BUSCAR en este Blog

sábado, 5 de noviembre de 2011

Benjamin Fulford - Sobre Dioses y Sociedades Secretas


     Dos interesantes artículos que ponemos en castellano nos ofrece ahora el señor Fulford desde un nuevo sitio (kauilapele.wordpress.com). Ambos son de Julio de este año y su permanente preocupación se reviste por un rato con un ropaje didáctico.


Los Antiguos Dioses y Sus Historias
Son Realmente Recetas Para el Poder
por Benjamin Fulford
4 de Julio de 2011




     Las enseñanzas de las sociedades secretas del mundo están profundamente relacionadas con la búsqueda del poder terrenal. Las antiguas clases dirigentes prefirieron mantener este conocimiento en manos de una pequeña élite para mantener esta comprensión en el poder. Esta semana miraremos un poco de este conocimiento secreto de los reyes.

     Quizá la más antigua e importante metáfora del poder es el antiguo mito egipcio de Isis, Osiris, Set y Horus. La leyenda dice que muy al principio Osiris e Isis, hermano y hermana, se casaron y tuvieron hijos. Uno de estos hijos, Set (el posterior Satán) engañó a Osiris y lo mató cortándolo en trece pedazos y asegurándose de que una parte, el pene, fuera irrecuperable. Ésta es una metáfora de un usurpador que asesina al rey legítimo y también a su descendencia masculina para asegurarse de que no hubiera ninguna amenaza para su poder.

     En la leyenda Isis recoge doce de los pedazos de Osiris y le da forma a un pene artificial para revivirlo. Sin embargo, es a través de su hijo Horus, quien crece y derrota a Set y se convierte en rey, que la venganza es finalmente completada. Ésta es una metáfora de las descendientes femeninas de un gran líder masculino que usa las semillas de otros varones (el pene artificial) para restablecer el legítimo linaje masculino.

     Ésta es la historia usada por las familias Reales de Europa para mostrar cómo ellas fueron capaces de restablecer el linaje de David mediante sus descendientes femeninos. Esto también permitió a los usurpadores legitimar su poder casándose con los antiguos linajes Reales.

     La historia de Isis está detrás del culto de los Skull and Bones (Cráneo y Huesos). La escultura original de Skull and Bones puede ser vista en la Basílica de San Juan, la iglesia construída por la madre del Emperador Constantino. Hay una escultura de María sosteniendo los huesos de Jesús. Es el cuento de Isis reconstruyendo a Osiris para conseguir su venganza. Sin embargo, una metáfora de guerra y venganza y lucha por el poder es lo que está en la base.

     Una metáfora diferente se encuentra en Japón en el culto de la diosa Benten (ella tiene equivalentes hindúes y chinos). Benten a menudo es retratada como una mujer joven desnuda y hermosa. Se supone que ella está detrás de cosas tales como la riqueza y las artes y la música y otras cosas buenas semejantes.

     A Benten se le atribuye haber tenido 16 hijos, todos varones, y cada uno de ellos destinado a la grandeza.

     Ésta es una metáfora de la Edad de Oro. Cuando los primeros europeos se instalaron en Norteamérica tal diosa habría sido un buen símbolo. Cada familia tenía muchos hijos y todos los niños por lo general llegaban a una gran prosperidad por sí mismos.

     Así, en Asia tenemos una metáfora de una joven novia que tiene 16 hijos felices, mientras en Occidente tenemos una metáfora de una viuda que busca la venganza por su hijo.

     La metáfora de Benten es más apropiada para la era en la que estamos a punto de entrar, pero nunca debemos olvidar que puede venir un tiempo en que la metáfora de la viuda vengativa nos estará mirando a lo largo de los tiempos difíciles.

     Hay en Asia una metáfora diferente para el poder que es apropiada también ahora para los tiempos que afrontamos. Ha sido mencionado por mí antes, pero de todos modos la repetiré. Es la metáfora de los dragones blanco, negro y dorado.

     Me la enseñó una sacerdotisa Shinto cuya familia ha dirigido un santuario en la parte más antigua de Japón durante miles de años. Ella dice que si usted toma un poco de pescado o carne, junto con arroz y alguna verdura, envolviendo todo esto en papel y haciendo un cierto conjuro, los contenidos del papel desaparecerán y el conjuro entrará en vigor. Sería interesante verificar científicamente esta afirmación pero por ahora consideraremos el conjuro como una metáfora.

     Si usted hace el conjuro del dragón blanco, a usted y a su familia se le dará seguridad y protección pero esto no le dará mucha riqueza o poder. Sin embargo, si usted invoca al dragón negro, usted conseguirá gran riqueza y poder. Si usted ve alguna debilidad en los otros, usted será capaz de explotarla astutamente para su propia ventaja. Sin embargo, esto tiene un serio inconveniente: cuando usted tenga toda la riqueza y el poder, verá que no tiene ningún amigo. Usted estará solo.

     Finalmente está el dragón dorado. Si usted lo invoca, tendrá prosperidad y fecundidad. Sin embargo, si usted cambia de rumbo lejos del camino del dragón dorado, por ejemplo haciéndose cruel o pervertido, usted lo perderá.

     Todas éstas son metáforas de poder y supervivencia a través de muchísimas generaciones de gobierno. Está claro que la élite occidental ha tenido una sobredosis de dragón negro, porque cuando ellos pensaron que tenían toda la riqueza del mundo y el poder en sus manos, ellos se encontraron sin amigos y abandonados.

     El Occidente ahora tiene que invocar al Dragón Blanco porque ellos tienen la fuerza militar más grande del mundo y pueden usarla para proteger al pobre y al débil y a sus propios intereses sin dañar a otros. Sólo entonces pueden ellos graduarse para el dragón dorado. El dragón negro puede ser invocado en tiempos de grandes guerras y disturbios pero sus peligrosos efectos secundarios nunca deben ser olvidados.



Las Sociedades Secretas
y su Relación con el Mundo Espiritual
por Benjamin Fulford
10 de Julio de 2011


     Las sociedades secretas han de ser encontradas en la intersección entre los mundos espirituales y materiales. Su existencia precede a la civilización y a la Humanidad. En su esencia ellas representan estrategias de supervivencia rivales y a las especies que actúan como envolturas para estas estrategias. Ellas representan el pináculo de la evolución cultural. Los mejores ejemplos estudiados son las carreras armamentistas entre los depredadores y sus presas. Mientras algunas habilidades de los depredadores y sus presas, aprendidas a través de larguísimos años de evolución, son integradas en los genes, otras son transmitidas culturalmente. Es el conocimiento cultural que permite la supervivencia física de ciertos genes el que es la esencia de lo que evolucionó hasta convertirse en las sociedades secretas humanas.

     Ellas representan el pináculo de las habilidades humanas de supervivencia así como los niveles más altos del poder mundano y de riqueza en este planeta.

     El hecho de que muchos de estos poderes estén concentrados en manos de antiguas familias dinásticas es una consecuencia natural de la carrera armamentista evolutiva humana entre culturas y sociedades rivales.

     Las familias particulares y los clanes que ascendieron hasta las cimas del poder en ciertas regiones geográficas fueron los ganadores finales de una antigua raza de supervivencia cuyas raíces últimas pueden ser rastreadas hasta el comienzo de la vida y posiblemente más allá.

     Si pensamos en el planeta Tierra como una gigantesca simulación de computador (lo que en último término ocurre porque el universo es digital) entonces podemos ver cómo surgió esta situación. La gente ha comenzado a duplicar nuestra historia evolutiva bajo la forma de competiciones entre diferentes programas computacionales. Ellos están comenzando a recrear las condiciones matemáticas para la aparición de la vida compleja. Nuestra historia evolutiva ha sido una compleja danza que involucra la supervivencia versus la muerte, la competencia versus la cooperación, la reproducción sexual versus el asesinato, pelear o volar, etc. El resultado son estrategias cada vez más complejas y redes de aliados, enemigos y partidos neutrales.

     El cerebro humano refleja estas batallas evolutivas al estar conformado como algo parecido a una cebolla con sus capas. La parte más primitiva de nuestro cerebro, y en última instancia la dominante, es el cerebro reptiliano. Éste involucra las funciones básicas, como comer, acoplarse, luchar o huír. La brújula moral básica es “yo primero y todo lo demás después”. Los líderes más poderosos y despiadados en este planeta piensan en términos reptilianos, haciendo de la afirmación de David Icke de que estamos gobernados por "Reptilianos", una metáfora útil (habiéndome personalmente reunido con muchos de estos supuestos “reptilianos”, le aseguro que ellos no tienen diferencias de grados).

     El cerebro también está constituído por dos hemisferios opuestos pero casi iguales. El objetivo de esta división es manejar simulaciones constantes que involucran ideas contrarias a fin de que surja una idea vencedora. La clase dirigente en el mundo Occidental ha hecho algo similar con las sociedades, estableciendo deliberadamente fuerzas contrarias en una dialéctica Hegeliana de tesis versus antítesis.

     Por eso ellos implementaron la Guerra Fría. Fue muy similar a lo que ellos hacen en las fiestas deportivas escolares japonesas, donde ellos dividen al azar a los estudiantes en equipos "rojos" y "blancos" y los hacen competir.

     Si alguno desea comprender más en profundidad los modelos de pensamiento de la élite hereditaria global, un buen lugar para comenzar sería leer cuidadosamente sobre las diversas intrigas históricas que involucran a varias familias Reales.

     Las intrigas que se arremolinan alrededor de los Césares o de los Emperadores chinos son similares a las intrigas que ahora ocurren en los niveles más altos del poder mundial.

     Aquí usted encontrará que alianzas públicas, alianzas secretas, lealtad, traición, sobornos, persuasión, asesinato, protección, recompensas y castigos, todo forma una compleja tapicería del poder.

     La gente que actualmente gobierna este planeta tiene a su disposición los instrumentos del poder en la forma tanto de organizaciones secretas como públicas que son capaces de, y que quieren realizarlos, actos violentos.

     Las formas públicas de la violencia son los militares, la policía y las milicias ciudadanas. Estos grupos admiten públicamente que ellos se involucran en actos violentos, incluída la matanza de seres humanos. Para hacer eso, ellos tienen que explicar la justificación moral para estos actos. Una causa judicial contra un asesino es un buen ejemplo.

     Sin embargo, a menudo el poder público es ejercido simplemente porque los que tienen el poder dicen: "somos los más fuertes y podemos hacer lo que queremos, y si usted se opone a nosotros, lo mataremos o le haremos daño”. Esto es lo que es conocido como tiranía, porque no se basa en la persuasión moral sino simplemente en la amenaza de violencia por parte de grupos particulares.

     Las instituciones secretas dedicadas a la violencia son secretas porque ellas están de algún modo opuestas a las instituciones públicas dedicadas a la violencia. Varias agencias nacionales de espionaje están como ejemplo de esto. Un agente chino en EE.UU., por ejemplo, opera en secreto porque dentro de EE.UU. los chinos no son el poder público dominante.

     Otras sociedades secretas están dedicadas al crimen. A veces el delito es moralmente incorrecto, como el robo. Otras veces, el delito es simplemente la oposición a la tiranía. Si un grupo opuesto a la tiranía no tiene el poder suficiente para derrocar al tirano, ellos emprenden la guerra contra el tirano en secreto.

     A menudo las sociedades secretas no existen bajo ninguna forma de organización formal. En cambio ellas toman la forma de pensamientos en las mentes de la gente. Si bastantes personas comienzan a pensar (pero no a decir públicamente) que los poderes dirigentes están equivocados y tienen que ser sustituídos, entonces lenta pero ciertamente la oposición organizada comienza a desarrollarse.

     Éste es el caso de la Sociedad del Dragón Blanco. No existía como una institución formal sino que más bien tomó el lugar de un cambio radical en las mentes de los ciudadanos del mundo. Por medio de Internet, la gente intercambió información y comprendió que los actuales gobernantes tiránicos del planeta estaban planeando exterminar a más de 4.000 millones de personas y esclavizar a la mayor parte del resto. Estos tiranos estaban usando el asesinato, las mentiras, el soborno y otras formas de coacción contra la mayoría de los seres humanos para poner en ejecución sus objetivos egoístas.

     Los tiranos tenían sus propias organizaciones semi-secretas, conocidas como los Bilderberg, el Consejo de Relaciones Extranjeras y la Comisión Trilateral. Ellos tuvieron que esconderse de la mayoría, detrás de una muralla de mentiras, propaganda e intimidación, porque ellos sabían que no podían justificar públicamente su planeado genocidio.

     La Sociedad del Dragón Blanco está opuesta a la violencia y al secreto, y apoya el debate público sobre los planes secretos. Sin embargo, en la Naturaleza hasta un conejo se ve obligado a luchar si está a punto de ser comido por un zorro. Del mismo modo, la Sociedad del Dragón Blanco luchará, si es necesario, antes que permitir que 4.000 millones de personas sean asesinados. Nosotros por este medio desafiamos a los tiranos Occidentales dirigentes a un debate público sobre la futura dirección del planeta. ¿Qué tal, Rockefeller, Kissinger, Bush, Soros y compinches semejantes?: ¿están listos para un debate abierto?. Si no, eso significa que ustedes son el mal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario