BUSCAR en este Blog

miércoles, 25 de abril de 2012

Nicholas Goodrick-Clarke - Creencias en Conspiraciones y el Nuevo Orden Mundial


     Del libro "Sol Negro. Cultos Arios, Nazismo Esotérico y las Políticas de Identidad" (2002) del historiador británico señor Goodrick-Clarke, hemos traducido ahora su capítulo décimocuarto (págs. 279-302), donde revisa en una buena contextualización del tema los orígenes de la Teoría de la Conspiración, a la que él inscribe (como lo señala el título de su libro) dentro de la categoría de los "Cultos", y realiza algunas reseñas de exponentes principales de dicha teoría, que él estima, aparentemente, que pertenece propiamente al ámbito de la extrema derecha política, aunque con el tiempo ha sido adoptada por la corriente New Age (lo mejor de la cual es al parecer su música asociada). El señor Goodrick-Clarke es claro en señalar la importancia fundamental de ciertos libros y publicaciones en la génesis del conspiracionismo, "fantasía paranoide" (según él) que se ha difundido entre quienes se sienten excluídos de un sistema que sólo trabaja para la esclavización de la Humanidad.



Creencias en Conspiraciones
y el Nuevo Orden Mundial
por Nicholas Goodrick-Clarke



     Los años '90 fueron testigos del desarrollo político tanto en EE.UU. como en Europa que dio crédito a un temor hacia el gran gobierno y el corporativismo. La caída de la Unión Soviética y el final del comunismo en 1990 señalaron el comienzo de una nueva fase de la hegemonía mundial estadounidense, apoyada por frecuentes llamados a conformar un "Nuevo Orden Mundial" tanto por el Presidente Bush como por líderes rusos también. La crisis del Golfo y el envío de una fuerza de tarea de Naciones Unidas conducida por los estadounidenses para la guerra contra Iraq (Febrero de 1991) desencadenaron la posterior retórica sobre el gobierno supranacional. La regulación del gobierno, ya creciente bajo la administración republicana de George Bush, recibió un posterior impulso con la victoria demócrata de Bill Clinton en 1992. Después de que la amenaza externa del comunismo soviético había desaparecido, el creciente déficit democrático del gobierno se convirtió en un foco para los temores nacionalistas de arrastrarse hacia el socialismo y el autoritarismo burocrático. Los patriotas estadounidenses estuvieron especialmente preocupados cuando el Presidente Clinton comenzó a hacer una campaña a favor de un control de armas más estricto en el verano (boreal) de 1993, y las compras de armas de fuego fueron restringidas por la Ley Brady de Febrero de 1994. Los temores a una incipiente tiranía del gobierno fomentaron mitos de conspiración entre grupos sociales independientes recelosos de la burocracia y la creciente regulación. El paso adelante de la integración federal en la Unión Europea, señalizado por el Tratado de Maastricht de 1993, desplegó miedos similares sobre el gobierno administrativo y una pérdida de la soberanía nacional en los Estados europeos.

     El 19 de Abril de 1995, la detonación de una masiva bomba de 7.000 libras [3.175 kgs.] destrozó el edificio Alfred P. Murrah, un bloque de oficinas del gobierno federal de nueve pisos que alojaba a más de 500 empleados en la ciudad de Oklahoma. Timothy James McVeigh, un veterano de la Guerra del Golfo de veintisiete años, fue detenido dos días más tarde y acusado de la entonces peor atrocidad terrorista en la historia de Estados Unidos, que cobró las vidas de 168 personas e hirió a más de 500. McVeigh tenía antiguos vínculos con el movimiento Milicia Ciudadana, que comenzó a formarse alrededor de 1992 para practicar entrenamiento con armas y "sobrevivencia" en remotos bosques. Las milicias se vieron a sí mismas como los defensores de los valores estadounidenses y estuvieron opuestas al aumento de impuestos, la creciente regulación gubernamental y a los planes para tarjetas de identidad. Sobre todo, ellos resistieron a las tentativas del Presidente Bill Clinton de restringir las leyes sobre armas en EE.UU.. El derecho a portar armas (venerado en la Segunda Enmienda de la Constitución) fue considerado como una salvaguardia para la libertad y una fuerza disuasoria esencial ante el abuso de la autoridad del gobierno.

     Las milicias de los ciudadanos existieron en más de cuarenta estados desde California a Pensilvania, con una particular concentración en el Norte y el Medio Oeste. Sin embargo, las milicias eran sólo el brazo armado de un movimiento patriota mucho más amplio, que incluía a protestantes anti-impuestos, abogados de la ciudadanía "soberana" (negación de la autoridad federal estadounidense), fundamentalistas cristianos y anti-abortistas, involucrando quizás a entre 5 y 12 millones de personas. Unidos por una profunda sospecha hacia el gran gobierno y sus intenciones, su ideología se inspiraba en una extraña variedad de teorías de conspiración que implicaban élites ocultas, bancos, sociedades secretas y organizaciones internacionales. Estas ideas fueron alimentadas por la hostilidad hacia los crecientes niveles de interferencia y regulación del gobierno federal bajo la administración de Clinton. Cuando McVeigh viajó por el submundo de los clubes de armas, milicias y grupos de extrema derecha, él había absorbido estas teorías de la guerra del gobierno contra la gente. El bombazo de Oklahoma no sólo demostró el terrible poder de tales ideas para motivar el asesinato y el caos, sino que también reveló cuán extendidas estaban tales creencias de culto en EE.UU. en los años '90 (el movimiento Patriota/Milicia está extensamente documentado en Richard Abanes, American Militias: Rebellion, Racism & Religion, Illinois, 1996).

     Estas teorías de conspiración revelaban complots secretos detrás de todo, desde los OVNIs al control de armas, de la francmasonería al SIDA, de los experimentos de control de la mente de la CIA al establecimiento de un "gobierno mundial" por Naciones Unidas. A comienzos de los '90, la cultura de conspiración podía apoyar un sector pequeño pero rápidamente creciente del negocio editorial. Con ventas de más de medio millón de copias, The New World Order (1991) de Pat Robertson, fundador de Christian Broadcasting Network, revela que el Nuevo Orden Mundial eliminará la soberanía de EE.UU. con la ayuda de tropas de Naciones Unidas. Una élite de conspiradores ateos está empeñada en gobernar el mundo, y la tecnología computacional y los microchips son parte del plan de esclavitud del NOM. Operation Vampire Killer 2000 de Jack McLamb (1992) describe cómo EE.UU. será invadido por tropas extranjeras de Naciones Unidas y convertido en un Estado policiaco socialista. Sus "vampiros" son las élites secretas chupadoras de sangre que socavan la Constitución a fin de gobernar sobre una sociedad racialmente mezclada y dócil. Otros libros favoritos eran En Route to Global Occupation (1991) de Gary Kah, detallando los movimientos clandestinos para suspender la Constitución y establecer el gobierno mundial, y Cheque Mate: The Game of Princes (1993) de Jeffrey Baker, que daba extensos detalles de los proyectos de banqueros, líderes corporativos y familias principales para gobernar sobre un mundo de siervos. Conspirators' Hierarchy (1992) de John Coleman documenta el Comité de los 300, un poderoso grupo de banqueros internacionales, industriales y magnates petroleros intentando el control mundial. Secret and Suppressed (1993) de Jim Keith incluye capítulos sobre la masacre de Jonestown, Guyana, como un esfuerzo de control de la mente por parte de la CIA, sobre implantes cerebrales, el SIDA y secretos del Pentágono y la biblioteca del Vaticano. En Psychic Dictatorship U.S.A. (1995), Alex Constantine dio terribles detalles de experimentos involuntarios de control de la mente realizados por agencias del gobierno en EE.UU..

     Además de una amplia gama de revistas, que incluía a The Free American, Patriot Report, e Intelligence Advisor de Don McAlvany, la subcultura conspiracionista se comunicaba afanosamente por medio de Internet y de pequeña estaciones independientes de radio de onda corta y FM. Anthony J. Hilder, un locutor de la radio Free World de Los Ángeles, invocó el espectro aterrador del control gubernamental completo sobre la ciudadanía estadounidense: "¡Usted es la víctima!; ¡usted es el botín!. Ellos quieren su casa, su familia, su madre, sus hijos; ¡ellos quieren inyectar a sus hijos con una gran cantidad de cosas!". Hilder se refiere acerca de los OVNIs como una estratagema del Departamento de Defensa estadounidense, "un proyecto de creación de crisis", y el preámbulo a "una simulada invasión, diseñada para infundir pánico en la población del planeta y para la aceptación del gobierno global sobre las cenizas de la soberanía estadounidense". Hilder menciona el llamado de Adolf Hitler para "Un Estado, un Pueblo, un Líder" como un precursor del Nuevo Orden Mundial. Tal como los banqueros de Wall Street antes financiaron tanto al nacionalsocialismo como al comunismo soviético, el objetivo de la élite hoy es un Estado esclavista totalitario de ciudadanos controlados.

     Como la principal portavoz legal del movimiento estadounidense Milicia, la abogada Linda D. Thompson hacía tiempo que tenía trazado el mapa del progreso del usurpador Nuevo Orden Mundial. Siendo una temprana prosélita de la teoría conspiracionista, ella estaba sumamente radicalizada después de ser testigo del sitio de la secta Rama Davidiana de Waco (Texas) por miembros de la Bureau of Alcohol, Tobacco and Firearms (BATF). Ella produjo un video, Waco: La Gran Mentira (1993-94), que documenta el trasfondo de la secta, los preparativos legales del gobierno para justificar su asalto sobre el recinto de Waco, y las consiguientes hostilidades desde Febrero a Abril de 1993. A través de toda la película la secta es retratada como la infortunada víctima de un ataque no-provocado, mientras la BATF recuerda las tropas de asalto de botas largas de los tiempos nazis. Los disparos inmediatos, los ataques con gas, y la destrucción final del recinto mediante un incendio y la muerte de prácticamente todos en el interior, demostraron que "desde la ocupación nazi de Europa no había estado gente inocente sujeta a tales atrocidades extremas e ilegales a manos del gobierno como la de Waco".

     Desde el comienzo de su investigación del desastre de Waco, Linda Thompson afirmó que ella era objeto de persecución y acoso por "helicópteros negros" sin número de matrícula que sobrevolaban por sobre su casa y atacaron su oficina con un arma ultrasónica, debilitándola a ella y a su personal. Estos misteriosos "helicópteros negros" se han convertido desde entonces en un ingrediente esencial de los temores hacia la conspiración para un Nuevo Orden Mundial, diversamente vinculada con OVNIs, movimientos de tropas de Naciones Unidas a través de EE.UU., y la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) como la organización de fachada para un Estado policiaco. Linda Thompson estaba preocupada además por la construcción de campos de concentración a través de EE.UU., conectados por el sistema de ferrocarriles. Ella identificó uno de tales campos en El Reno, cerca de la ciudad de Oklahoma, que resultó ser la prisión donde McVeigh fue acusado del bombazo en el edificio del gobierno federal.

     Timothy McVeigh había leído abundantemente literatura patriota y estaba fuertemente influído por esas ideas acerca del totalitarismo del gobierno federal y una asunción del mando por Naciones Unidas. Él había estado profundamente preocupado por la toma de Waco, y visitó el lugar dos veces, durante y después de la confrontación. Según testigos, McVeigh vio en varias oportunidades el video de Thompson, y a menudo hablaba de un ataque en venganza contra un edificio del gobierno. Es muy significativo que el bombazo de la ciudad de Oklahoma fuera realizado en el exacto aniversario del sitio de Waco. McVeigh también estaba impresionado por la visión pesadillesca del control ciudadano total en un sistema social satánico, con inyecciones sobre gran cantidad de personas y el asunto de los códigos de barras en los individuos. McVeigh incluso creía que él era víctima de un proyecto de control de la mente, afirmando que el gobierno federal había implantado antes un microchip en sus nalgas para monitorearlo y controlarlo durante su servicio en el ejército. Según los teóricos de la conspiración, el bombardeo mismo fue un proyecto de creación de crisis de la FBI para infundir pánico en la población, para una posterior rendición ante el gobierno.

     Las teorías de conspiración han prevalecido mucho tiempo en la derecha radical en EE.UU.. Después de haber redescubierto a la célebre teórica inglesa de la conspiración Nesta Webster (1876-1960), la John Birch Society y otros grupos derechistas identificaron a las sociedades secretas europeas y a la francmasonería del siglo XVIII como el fermento detrás de la Revolución francesa y los posteriores desafíos a la autoridad tradicional en los tiempos modernos. En el centro de estas especulaciones estaban los Illuminati bávaros, una sociedad secreta fundada en Ingolstadt el 1º de Mayo de 1776 por un joven profesor jesuíta, Adam Weishaupt (1748-1830). La visión social del fundador era racional, igualitaria y anticlerical. Teniendo como objetivo la infiltración en las logias masónicas existentes, la orden expandió exitosamente sus ideas revolucionarias por Alemania, Austria, Italia y en Francia. Los Illuminati fueron dramáticamente denunciados cuando las autoridades bávaras prohibieron la orden, y cientos de papeles y cartas de Weishaupt fueron incautados en 1786. Se produjo un diluvio de confesiones, autojustificaciones y protocolos oficiales. Al momento de estallar la Revolución francesa ya existía una masa de evidencia circunstancial para vincular este decisivo acontecimiento de la historia europea con las actividades de sociedades secretas (J. M. Roberts, The Mythology of the Secret Societies, Londres, 1972).

     Sin la influencia de Nesta Webster, es probable que pocos estadounidenses hubieran escuchado hablar de los Illuminati. Debido a la re-publicación de sus libros y a la popularización de sus ideas entre la derecha radical, los Illuminati se convirtieron en un tema principal de la literatura estadounidense de conspiración a partir de finales de los años '60. Aquí, es ampliamente creído que los Illuminati tuvieron una influencia maligna sobre los fundadores de Estados Unidos mediante Benjamin Franklin, Thomas Jefferson y John Adams, que se supone que habían sido miembros de esa secta. Su influencia se supone que está visible en los símbolos ocultistas de la pirámide y el ojo en el reverso del Gran Sello de EE.UU. y en el billete de un dólar, originalmente diseñado por los Padres Fundadores. Los Illuminati incluso entraron en la cultura popular a través de clásicos underground como The Illuminatus Trilogy (1975) y The Illuminati Papers (1980) de Robert Anton Wilson. En los años '80, los Illuminati pre-revolucionarios de Baviera se habían metamorfoseado en influyentes personas supranacionales dedicadas a controlar todos los sistemas monetarios nacionales y los gobiernos.


     A partir de los años '70, las revelaciones sobre las familias bancarias judías, la clase dirigente estadounidense, y los objetivos secretos de las agencias privadas y estatales, crearon un diluvio de libros sobre la Teoría de la Conspiración para lectores fundamentalistas de derecha. El libro de Gary Allen, Nadie Se atreve a Llamarla Conspiración (1971), hablaba de los Rothschild, los Warburg y el sistema bancario de la Reserva Federal, antes de determinar que el Consejo sobre Relaciones Extranjeras (Council on Foreign Relations), un grupo de expertos privado sobre política exterior fundado en 1921, era la máquina motriz para un gobierno mundial no-elegido. Des Griffin, otro importante teórico estadounidense de la conspiración, rastreó a los Illuminati hasta Cecil Rhodes, la Mesa Redonda y la familia Rockefeller, en su muy influyente libro Cuarto Reich de los Ricos (1976). Estas ideas fueron ampliadas mediante nuevas combinaciones en los libros, boletines y revistas de los aficionados a la Teoría de la Conspiración. La Agencia de Seguridad Nacional, la CIA, la FBI y el Servicio de Impuestos Internos eran objetivos obvios. Más atención fue prestada a la idea de ciertas élites actuando detrás del escenario, con denuncias hacia el Consejo sobre Relaciones Extranjeras y la Comisión Trilateral y sus miembros que al mismo tiempo participan en los juntas directivas de la Reserva Federal, en las principales compañías de energía, en multinacionales industriales, bancos, conglomerados de medios de comunicación y como personal superior en los ministerios y academias gubernamentales. El prestigioso Grupo Bilderberg, bajo la presidencia del príncipe Bernhard de los Países Bajos, que ha estado convocando a discretas conferencias internacionales para políticos e industriales de EE.UU. y Europa desde 1954, es otro objeto de profunda sospecha. Según teóricos de la conspiración, el objetivo encubierto de todas estas élites secretas es un "Nuevo Orden Mundial" que manipulará y controlará a toda la Humanidad.

     A comienzos de los años '90, el decano de los cultos estadounidenses de conspiración era Milton William Cooper, de St. Johns, Arizona, quien escribió un compendio sobre el movimiento conspiracional milenarista con el apocalíptico título de Behold a Pale Horse (Y He Aquí un Caballo Anémico, 1991 [en Apocalipsis 19:11 dice: "Y he aquí un caballo blanco"]). Bill Cooper nació en 1943, hijo de un oficial de la Fuerza Aérea, y creció en varias destinaciones extranjeras. Después de dejar la escuela secundaria en Japón en 1961, él se integró a la Fuerza Aérea de Estados Unidos, trasladándose más tarde a la Marina en 1965. Mientras prestaba servicio en un submarino en el Océano Pacífico, Cooper tuvo su primera observación de un enorme platillo volador que emergió desde el océano y voló hacia las nubes. Aunque el platillo fuera repetidamente visto por otros miembros de la tripulación y por oficiales, sólo Cooper fue supuestamente amenazado con ser encarcelado por cualquier futura revelación de lo que él había visto. A partir de 1968 él fue asignado a la Inteligencia Naval con una autorización de alta seguridad. Aquí él descubrió la existencia de una conspiración de alto nivel contra los ciudadanos de Estados Unidos. Él estaba convencido de que la Inteligencia Naval había participado en el asesinato de John F. Kennedy, y hacia 1972 él había recolectado perturbante información clasificada sobre los OVNIs, la Marina, el gobierno secreto, la próxima época glacial, el Proyecto Galileo y el plan para el Nuevo Orden Mundial (William Cooper, Behold a Pale Horse, Sedona, Arizona, 1991).

     Después de su honorable licenciamiento en 1975, Cooper intentó filtrar esta clase de información a la prensa. Él afirma que los poderes ocultos fueron rápidos para suprimirlo. Su automóvil fue empujado hacia un acantilado en California por una limusina negra, después de lo cual dos hombres descendieron hasta el destruído vehículo. Como uno de ellos se inclinó para sentir el pulso de su carótida, el otro preguntó si él estaba muerto. Cuando el primero contestó que pronto lo estaría, el otro expresó satisfacción porque el trabajo estuviera hecho. Un mes más tarde, Cooper fue violentado con otro accidente por el mismo misterioso automóvil. Esta vez él perdió una pierna. Él fue visitado en el hospital por dos hombres que lo amenazaron con un accidente final si él persistía en la tentativa de hacer pública la información secreta. Combinado con sus chocantes descubrimientos de acciones encubiertas realizadas por los militares y el gobierno, estos encuentros casi-fatales convencieron completamente a Cooper de la realidad de la conspiración y el encubrimiento globales. Mientras continuaba coleccionando material, él determinó exponer la verdad de este plan de esclavizar a la Humanidad en un Nuevo Orden Mundial. Esta intención fue realizada por la publicación de su libro, descrito por Cooper como "más cercano a aquella verdad que todo lo previamente escrito".

     Behold a Pale Horse es un revoltijo caótico de mitos conspiracionales entremezclados con reimpresiones de leyes ejecutivas, papeles oficiales, informes y otros materiales extraños diseñados para mostrar la amenazadora perspectiva que surge de un gobierno mundial impuesto sobre el pueblo estadounidense contra sus deseos y en flagrante desprecio de la Constitución. El primer capítulo comprende un supuesto memorándum del gobierno secreto titulado "Armas Silenciosas para Guerras Tranquilas". Primero descubierto en una fotocopiadora IBM en una venta de excedentes en Julio de 1986, este documento se ha convertido en un favorito entre los cultos de conspiración. Aquí aprendemos que la élite decidió en 1954 explotar la investigación de operaciones, tecnología computacional y finanzas para modelar una sociedad totalmente predecible y manipulable a fin de transferir la riqueza de los muchos indisciplinados e irresponsables a los pocos dignos e inteligentes. La inferior educación de las masas mantendría a la gente indisciplinada e ignorante, mientras las preocupaciones triviales de los medios de información y los entretenimientos banales los dejarían confundidos, desorganizados y distraídos. El libro está escrito en una jerga técnica que compara la ingeniería social y económica con la electrónica, para sugerir que todos los individuos en una sociedad pueden ser a fin de cuentas programados, pues "la gente que no usará su inteligencia no es mejor que la (no) inteligencia de los animales. Tales gentes son bestias de carga y trozos de carne en la mesa por opción y consentimiento".

     Bill Cooper identifica el documento como una declaración formal de guerra de los Illuminati contra los ciudadanos de Estados Unidos. Él afirma que los ciudadanos pacíficos están justificados si toman cualquier medida, incluso la violencia, la identificación, el contraataque y la destrucción del enemigo. El segundo capítulo, "Las Sociedades Secretas y el Nuevo Orden Mundial", representa las propias investigaciones y reflexiones de Cooper sobre el complot global contra la independencia y la libertad. Las raíces de la conspiración Illuminati son rastreadas hasta una antigua Hermandad de la Serpiente y de allí a través de los Templarios y los francmasones. Cooper cree que las sociedades secretas más modernas son realmente una sociedad con un solo objetivo. Una conspiración monolítica para esclavizar a la Humanidad está enmascarada por su aparente variedad y pluralidad:

     La Orden de la Búsqueda (Quest), la Sociedad JASON, los Roshaniya [una sociedad secreta afgana del siglo XVI], la Kabalá, los Caballeros Templarios, los Caballeros de Malta, los Caballeros de Colón, los jesuítas, los masones, la Antigua y Mística Orden de los Rosacruces, los Illuminati, el Partido Nacionalsocialista, el Partido Comunista, los miembros ejecutivos del Consejo sobre Relaciones Extranjeras, The Group, la Hermandad del Dragón, los Rosacruces, el Instituto Real de Asuntos Internacionales (RIIA), la Comisión Trilateral, el Grupo Bilderberg, el Vaticano, el Russell Trust, los Skull and Bones, los Scroll and Key (sociedades secretas de las universidades de Harvard y Yale), son todas lo mismo y trabajan para conseguir el mismo objetivo último de un Nuevo Orden Mundial. [Las especulaciones de William Cooper se derivan de clásicos underground de la conspiración como William Bramley, The Gods of Eden, California, 1989; William Guy Carr, Pawns in the Game; Arkon Daraul, A History of Secret Societies, New York, 1961; A. Ralph Epperson, The New World Order, Arizona, 1990).

     El obsesivo análisis de Cooper de estos grupos, tanto imaginarios como verdaderos, acumula detalle tras detalle para sugerir el imponente poder de las entrelazadas élites a través del mundo. Siguiendo las pistas de Gary Allen, el orgullo del primer lugar es concedido al Consejo sobre Relaciones Extranjeras y al Grupo Bilderberg. Según Cooper, el Consejo sobre Relaciones Extranjeras (CFR) controla al gobierno estadounidense. Sus miembros se han infiltrado en el poder ejecutivo completo, en el Ministerio de Asuntos Exteriores (State Department), en el Ministerio de Justicia, la CIA y la jerarquía superior del Ejército. Cada director de la CIA y también la mayor parte de los Presidentes, desde Roosevelt en adelante, han sido miembros del CFR. La mayoría de los grandes periodistas estadounidenses y los magnates de la prensa son miembros del CFR. Con la tradicional desconfianza nativa estadounidense hacia Gran Bretaña, Cooper remonta el CFR hasta el Royal Institute of International Affairs; él también desconfía profundamente de la Universidad de Oxford y del All Souls College. Sin embargo, en su opinión, la más poderosa organización secreta en el mundo es el Grupo Bilderberg, cuyos tres comités comprenden a miembros sacados de los Illuminati, los francmasones, el Vaticano y las antiguas familias aristocráticas de Europa: "Éstos son los hombres que REALMENTE gobiernan el mundo".

     Cooper atribuye significado Illuminati a los números 3, 7, 9, 11, 13 y 39. Él los encuentra repetidos en el número de artículos de la Constitución estadounidense, en el número original de Estados, en el número de miembros de la Convención Constitucional y en la fecha de la Declaración de Independencia. Él detecta una posterior evidencia cabalística de la influencia de los Illuminati en la fundación de Estados Unidos en el Gran Sello. El ojo-que-todo-lo-ve en la pirámide representa a Lucifer y es también el antiguo símbolo de la Hermandad de la Serpiente. El lema "Novus Ordo Seclorum" deja traslucir el proyecto de los Illuminati para un Nuevo Orden Mundial, mientras que la incidencia del número 13, en el número de hojas en las ramas de olivo, las barras y franjas, las flechas, las letras en "E pluribus unum", las estrellas en la cúspide verde, las piedras en la pirámide y las letras en "Annuit Coeptis", indica la firma de esta la más poderosa de todas las sociedades secretas. Lo peor de todo es que él también descubre que estos números están repetidos en los tres grupos de trece miembros en la estructura del comité del Grupo Bilderberg, probándose así más allá de toda duda su inspiración Illuminati.

     Cooper descubre una amplia evidencia de los proyectos del gobierno estadounidense para imponer el socialismo totalitario en el abuso de los poderes presidenciales. Él alega que mucha legislación es introducida por el poder ejecutivo mediante unas secretas Directivas de Decisión de Seguridad Nacional que son ni reportadas ni puestas a disposición del público. Por medio de estas "leyes secretas" el Presidente (en ese entonces George Bush, el viejo) se arroga el poder de iniciar acciones encubiertas, declarar la guerra, combatir el terrorismo y suspender la Constitución en un estado de emergencia sin reportarlo al Congreso. Cooper pasa luego a la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA), que ante cualquier emergencia nacional está autorizada para asumir el control de los medios, los alimentos, la energía y el transporte, movilizando a todos los ciudadanos en brigadas de trabajo bajo supervisión gubernamental. William R. Pabst, de Houston, proporciona un informe paranoide sobre los planes del Departamento de Defensa para una toma total del poder, en el Estado policiaco, y detalla la localización de una docena de campos de concentración ya establecidos para la detención de prisioneros políticos. "Cuando su familia sea desmembrada y dispersada a través de Estados Unidos para realizar trabajos forzados y usted nunca vea nuevamente a sus seres queridos, será culpa suya porque usted no hizo nada para impedirlo".

     La élite gobernante cree que sólo el gobierno encubierto y totalitario puede solucionar los problemas de esta época. Por lo visto, su preocupación suprema es el exceso de población. A fin de controlar el crecimiento demográfico, el gobierno estadounidense sigue emprendiendo la guerra contra sus propios ciudadanos mediante la introducción de enfermedades, productos químicos dañinos y sustancias radiactivas entre la población. La élite dirigente expresamente decidió centrarse en los elementos indeseables de la sociedad, incluídos los negros, los hispánicos y los homosexuales. La vacuna contra la viruela fue introducida en África con el fin de diezmar a la población negra. La vacuna contra la hepatitis B fue usada para infectar a la población estadounidense. El virus del SIDA es un arma del gobierno; los campos de tabaco son fumigados con residuos nucleares para inducir el cáncer pulmonar; las dioxinas y otros contaminantes proliferan junto con los desmentidos oficiales. Una instalación federal secreta conocida como Mount Weather, cerca de Bluemont, Virginia, es descrita como una ciudad subterránea para el gobierno en las sombras, que está en espera, listo en cualquier momento para tomar el control de Estados Unidos en una autoproclamada emergencia. Los patriotas, los nacionalistas y los grupos derechistas son los objetivos primarios de estas medidas represivas. Cooper advierte a los patriotas de su redada inminente, y aconseja que todos los hombres sensatos se alejen de sus casas durante los períodos de vacaciones, cuando las detenciones sean probablemente llevadas a cabo.

     Los OVNIs y los extraterrestres juegan un papel apocalíptico en el culto de conspiración de William Cooper. Se afirma que naves espaciales alienígenas han visitado Estados Unidos con creciente frecuencia entre principios de 1947 y finales de 1952. Estrellados unos OVNIs, alienígenas muertos y vivos fueron recuperados en Roswell, Nuevo México, y en otras partes, y estudiados por científicos superiores bajo los auspicios de la Fuerza Aérea de EE.UU. y de la CIA, mientras una masiva manta de seguridad, rumores confusos y desinformación todavía mantienen al público en la ignorancia. Cooper parece creer que los humanoides extraterrestres vinieron a la Tierra en busca de material genético para reforzar su propia especie declinante. Se supone que el Presidente Eisenhower se reunió con los alienígenas oficialmente en Febrero de 1954, y se firmó un tratado formal entre ellos y el gobierno estadounidense: a cambio de su avanzada tecnología, concedieron a los alienígenas permiso para secuestrar y examinar limitadas cantidades de humanos para su proyecto genético. Todas las encubiertas relaciones estatales con los alienígenas están sujetas a un comité conocido como MAJESTIC-12, cuyas reuniones informativas secretas Cooper supuestamente leyó como un oficial de inteligencia de la Flota estadounidense del Pacífico a principios de los años '70. Las enormes bases aéreas conjuntas, alienígenas y del gobierno, para platillos voladores, fueron licenciadas secretamente en Dreamland o Área 51, cerca de Rachel en el desierto de Nevada. El Área 51 desde entonces se ha convertido en un destino preferencial tanto para los estudiosos de los OVNIs como para los creyentes en las conspiraciones. Anthony Hilder ha grabado una cinta de audio, The Panic Project, sobre OVNIs estacionados en la base Dreamland. La élite dirigente se ha aliado en secreto con extraterrestres en contra del resto de la población humana. [La mitología sobre OVNIs y gobierno secreto que rodea al Área 51 está documentada en Phil Patton, Dreamland: Travels Inside the Secret World of Roswell and Area 51, New York, 1998, y David Darlington, The Dreamland Chronicles: The Legends of Area 51—America’s Most Secret Military Base, Londres, 1998].

     El milenarismo de Bill Cooper es completamente literal. Hacia el año 2000, las medidas del gobierno secreto contra la gente se intensificarán hasta convertirse en abierta hostilidad. Al mismo tiempo, la presencia de OVNIs y extraterrestres será oficialmente revelada como una especie de Segunda Venida. Una nave espacial llamada Galileo, actualmente en camino a Júpiter, insertará una carga de plutonio en el núcleo del gigantesco planeta, generando una reacción atómica y el nacimiento de una nueva estrella, que será llamada Lucifer. Un masivo programa de manipulación de los medios interpretará este fenómeno como un signo de inmenso significado religioso. El mundo entero esperará el cumplimiento de la antigua profecía. En este punto, una bóveda que contiene los antiguos registros de la Tierra será abierta en la Gran Pirámide de Cheops en Egipto, donde George Bush estará presente para una celebración ocultista del milenio y la proclamación del Nuevo Orden Mundial.

     Bill Cooper está motivado por un espíritu anarco-libertario de rebelión contra un gobierno que él identifica como inconstitucional, criminal y despótico. Lo mismo se puede decir de Anthony J. Hilder, Linda Thompson y muchos otros portavoces de los cultos conspiracionistas-milenaristas estadounidenses. Considerando que estos cultos identifican frecuentemente al nacionalsocialismo alemán, inter alia, como un precursor del Nuevo Orden Mundial, uno puede preguntarse qué de todo esto tiene que ver con el nacionalsocialismo esotérico. La respuesta está en la obsesión de estos cultos con el secreto y la conspiración. Declarando la guerra contra una élite gobernante secreta que esclaviza a gente inocente, los teóricos de la conspiración invocan una proyección letal. La élite es identificada como totalitaria, antidemocrática, despreciadora de la gente; las personas son retratadas como indefensas e ingenuas víctimas de crueles complots, abducciones alienígenas, implantes y toda forma de violaciones personales. La acusación hacia una tiranía oculta tan horrible justifica una correspondiente explosión de violencia para demoler el masivo edificio de mentiras, engaño y opresión. Las víctimas antes dóciles están justificadas al combatir y destruír a la élite por cualquier medio necesario. Las acciones encubiertas, la violencia, el terrorismo —todos medios de los que se acusa a la élite que los emplea— está permitido a las víctimas, de manera que ellas puedan exterminar a los conspiradores y recuperar su autonomía perdida.

     Los cercanos paralelos psicológicos entre los cultos estadounidenses de conspiración y los modelos nazis de pensamiento se hacen obvios cuando uno encuentra que una reimpresión completa de los Protocolos de los Sabios de Sión conforma el capítulo décimoquinto de Behold a Pale Horse. El texto está tomado de la primera edición en lengua inglesa, traducido por Victor E. Marsden, que fue originalmente publicado por la Britons Publishing Society, un notorio grupo anti-judío, en 1921. Aunque Cooper cite a Mayer Amschel Rothschild (1743-1812) diciendo "Denme el control sobre el dinero de una nación, y no me interesa quién haga sus leyes", él no atribuye los Protocolos exclusivamente a una conspiración mundial judía. Él sugiere que cualquier referencia a los "judíos" como los conspiradores debiera ser sustituída por la palabra "Illuminati", mientras que la palabra "goyim", que denota a las engañadas víctimas no-judías, debería ser leída como "el ganado", el término preferido de desprecio para la gente honesta pero ingenua.

     A pesar de su prosa de fines del siglo XIX, muchos de los Protocolos ofrecen perturbadoras pruebas de los temores y ansiedades de los creyentes en conspiraciones acerca del gobierno secreto y el Nuevo Orden Mundial. Los judíos (los Illuminati) crean los fermentos, las discordias y la hostilidad entre Estados para aumentar su endeudamiento y provocar guerras contra sus opositores (Protocolo 7): de aquí las constantes guerras menores desde 1945. Los judíos (los Illuminati) pretenden desconcertar a la opinión pública mediante la contradicción (Protocolo 5); los judíos (los Illuminati) distraerán a las masas de sus verdaderos objetos con diversiones, juegos, pasatiempos, pasiones, palacios del pueblo (Protocolo 13). Estas estrategias reflejan la artificial política partidista y el vano consumismo del presente. Los judíos (los Illuminati) designarán a un gobernante marioneta de entre sus esclavos. Él tendrá el derecho de proponer leyes de emergencia, cambiar la Constitución y declarar el estado de guerra (Protocolo 10): de aquí las directivas de Decisión de Seguridad Nacional y la movilización de la FEMA para establecer un Estado policiaco. Los judíos (los Illuminati) crearán una intensificada centralización del gobierno a fin de controlar a toda la Humanidad (Protocolo 15): de aquí el Nuevo Orden Mundial.

     Las teorías de conspiración siempre florecen cuando la gente se siente excluída del proceso político. El crecimiento mundial del gran gobierno, el ascenso de una clase política, y la creciente brecha entre las élites y el electorado, todo trabaja para estimular la creencia en una conspiración. La nueva moda estadounidense en creencias de conspiración encontró rápidamente audiencia en Europa, debido a la integración progresiva de la Unión Europea y sus instituciones federales en los años '90. En particular, el movimiento "alternativo", con su sospecha hacia el gobierno poderoso, el comercio en gran escala y la medicina ortodoxa, ha demostrado ser susceptible a teorías de conspiración. La revista Nexus (no confundir con The Nexus de Kerry Bolton), un importante éxito en la escena New Age, ofrece chocantes pruebas de esta tendencia. Fundada en Australia en 1990 y ahora distribuída comercialmente tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña, afirma tener ya un número mundial de lectores de más de 130.000. Nexus ofrece una mezcla fascinante de "profecías, OVNIs, Gran Hermano, tecnología inexplicada y suprimida, historia oculta y más". Artículos sobre cocina macrobiótica, aromaterapia y el agujero de ozono rivalizan con denuncias sobre el tratamiento del agua con fluoruro, experimentos de control de la mente de la CIA y el fraude de la medicina farmacéutica. Aquí ya es perceptible cómo las preocupaciones alternativas hacia la salud, el medioambiente y los medios correctos de vida están teñidas con temores y ansiedades sobre abusos secretos y complots gubernamentales.

     Nexus es también un diario de propaganda para los intereses y las teorías de conspiración de las milicias estadounidenses. Las primeras ediciones han incluído un llamado de Linda Thompson para una marcha sobre Washington para denunciar a los miembros del Congreso por traición. Ella exigió que los miembros de Milicia lleven puesta la insignia y estén armados, a fin de ser tratados como prisioneros de guerra. Su video sobre el sitio de Waco, que supuestamente influyó en McVeigh, fue distribuído por Nexus en Europa. En Junio de 1994 la revista publicó un análisis a fondo de la película y una profética reseña: "Hay un movimiento clandestino muy grande formándose en Estados Unidos en este momento. Cada noche en algún lugar en EE.UU., alguien está mostrando este video a un grupo de amigos. Nadie permanece sin ser afectado después de verlo. Es contagioso, de modo que ¡tenga cuidado!". Nexus también publicó un artículo sobre la FEMA escrito por Linda Thompson. Aquí ella se explayó sobre la circulación de helicópteros negros y las amplísimas responsabilidades de la FEMA en caso de una emergencia. Sin embargo, ella declara que sólo el 6% del presupuesto de la FEMA es gastado en el manejo de emergencias; el grueso de su financiación es usado para construír secretas instalaciones subterráneas del gobierno y nuevos centros de detención. Ella enumera catorce órdenes ejecutivas que autorizan a la FEMA para tomar el control sobre todos los aspectos de la vida civil una vez que la Constitución sea suspendida.

     Mark Koernke, un antiguo miembro de la Milicia de Michigan, también ha escrito para Nexus sobre las secretas fuerzas policiacas de EE.UU. Afirmando poseer una trayectoria en la inteligencia militar y experiencia de mando sobre unidades especiales de guerra, Koernke presenta una aparente autoridad en su informe sobre la FEMA, la MJTF (Fuerza de Tarea Multi-Jurisdiccional) y la FINCEN (Financial Crime Enforcement Network) y su amplio despliegue por todo Estados Unidos para la búsqueda y captura, separación y clasificación de hombres, mujeres y niños, y su transferencia a campos de detención. Koernke afirma que estas fuerzas especiales usan pandillas callejeras y matones como agentes de aplicación de la ley; Naciones Unidas y personal militar extranjero están siendo desplegados a través del país esperando la declaración de una emergencia; las campañas y acciones gubernamentales en contra de las armas y contra las drogas son un anticipo de la movilización general contra el pueblo. El programa de televisión Panorama de la BBC mostró una película de Koernke disfrutando de la perspectiva de linchar a políticos. Después del bombazo de Oklahoma, él fue buscado por la FBI y estuvo fugitivo antes de ser interrogado y liberado.

     En Gran Bretaña, David Icke, el ex-futbolista profesional y presentador de deportes en TV, consiguió el status de estrella en el movimiento New Age con la publicación de su libro La Rebelión de los Robots (1994). Aquí él elogió a Nexus como incomparable y excelente por su provisión de "información poco accesible en los cambios trans-formativos de la sociedad". Su libro combina un evangelio anti-elitista, ecológico y espiritual con la batería completa de teorías de la conspiración que circulan en la extrema derecha y que son las preocupaciones de Milicia: las sociedades secretas y los francmasones, las élites bancarias y ocultas, el Nuevo Orden Mundial, el control de la mente mediante microchips, los extraterrestres y el control de armas. Icke también ha resucitado los Protocolos de los Sabios de Sión con una extensa cita de cada protocolo y un comentario sobre cómo sus terribles proyectos han sido realizados en el actual desarrollo político. Icke reconoce que Hitler usó los Protocolos para incitar el anti-judaísmo en la Alemania nacionalsocialista, pero su creencia en su autenticidad es invulnerable: "El que Hitler haya usado el conocimiento por motivos negativos, eso no afecta al conocimiento mismo". Además, Icke nota la ironía de que "Hitler y los nazis fueron llevados al poder por el mismo plan de la Hermandad que los Protocolos tan poderosamente predijeron". Los viajes de conferencias de Icke lo llevan a todas las principales ciudades del Reino Unido. La Rebelión de los Robots llegó a su tercera reimpresión antes de que hubiera transcurrido un año completo, y él apareció en la conferencia de Nexus de Octubre de 1994 en Amsterdam, que también presentó a la líder de Milicia Linda Thompson.

     Predicando un mensaje espiritual de amor global e iluminación, La Rebelión de los Robots repite las creencias familiares y los clichés paranoides de los cultos estadounidenses de conspiración. La Reserva Federal estadounidense fue una creación de los Illuminati. La élite de la Hermandad (el término alternativo de Icke para los Illuminati) incluye a los imperios Rothschild y Rockefeller. Esa élite tiene seis organizaciones de fachada, a saber, el Consejo sobre Relaciones Extranjeras, la Comisión Trilateral, el Club de Roma, el Grupo Bilderberg, el Instituto Real de Asuntos Internacionales y las Naciones Unidas. El objetivo de los Illuminati es la introducción de un gobierno mundial al cual cada continente estaría sujeto. John F. Kennedy fue asesinado porque él se opuso a los intereses críticos de la Hermandad: la CIA, la Reserva Federal y la guerra de Vietnam. La Ley de Control de Armas estadounidense de 1968 es palabra por palabra la ley nacionalsocialista de control de armas de 1938. Los humanos van a ser codificados con barras, a fin de ser "leídos" en supermercados y bancos. Hay pasajes sobre la FEMA, la MJTF, la FINCEN y el papel de los extraterrestres. Icke extrae la mayor parte de su material sobre el Nuevo Orden Mundial de Bill Cooper, y expresamente reconoce que Behold a Pale Horse es su fuente (David Icke, The Robots’ Rebellion: The Story of the Spiritual Renaissance, Bath, Gran Bretaña, Gateway Books, 1994).

     Está claro por el libro de Icke que él es un transmisor de esta información más bien que su autor. A través de todo el proceso de su despertar espiritual, Icke siente que él está "siendo guiado hacia un área del conocimiento que tiene que ser hecha pública". Esto es particularmente verdadero en el caso del Nuevo Orden Mundial. Con una desarmante honestidad él confiesa que sólo había escuchado hablar vagamente de este término hasta que, en un lapso de tres semanas, toda la información acerca de ello, que puso en su libro, fue puesta en sus manos por una gama muy diversa de gente. "Aquellos en los niveles más altos que me dirigen querían esta información puesta en el libro y puesta a disposición del público". ¿Quién entonces está guiando a Icke y sus seguidores New Age hacia la creencia en los cultos conspiracionistas-milenaristas?. ¿Cómo Icke llega a citar extensos extractos de Bill Cooper y fuentes de la estadounidense Milicia?. ¿Quién es la gente que puso esta información en sus manos?. Recientes investigaciones de Matthew Kalman y John Murray de la revista Open Eye sugieren que la extrema derecha y grupos neo-nazis están persiguiendo una estrategia de submarinismo, enfocándose en el crédulo Icke para la diseminación de sus propias ideas dentro de los ambientes sociales Verde y de la Nueva Era.

     La revista new age de Londres Rainbow Ark mantiene una relación cercana e influyente con Icke. Allí se han impreso extractos conspiracionistas de Icke y también ha ayudado a organizar sus conferencias y reuniones. La revista también exhibe una variedad sorprendente de apoyos y vínculos de extrema derecha. Éstos incluyen a su antigua propietaria, Mary Stanton, una israelita británica [NdT: el British Israel es un conjunto de creencias acerca de que la raza blanca del Norte de Europa es el verdadero Israel desde antiguo, y distinto de Judá]; Anthony Chevasse, un promotor del movimiento Crédito Social de C. H. Douglas; y Donald Martin, el editor anti-semítico de Bloomfield Books y líder de la Liga Británica de Derechos. Martin tiene un largo registro de dirigir grupos de ultra-derecha, incluyendo la Federación Británica para la Libertad Europea y el brazo del Reino Unido de la Liga Anticomunista Mundial. El líder del Partido Nacional Británico John Tyndall considera a Martin y sus organizaciones como aliados en la oposición a la inmigración de pueblos extranjeros, y Martin ha sido publicado en la revista de Tyndall, Spearhead (Punta de lanza). El editor de Rainbow Ark ha conducido a Icke hacia reuniones con militantes de los patriotas estadounidenses, ha organizado reuniones públicas en torno a teorías de conspiración y rebelión y ha recomendado los libros de Bloomfield Books para conseguir información. El mismo editor también se ha jactado de su manipulación de los intereses de Icke. "Icke no está listo para esto aún", comentó él sobre un documento burlesco titulado Protocolos Adicionales lleno de estrambóticos proyectos del "sionismo secreto" para los "goyim".

     Los vínculos de Nexus con la extrema derecha han sido expuestos en Australia como consecuencia de sus artículos sobre las milicias estadounidenses. Habiendo sido antes una revista alternativa Verde con un interés hacia asuntos de la Nueva Era, la salud y el Tercer Mundo, Nexus escogió la actual orientación bajo su nuevo editor, Duncan M. Roads. Éste visitó a Qadaffi en Libia en 1989 y es un cercano amigo del derechista libiófilo Robert Pash. Convertido al Islam, Pash ha tratado de forjar un vínculo entre la extrema derecha y la izquierda en Australia. A finales de los años '70 él era el contacto australiano para la estadounidense Aryan Nations y distribuyó material del Ku Klux Klan. A finales de los años '80 él era el distribuidor australiano para el Libro Verde de Qadaffi y ayudó a la facción "Soldado Político" del Frente Nacional en Gran Bretaña a hacer contacto de alto nivel con el régimen libio. Como presidente del Congreso de Pueblos Australianos, Pash también está estrechamente involucrado con la Liga Australiana de Derechos, la organización anti-semítica de ultra-derecha que Donald Martin representa en Gran Bretaña. Entre los que han sido presentados por Pash en Libia está John Bennett, revisionista histórico y presidente de la Unión Australiana de Libertades Civiles. Bennett es un socio de David Irving y Willis Carto; él presta servicio en el comité editorial del Diario de Revisión Histórica, que está preocupado por la negación del Holocausto. El agente británico de Nexus es también un devoto de los Protocolos, admirador de David Irving, y niega la existencia de cámaras de gas en Auschwitz.

     El impacto de las creencias estadounidenses de conspiración ha sido aún más dramático en Alemania, donde los Protocolos entran en un discurso de sociedades ocultas nacionalsocialistas, extranjeros extraterrestres y viajes en el tiempo. En 1993 Jan van Helsing publicó Geheimgesellschaften und ihre Macht im 20. Jahrhundert [Las Sociedades Secretas y Su Poder en el Siglo XX], respaldado por una masiva campaña publicitaria en revistas esotéricas. El libro rápidamente resultó ser un éxito de ventas, vendiendo más de 100.000 copias en Alemania, Austria y Suiza, con traducciones al inglés y al francés. Jan Udo Holey, el autor, nació en Dinkelsbühl, Baviera, en 1967. Él había sido un cantante punk, un activista anti-fascista y había viajado por los cinco continentes. Más recientemente, él se había licenciado en medicina complementaria. Para su debut como teórico de la conspiración él había elegido un seudónimo con sentido simbólico. El profesor Van Helsing es el cazador de vampiros en la famosa novela de Bram Stoker, Drácula. Como Jack McLamb, el patriota estadounidense autor de Operation Vampire Killer 2000, Jan van Helsing intenta exponer a las sanguijuelas que actúan entre bastidores. Él identifica a estos enemigos mortales de la Humanidad como los Illuminati, una secreta logia por todo el mundo, que oprime a los Estados y a la gente común por medio de guerras y esclavitud económica. Sin embargo, la aparente preocupación de Van Helsing por la Humanidad y por la moral de la Nueva Era enmascara motivos anti-semíticos.

     Helsing remonta el origen de la conspiración contra la Humanidad hasta 300.000 a.C., cuando una Hermandad de la Serpiente surgió en Mesopotamia. Altos iniciados aparecieron primero en Alemania durante el siglo XIV, donde ellos fueron conocidos como Illuminati (Iluminados). Helsing encuentra las raíces modernas de la conspiración en 1773, cuando Mayer Amschel Rothschild se entrevistó con doce ricos judíos (los Sabios de Sión) en una reunión secreta en Frankfurt. Aquí ellos idearon un plan para controlar toda la riqueza del mundo. Helsing luego reimprime los Protocolos de los Sabios de Sión con extensa referencia a los comentarios de Bill Cooper acerca de la plausibilidad actual de dichos Protocolos (Jan van Helsing, "Geheimgesellschaften und ihre Macht im 20. Jahrhundert oder wie man die Welt nicht regiert: Ein Wegweiser durch die Verstrickungen von Logentum mit Hochfinanz und Politik. Trilaterale Kommission, Bilderberger, CFR, UNO", Meppen, Alemania, Ewertverlag, 1993). El banco de Rothschild comisionó al "judío bávaro" Adam Weishaupt para instituír la orden secreta de los bávaros Illuminati, que enseñaba el "Nuevo Testamento de Satán" y rápidamente reclutó a importantes figuras de las finanzas y la industria. Como enemigos jurados de la monarquía y de la Iglesia, los Illuminati hicieron un pacto con los francmasones para trabajar por un "Nuevo Orden Mundial" por medio de las Revoluciones estadounidense y francesa. La Primera Guerra Mundial fue tramada para dejar a Rusia bajo el control de los Illuminati; la Segunda Guerra Mundial explotó "las diferencias de opinión entre los nacionalistas alemanes y los sionistas políticos" para expandir la esfera rusa de influencia y legitimar el Estado de Israel; la Tercera Guerra Mundial conducirá a la Humanidad a abrazar la "doctrina luciferiana".

     La sobrecogedora revisión de Helsing del progreso de los Illuminati a través de los años está extensamente tomada de Gary Allen, Des Griffin y Anthony C. Sutton. Capítulos cortos sobre la masonería en EE.UU., la City de Londres, la Revolución rusa, y la Reserva Federal, amontonan detalles alarmantes de la propiedad y el control judíos detrás del escenario. El sionismo toca la melodía al son de la cual los poderes bailan. Los Rothschild estuvieron detrás de la declaración británica en apoyo de una patria judía y la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. En 1919 dos agentes de Rothschild, Colonel House y Bernard Baruch, asistieron a la conferencia de paz en Versailles, que dio origen al Consejo sobre Relaciones Extranjeras controlado por los Rockefeller, "la más influyente organización de fondo en EE.UU. hoy". Durante los años '20 el Plan Dawes y el Plan Young fueron instigados por intereses judíos y estadounidenses para facilitar las reparaciones alemanas, pero su capital monopólico sirvió sólo para robustecer a la industria alemana de armamentos. A pesar de su confusa narración, Helsing vuelve a asegurar al lector que "todo fue planeado hasta en su último detalle... pero sólo selectas personas lo sabían".

     Volviendo a tratar del nacionalsocialismo y el Tercer Reich, Helsing toma mucho prestado de Das Vril-Projekt de Jürgen Ratthofer, con su relato fantástico de conexiones entre la Sociedad Thule, la Sociedad Vril e inteligencias extraterrestres. Sebottendorff aprendió de los Templarios marcionistas gnósticos que una transformación mundial era inminente de acuerdo con el movimiento del Zodiaco alrededor del Sol Negro. El Reino de Dios le sería quitado de los judíos y dado a los alemanes. Según la Sociedad Thule, el dios del Antiguo Testamento, El Shaddai, ordenó que los judíos "hicieran el infierno en la tierra", lo que explica por qué el mundo está siempre consumido por guerras y conflictos. La Sociedad Thule, afirma Helsing, lo sabía todo sobre la conspiración mundial judía y los Protocolos. Como precursora del Partido Nacionalsocialista y la SS, la Sociedad Thule se comprometió a combatir a los bancos judíos y a sus logias y crear un "reino de la luz" en la Tierra. Según la revelación babilónica de Isais [diosa, hija de Isis y Set, que se le apareció al templario Hubertus Koch cerca de Nínive en 1220 y a otros en años posteriores], los iniciados de Thule creían en la llegada de un mesías, el "Tercer Sargón", quien restauraría a Alemania hasta la grandeza con una nueva cultura aria. Helsing añade más adelante coloridos pasajes sobre la búsqueda de Hitler del reino subterráneo de Agarthi a fin de entrar en contacto con los herederos de los alienígenas arios de Aldebarán-Hiperbórea.

     Helsing se explaya sobre los vínculos de Karl Haushofer con el Tíbet antes de afirmar que la SS y su círculo interno del Sol Negro eran una orden religiosa, dedicada a la realización práctica de las ideas esotéricas de la Sociedad Thule. "Innumerables hombres jóvenes fueron entrenados por el Sol Negro en el castillo Wewelsburg y enviados al Tíbet, donde ellos se están preparando para el Armagedón al final de este siglo". En este punto, Helsing se extiende acerca de los contactos telepáticos de la Sociedad Vril con los alienígenas del sistema solar de Aldebarán, distante a 68 años-luz de la Tierra en la constelación de Tauro. Los extraterrestres revelan que su raza de señores de justos hombres-dioses comenzó a colonizar otros sistemas planetarios hace más de 500 millones de años. Dentro de nuestro propio sistema, ellos se establecieron en Malona (un planeta que explotó y que ahora forma el Cinturón de asteroides), Marte (como queda evidenciado por las grandes pirámides y el Rostro en la región de Cidonia), y en la Tierra en Mesopotamia, donde ellos formaron la casta dirigente de los sumerios. Las semejanzas entre las lenguas Aldebarano-sumeria y alemana dan testimonio de los orígenes extraterrestres de los alemanes arios. Ayudada por los Aldebaranos, la Sociedad Vril construyó una máquina del tiempo en base a principios anti-gravitacionales. Esta tecnología condujo a los asombrosos platillos voladores alemanes de las clases Haunebu y Vril construídos bajo auspicios de la SS.

     El relato de la posguerra de Helsing sigue muy de cerca el muy vendido libro de Des Griffin Descenso Hacia la Esclavitud (1980), que documenta cómo los Internacionalistas enloquecidos por el poder están conduciendo a todas las naciones hacia la ruina social y financiera en preparación para su absorción última en una dictadura mundial. Como era de esperar, aprendemos que sólo las élites Illuminati se beneficiaron de la Segunda Guerra Mundial, pero Helsing introduce un tema revisionista. Él reproduce material familiar neo-nazi sobre la declaración judía de 1933 de guerra contra Alemania, sobre las provocaciones polacas, y el Plan Morgenthau para convertir a una Alemania derrotada en una región sólo pastoril. Él alega que las ofertas de paz alemana y japonesa fueron sistemáticamente ignoradas de manera que ambos países pudieran ser reducidos a escombros. La destrucción resultante creó enormes oportunidades de inversión, y la reorganización global señalizó el Nuevo Orden Mundial. El relato de Helsing de la experiencia de la posguerra de Alemania en este proceso de internacionalización es fuertemente nacionalista. So pretexto de democracia y liberalismo, los Illuminati planearon la desnacionalización y la degradación moral de Alemania. La "reeducación" de posguerra (instrucción democrática y liberal) para des-nazificar actitudes e instituciones alemanas difamó a una generación completa de padres, animó la rebelión juvenil y fomentó el relativismo moral. El egoísmo, el consumismo y el abandono de la Historia en el plan de estudios escolares han creado una juventud alemana ignorante de su pasado.

     Página tras página se refiere a los métodos que usan los controlados medios de información, los periódicos, y los métodos parapsicológicos para adoctrinar poblaciones civiles. Helsing proporciona listas de miembros de sus organizaciones Illuminati claves, incluyendo al Comité de los 300, el Consejo sobre Relaciones Extranjeras (CFR), Skull & Bones, la Mesa Redonda, los Bilderberg, la Comisión Trilateral, el Club de Roma, y la Organización de Naciones Unidas (ONU). Sobre todas esas organizaciones está la familia Rothschild. Los sellos y los símbolos de organizaciones y compañías son analizados numerológicamente para encontrar pruebas de la dirección Illuminati. Los vínculos de Naciones Unidas con la familia Rockefeller y el CFR claramente indican su importancia estratégica para constantemente tapar a las élites detrás del plan para la dominación mundial. Los Caballeros de Jerusalén son cercanos a la familia Real inglesa —aquí Helsing usa Conspirators' Hierarchy de John Coleman— y da a conocer el mando del Comité de los 300, cuyo círculo más interno es la Orden de la Jarretera (Order of the Garter). Círculos dentro de círculos y algunos nombres se mencionan: por ejemplo, Lord Carrington, antiguo Ministro británico de Asuntos Exteriores, es un Caballero de la Jarretera, cabeza de la OTAN, y presidente de los Bilderberger.

     En 1995 Helsing publicó Geheimgesellschaften 2 en la forma de amplias respuestas frente a preguntas de entrevista (Jan van Helsing, Geheimgesellschaften 2. Interview mit Jan van Helsing: Die Verbindungen der Geheimregierung mit dem Dritten Weltkrieg, dem Schwarzen Adel, dem Club of Rome, AIDS, UFOs, Kaspar Hauser, der reichsdeutschen Dritten Macht, dem Galileo-Projekt, dem Montauk-Projekt, dem Jesus-Projekt, dem Anti-Christ u.v.m.", Gran Canaria, Ewertverlag, 1995). Aquí él niega la acusación de anti-semitismo, evocando a amigos y colegas judíos, antes de hacer la insincera diferencia entre hebreos semíticos y judíos ashkenazi o jázaros, los cuales son sus verdaderos antagonistas en las personas de los Rothschild, los Warburg, la familia Real inglesa, Marx, Lenin, Stalin, etc. Esta estratagema recapitula la progresiva descalificación de los judíos de su herencia israelita hecha por la doctrina de Identidad Cristiana. Él luego reimprime varias páginas de la refinada traducción que el doctor Johannes Pohl hizo del Talmud, que fue publicada por el Partido Nacionalsocialista en 1943 como propaganda anti-judía. Sobre los Protocolos, Helsing simplemente niega que su autenticidad sea una cuestión importante: ellos existen y ellos están siendo aplicados. Para completar su alarde anti-judío, él revela que el ex-Canciller Helmut Kohl nació como Henoch Kohn, y muestra cómo George Soros está arruinando las economías de Europa del Este por medio de su mandato económico liberal. Las fuentes dudosas de Helsing, su constante repetición de nombres judíos como miembros de organizaciones privadas y públicas, y sobre todo su énfasis en los activos y la influencia del poder en las sombras de los Rothschild como la familia Illuminati superior, no dejan duda de que sus teorías de conspiración están enfocadas sobre objetivos judíos.

     La búsqueda infatigable de Helsing de conspiradores continúa entre la "Nobleza Negra", las familias Reales y aristocráticas de Europa. Considerando sus intereses terratenientes, se supone que ellos están trabajando para crear un nuevo feudalismo mediante la des-industrialización y la reducción de la población humana. Esto conduce al Club de Roma, descrito por Helsing como un secreto círculo Rockefeller fundado por la privada Fundación Rockefeller en Bellagio, Italia. Entre sus miembros están las más antiguas familias europeas de la Nobleza Negra y las familias Illuminati superiores en EE.UU., todas dedicadas a un gobierno mundial dirigido por la élite. Para reducir la población, el fundador del Club de Roma, el doctor Aurellio Peccei, ex-presidente de la FIAT, propuso la introducción secreta de una epidemia. Helsing copia la descripción de Bill Cooper de cómo el virus del SIDA fue artificialmente producido para este propósito en Fort Detrick, Maryland. El virus fue introducido entre la población africana bajo el disfraz de un programa de la Organización Mundial de la Salud de vacunación de viruela en 1977, antes de ser usado sobre grupos "indeseables" en Estados Unidos, como negros, hispánicos y homosexuales, a partir de 1978. Helsing conoce a Bill Cooper personalmente y también reimprime su reporte completo del material sobre MAJESTIC-12 y de los tratados secretos del gobierno estadounidenses con alienígenas malvados. El CFR y la Comisión Trilateral tienen el control completo de la tecnología alienígena así como de la economía. Esta estructura de poder conjunto humano/alienígena tiene como meta la esclavización de la raza humana.

     La conspiración mundial judía-Illuminati de Helsing está en gran parte tomada prestada del movimiento patriota estadounidense, pero es aplicada a los intereses nacionalistas alemanes. Él sostiene que este complot cósmico puede ser frustrado sólo por una restauración del Reich alemán. Helsing cita los relatos de Mattern y Landig del "convoy fantasma" antártico y los infructuosos intentos estadounidenses para someter a los alemanes en la Antártica en 1947 y 1958. Helsing repite el adagio neo-nazi de que el Reich alemán no capituló, sino sólo las fuerzas armadas alemanas bajo el Gran Almirante Dönitz. El Reich alemán es aún legalmente existente y los regímenes presentes de Polonia, Austria y la República Federal Alemana son simplemente gobiernos provisionales. El Reich alemán actualmente controla enormes áreas de territorio soberano en la Antártica y la provincia de San Carlos de Bariloche en Argentina. Helsing también afirma que se ha contactado con miembros del Sol Negro. Uno de tales entrevistados supuestamente nació en Neuschwabenland (Nueva Suabia, en la Antártica) y vive hoy con otros tres millones de alemanes del Reich en una ciudad subterránea. Bases adicionales existen en las islas Canarias, en el Triángulo de las Bermudas y en el Himalaya. En total, los alemanes del Reich hoy tienen un ejército permanente de 6 millones de soldados, incluyendo inmigrantes de Aldebarán, y una flota de 22.000 platillos voladores. Este "Tercer Poder" puede demostrarse como la única defensa de la Humanidad contra la esclavización Illuminati.

     Helsing considera la intervención de Naciones Unidas en Iraq y la Guerra del Golfo resultante como otra instancia mayor de la ofensiva Illuminati contra cualquier oposición que quede a su Nuevo Orden Mundial. Como "los alemanes de Oriente", los iraquíes son aliados de hace mucho tiempo del Reich alemán, que construyó las defensas del país y mantiene bases de platillos voladores allí. Los sostenidos ataques aéreos de Naciones Unidas contra Basora y Nedschef tuvieron el objetivo principal de destruír las bases de platillos alemanes. No es casual que Helsing admire a Estados fundamentalistas y parias que persiguen la política de su identidad con la limpieza étnica contra minorías nacionales (p. ej., Iraq y Servia), Estados que no tienen hecha ninguna apuesta en un orden económico global de Estados capitalistas liberales bajo la hegemonía estadounidense. En efecto, Helsing elogia a Iraq por su sistema educativo, la provisión de bienestar y otros logros bajo un sistema social "fascista". Iraq es un importante poder regional que plantea una amenaza principal para los objetivos Illuminati en el Oriente Medio. Helsing alaba a Saddam Hussein como el "nuevo Hitler", que es mucho más querido por su gente que cualquier político de carrera en las democracias.

     Helsing presenta el anti-judaísmo y el nacionalismo alemán dentro de un discurso totalmente nuevo de alienígenas, energía gratis, viajes en el tiempo, y religión de la Nueva Era. Él cita los libros de energía libre de Nikola Tesla y David Hatcher Childress. Helsing está también especialmente interesado en el Proyecto Montauk, una invención literaria de Preston B. Nichols, Peter Moon y Alfred Bielek. Estos autores estadounidenses han desarrollado una serie de libros sobre viajes en el tiempo sobre la base del "Experimento Filadelfia". Este experimento se refiere a un destructor, el USS Eldridge, que se dijo haber desaparecido en Agosto de 1943 desde su muelle en Philadelphia Naval Yard durante varios minutos, y posteriormente materializado en Norfolk a 250 millas (400 kms.) de distancia, y luego reaparecido en Filadelfia por medio de la aplicación práctica de la teoría de campo unificada de Einstein (Charles Berlitz y William Moore, The Philadelphia Experiment: Project Invisibility, London, Souvenir Press, 1979, rastrean esta fábula a una dudosa correspondencia de un tal Carlos Miguel Allende con el dr. Morris Ketchum Jessup en 1955–56). En 1989 Alfred Bielek se presentó en la conferencia de Timothy Beckley Green sobre Nueva Era y OVNIs, en Phoenix, Arizona, como un sobreviviente tripulante del barco experimental. Su narración implicaba dos biografías paralelas en el tiempo. Su historia fue rápidamente adoptada por Inner Light Publications de Beckley Green, que sólo publica libros de él mismo, de Brad Steiger y el Comandante X sobre OVNIs, bases terrestres de alienígenas y secretos encubrimientos gubernamentales

     A partir de 1992 Nichols y Moon escribieron una serie de libros sobre un imaginario programa de investigación en Montauk Point, Long Island, entre 1969 y 1983 para investigar técnicas para el control de la mente. Posteriores descubrimientos en telepatía y transferencia interdimensional condujeron a la manipulación del tiempo y la materia. Finalmente, un vórtice de viajes en el tiempo fue abierto hacia atrás hasta 1943 y al Experimento Filadelfia original. Esta sensacional interconexión entre investigación secreta, supresión oficial y realidad alternativa calza perfectamente con el mundo maravilloso de Helsing de la conspiración cósmica. Después de su primera reunión con Bill Cooper en Hawai, Helsing asistió a la conferencia de 1991 de Timothy Beckley Green en Phoenix, donde él encontró a Alfred Bielek y quedó profundamente conmovido por el relato de su viaje en el tiempo. Después de la publicación del Proyecto Montauk (1992), Helsing adquirió los derechos alemanes de publicación y se reunió con Peter Moon y Duncan Cameron, otro supuesto sobreviviente del Experimento Filadelfia. Helsing se hizo de amigos cercanos en este círculo, los cuales afirman que la Organización de Naciones Unidas (ONU) y los agentes de los Rockefeller los han amenazado de muerte a menos que ellos guarden silencio. Sin ser disuadido, Peter Moon ha ampliado ahora la mitología Montauk con conexiones nazis y tibetanas basadas en la información de Helsing sobre la Sociedad Thule y el Sol Negro.

     Al presentar sociedades secretas y una conspiración mundial judía como una lucha extraterrestre sobre el destino de nuestro planeta, Helsing tiene éxito en alcanzar a lectores de New Age con su anti-judaísmo maniqueo. Por ejemplo, más de sesenta nuevos títulos de conspiración esotérica aparecieron en librerías austriacas durante los primeros tres meses de 1995. El éxito de sus libros de conspiración también coincide con una frecuente reacción de muchos austríacos contra la Unión Europea desde que el país se integró a ella en 1992. Como en el caso del movimiento patriota estadounidense, la creciente interferencia del gobierno y extranjera aumenta enormemente la demanda por teorías de conspiración. Esta reacción ha sido exacerbada por el boicot de la Unión Europea hacia Austria el año 2000 tras el éxito electoral del populista Partido de la Libertad Austriaca de Jörg Haider. Como ya se ha señalado, los libros de Helsing permanecen siendo éxitos de librería en Alemania mediante la librería electrónica Andrómeda y similares tiendas New Age. Las autoridades suizas han prohibido desde entonces los libros de Helsing por infringir la nueva ley anti-racismo de 1995. Después de quejas de judíos alemanes, el fiscal de Mannheim inculpó a Helsing y a su editor por difundir propaganda anti-judía en Septiembre de 1996, pero desistió de ello en Enero de 1997 cuando ninguno de ellos residía dentro de su jurisdicción. Mientras tanto, la Ewertverlag estableció una tienda en la Isla Grande de las Canarias por precaución y publicó un nuevo libro que desecha las acusaciones. Helsing ha publicado desde entonces nuevos libros de gran venta sobre la Tercera Guerra Mundial y los contactos alemanes con Aldebarán.

     El esparcimiento generalizado de teorías de conspiración en el medio social New Age es un fenómeno inquietante. Un interés anarco-libertario en rastrear los experimentos de control mental de la CIA, operaciones encubiertas del gobierno federal y sus vínculos con OVNIs y alienígenas, puede cambiarse repentinamente en un discurso pesimista sobre élites ocultas, el Consejo sobre Relaciones Extranjeras, la Comisión Trilateral, los Bilderberg y los Rothschild, conduciendo a reimpresiones de los Protocolos de los Sabios de Sión. ¿Cómo puede uno explicar el viraje desde una perspectiva abierta, anti-autoritaria e igualitaria a un ansioso mito de élites hostiles y amenazas ocultas?. Algunos new age puede bien sentir desprecio por una sociedad que ha dejado de transformarse espiritualmente de acuerdo con sus aspiraciones en los años '70. En esos años la secular crítica social era marxista, con explicaciones racionales de la concentración del capital y el poder corporativo. Los new age se abstuvieron de esto en favor de la transformación interior, pero ahora, después de la Thatcher, de Reagan y Bush, muchos pueden preguntarse qué es lo que está retrasando la llegada de la Nueva Era. Las presiones de la globalización y la automatización, la incrementada exportación (externalización) de los empleos, la reacción violenta contra la discriminación positiva y la corrección política, todo ello evidencia una tensión creciente en las clases medias. Arreglos espirituales mediante la quema de velas, el tarot, las runas y los talleres druidas para calmar el mundo interior, pueden fácilmente mezclarse con fantasías "anti" sobre lo que (o más a menudo "usted sabe quién") está arruinando las cosas por allí.

     La compatibilidad de las teorías de conspiración con ideas New Age no es nueva. El movimiento völkisch-racista y grupos Wandervögel de la Alemania de entre guerras, mezclaron la adoración de la Naturaleza y asuntos ecológicos y de salud con anti-judaísmo, racismo y renacimiento nacional. Hoy muchos grupos New Age repasan los aspectos indigenistas del pensamiento völkisch en un elogio del primitivo: a los indios nortemericanos, a los bosquimanos africanos y a los aborígenes australianos se les adscribe una sabiduría natural hace mucho tiempo perdida entre los pueblos racionales y tecnológicamente avanzados de Occidente. Mientras estos grupos idealizados fueron percibidos como marginales, extranjeros u oprimidos, ese sentimiento New Age era generalmente izquierdista o liberal. Sin embargo, una vez que los modelos fueron buscados más cerca del propio hogar en el pasado pre-racional y mítico de la cultura occidental, las ideas völkisch podrían convertirse en una moda que retorna. En el movimiento de la Nueva Era numerosos grupos y talleres están dedicados ahora a revivir el saber de los antiguos celtas y teutones. Proliferan libros sobre el ogam [un antiguo alfabeto medieval usado para escribir el antiguo irlandés], las runas, profecías y dioses paganos. El chamanismo, la magia y la superstición están de moda. La nostalgia de una perdida Edad de Oro y las esperanzas apocalípticas de su renacimiento recuerdan el primer plano ideológico de las demandas más tempranas para una renovación fascista.

     Las milicias estadounidenses, los cultos de conspiración, y el pesimismo cultural New Age representan diversas hebras del radicalismo popular que son profundamente hostiles hacia el liberalismo en la política y la sociedad modernas. Algunas ideas New Age elogian a la Naturaleza y a los pueblos primitivos en una idealizada visión del pasado antiguo, mientras los extremistas medioambientales cuestionan el valor de la civilización humana. Estas ideas originalmente tuvieron sus raíces en el disenso izquierdista, pero su tendencia creciente hacia creencias en conspiraciones y desesperanzas indica su susceptibilidad a las ideas milenaristas y místicas de la extrema derecha. Desalentados por el inexorable avance de la sociedad tecnológica moderna y la economía global, muchos se han retirado a subculturas mentales en las cuales todo género de complots fantásticos y amenazantes parece plausible hasta el grado que permite a los Protocolos encontrar nuevos lectores y creyentes. Hasta ahora, la New Age tiene poco espacio para la adoración de Hitler o de los OVNIs nazis, pero es significativo que Rainbow Ark ya ha hecho conjeturas acerca de que muchos antiguos nazis han reencarnado en los cuerpos de los modernos israelíes como una manera de equilibrar kármicamente antiguos odios. Entre tales creencias marginales, toda clase de reevaluación es posible.

     Como hemos visto, la Teoría de la Conspiración puede ser rastreada hasta antiguas ideas religiosas que involucran la esclavitud de la Humanidad bajo un malvado dios inferior que creó la materia y el reino inferior. Sólo la intervención de un dios más alto y misericordioso puede permitir al hombre alcanzar la redención espiritual. Estas ideas dualistas eran parte fundamental del gnosticismo, el marcionismo, el maniqueísmo y otros movimientos heréticos en la historia temprana del cristianismo. Dentro de una cosmovisión religiosa, todo el sufrimiento, el desorden y la lucha postulan la existencia del mal. Personificado como el Diablo o el Anti-Cristo, con los judíos a menudo figurados como sus representantes en la Tierra, tal dinámica dualista ofreció una poderosa demonología en el cristianismo medieval. El movimiento Patriota diserta acerca de los Illuminati esparciendo el SIDA, negociando con malvados extraterrestres y esclavizando a la Humanidad mediante el control de la mente por medio de microchips en un demoniaco Nuevo Orden Mundial que proclama abiertamente su inspiración en los Protocolos de los Sabios de Sión, la moderna traducción del siglo XIX de las fantasías medievales anti-judías. Tal como los Protocolos encontraron un masivo número de lectores entre los desplazados y los desheredados en un mundo cambiante antes y después de la Primera Guerra Mundial, este nuevo discurso de conspiración encuentra nuevos conversos entre aquellos aturdidos y frustrados por los resultados de la globalización a principios del nuevo milenio.

     Este capítulo comenzó con el bombazo en la ciudad de Oklahoma en Abril de 1995 en el contexto de creencias de conspiración entre grupos patriotas, de Milicia y de extrema derecha en Estados Unidos. Estas creencias a menudo están arraigadas en estereotipos anti-judíos, pero también implican un rechazo más amplio hacia la burocracia y una desconfianza hacia las élites, sean ellas políticas, corporativas o financieras. Una atrocidad terrorista más reciente y mucho peor en Estados Unidos demuestra el creciente odio de la extrema derecha hacia el gobierno y la sociedad. (...)

     La extrema derecha se eximió de la afrenta que barrió a Estados Unidos y Gran Bretaña [el 11-S]. A cambio, muchos simpatizaron con los militantes islámicos contra la "Costa del Este", nombre en código para la influencia de la judería estadounidense en las finanzas mundiales y en la política exterior referente al apoyo a Israel. Algunos estadounidenses neo-nazis llegaron a tan lejos como elogiar los ataques terroristas. Tom Metzger de White Aryan Resistance (WAR) llamó a los ataques contra el World Trade Center un ejemplo de "Victoria o Valhala" del que los arios debían tomar nota, mientras que un miembro de la Alianza Nacional dijo que "los enemigos de nuestros enemigos [que son los judíos] son, por el momento al menos, nuestros amigos", y deseaba que sus camaradas tuvieran al menos la mitad de la fortaleza de ánimo de los pilotos suicidas islámicos. Como se indicó en capítulos anteriores, la extrema derecha estadounidense, británica y alemana a menudo ha cortejado a Estados villanos como Libia, Irán e Iraq contra los judíos y el Occidente en su búsqueda de aliados contra el "Nuevo Orden Mundial". Lincoln Rockwell y los grupos neo-nazis estadounidenses de los años '60 eran realmente ultra-conservadores y patriotas leales. Por contraste, la extrema derecha hoy se ve no sólo en guerra contra el gobierno estadounidense, sino contra el pueblo estadounidense mismo. Los neo-nazis incluso buscan alianzas con enemigos cuyos instintos totalitarios, teocráticos y milenaristas son un espejo de los suyos propios.



No hay comentarios:

Publicar un comentario