hacer progresar sus propios intereses privados, sus opiniones y sus agendas.

     Permanecer escéptico ante todos los gurúes, escrituras, dioses, credos, Estados, religiones, medios, líderes, partidos políticos, profetas y ángeles, es la cosa más importante en el mundo. Seguir incondicionalmente, careciendo de sentido crítico, a cualquier líder en esta oscuridad equivale al suicidio individual.


14.  La realidad es ciencia-ficción. La creación de la Humanidad es ciencia-ficción. La historia humana es ciencia-ficción. Todo es ciencia-ficción.

     El periodista Jeremy Scahill aludió a la naturaleza de ciencia-ficción de la guerra contra el terrorismo en MSNBC el 2 de Junio cuando él estaba hablando de los asesinatos de Obama mediante aviones no-tripulados. Otros han hecho una observación similar. Toda la "guerra contra el terrorismo" tiene sus orígenes en la ficción. La historia oficial del 11-S es ciencia-ficción.

     La realidad ha sido triturada en pedazos. Hay una crisis global de sobre-propagandización. La propaganda del gobierno está matando a la sociedad civil y a la libertad humana por todo el mundo. Las mentiras oficiales están contaminando nuestras mentes, suprimiendo nuestra voluntad individual y carcomiendo nuestras almas.


15.  En un estado de ensueño, todo está puesto al revés. El hecho más inmediato y asombroso que golpea nuestra conciencia al despertarnos del sueño colectivo llamado la realidad consensual es éste: el mundo es un lugar extraño, espeluznante y fantasmagórico.

     Pero el mundo no se puso así durante la noche. Y no se volvió extraño sólo el 11-S. El mundo ha sido extraño desde el principio del tiempo. En lo extraño es en lo que nosotros los humanos somos mejores. Está en nuestro ADN. Deberíamos tener la palabra "extraño" tatuada en nuestras almas. Somos una especie extraña.

     La mayoría de la gente hace cosas extrañas, como seguir a asesinos de masas obedientemente, adorar a líderes de sectas ciegamente, y tomar la realidad en sentido literal. El mundo está lleno de gente de mente débil que pone toda su fe en líderes de la secta del gobierno o líderes de sectas religiosas, y siguen a sus autoridades hasta la tumba.

     Los miembros de sectas (la mayoría de la Humanidad) no saben que su realidad es un sueño. O tal vez ellos lo hacen en algún nivel pero no quieren abandonar el sueño porque es muy dulce, de modo que luego descartan los hechos oscuros como "teorías de conspiración" o bien ocupan algún otro término socialmente popular, y se adhieren a los mitos que reafirman sus ilusiones acerca del mundo en el que ellos viven.

     Vivir en un estado de ensueño puede ser muy satisfactorio y fructífero. Tiene sus ventajas. Algunas personas quisieran que nunca hubieran tenido que despertar para haber tenido que descubrir que el 11-S fue un trabajo interno, y que JFK fue asesinado por la Agencia Central de Información.

     Envidio un poco a los niños durmientes porque es divertido vivir en un mundo de pastos verdes y conejitos de oro. El diablo ofrece un trato bastante dulce para sus compañeros conscientes y sus esclavos inconscientes. Pero todo es putrefacto bajo la superficie de su trato dulce. Y al final, el diablo entrega la muerte, no el trato que prometió.

     Pero dormir en los brazos de Satán es muy consolador y agradable. Sólo se hace desagradable cuando usted finalmente se despierta y comprende para su asombro que usted está siendo estrangulado hasta morir.

     Dejar el estado de sueño colectivo es difícil al principio, pero luego mejora porque usted gradualmente recupera su independencia y su conciencia. El despertar se reduce una simple opción: permanezca siendo un niño y crea toda la propaganda emanada desde Washington, o crezca y comience a hacer preguntas básicas sobre lo que hemos sido llevados a creer sobre la "realidad".–



2 comentarios:

  1. Buen artículo.
    Ya veo que a la gente no le interesa despertar.
    Saludos.

    ResponderEliminar