BUSCAR en este Blog

lunes, 14 de noviembre de 2011

Joseph Massad - Revista a Israel + Una Encuesta


     Ponemos ahora en castellano dos piezas informativas. La primera es una información hallada en el sitio informationclearinghouse.info que habla del resultado de una reciente encuesta hecha en Europa y las descaradas reacciones que suscitó. La segunda es un breve artículo publicado por www.globalresearch.ca desde Al Jazeera, del académico Joseph Massad, profesor de Historia Intelectual y Política Árabe Moderna en la Columbia University de Nueva York, donde repasa la historia reciente de la entidad sionista.


Encuesta Europea: Israel,
la Mayor Amenaza Para la Paz Mundial
Por The Jewish Federations of North America
1º de Noviembre de 2011



     1º de Noviembre de 2011, Jewish Federations of North America. — Los resultados de una nueva encuesta encargada por la Comisión Europea muestran que los europeos de 15 países opinan que Israel es la mayor amenaza para la paz mundial, mayor incluso que Corea del Norte, Irán o Afganistán.

     Mientras la Comisión Europea dará a conocer los resultados completos de la encuesta el lunes (7 de Noviembre), el International Herald Tribune informó que a las 7.500 personas que votaron y que viven en la Unión Europea (500 de cada uno de los 15 Estados miembros de la U.E.) les fue presentada una lista de 15 países y se les preguntó si estos países representan una amenaza para la paz mundial. De manera chocante, Israel fue elegido en primer lugar.

     Esta encuesta es una indicación de que los europeos han comprado la campaña de difamación y de demonización llevada a cabo por líderes europeos y los medios de comunicación, dirigida contra el Estado de Israel y sus partidarios.

     El Centro Simón Wiesenthal está expresando su desagrado por esta deshonra directamente al Presidente de la Comisión Europea Romano Prodi y le pide a usted hacer lo mismo.

     "Estos impactantes resultados, que Israel es la mayor amenaza para la paz mundial, más grande que Corea del Norte, Irán y Afganistán, desafían la lógica y son un vuelo racista de la imaginación que sólo muestra que el antisemitismo está profundamente incorporado dentro de la sociedad europea, y ahora más que en cualquier otro período desde el final de Segunda Guerra Mundial", dijo el Rabino Marvin Hier, decano del Centro Simón Wiesenthal y uno de sus fundadores.

     "Si los resultados de esta encuesta son como se ha informado, entonces Israel debería sacar la única conclusión posible: que la Unión Europea y sus miembros no debieran desempeñar ningún papel en ningún futuro proceso de paz en Oriente Medio", concluyó Hier.

     Los funcionarios del dicho Centro tienen programado reunirse en Noviembre con Javier Solana, Secretario General de la Unión Europea, para hablar de este asunto y otros temas relacionados.


El Israel Nuclear Visto de Nuevo
por Joseph Massad
11 de Noviembre de 2011


     ¿Cuántas veces esta historia debe ser contada de nuevo?. Es de conocimiento común en EE.UU., en Europa, en el mundo árabe... realmente en todo el mundo. La prensa internacional ha estado reporteándola desde finales de los años '60. Los detalles históricos también son bien conocidos. En 1955 el presidente Dwight Eisenhower dio a Israel su primer pequeño reactor nuclear en Nahal Sorek; en 1964 los franceses construyeron para Israel el reactor nuclear mucho más grande e importante de Dimona en el desierto de Naqab (Neguev); en 1965 Israel robó de EE.UU. 200 libras (90 kilos) de uranio enriquecido para armas a través de sus espías en la compañía Nuclear Materials and Equipment Corporation en Pennsylvania; en 1968 Israel secuestró un barco liberiano en aguas internacionales y robó su cargamento de 200 toneladas de óxido de uranio. Israel ha poseído bombas nucleares desde principios de los años '70. A pesar de los desmentidos oficiales de EE.UU., Golda Meir, la ex-Primera  Ministra de Israel, aparentemente se había preparado para lanzar 13 bombas nucleares sobre Siria y Egipto en 1973, pero fue detenida poco antes de cometer ese acto genocida cuando Henry Kissinger proporcionó a Israel el más masivo puente aéreo de armas de la Historia, justo a tiempo para revertir el curso de la guerra de 1973 (como la revista Time lo reportó). Israel mantuvo una continua colaboración de armas nucleares con el régimen sudafricano del apartheid durante décadas, que sólo terminó con el colapso de ese régimen en 1994.

     Desde entonces, los expertos han estimado que Israel tiene más de 400 artefactos nucleares, incluídas armas termonucleares con rango de megatones, así como bombas de neutrones, armas nucleares tácticas y bombas atómicas portátiles o de maleta. También tiene un sistema de misiles para lanzarlas, con un alcance de 11.500 kms. (que pueden llegar más allá de Irán). Israel también tiene submarinos que son capaces de lanzar ataques nucleares, así como aviones jet de caza que pueden llevar la carga nuclear de Israel.

     Israel ha impedido diligentemente que sus vecinos lleguen siquiera a adquirir reactores nucleares para propósitos pacíficos. Violó el derecho internacional bombardeando el reactor nuclear iraquí Osirak de fabricación francesa, que estaba en construcción en 1981, en una incursión no provocada a pesar de que el reactor sería usado, según los gobiernos de Francia e Iraq, para propósitos científicos pacíficos. Israel también bombardeó lo que los informes de inteligencia afirmaron que era un reactor nuclear norcoreano en construcción en Siria en 2007. El Mossad israelí también ha estado vinculado con el asesinato de numerosos científicos nucleares egipcios, iraquíes e iraníes durante décadas. Israel continúa rechazando integrarse al Tratado de No-Proliferación Nuclear y se niega a permitir que los miembros del Organismo Internacional de Energía Atómica inspeccionen su reactor de Dimona.

     Israel, un país depredador y agresivo que ha lanzado constantemente guerras sobre todos sus vecinos desde que se estableció, expulsó a cientos de miles de personas, creó millones de refugiados palestinos, libaneses y egipcios, asesinó a decenas de miles de civiles y utilizó armas prohibidas internacionalmente (desde el napalm hasta bombas de fósforo, para nombrar los casos más notorios), sigue ocupando los territorios palestinos, y el pueblo palestino, en violación del derecho internacional, está gobernado por una ideología estatal racista y fundamentalista anti-árabe y anti-musulmana, a la cual adhieren todos los líderes israelíes, sus estructuras de gobierno y sus instituciones, así como su cultura popular y política y muchas de sus leyes. En verdad, Israel no solo lanza permanentemente guerras contra sus vecinos sino que también azuza a las potencias mundiales para que invadan a esos vecinos, mientras auspicia campañas racistas de odio anti-árabes y anti-musulmanas en EE.UU. y en toda Europa, además de integrar tal racismo en sus programas escolares y universitarios y en mucha de su producción cultural.

POLÍTICAS RACISTAS

     El protector de Israel, EE.UU., es el único país sobre la Tierra que siempre ha usado deliberadamente bombas nucleares contra poblaciones civiles, y continúa defendiendo esta decisión 66 años después de este acto genocida (Hiroshima), e inculca a su población, en sus programas escolares y en los medios, que también la defienda. EE.UU. también se ha asegurado de que el arsenal nuclear de Israel no sea cuestionado jamás en el Consejo de Seguridad de la ONU, a pesar de las persistentes propuestas durante décadas para que ello se discuta. Verdaderamente la insistencia estadounidense en mantener la capacidad nuclear de Israel como un "secreto" público está calculada, entre otras cosas, para mantener el flujo de ayuda de EE.UU. a Israel, especialmente cuando una condición legal clave para recibir esa ayuda es que los países receptores sean signatarios del Tratado de No-Proliferación Nuclear, que Israel se niega a firmar.

     A pesar de ello, EE.UU. e Israel, que han sido las mayores amenazas a la paz mundial y realmente los principales belicistas mundiales desde la Segunda Guerra Mundial, insisten en decir al mundo que Irán, un país cuyo actual régimen nunca invadió a ningún país (sino que más bien fue invadido por el Iraq de Sadam en 1981 a pedido de las dictatoriales ricas familias petroleras gobernantes del Golfo Pérsico y sus patrocinadores estadounidenses y franceses), es una amenaza para la paz mundial si llegara a poseer un arma nuclear.

     Las políticas racistas de EE.UU. en cuanto a quién debiera poseer armas nucleares y quién no (de acuerdo a criterios raciales de si son europeos o de extracción europea o si no lo son), deben dejar en claro que si hay una carrera nuclear en Medio Oriente, aquella es la fomentada por el belicismo de Israel y su posesión de dichas armas de destrucción masiva. Si el Medio Oriente debe ser una zona libre de armas nucleares, entonces el esfuerzo internacional por librarlo de tales armas tiene que comenzar con Israel, que es el único país de la región que posee esas armas, y no con Irán, que puede o no estar desarrollándolas.

     El racismo del gobierno de Obama contra los árabes y los musulmanes evidentemente no conoce límites, pero para los pueblos de Medio Oriente (árabes, turcos e iraníes), los criterios racistas de Obama no son muy convincentes. Tener o no tener armas nucleares es un asunto de seguridad humana, en cuanto afecta a los pueblos de la región, y no una cuestión de privilegio racial europeo. Aunque EE.UU. no tema a las armas nucleares israelíes, los países vecinos de Israel y sus poblaciones civiles durante décadas han estado (y continúan estándolo) aterrorizados por ellas; y por una buena razón. Una vez que Obama aprenda esta lección, los pueblos de la región reconsiderarán la credibilidad de EE.UU. en cuanto a su supuesta preocupación por la proliferación nuclear.


No hay comentarios:

Publicar un comentario