BUSCAR en este Blog

miércoles, 13 de junio de 2012

Daniel Taylor - Sobre la Dictadura Científica


     Ponemos en castellano ahora los otros dos artículos que hemos encontrado de Daniel Taylor sobre el mismo tema recientemente expuesto, esta vez ambos de Julio del año pasado. El autor (del sitio estadounidense www.oldthinkernews.com) plantea un enfoque sociológico para dar cuenta de la usurpación del poder por parte de ciertos tecnócratas que padecerían algunos trastornos psicopáticos. En el segundo artículo de estos dos repasa un poco la historia y personajes que se hallarían en la base de esta ideología y práctica, que sería la dictadura planificada y estructurada científicamente, o donde la ciencia (la tecnociencia) es el "alma" de este ejemplo de soberbia sin límites.

Pintura de Carlos Apsé - 2008

 
La Dictadura Científica,
la Ley Natural y la Abolición del Hombre
por Daniel Taylor
7 de Julio de 2011




     "No importa cuán lejos ellos retrocedan, o desciendan, no pueden encontrar ningún suelo para sostenerse... No es que ellos sean hombres malos. Ellos no son hombres en absoluto. Andando fuera del Tao, ellos han andado en el vacío".

     Estas palabras, escritas por C.S. Lewis en su libro de 1947 La Abolición del Hombre (The Abolition of Man), nos recuerdan que realmente existe un fenómeno llamado la ley natural, o el Tao, como Lewis lo llama. La ley natural ha sido reconocida desde que la Historia ha sido escrita. Negarla requiere el esfuerzo consciente de un ser humano normal. La idea de derechos inalienables —el fundamento sobre el cual la Declaración de Independencia de Estados Unidos fue escrita— surge de la ley natural. Como la Carta a los Romanos dice, "Pues cuando los no-judíos, que no tienen la ley, hacen por naturaleza las cosas contenidas en la ley, éstos... muestran la obra de la ley escrita en sus corazones".

     Escribiendo sobre el Tao, Lewis afirma: "Es la única fuente de todos los juicios de valor. Si es rechazado, todo valor es rechazado... La rebelión de las nuevas ideologías contra el Tao es una rebelión de las ramas contra el árbol: si los rebeldes pudieran tener éxito ellos encontrarían que ellos se han destruído a sí mismos". La Dictadura Científica, que está definiendo el siglo veintiuno, se está rebelando en el más verdadero sentido contra la ley natural.

    "Los condicionadores han sido emancipados de todo esto", escribe Lewis. "Ellos saben cómo producir la conciencia y decidir qué tipo de conciencia producirán. Ellos mismos están fuera, por encima".

     El pensamiento de Lewis como está expresado en La Abolición del Hombre está claramente influído por el ascenso de la llamada "Ciencia del Hombre" que ocurrió durante su vida. Esta gran iniciativa para descubrir los funcionamientos internos del hombre a fin de controlarlo mejor fue iniciada por la inmensa riqueza del Imperio Rockefeller a principios del siglo XX. En su aclamado libro "The Molecular Vision of Life: Caltech, the Rockefeller Foundation, and the Rise of the New Biology", la doctora Lily E. Kay examina la influencia de la Fundación Rockefeller en la formación de la biología molecular y en la ciencia de la ingeniería social. La doctora Kay escribe:

     «Hacia el final de la Era Progresiva, aún antes del compromiso en gran escala para el "progreso del conocimiento" acicateado por la Primera Guerra Mundial, las ciencias humanas recibieron considerable apoyo de las grandes fundaciones. Sus numerosos proyectos y el alcance sin precedentes de sus recursos financieros e institucionales formaron el desarrollo de la cultura y la producción de conocimiento en Estados Unidos».

     La constitución física de los seres humanos fue estudiada, y fueron ideados métodos para alterar varios procesos biológicos. La inercia generada por el proyecto Rockefeller ayudó al desarrollo del movimiento eugenésico en Estados Unidos. Fuera de las propiedades físicas del hombre, nuestra misma naturaleza fue escogida para un cambio radical. Los escritos de Aldous Huxley (un contemporáneo de C.S. Lewis), Julian Huxley (hermano de Aldous y primer director de la UNESCO), H.G. Wells y Bertrand Russell, están todos basados en las maquinaciones de este proyecto de proyectos. Charles Galton Darwin, nieto de Charles Darwin, escribió un libro titulado El Siguiente Millón de Años (The Next Million Years) en 1952. Para entonces el proyecto de la "Ciencia del Hombre" estaba bien encaminado. El programa de Darwin para la domesticación y una nueva repartición de la Humanidad es explicado en El Siguiente Millón de Años:

     "Aunque podría concebirse como probable domesticar a la mayoría de la Humanidad, esto sólo podría ser hecho dejando sin domesticar a una minoría de la población".

     Siguiendo con La Abolición del Hombre, de C. S. Lewis:

     «Está en el poder del Hombre tratarse a sí mismo como un mero "objeto natural" y a sus propios juicios de valor como la materia prima para la manipulación científica y alterarlos a voluntad... La verdadera objeción es que si el hombre decide tratarse como materia prima, materia prima él será: no materia prima para ser manipulada por él mismo, como tiernamente se imaginó, sino por... sus deshumanizados condicionadores».

     "La verdadera situación", escribe Lewis, "es la de una época dominante" en la cual "unos pocos cientos de hombres [gobiernan] sobre miles de millones de hombres".


La Época de Transiciones

     Ésta es la "época de transiciones" de las cuales las élites han escrito y hablado durante cientos de años. Idealmente, a los ojos de la élite, no se supone que nosotros tengamos ninguna influencia en cómo este período de tiempo histórico se desarrolla. Despojada del Tao, nuestra voluntad debe ser debilitada, nuestras opciones negadas o manipuladas y nuestras mentes moldeadas por una mano invisible.

     Todo debe ser trastornado, transmutado en una nueva imagen. Éste es el tiempo de la rebelión última de la élite contra el orden existente en todos los frentes. La familia es una "enfermedad" en necesidad de una cura, los documentos fundacionales de Estados Unidos son "parroquiales" y anticuados, la atmósfera de la Tierra debe ser alterada, y el código genético mismo de la biósfera del planeta necesita ser "reescrita".

     Si esto suena como demasiado para creer, mire estas abiertas declaraciones:

—   "La nueva visión consiste en que la relación más alta y más obligatoria es con la sociedad más bien que con la familia; la familia vuelve a la edad del salvajismo mientras el Estado pertenece a la época de la civilización. El individuo moderno es un ciudadano mundial, servido por el mundo, y los intereses domésticos ya no pueden ser supremos" (Arthur W. Calhoun, "A Social History of the American Family: From Colonial Times to the Present").

—   "El código genético tiene 3.600 millones de años. Es el tiempo para volver a escribirlo" (Tom Knight, profesor en el Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT).

—   "No podemos permitir que la Constitución se convierta en un obstáculo para un futuro con un sistema de asistencia médica sensible, una economía globalizada, y un sentido evolucionario de los derechos civiles y políticos" (Richard Stengel, revista Time).

—   "Puede haber una presunción de que... mediante la razón y la ciencia podemos gobernar el futuro de generaciones aún no nacidas de modos que sabemos que son correctos... ¿Queremos decir que porque hemos aprendido a navegar entre las corrientes también las controlaremos?... Hemos comenzado ya las tentativas de regular el clima local. ¿Dónde pensamos que nos detendremos: con el control de la velocidad de rotación de la Tierra, de su revolución alrededor del Sol?... La arrogancia precede a la caída [Prov. 16:18]. Todos nuestros esfuerzos promoverán sólo el desastre si no son hechos con la humildad apropiada para nuestra ignorancia, nunca olvidando que no hemos hecho la Tierra ni el cielo encima de ella" (Chester Bernard, presidente de la Fundación Rockefeller, 1948-1952).


Usted Puede Ser el Anticuerpo para la Enfermedad Patocrática

     El gobierno corrupto inevitablemente esparce su virus a los estratos inferiores de la sociedad. La enfermedad patocrática por su misma naturaleza debe propagarse desde arriba hacia abajo. La conciencia y la moralidad están justo en el camino de un puño de hierro que ejerce su poder a través de sus diversas ramas de control, todas las cuales consisten en seres humanos como usted y yo. El relativismo moral y la ignorancia gobiernan las mentes de los individuos que permiten a los patócratas.

     Los hombres y las mujeres de honor e integridad a menudo rechazan carreras en la política porque alcanzar el éxito allí a menudo implica sacrificar estas mismas características. Esto no quiere decir que implicarse en ello es algo malo, pero sí que individuos deshonestos, moralmente en bancarrota, se infiltran y ascienden hasta la cumbre de las estructuras políticas y corporativas. Estos individuos son la misma esencia de la Dictadura Científica. Este elemento detestable de la Humanidad procura propagar su enfermedad a un espectro más amplio de la sociedad, porque el "hombre normal" representa un grave peligro para su sistema patológico.

     El libro de Andrew M. Lobaczewski de 1998 titulado Ponerología Política arroja luz sobre la oscura filosofía de los patócratas, afirmando que «...la destrucción biológica, psicológica, moral y económica de esta mayoría de gente normal es una necesidad "biológica" para los patócratas».

     Realmente hay un elemento espiritual entre las cuestiones monumentales que nuestro mundo moderno está enfrentando. Le escribo como un cristiano, bastante consciente de que el corrupto establishment religioso —mediante su mega-iglesia que mendiga con histeria e hipocresía— ha impedido a innumerables individuos encontrar la verdadera realización espiritual en una nación carente de discernimiento. En realidad todas las principales religiones monoteístas (particularmente el cristianismo) están actualmente aguantando asaltos en todos los frentes, realizados mediante campañas de propaganda cuidadosamente diseñadas que se supone predominarán sobre el "extremismo" con correas cada vez más apretadas de corrección política. Los arquitectos sociales del Nuevo Orden Mundial deben destruír los fundamentos sobre las cuales la Humanidad se basa, terminando finalmente con La Abolición del Hombre.

     El historiador Alexis de Tocqueville nos recuerda en su libro de 1835 Democracia en Estados Unidos:

     "Si usted encuentra entre las opiniones de un pueblo democrático cualquiera de aquellas malvadas teorías que insinúan que todo perece con el cuerpo, usted debe considerar a aquellos que profesan tales teorías como enemigos naturales de las personas. Hay muchas cosas de los materialistas que me ofenden. Sus doctrinas me parecen perniciosas, y su orgullo me causa asco... Cuando ellos han hecho bastante para su valoración al demostrar que son meros brutos, se pavonean tan orgullosamente como si hubieran demostrado que ellos eran dioses".

     Como Lewis explica, el Tao debe ser arrancado si el hombre debe ser elaborado en una nueva imagen por los moldeadores del hombre de la nueva Era. Vuestra posición como un ser humano sensible contra la tentativa de la dictadura científica de reducir a la Humanidad al estado de un animal envía un mensaje poderoso. "Bien podemos agradecer la bienhechora obstinación de las verdaderas madres, las verdaderas niñeras, y (sobre todo) los verdaderos niños, por conservar la raza humana en tal cordura como la que aún posee", escribe Lewis. "Pero los moldeadores del hombre de la nueva Era estarán armados con los poderes de un Estado omnicompetente y una técnica científica irresistible".

     Lewis comenta sobre nuestra a menudo hipócrita sociedad: "Generamos hombres sin torsos y esperamos de ellos la virtud y la iniciativa. Nos reímos del honor y nos impresionados al encontrar traidores en nuestro medio. Castramos a los caballos y los alentamos a ser prolíferos".

     En el esfuerzo por alcanzar un estándar más alto tenemos la posibilidad de ayudar a nuestro prójimo a resistirse a la tiranía que está sumergiendo nuestra sociedad. El Tao, nuestra esencia, nuestra conciencia, está puesto en la mira de un hierro caliente.




La Dictadura Científica Explicada
por Daniel Taylor
26 de Julio de 2011


     El legendario discurso de despedida del presidente Dwight Eisenhower a menudo es citado para condenar al Complejo Industrial-Militar, que está íntimamente relacionado con el asunto que estamos tratando. Sin embargo, hay otro tópico del que poco se habla aunque es vital, en la última parte de su discurso. "La perspectiva de dominación de los académicos nacionales mediante empleos federales, asignaciones de fondos para proyectos, y por el poder del dinero, está siempre presente y debe ser seriamente considerada", advirtió Eisenhower. "Empero, al tener la investigación y el descubrimiento científicos en nuestra estimación, como debiéramos, también debemos ser conscientes del peligro igual y opuesto de que la política pública podría llegar a ser cautiva de una élite tecnológica científica".


¿Quiénes Son "Ellos"?

     Creo firmemente que en ausencia de un trasfondo histórico y de un contexto que abarque todo el espectro, los asuntos actuales y futuros no pueden ser totalmente entendidos. Este informe intentará clarificar la esencia del término "Dictadura Científica", proporcionando el contexto histórico e historias de los individuos implicados en su manifestación moderna.

     Las raíces ideológicas de la Dictadura Científica pueden ser remontadas hasta las obras de Platón hace aproximadamente 2.000 años. En verdad, la Humanidad ha estado combatiendo la formación de esta tiranía durante la mayor parte de la Historia conocida. La elaboración de la Constitución de Estados Unidos creó una barrera que, como H. G. Wells escribió en 1901, tuvo que "ser modificada o aplazada en alguna etapa". El foco aquí está en las formas modernas del poder científico que comenzó en el siglo XX y está floreciendo en el siglo XXI. La Dictadura Científica está compuesta de individuos no-elegidos que tienen acceso a los reinos del poder. Estos individuos tienen acceso a la tecnología futura aún sin revelar, informes clasificados de Inteligencia, y la capacidad de conducir la investigación científica que afecta a toda nuestra sociedad.

     Los trabajos de Bertrand Russell, Julian Huxley, Aldous Huxley, Charles Galton Darwin, H.G. Wells y muchos otros, proporcionan el marco mental sobre el cual está basada esta tiranía moderna. Los siguientes son varios ejemplos de hombres que ayudaron a formar la Dictadura Científica del siglo XXI. Para los lectores que son nuevos frente a esta información, lo que usted lee aquí es una pequeña parte del caleidoscopio total de la información disponible. Esto le dará a usted un principio para cualquier investigación a fondo que usted decida hacer.


Vannevar Bush: Primer Consejero Científico, Fundador de Raytheon

     Nacido en 1890, Vannevar Bush llegaría a ser el primer Consejero Científico del gobierno de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial bajo el Presidente Franklin Roosevelt. Bush desempeñó un papel vital en la creación de lo que conocemos hoy como el Complejo Industrial-Militar. Específicamente, el método de la investigación científica de esta gigantesca organización —comenzando con la Oficina de Investigación y Desarrollo Científico— fue ideado por Vannevar.

     Las raíces de Internet pueden ser remontadas hasta las ideas de Bush en 1945. El predecesor del computador mismo también puede ser atribuído a sus tempranos diseños. Con la ayuda de las grandes fundaciones, Vannevar Bush promovió muchos de los modernos instrumentos de la Dictadura Científica. El logro más notable de Bush fue servir como el organizador del Proyecto Manhattan que produjo la bomba atómica.

     El trabajo de Bush con el Proyecto Manhattan ayudó a solidificar la centralización de la investigación científica bajo el Ejército estadounidense. Esta combinación de investigación y desarrollo se ha desarrollado desde entonces en una red de contratistas y varias agencias. Uno de los contratistas de defensa más grandes del mundo hoy es la Compañía Raytheon, fundada por Vannevar en 1922. Gran parte de la tecnología que es inicialmente desarrollada por los militares es inevitablemente entregada a la sociedad.

     Uno de tales ejemplos es Internet. Se piensa que las ideas iniciales de Vannevar Bush son las raíces ideológicas de la Internet. En un informe de 1945 titulado "As We May Think" Bush escribe sobre su concepto del "memex" [de memory index, un teórico protosistema y dispositivo que equivaldría al actual computador personal]:

     "El propietario del memex, digamos p. ej., está interesado en el origen y las propiedades del arco y flecha. Él tiene docenas de libros y artículos probablemente pertinentes en su memex. Primero él recorre una enciclopedia, encuentra un artículo interesante pero incompleto, lo deja proyectado en su pantalla... De vez en cuando él inserta un comentario propio, ya vincunlándolo a la investigación principal o anexándolo a un tema secundario del ítem principal... Así él construye un camino de su interés a través del laberinto de informaciones disponibles para él".

     La DARPA [Defense Advanced Research Projects Agency, del Ministerio de Defensa] desarrollaría finalmente la Internet y la traería a la realidad. Mientras la Internet está siendo usada hoy como un instrumento sin precedentes para la vigilancia, sirve al mismo tiempo como un medio incomparable para el activismo.

    Desde 1935 hasta 1946 la Fundación Rockefeller financió el desarrollo del analizador diferencial mecánico de Vannevar Bush en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) por un total de 230.500 dólares. Este dispositivo, junto con la máquina Hollerith, es considerado como uno de los precursores del computador de escritorio que conocemos y usamos hoy.

     Bush también sirvió como presidente de la Institución Carnegie desde 1939 hasta 1955, donde ayudó a cambiar bastante el foco de la organización, desde la anticuada eugenesia hacia el control demográfico. En Una Historia Social de la Antropología en Estados Unidos, Thomas Carl Patterson escribe que como presidente, "Vannevar... finalizó su apoyo a los proyectos de Davenport (The Eugenics Records Office). El movimiento eugenésico fue transformado con el apoyo de Rockefeller cuando su foco cambió desde la herencia al control demográfico y a experimentos de control de la natalidad a escala internacional".

     Como G. Pascal Zachary documenta en su libro Frontera Interminable (Endless Frontier), Bush habló aduladoramente sobre la importancia del individuo, pero él era un abogado de un tipo de tecnocracia en la cual la sociedad es gobernada "por la clase acomodada y altamente educada". Él también vio al "populismo y la creciente participación de los ciudadanos en la maquinaria de gobierno como una receta para la decadencia". Zachary comenta que «el miedo de Bush a la "masa ciega" era ampliamente compartido en su círculo de científicos e ingenieros de alta categoría». También expresó en Frontera Interminable:

     «A medida que pasaron los años, el respeto predominante hacia los expertos envalentonó a Bush para abogar por la tecnocracia aún más descaradamente. A mediados de los años '50, él consiguió titulares por pedir una "aristocracia natural" que gobernaría "el clima de opinión" en el país, clima a partir del cual surgen la política y los valores».

     Mucho de lo que Vannevar Bush puso en movimiento condujo directamente a la explosión del progreso tecnológico que presenciamos hoy. Mientras la tecnología misma es neutra, las élites que dirigen su desarrollo lo hacen con agendas específicas en mente, y no nos están pidiendo que participemos en el debate.


Herman Kahn: Padre de la Planificación del Escenario

     «Herman Kahn ha sido una figura principal en uno de los más fascinantes cambios de poder en la historia estadounidense: desde líderes públicos identificables a los "intelectuales de acción"» (Revista Life, 6 de Diciembre de 1968).

     Herman Kahn es conocido como uno de los padres fundadores de los estudios futurísticos. Después de trabajar para la Corporación RAND, Kahn fundó el Instituto Hudson en 1961. La película satírica Dr. Strangelove está en gran parte basada en documentos e ideas verdaderos que surgieron de la RAND. La edición del 6 de Diciembre de 1968 de la revista Life detalla la carrera de Kahn, y las implicaciones mayores de un cambio sin precedentes del poder hacia "intelectuales de acción" no-elegidos. Como la revista Life reporta:

    «Herman Kahn ha sido una figura principal en uno de los más fascinantes cambios de poder en la historia estadounidense: desde líderes públicos identificables a los "intelectuales de acción".  Como consejeros de los funcionarios con poder de decisión, hombres como Kahn a menudo tienen acceso a la futura tecnología (lo que es sabido, pero no revelado todavía) y a la Inteligencia oficial sobre las capacidades y los proyectos de otras naciones.

     Así, las decisiones basadas en conocimiento privado, analizadas por asesores privados y debatidas en privado, pueden llegar a ser la política pública. Éste es un proceso del poder invisible. En su extremo esta influencia puede involucrar a una nación en programas sociales y acciones militares que no han sido ni totalmente explicadas ni debatidas en público. Un día, cuando aquel poder se difunde y se hace más sofisticado, puede afectar el curso del gobierno, de modo que las políticas de cualquier nación pueden ser encerradas con llave, como si fuera mediante piloto automático, años antes de que los hombres que son elegidos para gobernar tomen posesión del cargo».

     Este proceso del poder invisible es posteriormente posibilitado por las reuniones secretas anuales del Grupo Bilderberg —fundado en 1954—, el cual está compuesto por banqueros internacionales, presidentes de importantes corporaciones tecnológicas, editores de las principales agencias de noticias y otros poderes en la sombra.

     Un ejemplo histórico de este proceso en acción es la formación del mercado común de la Unión Europea, que fue desarrollado a puertas cerradas en una conferencia de los Bilderberg en 1955 en Alemania.


Ivy Lee y Edward Bernays: Relaciones Públicas Modernas y Manejo de la Percepción

     Ivy Lee es considerado como el primer hombre de Relaciones Públicas. Lee fue contratado por John D. Rockefeller Hijo para remodelar la imagen de la familia después de la infame masacre de Ludlow [1]. Una figura más ampliamente reconocida en las RR.PP. es Edward L. Bernays, el sobrino de Sigmund Freud, que ayudó a desarrollar considerablemente el estudio de la propaganda en el siglo XX.

[1. NdelT: La masacre de Ludlow fue un ataque que realizaron la Guardia Nacional de Colorado y los guardias de un campamento minero de carbón en huelga en Ludlow, Colorado, el 20 de Abril de 1914, donde murieron ametralladas y quemadas 25 personas, incluídos mujeres y niños. Una de las tres más grandes compañías mineras de Colorado pertenecía a la familia Rockefeller. Los mineros posteriormente se vengaron, y la huelga del carbón en Colorado de Sept. 1913 a Dic. 1914 —enfrentamientos que concluyeron cuando el presidente Wilson envió tropas federales— costó entre 70 y 200 vidas, siendo descrita como la huelga más mortífera en la historia de EE.UU.]

     En su libro de 1928, Propaganda, Bernays informa a los lectores sobre la verdadera clase dirigente en nuestra sociedad.

    "La manipulación consciente e inteligente de los hábitos organizados y las opiniones de las masas es un importante elemento en la sociedad democrática. Aquellos que manipulan este mecanismo invisible de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder dirigente de nuestro país.

    Somos gobernados, nuestras mentes son moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran parte por hombres de los que nunca hemos oído".

     En 1953 Bernays ayudó al gobierno de Estados Unidos en su derrocamiento del gobierno de Guatemala. Como Mark Crispin Miller señala en la introducción de Propaganda, "Bernays era... empleado de la United Fruit Company, por petición de la cual la administración Eisenhower usó a la CIA para derrocar al gobierno democráticamente elegido de Jacobo Arbenz".

     La fluoración del agua también fue vendida a Estados Unidos con la ayuda de Bernays. Como se detalla en El Engaño del Fluoruro, Christopher Bryson explica la conexión de Bernays con el Instituto Nacional de Investigación Dental (NIDR).

     El estudio de la mente del hombre ha permitido formas avanzadas de influencia sutil, del "consenso manufacturado". La Escuela Superior de Guerra estadounidense notó en 1998 que "la mente no tiene ninguna pared cortafuego", y que "estamos en el umbral de una época en la cual estos procesadores de datos del cuerpo humano pueden ser manipulados o debilitados".

     Gran parte de la agenda de la Dictadura Científica perecería en su camino en respuesta al simple acto de la gente que comienza a darse cuenta de que hay intentos de manipular nuestras mentes.


¿Cómo funciona la Dictadura Científica?

     La advertencia de Eisenhower es especialmente profética aquí. "La perspectiva de dominación de los académicos nacionales mediante empleos federales, asignaciones de fondos para proyectos, y por el poder del dinero, está siempre presente y debe ser seriamente considerada",  advirtió él. Las fundaciones exentas de impuestos han desempeñado un papel crítico en la dirección de la sociedad y el desarrollo tecnológico. Por ejemplo, como presidente de la Institución Carnegie, Vannevar Bush "era capaz de influír en la investigación en Estados Unidos hacia objetivos militares y podía aconsejar informalmente al gobierno en asuntos científicos".

     Como la doctora Lily E. Kay ha documentado en su libro "The Molecular Vision of Life: Caltech, the Rockefeller Foundation, and the Rise of the New Biology", las grandes fundaciones efectivamente ponen en movimiento la agenda tecnológica científica completa para el siglo XX. Bajo la agenda de la "Ciencia del Hombre", la constitución física de los seres humanos fue estudiada, y fueron diseñados métodos para alterar varios procesos biológicos. Esta inercia ondeó por toda la sociedad y afectó las mentes de la intelectualidad que estaba totalmente desconectada del principal grupo responsable de organizar el proyecto central.

     La Dictadura Científica a menudo funciona al abrigo de la oscuridad, bajo la Seguridad Nacional, contratistas privados y niveles profundos de secreto gubernamental.

     Un área de operaciones para este grupo está en los laboratorios de armas biológicas en todo el planeta. Como fue revelado por The Age, el ganador de un Premio Nóbel el microbiólogo australiano sir Macfarlane Burnet instó secretamente al gobierno australiano en 1947 a desarrollar armas biológicas para usarlas contra los "países sobrepoblados del Sudeste Asiático". En una reunión en 1947 con el Comité de Nuevas Armas y Desarrollo de Instrumental, el grupo recomendó que "las posibilidades de un ataque contra los suministros de alimentos del Sudeste de Asia e Indonesia usando agentes de armas biológicas (BW) deberían ser consideradas por un pequeño grupo de estudio".

     Los ataques con ántrax que ocurrieron poco después del 11-S han expuesto el bajo vientre de este sistema, junto con el asesinato del doctor David Kelly en 2003. El periodista investigador y cineasta Bob Coen examinó el caso ántrax y concluyó que una "mafia internacional de armas biológicas" está funcionando en total secreto.


     ¿Cómo puede un proyecto tan enorme pasar aparentemente inadvertido?. ¿Por qué no sé nada acerca de esto?.

     Las clases profesionales de la sociedad han sido ampliamente enseñadas y se han especializado hasta un grado que limita su perspectiva de la visión del espectro total de la sociedad. Es decir hasta que ellas sean "llevadas al redil". Esto no es por accidente o por casualidad. Tal como Vannevar Bush deseaba el gobierno de la clase "acaudalada y altamente educada", así Bertrand Russell, en su libro de 1954 La Perspectiva Científica (The Scientific Outlook) escribe:

     "...los gobernantes científicos proporcionarán un tipo de educación para los hombres y mujeres corrientes, y otro para aquellos que deben convertirse en responsables del poder científico. Los hombres y mujeres ordinarios se espera que sean dóciles, laboriosos, puntuales, irreflexivos y satisfechos".

     Afrontamos en un alto grado una conspiración abierta —H. G. Wells acertadamente llamó a uno de sus muchos libros así [The Open Conspiracy, 1928]. Aquí yace uno de nuestros mayores desafíos. No estamos afrontando un peligro claro y corriente que provocaría normalmente el instinto humano natural de oponer resistencia. Es una muerte rastrera que está erosionando de manera sutil a la especie humana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario