BUSCAR en este Blog

lunes, 4 de julio de 2011

Wes Penre - El Control Judío Sobre la Industria del Espectáculo


     Desde el sitio www.illuminati-news.com hemos tomado y traducido, por consejo de uno de nuestro lectores, este interesante artículo del señor Wes Penre, creador y mantenedor del sitio dicho. Trata en él de ciertas informaciones que van develando las bambalinas del mundo del espectáculo, mayormente el de la música popular del mundo moderno occidental en sus diversas facetas, enfatizando en quiénes son los que manejan ese (para ellos) negocio, que en realidad es manifestación de la cultura. Dada la abundancia de referencias, lo que denota una investigación acuciosa, no merece este trabajo investigativo sino nuestro crédito y respeto por las valiosas conclusiones que de él se pueden desprender. Esperamos que los interesados en las manifestaciones artísticas contemporáneas saquen algún provecho de este interesante trabajo.



El Control Judío

Sobre la Industria del Espectáculo

por Wes Penre

23 de Diciembre de 2007

Bob Dylan en atuendo judío, fotografiado en Israel alrededor de 1971.


     Como he dicho en artículos anteriores, el área en la cual tengo el mayor rechazo de los lectores de mi sitio web es en de la industria de la música. La gente quiere creer que hay rebeldes del rock'n roll que hablan por nosotros y defienden nuestros derechos, como supuestamente lo hicieron en los años '60. Por lo tanto, la industria de la música debe ser el oasis en el enorme desierto donde por otra parte la corrupción, la avaricia y el poder gobiernan. Entonces, cuando señalo que la industria de la música (y el arte y el mundo del espectáculo en general) es uno de los principales recursos Illuminati, uno de los más importantes, recibo correos electrónicos de gente furiosa que piensa que estoy fuera de lugar.
     Siento decir que lamentablemente no lo estoy. No hubo ninguna revolución del rock'n roll auténtica, sino sólo una revolución controlada. Pues aquellos que han seguido mi investigación y han leído las actualizaciones, saben que los Illuminati superiores en esta dimensión de la realidad son judíos jázaros y sionistas. Ellos son los que, siguiendo su Sagrada Escritura, el Talmud, se han puesto en el poder sobre el resto de nosotros, controlando el dinero y la gran industria, y han decidido reducir la población mundial hasta aproximadamente unos 500 millones. Para ser capaces de hacer esto, ellos tienen que usar diferentes medios, como mantener al mundo en guerra a cualquier costo, crear virus mortales como el VIH y el Ébola, controlar el clima de modo que puedan crear terremotos, tornados, etc., a voluntad, poner virus de cáncer en las vacunas y más... [Aquí quiero hacer un importante descargo: Aunque este planeta esté dirigido por la Conspiración Judía, quiero enfatizar que este artículo NO es un ataque contra el judío medio de la calle, que no tiene parte en este complot contra la Humanidad. Hablo de los judíos talmúdicos, los judíos jázaros, que están en la élite del Poder, dirigiendo este planeta detrás de la escena. Ésta es una afirmación muy importante. Sé a ciencia cierta que el "judío promedio", que se da cuenta de este complot, reacciona de la misma manera que usted y yo lo hacemos: ¡ellos se oponen firmemente a eso!].
     Pero ellos también tienen que tener un plan para después de que hayan asesinado a la mayor parte de nosotros, de modo que la población que sobreviva pueda ser fácilmente controlada. Esto lo hacen alimentándonos con propaganda 24 horas al día. Usted no puede escaparse de ello, a menos que usted construya una cabaña en los bosques y viva sin electricidad y desconectado del resto de la sociedad.
     Así que pensemos en eso. Si usted fuera ellos, ¿cuáles pensaría que serían las industrias más valiosas a controlar, con el objetivo de lavarle el cerebro al mundo en su conjunto, además del control de los bancos y el flujo de dinero?. Bien, serían los medios de comunicación, ¿verdad?. Y con medios quiero decir no sólo las noticias de televisión y los periódicos. Con medios quiero decir también la industria cinematográfica, la industria de arte y la industria de la música. En otras palabras: todos los medios que puedan alcanzar a millones de personas a la vez.
     Si los Illuminati no pensaran de esta manera, ellos serían muy estúpidos, y usted podría culparlos de muchas cosas; pero ellos no son estúpidos. Así que por lo tanto tenemos que dar por hecho que ellos poseen la música y las industrias cinematográficas también, ¿verdad?. Al menos tiene sentido. Y si ellos poseen estas industrias, ¿piensa usted que ellos permitirían que rebeldes verdaderos influyeran sobre la población mundial, a menos que, por supuesto, aquello convenga a su agenda?.
LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN QUE LOS JUDÍOS POSEEN
     Así ahora entendemos que lógicamente la industria del arte está poseída por la mafia Illuminati, que está conformada por judíos talmúdicos y sus marionetas. Hasta aquí, son sólo presunciones. ¿Cómo podemos demostrar que la industria del arte está poseída por aquella misma gente?.
     No es difícil demostrarlo. Sólo toma unos minutos de investigación y las piezas comienzan a calzar. Eche un vistazo a lo siguiente: aquí hay una lista de siete actores principales de los medios. ¿Y adivina qué? Todos ellos son judíos.
   Hoy, siete judíos norteamericanos dirigen la gran mayoría de redes de televisión estadounidenses, la prensa impresa, la industria cinematográfica de Hollywood, la industria editora de libros y la industria de la grabación. La mayor parte de estas industrias están reunidas en grandes conglomerados de medios, dirigidos por los siguientes siete individuos:

Gerald Levin, Director Ejecutivo (CEO) de AOL Time Warner;
Michael Eisner, Presidente y Director Ejecutivo de Walt Disney Company;
Edgar Bronfman Sr., Presidente de Seagram Company Ltd.;
Edgar Bronfman Jr, Presidente y Director Ejecutivo de Seagram Company Ltd. y jefe de Universal Studios;
Sumner Redstone, Presidente y Director Ejecutivo de Viacom, Inc.;
Dennis Dammerman, Vice-Presidente de General Electric;
Peter Chernin, Presidente y Jefe de Operaciones de News Corporation Limited
[Washington Post, 24.11.2003].

     Estos siete hombres judíos colectivamente controlan ABC, NBC, CBS, Turner Broadcasting System, CNN, MTV, Universal Studios, MCA Records, Geffen Records, DGC Records, GRP Records, Rising Tide Records, Curb/Universal Records e Interscopes Records.

     Un buen número de periódicos independientes grandes son poseídos también por intereses judíos. Un ejemplo es el magnate de medios Samuel I. Newhouse, quien posee dos docenas de diarios desde Staten Island a Oregon, más el Sunday Supplement Parade, el consorcio de revistas Conde Nast, que incluye a Vogue, The New Yorker, Vanity Fair, Allure, GQ y Self; las firmas editoriales Random House, Knopf, Crown y Ballantine, entre otras, y franquicias de televisión por cable con más de un millón de suscriptores.
     Si Michael Eisner pudiera retirarse de Disney mañana, la compañía permanecería en manos de Shamrock Holdings, cuya oficina principal está localizada ahora en Israel.

LA INDUSTRIA DEL ESPECTÁCULO DOMINADA POR JUDÍOS
     Ahora sabemos a ciencia cierta que las principales industrias del espectáculo, las realmente importantes, son poseídas por judíos, exclusivamente; pero esto no se detiene allí.
     La industria del espectáculo (la cual por simplificar llamaré la Industria, pero en realidad me refiero a los medios dominantes, a la industria cinematográfica, a la industria de la música y a la industria del arte, si no especifico otra cosa) parece favorecer a artistas, productores y gerentes judíos. Detrás de las más exitosas estrellas de rock o de cine hay un judío, y un gran porcentaje de artistas es también judío. Esto es particularmente interesante si consideramos que la población judía mundial es sólo un fragmento de la población total. Según un sitio web judío [Judaism 101, http: // www.jewfaq.org/populatn.htm], hay aproximadamente entre 13 y 14 millones de judíos en el mundo, comparado con una población mundial de alrededor de 6 mil millones de almas.
     Como podemos ver si vamos a Answers.com [http://www.answers.com/topic/list-of-jewish-american-musicians-1], concentrándonos sólo en los músicos norteamericanos, muchos de los músicos más influyentes en la historia moderna han sido judíos. Los ejemplos son (y he añadido unos cuantos nombres no mencionados en Answers.com también, porque estas personas son judíos relevantes):

     Elvis Presley,  Lou Reed,  David Lee Roth,  Alice Cooper,  Neil Sedaka,  Paul Simon,  Art Garfunkel,  Barbra Streisand,  Jeff Beck,  Tiny Tim,  Michael Bolton,  Eric Carmen,  Sammy Davis Jr.,  Neil Diamond,  Bob Dylan,  Leonard Cohen,  Ramblin’ Jack Elliott,  Arlo Guthrie,  Billy Joel,  Carol King,  Barry Manilow,  Bette Midler,  Phil Ochs,  Joe McDonald (Country Joe & the Fish),  Robbie Krieger (The Doors),  Max Weinberg (Bruce Springsteen’s E-Street Band),  Roy Bittan (de E-Street Band de Bruce Springsteen),  Slash (Guns & Roses),  Gene Simmons and Paul Stanley (Kiss),  Cass Elliot (The Mamas and the Papas),  Leslie West (Mountain),  Mike Bloomfield (Paul Butterfield Band y guitarrista de Bob Dylan),  Peter Yarrow (Peter, Paul & Mary),  Joey Ramone (Ramones),  Jakob Dylan (The Wallflowers),  Phil Spector,  Allen Ginsberg,  Marc Knopfler (Dire Straits),  Marc Bolan (T-Rex),  Manfred Mann,  Donovan P. Leitch (conocido como Donovan,  quien tuvo un súper-éxito con “Universal Soldier” de Buffy St. Marie en los '60),  Burt Bacharach,  Leon Russell...

     Ésta es sólo la punta del iceberg; la lista sigue y sigue. De manera que si usted incluye a músicos clásicos, músicos de jazz y productores de película, la lista será muy larga. Para demostrar adicionalmente mi argumento, aquí está una declaración del biógrafo de Leonard Bernstein (director de orquesta judío de reconocimiento mundial), Joan Peyser:
     «Mientras más uno conoce sobre Bernstein, más complicado es retratarlo como un judío. Capaz de trabajar productivamente con anti-judíos, él todavía conserva un lugar en su corazón para sus semejantes judíos, que él dice que encuentra superiores a todos los otros. "Él es muy intransigente en cuanto a que la música sea judía" (dice el director y compositor Gunther Schuller). "Es importante para él que un compositor sea judío, que un ejecutante sea judío. Él me dijo que Triplum, mi composición, tiene un alma judía. Esto se supone que es un elogio. No soy judío. Cuando Lenny dice, ‘Usted casi puede ser judío’, esto es considerado por él como uno de los más grandes elogios’”» [Peyser, J., 1987, p.409].

MÚSICA JAZZ
     La música jazz en particular fue dominada por artistas judíos, al grado de que casi todos los músicos de jazz famosos de su tiempo eran judíos. El monopolio judío de Tin Pan Alley [agrupación neoyorkina de productores musicales y compositores desde 1885 hasta los años '30] en la industria musical fue sólido durante décadas. Como H.F. Mooney señala:
     “Hacia 1941, el monopolio virtual de la ASCAP (American Society of Composers, Authors and Publishers, organizada en 1914), que había protegido prácticamente el predominio de Nueva York en el mercado de la música, fue roto mediante un proceso judicial. La consiguiente apertura de los canales de difusión y grabación a compositores y editores no afiliados a la ASCAP, muchos de ellos desconocidos fuera del establishment musical convencional de Tin Pan Alley… marcó el final de una era de compositores predominantemente de la refinada Nueva York. Éstos habían sido… en un grado considerable judíos. ...Tales judíos de Nueva York, como Harold Arlen, George e Ira Gershwin, Jerome Kern, Vernon Duke (nacido Dukelsky), Herman Hupfeld y Vincent Youmans, habían producido una música reflexiva, refinada y delicada, a menudo usando tonos menores de la tradición del canto litúrgico. Sus conceptos melódicos influyeron en instrumentistas de jazz "blanco" –ellos mismos con frecuencia judíos–, conceptos que fluían con creciente facilidad por los quejumbrosos pero delicadamente mesurados saxofones de Benny Kreuger a principios de los años 1920, y de Frank Trumbaujer a Stan Getz, y por los clarinetes arábigos de Benny Goodman y Artie Shaw”. [Mooney, H. F., 1972, pp. 258-259].
     Los judíos también se destacaban en la supervisión de la vida del jazz de la comunidad Negra, incluyendo el control de clubes musicales en los vecindarios Negros en muchas ciudades norteamericanas. “La invasión de la comunidad Negra por los señores del crimen organizado conectados con el dinero del centro de la cuidad”, nota Ted Vincent, “fue ciertamente la más sensacional contribución a la pérdida de la supervisión Negra de los salones de baile y de los teatros de barrio” [Vincent, p.176].
     Sumado a esto, tenemos a los "judíos de armario”, que son aquellos que han cambiado sus nombres para esconder sus orígenes judíos por diferentes razones. Sin embargo, si el apellido no parece ser judío, el nombre puede ser una pista: nombres como David, Jakob, Samuel, Joseph, etc. No es que los artistas judíos sean una mayoría en la Industria, pero hay un número aplastante de ellos en posiciones encumbradas, donde pueden influír sobre una cantidad enorme de gente, y aquellos que no son judíos tienen que adaptarse a las leyes y regulaciones judías, y también estar preparados para ser fastidiados, como veremos.

ORÍGENES JUDÍOS DEL ROCK'N ROLL Y DEL RHYTHM & BLUES
     ¿Y el rock and roll?. La cimentación judía continuó. “El más famoso e importante (disc-jockey de rhythm and blues)”, señalan Steve Chapple y Reebee Garofalo, “era Alan Freed, el padre del Rock'n Roll… Freed se acreditó con la co-escritura de quince éxitos de rock and roll, incluyendo "Maybelline" de Chuck Berry, pero él sólo hizo un poco más que promover cualquiera de ellos”. [Chapple, p.56-57] Una biografía de Freed indica que “hacia 1956, no había ningún nombre más grande en el rock and roll que Freed, excepto Elvis Presley [quien era judío también, nota del redactor]”. [Jackson, p. ix] (Otro de los más conocidos primeros disc-jockeys de EE.UU. fue el también judío Murray el K, alias Murray Kaufman).
     Como Syd Nathan, el dueño de King Records, dijo una vez, “¿Quiere usted estar en el negocio de los discos? La primera cosa que usted tiene que aprender es que cada uno es un mentiroso”. [Wade, p.60] “Las primeras compañías de rhythm and blues fueron dirigidas por una confraternidad de judíos… Ellos eran rudos y astutos –algunos dicen inescrupulosos– y fueron alternativamente amados, despreciados, respetados y temidos. La profunda ligazón de estos forasteros culturales incitó a un no-judío, con un suave reproche en su voz, a comentar que el yíddish era la segunda lengua de la industria disquera” [Cohodas, N., p.3-4, 2000].
     Hay varios artistas que han sido estafados por codiciosas casas discográficas judías, cuyos dueños eran empresarios judíos. Muchas de aquellas víctimas han sido Negros, mucho más que cualquiera. Unos cuantos ejemplos de músicos que han sido estafados por la industria musical judía, algunos de los cuales entablaron demandas judiciales, son: Little Richard, Chuck Berry, Howlin’ Wolf, Muddy Waters, Willie Dixon y Bo Diddley. Los Rolling Stones una vez demandaron a su gerente judío, Allen Klein, por 29 millones de dólares. [Sandford, p.164]. Christopher Sandford indica que “En el verano [el cantante de los Rolling Stones Mick] Jagger era incapaz de mencionar el nombre de su manejador [Klein] sin perder la calma. Más tarde él dio una entrevista en la cual declaró: "La mitad del dinero que he ganado ha sido robada. La mayor parte de los artistas en el mundo del espectáculo sufren la misma clase de cosa… Todos son impertinentes y parásitos. Hay muy pocas personas honestas en la profesión.” [Sandford, p.139]

     Pero el Talmud dice muy claramente que para un judío está absolutamente bien engañar y mentir a un goy (no-judío) y que no tiene que pagarle el salario debido por su trabajo. Aquí hay algunos pasajes de ese libro encantador, que declara que los judíos son humanos y los no-judíos no lo son, y que los no-judíos son solamente ganado y deberían ser tratados como tal:

     Está bien el engañar a los no-judíos. Un judío no tiene que pagar a un Gentil (“Cuthean”, que significa un no-judío) el salario que le debe por su trabajo (Sanedrín 57a).
     “Los judíos siempre tienen que tratar de engañar a los no-judíos” (Zohar I, 168a).
     “A cada judío se le permite usar mentiras y perjurio para llevar a un no-judío a la ruina” (Babba Kama 113a).

MÚSICA FOLK EN LOS AÑOS '60
     Si nos trasladamos a la época de la música Folk de los años '60, vemos que también estaba totalmente dominada por los judíos. Israel Young dirigió el Folklore Center en Greenwich Village de Nueva York en los años '60. Fred Weintraub era propietario del famoso club nocturno Bitter End (Final Amargo). Manny Roth dirigió el Café Wha?. Entre los principales cantantes judíos de música folk de la época estaban Bob Dylan, Phil Ochs, Jack Elliott, Peter Yarrow (de Peter, Paul, y Mary), David Blue (Cohen), y dos (Fred Hellerman y Ronnie Gilbert) de los cuatro Weavers. El cantante de balada Leonard Cohen tenía un abuelo que fue el primer presidente del Congreso Judío Canadiense. Moe Asch (cuyo padre, Sholem, era “el escritor yíddish más ampliamente leído del siglo veinte”) [Goldsmith, P., p.1] encabezó Folkway Records, el sello que realizó grabaciones de Woody Guthrie, Pete Seeger (gerente: Harold Levanthal), Doc Watson, Leadbelly (artista de blues negro), Josh White, el poeta Negro Langston Hughes e intérpretes étnicos de todo el mundo. (La esposa de Woody Guthrie, Marjorie Gleenblatt Mazia, era judía, y su hija, Cathy Ann, fue “educada como judía” [Pollak, O, p.12].
     Guthrie incluso vivió con Marjorie en un vecindario judío en Coney Island. Asch entró en el negocio de las grabaciones por un contacto con David Sarnoff, el jefe ocasional de NBC-RCA. [Goldsmith, P., p.60]. Una versión posterior de Folkways fue Verve/Folkways, que presentó a Tim Hardin, Richard Havens, y los artistas judíos Laura Nyro y Janis Ian. (El nombre original de Nyro era Nigro, y su nombre fue cambiado por temor a que la gente pudiera llamarla “Negro”) [King, T., 2000, p.73].
     Bob Dylan es un judío de pura sangre; sus dos padres eran judíos, y su verdadero nombre es Robert Zimmerman. El manejador que puede llevarse el crédito de hacer conocido a Dylan es probablemente el judío Albert Grossman [<http://en.wikipedia.org/wiki/Albert_Grossman>], un despiadado hombre de negocios de mala reputación. Él más tarde se hizo dueño de Bearsville Records. Grossman ayudó a George Wein (judío) a organizar el primer Festival Folk de Newport, en 1959, un festival que llegó a ser importante para la música folk.

     Es interesante ver cómo Bob Dylan se rodea de amigos y músicos judíos, como (el escritor) Allen Ginsberg, Mike Bloomfield, Tiny Tim y Robbie Robertson, por nombrar unos pocos. Él incluso señaló que Ginsberg era el más grande poeta que jamás hubiera existido, y a menudo ha elogiado a artistas y músicos judíos antes que a no-judíos. El Talmud dice que no hay nada malo en engañar y juguetear con los goyim (no-judíos) y estafarlos. Dylan no es ninguna excepción. Él robó, engañó y traicionó donde pudo al principio de su carrera para alcanzar la fama que deseaba de manera obsesiva. Él usó a músicos famosos como Joan Báez para fomentar su carrera, teniendo incluso amoríos con ella, para luego, cuando él no la necesitó más, a la manera judía talmúdica, abandonarla y casarse con una judía, Sara Lowndes. Además, él robó canciones e ideas de otros músicos y las grabó como propias. Ejemplos son “Blowing in the Wind”, la versión especial que él grabó de la canción tradicional “House of the Rising Sun” y "Baby Let Me Follow You Down”. Él también tomó en préstamo una colección discográfica entera de una persona para usarla como inspiración, sin devolverla. No hasta que el dueño, juntos con un tipo enorme llamó a la puerta de Dylan para recuperar la colección de discos, Dylan lo devolvió, evitando una paliza brutal hablándole suavemente al tipo rudo [Bob Dylan: Chronicles Vol.1].
     Al comienzo de la carrera de Dylan, “cuando la madre de una novia desafió sus mentiras y dijo que ella pensaba que Zimmerman era su verdadero nombre, él la llamó antisemita, como si una mera descripción de la verdad fuera intolerancia” [Rubin, p.94]. Dylan, a pesar de que desde temprano en su carrera escondió su pasado judío y fabricó varias mentiras sobre su historial (él era de Oklahoma, etc.), se afilió a la fraternidad judía Sigma Alpha Mu en la Universidad de Minnesota en 1959 [Scaduto, p.26]. Después de hacerse rico y famoso cantando acerca de la justicia social, en los años '80, un editor suyo, A. J. Weberman, declaró que el famoso cantante “es un ultra-sionista. Él está recorriendo el circuito para juntar dinero para Israel. Él ha dado grandes sumas de dinero a Israel a nombre de Abraham Zimmerman” [Spitz, p.430].
     Newsweek y Time reportaron que Dylan en efecto había donado dinero al Estado judío, e incluso a la ultraderechista Liga de Defensa Judía (JDL) [Spitz, p. 407]. Un biógrafo suyo, Anthony Scaduto, notó tempranamente, en 1971, «En este escrito, la búsqueda de Dylan de la salvación personal parece estar completando el círculo, volviendo a la religión de sus padres. Bob ha comenzado a estudiar el judaísmo y el idioma hebreo. Dylan, que resulta ser tan Géminis, entusiasmado por todo, ha hecho varios viajes a Israel el año pasado para ‘oler la brisa’ como sus amigos dijeron. Se dice que él ha donado algunos de sus fondos para ayudar a apoyar al menos un kibbutz allí. El cantante de música folk Theo Bikel (también judío, y militante sionista) añade: "Dylan me ha dicho que Israel parece ser uno de los pocos lugares que quedan en el mundo donde la vida tiene algún sentido". Él incluso ha asistido a varias reuniones de la militante Liga de Defensa Judía. El jefe de la JDL, Meir Kahane, (acusado por muchos, incluso judíos, de ser un racista y fascista) dirá sólo que Dylan "ha venido un par de veces para ver todo en lo que estamos" y ha prometido donar dinero a la organización. Dylan rechaza hablar de ello» [Scaduto, p.274].

     Otro empresario judío, Maynard Solomon, dirigió otro importante sello discográfico, Vanguard, orientado hacia la música folk, que presentó a Joan Báez, Buffy St. Marie y Eric Anderson, entre otros. Otro sello folk en Chicago, Flying Fish, fue fundado por Bruce Kaplan. Intérpretes musicales populares judíos son muchos y variados, incluyendo a los Beastie Boys (“ampliamente reprendidos por glorificar el sexo y la violencia”) [Anderson, 1991, p. 173], Bette Midler, Billy Joel, Barry Manilow, Randy Newman, Carly Simon (uno de los herederos de la fortuna de la casa editora Simon-Schuster), Helen Reddy, Lesley Gore, David Lee Roth de Van Halen, Lou Reed (“Take a Walk on the Wild Side”), [Bell, I., 1º-6-'93, p.12] y Mountain's Leslie (Weinstein) West. Donald Fagen co-fundó Steely Dan. Marty Friedman de Megadeth es judío, como lo es Peter Green de Fleetwood Mac, Marty Balin de Jefferson Airplane, Marc Knopfler de Dire Straits, Paul Stanley (Stanley Eisen) y Gene Simmons (nacido Chaim Whitz en Haifa, Israel) de Kiss, Perry Farrell (Perry Bernstein, hijo de un comerciante de diamantes) de Jane's Addiction, Kevin Dubrow (cantante principal de Quiet Riot), Slash de Guns 'n Roses, Geddy Lee (nacido Gar Lee Weinrib, de Rush), Eric Bloom (cantante principal de Blue Oyster Cult), Robbie Robertson, Warren Zevon, Jeff Beck, Mick Jones (de The Clash), Gavin Rossdale (líder de Bush), Jay (Blatt) and the Americans, Marc Bolan de T-Rex, Manfred Mann (Lubowitz), Norman Greenbaum, Phranc (una lesbiana judía cantante de música folk), y Howard Kaylan y Mark Volman de The Turtles. Y así sin parar. El interés judío en el asunto registra que la madre de Tiny Tim era judía, la madre de Donovan era judía, el padre de Cyndi Lauper es judío, la madre de Country Joe MacDonald es judía, el padre de Dee Snider de Twisted Sister era judío, y así suma y sigue. [Jewhoo, 2000; Boucher, G., 17-4-'01, p.62; Taylor, L., 27-12-'00, p. F5]. (Incluso el ganador de la Competencia de la Canción de Eurovisión 1998 –un espectáculo mirado por 100 millones de personas en 33 países– fue el transexual israelí Dana International, nacido Yaran Cohen).
     ¿Es usted no-judío?. ¿Quiere triunfar en el negocio de la música?. Mejore sus posibilidades aprendiendo yíddish:
     «Incluso los gentiles aprendieron a condimentar su lengua con una pizca de yíddish, la lengua vernácula de la industria. Courtney Love, no mucho antes de su propio debut en un sello importante, en Geffen Records, comenzó a estudiar duro con la ayuda de Leo Rosten Las Delicias del Yíddish. "Voy a hacer volar las mentes de todos aquellos shemedricks en la casa discográfica", dijo Courtney. Ella incluso se referiría a veces a su disputa con Kat (de la banda femenina Babes in Toyland) sobre quién fue la primera en llevar puesto un vestido baby-doll en escena, como "esa shmatte" controversia» [Karlen, N., 1994, p.146].
     Más Judíos: La revista "biblia" de la música rock and roll, "Rolling Stone", fue fundada por el empresario judío Jann Wenner. Wenner es también “la única persona importante" detrás del Salón de la Fama y Museo del Rock and Roll de Cleveland [Hinckley, D., p.9]. Joel Siegel, más tarde un importante crítico de cine, fue también “el primer reportero de rock and roll de televisión” [Slewinski, C., 23-3-'99, p.102].
     “Para mi sorpresa”, escribe el autor judío Michael Billig, “la canción, después de la famosa música pop, se reveló como 'música judía’, desde (Elvis) Presley, pasando por los sonidos suaves de The Drifters, hasta el productor Phil Spector. Mucha de la música rebelde que yo había amado en mi juventud y que pareció ser una ventana a un mundo extraño y peligroso, resultó ser un producto del vecindario familiar. La sorpresa se mezcló con el placer” [Arnot, C., 4-10-2000, p.6].

LOS JUDÍOS DETRÁS DE THE BEATLES
     ¿Y qué hay acerca de los Beatles, el grupo de Liverpool que cambió el mundo con su música? Oh, sí, ellos tenían cercanas conexiones judías también. Brian Epstein, su agente/gerente y Sid Bernstein, su promotor, eran ambos judíos.
     Brian (Epstein) cedió a Dick James (un editor musical) el 50% de los honorarios de publicación de Lennon y McCartney por nada. Esto lo enriqueció más allá de la imaginación en dieciocho meses” [Brown/Gaines, 1983, p.186]. Después de la muerte de Epstein, en 1969 James vendió los derechos de las canciones de The Beatles sin que ellos lo supieran. “Fue el trato más discutible que proviene de la era Epstein-James. Los Beatles estaban enojados por lo que ellos consideraron como una traición” [Coleman, p. 306]. Marc Elliot señala que James vendió “sus acciones en Northern Songs al célebre (magnate de los medios judío británico) Lew Grade, conocido en la industria cinematográfica como Low Grade (Grado Bajo)” [Elliot, p.158]. Epstein también tenía “buena comunicación” con el hermano de Grade, Bernard Delfont, “uno de los zares de la industria del espectáculo de Londres” [Coleman, p. 245-246].

WOODSTOCK
     El hito que fue el festival musical de Woodstock en 1969 fue la inversión empresarial de cuatro jóvenes judíos: Joel Rosenman, John Roberts (heredero de una fortuna farmacéutica), Artie Kornfeld y Michael Lang. La persona contratada para llevar adelante todo el proyecto fue Stanley Goldstein. Mel Laurence (nacido Melvin Bernard Lachs) fue también el Director de Operaciones para los creadores del festival, Woodstock Ventures. Bert Cohen, de Concert Hall Publications, pronto se integró al equipo de producción para varias tareas [Spitz, 1979]. El primer empleado de Empresas Woodstock fue Rene Levine, un revisor contable, y otro judío, Alex Jaffee, fue el contable de la compañía. En un capítulo del libro llamado “Sobornando el Movimiento Underground” Joel Rosenman recuerda cuando él y los otros miembros del equipo de inversión de Woodstock Ventures fueron al periódico de "contracultura" East Village Other de Greenwich Village para sobornarlos y garantizar así que los miembros prominentes de aquella comunidad anticapitalista no causarían problemas con la explotación económica de la supuestamente antimaterialista Generación del Amor. El afamado agitador radical (y judío) Abbie Hoffman exigió 10.000 dólares a Empresas Woodstock, “o el festival de mierda que ustedes están planeando va a terminar en su culo” [Rosenman/Roberts/Pilpel, p. 102].
     El desastroso festival de Woodstock 1999 también fue encabezado por Michael Lang, junto con John Scher. Terminó en amotinamiento, vandalismo, heridas, detenciones y delitos sexuales. [Morse, S., 27-7-'99].
     Las estrellas musicales no-judías, atrapadas en la trama judeocéntrica del mundo musical, a menudo apoyan intereses etnocéntricos judíos/israelíes en nombre de sus amigos y gerentes judíos. Entre el antiguo establo Geffen, por ejemplo, en 2002 una noticia señaló que Don Henley, de Eagles, hacía una “donación de 7.900 dólares de la venta (de su guitarra en subasta) a la Federación Judía de Dallas para usarlos en apoyar a Israel y a organizaciones judías” [Top Forty Charts, 12-6-'02]. Ese mismo año, el Jewish Week se preguntó: "¿Qué hace una de las mayores estrellas de rock del mundo en una cena a beneficio judía?. La respuesta vino el lunes por la noche cuando Bono, voz y letrista e impulsor de la fabulosamente popular banda U2, se convirtió en la primera personalidad del rock and roll en recibir el Premio Humanitarian Laureate del Centro Simón Wiesenthal” [Jewish Week, 22-11-'02]. (Ese mismo año, el periódico israelí Ha’aretz reportó que el nuevo Centro Wisenthal de "Tolerancia" en Jerusalén fue construído sobre un cementerio musulmán).
     En el mundo del rock and roll, que es tan excesivamente judío, hay aparentemente diferentes niveles de lo que es considerado moralmente ofensivo, incluyendo la advertencia habitual: Usted No Ofenderá a los Judíos (¿y a los otros, especialmente a los cristianos? No hay problema). Como Leah Garchik escribió en 2002, «Marilyn Manson revela en el nuevo libro de Rolling Stone "Nación Tatuaje: Retratos del Arte Corporal de Celebridades”, que el manejador de Madonna, que estaba pensando en fichar a Manson, llamó al manejador de Manson para preguntar si el rockero tenía una esvástica entre sus muchos tatuajes. "Por supuesto que no", dijo el manejador de Manson. "Uno de los miembros de la banda es judío". "Ah, está bien", dijo el manejador de Madonna. "No tenemos ningún problema con el satanismo, pero no podemos tratar con ninguna clase de nazismo"» [Garchik, L., 7-11-'02, p. D14].

EL PUNK ROCK
     El "padrino del punk”, gerente y "cerebro" de la banda germinal de "punk" Sex Pistols, era Malcolm McLaren de Gran Bretaña. Él era también el gerente de las New York Dolls, de Adam Ant y de Boy George. Según el vocalista de Sex Pistols Johnny Rotten, su gerente era “el hombre vivo más malo” [Harris, M., 19-8-'94, p. 11; Shaw, D., 16-12-'99, p.5]. McLaren “fue criado por su abuela materna, la Sra. Corre, una mujer formidable de una familia judía sefardita muy rica” [Barbero, L., 22-12-'91, p.8]. Los anarquistas Sex Pistols, señala el London Independent, fueron “traídos a la existencia muy cínicamente por Malcolm McLaren como un truco publicitario para promover la venta de ropa fetichista y otros dispositivos diseñados y vendidos por él mismo y por Vivienne Westwood” [Graham-Dixon, 19-8-'95, p.2]. (The Ramones son también candidatos a ser la banda punk más influyente. El líder de los Ramones, Joey Ramone –nacido Jeffrey Hyman– es también judío) [Taylor, L., 27-12-'00, p. F5].

MÚSICA RAP
     El judío Howie Klein fundó el sello de "punk" rock "415". Joseph Heller, anteriormente de Heller-Fischel, organizó espectáculos de Styx, Electric Light Orchestra, Boz Scaggs, y una variedad de otros artistas. “Él representó a talentos del rock de primer nivel como Van Morrison, The Guess Who, Marvin Gaye, War, Elton John y Pink Floyd” [Snyder, N., 19-2-'01]. Desenvolviéndose tan peligrosamente como le fue posible para hacer dinero, Heller finalmente fue atraído hacia una relativa mina de oro, basada en el ghetto Negro, el "gangsta rap”. Él co-fundó Ruthless Records y manejó al grupo pionero de rap NWA (Niggaz With Attitude) desde sus inicios. El género musical del gangsta rap, indica Jory Farr, “abunda en misoginia, así como en rabia anti-homosexual y por discriminación racial…. (Era) la música perfecta para un estilo de vida agobiado… con advertencias de traición, asesinato, venganza, y una corta vida corta” [Farr, p.70].
     “Creí que el rap llegaría a ser la música más importante de los años noventa”, dijo Heller, “…(pero) usted no puede vender dos millones de discos de rap a muchachos en el centro de la ciudad. Ésa es una manera de vender 200.000. Usted tiene que promoverla entre los muchachos Blancos” [Farr, p. 68, 71]. Heller contrató a Ira Selsky como su abogado corporativo y a un jefe de seguridad nacido en Israel llamado Michael Klein para alejar a los Negros enfurecidos y explotados que literalmente recorrían su oficina amenazando con matarlo. La estrella de rap Ice Cube incluso amenazó a Heller en una de sus canciones grabadas, impulsando a la Liga Anti-Difamación (judía) a señalarla como anti-judía. Ruthless Records  lanzó al mercado un dúo judío de rap llamado Blood of Abraham. Como señaló Chuck D, el vocalista del grupo de rap Negro Public Enemy, “no hay ninguna manera de ser adiestrado en los elementos más sórdidos del negocio de la música que está en la calle; eso está reservado para las salas de conferencias” [Chuck D, p.85]. Aquellas reminiscencias de Chuck D sobre el comportamiento "de sala de conferencias" incluyen a Lyor Cohen (gerente de Rush Productions, un israelí); a Al Teller, un ejecutivo de MCA cuyos padres murieron en el Holocausto; a Steve Ralbovsky de CBS; a Bill Adler (un publicista), y a Rick Rubin de Def Jam Records. (El comerciante judío de diamantes Jacob Arabo ha hecho noticia como un comerciante favorito de joyería de la gente del rap Negro que procura simbolizar la riqueza y el poder, o, como el New York Times dijo, “el joyero que le da su brillo a la mayoría de los principales cantantes de rap de hoy” [Century, p.1].

DE MODO QUE ¿QUÉ SIGNIFICA TODO ESTO?
     Si usted me ha seguido y ha leído este artículo hasta aquí, al menos usted debe haberse preguntado por qué hay tantos judíos en el poder dentro de la Industria. No puede ser una coincidencia. ¿Es sólo que los judíos son mejores hombres de negocios que nosotros los "goyim"?. Esto es lo que escuchamos una y otra vez como explicación de por qué hay tantos judíos a cargo de los grandes negocios. Nos damos cuenta de que eso está en su sangre, y que no hay nada malo en ello.

     Está en su sangre, correcto, por descontado. Estaría todo perfecto y muy bien si esta gente predispuesta hacia los negocios jugara limpio. Entonces ¿por qué estos judíos en altas posiciones (e incluso músicos judíos comunes y corrientes en algunos casos) son tan poco confiables, inescrupulosos e inmorales?.
     Adivino que ya hemos contestado aquella pregunta hasta cierto punto. ¡Ellos ESTÁN predispuestos hacia los negocios y ellos se guían por el Talmud!. Ellos creen que es la voluntad de Dios que ellos actúen así y que traten al resto de nosotros como ganado. ¿Pero cuál Dios?. La mayor parte de los judíos cree que su Dios es Yahvé, como dice en la Torá (el Antiguo Testamento). Pero son sólo los judíos corrientes de la calle. Como en cualquier sociedad secreta –el judaísmo no es ninguna excepción– usted sólo sabe lo que necesita saber. Si usted quiere conseguir una pista sobre quién es el VERDADERO Dios del judaísmo, tal vez Harold Wallace Rosenthal, un judío talmúdico, puede darle algunas respuestas. En los años '70, Rosenthal fue entrevistado por Walter White Jr., y cuando la entrevista terminó, el señor White fue remecido y asqueado debido a que él acababa de oír lo que el señor Rosenthal admitió sin ningún remordimiento. Usted puede leer el artículo entero aquí: http://editorial-streicher.blogspot.com/2011/05/w.html (primera parte) y http://editorial-streicher.blogspot.com/2011/05/w_06.html (segunda parte), pero le advierto que se trata de una lectura muy inquietante. Sin embargo, para usted que ya sabe que esta gente usa el Talmud en su vida diaria, esto no viene a ser una gran sorpresa, aunque aún así TODOS debiesen leer el "Documento Rosenthal”.
     Usted oirá decir al señor Rosenthal que lo que el judío medio no sabe es que el dios del judaísmo es Lucifer, y que los judíos son el pueblo elegido de Lucifer. Por otro lado, en un nivel más profundo, por supuesto, podemos abordar quién es Lucifer realmente, pero ésa es materia de otros artículos, ya publicados en otra parte en mi sitio web.
     Como fuere, si estamos de acuerdo en que este mundo está regido por una organización secreta que por simplificar llamamos los Illuminati –y hay evidencias contundentes para afirmar aquello–, entonces sabemos que esta gente hace todo lo que puede para controlar los negocios, la política, la educación y el entretenimiento. Es la manera más fácil de inducir a las masas a pensar en ciertas direcciones que ellos quieren que nosotros pensemos. De manera que si queremos averiguar quién nos está controlando, sólo sigamos el rastro del dinero y miremos quién está gobernando las cosas. Para nuestro asombro, nos damos cuenta de que este mundo está dirigido por judíos talmúdicos, que hacen todo lo que pueden para crear una sociedad de esclavos, con ellos a cargo de nosotros, el ganado.
     ¿Suena esto anti-judío? Para aquellos que no saben mucho y todavía están aceptando como cierta la Programación, podría parecerlo, pero si miramos un poco más profundo, dos cosas aparecen claras:
1. Hay evidencia inequívoca de que los judíos están manejando el espectáculo (el fraude), y la verdad es la verdad. Llámelo anti-judío si así lo prefiere.
2. ¡Los Judíos de los que hablamos no son ni siquiera semitas!. Todos ellos descienden de las viejas tribus jázaras y no tienen nada que ver con los judíos del Antiguo Testamento ni con el "pueblo elegido de Dios". Los semitas son, según el muy autoritativo Diccionario Universal Oxford, 1944 (p.1838), la gente que pertenece a la raza de la humanidad que incluye a la mayor parte de los pueblos mencionados en Génesis cap.10 como descendientes de Sem, hijo de Noé, como los árabes, hebreos, asirios y arameos, y que hablan una lengua semítica como su lengua natal.
     La mayoría de la gente contestaría la pregunta de si el moderno judío es de origen hebreo o semítico con un claro ¡"sí"!. ¡Incorrecto! La mayor parte de los judíos en la sociedad moderna no tiene nada que ver con los antiguos hebreos de los tiempos bíblicos. Durante décadas nunca pensamos ni siquiera cuestionar el supuesto básico de que el judío de nuestros días es un semita.

     Entonces, ¿por qué piensa usted que la Liga Anti-Difamatoria (ADL) y otras “Organizaciones de Protección Judía” se enloquecen en cuanto alguien menciona la palabra "judío" en un contexto negativo?. ¿Hay ALGUNA palabra en CUALQUIER lengua que esté más cargada que la palabra "judío"?. No lo sé, yo no he investigado aquello, pero no me sorprendería si la respuesta fuera "No". Y de acuerdo al sentido común, el lugar desde donde usted recibe la mayor parte de los ataques y la mayor parte del rechazo es aquel donde "los secretos moran". Aquí hay algo que ellos realmente quieren esconder, y ellos lo hacen llamando "antisemitas" a aquellos que están a punto de averiguar la verdad. La verdad es que los verdaderos anti-semitas son los judíos mismos, porque ellos están atacando todo el tiempo a pueblos como los árabes, los verdaderos semitas, como lo vimos antes.

CÓMO TRABAJA LA INDUSTRIA DE LA MÚSICA
     La manera en que la Industria trabaja ha sido reportada por mí en artículos anteriores, como “El Control de la Mente en el Campo del Arte" [<http://www.illuminati-news.com/art-and-mc/field-of-art.htm>] y recomiendo mucho que usted lo lea, y juntamente todos los otros artículos que he publicado en la sección "Vendí Mi Alma al Rock'nRoll y al Control Mental" de mi sitio web [http://www.illuminati-news.com/art-and-mc/index2.htm]. Para usted que desconfió de mí, ahora puede estudiar de nuevo esta sección con nuevos ojos, y quizás usted encontrará que tiene más sentido.
     No me repetiré aquí, debido a que he reporteado este asunto en detalle en los susodichos artículos, pero confío en que usted hará su propia investigación adicional allí y en alguna otra parte sobre esa materia.

EN RESUMEN
     No cabe duda de que la Industria del Espectáculo está dirigida por los judíos talmúdicos Illuminati y que su agenda está clara. La Industria está dirigida por criminales que tienen dos objetivos primordiales en mente:
1. Hacer mucho dinero con cualquier método disponible. Nada es sagrado y el asesinato es aceptado, si es necesario.
2. Manipular a la gente para que acepte el Nuevo Orden Mundial y un Gobierno Mundial. Esto lo hacen abiertamente y también de manera encubierta. También he informado de esto en las secciones de mi sitio web mencionadas en el reciente anterior apartado “Cómo Trabaja la Industria de la Música”. Sólo los artistas que ellos pueden controlar serán promovidos y aceptados, o bien los artistas con los que ellos puedan obtener un gran dinero para luego sujetarlos o destruírlos. Si el desecharlos los hace "hablar", o si una "situación embarazosa" sale a la luz, siempre hay "otros medios" de guardarse de la incómoda circunstancia.

     Espero que este artículo haya hecho las cosas un poco más claras y, como siempre, no se quede sólo con lo que digo. Le sugiero encarecidamente que haga su propia investigación si usted todavía piensa que no hay suficiente evidencia.


2 comentarios:

  1. Hollywood:

    http://es.metapedia.org/wiki/Hollywood

    Cine sionista:

    http://es.metapedia.org/wiki/Cine_sionista

    ResponderEliminar
  2. Aca en el Paraguay tambien tenemos a judios talmudicos abarcando los medios d comunicacion masivos, estos son ||||||El Clan Rubin||||||
    Sí señor, a medida que iba leyendo este articulo me fui dando cuenta de todo.. Estos lacras se apoderan de la radio y television, el abuelo Humberto Rubin hace radio y tv.
    Palo Rubin (hijo) hace radio y tv, ademas de ser dueño de una emisora.
    Leo Rubin (hijo) dueño de otra
    emisora www.Rockandpop.com.py
    Pelusa Rubin (hija) radio y tv.
    Carlos Rubin(hijo) anteriormente tv y ahora politico Diputado hdp.
    Ruben Rubin (nieto) radio y tv.
    Se enriquecen a costa nuestra, judios talmudicos mierdas.
    Cumplen con cabbalidad lo que dice el talmud: No hay nada de malo en engañar y juguetear con los goyim.
    Ellos piensan que Dios quiere que actuen de esa manera engañando y escanlando y despreciar a los goyim y tratarlos como ganados..
    Imaginense que doloroso es ver y vivir esta situacion.
    Es como si fuera que yo viva en una ciudad con una cantidad limitada de personas, y que vaya a comprar a una ferreteria un paquete de clavos y por no ser judio como el dueño este me tenga qie cobrar mas caro de lo que es!!!! Y si de por ahi decido trabajar para el 8 horas al dia que ni llegue a pagarme sueldo minimo porque no me merezco porque soy un goyim soy un puto ganado!

    ResponderEliminar