BUSCAR en este Blog

sábado, 12 de noviembre de 2011

Bielorrusia Se Prepara Para Resistir a la OTAN


     Bielorrusia, la conocida como Rusia Blanca, que tras la disolución de la Unión Soviética retuvo el control estatal sobre la economía y las empresas, molestando esto muchísimo a Occidente, ha enfrentado, de acuerdo al reporte que presentamos en castellano ahora, una campaña soterrada para la desestabilización de su gobierno. Y como las cosas a veces son más graves de lo que aparentan, su presidente Aleksander Lukashenko ha declarado que se están tomando ciertas medidas. El autor del reporte no deja de evidenciar sus simpatías con el régimen soviético. Más de algún lector comenzará desde ahora a considerar a Bielorrusia bajo otra perspectiva. El artículo y el resto de una noticia al final han sido tomados de www.globalresearch.ca.



Bielorrusia Se Prepara para Enfrentar
una Agresión Militar de la OTAN
por Gearóid Ó Colmáin
6 de Noviembre de 2011
        


     El 4 de Noviembre, el presidente de Bielorrusia, Aleksander Lukashenko dijo a los reporteros en Grodno que los terroristas de la OTAN que asesinaron al líder libio Muamar Jadafi eran peores que los nazis. El presidente de Bielorrusia dijo:

    "Hubo un acto de agresión y los líderes nacionales, incluso Jadafi, fueron muertos. Él no fue muerto en un campo de batalla. Los servicios de seguridad de la OTAN ayudaron a secuestrar al líder nacional. Él fue torturado y baleado y tratado peor que como los nazis lo hicieron en su tiempo. Libia fue destruída como Estado soberano".

     El presidente bielorruso continuó denunciando el papel de Naciones Unidas en tolerar lo que él describió como el vandalismo de la OTAN en Libia:

    "Sólo podemos ver la situación de manera extremadamente negativa. ¿Cómo podemos evaluar las acciones de la OTAN en Libia?: Como una violación del mandato del Consejo de Seguridad de la ONU. No estoy exagerando este Consejo de Seguridad irreflexivo y demente. No estoy exagerando su papel y el papel de la Organizacion de Naciones Unidas. Ésta ha evolucionado hasta una especie de encubrimiento. Vea usted mismo: Iraq, Afganistán, una curva árabe entera. ¿Por qué Naciones Unidas no ha prevenido todo esto?" [1].

     El presidente Lukashenko, cuyo gobierno ha estado mucho tiempo en la lista estadounidense de objetivos para un cambio de régimen, también dijo a los reporteros que estaban en marcha preparativos para reforzar la defensa del país, mediante la creación de nuevas unidades territoriales militares derivadas de la población civil.

    "Hemos creado las unidades territoriales. Esto es más barato que tener un ejército profesional, y estaremos entrenando a nuestro pueblo. En un año ellos se convertirán en tropas perfectas. Ellos son gente común que tiene profesiones civiles y empleos. Estas tropas son desplegadas sólo en tiempos de guerra. En tiempo de paz, ellos se entrenan.
    Ellos deben proteger su propiedad, además de su familia y la tierra. Esta gente está muy bien entrenada; entre ellos hay mucha gente militar".

     El gobierno bielorruso ha anunciado la creación de un nuevo ejército ciudadano de hasta 120.000 personas. El presidente Lukashenko dijo a los reporteros en Grodno: "Si alguna vez tenemos que estar en guerra, somos hombres, tenemos que proteger nuestros hogares, nuestras familias, nuestra tierra. Es nuestro deber".

     Esta es la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que el pueblo de Bielorrusia ha experimentado una amenaza para su seguridad, y la amenaza viene nuevamente desde el Oeste.

     Bielorrusia está quizás más calificada que cualquier otro país para hacer alusiones al nazismo. Las peores atrocidades de la Segunda Guerra Mundial fueron realizadas en Bielorrusia por la Wehrmacht [Fuerzas Armadas] alemana. De hecho, la resistencia del pueblo bielorruso contra los contingentes nazis fue tan heroica, que el Comité Central del Partido Comunista de la URSS votó a favor de una propuesta para incluír a la República Socialista Soviética Bielorrusa como un asiento aparte en la Asamblea General de Naciones Unidas después de la Segunda Guerra Mundial.

     La República Socialista Soviética Bielorrusa (RSSB) se convirtió en la obra maestra de la URSS, llegando a ser la más fuerte y la más próspera de todas las república socialistas en la Unión Soviética. El actual líder del país Aleksander Lukashenko, ha sido descrito por unos como un típico "homo sovieticus". Un ex-director de granja estatal, Lukashenko fue el único miembro de la RSSB que votó contra la disolución de la Unión Soviética en 1991.

     Lukashenko subió al poder en 1994 después de ganar la confianza de la gente por su actuación a la cabeza de un comité nacional Anticorrupción.

     Los 16 años pasados de la presidencia de Lukashenko han visto un crecimiento económico estable, salarios crecientes y pleno empleo. La economía socialmente orientada de Bielorrusia mantiene estrechos vínculos con otros países que resisten a los dictados del Nuevo Orden Mundial como Cuba, Venezuela, Siria y, hasta hace poco, Libia.

     Bielorrusia tiene uno de los más bajos índices de desigualdad en el mundo, y gasta hasta el 6% del Producto Interno Bruto en educación e investigación científica. La educación y la asistencia médica son gratuitas.

     Huelga decir que la determinación de Lukashenko de servir a los intereses de su propio pueblo por sobre los intereses de los capitalistas financieros occidentales ha causado una campaña sostenida e implacable de mentiras, calumnia y difamación por parte de los imperios mediáticos corporativos globales.

ESTADOS UNIDOS, BIELORRUSIA Y LOS "DERECHOS HUMANOS"

     La popularidad de Lukashenko en Bielorrusia ha sido durante mucho tiempo dentro del país el objetivo de una oposición fuertemente financiada, compuesta por los llamados activistas de la "sociedad civil" y "periodistas" financiados por la National Endowment for Democracy en Estados Unidos, una organización que trabaja estrechamente con la CIA para derrocar a gobiernos extranjeros que no se subordinan a los intereses estadounidenses.

     Estados Unidos y la Unión Europea han gastado millones del dinero pagado por los contribuyentes en la instalación de un líder subordinado de ellos en Minsk (capital de Bielorrusia), dócil con sus intereses económicos en el país. Como un funcionario europeo se dice que una vez dijo, "Bielorrusia es el país que queda donde todavía hay algo para agarrar”.

     Después de los ataques en Nueva York en 2001, el sentido de aquellos acontecimientos rápidamente se hizo evidente para el gobierno de Bielorrusia. En una conferencia en Noviembre de 2002 titulada "El Eje del Mal: Bielorrusia, el Eslabón Perdido", el senador estadounidense John McCain, refiriéndose a los tratados comerciales bielorrusos con Iraq, declaró:

    "La Bielorrusia de Aleksander Lukashenko no puede sobrevivir mucho tiempo en un mundo donde Estados Unidos y Rusia disfrutan de una sociedad estratégica, y Estados Unidos es serio sobre su compromiso de terminar con regímenes proscritos cuya conducta nos amenaza". McCain siguió diciendo que "el 11 de Septiembre abrió nuestros ojos al status de Bielorrusia como una amenaza para la seguridad nacional".

     En 2004 Estados Unidos aprobó el Acta para la Democracia de Bielorrusia que encomendó la directa interferencia estadounidense en los asuntos internos de Bielorrusia a fin de promover la "democracia" y la "libertad".

     Esta legislación imperialista fue seguida de una resolución presentada a Naciones Unidas condenando a Bielorrusia por violaciones a los "derechos humanos".

     Sin embargo, el gobierno bielorruso respondió puntualmente a través de Naciones Unidas.

     En la 59ª sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, el representante permanente bielorruso ante Naciones Unidas Andre Dapkiunas presentó una resolución titulada "Situación de la Democracia y los Derechos Humanos en Estados Unidos".

     La resolución preliminar bielorrusa condenó las fraudulentas elecciones estadounidenses de 2000, el hecho de que los residentes de Washington no puedan elegir representantes al congreso estadounidense, la pena de muerte para menores, la mentalmente enfermiza detención ilegal de sospechosos de terrorismo, y la tortura ampliamente generalizada.

     Esta resolución de Bielorrusia era particularmente embarazosa para el gobierno estadounidense por cuanto esto obligaba a los líderes del mundo a afrontar la hipocresía estadounidense en cuanto a delitos contra la humanidad. Estados Unidos aprobó la legislación un año más tarde, acabando finalmente con la pena de muerte para adolescentes menores de 18 años. Las otras violaciones de los derechos humanos documentadas en el borrador de la resolución bielorrusa de Naciones Unidas siguen siendo cometidas por Estados Unidos.

 LA GRAN CONSPIRACIÓN CONTRA LA REPÚBLICA DE BIELORRUSIA:

     El 19 de Diciembre de 2010, grupos juveniles entrenados y financiados por EE.UU., Alemania y Polonia, intentaron entrar en los edificios del parlamento en Minsk, después de que los candidatos apoyados por Occidente dejaron de tener cualquier impacto significativo entre los votantes bielorrusos.

     En Enero de 2011 el comité de seguridad estatal (KGB) bielorruso liberó documentos capturados a los manifestantes, que revelaban el grado de interferencia a escala total por parte de funcionarios de inteligencia alemanes y polacos en los asuntos internos de Bielorrusia. El informe "Antecedentes de una Conspiración" publicado en el Minsk Times, demostró que muchos de los jóvenes usados por la inteligencia occidental en los disturbios habían sido entrenados en campos de entrenamiento de extrema derecha en Ucrania.

     Otros jóvenes habían sido ingresados a través de la frontera de Rusia. Los documentos desclasificados mostraron cómo agentes de inteligencia occidentales, trabajando a través de varias ONGs, introdujeron dinero de contrabando en maletas a través de la frontera de Bielorrusia para los activistas de oposición.

     Las agencias de inteligencia occidentales tenían dos proyectos estratégicos para derrocar al gobierno bielorruso:

1) Conseguir al menos 100.000 personas en las calles de Minsk en una reunión de masas y asaltar el Parlamento.

2) Si ellos no lograban reunir el número deseado para integrar la convocatoria, los edificios del Parlamento serían atacados con barras de hierro a fin de provocar a la policía. Los medios de comunicación culparían entonces a la policía por las "violentas medidas de fuerza" y darían a la Unión Europea una excusa para condenar las "elecciones manipuladas" e imponer sanciones.

     El informe indica que los reporteros de la prensa internacional en los disturbios de Diciembre no hicieron ninguna tentativa de informar sobre las elecciones. Ellos simplemente llegaron para integrarse a la reunión planeada de antemano en la Plaza de Octubre.

     Los golpistas respaldados por Occidente debían dar su apoyo al poeta Vladimir Nekliaev. Los documentos desclasificados del KGB revelan los motivos detrás del respaldo de Occidente a Nekliaev:

    “Vladimir Nekliaev es un representante de la llamada intelectualidad (intelligentsia). Él posee un cierto carisma; no ha estado participando en los asuntos políticos domésticos durante mucho tiempo. El público no lo asocia con la imagen de un miembro de la oposición radical; él es mejor conocido como un poeta.

    "Sus debilidades también pueden ser usadas por nosotros. En su pasado él era prácticamente un alcohólico (la enfermedad de muchos artistas). Nuestros expertos concluyen que esto crea las condiciones para formar una super-idea en él de ser superior, de estar destinado a una misión elevada. También poseemos pruebas incriminatorias esenciales contra él, lo que nos permite darle un estímulo adicional en cualquier etapa del proyecto.

    Creemos oportuno usar la candidatura propuesta como la principal para representar la campaña. El candidato propuesto anteriormente puede ser promovido cerca como un plan de reserva".

     Este documento nos da una incomparable oportunidad para lograr una comprensión profunda de las metodologías operacionales de las agencias de inteligencia occidentales. Nekliaev debía convertirse en el Vaclav Havel o en el Boris Yeltsin bielorruso. Sus debilidades como líder serían útiles para Occidente porque sería mucho más fácil controlarlo. Nekliaev debía ser la versión bielorrusa de Mahmud Yabril [de Libia 2011], una marioneta de los intereses occidentales, débil e incompetente.

     Los titiriteros occidentales de Nekliaev también tenían "pruebas incriminatorias" contra él, que les permitirían chantajearlo si él decidiera favorecer los intereses de su país por sobre los del capital occidental.

     Los documentos desclasificados también revelan una sofisticada campaña de difamación y mentiras contra el presidente de Bielorrusia. Rumores y mentiras escandalosas debían ser esparcidas y filtradas a la prensa occidental. Mentiras acerca de la salud del presidente, mentiras sobre su vida privada, mentiras sobre cuentas en bancos extranjeros, mentiras sobre la dimisión inminente del presidente, etc.

     La sección que se refiere a la campaña de rumores contra el presidente bielorruso hace la lectura interesante y vale la pena reproducirla en su totalidad puesto que revela las actividades altamente coordinadas de los aparentes revolucionarios financiados por la inteligencia occidental:

    “Uno de los componentes de la campaña de apoyo para el candidato de confianza nacional debería ser la producción deliberada de estímulos para la diseminación de rumores. Los rumores deben ser considerados como información transmitida por medio de la comunicación informal, teniendo un patrón de diseminación parecido a un virus. La plataforma ideal para tal campaña es Internet, especialmente varias redes sociales, blogs, Twitter (la red social de Internet).

    Una campaña de rumor bien dirigida obliga a las autoridades a buscar continuamente excusas, lo que ayuda a crear la llamada presunción de culpa y despierta la mayor desconfianza hacia el gobierno entre el gran público.

    Uno de los rumores básicos que deben ser apoyados durante toda la campaña debería ser el rumor de la posible dimisión de Lukashenko. Su objetivo es que el gran público y la élite den por hecho la mera probabilidad de tal renuncia.

    Ciclos de rumor sugeridos:

    * La personalidad de Lukashenko y su familia.
     Los rumores sobre el presidente socavan su posición personal y destruyen la imagen de un hombre fuerte, valiente y resuelto.

     Aquí están las direcciones principales y los objetivos de la "campaña de fondo”:
    - La pobre salud de Lukashenko y de los miembros de su familia.
    - Lukashenko consigue un tratamiento en el extranjero y gasta mucho dinero en ello.
   - El dinero de Lukashenko está depositado en bancos extranjeros. Este hecho debería estar enfatizado, y las sumas deberían ser constantemente aumentadas.

    * Economía.
     Los rumores de problemas económicos deben compensar la información de que el país ha sido apenas afectado por la crisis.
    Los rumores siguientes son también eficaces:
    - Cada día hay más y más gente desempleada, y se espera que sigan aumentando.
    - El país está siendo vendido a un muy bajo precio, y una privatización clandestina de empresas se está efectuando a toda velocidad. Los funcionarios venden la propiedad estatal a los árabes y los chinos a cambio de sobornos.
    - El gobierno no ha cumplido las exigencias del Fondo Monetario Internacional, y los créditos deberán ser reembolsados antes de lo previsto.

    * La seguridad de grandes proyectos públicos es cuestionada.
    - La central nuclear que se construirá usará un reactor chino que puede ser propenso a la explosión.
    - El reactor nuclear en la central nuclear es, de hecho, futuros misiles, y una plataforma para el chantaje nuclear...".

      El rumor alarmista sobre Libia perpetrado por los medios corporativos muestra chocantes similitudes entre las metodologías de la revolución de color y las usadas contra Bielorrusia. Después del brote de violencia en Bengasi, los medios de comunicación informaron que Jadafi se había ido de Libia a Venezuela. Para citar nuevamente del documento incautado a la oposición bielorrusa:

    "Uno de los rumores básicos que deben ser apoyados durante toda la campaña debería ser el rumor de la posible dimisión de Lukashenko. Su objetivo es que el gran público y la élite den por hecho la mera probabilidad de tal renuncia".

     Falsos reportes de la dimisión de Jadafi en Libia fueron difundidos para animar la insurrección, haciendo creer a los manifestantes que ellos habían ganado ya la batalla por el poder. Estas mentiras fueron seguidas pronto por informes de que Jadafi había dado órdenes de bombardear a los manifestantes. Sin embargo, los militares rusos, que estaban supervisando a Libia desde el espacio, posteriormente confirmaron que no tuvo lugar ningún bombardeo de civiles.

     En el período previo a la guerra libia la Associated Press esparció más rumores y mentiras sobre Bielorrusia. Hugh Griffiths del Stockholm International Peace and Research Institute ha afirmado que "un (avión) Ilyushin Il-76 voló a Libia el 15 de Febrero desde Baranovichi, una antigua gran (zona de) almacenamiento armamentístico soviético ahora controlada por el gobierno de Bielorrusia".

     Las acusaciones fueron vehementemente negadas por el gobierno bielorruso. Hablando a la Belarusian Telegraph Agency, el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores bielorruso Andrei Savinykh dijo a los reporteros:

    "Ha sido establecido que el funcionario de Naciones Unidas [José del Prado] dijo al periodista estadounidense que él no tenía ninguna información y por lo tanto no podía confirmar la presencia de ningún mercenario bielorruso en Libia. El hecho puede ser juzgado como una prueba de que la Associated Press es una fuente y un instrumento de propaganda contratada para eso".

     Savinykh gentilmente hizo notar la propensión de los periodistas occidentales "a pasar fácilmente por encima de las pautas democráticas convencionales cuando es conveniente para ellos y de acuerdo con los intereses de sus patrocinadores”.

     Dado el hecho de que Bielorrusia es un objetivo para un cambio de régimen patrocinado por EE.UU., uno sólo puede sospechar que los rumores de los medios fueron difundidos para servir como advertencia a Minsk de lo que afrontará si rechaza doblegarse ante el Imperio.
             
LIBIA, BIELORRUSIA Y EL IRREFLEXIVO Y DESQUICIADO CONSEJO DE SEGURIDAD

     En su primer discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas en 2009 Muamar Al-Jadafi advirtió que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas estaba violando el artículo 2 de la Carta de Naciones Unidas. El artículo 2 de la carta de Naciones Unidas declara que todos los Estados son iguales, así que ¿cómo puede darse el caso de que un sector integrado por las potencias mundiales pueda decidir el destino de todas las otras naciones a través del Consejo de Seguridad de la ONU?.

     Jadafi continuó afirmando que el Consejo de Seguridad sólo debería ser autorizado para poner en práctica decisiones tomadas por la Asamblea General.

     El coronel Jadafi también criticó la guerra de Iraq, que estaba en flagrante violación de la carta de Naciones Unidas. El líder libio recordó a todos los presentes que Naciones Unidas fue establecida para "salvar a las generaciones futuras del azote de la guerra". Aún así ha habido más de 65 guerras desde el nacimiento de Naciones Unidas en 1945, guerras emprendidas por los pocos Estados miembros del Consejo de Seguridad.

     Además, el Coronel Jadafi indicó que la carta de Naciones Unidas estipula que todos sus miembros están obligados a ir en ayuda de cualquier Estado que se encuentre bajo ataque.

     Los líderes británicos y de Estados Unidos abandonaron la sala de Naciones Unidas ante el discurso de Jadafi.

     Hoy, Libia está en ruinas. Lo que fue una vez un país pacífico y próspero, la única historia exitosa en lo económico, lo social y lo político en África, ha sido bombardeado hasta devolverlo a la Edad de Piedra, gracias a la OTAN y, en particular, a los falsos izquierdistas que apoyaron a las hordas racistas y fascistas de Bengasi mientras asesinaban a cada hombre, mujer y niño en medio de ellas. 

     Bielorrusia sabe que la Organización Terrorista del Atlántico Norte y las prostitutas del complejo industrial-militar-mediático estadounidense harán todo lo posible para infligir el mismo castigo a su amado país. Miembro fundador de Naciones Unidas, Bielorrusia está agudamente consciente del peligro planteado a la humanidad por la corrupción de las organizaciones de Naciones Unidas llevada a cabo por criminales belicistas euro-atlánticos.

     Ahora una nación pacífica, próspera y altamente civilizada en el Este de Europa, se prepara para defenderse contra cualquier terrorismo que la OTAN tenga reservada para ella.


****


[1] GRODNO OBLAST, 4 de Noviembre (Belarusian Telegraph Agency / Itar-Tass). La operación de la OTAN en Libia es un acto de vandalismo del siglo veintiuno, dijo a la prensa el presidente de Bielorrusia Aleksander Lukashenko.

     Preguntado acerca del futuro de Libia, tomando en cuenta el gran número de armas de fuego en manos del pueblo, las propuestas para introducir la ley coránica, y la penetración de grupos terroristas en Libia, Lukashenko dijo:

     (...) "Una agresión ha sido llevada a cabo; el mando del país ha sido asesinado, no sólo Muamar Jadafi. Además, él fue matado por fuerzas especiales de la OTAN. Ellos se burlaron de él, lo torturaron, violaron al hombre herido, rompieron sus brazos y luego lo mataron. Ellos actuaron peor que los nazis en su tiempo".

     "Dios prohíbe la política que prevalecerá a través del globo", dijo el líder bielorruso.

     Alexander Lukashenko mencionó los acontecimientos en Túnez y Egipto, donde las posiciones de los islamistas radicales se han hecho mucho más fuertes. "La situación en Libia será mucho peor, porque el país tiene depósitos colosales de recursos naturales. Todos se han precipitado para estar allí. Por otra parte, EE.UU., Italia, Francia y Alemania tiene hasta 150.000 millones de dólares del dinero libio ahora. Ellos están muy interesados en apropiarse de estas riquezas".
     (...) "Pero tales acciones muestran la cara de nuestros llamados profesores de democracia. ¿Necesita usted esta clase de democracia?", se preguntó Aleksander Lukashenko.

     "Estamos constantemente presenciando el deseo de los países desarrollados occidentales de tomar el control total de los recursos naturales del planeta", dijo. "Hay ataques aéreos masivos y guerras civiles que están siendo orquestadas", dijo.

     Los objetivos son conseguidos con instrumentos políticos, económicos y de información, dijo Lukashenko. "Los ataques con información son elementos integrales. Ellos desestabilizan países e incitan protestas públicas. Entonces las fuerzas de comandos se involucran. Ellos completan la derrota de un país bajo el camuflaje de protestas públicas y actuando en conjunto con la quinta columna. Las revoluciones árabes y la destrucción de Libia como un estado soberano son ejemplos ilustrativos de ello", dijo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario