BUSCAR en este Blog

sábado, 7 de abril de 2012

Saman Mohammadi - Bajo la Sombra del Gran Satán


     Saman Mohammadi dice llamarse quien escribe en el blog disquietreservations.blogspot.ca, y dice ser un estudiante universitario en Canadá. Hace tres semanas publicó este artículo que hemos traducido. Dentro del esquema de sospecha general, plantea una cierta impostura sobre el verdadero objetivo de ciertos regímenes de Oriente, los que junto con otros de Occidente habrían sido creados a propósito para ulteriores acciones y para su propósito central que es la esclavización absoluta de la Humanidad.


Bajo la Sombra de la Masonería y del Gran Satán :
La Organizada Destrucción
de las Masas y de las Naciones
por Saman Mohammadi
15 de Marzo de 2012




    «El más impresionante es un texto de Plutarco que intenta describir el supuesto proceso de morir en términos de una iniciación a ciertos misterios. Al momento de la muerte, "el alma sufre una experiencia similar a la de aquellos que celebran grandes iniciaciones... Deambula extraviada al principio, camina agobiada en círculos por algunos caminos atemorizantes en la oscuridad que no conducen a ninguna parte; entonces inmediatamente antes del final, todas las cosas terribles, el pánico y el temblor y el sudor, y el asombro. Y luego una luz maravillosa viene a su encuentro, regiones puras y prados le dan la bienvenida, con sonidos y bailes y palabras solemnes, sagradas y paisajes sagrados; y allí el iniciado, perfecto ya, puesto en libertad y liberado de toda esclavitud, se pasea, coronado con una guirnalda, celebrando el festival juntos con la otra gente sagrada y pura, y él aparta su mirada de la muchedumbre no iniciada y no purificada en este mundo de barro y niebla bajo sus pies". Es probable que Plutarco tuviera a Eleusis en mente, pero el edificio del Telesterion ha desaparecido, ya que los elementos de los verdaderos procedimientos se han fundido con reminiscencias platónicas y especulaciones libres. Encontramos una vez más los "paisajes sagrados" y los "sonidos sagrados" como los que describen Cleantes y Dion Casio, pero en este texto el énfasis está en los acontecimientos agotadores y aterradores que preceden a la luz asombrosa» (Walter Burkert, "Antiguos Cultos de Misterio", Harvard University Press: Cambridge, Massachusetts. 1987, págs. 91-92).


    «No han sido los escritores los que han reintroducido al diablo, sino que es nuestro actual mundo el que los ha obligado a hacer caso de él otra vez. Como un amigo mío una vez comentó: "No sé nada sobre los ángeles, pero no veo cómo uno podría acaso dudar del diablo". El consejo de Lutero de reírse del diablo quia est superbus spiritus et non potest ferre contemptum sui (porque es un espíritu soberbio y no puede...), puede servir como un exorcismo ocasional, pero es lamentablemente inadecuado como una cura radical. Vivimos en tiempos donde el mal se ha manifestado con una intromisión y poder casi como una revelación. Hemos aprendido a entender las leyendas medievales sobre monjes que, habiéndoseles concedido un atisbo sobre el infierno, nunca sonreirían o hablarían otra vez. La bestia apocalíptica dejada suelta se ha convertido en una realidad para nuestra generación, y nadie sabe lo que todavía nos espera» (R. J. Zwi Werblowsky. "Lucifer y Prometeo: Un Estudio Sobre el Satán de Milton", Routledge and Kegan Paul Ltd., Londres, 1952, Prefacio).


    «El cristianismo resume la fuente de mal bajo el símbolo de lo diabólico, y la esencia de lo diabólico es la aspiración al carácter divino, la tentativa de usurpar el lugar del Creador, seguido del asalto sobre la creación en un frenesí de odio que irrevocablemente se dedica a una destrucción continua de la vida. Satán es así la fuente continua del mal. Como Anticristo, Calvino lo llamó "la esfera de atrocidad y horror bajo el nombre de una persona". Él no es un malvado ser independiente puesto frente a un igualmente independiente bondadoso ser, y su caída del cielo deriva exactamente de su falsa afirmación de ser sólo eso. Esencialmente irracional, teleológicamente indefinible, Satán es, como Denis de Rougemont dice, "el absoluto anti-modelo". Juan Crisóstomo lo define como una obsesión y un frenesí imposible de reducir a la racionalidad, mientras Emil Brunner dice que lo diabólico desafía toda definición precisa. Con Satán, como en otra parte, somos llevados de vuelta a la "acomodación", al tratamiento simbólico y metafórico de una fuerza que no puede ser totalmente interpretada en otros términos... Como Paul Tillich dice, "lo diabólico es la elevación de algo condicional a una significación incondicional". Esto es así básicamente una mentira, que lleva en el núcleo de su existencia una falsificación de su propia naturaleza. Como el mal mismo, no puede ser negado, pero no debe ser hecho absoluto. En su relación con el hombre, su poder no debería ser subestimado, pero en relación a Dios es como nada... El impulso de la aspiración de Satán es disfrutar de él mismo más bien que de Dios, convertirse en el portador de su propia imagen, llegar a ser el poder sin el amor. Agustín escribió que "el ángel malo se amó a sí mismo más que a Dios, rechazó estar sujeto a Dios, se hinchó de orgullo, no logró ser el ser supremo, y cayó". Aquella fue una elección totalmente libre, como todos declaran, incluyendo a Satán mismo, una elección dejada a su propia voluntad. La rectitud del juicio de Dios consiste, como dijo Karl Barth, en el hecho de que él da a la criatura lo que ésta escoge para sí. La opción de Lucifer fue él mismo, no Dios. Así, Agustín dice otra vez que "él llegó a ser menos de lo que había sido, porque, al desear disfrutar de su propio poder más bien que de Dios, él deseaba disfrutar de lo que era menor". Él se propuso como su principal objetivo glorificarse y disfrutar de él mismo para siempre; en resumen, ser Dios. El infierno para él es la existencia como su propia deidad. "Para glorificarse por encima de sus pares", como escribe Milton en El Paraíso Perdido, "él confió en haberse igualado al Más Alto" (I, 39-40)» (Roland Mushat Frye, "Dios, Hombre, y Satán: Patrones de Pênsamiento y Vida Cristianos en El Paraíso Perdido", Princeton University Press, Nueva Jersey, 1960, págs. 22-24).



     La crisis más grande de nuestro tiempo es la ignorancia pública acerca de los orígenes del estado actual de los asuntos mundiales, y el precio de ello es la muerte. Vivimos en una época de mito totalitario y de propaganda estatal, de modo que la ignorancia pública puede ser perdonada.

     Pero aquellos de nosotros que estamos conscientes de la agresión gubernamental contra la mente colectiva global tenemos el deber moral y espiritual de educar a nuestros conciudadanos. También debemos animarlos no a tener miedo de pensar acerca de la Historia de la Humanidad, sobre todo la historia del siglo XX, de una manera totalmente nueva, de acuerdo con los hechos y las evidencias, y no  según los mitos y las mentiras.

     Tendremos una mejor posibilidad de salvar la libertad en Occidente no permitiendo que la Historia sea moldeada y manipulada por las fuerzas prometeicas que trabajan en Washington, Londres y Tel-Aviv. El tipo más sensible de historia, el que puede ser fácilmente manipulada para beneficio de unos pocos, es la historia de los conflictos entre naciones.

     Cuando escuchamos en las noticias que el gobierno estadounidense y el israelí están amenazando a los líderes religiosos de Irán con un ataque militar sostenido, no debemos perder de vista el hecho de que ambos gobiernos han apoyado a las fuerzas del Islam radical en el Oriente Medio durante más de una generación. En efecto, los salvajes mulás fueron puestos sobre un antiguo trono por malvados manipuladores bien organizados de la CIA y el MI6. Entonces debemos hacer la pregunta obvia: ¿Por qué?.

     ¿Por qué los gobiernos estadounidense y británico pusieron a extremistas islámicos radicales en el poder en Irán en una generación y luego van a la guerra en contra de ellos en otra generación?. La respuesta no podía ser más obvia: Porque la guerra es provechosa, la vida humana es barata, y la mayor parte de los gobiernos son hechos funcionar por camarillas criminales que necesitan un estado de guerra y un estado de tensión constante con un enemigo externo para retener su control total sobre la ciudadanía. Aristóteles dijo que "el tirano es inclinado constantemente a fomentar guerras a fin de conservar su propio monopolio del poder".

     El mito de que la Revolución Islámica de Irán fue genuina, independiente y popular no resiste a los hechos de la historia. Al principio de la Revolución Islámica iraní, el régimen islámico tenía poco apoyo público, pero la traumática guerra Irán-Iraq congregó al pueblo iraní bajo la bandera del Islam para luchar contra el enemigo. En circunstancias históricas más naturales, el líder del régimen islámico, el ayatolá Jomeini, no habría alcanzado un status tan parecido a un culto en la opinión pública iraní.

     Después de leer el trabajo de investigadores e historiadores independientes, es claro para mí que los padres fundadores de la República Islámica de Irán, sobre todo Jomeini, eran francmasones satánicos, no musulmanes auténticos y verdaderos. Su objetivo desde el principio no era restaurar la independencia iraní y rechazar a los tiranos extranjeros, sino crear un estado islámico totalitario que serviría como el enemigo perfecto para EE.UU., Israel y el Occidente en un mítico "Choque de Civilizaciones".

     Jomeini, un agente del MI6, y sus confidentes más cercanos incitaron a las masas iraníes a rebelarse tanto contra la antigua cultura iraní como contra la cultura occidental, no debido a su preocupación por valores espirituales y morales, sino porque ellos estaban sirviendo a una agenda global malvada y secreta, cuyo objetivo último es el gobierno global, la guerra global, la des-industrialización global y la despoblación global.

     La élite occidental anti-crecimiento/anti-industrialización acogió a los mulás iraníes y otros grupos islámicos radicales en el Oriente Medio, como la Hermandad Musulmana, con el fin de detener el desarrollo industrial del Oriente Medio y crear una lucha artificial entre Oriente y Occidente. Dado que ambas culturas, la iraní antigua y la tecnológica occidental moderna, son esencialmente tolerantes, libres y desarrolladas, ellos no podían permitir la fusión de las dos en Irán.

     Sólo el Islam servía a su agenda anti-crecimiento y anti-industrialización, de modo que ellos pusieron a su entrenado líder de secta Jomeini en el poder para lavar el cerebro a Irán con una ideología islámica totalitaria y lemas anti-occidentales. Él fue básicamente un asesino de mentes. La CIA, el MI6 y el Mossad también financiaron, entrenaron y armaron a radicales islámicos por todo el Oriente Medio, porque ellos son atrasados, ignorantes, anti-occidentales, intolerantes, rencorosos, y pueden ser fácilmente manipulados para sacrificar sus cuerpos. Dinero fácil y vidas baratas. Esto es doblemente beneficioso para los controladores del complejo finaciero-militar-industrial-mediático.

     Sabiendo lo que sabemos, la única conclusión racional a la que podemos llegar es que la Tercera Guerra Mundial es una planeada empresa política y cultural. La instalación de Jomeini y de la república islámica en Irán por elementos de la sociedad secreta en el MI6 y la CIA en 1979 preparó el terreno para un choque entre el Islam y el Occidente.

     Los satánicos globalistas que controlan EE.UU., Inglaterra, Israel, y muy probablemente Irán, desean destruír a las masas y las naciones del mundo. Pero la destrucción no es la única cosa que los motiva. Ellos están creando sobre las ruinas de las naciones-Estado un nuevo gobierno dictatorial global para supervisar a una dramáticamente reducida y científicamente manejada población global.

     La guerra entre Israel/Occidente e Irán/Islam es un sangriento sacrificio ritual de masas. La crisis nuclear iraní es una crisis inventada para servir como un casus belli (causa de guerra) para atacar Irán y comenzar una guerra mundial que será usada como una magnífica tapadera para tratar con la alegada crisis de exceso de población y con la crisis medioambiental global.

     ¿Cómo es posible esto?. ¿Cómo podemos todos estar siendo conducidos por tales líderes diabólicos y monstruosos?. Es fácil. Mire a Rusia bajo Stalin, a China bajo Mao, y a Alemania bajo Hitler. La gente puede ser conducida como ovejas por ladrones enfermos mentales en cualquier país y en cualquier época.

     En nuestros tiempos, los amos manipuladores del público tienen a su disposición muchísimos más instrumentos de control de la mente para manipular la realidad y controlar las mentes de las personas. El poder de los modernos medios de comunicación y de las agencias de inteligencia secretas es tan casi omnipotente, que la élite es capaz de manipular, crear y controlar la Historia de una manera total y absoluta. Creer que esto es imposible sería ingenuo. La élite en EE.UU. e Inglaterra dominó la psicología de las masas, y ellos no sólo se sentaron sobre sus conocimientos sino que los usaron para convertirse en los dioses de la Tierra.

     Los líderes políticos que son las caras de EE.UU., Inglaterra, Israel e Irán son mayormente pervertidos morales y sociales. Es sabido que George H. W. Bush (el viejo) estuvo profundamente implicado con un círculo de prostitución infantil en la Casa Blanca. Y hay rumores de que el ayatolá Jomeini era un pedófilo que se acostaba con una niña de cuatro años en Iraq antes de convertirse en el líder de Irán. Yo solía no creer esta clase de información, pero si un hombre puede violar las mentes de una nación entera y engañarlos para que piensen que él es honesto, entonces él es capaz de cometer otros delitos inquietantes también.

     Controladores totalitarios de la mente de las masas como Bush el viejo, Bill Clinton, George Bush, Barack Obama, Jomeini y Stalin, no son gente normal y sana. Sólo los pervertidos sociales y morales tienen las características psicológicas que una persona necesita para servir a los sistemas del mal totalitario y comenzar guerras en las cuales enormes cantidades de seres humanos perecen de manera absurda.

     Como Sean Stone dijo en televisión el 12 de Marzo [y mucho antes David Icke], el satanismo y la pederastia están en el núcleo del sistema Illuminati. Éste es un sistema que eleva a pervertidos como Barack Obama, George Bush y el ayatolá Jomeini a un status parecido a un culto para gobernar sobre sus tribus.

     Stone dijo que en la antigüedad los sacerdotes del poder habrían equiparado a Dios con el Estado y otros grupos administrativos (cuerpos de autoridades) para condicionar a las masas para rendirse. Él dijo: "Los templos siempre pondrían la imagen de Dios en las monedas, el dinero; de modo que la idea es que usted básicamente estaría creando un Dios falsificado. Y por eso el Islam habla del hecho de que usted no puede hacer eso. La razón de que usted no pueda poner la cara de Mahoma o la cara de Dios en las monedas es porque ellos no quieren que usted adore una imagen de Dios". Él añadió: "Lo que hemos creado en Occidente es una muy satánica cultura de adoración de ídolos".

     Para derrotar al sistema Illuminati debemos primero entenderlo, de sus raíces a sus objetivos, de sus métodos a su filosofía. Es, en primer lugar, un sistema construído por y para Satán. Es un sistema científico global que coloca el poder por sobre la Razón y la Ética, y al Estado por sobre Dios. El individuo es reducido a polvo. El alma, el corazón y la mente del individuo son atrapados ya en la matriz y metódicamente controlados contra su propia voluntad y conocimiento hasta el día en que él es bajado hacia una tumba.

     Ésta no es vida. Esto es muerte. Esto es el infierno. Los Estados totalitarios en Estados Unidos, Occidente, Irán e Israel, todos tienen poderes cuasi-divinos. Todos estos regímenes criminales tergiversan, pervierten y tuercen la realidad y la Historia para llevar a cabo sus propios intereses y objetivos privados. Somos esclavizados espartanos, no griegos libres.

     No somos libres para pensar, hablar, respirar y vivir como Dios nos creó. Con los adoradores de Satán en pleno control de nuestros gobiernos nacionales, nuestro destino colectivo es vivir y morir como esclavos mentalmente controlados. Si aceptamos ciegamente la palabra del gobierno, entonces habrá una lucha continua, guerras innecesarias, un interminable terror estatal, ruina económica y muerte prematura.

     ¿Es esto lo que usted quiere?. ¿Ser llevado al borde de un acantilado por tiranos totalitarios enfermos y pervertidos que han abandonado a la Humanidad y a Dios?.

     Hay un mejor modo de vivir. Diferentes civilizaciones pueden coexistir sobre este planeta. Los males de la guerra perpetua y la tiranía permanente pueden ser derrotados con el poder de la verdad. La oscuridad no es nuestro destino colectivo.-



No hay comentarios:

Publicar un comentario