BUSCAR en este Blog

viernes, 18 de mayo de 2012

John L. Lash - ¿Quién Escribió la Agenda Reptiliana?


     Desde www.metahistory.org, sitio del escritor y académico estadounidense John Lamb Lash (1945), especializado en mitología comparada, hemos traducido este interesante artículo de toda una serie también altamente interesante, partes de la cual esperamos seguir presentando. Se trata aquí del tema de los Arcontes y su conexión con lo que se ha dado en llamar la "agenda reptiliana", publicitada principalmente por David Icke. Las eruditas disquisiciones del señor Lash sobre el tema del gnosticismo son valiosas y esclarecedoras para cualquier interesado en el tema, en especial su reiterada advertencia de que no se confunda a los reptilianos con el poder serpentino, y de que se considere a los primeros como una prueba a la que está sometida la Humanidad y que la llevará a otros estadios evolucionarios. Se publicó este artículo primeramente en Marzo de 2005 y su última revisión es de Octubre de 2010.



¿Quién Escribió la Agenda Reptiliana?
El Origen del Libreto Annunaki
por John L. Lash
Octubre de 2010




     Una edición de Collector titulada "Los Secretos del Código Da Vinci", publicada por US News and World Report, presenta una breve entrevista con James Robinson, editor general de la Biblioteca de Nag Hammadi en inglés. Corrigiendo la referencia de Dan Brown a los textos de Nag Hammadi como pergaminos, Robinson advierte: "Ellos son códices-libros con páginas individuales. Ellos son realmente el más antiguo ejemplo que tenemos de libros encuadernados en cuero".

     Increíblemente, independiente del significado de su contenido —y tenemos que comprender aún cuál sea aquél— los Códices de Nag Hammadi (NHC) son los más tempranos ejemplos sobrevivientes de libros encuadernados. Una lectura atenta de estos materiales arcanos muestra que los gnósticos, como los maestros en los Misterios antiguos eran llamados, estuvieron profundamente preocupados por la intrusión alienígena sobre la especie humana. Las entidades que ellos llamaron "Arcontes" parecen ser idénticas a los extraterrestres de la Ovnilogía moderna. Los códices mencionan tanto al tipo Gris como al reptiliano: a saber, un tipo reptiliano o "drakónico" y un tipo de neonato, sugerido por la imagen de un feto prematuramente nacido. Los primeros son los jefes supremos, y los segundos, los esclavos serviles y robóticos que obedecen a una mentalidad de colmena. Dichos códices no contienen descripciones físicas gráficas de estos intrusos alienígenas, pero presentan amplia información para perfilarlos comparativamente con los dos tipos de ETs de los que más ampliamente se habla hoy.


Perfil Alienígena

     Quizás un quinto del material inteligible en los NHC tienen que ver con el origen, métodos y motivos de los Arcontes, también llamados "autoridades" o "gobernadores". Su nombre se deriva del griego arjé = "primero, desde el principio", porque, según la cosmología gnóstica, ellos surgieron en una etapa temprana del Sistema Solar antes de la formación de la Tierra. Estas entidades extrañas pueden ser consideradas como una especie de cyborgs [cybernetic organisms] parecidos a langostas, con cuerpos a base de silicio, diseñados para permitir sólo breves incursiones en la atmósfera rica en oxígeno de la Tierra. Ellos habitan en general en el Sistema Solar, viajando entre los planetas en naves espaciales diseñadas extraterrestremente. Los textos gnósticos hacen alusión a que ellos pueden ser comparados con ingenieros custodios del inanimado mecanismo de relojería del sistema. Algunas, pero no todas, de las observaciones de OVNIs y abducciones pueden ser atribuídas a ellos.

     Aunque los Arcontes existen realmente en forma física, el verdadero peligro que ellos representan para la Humanidad no es la invasión del planeta sino la invasión de la mente. Ellos son parásitos de la mente intrapsíquicos que tienen acceso a la conciencia humana por medio de la telepatía y la simulación. Ellos infectan nuestra imaginación y usan el poder de hacer creer para engaño y confusión. Su placer está en el engaño para su propio beneficio, sin un propósito u objetivo particular. Ellos son de naturaleza robótica, incapaces de pensamientos u opciones independientes, y no tienen ninguna agenda particular excepto vivir en forma sustituta a través de los seres humanos. Ellos son estrafalariamente capaces de fingir ante los humanos un efecto que ellos realmente no tienen. Por ejemplo, ellos no pueden tener acceso a la genética humana, aunque pueden simular que sí, de tal modo que la gente se engaña y cree dicha acción fingida, como si los acontecimientos montados fueran tomados por verdaderos. A este respecto, los Arcontes son los embaucadores máximos. El truco consiste en que si la Humanidad cae bajo la ilusión del poder sobrehumano, éste se convierte en bueno y en verdadero, una ilusión auto-cumplida. Ésta es la esencia de la intrusión arcóntica.

     En la perspectiva cósmica, los Arcontes presentan un aspecto dinámico del escenario evolutivo de la especie humana, por el cual el potencial humano es probado. La visión gnóstica del papel de ellos los equipara estrechamente con los "flyers" de El Lado Activo del Infinito, el último libro de Carlos Castaneda, que dice que los flyers son "los medios por los cuales el universo nos prueba". Hay numerosos paralelos cercanos entre Castaneda y las enseñanzas gnósticas.

     Este perfil de los Arcontes no es especulativo. Se deriva de lo que puede ser colectado de las escrituras gnósticas. Por ejemplo, los textos de los códices de Nag Hammadi describen cómo los Arcontes intentaron violar a Eva, claramente una interpretación mitológica de la intervención genética. Tales pasajes parecen apoyar las afirmaciones de alienígenas cruzándose con humanos tan ampliamente discutidas hoy. Pero en el relato gnóstico, los intrusos alienígenas no tuvieron éxito en este acto de intervención para cruzar especies distintas: ellos lo intentaron, pero fallaron.

     La noción de que los Arcontes representan una prueba [test] para la Humanidad —explícitamente declarado por Castaneda, si uno acepta la correlación Arcontes/flyers— también puede ser rastreada en algunas escrituras de los NHC, sobre todo en el Apocryphon de Juan. Aquel texto sugiere que el eón Sophia, la inteligencia cósmica de la Tierra, emplea a la especie de los Arcontes y usa la influencia pervertida y engañosa de ellos para tal objetivo. El relato de cómo el jefe supremo de las autoridades "cometió adulterio con la Sabiduría (Sophia)" y sujetó a la Humanidad con "una cadena de compulsión ciega (hiermarmene)" es desconcertante, por decir lo menos (NHC II, 1:28.16). Clasificar y clarificar lo que la narrativa acerca de la Sophia puede tener para decir acerca de la prueba de los Arcontes, es un gran desafío para nuestro entendimiento del mensaje gnóstico y de cómo puede beneficiar a la Humanidad hoy.


Error Cósmico

     La historia de la creación sagrada de los Misterios (Sophia Mythos) explica que los Arcontes surgen debido a una anomalía en el orden cósmico. "El sistema del mundo que habitamos ocurrió por un error" (NHC II, 3:75.5). Esta asombrosa línea alude a la creencia gnóstica de que el sistema planetario que habitamos resultó del impacto de un masivo aumento de tensión desde el centro galáctico; en términos mitológicos, de la "caída" de la diosa Sophia. Barriendo sobre una región de materia atómica sin vida en los confines galácticos, esta ola gigantesca de energía de fondo produjo un sistema planetario completo con una especie residente, los Arcontes parecidos a langostas. Al principio el sistema planetario era simplemente un remolino de bullente materia, como una colmena en construcción con abejas pululando alrededor de ella. Entonces se centró en una estrella recién nacida, el Sol de nuestro Sistema Solar.

     El mito de la diosa caída dice que la Tierra no fue formada de la misma manera que el resto del Sistema Solar. Los otros planetas se conglomeraron a partir de enormes campos de polvo atómico inerte, pero la Tierra creció orgánicamente desde la energía principal original: es decir, de un torrente puro de luminosidad galáctica (Luz Orgánica), viva, animada y auto-conciente de Sophia. Extraño como pudiera sonar, este punto de vista no es incompatible con la astronomía moderna. La ciencia afirma que el Sistema Solar en general está dominado por la química inorgánica que no da sustento a la vida cuando ocurre en la biósfera terrestre, donde la química orgánica es la norma. Siendo esto así, ¿cómo la parte orgánica, portadora de vida, del Sistema Solar, el planeta Tierra, evoluciona desde la parte no-orgánica, que no sustenta la vida como aparece en el hábitat terrestre?. ¿Debemos asumir que la anomalía de la vida orgánica dentro del Sistema Solar evolucionó a partir de la matriz planetaria inorgánica, que la vida evolucionó de lo no-viviente?. Si fuera así, el cómo pudo haber sucedido no ha sido demostrado o probado por la ciencia. Ha sido asumido como un dogma (llamado abiogénesis o abiogenesia), pero no probado.

     Si estuvieran ellos aquí hoy, los gnósticos sostendrían que el Sistema Solar tiene dos dinámicas distintas, orgánica e inorgánica, porque la Tierra es la metamorfosis de una oleada del poder de animación super-vivo del centro galáctico, mientras que el Sistema Solar, el hábitat de los Arcontes, es el producto de la materia atómica inerte afectada por aquella oleada. La observación de la diferencia entre los aspectos inorgánicos y orgánicos de nuestro Sistema Solar condujo a James Lovelock a formular la Hipótesis Gaia. En (el libro) Not in His Image muestro cómo los puntos claves de la teoría de Gaia guardan correlación con la cosmología gnóstica de la diosa caída, Sophia.

     Sophia es el nombre que los gnósticos dieron a la inteligencia animada de la Tierra antes de que se convirtiera en este planeta. En su opinión, el origen cósmico de nuestro planeta está presente ante nosotros aquí y ahora como la sabiduría, la inteligencia viviente y que todo lo revela de la Naturaleza. Sophia es el Anima Mundi, el alma del mundo.


Mentiras Cuneiformes

     De este modo, los más tempranos documentos sobrevivientes en forma de libro, los Códices de Nag Hammadi encontrados en Egipto en 1945, contienen un relato de la intrusión alienígena con pistas descriptivas sobre la forma física de los intrusos. ¿Pero qué hay sobre las escrituras conocidas más tempranas en cualquiera otra forma?. Los arqueólogos nos dicen que la escritura cuneiforme fue inventada en Mesopotamia alrededor de 3.200 a.C., mucho antes de que aparecieran los libros encuadernados. El registro cuneiforme en tabletas de arcilla presenta un fascinante repertorio de historias sobre la Prehistoria humana. Textos cuneiformes como Atrahasis, el Enuma Elish, y Enki y el Orden del Mundo, describen a una raza alienígena llamada los Annunaki, "aquellos que vinieron del cielo a la Tierra", como Zechariah Sitchin traduce aquel término. Sitchin es famoso por sus libros densamente investigados sobre los Annunaki, a quienes él identifica con los Nefilim bíblicos y "los Vigilantes" del Libro de Enoc. Éstos son entidades alienígenas que "entraron en las hijas de los hombres", como dice el Génesis. En resumen, ellos se cruzaron con la raza humana.

     Asumiendo que son verdaderas, las tablillas sumerias dan razón de la intervención alienígena sobre la especie humana por una raza de amos de otro mundo o dimensión. Éste es el libreto Annunaki, como lo llamo. Sitchin y muchos otros toman este libreto como un registro de acontecimientos reales de la Prehistoria. Las tablillas describen a dos líderes Annunaki, Enki y su medio-hermana Ninhursag, que producen una híbrida raza de esclavos mezclando sus genes divinos con los genes inferiores de los lu-lu, los simiescos pueblos indígenas del planeta. Así, un "programa de entrecruzamiento" alienígena es central en la narrativa Annunaki. Éste es también un acontecimiento clave en la "agenda reptiliana". En efecto, puede ser considerado el mito fundacional de aquella agenda. Un mito fundacional es una historia que legitima una costumbre u orden social o cultural. Vale la pena notar que el libreto Annunaki es el mito fundacional de la teocracia, el gobierno de los dioses o de los descendientes de los dioses. Los antiguos teócratas afirmaban descender de la raza alienígena reptiliana.

     Es un hecho indiscutible que esta historia está escrita en los más antiguos registros sobrevivientes, pero ¿es la historia misma un hecho?. Y si la intervención Annunaki no fuera un hecho sino una ficción presentada como hecho, ¿cómo lo sabríamos?. ¿Cómo seríamos capaces de señalar la diferencia?. ¿Qué facultades críticas se necesitarían para tal ejercicio de discernimiento?.

     ¡Qué asombroso es que las más antiguas escrituras conocidas y los libros sobrevivientes más tempranos cuenten ambos la misma historia!. Las tablillas cuneiformes y los libros de Nag Hammadi describen un escenario de intervención alienígena. Hasta donde sé, ninguna atención se le ha prestado aún a esta notable coincidencia.

     Pero espere un segundo. Hay una gran diferencia en la manera en que estas dos fuentes manejan el mito fundacional de la agenda reptiliana. El registro cuneiforme presenta la intervención alienígena como si fuera un hecho sólido, un acontecimiento que realmente ocurrió en la Prehistoria. Por contraste, las escrituras gnósticas de Nag Hammadi ponen la historia de los Annunaki (allí llamados Arcontes) en la perspectiva cosmológica del mito de la diosa caída, y luego la analizan y la des-estructuran en términos muy rigurosos. Los videntes entrenados de los Misterios tenían definitivamente un problema con los Annunaki, incluyendo una creencia sobre sus orígenes y motivos, y dentro de aquella visión, ellos adoptaron un enfoque crítico acerca de su intervención. En resumen, ellos desestructuraron la narrativa sumeria y denunciaron que parte de ella era una fabricación, una mentira.

     El registro cuneiforme mismo es sólo una historia, sin un comentario crítico. No se nos informa sobre la fuente de la historia, quién es el autor de ella. Por contraste, sabemos que los textos de Nag Hammadi provienen de sectas gnósticas de los Misterios precristianos. Aunque los autores permanezcan casi todos anónimos, los conocemos como habiendo sido participantes de esa antigua tradición de la educación espiritual, las escuelas de Misterios. Los videntes que residían en aquellas organizaciones tuvieron un especial interés en una visión panorámica de la evolución humana, con particular atención en la interferencia de canales no-humanos, pero ellos no relataron que la especie humana había sido diseñada por fuerzas alienígenas. Varios pasajes en los códices de Nag Hammadi describen el "programa alienígena de entrecruzamiento", sí, pero siempre tratándolo como una empresa fracasada:

    «Los Arcontes fueron donde Adán. Cuando ellos vieron a Eva hablándole, se dijeron uno a otros: "¿Qué clase de criatura es esta mujer luminosa?"... Ahora vamos, yazgamos con ella y pongamos nuestra semilla en ella, de modo que quede manchada e incapaz de tener acceso a su luz interior. Entonces aquellos que ella lleve (en su vientre) estarán a cargo nuestro... Pero Eva, siendo un poder libre, se rió de la decisión de ellos. Ella puso niebla en los ojos de ellos [y los evadió]» (Sobre el Origen del Mundo, NHC II, 5:116.10ff).

     Éste es uno de varios pasajes fascinantes que muestran a Eva, la mujer primordial que representa a la raza humana, burlando con astucia a los Arcontes. Otro texto describe cómo Eva deja su "imagen fantasmal" para que los Arcontes la profanen, pero ellos son incapaces de tener acceso a su cuerpo, es decir, a su estructura genética humana. Si los gnósticos sabían de lo que hablaban, y no estaban meramente fabricando un gran cuento, la raza de los Arcontes/Annunaki intentó realmente cruzarse con la Humanidad, pero fallaron.

     Si esto es verdadero, el registro cuneiforme es una mentira, una ficción deliberada encaminada a engañar. Es desinformación mitológica. Aquella posibilidad debe ser admitida, pero ¿puede ser investigada?. Considere esto: la efectiva intervención alienígena en la genética humana tendría un efecto, obviamente, pero igualmente lo tendría una falsa afirmación de aquella intervención que fuera tomada por verdadera. El efecto físico y evolutivo de la intervención genética sería, sin embargo, imposible de rastrear sin muestras del ADN anterior a dicha intervención para compararlo con el moderno ADN. De este modo, incluso si es literalmente verdadera, la historia cuneiforme no puede ser científicamente confirmada ni refutada.


Probando la Credulidad

     Considere qué efectos podrían surgir si los seres humanos sostuvieran que la historia ficticia de la intervención fuera verdadera. Para tener una idea de lo que puede pasar cuando la gente cree una historia falsa, considere la reacción de pánico ante el programa de radio de Orson Welles "La Guerra de los Mundos", que anunciaba una invasión de la Tierra por marcianos. La invasión era una ficción pero produjo un pánico masivo, como si realmente estuviera sucediendo. Este famoso truco publicitario (considerado hoy por algunos como un experimento, respaldado por el gobierno, de operación psicológica sobre el público) ejemplifica el poder arcóntico de HAL, la simulación. El poder de una PATRAÑA resulta ser muy fuerte en la realidad humana, debido a la credulidad de nuestra especie combinada con nuestro talento altamente imaginativo, es decir, la capacidad para vivir nuestras ficciones e invenciones mentales.

     Es una bien conocida verdad obvia de la psicología el que la mente subconsciente no puede distinguir entre los hechos de la realidad y la ficción. Normalmente confiamos en la mente racional consciente para hacer aquella discriminación. La mayor parte de las personas puede distinguir racionalmente entre los hechos y la ficción, si las opciones son claras, y, lo más importante, si se dan las condiciones para hacer una elección. ¿Pero y si esas condiciones no se dan?. Si usted se ve enfrentado, supongamos, a una alarma terrorista falsa, usted estará fuertemente inclinado a reaccionar como si fuera verdadera, a menos que usted tenga pruebas preponderantes en contrario. Las tácticas de las operaciones psicológicas (Psi-ops) usan la dinámica de la mente subconsciente, incapaz de discernir entre el hecho y la invención, para subvertir las operaciones de la mente racional, estropeando y doblegando así la capacidad para la discriminación y la elección. Engañe a alguien de esa manera y usted lo tendrá bajo control, bajo su "autoridad". Aunque de hecho usted no ejerza ningún verdadero poder sobre ellos, la patraña tomada por verdadera subyuga la mente y ordena acciones en aquellos así engañados. Después de los acontecimientos terroristas del 11-S, muchas personas en todo el mundo han tenido la ocasión para reflexionar sobre el poder arcóntico de la simulación.

     No hay manera de demostrar los efectos de la efectiva intervención genética realizada en un tiempo remoto, pero los efectos de un engaño que simula tal intervención pueden ser investigados. Los videntes gnósticos parecen haber entendido que el poder de intervención de los Arcontes es una pura falsificación, como los efectos especiales del Mago de Oz. Pero para la Humanidad, la imaginación es poderosamente verdadera y dirige nuestro comportamiento resoluto de un modo crucial: tenemos que imaginar primero un objetivo a fin de ir en pos suyo. Presentado un señuelo en lugar de un verdadero objetivo, perseguiremos el señuelo y adaptaremos nuestro comportamiento a una falsa serie de acontecimientos. La historia de Sophia sobre los experimentos de los Arcontes puede referirse al riesgo de perseguir objetivos falsos, tales como una "guerra contra el terrorismo", cuando dejamos de aplicar nuestra inteligencia a la búsqueda de una versión verdadera de los acontecimientos.

     La historia arcóntica nos pone a prueba, quizás más que los Arcontes mismos lo hacen o pueden hacerlo. La historia de la intervención prueba la credulidad humana y plantea una elección: ¿Acepta usted el poder de su imaginación para inventar algo que se hace realidad, y la usa de esa manera, o está usted imaginativamente en deuda, dominado por una invención que simula ser verdadera?.

     La "Agenda Reptiliana" expuesta por David Icke y otros es una extrapolación de la historia cuneiforme sumeria. Si la crítica gnóstica del libreto Annunaki es correcta, éste ascendería a la perpetuación involuntaria de un antiguo fraude. Icke y otros, como Michael Tsarion y Jordan Maxwell, parecen estar completamente no-informados acerca de las enseñanzas gnósticas sobre los Arcontes. De ser así, ellos no pueden beneficiarse del comentario crítico de aquellos experimentados videntes y clarividentes, los iniciados de las escuelas de Misterios. Además, ellos no cuestionan los puntos débiles de Sitchin, a saber, su incompetencia para confirmar el retorno de Nibiru, el planeta hogar de los Annunaki, mediante la ciencia astronómica, y su fracaso (o rechazo) para describir el aspecto físico de éstos. La mayoría de los especuladores en temas extraterrestres que siguen a Sitchin asumen que los Annunaki son reptilianos: por ejemplo, R. A. Boulay en Flying Serpents and Dragons, un libro excelente, entre paréntesis, y más profundamente investigado que Sitchin en algunos aspectos.


Sabiduría Serpentina

     Otra narración de la fallida violación de Eva se nos proporciona en La Realidad de los Arcontes, NHC II, 4. Aquí nuevamente los maestros de los Misterios ofrecen sabios consejos acerca del factor reptiliano en la evolución humana. Según los gnósticos, la serpiente en el Jardín de Edén era un benefactor porque aconsejó a los primeros humanos comer la fruta prohibida que abrió sus ojos a la percepción aumentada o paranormal. La Realidad de los Arcontes dice explícitamente: El principio espiritual femenino vino por medio de la serpiente, el instructor.

    Este pasaje identifica la energía psicofísica conocida en las prácticas místicas asiáticas como kundalini, el poder de la serpiente. Esta energía parecida a la electricidad que se mueve en espiral pertenece igualmente al cosmos, a la Tierra y al cuerpo humano, integral para nuestra constitución corpórea y espiritual. Ha sido universalmente comparada con divinidades femeninas o shaktis. El incremento del kundalini es el objetivo de las prácticas de yoga que han persistido durante miles de años. El poder serpentino es también la forma de la divina inteligencia-energía atestiguada por innumerables gentes que se han sometido al trance de la ayahuasca. Los chamanes experimentados afirman que este poder serpentino es un dinamismo real de la Naturaleza, una criatura sobrenatural que se encuentra en el estado alterado del trance de la ayahuasca, una y otra vez. Sacha Mama, la gran diosa de la sabiduría serpentina del Amazonas, es idéntica con la Serpiente del Arco Iris de los aborígenes australianos. Innumerables otros ejemplos y paralelos del "principio espiritual femenino" podrían ser dados.

     Pero note con cuidado: esta serpiente de la visión telúrica no es una entidad reptiliana. Una serpiente es un reptil, pero no todo reptil es una serpiente. Una iguana, una salamandra, un lagarto monitor de Indonesia, son reptiles, pero no serpientes. Nadie confunde un lagarto con una serpiente de jardín. La serpiente exhibe una particular morfología carente de piernas de la clase reptiliana de criaturas, distinta y separada de otro reptilianos. Pero ¿dónde, en todos los relatos y análisis de la agenda reptiliana, hace alguien esta obvia diferencia?. En ninguna parte. Hasta ahora.


El Atributo de la Sabiduría

     Cualquiera sea la amenaza para la Humanidad, verdadera o imaginada, proviniente de reptilianos tales como la escamosa sobrecarga de los Arcontes de los gnósticos, el regalo del poder de la serpiente es claro. En todos los sistemas esotéricos, orientales y occidentales, la serpiente es el agente y el símbolo de la sabiduría-Sophia. En Asia y en los Misterios Occidentales, los maestros de la energía enroscada fueron llamados "serpientes de la sabiduría". Ellos eran profesores, sanadores y guías, no teócratas enloquecidos por el poder o tiranos que afirmaban descender de dioses-serpientes alienígenas. Los iniciados gnósticos y sus homólogos en el mundo antiguo nunca afirmaron ser descendientes de deidades extra-planetarias, como los gobernantes teocráticos lo hicieron, citando el libreto Annunaki.

     El poder benévolo y sanador de la serpiente es un derecho de nacimiento espiritual que liga a la especie humana directamente con la diosa planetaria. El Kundalini es esencial para el atributo de sabiduría que la Naturaleza ha implantado en nosotros para la sanidad. Innumerables mitos dan testimonio de la belleza y el poder de la conexión serpentina. Eva, la instructora, no comió simplemente la fruta prohibida presentada por la serpiente en Edén. Ella misma es un instrumento del poder de la serpiente. El papel de este poder como un profesor, sanador y guía visionario para la especie humana es inconmensurablemente grande, y el registro de su presencia se destaca en todas partes en la mitología antigua, en las tradiciones místicas y esotéricas, y en el saber indígena.

     Pero en todas las referencias de David Icke al saber antiguo en sus libros, él no indica que el poder de la serpiente ha sido considerado el aliado, el sanador y el profesor de la Humanidad.

     La forma de los Arcontes o extraterrestres Annunaki es reptiliana (drakónica en los textos de Nag Hammadi), pero la facultad incorporada en nuestra estructura psico-somática, por la cual detectamos y repelemos la intrusión alienígena, es serpentina. Confundir el poder de la serpiente divinamente transferido a nuestras funciones biopsíquicas con la amenaza reptiliana alienígena es grotesco, y un ridículo error. La diferencia entre los dos es tan clara como el día, una vez que es advertida. Nadie que investigue en el antiguo saber esotérico y mitológico podría dejar de notar aquella diferencia. Pero David Icke no da ninguna indicación de hacer aquello en ninguna parte en sus escritos y charlas. Él habla extensamente de la amenaza reptiliana como el problema que enfrenta la Humanidad, pero no hace mención del atributo serpentino provisto como la solución para aquella misma amenaza. Él explica detalladamente los impulsos de pelear-o-huír del complejo R, o cerebro reptiliano, sin decir una palabra sobre el poder de la serpiente que reside en la columna vertebral, que da forma a la anatomía sutil de los chakras, y que vivifica la red entera del sistema nervioso autónomo.

     Los gnósticos de los Misterios enseñaban que debemos reconocer nuestro benigno atributo serpentino para encarar la intrusiva influencia reptiliana. El Evangelio de Felipe describe el uso del poder serpentino Kundalini para repeler la intrusión alienígena. Las enseñanzas de misterios sobre el misticismo sexual y el ungimiento con Luz del sistema inmunológico humano pueden ser encontradas en mi comentario sobre aquel texto.

     Hoy en día escuchamos las más salvajes afirmaciones en cuanto a los reptilianos, cómo ellos nos manipularon genéticamente en tiempos antiguos, sus ritos horrorosos y sus poderes para cambiar de forma, cómo ellos dirigen el mundo, etc. Lamentablemente, la mayor parte de la charlatanería sobre la agenda reptiliana termina por proporcionar exageraciones sobre los escamosos intrusos, que son enormemente sobreestimadas, yo advertiría. Los gnósticos enseñaron que la firma de los Arcontes es HAL, la palabra copta para "simulación". Ellos nos advirtieron claramente que distinguiéramos entre lo que los Arcontes realmente pueden hacer, y lo que ellos simplemente simulan con la tecnología alienígena de la realidad virtual. Estos cósmicos primos nuestros pueden arrellanarse con placer perverso mientras rebajan el nivel de la Humanidad, convirtiéndonos en monstruos de agresión y conformidad, serviles y controlados. Si ellos prevalecen, será engañándonos para aniquilarnos a nosotros mismos. ¿Y si el poder de la archi-ESTAFA que surge amenazadoramente sobre nosotros depende de la ESTAFA que perpetramos en nuestras propias mentes, regalándoles nuestro poder a ellos?.

     Será imposible ver la verdad del ensayo arcóntico a menos que reconozcamos y poseamos la sabiduría que desciende hasta nosotros desde adeptos genuinos de los Misterios, hombres y mujeres que dominaron el poder de la serpiente, kundalini. Aquellos iniciados de la sabiduría de la serpiente debe ser distinguidos de los reptilianos alienígenas y sus cómplices humanos. Siempre ha habido un intrépido cuerpo de guerreros iluminados que resisten al juego alienígena en este planeta, pero el actual discurso sobre la agenda reptiliana, conducido por David Icke, no reconoce la naturaleza de las células mistéricas como baluartes de la resistencia. La imaginación alimentada por kundalini otorga total inmunidad ante la intrusión alienígena, enseñaban los gnósticos. No hay ningún indicio de esta solución que venga de David Icke en sus recomendaciones para afrontar el asalto reptiliano.


Icke sobre la Ayahuasca

     Icke mismo ha mantenido mucho tiempo que los Misterios entrenaban escuelas para los Illuminati, programando centros para los controladores reptilianos. Él ha confundido la antigua agenda del jerárquico control de la mente con las enseñanzas y las prácticas de los Misterios. Éste es un error absoluto, y no apoyado en manera alguna por la evidencia histórica. No hay un solo hecho o referencia en la historia antigua que muestre a los Misterios bajo aquella luz. Embadurnando a los adeptos de la sabiduría de la serpiente con la misma brocha que a los Illuminati inspirados por los reptilianos, Icke engaña groseramente a sus lectores. ¿Intencionadamente? Yo diría que no, sino más bien por carencia de calificación en el manejo del material sobre mitología sagrada y tradiciones esotéricas antiguas. Últimamente, quizás, él puede estar teniendo una opinión diferente. Su reciente libro, Human Race, Get Off Your Knees, contiene una sentencia que modera su anterior condena total de las escuelas de Misterios como centros de pensamiento Illuminati: "No todas las escuelas de Misterios tenían mala intención" (p. 58). Bien, imagine aquello.

     También, sólo al pasar, yo notaría que Icke ahora hace un relevante hincapié en los felinos predadores, sobre todo el león. Icke hace del león el icono y la inspiración de la fuerza de la Humanidad para resistir a los depredadores alienígenas y su histórico plan de juego, que ahora culmina con la toma del poder por parte de la mafia globalista. Con alguna alusión al saber andromedano, como me gusta llamarlo, él remonta la historia pre-terrestre de la especie humana a la Nebulosa de Orión. Según las enseñanzas chamánicas zulúes impartidas a él por Credo Mutwa, Icke ahora afirma que "los humanos son de Orion" (p. 312). La afirmación de que la plantilla genómica humana (llamada anthropos en las escrituras gnósticas) está anidada en la Nebulosa de Orión, y el papel crucial de los felinos predadores en el esfuerzo de la Humanidad para corregir su curso y alinearse con la madre animal planetaria, son elementos distintivos de la práctica visionaria desarrollada en este sitio web. Y hasta ahora estos dos rasgos han sido únicos de este sitio, hasta donde sé. ¿Está Icke ahora tomando prestado alguna percepción o material temático de metahistory.org?. Depende de él decirlo.

     Es profundamente preocupante que el señor Icke, con toda su investigación en cultos antiguos y prácticas esotéricas, no ha sido explícito en separar el poder benigno de la serpiente de la amenaza reptiliana. Esta omisión llega casi a un total descarte de la divina shakti, el poder de la diosa endosado en la especie humana. En algún respecto, Icke parece reacio o incapaz de reconocer este poder. Considere su libro más reciente, donde él describe su experiencia en un trance con ayahuasca. Aparentemente, una voz incorpórea le pronunció una ráfaga de perogrulladas New Age acerca de la unidad cósmica y el amor divino. Su relato de "La Voz" que él oyó después de tomar ayahuasca es contradictorio con el testimonio de chamanes sudamericanos e iniciados occidentales de la última medicina de la serpiente. El testimonio sobre el repetible y verificable núcleo de esta experiencia es claro y coherente: a saber, el trance de ayahuasca invariablemente lleva al sujeto cara a cara con un poder telúrico de la serpiente, el sublime maestro y dador de visiones de la medicina, a menudo descrito como una enorme y psicodélicamente iluminada anaconda. ¿No es raro que cuando Icke tiene la oportunidad de encontrarse, de primera mano, con la benigna presencia serpentina, que él tan escrupulosamente ignora en su exposición de los reptilianos, desaprovecha completamente la oportunidad?.


     Habiendo tomado ayahuasca unas pocas veces, tengo que decirlo, ¡usted difícilmente puede perderse aquella inmensa anaconda que se retuerce!. Aquellos relucientes anillos de 120 metros son un poco difíciles de pasar por alto. Debo presumir que el señor Icke hace un informe honesto sobre su sesión con ayahuasca. Aparentemente, él no experimentó nada por el estilo. Esto haría de su sesión una anomalía manifiesta, una excepción a los muchos relatos de la iniciación al trance de la ayahuasca. Pero para ser justos, a algunas personas les toma varias sesiones abrirse y rendirse totalmente a la imponente presencia de la gran serpiente de la medicina.

[NOTA: Para beneficio de aquellos que no practican rituales chamánicos con plantas sagradas, yo debería señalar que algunas, pero no todas, de las plantas psicoactivas, principalmente iboga, peyote y ayahuasca, producen visiones cercanamente similares en cada uno. Las verdaderas alucinaciones inducidas por estas plantas son coherentes, repetibles y previsibles. El trance chamánico no es un juego de "todo vale", aunque lamentablemente a menudo sea emprendido de esa manera por gente no preparada e inexperta que no sigue pautas seguras y bien probadas, o que ingieren las plantas por la emoción de ello, o por mera diversión recreativa].


Ficción Canalizada

     Para retomar la coincidencia de que los libros encuadernados más antiguos y los registros escritos más viejos tratan el mismo escenario: La "agenda reptiliana" se sostiene o cae según cómo veamos los relatos cuneiformes, la más antigua versión del complot de la intrusión alienígena. Sería irresponsable ignorar el desmontaje de aquellas descripciones que se encuentran en los Códices de Nag Hammadi.

     Finalmente, podríamos preguntar, ¿quién escribió las historias cuneiformes?. La respuesta es: escribas al servicio de teócratas sumerios. Esta respuesta es incompleta, sin embargo, porque los escribas sólo escriben cosas, ellos no originan lo que ellos escriben. ¿Quién entonces originó las historias de intervención escritas en cuneiforme por los escribas?. Propongo que fueron adivinos y consejeros al servicio de los teócratas, los tiranos patriarcales de la Fértil Media Luna [de Mesopotamia a Canaán]. Ninguna corte antigua carecía de un "caldeo" o médium psíquico, si es que no de un equipo entero. ¿Es sorprendente que psíquicos, consejeros de los teócratas, hayan producido una historia para complacer a sus amos: específicamente, una historia que convertía a los tiranos en descendientes de "dioses" y, al mismo tiempo, esclavos (aunque privilegiados) de la raza superior que afirma haberlos creado?. Este mensaje es esquizofrénicamente ambivalente, y como tal, totalmente coherente con la tendencia de la mente dividida a canalizar cierto material y la mentalidad que lo produce.

     El Segundo Tratado del Gran Seth en los códices de Nag Hammadi afirma la temeraria opinión herética de que Abraham, Moisés, los Patriarcas, y hasta Jesús el Mesías, fueron engañados por los Arcontes. Ellos experimentaron un falso sentido de grandiosidad basado en la ilusión de ser elegidos por el dios padre extra-planetario, Yahvé, a quien los gnósticos identificaron con el jefe supremo Arconte, un repugnante reptiliano llamado Ialdabaoth. La misma observación del engaño puede ser aplicada a los egomaniacos patriarcas que fundaron las primeras ciudades-Estado en el Cercano Oriente. Ellos compraron el libreto Annunaki completo porque éste alimentaba sus pretensiones de descender de amos sobrehumanos, y legitimaba su esclavización del pueblo en general. La historia telepáticamente recibida por sus consejeros adivinos era altamente atractiva porque proporcionaba un mandato divino para sus planes de dominación mundial. La plus ça change...

     Mientras más cambia, más permanece igual. El cuadro de la realpolitik global no es muy diferente hoy. De hecho, es idéntico, y Icke realmente ha dado en el blanco en aquel punto, pero él desaprovecha la advertencia gnóstica sobre la falsificación arcóntica. Ahora, como el camino lleva hasta allá, los reptilianos pueden parecer estar dirigiendo el espectáculo, pero esto puede ser tan sólo si la complicidad y la credulidad humanas les permiten mantener la ilusión de poder que ellos no tienen.

     En realidad, las "autoridades" gobiernan por el poder de la ilusión, no por un poder real y veraz. Los gnósticos insistirían en que el poder real en la Tierra proviene de la Tierra a través de la conexión de la Humanidad con la diosa planetaria cuyo nombre es Sabiduría, y cuyo instrumento es serpentino.

     Puede ser que los Arcontes hayan alimentado el libreto Annunaki para que los antiguos médiums plantaran una mentira en la imaginación humana, como una prueba que Sophia les permite que realicen. (Tal sería mi mejor tiro en una breve paráfrasis del perturbador pasaje en el Apocryphon de Juan). Si las historias cuneiformes son el producto de canalizaciones psíquicas hechas en tiempos antiguos, ellas no son diferentes de los cuentos de Ramtha de J Z Knight. ¿Cuán confiable es tal material?. El escaso material sobreviviente en los códices de Nag Hammadi refleja el registro de videntes entrenados que trabajaron en equipos durante milenios para explorar lo sobrenatural e investigar la prehistoria de la especie humana. Los gnósticos que detectaron a los Arcontes eran expertos en parapsicología que tenían una perspectiva cósmica centrada en la inteligencia divina de la Tierra. Ellos aprendieron directamente de una disciplinada instrucción hecha en trance que les daba acceso a la mente planetaria. Ellos incorporaron su aprendizaje a miles de libros y fundaron universidades espirituales donde ellos servían como profesores y consejeros vocacionales del mundo antiguo. Ellos preservaron en la imaginación y en la práctica la conexión con la fuente divina de nuestra especie, el Pleroma, o centro galáctico. ¿Cuán confiable es aquello, comparado con las revelaciones dadas a cucharadas provinientes de un médium psíquico?.

     Las rigurosas capacidades críticas de los gnósticos pueden servirnos bien hoy. La agenda reptiliana en su elaboración moderna tiene que ser completamente reexaminada a la luz de la teoría arcóntica de los Misterios. El primer paso para confrontar la amenaza reptiliana es enderezar la historia y ver la desinformación en el escenario cuneiforme, para nombrar el juego del engaño alienígena, como los propios gnósticos lo hicieron.



No hay comentarios:

Publicar un comentario