BUSCAR en este Blog

sábado, 3 de marzo de 2012

Edgar J. Steele - La Verdad Os Hará Locos


     Hemos traducido otro artículo del señor Edgar Steele (desde su sitio conspiracypenpal.com), que aunque de hace ocho años, el tiempo no logra desteñir. Su estilo rápido y preciso logra dejar en la mente el núcleo de lo que está comunicando. Y en ello, no deja de tener razón. Juzgue el lector por sí mismo si es que se está pretendiendo suprimir alguna verdad (silenciar, en términos gangsteriles).



La Verdad Os Hará Locos
por Edgar J. Steele
15 de Febrero de 2004




"Todas las grandes verdades comienzan como blasfemias"
—George Bernard Shaw.

"El hablar la verdad en tiempos de engaño universal es un acto revolucionario"
—George Orwell.

"La confianza del inocente es el instrumento más útil del mentiroso"
—de "Cosas Necesarias" (Needful Things) una novela de Stephen King.

"Vosotros conoceréis la verdad, y la verdad os hará locos"
—Aldous Huxley.


     Érase una vez en Estados Unidos, en que la verdad era una defensa absoluta ante cualquier acusación de libelo o difamación. En efecto, todo el punto de los procesos y pleitos en tribunales abiertos era la búsqueda de la verdad. Nada más. Créame: soy un abogado (dicho con una cara seria, también).

     A través de toda mi carrera como un abogado litigante, siempre he dado el siguiente consejo a mis clientes, sean ellos demandantes o acusados: "Sólo diga la verdad. Entonces usted nunca tiene que preocuparse sobre qué decir o lo que usted ya pudiera haber dicho". Siempre que un cliente luego ha mentido durante el curso de un caso y ha rechazado dejarme contar el otro lado, y hago todo lo posible para compensar aquella mentira, aquel cliente ha tenido que buscar un nuevo abogado inmediatamente. En verdad, la mía es una opinión minoritaria en una profesión que merece con largueza todo lo que se dice sobre ella. 

     Actualmente, aunque aún insisto sobre la verdad (llámelo una debilidad), digo a mis clientes que probablemente sea irrelevante lo que ellos digan. Por supuesto, la mayor parte de mis clientes por estos días son políticamente incorrectos. Como lo he señalado con mucho detalle en otra parte, el políticamente incorrecto en EE.UU. simplemente no obtendrá justicia en estos días.

     Cada vez más, el pleito simplemente es el decorado de escaparate, especialmente el pleito criminalista, y particularmente cuando implica a acusados políticamente incorrectos. Existen muchas razones procesales y sustanciales para la pérdida de la verdad y la justicia, tales como la difamación por parte de los medios y la falta a la ética de las partes acusadoras (comenzando con acusaciones grotescamente excesivas), pero ellas sirven simplemente para enmascarar el verdadero objetivo: silenciar a los disidentes mediante el ejercicio del poder, simplemente porque aquel poder está disponible.

     Como solía ser, nosotros considerábamos el papel de la verdad meramente cuando un caso legal ya existía. Hoy, simplemente decir la verdad puede ponerlo a usted en una cárcel estadounidense. Y esto está a punto de empeorar. Mucho peor.

     Estados Unidos ha cruzado la línea en la prosecución de delitos de puro pensamiento y no habrá vuelta atrás sin una revolución. Sí, y es por causa de los judíos. Escúcheme hasta el final, por favor. Usted tiene que entender lo que le voy a decir. Usted no tiene que estar de acuerdo todavía, pero usted realmente tiene que entender la razón fundamental.

     Muchos preguntan por qué yo condeno así a los judíos. En verdad, es una minoría de judíos a quienes realmente me opongo: los supremacistas judíos. 

     Si usted aprecia negativamente el supremacismo Blanco, entonces simplemente imagine ese mismo concepto pero desde el punto de vista del oprimido en Palestina; ése es el supremacismo judío, también conocido como sionismo en estos días. Mediante el silencio, el resto de los judíos dejó a los sionistas arrancarse con su marca de supremacismo; ellos permiten que los transgresores retrocedan hacia sus filas y se escondan detrás del endilgado calificativo de "anti-semita". 

     Aquéllos permanecen en silencio y esperan también prestar servicios, como ellos dicen, de manera que los espectadores judíos son apropiadamente acusados de los delitos de sus hermanos supremacistas. Por eso yo critico severamente a los judíos, no sólo a los sionistas.

     Los judíos realmente dirigen la mayor parte del mundo. Ciertamente, todo el mundo occidental. Si usted no está de acuerdo con esto, entonces usted tiene que efectuar algún estudio preliminar básico, trabajo que está más allá del alcance de este artículo que usted está leyendo. Una vez que usted está dispuesto a verlo, resulta sumamente obvio. 

     Todas las posiciones de poder en el gobierno, tanto aquí como en el extranjero, están ocupadas por judíos, generalmente con sólo el jefe de Estado no siendo un judío. 

     Los medios, prácticamente cada mínimo fragmento de ellos, son poseídos y manejados por judíos. 

     La mayoría de los negocios es poseída y/o controlada por judíos. La reciente transferencia de la propiedad del Imperio petrolero ruso conocido como Yukos a la familia Rothschild, porque el dueño fue procesado por corrupción y fraude, ilustra cómo la verdadera propiedad de los negocios judíos existe en muchos casos sin ser evidente del todo. 

     Los bancos centrales, sobre todo el Banco de la Reserva Federal de EE.UU. (que no es ni federal ni tiene ninguna reserva), son poseídos y hechos funcionar por judíos. Nuevamente, Rothschild es un jugador principal, incluso en la propiedad del Banco de la Reserva Federal.

     Las profesiones legal y médica han sido expropiadas. 

     Éstos y otros más, son hechos. Fríos, duros, inatacables hechos. Pero éstos son hechos que son impublicables, porque involucran a judíos.

     Más aún, cuando el Primer Ministro malayo Mahathir recientemente dijo que el mundo está dirigido por los judíos a través de delegados (es decir por sus marionetas goyim), él fue rotundamente condenado. Y lo que él dijo fue calificado como una mentira por Israel, donde un furor hizo erupción. Usted puede recordar que el Primer Ministro israelí Sharon ha dicho: "Nosotros, los judíos, controlamos Estados Unidos, y los estadounidenses lo saben". ¿Por qué usted supone que fue necesario para el presidente estadounidense, de entre toda la gente, denunciar a Mahathir?. Si no estuviera actuando en la dirección judía, ¿por qué incluso se preocuparía Bush II?. Mahathir dijo la verdad, después de todo. El problema es que la verdad involucraba a judíos.

     Estados Unidos declara que es ilegal boicotear los productos de un solo país en el mundo: Israel. Y aquella ley es hecha cumplir, como la compañía Cook Composites and Polymers recientemente se enteró. Cook fue multada con 6.000 dólares simplemente por responder "a una petición de un cliente en Bahrein... declarando que los bienes transportados no eran de origen israelí y no contenían materiales israelíes" (Kansas City Star, 25 de Junio de 2003). Otra vez, simplemente decir la verdad pone a funcionar los yerros de la ley, cuando la verdad implica a judíos. Y, como esta ley de boicot descaradamente lo muestra, se trata de la verdad sobre un solo grupo étnico la que cuenta: los judíos.

     Entre en el Revisionismo Histórico, la búsqueda para dejar las cosas claras. Durante la guerra, los gobiernos publican algunas de las declaraciones más ridículas y las propalan como hechos, a fin de conseguir que sus ciudadanos los secunden en sus actuales esfuerzos de guerra. La afirmación estadounidense durante la Primera Guerra del Golfo de que los soldados iraquíes robaron las incubadoras del hospital de Kuwait, dejando a los bebés morir en los suelos de fríos azulejos, es un ejemplo reciente particularmente notorio. Aquélla podría haber sido una escena de "Wag the Dog": era tan extravagantemente falsa, como fue después admitido por algunos funcionarios. La idea era tener a los estadounidenses detrás del esfuerzo para meter el bastón en el Oriente Medio. Aquello funcionó. El problema es que la historia todavía sale a flote de vez en cuando y vuelve a circular.

     Los revisionistas de la Historia se esfuerzan por conseguirla escrita correctamente. Actualmente, su principal esfuerzo se refiere a la Segunda Guerra Mundial y a la propaganda difundida, primero, para involucrar a EE.UU. en la guerra y, más tarde, para conservarlo allí hasta su sangriento final. Aquella propaganda ha durado y ha crecido, de hecho, convirtiéndose en una importante industria, cuyo principal propósito es hacer progresar los intereses sionistas. 

     Incluso aunque las historias sobre pantallas para lámparas hechas de piel humana y jabón obtenido de la grasa de víctimas judías hayan sido tan a fondo desacreditadas como la fábula de las incubadora de bebés kuwaitíes, esas historias todavía de vez en cuando se asoman a la superficie.

     Las mentiras acerca de las cámaras de gas y los hornos sólo han sido parcialmente reveladas. Del mismo modo, aunque los mismos historiadores judíos confiesen que fallecieron muchos menos, el mito de que 6.000.000 de judíos fallecieron en campos de concentración alemanes persiste y es activamente promovido en todos los niveles de la sociedad.

     Una nota al margen: Las estrambóticas afirmaciones de las bajas judías no son nada nuevo. Ellos afirmaron 6.000.000 en la 1ªGM también, por extraño que pueda parecer. Y, como el historiador/periodista Michael Hoffman ha indicado: «Hay dos cuentos tempranos del "Holocausto" en el Talmud. Gittin 57b. afirma que cuatro millones de judíos fueron muertos por los romanos en la ciudad de Bethar. Gittin 58a afirma que 16 millones de niños judíos fueron envueltos en rollos y quemados vivos por los romanos» (Dioses Extraños del Judaísmo, Michael Hoffman, 2000). La Biblia abunda en afirmaciones extravagantes de número de víctimas judías también.

     Desafiar públicamente las afirmaciones del "Holocausto" judío conducirá a una sentencia de prisión en la mayoría de los países occidentales. Y la verdad no es ninguna defensa. La mera revelación de las mentiras y sus maquinaciones es juzgada como anti-semítica, usted ve. En efecto, intentar defenderse uno mismo contra estos cargos en el tribunal, una vez que uno es acusado en algunos países, como Alemania, producirá que nuevos cargos sean añadidos. Sí, usted ha leído correctamente esta última frase. ¡La repetición de las declaraciones ofensivas en el tribunal es una ofensa aparte!.

     La judía ADL (Liga Anti-Difamación) ha contribuído decisivamente a conseguir que se aprueben leyes de delito de odio en la mayoría de los Estados de EE.UU. Ahora ellos se afanan por convertir aquellas leyes en leyes de sólo expresión de odio, como ahora existen en Canadá y en la mayor parte de Europa Occidental. Ya las leyes estadounidenses están pervertidas para castigar la mera expresión, pero no es suficiente. Una vez que el discurso mismo, sin acompañamiento de un delito, se hace formalmente ilegal en EE.UU., entonces la erradicación de la verdad como una defensa es lo que vendrá después, como ha ocurrido en Canadá y Europa Occidental. Y será la verdad acerca de un solo grupo étnico la que será más prohibida, por supuesto: los judíos.

     Usted no tiene que creerme sólo a mí que los judíos son especiales cuando se llega a la supresión de la verdad. Escuche a nada menos que al Ministro de Justicia (Attorney General) de EE.UU., John Ashcroft, cuando él se postra delante de la ADL: "Hace noventa años, los fundadores de la Liga Anti-Difamación se dedicaron a los más nobles ideales. Ellos juraron usar su tiempo, su energía y sus recursos para levantarse contra la intolerancia y a favor de la libertad... Esta administración cree que los actos de anti-semitismo deben ser encarados, condenados y denunciados... Como la Historia lo muestra, los ataques verbales contra el pueblo judío son presagios (sic) de la más salvaje criminalidad que seguirá... La ADL ha demostrado una y otra vez su capacidad para advertir de los peligros para los inocentes cuando los buenos y sinceros no se unen para oponerse al odio" (Ministro de Justicia Ashcroft, Nueva York, 7 de Noviembre de 2003).

     Y la de Ashcroft no es una voz solitaria en la Administración tampoco. El Director de la FBI Mueller alcahueteó en la ADL en su 24ª Conferencia Anual de Liderazgo Nacional en Mayo de 2002: "He admirado mucho tiempo y he respetado el trabajo de la ADL, y aprecio vuestro apoyo existente desde hace mucho tiempo hacia la FBI. Sé que bajo mi predecesor, Louis Freeh, esta sociedad alcanzó nuevas alturas... Estoy absolutamente comprometido a edificar sobre aquella relación".

     Ésta es la misma ADL, a propósito, que ha sido declarada culpable de robo masivo e ilegalidad al reunir una base de datos automatizada de estadounidenses que le disgustan. Y ésta es la misma FBI que la ADL dañó seriamente en 1993, un daño que condujo al fallo judicial de que la ADL violó varias leyes estatales y federales cuando robó datos de una serie de oficinas del gobierno, incluída la FBI misma.

     ¡Ellos le roban al gobierno, pero ese mismo gobierno entonces se da una vuelta completa y elogia a la ADL y la cooperación que tiene con una de las mismas agencias a las cuales ella robó!. Mientras tanto, esto es sólo negocio, como de costumbre para la ADL y los intereses judíos que hace progresar.

     No debería pasar inadvertido tampoco que el tipo que fue responsable de los ridículos procesamientos de tantos disidentes estadounidenses Blancos últimamente, Michael Chertoff, es un sionista que, como director de la División Criminal del Ministerio de Justicia estadounidense, dirigió los esfuerzos de la FBI para Ashcroft.

     Claramente, los judíos se salen con la suya en EE.UU., como lo han hecho en Canadá y Europa Occidental; tal como lo hicieron en Rusia a principios del siglo pasado. Hoy, de todos los países occidentales, sólo en EE.UU. puedo yo llevar a la escritura este artículo. Sin embargo, incluso en EE.UU. soy rotundamente condenado y ampliamente censurado... por decir la verdad... sobre los judíos.

     Bush II ha demostrado ser solamente un aguatero para el sionismo. Con los ocho candidatos presidenciales Demócratas originales, cada uno siendo judío o casado con un judío, está claro que no habrá ningún cambio en la próxima elección. ¿Alguna preferencia, eh?. Las cosas sólo empeorarán. Hacer a Bush un presidente de sólo un período (inevitable ahora, creo) simplemente provocará la ilusión de "echar fuera a los bribones".

     Mañana seré incapaz de traerle estas verdades. Mañana seré encarcelado, o peor, por sólo intentarlo. Usted también. El mañana ya ha llegado a Canadá y a Europa Occidental. 

     Considere lo que pasado mañana podría traer.

     ¿Se está usted volviendo loco todavía?. Yo estoy, y no estoy solo.

     Es tiempo. Tiempo para un cambio.

     Un nuevo Estados Unidos. Una idea cuyo tiempo ha venido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario