BUSCAR en este Blog

martes, 12 de junio de 2012

Daniel Taylor - En la Mente del Dictador Científico


     Hemos traducido ahora el primero de una serie de tres artículos que hablan acerca de la llamada dictadura científica (se puede enfatizar tanto en la dictadura como en la ciencia) que hemos hallado en el sitio www.oldthinkernews.com. En este primero hay un cierto énfasis en el asunto de la eugenesia, que como todas las cosas, depende quién y con qué orientación la maneje. Pero el contexto de este escrito no es relativista sino más bien denunciador de ciertos mundos de pesadilla que han propugnado en especial ciertos y varios señores ingleses sobre los que nadie hace mayor escándalo. El artículo original tenía vínculos a un par de videos que por estar en inglés no se mencionan aquí.


 
Una Ventana en la
Mente de un Dictador Científico
por Daniel Taylor
8 de Octubre de 2010




     El perfeccionamiento de la tiranía y el control hasta convertirlos en una ciencia es el sueño al cual aspira el dictador científico del siglo XXI. El estudio de la naturaleza humana, de la psicología y la biología, le ayudan en este objetivo. Lo que usted leerá aquí es una pequeña ventana en la mente oscura de un dictador científico. En combinación con un poder cada vez más centralizado y una tecnología rápidamente progresiva, la capacidad de grupos cada vez más pequeños para ejercer poder y afectar a cantidades mayores de personas es un peligro real. C.S. Lewis escribió en 1944: "La verdadera situación es la de una época dominante... que resiste a todas las épocas anteriores con el mayor éxito... la conquista de la Naturaleza por el Hombre, si los sueños de algunos planificadores científicos son realizados, significa el gobierno de unos pocos centenares de hombres sobre miles de millones".


Ponerología Política

     «...la destrucción biológica, psicológica, moral y económica de esta mayoría de gente normal es una necesidad "biológica" para los patócratas...»


     Dentro del campo de la ciencia política hay una rama de estudio llamada ponerología política, el estudio del mal [en griego, ponerós = dañino, maligno, perverso] aplicado a la política. Cada vez que una sociedad cae en manos de un dictador brutal, se pueden observar patrones casi idénticos. Las dictaduras científicas de hoy y aquellas que puedan venir en el futuro seguirán el mismo estilo. Esto no es por casualidad. El innovador libro de Andrew M. Lobaczewski de 1998 titulado Ponerología Política (Una Ciencia sobre la Naturaleza de Mal Ajustado para Objetivos Políticos) habla en profundidad de la naturaleza de los psicópatas y sus hechos cuando están en posiciones de poder.

     La imagen de la psicopatía que Hollywood ha impuesto a la sociedad es la de un enloquecido asesino con un hacha, un enemigo fácilmente identificable. Mientras que los psicópatas se manifiestan realmente a veces de esta manera, hay otro tipo más sofisticado que no ha recibido tanta atención. Los psicópatas son extraordinarios escalando los peldaños del poder, debido a su carencia de empatía y remordimiento. Las puñaladas por la espalda y la manipulación son hechas sin esfuerzo, todo el rato poniendo una apariencia de encanto sorprendentemente convincente. Cuando estos individuos logran el control de corporaciones, instituciones del gobierno y de los mismos fundamentos de la sociedad, millones de personas son psicológica y físicamente destruídos. Lobaczewski llama a este grupo la "Patocracia" [de pathos = pasión]. Él escribe:

    «La Patocracia es una enfermedad de los grandes movimientos sociales, seguidos por sociedades enteras, naciones e Imperios. En el curso de la historia humana, ha afectado a los movimientos sociales, políticos y religiosos así como a las ideologías que los acompañan... y los ha convertido en caricaturas de sí mismos. Esto explica por qué todas las patocracias del mundo son, y han sido, tan similares en sus propiedades esenciales».

    «La pregunta siguiente de esa manera se insinúa: ¿qué pasa si la red de acuerdos entre los psicópatas consigue el poder en posiciones de mando con la consiguiente desprotección internacional?. Esto puede suceder, sobre todo durante las fases posteriores del fenómeno. Incitada por su carácter, tal gente anhela aquello aunque entre en conflicto con su propio interés vital... Ellos no entienden que sobrevendría una catástrofe. Los gérmenes no son conscientes de que ellos serán quemados vivos o sepultados profundamente en la tierra junto con el cuerpo humano cuya muerte ellos causan».

    «Las acciones de la patocracia afectan una sociedad entera, comenzando con los líderes e infiltrándose en cada ciudad, negocio e institución. La estructura social patológica gradualmente cubre el país entero creando una "nueva clase" dentro de aquella nación. Esta clase privilegiada se siente permanentemente amenazada por los "otros", es decir, por la mayoría de la gente normal. Y tampoco albergan los patócratas ninguna ilusión en cuanto a que su destino personal debería ser un retorno al sistema del hombre normal».

    «Así, la destrucción biológica, psicológica, moral y económica de esta mayoría de gente normal es una necesidad "biológica" para los patócratas. Muchos medios sirven para este fin, comenzando con campos de concentración e incluyendo la guerra con un enemigo obstinado y bien armado que devastará y debilitará el poder humano lanzado sobre él...».

    «Cualquier guerra emprendida por una nación patocrática tiene dos frentes, el interno y el externo. El frente interno es el más importante para los líderes y la élite gobernante...».


     Este elemento detestable de la Humanidad procura extender su enfermedad a la sociedad más amplia, porque como Lobaczewski establece, el "hombre normal" representa un grave peligro para su sistema patológico. La dictadura científica es una tentativa para la "revolución final", una garantía de dominación para la Patocracia.


H. G. Wells y los Hombres de la Nueva República

"Ellos tendrán un ideal que hará que el sacrificio valga la pena".

     La ambición por el control social y la eugenesia fue en gran parte responsable de la aparición y el desarrollo del estudio científico de la biología molecular. Esto ocurrió cuando grandes fundaciones, principalmente las empresas Rockefeller, fueron establecidas en Estados Unidos a principios del siglo XX para involucrarse en una campaña de investigación masiva para descubrir los funcionamientos internos del hombre y por su parte idear métodos de control socio-biológico. Así Estados Unidos se convirtió en el progenitor del siglo XX de la eugenesia.

     La creencia en que el control racional y científico de la Naturaleza por parte de la Humanidad conducirá a una especie de Utopía Biocrática se encuentra a través de todos los escritos de H. G. Wells, Aldous Huxley y otros. Estos mismos trabajos (que se han convertido en ejemplos citados a menudo del mundo ideal de la utopía biocrática) están basados en las que fueron las tendencias de su momento en la ciencia, junto con los objetivos señalados de la élite del mundo. La "dictadura científica" de la cual Aldous Huxley habló, es la natural extensión moderna de la vieja práctica de la tiranía.

     H. G. Wells se codeó y tuvo amistad íntima con alguna de la gente más prominente de su tiempo, incluídos la declarada eugenetista Margaret Sanger, el socialista fabiano George Bernard Shaw, y la familia Huxley. Thomas Henry Huxley, a menudo referido como "el Bulldog de Darwin" por su fuerte promoción de los ideales de éste, le hizo clases a Wells y le enseñó biología. Aldous Huxley y Julian Huxley eran nietos de Thomas Huxley.

     Como primer director general de la UNESCO, el hermano de Aldous, Julian Huxley, escribió en la declaración de la misión de la organización en 1947: "Será importante para la UNESCO ver que el problema eugenésico sea examinado con el mayor cuidado, y que la opinión pública sea informada de las cuestiones en juego, de modo que mucho de lo que ahora es impensable pueda hacerse al menos imaginable".

     El libro de 1901 de H. G. Wells "Anticipations: Of the Reaction of Mechanical and Scientific Progress upon Human Life and Thought" describe lo que Wells llama la "Nueva República". En este libro, Wells declara sin rodeos los objetivos y las intenciones de su proyectada Nueva República que, entre muchas otras cosas, "...tendrá un ideal que hará que el sacrificio valga la pena", y sobre los desviados aplicará "sufrimientos causados muy científicamente, que dejarán solamente un recuerdo". Wells incluso predice el surgimiento de una unión de Estados europeos completa con "homologación de leyes y monedas y medidas" mediante la cual "la paz final del mundo puede ser asegurada para siempre".

     La supuesta superioridad de la élite científica, que se ha depurado a sí misma de ideas antiguas y anticuadas y de una moralidad restrictiva, la sitúa en una posición de dominio en la Nueva República de Wells. La mentalidad patocrática se aprecia claramente. Wells escribe: "El sistema ético de estos hombres de la Nueva República, el sistema ético que dominará el Estado mundial, será formado principalmente para favorecer la procreación de lo que es bueno y eficiente". La muerte, escribe Wells, es "el método que debe en algunos casos todavía ser llamado en ayuda del hombre". El sistema ético del Estado mundial va a "hacer que el sacrificio valga la pena".

    "Los hombres de la Nueva República no serán muy escrupulosos ni en encarar ni en ocasionar la muerte, porque ellos tendrán un sentido más pleno de las posibilidades de vida que poseemos. Ellos tendrán un ideal que hará que el sacrificio valga la pena".


     Wells escribió la introducción para el libro de 1922 de Margaret Sanger, Pivot of Civilization, donde él describe una conversación hipotética entre la "Nueva civilización" y la antigua. Él escribe que la élite no puede continuar dando los regalos de libertad, riqueza y prosperidad al mundo si "todos nuestros regalos a ustedes van a ser hundidos por un torrente indiscriminado de progenie". Él prosigue: "No podemos hacer la vida social y la paz mundial que estamos determinados a hacer, con las muchedumbres mal criadas y mal preparadas de ciudadanos inferiores que ustedes imponen sobre nosotros".

     Varias décadas después de Anticipations de Wells, la eugenesia de Estados Unidos se había extendido por el extranjero con la ayuda de la Fundación Rockefeller. El New York Times informó el 24 de Noviembre de 1936: "Donación de Rockefeller Ayuda a la Ciencia del Reich". La subvención de 655.000 dólares, reporta el Times, fue usada para construír el Kaiser Wilhelm Institute, que se convirtió en el centro para el programa eugenésico del régimen nacionalsocialista.


Nihilistas Suicidas

     "...estas ideas podrían terminar esencialmente incorporadas en el programa que dirige nuestra sociedad y nuestras vidas..."


     A medida que progresamos en un tiempo de desarrollo exponencial de la tecnología, una élite dentro de la comunidad tecnológica está buscando controlar a la Humanidad a través del control de la tecnología. El investigador informático Jaron Lanier, nominado entre las 100 personas más influyentes por la revista Time para 2010, llama a este grupo totalistas cibernéticos. Lanier señala que este grupo de élite puede "causar sufrimiento para millones de personas". Lanier escribe en su "One Half A Manifesto":

    "Hay una verdadera probabilidad de que la psicología evolutiva, la inteligencia artificial, la Ley de Moore fetichizada, y todo el resto del paquete, se hagan populares de un modo grande, tan grande como Freud o Marx lo fueron en sus tiempos. O más grande, ya que estas ideas podrían terminar esencialmente incorporadas en el software que dirige nuestra sociedad y nuestras vidas. Si aquello sucede, la ideología de los intelectuales totalistas cibernéticos será amplificada desde la novedad hasta convertirse en una fuerza que podría causar sufrimiento a millones de personas".

     Lanier concluye: "El mayor delito del marxismo no fue simplemente que la mayor parte de lo que afirmaba era falso, sino que afirmó ser el único y absolutamente completo camino para comprender la vida y la realidad". Y, "No hay nada más gris, embrutecedor o monótono que una vida vivida dentro de los límites de una teoría. Esperemos que los totalistas cibernéticos aprendan la humildad antes de que su día bajo el Sol llegue".

     Lanier también menciona la tecnología para la prolongación de la vida, declarando que a la gran mayoría de la población se le podría cobrar un precio exorbitante por la tecnología, de modo que sólo una pequeña élite tenga acceso a ella. Lanier mismo se presenta como un mascarón de proa del establishment cuando propone que la élite mantenga secreta la tecnología. Esto, según Lanier, se inscribe dentro de una tentativa para mantener al resto del mundo fuera de las murallas de las tecnologías que prolongan la vida porque "no hay suficiente espacio" en el planeta. Él afirma:

    "La barata cuasi-inmortalidad para todos es una proposición auto-restrictiva. No hay suficiente espacio para alojar tal aventura... Por otra parte, la costosa cuasi-inmortalidad es algo que el mundo podría absorber, al menos durante un largo tiempo, porque habría menos personas involucradas. Tal vez ellos podrían incluso guardar absoluto silencio al respecto".


     Arthur Kroker, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Victoria y director del Pacific Centre for Technology and Culture también identificó un elemento detestable dentro de la comunidad tecnológica. "Nihilistas suicidas", afirma Kroker, "...ocupan las alturas dominantes de la realidad digital". Él se explaya: "Ellos pueden muy felizmente aliarse con una noción de holocausto nuclear o exterminismo perfecto... Ellos están creando una y otra vez el exterminismo en la memoria humana, el exterminismo en la sensibilidad humana, el exterminismo en la inteligencia humana individuada, el exterminismo en la moralidad humana misma".

     El investigador superior sobre inteligencia artificial (A.I.) Hugo de Garis es otro ejemplo. Él explica que el desarrollo de la súper-inteligente A.I. puede conducir a una guerra mundial devastadora que podría matar a miles de millones de personas. Él añade que él está más que dispuesto a asumir el riesgo, diciendo: "Como un constructor cerebral yo mismo, ¿estoy dispuesto a arriesgar la extinción de la especie humana en beneficio de la construcción de un artilect [artificial intellect]? Sí".

     Hay una razón por la que nuestra cultura está saturada con imágenes degradantes y el amor propio destruyéndose por la inmundicia. Nuestro carácter humano mismo está siendo puesto en la mira. Cada día más gente está viniendo a reflejar la desmoralizada y decadente élite de la Patocracia. Esto no es por casualidad. En cada caso las civilizaciones caen cuando la Humanidad es envilecida y pierde el contacto consigo misma, con sus vecinos y con el mundo más amplio. La peor expresión de la Humanidad y el mal entra a raudales como una inundación. Nuestra solución está en la re-exigencia de nuestras mismas almas y en la re-conexión con la Humanidad, convirtiéndose usted mismo en un anticuerpo contra el virus patocrático.

     En palabras de C.S. Lewis, que escribió en su libro de 1944 The Abolition of Man: "Bien podemos agradecer la bienhechora obstinación de las verdaderas madres, las verdaderas niñeras, y (sobre todo) los verdaderos niños por conservar la raza humana en tal cordura como la que aún posee. Pero los moldeadores del hombre de la nueva Era estarán armados con los poderes de un Estado omnicompetente y una técnica científica irresistible".



No hay comentarios:

Publicar un comentario