BUSCAR en este Blog

martes, 2 de agosto de 2011

John Kaminski - El Fantasma de Ezra Pound


     En el sitio del escritor y periodista estadounidense John Kaminski (johnkaminski.info), que fue editor en varios periódicos, hay una sección llamada Los Cuentos de la Tribu. El número ocho, dice allí, relata el cuento de una banda de asesinos matando y robando a través del tiempo y del espacio, y se titula como lo hemos puesto en castellano. En su segunda parte pasa revista a un autor que expone el fraude de la demolición de las torres. El señor Kaminski, autor de al menos cuatro libros con sus ensayos, declara que está empeñado en un esfuerzo de denuncia de las malas prácticas de la funesta tribu, organizada en el mafioso sistema bancario internacional. "La fuerza que guía al judaísmo es el Talmud, y el Talmud es el corazón de la oscuridad en la historia humana", afirma. Declara que solía vivir en la costa del golfo de Florida, pero ha debido irse de allí por causa de los venenos que han arrojado en el Golfo de México los enajenados que están tratando de hacerse con el mundo mediante su destrucción (el "accidente" del derrame petrolero que comenzó el 20 de Abril del año pasado, día del natalicio del Führer).



El Fantasma de Ezra Pound
por John Kaminski



     El fantasma del fallecido poeta Ezra Pound nos alienta a echar una ojeada en la nebulosa biblioteca de nuestras propias mentes, específicamente en la sección suprimida por las escuelas públicas y los canales de televisión, así como por los sitios web de Internet más progresistas.

     ¿Ezra qué?. Pound fue el gran profesor que orientó las principales luces de una generación de literatos norteamericanos del siglo veinte: Ernest Hemingway, T.S. Eliot y todo ese grupo. Durante la Segunda Guerra Mundial Pound transmitió invectivas anti-norteamericanas y lanzó improperios contra el sistema bancario mundial. Él fue procesado por traición y pasó 13 años en un asilo para locos. Hoy, su mensaje es más profético que nunca.

     El fantasma de Pound cruza flotando por el aire un pasillo lleno de telarañas llevando mohosos tomos y abre un largamente olvidado folio: "Advertencias de un Sabio Egipcio en un Papiro (escrito en lenguaje) Hierático de Leiden", traducido por Alan H. Gardiner en 1909.

     "Egipto estaba en la angustia; el sistema social se había desorganizado; la violencia llenaba la tierra. Los invasores hacían una cacería entre la población indefensa; los ricos fueron despojados de todo y dormían a cielo abierto, y los pobres les quitaron sus posesiones. No es ninguna perturbación local la que está aquí descrita, sino un grande y aplastante desastre nacional. El Faraón estaba extrañamente inactivo".

     Notando que el consejero judío del Faraón interpretaba sus sueños, el fantasma sacó un rollo polvoriento, el famoso Papiro Ipuwer, y leyó:

     "Las ciudades están destruídas ...años de anarquía. La anarquía no parece acabar. Los peces mueren en los lagos y los ríos, y los gusanos, insectos, y toda clase de reptiles se multiplican prolíficamente".

     El fantasma de Pound comenta: "¡Qué acontecimiento tan extraño!. No se describe ninguna batalla; el Imperio no estaba siendo atacado desde fuera. La descripción se parece curiosamente a las Revoluciones comunistas francesas y rusas... los ricos fueron despojados de todo y dormían a cielo abierto. Hay también paralelos con la moderna Norteamérica... los peces mueren en los lagos y en los ríos... la anarquía no parece acabar".

     Él entonces lee un pasaje del historiador egipcio Manetón, del siglo quinto a.C.:

     "Un pueblo de origen vil venido desde el Este, que tuvo la audacia para invadir el país, que ellos dominaron principalmente por la fuerza, sin dificultad, y sin una batalla".

     Durante este período de 511 años, los judíos fueron príncipes en Egipto, tomando lo que ellos quisieron de los esclavizados egipcios, e incurriendo en su enemistad por su cruel arrogancia sobre la población traicionada. Al final, los líderes naturales de los egipcios lideraron una exitosa rebelión, y expulsaron a los Hicsos para siempre". Manetón escribe que después de que los Hicsos fueron expulsados, los egipcios castigaron a los judíos por su traición, y los esclavizaron de por vida en trabajos forzosos.

     Esto nos lleva al período de Moisés, cuando los judíos se quejaban de su dura suerte en Egipto. Antes de que ellos traicionaran a la nación con los Hicsos, habían disfrutado de toda libertad en Egipto, y era natural que ellos debían ser castigados por su traición. Más bien que soportar esta esclavitud, ellos presentaron una solicitud al Faraón para que se les dejase volver a Palestina, y reanudar su vida de bandidaje nómada”.

     Éste podría ser el primer caso registrado de lo que iba a suceder una y otra vez en el tiempo y que está aún sucediendo, con una elocuencia cegadora y sangrienta, en sitios como Gaza, Líbano, Iraq y otras partes, dondequiera que el Estado judío oculta sus intereses de la mirada del escrutinio público.

     Típico fue el destino de Babilonia. Nabucodonosor II, el gobernante más poderoso del mundo antiguo, había recibido muchas quejas sobre los bandidos judíos que operaban en Palestina y él llevó a 30.000 cautivos a Babilonia. Dentro de las cinco décadas siguientes Babilonia ya no existía.

     En un papiro encontrado en Oxirrincus, en Egipto, un romano llamado Hermaiscus es juzgado por traición, y aparentemente, como Hamán en el Imperio persa, él protestaba contra el poder creciente de los judíos. El papiro establece que en su defensa Hermaiscus dijo al Emperador Trajano: "Me angustia ver su gabinete y Consejo de Estado lleno de judíos". Por supuesto él fue ejecutado. ¿Cuántos otros gentiles han muerto de esta manera durante los siglos?.

     Y sí, Brutus y sus colegas senadores asesinaron a Julio César porque el tirano había hecho de los judíos un grupo privilegiado por encima de las leyes de Roma, exentos del servicio militar y de la mayor parte de las leyes del Imperio, casi al igual que los sionizados neoconservadores del propio Caligula de EE.UU., George W. Bush. El tráfico de oro entre las naciones era la piedra angular del poder internacional judío hace dos mil años, tal como hoy. Fue llevado a cabo so pretexto de ser una ocupación "religiosa".

     El instrumento literario del fantasma de Pound sólo puede ser Eustace Mullins [m. en Feb. de 2010], el ayudante de muchos años y protegido de Pound, quien ha llegado a ser con el transcurso de las décadas tan celebre y reverenciado como su mentor. Mientras Pound se creó la reputación literaria de ser el poeta norteamericano más auténtico del siglo veinte, Mullins —quien comenzó como el fiel ayudante del encarcelado Pound— ha hecho lo mismo por él en el área de revelar los secretos de la estafa que es la Reserva Federal y de hacer la crónica de la historia escondida de aquella cierta tribu, cuyas proezas ahora retomamos.

     La narrativa del fantasma en esta historia se deriva directamente de la Nueva Historia de los Judíos [New History of Jews] de Mullins, que escribió en 1968.

     Hace la crónica de la destrucción de una sucesión de naciones a través de los siglos, y la fórmula es escandalosamente similar. Pinta un cierto cuadro una y otra vez, y cuando usted ya ha oído suficiente de estos sorprendentes y suprimidos ejemplos de la Historia, usted habrá comprendido el mensaje.

     Por ejemplo, considere el destino de Gran Bretaña, el centro del mundo: “En repetidas oportunidades los reyes de Inglaterra, exponiéndose a la revolución si ellos se negaban, fueron obligados a expulsar a los judíos en respuesta a las demandas de las personas trabajadoras”, escribe Mullins.

     En Octubre de 1290, 16.000 judíos abordaron barcos, abandonando Inglaterra para vivir con sus compañeros parásitos en Francia, Flandes, Alemania y España. Ellos no fueron admitidos en Inglaterra durante 300 años, y durante ese período Inglaterra se convirtió en la mayor nación en el mundo.

     Los judíos finalmente tuvieron éxito en retornar a Inglaterra financiando una revolución para un fanático llamado Oliver Cromwell. Con fondos ilimitados a su disposición, Cromwell alquiló tropas y se apoderó del país. Él degolló al rey, Charles I, y comenzó una campaña de extorsión despiadada y crímenes contra la gente de Inglaterra. Aparentemente el partido de Cromwell era cristiano, y era llamado el de los Puritanos, pero de hecho era judío desde su mismo inicio, financiado con dinero judío para lograr recobrar una posición sólida en Inglaterra...

     Tan cruel fue la opresión de los cristianos por Cromwell y su grupo judío, que el pueblo inglés se rebeló y restauró al rey Charles II en el trono. La primera cosa que ellos exigieron consistió en que el monarca expulsara a los judíos, que Cromwell había llevado de vuelta al país.

     Un poco más adelante a lo largo de esta triste cronología de la Historia, Mullins escribe: Los judíos también eran temidos debido a su práctica de la medicina. En el año 833 los mahometanos prohibieron a los judíos adoptar la profesión de la medicina, y en 1335 el Santo Sínodo de Salamanca declaró que los médicos judíos entraban en esa profesión únicamente por las oportunidades que ella les ofrecía para matar a los cristianos.

     Y demasiado cerca de nuestro propio tiempo, el fantasma de Pound resume la infección en los poderes perceptuales colectivos de EE.UU.:

     En nuestras universidades, todo debe ser atribuído a uno de estos tres judíos: Marx, Freud o Einstein; por otra parte, a los instructores no se les permite dar clases. Cristo es una figura de diversión para los profesores de moda... Marx modernizó el concepto despiadado de la dictadura judía en su filosofía del comunismo. Fueron las investigaciones de Einstein las que condujeron a la invención de la Bomba del Infierno judía. Freud declaró la guerra contra la nobleza de la mente humana, insistiendo en que nuestra inteligencia sólo se encuentra en nuestros órganos reproductores y nuestros anos. Éste fue el fundamento de la "ciencia" de la Psiquiatría, aunque un gentil que vino más tarde, Carl Jung, encontrara que la gente podía ser ayudada si uno no hacía caso de la suciedad freudiana...

     Así, Jung descubrió que la psiquiatría judía podía ser muy perjudicial para la mente de un no-judío. Miles de no-judíos que se han puesto al cuidado de psiquiatras judíos se han vuelto irrecuperablemente locos, o se han suicidado. Esto era lo único que se esperaba. Los judíos también han desarrollado peligrosas nuevas drogas que inducen la locura en los no-judíos...

     ¡Lector! Usted puede contemplar ahora el estado actual de la "medicina moderna”.

     En este nutrido bombardeo de los medios que hoy llamamos el ciberespacio, demasiada información alternativa es presentada por inteligentes farsantes en todos los niveles, afirmando que no son los judíos, sino los sionistas; que no son los judíos, sino los neoconservadores; que no son los judíos, sino los comunistas; que no son los judíos, sino los Illuminati. Entérese, mi amigo. Todas aquellas etiquetas son sinónimos de judaísmo, que no es realmente una religión sino un proyecto criminal, que le permite a un grupo de gente manifiestamente alienado robar y matar a todos los demás, y ellos han sido tan astutos en ello DURANTE CINCO MIL AÑOS, que la mayor parte de las personas hasta ahora no lo notan.

     Por supuesto, esto se hace posible posible a través de su control del dinero, los medios y la medicina. Así es cómo ellos han esclavizado al mundo.

     Conociendo al judío”, escribe Mullins, “uno reconoce las pautas básicos del problema judío”.

1. El judío siempre está en un estado de guerra con todas las naciones civilizadas.

2. Cada judío es un agente del Estado de Israel.

3. El judío siempre sabe quién es él.

4. No importando qué ambiciones pueda usted tener, usted no puede comprender estos objetivos debido a la presencia de los judíos.

     Mullins, el fantasma en la vida real del legendario poeta Ezra Pound, explica esta aleccionadora lista más extensamente:

     Es la función de los judíos destruír sistemáticamente el hábitat y el estilo de vida de su pueblo anfitrión. Esto lo hace incapaz de resistir o de desalojar su parásita presencia. Al comienzo de esta relación biológica, es el judío la persona desplazada que busca un lugar para él mientras el anfitrión está seguro en su casa. Al establecer su presencia biológica entre el pueblo anfitrión, el judío trabaja furiosamente para sustituír el estilo de vida del anfitrión con un medioambiente totalmente sintético, adaptado a las necesidades y los objetivos del judío. Con precisión de araña, el judío teje su red sobre el pueblo anfitrión, usando la sátira, la pornografía y el propio sistema de comunicación de sus anfitriones para entramparlos en la red del judío. Cuando la red está completa, el anfitrión es incapaz de moverse y se encuentra a merced del judío, que no se demora en administrar su veneno fatal.

     Observen alrededor de ustedes. ¿No es exactamente lo que está sucediendo en el mundo hoy?. Tal vez usted podría preguntar a alguien en Palestina, a alguno que se esté desangrando...


***************************************************

LA VERDAD COMPLETA DE LA HISTORIA REAL

     "El Mal del 11-S" de Victor Thorn, el primer libro importante para implicar a Israel en el 11-S. ¡Finalmente un libro sobre el 11-S que realmente habla de los verdaderos autores de aquel sangriento fraude!.

     El nuevo éxito de ventas de Victor Thorn "El Mal del 11-S" se anuncia a sí mismo como "el libro más peligroso sobre el 11-S alguna vez escrito", y es exactamente así, porque hace volar la tapa de la supresión que hacen los medios de comunicación en cuanto a la participación judía en el mayor delito alguna vez perpetrado contra la gente norteamericana.

     Thorn, quien con su compañera Lisa Guliani ha hecho de su noticiario de Internet Wing-TV uno de los más respetables de la web, está rápidamente convirtiéndose en el Ralph Nader del movimiento 11-S [9/11 movement], después de sus célebres desenmascaramientos de falsos incitadores corporativos como Mike Ruppert y (el judío) Alex Jones. Thorn escribe:

     "Los ataques contra la ciudad de Nueva York y Washington DC hace casi cinco años fueron sólo el comienzo, y si no reconocemos totalmente quién es el verdadero enemigo y lo dejamos muerto en su camino ahora mismo, garantizo que en algún momento en el futuro cercano no tendremos otra oportunidad como ésta para salvarnos".

     ¿Qué hace el libro de Thorn que todos los otros voluminosos análisis del 11-S no hacen?. Señala con el dedo directamente al Mossad, a Israel y a los judíos en general. El crimen del siglo tiene muchos co-conspiradores. ¿Qué sucedió el 11-S?. Thorn escribe:

1. Las torres del World Trade Center no sufrieron un colapso debido a golpes de aviones o incendios. "...ellas fueron mutiladas por demoliciones controladas que fueron bien planeadas de antemano".

2. El Vuelo 77 no chocó contra el Pentágono.

3. El sitio del accidente en Pensilvania no fue causado por el Vuelo 93.

     Thorn enumera los mejores libros del 11-S que forman el núcleo de su investigación, y las fuentes de los investigadores empíricos más respetables del 11-S, aquellos que no vagabundean en explicaciones de una alta tecnología imaginaria. Sobresalen entre sus fuentes el autor Michael Collins Piper y el webmaster Michael Rivero, cuyo sitio whatreallyhappened.com ha proporcionado un paquete de noticias tan confiable y enfocado como cualquier sitio en la web.

     Con el mismo talento de persona común que elaboró su anterior libro, "11-S en Tela de Juicio" [9/11 on Trial], de tan fácil y valiosa lectura, Thorn crea complejos diálogos que desarrollan la absoluta ridiculez y salvaje traición que la historia oficial infligió a la gente libre en todas partes.

     ¿Por qué están Israel y el Mossad y los judíos en general todos detrás del truco del 11-S?. Thorn contesta con una revisión cuidadosa de toda la evidencia existente, comenzando con el sarcástico comentario de Netanyahu el día de la tragedia. "Es muy bueno", dijo él, refiriéndose al beneficio que el acontecimiento podría reportar a Israel.
     ¿Por qué fueron tantos israelíes arrestados en Estados Unidos poco después de los ataques en circunstancias sospechosas, y todos mágicamente liberados y enviados en aviones a casa a Israel?.
     ¿Y por qué el movimiento de escépticos del 11-S, liderado por falsos incitadores, mercantiles y pro-Israel, como Alex Jones y Meria Heller, permanece en silencio ante esta pregunta de suma importancia?.

     La interpretación de Thorn de cómo todo el movimiento de escépticos del 11-S ha sido “distraído en una serie de direcciones enrevesadas”, proporciona una importante lista de riesgos que esperan a los nuevos investigadores:

1. Vagas descripciones de los autores intelectuales de la guerra permanente, como el "Nuevo Orden Mundial”, se desvían y dejan de identificar a los verdaderos autores materiales.
2. Las personalidades de los medios populares insertan sus agendas en los movimientos de masas.
3. El uso de un líder religioso para describir exactamente lo que sucedió el 11-S, pero él deja de mencionar el punto más importante, a saber, quién lo hizo.
4. “Usar espías pagados de trastienda para infiltrarse en cada posible sitio de conversación [chat room], muros de mensajes y foros sobre el 11-S para crear tanto alboroto, interferencia, "ruido", y caos como sea posible, que constantemente ensucia y contamina la sopa, impidiendo efectivamente a la mayoría de la gente concentrarse en el papel central de Israel en el 11-S”.
5. Minucias, retórica y argumentos circulares “para conducir a la gente hacia un laberinto interminable de cuevas de conejo”.

     De modo que ¿quién llevó a cabo el 11-S?. Thorn escribe:
     “...El 11-S fue un acto complejamente planeado de terrorismo auspiciado por el Estado, tramado por un gobierno extranjero (Israel) al unísono con una facción ardientemente leal de neoconservadores locos que habían construído su madriguera en el Pentágono”.

     Este libro es todo lo que usted tiene que conocer pero que tuvo miedo de preguntar. Le ayudará a comprender que si usted no hace aquella pregunta, pronto será demasiado tarde. “El mal del 11-S es Israel”, declara rotundamente, y concluye su andanada con una lista muy larga de atrocidades israelíes, que concluye con... “El Talmud concede permiso a los judíos para hacer trampas, para robar, matar y engañar a los no-judíos”.

     De todos los análisis del 11-S que he leído hasta la fecha, este libro es el que más se aproxima a la narración completa de la verdad de la historia real, y pone los detalles sangrientos en su apropiado contexto histórico. Usted no leerá esta materia en ninguna parte en el así llamado movimiento de escépticos del 11-S.


No hay comentarios:

Publicar un comentario