BUSCAR en este Blog

viernes, 27 de julio de 2012

Vaticano Plaza - GdelA



     De antiguo se especuló, mayormente en los escritos bíblicos, con la equivalencia de Babilonia como centro de corrupción. Pero se sabe del enorme esplendor que tuvo esa ciudad y su tremendo impacto cultural para toda la Humanidad. Luego, también bíblicamente, se le quiso conferir ese status a la Roma de los césares, siendo muy maltratada sobre todo en el libro del Apocalipsis. Toda la mala intención obviamente fue luego soslayada cuando Roma fue usurpada por el Imperio de los Papas. Hoy, como el estudio de todas las cosas no se detiene, nos han comentado que Roma (= Babilonia) es la capital estadounidense, que en su origen se iba a llamar Roma, junto al río Potomac, un émulo del Tíber, y estando Washington a su vez ubicado sobre siete colinas (hills). En todo caso esta composición se refiere a la Roma que in Italia est. La putredumbre que emana de toda esa curia todos estos últimos años —podría decir algún cretino partidario o empleado de los Papas— habría que diferenciarla de la pureza de la doctrina... Ese argumento es auténtica basura. Ninguna institución puede esquizofrenizarse entre la ideología y sus representantes. Todos son lo mismo. Los representantes SON la institución. El mal que han cometido contra niños y jóvenes ha surgido de ellos mismos, no de algún agente externo (como el "Diablo" de los evangélicos). Es su propia lógica llevada a las consecuencias extremas. Y hay que recordarle a los asnos que el dogma de la "Trinidad" (entre otros) fue impuesto en el Imperio a sangre y fuego, con pérdida de vidas y bienes. Entonces no se hable de un santo origen. Su origen está manchado con sangre desde su mismo inicio. Su origen ES LA TRAICIÓN. La institución se construyó sobre la traición a los principios que declara. La actual ola de destape de la pedofilia y pederastia no es un plan maligno de los enemigos de la Iglesia sino que es la consecuencia de la libertad de informar lo que siempre se supo y ocurrió pero que no se decía por temor a las represalias. La deuda de esa iglesia con la Humanidad es tan grande que sólo podría pagarse con su muerte.




No hay comentarios:

Publicar un comentario