BUSCAR en este Blog

lunes, 20 de junio de 2011

David Duke - ¿Se Atreverá Alguien a Preguntar Por Qué?


     Desde el sitio oficial del ex-Representante estadounidense y político señor David Duke (www.davidduke.com) recogemos y traducimos este artículo que presentó sólo seis días después de la demolición controlada de los edificios del World Trade Center, en el cual realiza un análisis principalmente acerca de por qué ocurrió tal siniestra matanza. Las causas, como se verá, las deslinda de modo que se orientan a una responsabilidad compartida entre los lacayos-secuestradores del gobierno estadounidense y los extranjeros que hubieron pretendido ser los elegidos de quién sabe qué demonio extorsionador que los ignorantes creen ser algún importante "dios". Como no sabemos si el artículo presentado ha sido actualizado, supondremos que fue íntegramente presentado en la fecha indicada (Nota: al momento de esta presentación aquí, dicho texto no aparece en la página del señor Duke, tan conocido en los círculos que resisten a los usurpadores de la administración estadounidense). Creemos que su análisis en absoluto ha perdido validez a pesar de todo este tiempo transcurrido. Las notas han sido integradas al cuerpo del artículo, y ciertos textos que aparecían en el original parecen corresponder a algunas imágenes que iban insertadas en el original, textos que hemos suprimido por no constarnos la identidad de las imágenes originales. Todo lo demás es como es.


¿Se Atreverá Alguien a Preguntar Por Qué?
por David Duke
17 de Septiembre de 2001



     Estados Unidos tiene un problema muy grande.
     Acabamos de experimentar la conmoción de la agresión terrorista más espectacular y mortal en la historia moderna. En una escena casi surrealista de una película de Hollywood, el 11 de Septiembre de 2001 aviones de pasajeros secuestrados se estrellaron directamente en el Centro Mundial de Comercio de Nueva York. Miles de norteamericanos fueron mutilados y muertos. Los gastos podrían ascender hasta un billón de dólares, y el acontecimiento puede incluso provocar una depresión económica mundial.

CÓMO EL TERRORISMO ISRAELÍ Y LA TRAICIÓN NORTEAMERICANA CAUSARON EL ATAQUE DEL 11 DE SEPTIEMBRE

     Estos terribles actos de terrorismo deben ser combatidos con toda la determinación norteamericana. Y aquellos que cometen tales actos atroces deben ser castigados con la total severidad de la ley. Tales actos no deben ser permitidos nunca en suelo norteamericano.

     Dicho esto, ¿cómo entonces nos protegeremos del terror en el futuro?.
     A causa del incrementado conocimiento científico en todo el mundo, el siguiente terror podría ser mucho más mortal que lo que sucedió el 11 de Septiembre. El próximo acontecimiento horroroso podría implicar no una explosión de ninguna clase, sino la silenciosa muerte masiva por un ataque biológico o radiactivo.

     Las malas noticias son que no importa cuántos miles de millones de dólares gaste el Gobierno o cuántas bombas deje caer: es imposible protegernos completamente de estos grandes peligros. De hecho, mientras más bombas dejamos caer provocando devastación, más probablemente tendremos una futura respuesta terrorista.

     Nos hemos movido en una época en la cual incluso la pura fuerza militar no es ninguna protección. Ya no pueden las naciones fuertes atacar a las débiles impunemente. La más diminuta nación o entidad política puede vengarse fácilmente con el terror masivo. Ninguna nación es invulnerable, ni siquiera la nación más fuerte de la Tierra.

     A menos que entendamos el por qué de estos actos terroristas, la motivación detrás de ellos, no podemos prevenir una repetición de tal terrorismo en el futuro. Nosotros los norteamericanos debemos preguntarnos por qué ahora sufrimos tal terror.

     Cuando un reloj se detiene, preguntamos por qué. ¿No está enchufado?, ¿se acabó su batería?, ¿está roto?. De ser así, ¿por qué está roto?.
     Cuando usted tiene un problema, si usted no pregunta por qué ni obtiene buenas respuestas ni actúa de acuerdo a ellas, el problema persistirá. O bien puede empeorar.

     Los medios de comunicación norteamericanos nos han proporcionado con vivos colores todos los detalles de este ataque sangriento contra la gente norteamericana. Ellos nos han dicho quiénes podrían estar detrás de él, pero los medios controlados por los sionistas hasta ahora han evitado cuidadosamente dar una razón comprensible de por qué ocurrió el ataque.

     Llamar "cobardes" a los atacantes es, por supuesto, erróneo. Los terroristas cometieron un acto indescriptiblemente horrible y despiadado contra la gente norteamericana, pero ciertamente ellos no son cobardes. Los kamikaze pueden estar mal orientados, pero sacrificar la propia vida por una causa no es cobardía. Y llamar cobardes o locos a los autores no contesta la pregunta de por qué estos actos horrendos ocurrieron, a menos que uno piense que cada cobarde y cada loco quiere reventar el Centro Mundial de Comercio y el Pentágono.

     Aquellas descripciones obstaculizan que la gente descubra los motivos por los cuales el acontecimiento realmente ocurrió. Y, si queremos impedir que tales acontecimientos ocurran en el futuro, es absolutamente vital entender "por qué".

     Tal vez una buena primera pregunta es por qué estos "locos" y "cobardes" árabes nunca atacan Suiza o Suecia. Pudiera ser por lo que aquellos países hacen o no hacen por lo que ellos son ignorados mientras nosotros somos apuntados.
     La causa última de este terrorismo proviene directamente de nuestra participación en y el apoyo al comportamiento criminal de Israel.

TERROR COMO RESPUESTA AL TERROR

     Los palestinos y muchos de sus aliados árabes han sido el objetivo del implacable terrorismo israelí durante medio siglo.

     A finales de los años 1940 los sionistas se apoderaron de Palestina y expulsaron a 700.000 personas de sus casas mediante actos terroristas ampliamente generalizados. Entre aquellos acontecimientos estuvo la masacre sádica de 254 palestinos, sobre todo ancianos, mujeres y niños, en Deir Yassin. Fue una masacre especialmente cruenta, de sangre fría, caracterizada por judíos que cortaron los vientres de mujeres embarazadas. [1] Después de la carnicería, los asesinos entonces deliberadamente hicieron público el acontecimiento para hacer a la gente huír en pánico de sus casas y negocios a los cuales todavía no han sido permitidos volver. [1. De Reynier, J.,1950. Jefe Representante del Comité Internacional de la Cruz Roja].

     El ex-Primer Ministro de Israel, Menájem Begin, un participante en esta masacre horrenda, se jactó de la importancia de Deir Yassin en su libro "La Rebelión: La Historia del Irgun". Él escribió que no habría habido un Estado de Israel sin la "victoria" de Deir Yassin. “El Haganá realizó ataques victoriosos en otros frentes… Llenos de terror, los árabes huían gritando "Deir Yassin". [2] [2. Begin, M., 1964. The Revolt: The Story Of The Irgun. Tel-Aviv, Hadar Pub. p.162].

     Las masacres no cesaron después del establecimiento del Estado judío; ellas siguieron tanto en tiempos de paz como de guerra. Los siguientes son los nombres de algunas de ellas: masacre de Sharafat, masacre de Kibya, masacre de Kafr Qasem, masacre de Al-Sammou, masacre de Sabra y Shatila, masacre de Oyon Qara, masacre de la mezquita Al-Aqsa, masacre de la mezquita Ibrahimi, masacre de Jabalia. [3] [3. Erlich, G., 1992. Not Only Deir Yassin. Diario judío Ha’ir, 6 de Mayo].

     En una política de limpieza étnica, Israel sigue impidiendo retornar a sus hogares a residentes de Palestina que nacieron allí y cuyas familias vivieron allí durante innumerables generaciones. Al mismo tiempo, da generosos incentivos a judíos genéticos que nunca vivieron en Palestina para inmigrar allí desde los más lejanos rincones del mundo.

     El terror israelí no ha parado desde entonces. Israel tiene más presos per cápita que cualquier otra nación del mundo, más que la Rusia estalinista o la China Roja durante sus peores períodos. Rutinariamente tortura a sus presos palestinos, y es de hecho la única nación en el mundo moderno que autoriza legalmente la tortura. De hecho, un grupo judío de derechos humanos en Israel confirmó en un informe de 60 páginas que el 85% de los detenidos palestinos es sometido a tortura durante su prisión. [4] Incluso en un importante artículo del New York Times el judío Joel Greenburg afirmó que Israel tortura entre 500 y 600 palestinos cada mes. [5] [4. Sami Sockol, Moshe Reinfeld, 1998, Mayo 20, diario israelí Ha’aretz. 5. Joel Greenberg, 14 de Agosto de 1993, Israel Rethinks Interrogation of Arabs, New York Times]

     Israel ha apuntado y ha asesinado a miles de líderes palestinos, y este incluye a eruditos, clérigos, hombres de negocios, filósofos y poetas, cualquiera que inspire a la gente palestina al patriotismo. Estos asesinatos han ocurrido por todo el mundo, incluso en Estados Unidos. En el proceso ellos han asesinado a muchos miles de mujeres y niños. Ellos incluso han bombardeado repetidamente campamentos de refugiados palestinos atiborrados de mujeres y niños.

     No sólo ellos establecieron su Estado israelí sobre la tierra palestina, (en 1948 los palestinos personalmente poseían más del 90% de ella), sino que los judíos tomaron casi todos las propiedades personales palestinas: tierra, granjas, casas y negocios. Después de que ellos expulsaron a los refugiados palestinos y rechazaron su retorno, ellos entonces aprobaron una ley de "propiedad abandonada” que confiscó la propiedad palestina y se la dio a los judíos. La ley incluso tiene la desfachatez [chutzpah] de prohibir la venta a los palestinos de cualquiera de su tierra robada. [6] [6. Badi, J., 1960. Fundamental Laws Of The State Of Israel. New York. p.156].

     En 1982 Israel invadió Líbano. Durante su invasión y ocupación de 18 años aproximadamente 40.000 civiles murieron. Israel despiadadamente bombardeó y atacó ciudades y pueblos y también muchos hospitales y orfanatos (como está documentado por la Cruz Roja noruega) y devastó la antigua y alguna vez hermosa ciudad de Beirut.

     El actual Primer Ministro de Israel, Ariel Sharon, no se atreve ni incluso a andar a pie en Bélgica o los Países Bajos, temiendo una acusación del Tribunal Mundial por crímenes de guerra. Sharon es responsable del asesinato de 2.000 refugiados en los campamentos de Sabra y Shatila en Líbano.
     Y no sólo han sido los palestinos los que han sufrido por el terror israelí.

TERROR SIONISTA CONTRA ESTADOS UNIDOS

     Los norteamericanos también han sufrido por el terror sionista. De hecho, Israel ha cometido varios actos de guerra contra Estados Unidos.

     Israel tiene un largo registro de terrorismo contra Estados Unidos que se remonta hasta 1954. En aquel año, el gobierno de Israel conspiró para hacer volar instalaciones norteamericanas en El Cairo y Alejandría y culpar a ciudadanos egipcios. Por casualidad el complot falló y fue descubierto. Se lo llamó el asunto Lavon por el hombre que supuestamente estableció el terrorismo, Pinhas Lavon, el Jefe de Defensa israelí. Él dimitió en 1955 por causa del incidente. [7] [7. Bar-Joseph, Uri, 1995. Intelligence Intervention in the Politics of Democratic States: The United States, Israel, and Britain. University Park, PA: Penn State Press].

     En 1967, Israel atacó el 8 de Junio completamente a propósito con aviones a reacción sin identificación y lanchas torpederas al U.S.S. Liberty, un buque de la Armada norteamericana en la península de Sinaí, incluso ametrallando las balsas salvavidas salidas del barco. El ataque mató a 34 militares norteamericanos e hirió a más de 170. [8] Ellos procuraron hundir el barco, matar a todos los norteamericanos y culpar de ello a los egipcios, de manera que entonces ellos podrían tener el apoyo norteamericano para conquistar áreas más grandes del mundo árabe. [8. Ennes, J., 1979. Assault On The Liberty. New York: Random House].

     El ataque contra el Liberty fue nada menos que un cruel acto de guerra de Israel contra Estados Unidos. A pesar de que el Ministro de Asuntos Exteriores estadounidense Dean Rusk y el jefe naval Almirante Moorer dijeron que el ataque de Israel contra el USS Liberty fue deliberado, el  todopoderoso grupo de presión [lobby] sionista impidió una investigación formal del Congreso. Si el lobby puede incluso encubrir delitos israelíes horrendos contra Norteamérica, no es sorprendente que ellos puedan encubrir los delitos interminables de Israel contra los palestinos. Más aún, después del ataque contra el Liberty, Norteamérica ni siquiera redujo nuestros miles de millones de dólares de ayuda [a Israel], y de hecho la historia desapareció rápidamente de las noticias después de unos pocos días.

     En 1986 Israel hizo que nosotros fuéramos equivocadamente a la guerra y atacáramos militarmente a otra nación. El Mossad plantó un transmisor en Trípoli, Libia y luego transmitió mensajes terroristas en código libio indicando la responsabilidad libia en el asesinato de dos norteamericanos en el bombazo de la discoteca La Belle en Alemania. [9] (Se probó más tarde que Libia no tuvo nada que ver con el bombazo) Por el uso de este fraude, Israel indujo el bombardeo norteamericano de Libia. Las bombas norteamericanas causaron grandes estragos allí. Uno de los muertos fue la pequeña hija del Presidente libio [Muamar Jadafi]. Es ciertamente un vil acto de guerra contra una nación inducirla equivocadamente a atacar a otra nación. Sólo un enemigo realmente malvado de Estados Unidos haría tal cosa. [9. Ostrovsky, Victor, 1995. The Other Side of Deception: A Rogue Agent Exposes the Mossad’s Secret Agenda. New York, Harper].

     Cada palestino y árabe está consciente de que el medio siglo de terror de Israel nunca podía haber ocurrido sin el activo apoyo financiero, militar y diplomático de Estados Unidos. Ellos saben que el lobby judío tiene el control de la política norteamericana en Oriente Medio y que los sionistas pueden conseguir lo que ellos quieran del Congreso en cuestiones importantes para ellos.

LA PARTICIPACIÓN DE EE.UU. EN CRÍMENES ISRAELÍES

     Fue el apoyo norteamericano a la brutal invasión y ocupación israelí del Líbano en los años 1980 lo que condujo directamente al bombardeo de Estados Unidos.

     Los árabes saben que casi cada bomba que mata a su gente proviene de Estados Unidos. Cada bala, cada tanque, cada avión de combate, es fabricado allí o está pagado por dólares norteamericanos. Son los miles de millones de dólares de apoyo norteamericano los que han permitido al Estado judío aterrorizar a la gente árabe durante medio siglo.

     Incluso aunque Israel invadiera Líbano y matara a miles de civiles, Estados Unidos nunca amenazó con bombardear Tel-Aviv (como lo hizo Iraq) si Israel rechazaba obedecer las resoluciones de Naciones Unidas para retirarse. Una comparación de la reacción de Estados Unidos ante la invasión por Iraq de Kuwait y ante la invasión por Israel de Líbano es bastante instructiva.
     La política exterior unilateral de EE.UU. puede ser ilustrada por el tratamiento diferente proporcionado a Israel y a Iraq:

— Iraq invadió Kuwait. Israel invadió Líbano.

— Quizás 3.000 civiles de Kuwait murieron en la batalla inicial con Iraq. 40.000 libaneses murieron desde el tiempo de la invasión y durante la ocupación.

— Iraq desobedeció resoluciones de Naciones Unidas para salir de Kuwait. Israel desobedeció resoluciones de Naciones Unidas para dejar Líbano (durante 18 años)

— Iraq rompió convenciones internacionales sobre armamentos químicos, biológicos y nucleares. Todavía Israel es un delincuente mucho mayor, al tener uno de los mayores depósitos de armamentos químicos, biológicos y nucleares en el mundo

— Iraq rechazó inspecciones de Naciones Unidas. Israel siempre ha rechazado la inspección de Naciones Unidas.

— Por estas violaciones bombardeamos a Iraq. En respuesta a los crímenes de Israel, EE.UU. sólo siguió enviando otros miles de millones de dólares.

     La política exterior norteamericana era y sigue siendo la política israelí. Israel no fue amenazado ni siquiera con un corte de la ayuda estadounidense cuando miles de civiles libaneses murieron por las acciones israelíes. Iraq fue una vez un amigo de EE.UU. a quien compramos petróleo e hicimos muchos negocios. Estados Unidos realmente apoyó a Saddam Hussein y a Iraq en su guerra contra Irán. Iraq no hizo nada contra Estados Unidos, pero cometió el error de convertirse en un poderoso enemigo de Israel. Entonces los burócratas judíos y los burócratas no-judíos controlados por los judíos, y los medios de comunicación dominados por los judíos rápidamente hicieron de nuestro antiguo amigo, Saddam Hussein, nuestro enemigo mortal.

     Dejamos caer más explosivos sobre Iraq en unas pocas semanas que todo lo que teníamos en la Segunda Guerra Mundial. Matamos cientos de miles de iraquíes incluyendo decenas de miles de civiles. Luego nos empeñamos en un bloqueo y embargo de Iraq que hasta la anti-iraquí Naciones Unidas dice que condujo a la muerte de al menos 1.200.000 niños y cientos de miles de ancianos. Dejemos que aquellos norteamericanos que no entienden el por qué de este terrorismo se concentren en este hecho espantoso: Un millón doscientos mil niños han muerto como un resultado directo de nuestra política hacia Iraq.

     La ex-Ministra de Asuntos Exteriores [Secretary of State] la judía Madeleine Albright calificó la muerte por hambre de 500.000 niños iraquíes debido a sanciones de Naciones Unidas, como "aceptables".

     Algunos norteamericanos al leer mis palabras rechazarán creerlo. Ellos rechazarán creer que EE.UU. ha causado deliberadamente la muerte de cientos de miles de niños. Aquí está la transcripción de la entrevista de la judía Ministra de Asuntos Exteriores de EE.UU. con Leslie Stahl de la CBS el 11 de Mayo de 1996:

—Lesley Stahl, hablando de las sanciones estadounidenses contra Iraq: “Hemos oído que medio millón de niños ha muerto. Quiero decir, son más niños que todos los muertos en Hiroshima. Y, y usted sabe, ¿es un precio justo?”.

—Madeleine Albright: “Pienso que ésta es una opción muy difícil, pero el precio... pensamos que merece el precio”.

     Y algunos norteamericanos se preguntan por qué nos odian tanto.

     El lobby judío y los medios dominados por los judíos son muy cuidadosos para no dejar al pueblo norteamericano entender completamente la verdadera razón de la guerra iraquí o los verdaderos asuntos en la cuestión palestina. Ellos realmente no quieren que los norteamericanos sepan por qué tantos millones en el mundo árabe nos odian y por qué el número se hace más grande cada día.

     Ellos no quieren que nosotros sepamos los verdaderos motivos de por qué los norteamericanos son tan odiados —porque son los jefes judíos de la política exterior norteamericana los responsables por este odio creciente hacia EE.UU. Imagine la cólera y los sentimientos de desesperación que llevarían a hombres a sacrificar sus propias vidas para llegar hasta nosotros.

     Los jefes sionistas saben que por el apoyo norteamericano a las políticas criminales de Israel se engendra el odio contra EE.UU.. Ellos están ciertamente conscientes de que bombardeando y yendo a la guerra en contra de otras naciones únicamente para la ventaja de Israel se crean enemigos constantes y fanáticos contra EE.UU., enemigos que buscarán vengarse en la sangre norteamericana.

     Por supuesto, no está en el interés de Norteamérica ir y matar gente para Israel; pero los intereses judíos son siempre supremos. En la actualidad, ellos están totalmente conscientes de que los actos brutales y estúpidos de terror que recientemente ocurrieron en Nueva York y Washington sólo ayudan a la causa sionista engendrando una enorme cólera norteamericana hacia los enemigos de Israel, y hacen a los norteamericanos más fácilmente manipulables para hacer lo que éste proponga.

     Piense en quién realmente sacó provecho de este terror. ¿Se han beneficiado los palestinos? Este acto terrorista destruyó todo el progreso que los palestinos habían hecho recientemente en la opinión mundial. Esto ha cegado al mundo hacia el terrorismo israelí. Israel es el único ganador en esta tragedia. Ellos tendrán ahora luz verde para hacer lo que quieran contra los palestinos. Ellos pueden matar a cualquiera de sus enemigos, sean ellos violentos o no. Ellos conseguirán todo el dinero que quieran de la gente norteamericana, y nadie pensará en su actual represión, asesinato y violaciones de derechos humanos contra el pueblo palestino.

     No, los sionistas son los únicos beneficiados del horrendo día de terror del 11 de Septiembre de 2001. No es irónico que aunque las acciones criminales sionistas condujeran a este terror, sólo los sionistas se beneficiarán de ello. Por supuesto, la razón por la que ellos se benefician es porque los medios de comunicación norteamericanos están completamente en sus manos [10] y nunca harán las preguntas apropiadas de por qué estos acontecimientos horrendos suceden. Lamentablemente, demasiado pocas personas oirán alguna vez voces como la mía que se atreven a desafiar las mentiras sionistas. [10. Ver el capítulo sobre el control de los medios en mi libro Mi Despertar. También disponible en línea en Davidduke.com].

     Por eso estamos en este lío, porque un poder extranjero se ha convertido en el grupo de presión más poderoso en el gobierno norteamericano y controla la dirección de los medios de comunicación de masas en EE.UU.

     Déjeme repetir aquello una vez más: La razón primordial por la que estamos sufriendo hoy del terrorismo en los Estados Unidos es porque nuestra política gubernamental está completamente subordinada a un poder extranjero: Israel y los esfuerzos para el predominio judío mundial.

     Las banderas norteamericanas flamean por todas partes en EE.UU. después del ataque contra el Centro Mundial de Comercio y el Pentágono. Está bien, ya que tenemos que ser más patrióticos. Si fuéramos más patrióticos por los verdaderos intereses de Norteamérica más bien que por los de Israel, no sufriríamos ahora del terrorismo.
     Y realmente, qué podría ser más patriótico que el deseo de nuestro propio país de ser conducido por nuestra propia gente para servir a EE.UU. y no a un poder extranjero o a una minoría poderosa.

     Sí, debemos luchar con dientes y uñas contra cualquier terrorista que ataque nuestro país. Pero, debemos entender por qué este terror ocurre, y cómo ha sido engendrado. Esto ha ocurrido debido a la traición existente desde hace mucho tiempo contra Estados Unidos y su gente.

¿CUÁNTO HA COSTADO EL SIONISMO AL PUEBLO NORTEAMERICANO?

     —El lobby judío y el poder de los medios ha costado a Estados Unidos aproximadamente 6 mil millones de dólares anuales en ayuda externa y armas, casi un tercio del presupuesto de ayuda externa entero de Norteamérica durante el último medio siglo y tanto dinero como el que se ha gastado en la guerra de EE.UU. contra las drogas.

     —Ha envenenado nuestras relaciones con las naciones de Oriente Medio ricas en petróleo. En respuesta a nuestras políticas, los árabes se unieron y desarrollaron su “arma del petróleo” que ha costado a los norteamericanos al menos diez billones de dólares en gastos petroleros aumentados.

     —Nos ha indispuesto con todo el mundo árabe, conduciendo a la destrucción o confiscación de miles de millones de dólares de propiedad norteamericana en aquellos países, al secuestro de ciudadanos norteamericanos, y ha generado un odio enorme por el pueblo norteamericano.

     ¿Cómo Israel nos ha pagado por nuestro apoyo? Ellos continuamente nos han estado espiando (el caso de Jonathan Pollard), han vendido nuestros más grandes secretos (como la amenaza nuclear más grande para nosotros actualmente en el mundo: los chinos comunistas) [11] y robado nuestro uranio enriquecido para sus armamentos nucleares ilegales. [12] [11. Bill Gertz, 13 de Oct.1993, Washington Times, and Michael R. Gordon, New York Times, 13 Oct.1993. 12. A & L Cockburn, 1991, Dangerous Liaison]

     —Ellos han lanzado ataques terroristas contra Estados Unidos como el asunto Lavon y el ataque contra el USS Liberty. Ambos actos no fueron nada menos que crueles actos de guerra contra Estados Unidos. El suministro de información falsa a Nortemérica para ir equivocadamente a la guerra en contra de otro país es también nada menos que un acto israelí de guerra contra Estados Unidos. Incluso, como respuesta a estas acciones despreciables contra EE.UU., nuestros líderes controlados por los sionistas ni siquiera redujeron nuestra ayuda financiera y militar a Israel de miles de millones de dólares. Damos a Israel aproximadamente 6 mil millones de dólares en ayuda cada año, que es más que lo que damos a todas las naciones de África sub-Sahariana, Sudamérica y el Caribe.

     ¿Cuál es el último costo de nuestro servilismo a las acciones criminales del sionismo? El último precio que hemos pagado son los horrendos actos de terrorismo el 11 de Septiembre de 2001.

     Los poderosos agentes de Israel en los medios norteamericanos y el gobierno son por último responsables de este terror contra Estados Unidos, tan ciertamente como si ellos ellos mismos hubieran pilotado aquellos aviones en el Centro Mundial de Comercio y el Pentágono.

     Y ahora ellos cínicamente planean usar el terror que ellos mismos crearon inspirando el ciclo de violencia contra los enemigos de Israel. Usted puede estar seguro de que los poderes sionistas planean hacer mucho más que simplemente castigar a los autores de estos acontecimientos. EE.UU. será usado otra vez para golpear a quien Israel quiera.

     Una respuesta indiscriminada o inmoderada de EE.UU. produciría por último aún más odio contra Norteamérica, y traerá más actos terroristas sobre las cabezas del pueblo norteamericano. El ciclo creciente de odio es exactamente lo que los sionistas quieren, ya que su objetivo es que luchemos contra los enemigos de Israel por ellos, derramando nuestra sangre en vez de la suya. Ellos sólo son los que realmente se benefician del sufrimiento de EE.UU. En vez de Israel, nosotros pagaremos el precio último.

ENFRENTANDO EL TERRORISMO CON TERRORISMO

     Muchos en los medios de comunicación norteamericanos y el Gobierno vociferan a favor de la destrucción masiva contra los enemigos recién percibidos por EE.UU. Sondeos recientes (CBS y CNN) muestran que entre el 60% y el 75% de la gente norteamericana respalda la guerra contra los supuestos terroristas. Ellos apoyan estas acciones (y cito la pregunta de la encuesta tal cual) “incluso si eso causa las muerte de miles de personas inocentes”. Ofende mis sentimientos pensar que una gran mayoría del pueblo norteamericana asume exactamente la misma consideración hacia la vida humana inocente como lo hicieron los terroristas del 11 de Septiembre.

     Hasta ahora no he oído a nadie, a ninguno de los grandes pontificadores morales de los medios, ni al Presidente de Estados Unidos, ni a nuestros líderes de iglesia, o a algún otro prominente que sea lo bastante valiente para señalar esta evidente hipocresía moral.

     Entonces vamos ahora a luchar contra el terrorismo. Entonces ¿qué ocurre cuando EE.UU. sale y bombardea el infierno sobre otros países e indiscriminadamente mata a “miles de personas inocentes"?. ¿Realmente terminaremos la amenaza del terrorismo?. Norteamérica ha hecho lo mismo antes. Observemos cómo ha resultado para nosotros.

     Como lo señalé antes, en 1986 los israelíes dieron a EE.UU. pruebas falsas contra Libia y nos indujeron a bombardear el infierno sobre ese país. Bombardeamos una nación para “luchar contra el terrorismo” por un delito que no había cometido. Un año después de nuestro bombardeo, unos cuantos miembros de un grupo radical en Libia buscaron venganza e hicieron estallar el vuelo 103 de Pan Am sobre Lockerbie, Escocia, causando uno de los peores desastres aéreos de todos los tiempos, matando a 270 personas. Exigimos nuestra venganza con bombarderos B-1; ellos lo hacen mediante suicidas con bombas.

     No hay manera de protegernos completamente de aquella clase de actos. Incluso una persona fanática, si está dispuesta a suicidarse, puede hacer fácilmente que un avión se estrelle usando una cantidad mínima de explosivos (no-detectables). Vivimos en una era en la cual mortales agentes biológicos de destrucción masiva pueden ser fabricados en el sótano de cualquiera. EE.UU. debe tener cuidado; el siguiente acto terrorista puede ser cometido por sólo una persona y asesinar a cientos de miles de personas. El ejercicio de la fuerza militar bruta ya no puede proteger a ninguna nación.

     ¿Recuerda alguien el último "ataque contra el terrorismo" de EE.UU.?. Clinton prometió emprender una "guerra contra el terrorismo” bombardeando Afganistán y bombardeando un complejo farmacéutico en Sudán. Estos ataques fueron cínicamente lanzados por Clinton durante los días críticos del escándalo con Monica Lewinsky. Ellos fallaron en matar a Bin Laden, pero hicieron que los talibanes juraran venganza sangrienta contra EE.UU. por la muerte y destrucción en su país. Los acontecimientos del 11 de Septiembre pueden ser un resultado directo de aquella “guerra contra el terrorismo”. Déjeme repetir: nosotros enviamos nuestros bombarderos B1 y ellos envían sus bombarderos suicidas. Y ahora, a menos que prevalezcan las mentes frías, estamos listos a emprender otra guerra contra el terrorismo que puede matar a miles de personas inocentes y aumentar el ciclo de violencia.

CURE LAS HERIDAS Y PONGA EL BIENESTAR DE EE.UU. PRIMERO

     A menos que curemos las heridas y demos a Norteamérica un rumbo mejor, cada nuevo misil y bomba que enviamos nos será devuelto otra vez. Cada gota de sangre de otros que derramamos en tierras extranjeras causará más sangre norteamericana perdida aquí y en el extranjero. EE.UU. se hundirá cada vez más en la incertidumbre y el miedo.

     Después de los acontecimientos del 11 de Septiembre, un padre que perdió a su hija en el accidente de avión de Lockerbie, John Mosey, escribió al Primer Ministro británico Tony Blair. Él indicó que los 270 que murieron en el bombazo de 1988 fueron muertos en represalia por las "agresivas" políticas estadounidenses en el mundo árabe. Él continuó advertiendo: “Sumo cuidado debe ponerse en que independientemente del camino que se persiga, finalmente aquél sea acertado y no dañe a gente inocente, produciendo así otra hornada de terroristas”. [13] [13. The Sunday Mail, 16 de Sept. 2001].

DEBEMOS TENER LA MENTE FRÍA AHORA Y ROMPER ESTE CICLO DE VIOLENCIA

     Oremos por las víctimas norteamericanas de estos acontecimientos y por el sufrimiento de sus familias, y vayamos después por los autores de estos actos cobardes con precisión absoluta. Pero, aún más importante, comprendamos por qué ocurrieron estos acontecimientos y cómo podemos curar el odio contra nuestra nación.

     Muchos traidores en nuestro gobierno han apoyado las actividades criminales del sionismo más bien que los intereses verdaderos del pueblo norteamericano. Ellos han engendrado el odio que condujo a estos actos terribles. A menos que su poder sea roto, los norteamericanos serán visitados por el creciente espectro del terrorismo.

     Una vez que entendamos la razón del por qué, entonces convendremos todos en el modo seguro de prevenir tales actos terroristas en el futuro.
     La solución a este problema enorme es muy obvia y es muy simple: EE.UU. debe prestar atención al discurso de despedida de nuestro Padre de la Patria y "evitar enredos extranjeros”.
     Finalmente, debemos poner siempre a EE.UU. y al pueblo norteamericano por sobre todo.


1 comentario:

  1. Es IMPRESCINDIBLE leer: "SUPREMACISMO JUDÍO" de David Duke.

    ResponderEliminar