BUSCAR en este Blog

viernes, 9 de marzo de 2012

John Kaminski - Si Yo Fuera un Carpintero


     Traducimos ahora otro texto de John Kaminski, el número 41 de su serie What's That Ticking Sound?, en su página johnkaminski.info. En él efectúa un repaso sobre las religiones monoteístas, sus fundamentos y sus comportamientos. John Kaminski es un escritor que vive en la Costa del Golfo de Florida predicando el mensaje de que ningún problema en el mundo puede ser auténticamente dirigido sin primero analizar las tangentes causadas por la perfidia judía, que ha subvertido y ha disminuído cada aspecto del cometido humano a través de toda la Historia. El apoyo para su trabajo es completamente derivado de la gente que puede entender lo que él dice y saber lo que significa.



Si Yo Fuera un Carpintero

El fundamento de la sociedad humana desmoronándose:
Fabricados mitos mágicos de inmortalidad
nos impiden ver el real propósito de la vida.

por John Kaminski
Domingo de Resurrección 2011



     Nada dura para siempre, dicen ellos; y tienen razón. Si yo fuera un carpintero, la primera cosa que a usted yo le hubiera dicho es que nada, ninguna estructura, ninguna organización, ninguna vida, ningún mundo... no, nada nunca dura muchísimo tiempo a menos que haya sido contruído sobre un sólido fundamento.

     Y usted asentiría con la cabeza, con total indiferencia, y diría: "¿Y cuál es la novedad?", sin comprender ni por el más breve de los instantes que su mundo, su vida, los grupos a los cuales usted pertenece, y todo lo que usted ha edificado en su vida descansa sobre un fundamento que no sólo es vaporoso, arbitrario y abstracto, sino deliberadamente contrario a las leyes de la Naturaleza, indemostrable, y construído a propósito para impedirle reconocer la verdad.

     Sí, estoy hablando de lo que usted cree. Es una mentira. Puedo demostrarlo. ¿Aquello que usted piensa es la verdad?. Usted no puede demostrarlo. Y éste es exactamente el fundamento sobre el cual el mundo está construído.

     No sólo PUEDO demostrar que lo que usted cree es una mentira, sino que LO HARÉ, ahora mismo, de modo que podamos poner fin a toda esta estupidez doctrinal que despilfarra tanto tiempo de cada uno y conduce al error de pensar que hay un grupo que siempre tiene la respuesta correcta. Hay miles de estos grupos, aunque generalmente los veamos como las cinco o seis principales religiones del mundo. Todos estos grupos se caracterizan y están motivados por razones que ellos no pueden demostrar.

     Las religiones monoteístas son todas fraudes basados sobre ficciones mágicas que son relevantes como mitos, pero carentes de significado como hechos históricos, aparte de la historia del control de la mente. Todos los libros sagrados monoteístas, como un erudito dijo, "son simplemente un montón de fraudes e imposturas insertados ya en las modificadas obras de autores verdaderos, o bien perpetrados en obras ficticias elaboradas al efecto".

     Tomemos estas corruptas religiones (cristianismo, judaísmo e Islam) una por una, y saquémonos de la cabeza de una vez por todas la noción de que cualquiera de ellas tiene alguna legitimidad psicológica objetiva, aunque todas las tres sean en efecto una colección de material patológicamente proyectado que crea por arte de magia —muy parecido a la forma en que ellos crean el dinero— una realidad completamente fabricada que gobierna a todas las otras realidades, aunque esté basada en una descripción totalmente artificial y corrupta de lo que es y debiera ser nuestro propósito en este planeta.

     Los esfuerzos por la inmortalidad son un juego de tontos, y casi nos han destruído como especie. La explotación y la corrupción que esto engendra han sumergido al mundo en llamas e hipocresía durante milenios. Todavía ninguna persona en esta Tierra ha sido capaz alguna vez de resistir a esa noción, aun cuando vemos que todo alrededor de nosotros se desintegra, fatalmente envenenado por la oscuridad del punto fundamental. Cuántas veces ha dicho usted: "Por favor, Dios, no dejes que esta vida alguna vez termine...".

     Las religiones monoteístas nos llevan a crear ídolos que honran la creencia de que vivimos para siempre, cuando está claro que no es así. Como resultado, la sociedad ha sufrido más allá del dolor máximo por milenios, porque luchamos por una respuesta que no puede ser obtenida. La población humana entera ha pasado toda su vida buscando algo, adorando algo, que no puede ser obtenido. Las excusas santurronas para tratar de obtenerlo y la miseria corrupta que ha seguido han conducido al mundo tan fuera de curso que un accidente a nivel de extinción parece inevitable. También debe ser notado que todas estas religiones monoteístas promueven una deidad geográfica específica cuyos adherentes insisten en que debería gobernar el mundo entero. Ésta es una fórmula garantizada para la guerra perpetua.


• El Antiguo Testamento se rompe en un millón de fragmentos de antiguas trivialidades una vez que se hace conocido que sus grandes figuras históricas como Abraham, Moisés y David fueron realmente los faraones invasores de Egipto, conocidos como los hicsos, que es por lo cual no hay ninguna prueba arqueológica de donde la Biblia dice que se suponía que estaba el Templo de Salomón. El Templo de Salomón nunca estuvo en Jerusalén. Estaba en una ciudad de Egipto llamada Sión. Las interpretaciones del Antiguo Testamento sobre el antiguo Israel son la primera falsificación, que encubre la primera operación bajo bandera falsa de los hebreos, haciéndose pasar por faraones y abusando del antiguo Egipto hasta su eventual extinción (después de que primero robaron y luego ocultaron todas sus tradiciones espirituales). Cualquier semejanza con la Norteamérica contemporánea no es coincidencia. El Jardín del Edén era el Jardín de Atón, y fue destruído por gente que convenció a cada uno de que el dinero era Dios, mientras sutilmente cambiaban los nombres de todo que ellos tocaban.

• Mil años más tarde, el Nuevo Testamento fue la venganza judía sobre Roma por haber ésta destruído su capital en Jerusalén en 135 d. C.. Tal como en la destrucción de Estados Unidos mediante la inmigración, el cristianismo confirió la igualdad inmediata a esclavos, criminales e inmigrantes, que despojaban de sentido a todo lo que Roma alguna vez construyó, garantizando así la destrucción del Imperio. El cristianismo fue totalmente la creación de judíos apóstatas. Esto explica por qué hoy cristianos y musulmanes son realmente sólo judíos menores, esclavos del Sanedrín que diseñó sus cadenas mentales. El así llamado principal perseguidor de los primeros cristianos, Saúl de Tarso, supuestamente tuvo una famosa epifanía camino a Damasco, en la cual él se convirtió en la roca de la iglesia, el apóstol Pablo, de cuyas palabras el cristianismo depende para su credibilidad. El equivalente de hoy del Saúl que se convierte en Pablo sería como Dick Cheney convirtiéndose en Papa. Los judíos de hoy contienen la risa sobre esta historia.

• El motivo de queja contra el Islam, que critica fuertemente a los judíos pero da un pase libre a los católicos, aparece en el cuento de un judío fugitivo que se hizo católico y luego sacerdote Protestante, un tal Alberto Rivera, que afirma haber sido informado por un superior de que el Islam fue creado para formar un ejército entre los árabes para recapturar la ciudad de Jerusalén, un complot que falló cuando los líderes de la recién constituída fe islámica renegaron del trato y conservaron la ciudad para ellos. Esto entonces autorizó las Cruzadas que crearon un estado permanente de guerra en el Oriente Medio, que aún continúa mientras hablamos. Aunque este cuento fue difundido por un conocido y valeroso espía judío llamado Lenny Bloom, ilustra el único fragmento verdadero que los judíos han producido durante el largo y lamentable transcurso de su carnicería y engaño: que el mesías cristiano fue un falso constructo creado por los judíos mismos para pacificar a la chusma y desestabilizar y robar a la élite adinerada mediante la des-legitimación de sus logros. ¿Cuántas veces ha pasado esto a través del tiempo?. ¿Puede usted verlo ocurrir ahora?.

     No sólo hay huellas digitales judías por todas partes en la creación de estas tres religiones, sino que el material disponible para analizar el problema entero emana de fuentes con conexiones judías, si es que no de autores judíos. El aspecto dominante de las tres religiones es su insistencia en que la gente que rechaza creer sus credos debe ser asesinada. En este importante respecto, estas tres religiones son idénticas.

     Incluso los desestructuradores de los mitos judíos son judíos, usualmente de maneras bien ocultas, quedándonos rodeados de analistas judíos que racionalizan las acciones de los judíos revolucionarios (la verdadera historia de la filosofía Occidental), siempre y en todo momento ocultando la transferencia de grandes cantidades de dinero de nosotros hacia ellos.

     Sin embargo, en toda esta investigación judía sobre falsificaciones judías hay análisis valiosos de las religiones que ellos crearon, porque cuando los judíos analizan a sus adversarios para futuras posibilidades de pillaje, su tasa de éxito es excepcionalmente alta, probablemente porque los judíos siempre desempeñan un importante pero clandestino papel en la creación de todas estas variaciones religiosas. Recuerde que Juan Calvino, un conocido judío y fundador de la mayoría de las religiones Protestantes, compiló la Biblia de Ginebra (Geneva Bible), de la cual desciende la versión corrupta del rey James (King James Version).

     Así, la revelación de Edward Bordeaux Szekely de que el obispo Eusebio una vez cambió el título de una obra, desde "Revelaciones del Rabino" a "Revelaciones del Señor", consiste en que no sólo mantiene a ambas en el falso espíritu al trabajar en la creación de la Biblia, sino también a la falsa mentira que viene a nosotros en nuestros televisores cada noche.

     En particular Szekely —cuya promoción de toda la vida de la versión esenia del judeo-cristianismo (usado en su sentido apropiado aquí) nos alerta sobre el gran crimen intelectual de esta creación judía llamada el cristianismo— enfatiza que la destrucción de todas las obras antiguas que apoyaban otros puntos de vista fundamentalmente se hizo para ocultar la evidencia de sus robos. Piense acerca de todo el material que está siendo ahora sistemáticamente eliminado de Internet, para no mencionar a toda la gente que está en proceso de ser eliminada del planeta (¿revisó su contador Geiger últimamente?).

     Otro promotor del judaísmo, el erudito bíblico Greg Lyons, presenta la tarea cínica de Esdrás en Babilonia, construyendo esa falsa historia y transmutando cuentos de faraones verdaderos en los hechos audaces de nuestros héroes bíblicos ampliamente familiares, presentando la recopilación entera del material, inadmisible como evidencia histórica debido a las mentiras, deformaciones y robos anónimos del material de otras religiones.

     Con todo, dentro de esta investigación hay algún material instructivo, como esta pepita dentro del sitio web enciclopedia Bet Emet de Lyons:

"LA ADORACIÓN DE LOS ARIOS"

     "Esta gente aria adoraba la Naturaleza; el Sol, la Luna, el cielo y la Tierra, como una comparación de las religiones antiguas y la mitología en las tierras habitadas por los arios lo demuestra. Su principal objeto de adoración era el Sol. Para esta raza, en la infancia de su civilización, el Sol no era una mera luminaria, sino un creador, gobernante, conservador y salvador de su mundo como ellos lo conocían. Alrededor del Sol esta gente desarrollaría una doctrina religiosa que encuentra su origen en el Sol y en su influencia sobre la Humanidad. Dicha doctrina es llamada la "astro-teología"

     Esto vale la pena leerlo sólo para tomarle el gusto a lo que él está tramando:
     "Lo que es importante para nuestro estudio es que serían los esenios del primer siglo d.C., quienes en repudio de un judaísmo que ellos sentían que había apostatado desde que había perdido al clero en favor de los Hasmoneos, se apartaron de muchas creencias judías, y bajo la influencia de su Maestro de Justicia adoptaron muchas de las susodichas creencias religiosas que puede demostrarse que han tenido su origen en el culto del Sol. Estos esenios más tarde adherirían al movimiento de Jesús en Palestina, y esto explica la infusión de sus creencias religiosas en la temprana Iglesia y la temprana fe que es llamada hoy el cristianismo".

     Y es aquí donde esencialmente el asunto permanece hoy. Las religiones monoteístas han robado principios de la antigua religión astro-teológica y los han vestido con sus propias galas corruptas, para garantizarles a ellas un status como el sistema exclusivo de adoración en el mundo. Y garantizar la guerra interminable.

     ¿Y para qué?. Szekely lo describe particularmente bien:

     "El segundo siglo fue notable principalmente por una larga serie de controversias que se centran alrededor de la Revelación y las fábulas gnósticas y cerintianas", las bases de dos de los cuatro Evangelios conocidos hoy, Juan y Marcos. Éstos fueron comenzados por escribas de las sinagogas o por comunidades judías en el Imperio, y tuvieron como protagonistas a gente como Justino, Ireneo, Taciano, Orígenes, Basílides, Marción e Hipólito, todos ellos judíos sirios, asirios o egipcios, o sea, judeo-griegos...".

     "La invención del Verbo, encarnado en Cristo, es simplemente la venganza tomada por los judíos mesiánicos, un refrigerio para sus sentimientos decepcionados, después de que sus expectativas crísticas de una restauración del trono de David habían sido rotas por la destrucción final de Jerusalén y la dispersión de la nación judía".

     (El trabajo de Szekely a mediados del siglo XX no podía haber reflejado los descubrimientos recientes de Shlomo Sand de que la Diáspora nunca ocurrió).

     "En todos estos autores, todos ellos judíos, no hay ninguna encarnación", escribe Szekely.

     «La encarnación fue el gran logro de los escribas del tercer y cuarto siglo, que construyeron una "historia" propia, una "historia" eclesiástica, que se apoyaba en el margen de la Historia, en el verdadero sentido...».

     "La Encarnación, la verdadera Transfiguración, todo es mistificación, sin una pizca de misterio. Los escribas judíos, los judíos apóstatas, los judeo-griegos —todos crististas—, pasaron trescientos años eliminando gradualmente la Revelación y los comentarios de Papías, por cuanto ellos eran históricos".

     Y luego está el asunto de lo que estos cristianos, judíos apóstatas, hicieron al resto del mundo (que parece notablemente similar a lo que los banqueros judíos jázaros nos hacen hoy). Szekely escribe:

     "Al mismo tiempo que ellos estaban... manufacturando las fábulas del Evangelio... los crististas estaban emprendiendo una guerra de inaudita violencia contra los cultos griegos y romanos y otras religiones. Ellos exhibieron un fanatismo de una clase hasta ahora desconocida, un fanatismo engendrado a partir del judaísmo deformado" (redundante) "que constituye un eslabón adicional entre el cristianismo mesiánico y el cristista, la gangrena de la civilización Occidental".

     Y luego están todas aquellas mentiras sobre cómo los romanos persiguieron a los cristianos (otra vez, un escalofriante presagio de las mentiras que los judíos han contado sobre la Segunda Guerra Mundial). Szekely escribe:

     «Tales grandes conquistadores, ciudadanos mundiales y pioneros de la civilización como los romanos nunca persiguieron pueblos o individuos por causa de su religión (Montesquieu está absolutamente en lo cierto cuando afirma este hecho). Los judíos... incluso fueron tratados con favor por los romanos, que nunca tuvieron "misioneros" que siguieran a sus caravanas de equipaje de sus ejércitos para imponer los dioses del Olimpo sobre los vencidos. Roma era el Panteón de todos los dioses».

     «Lo que los romanos objetaban era "la abominable superstición judía", para usar la frase de Tácito, la doctrina expuesta en la revelación cristista que proyectaba la destrucción del Imperio».

     Y ahora esto resulta patente. El propósito y el objetivo del cristianismo era socavar por cualquier medio posible la estructura que se oponía a su supremacía. Vemos idénticas circunstancias hoy, creadas por la misma razón: la creación financiera judía de un super-Estado mundial cuyos edictos no pueden ser desafiados so pena de excomunión y exterminación. Mismas trapacerías, diferente día.

     Entoooonces... si yo fuera un carpintero, yo recomendaría muchísima consideración hacia un sistema mundial con un mejor fundamento que el que que usamos ahora, que está acribillado con serias fallas patológicas y absolutamente carente de honestidad histórica.

     Probablemente la mejor fue la religión original del hombre antiguo, la religión natural, que Lyons y Szekely, ambos judeo-cristianos esenios en buena posición, admiten que proporcionó el marco que los profetas hebreos y los maestros del engaño (spinmeisters) robaron y luego adulteraron, borrando su verdadera relevancia en el proceso de su creación del martillo psicológico de Dios Todopoderoso con que ellos han solido asaltar el mundo desde entonces.

     Un gran lugar para encontrar una explicación coherente de todo esto está en los archivos de Manly Palmer Hall [1901-1990, http://www.manlyphall.org/ , en inglés], el famoso autor de "Las Enseñanzas Secretas de Todas la Épocas", que pasó su larga vida haciendo públicos los misterios antiguos, que han sido tan denigrados por las religiones monoteístas a pesar de los robos que éstas han cometido —y que no han reconocido— de muchos de sus propios procesos y principios.

     En la cinta introductoria titulada "La Navidad Solar (The Solar Christmas), 1ª Parte", Hall explicó los fundamentos de la religión de los antiguos que ahora llamamos astro-teológica.

     "El mal uso del conocimiento debe terminar en tragedia, debe terminar en desastre, y si el mal uso de este conocimiento no es refrenado, puede desestabilizar una civilización", comienza Hall.

     En la religión de los antiguos que ahora llamamos Astroteología, la vida de una persona era un test para tener derecho a la inmortalidad, con un currículum específico a ser dominado con maestría antes de ser permitido entender las grandes verdades de la vida.

     La única cosa que realmente contaba, acentuó Hall, era la propia "integridad interna"

     La mayor parte de la gente entiende que el materialismo es la "oscuridad ética". Hall lo llamó "el hemisferio inferior de la ignorancia, donde no está disponible ninguna gran luz, excepto la propia luz interior de alguien".

     El mundo sufre "del hombre que se aparta de los caminos de la luz, o se niega a iluminar la oscuridad mediante su propia conducta. El trabajo del individuo por lo tanto es llevar luz a la oscuridad, primero convirtiendo su propia oscuridad en luz, y más tarde obsequiando esa luz al mundo entero que está en la oscuridad. Grandes profesores son los portadores de la luz, quienes traen luz y esperanza a la mitad inferior del Zodiaco".

     "No tenemos las respuestas para lo final y no vamos a tener aquellas respuestas dadas a nosotros; debemos obtenerlas desde dentro de nosotros", dijo Hall. "Cada individuo debe resolver su propia salvación con diligencia. Éstas fueron las últimas palabras del Buda. Cada uno de nosotros debe encontrar la luz de acuerdo a la propia integridad".

     La Astroteología reconoce al Sol como el dador de toda la vida, pero el Sol en su aspecto kármico —el gran ojo que todo lo ve, el de Osiris— gobierna el proceso de cómo vuestra alma es juzgada en el momento de la salida de este plano de la existencia. El hijo de Osiris, Horus, con los ojos del halcón solar, es vuestro defensor público en el momento de la muerte y se llevará vuestra culpa, si es necesario, cuando vuestra alma sea pesada contra la pluma de la verdad. Si vuestra alma es demasiado pesada, usted volverá para otra encarnación con el fin de acertar en ella. Hall señala que este concepto ha impregnado prácticamente a cada religión en el mundo entero, lo que apunta a la gran ventaja de la astroteología en el planeta Tierra, en cuanto a que todas las culturas son familiares con este sistema en más maneras que las que ellos siquiera conocen. Su esencia es que el alma consiga la victoria sobre su propia debilidad, y esto sería llamado la verdadera fe.

     "La Pascua de Resurrección es el gran símbolo de la resurrección del dios agonizante", dijo Hall. "La llegada del equinoccio vernal es la prueba del pacto entre el dios y el hombre. El mundo entero tiene un nuevo contrato con la vida, otra posibilidad para perfeccionarse, una nueva posibilidad para ser sabio y bueno".

     Si yo fuera un carpintero, construiría un sistema mundial sobre este modelo, y me desharía de todas las piadosas mistificaciones que sólo están destinadas para controlar a la gente y sacar de competencia a otros credos (que en el fondo son todos variaciones del mismo credo). Pero personalmente, ninguno de estos credos realmente lo hace por mí, porque todos ellos fallan al manifestar atrevidamente que nuestra capacidad para entender estos pensamientos está limitada por nuestras vidas vivientes, y que cualquier especulación sobre lo que vino antes, o lo que vendrá después, es justo sólo esa misma especulación, que demasiado a menudo degenera en una proyección patológica.

     No tenemos qué decir sobre lo que vendrá después; sólo tenemos control sobre cómo nuestra luz brilla aquí. Que nosotros creamos que la luz que hacemos brillar aquí determina lo que vendrá después, es una creencia perfectamente sana. Créalo. Pero nunca obligue a otros a creer lo que usted cree, porque el mero intento de actuar así significa que usted no se cree a sí mismo, y debería saber —y recordar— que la libertad de dejar a otros hacer lo que ellos piensan es lo mejor, es la máxima autonomía, la libertad y la salvación de estas terribles cadenas que nos sujetan a esta hipocresía terrorista practicada por todas las partes en cada debate de que "mi Dios debe ser tu Dios, o tú debes ser asesinado".

     Cualquier carpintero le diría que... usted no puede construír una casa sólida sobre un fundamento como ése.

     ¿El verdadero propósito de la vida?: Llevar luz a la oscuridad, tontín. De esa manera usted estará seguro de terminar en la luz.




No hay comentarios:

Publicar un comentario