BUSCAR en este Blog

miércoles, 8 de junio de 2011

Randulf Hansen - Una Mentira Reciclada


     El año 2004 el sitio thenewsturmer.com publicó el siguiente artículo que hemos vertido a nuestra lengua. Entendemos que dicho sitio pertenece al señor Randulf J. Hansen, un patriota noruego, y por ello atribuímos este texto a dicha persona. Es un planteamiento acerca de la antigua mentira que tiene engatusados a los incautos que no hacen el esfuerzo de investigar un poco más de lo que aprenden en los machacantes medios de desinformación (pero no es la gente la que tiene la culpa, sino los mentirosos inveterados que obligan a que uno esté sospechando algún embrollo de su parte). El planteamiento tiene algunas novedades y por ello se rescata.



La Historia de los Seis Millones:
Una Mentira Reciclada

por The New Stürmer - 2004

     "Algunos acontecimientos ocurren, pero no son verdaderos; otros son verdaderos, aunque nunca hayan ocurrido" (del libro de Elie Wiesel "La Leyenda de Nuestro Tiempo", Nueva York, 1982).


     "Seis millones de hombres y mujeres están muriendo... ochocientos mil niños lloran por pan. Y este destino pende sobre ellos por ninguna falta propia... sino por la tiranía horrible de la guerra y un fanático deseo de sangre judía. En este amenazado holocausto de vida humana..." (The American Hebrew, Nueva York, 582, 31 de Octubre de 1919)
     ¿Por qué no recuerda la judería a los seis millones de judíos asesinados en el primer Holocausto de 1919?. ¿Por qué no buscan ellos una compensación por los primeros seis millones?. ¿Por qué no recuerdan ellos los seis millones asesinados en 1919?. ¿O es la historia de los "seis millones" solamente una profecía cabalística que tiene que ser cumplida a fin de justificar la anexión de Palestina?.
     ¿Debemos ahora entender que "seis millones" tuvieron que desaparecer en los "hornos ardientes" de Auschwitz (quienes muy posiblemente lograron salir de los hornos, como el Talmud dice y como Moshe Peer describe su supervivencia de seis procedimientos de gaseamiento en Bergen-Belsen, aunque Belsen no tuviera ninguna cámara de gas), a fin de ser dignos de retornar a la "Tierra Prometida", limpios y purificados y, al mismo tiempo, romper la resistencia de muchas partes del mundo contra el liderazgo hebreo, que apunta al dominio mundial?. Por cuanto los judíos pasaron supuestamente por los crematorios de Auschwitz, el mundo "golpea a todos los odiadores de Israel en la cara", como sabemos. Con los "hornos ardientes" de Auschwitz (el segundo holocausto) los judíos han llegado a ser "intocables", ellos son invencibles. Nadie se atreve a pronunciar siquiera una sílaba de crítica "por miedo a los judíos" (Libro de Ester, 8:17) o, como se lee acerca de la persecución de Jesús, el redentor cristiano: "Pero nadie hablaba abiertamente... por miedo de los judíos" (Juan 7:13).

     Nada menos que el anterior Director del Instituto para la Historia Contemporánea (patrocinado por el Gobierno alemán), doctor Martin Broszat, declaró bajo juramento delante de un tribunal alemán, que "los seis millones de judíos del holocausto" eran "una figura simbólica", y no fáctica (Frankfurter Allgemeine Zeitung, 23 de Agosto de 1994, pág.7). Zalman Grinberg, quién presidió la "Conferencia de Munich de Judíos Liberados" el 27 de Enero de 1946, reveló que en vista de la planeada creación de un Estado judío: "Nosotros ofrecimos seis millones de personas" (Süddeutsche Zeitung, 16.2.2001, pág.53).
     El holocausto de seis millones se ha convertido en el fundamento para la existencia de "Israel" por medio de la profecía más importante, ahora estando cumplida, como algunos importantes proponentes del holocausto judío aseguran, protegidos por literalmente todos los tribunales y legisladores de Europa. "Negar el asesinato masivo (holocausto) en los campos de concentración de Auschwitz, es negar la base para la existencia del pueblo judío" (argumento de un veredicto escrito contra un revisionista por el Tribunal de magistrados de Munich, Archivo 115 Js 3344/94) Además, la protección judicial del holocausto incluye el método de matanza "simbólico", delineado en los pasajes del Talmud sobre "los hornos ardientes", ya que los crematorios son una parte inseparable de las cámaras de gas: "La negación de aquellos 'métodos de matanza simbólicos' deshonra la memoria de las víctimas" (sentencia contra un revisionista, Mittelbayerische Zeitung, 7 de Marzo de 1996, pág.1).
     Nada menos que el judío Elie Wiesel, Premio Nóbel de la Paz (1982), que se llama a sí mismo un sobreviviente, escribe en su famoso libro "Leyendas de Nuestro Tiempo": «"¿Qué escribe usted?", preguntó el rabino. "Historias", dije. Él quiso saber qué tipo de historias: historias verdaderas. "¿Sobre gente que usted conoció?". Sí, sobre cosas que sucedieron o pudieron haber sucedido. "¿Pero ocurrieron o no?". No, no todas ellas. De hecho, algunas fueron inventados de principio a fin. El rabino me dijo con más pena que cólera: "¡Eso significa que usted escribe mentiras!". No contesté inmediatamente. El niño reprendido dentro de mí no tenía nada que decir en su defensa. Aún, tuve que justificarme: "Las cosas no son tan simples, rabino. Algunos acontecimientos ocurren, pero no son verdaderos; otros son verdaderos, aunque nunca ocurrieron"» (Elie Wiesel, Leyendas de Nuestro Tiempo, Schocken Books, Nueva York 1982, sec.VIII). Wiesel llamó a su escritura del holocausto, cínicamente, "Leyendas". ¿Qué nos está contando Wiesel, que sólo los hebreos del círculo interior pueden entender?. ¿Son los "seis millones" cabalísticamente una realidad, mientras que en términos fácticos son una "Leyenda"?.

     Haim Landau, después de firmar el acuerdo de restitución en 1952 con Adenauer (primer Canciller alemán después de la guerra), llamó a Schmul Dayan (Mapai) en yídish: "¡Afortunados nosotros!. Seis millones de judíos fueron asesinados y nosotros podremos conseguir un poco de dinero" (Tom Segev, El Séptimo Millón, Hill & Wang, Nueva York 1994, pág.222) ¿Puede uno realmente llamar suerte al hecho de que le paguen por seis millones de hermanos asesinados?. Esto sería impensable para los no-judíos.
     ¿Es esto realmente un cumplimiento artificial de una profecía, forzada por los victoriosos Aliados, disfrazado como un acontecimiento histórico, usado por los sionistas para justificar la anexión de Palestina, the million-fold murder, la opresión y la expulsión de su gente nativa legítima como una orden "divina"?. Es también un medio de adquirir un derecho para recibir miles de millones de dólares para cosas que pueden ser verdaderas, pero haber no sucedido, como Elie Wiesel nos dice.
     "Estos números importan realmente", dice Hilberg, uno de los más prominentes historiadores del holocausto judío. "Ellos también cuentan por una razón muy simple —llámela religiosa, si quiere" (The Atlantic Monthly, Boston, Feb.2000).
     Los sionistas principales trataron de hacer creer a su Dios (Yahweh) que ellos le habían hecho un ofrecimiento de "seis millones" de quemados, con el fin de ganar su aprobación para el retorno a la Tierra Prometida y para la fundación de Israel. Ellos esperaban, obligando al mundo entero a repetir su "mentira de los seis millones" y haciendo al mundo estar de acuerdo con su más grande patraña hasta ahora, que Yahweh pudiera ser engañado también por un inventado "ofrecimiento de seis millones de quemados". Sin embargo, Yahweh sabía desde el principio que ellos sólo querían engañarlo. Pero incluso él fue sorprendido por la audacia e impertinencia de su raza de víboras a quién Jesús benignamente se dirigió como mentirosos consumados.
     Incluso más importante es que Yahweh nunca exigió una ofrenda de seis millones de judíos quemados. Así, Israel, el Estado de latrocinio y genocidio, no es sólo ilegal según la ley internacional sino que también carece de cualquier justificación según sus leyes divinas (Torá) [la Toráh son los cinco primeros libros de la Biblia].
     Los Judíos de la Verdadera Ley afirman que "la declaración suprema de guerra contra Alemania" fue "iniciada por los líderes sionistas y el Congreso Judío Mundial..." (Neturei Karta, New York Times, 30 Sept. 1997).
     ¿Fue la Segunda Guerra Mundial por lo tanto diseñada para facilitar la supuesta "ofrenda de seis millones de quemados" que les permitiría retornar a la Tierra Prometida?. Si fue así, entonces los sionistas desde un comienzo tuvieron la intención de engañar a su "terrible dios". Ellos sabían que no era posible quemar exactamente a 6 millones de judíos en hornos a fin de seducir a Yahweh con el espeso humo de seis millones de cadáveres cremados como "un aroma que le complace" más que cualquier ofrenda anterior. Es lógico que tal engaño atraería finalmente su ira sobre ellos, sobre todo porque en primer lugar él nunca exigió de ellos "una ofrenda de seis millones de quemados" (holocausto). Las parábolas nos permiten un presentimiento de las consecuencias de tal crimen y herejía:
     "Ellos han construído los sitios altos de Baal para quemar a sus hijos en el fuego como ofrendas a Baal, algo que no mandé ni mencioné ni entró en mi mente. Por tanto, he aquí vienen días, declara el Señor, cuando la gente ya no llamará a este lugar Topheth o el Valle del Hijo de Hinnom, sino el Valle de la Matanza. En este lugar arruinaré los proyectos de Judá y Jerusalén, los haré caer por la espada ante sus enemigos, en las manos de aquellos que buscan sus vidas, y daré sus cuerpos como comida a las aves del cielo y a las bestias de la tierra. Devastaré esta ciudad y la haré un objeto de desprecio; todos quiénes pasen estarán horrorizados y se mofarán debido a todas sus heridas" (Jeremías 19:5-8).

     Los Judíos de la Verdadera Ley proclaman: "(Los sionistas) provocaron e incrementaron el antisemitismo en Europa que condujo a la Segunda Guerra Mundial... El boicot mundial contra Alemania en 1933 y la posterior declaración suprema de guerra contra Alemania (fueron) iniciados por los líderes sionistas y el Congreso Judío Mundial... El papel del sionismo en el Holocausto... Los líderes sionistas fueron 'espiritual y físicamente responsables'" (www.jewsnotzionists.org).
     Para la mayoría de los judíos, si ellos no se apartan de los sionistas y del Congreso Judío Mundial, la redención se hace imposible. Israel hoy sirve como una demostración de terror, genocidio, asesinato y esclavitud en la ventana de los medios de comunicación del mundo –siguiendo el mandato de la Biblia. Sin embargo, Yahweh no sólo odia a todos los no-judíos sino que él odia especialmente a los sionistas: "Sube a la tierra que fluye leche y miel. Pero yo no iré contigo, porque eres un pueblo terco y y podría destruirte en el camino", dijo un frustrado Yahweh (Éxodo 33:3).
     Yahweh manifestará su venganza sobre los sionistas por su tentativa de engañarle con su "mentira de los seis millones". Ni leche ni miel fluyen en Israel, sino sangre. Ésta es la razón por qué los sionistas y los líderes de organizaciones judías como el Congreso Judío Mundial nunca llegarán a ser el bíblicamente prometido Eretz (Gran) Israel.


No hay comentarios:

Publicar un comentario