BUSCAR en este Blog

martes, 15 de febrero de 2011

Joe Vialls - Fortaleza Américas


     Presentamos ahora la versión castellana de un escrito de Joe Vialls, elaboradas el 14 de Diciembre de 2003 y el 22 de Enero de 2004 sus dos partes. Se ha pulido la versión de Biblioteca Pléyades, que a su vez dice haberla tomado de animalweb, sitio hoy desaparecido.
     Joe Vialls, nacido como Otho Jewell Vialls, periodista experto en asuntos militares y en empresas multinacionales, escribió muchísimo sobre el genocidio que están haciendo los ejércitos de EE.UU y sus aliados en Afganistán desde Octubre de 2001 y en Iraq desde Marzo de 2003, además de demostrar que la mayor parte de los atentados terroristas contra civiles en Iraq son ejecutados por la misma CIA, el MI6 británico y el Mossad israelí, o por los mercenarios de las compañías privadas de seguridad como Dyncorp o Blackwater.
     En una de sus investigaciones afirmó que el gigantesco maremoto en Indonesia y Sri Lanka del 26 de Diciembre de 2004, donde murieron cientos de miles de personas, fue producto de detonaciones nucleares norteamericanas debajo del océano. Además fue uno de los primeros en denunciar que el ejército de EE.UU está usando uranio empobrecido y armas biológicas contra civiles en Iraq, demostrando que está asesinando en masa a mucha gente y esparciendo el cáncer de la radiación. También fue uno de los primeros periodistas en denunciar la existencia de un armamento climático electromagnético de EE.UU. llamado Proyecto HAARP.
     En Fortress America se hace un recorrido por la historia reciente que posibilita especular acerca de ciertos probables futuros, y se hacen advertencias y suenan alarmas difíciles de ignorar.


Fortaleza Américas (Fortress Americas)
por Joe Vialls




PRIMERA PARTE
El definitivo "Verdadero Sión" de Ben Gurión


     Siempre era de noche cuando ellos venían, una certeza que hacía que las mujeres palestinas se agruparan nerviosamente dentro de sus pequeñas casas hasta que el Sol estuviese alto en el cielo al día siguiente.
     A veces, antes, había una indirecta señal de advertencia, quizás el movimiento inquieto de los animales, o el susurrar de los olivos a pesar que no había viento, pero esta mañana no hubo tiempo para prepararse y tampoco para esconder a sus desvalidos niños.
     Armados con fusiles robados a los soldados británicos, cuyas gargantas fueron cortadas mientras ellos dormían, terroristas de Irgún, Stern y Haganah se deslizaron al alba, silenciosamente en el pueblo palestino de Deir Yassin.

     Guiada por el criminal de guerra Menájem Begin, esta escoria sionista de los ghettos y canales de Europa fue de casa en casa cometiendo atrocidades indecibles y riéndose en voz alta ante las indefensas mujeres que intentaban resistir.
     Cuando ellos finalmente se cansaron de este deporte, los terroristas de Irgún, Stern y Haganah abrieron fuego al mismo tiempo, y sus robadas balas británicas rasgaron la carne vulnerable de palestinos desarmados.
     En la tarde del mismo día, 9 de Abril de 1948, más de 200 palestinos yacían muertos en el pueblo Deir Yassin, más de la mitad de ellos eran mujeres y niños. Pero los terroristas realmente no habían terminado. Cargaron luego a 25 sobrevivientes, hombres desarmados, en los camiones y los mostraron ostentosamente alrededor del cuartel Zajron Yosef en Jerusalén. Fue un despliegue del poder absoluto de los sionistas, mostrando así a todos y a cada uno, quién realmente controlaba Palestina.

     Podría haber acabado todo allí, pero los sionistas tenían algo más espectacular en mente: una lección para todos aquellos que podrían atreverse a interponerse en su camino, entonces o en cualquier momento futuro.
     Los 25 sobrevivientes desarmados fueron conducidos a una cantera de piedra cerca de Givat Shaúl donde ellos fueron obligados a arrodillarse antes que los terroristas de Irgún y Stern tomaran turnos para dispararles una sola bala detrás de cada cabeza. Los cuerpos inanimados fueron lanzados a patadas en una tumba poco profunda.

     Éstas eran las tácticas de "Shock and Awe" de David Ben-Gurión, padre fundador tanto del sionismo como del terrorismo global. Aunque clínicamente demente, éste fue el primer hombre que preparó el plan para "Sión", una "Tierra Prometida para los Judíos" que la mayoría de los ciudadanos del mundo creyó erróneamente, y aún cree, que es Palestina.

     Pero aún cuando el primer Estado judío fue declarado formalmente en 1948, el arrogante Ben-Gurión dejó muy en claro que Palestina no sería el verdadero Sión. A pesar de la incesante y frenética urgencia de los judíos religiosos, él insistió en que esta primera conquista sería llamada "Yisrael", y que sus ciudadanos, fuesen ellos judíos o no, se llamarían "yisraelim" para siempre.
     El definitivo Sión, o la Tierra Prometida, se determinaría por la riqueza y el poder en lugar de sólo simbolismos religiosos.

     Mientras intencionalmente filtraban "falsos Sión", incluyendo a Australia y Argentina, a los medios de comunicación, Ben-Gurión y sus cohortes sionistas finalmente pensaban la invasión y captura de las Américas. El problema era que en ese momento, en 1948, no tenían un poder real y serían derrotados fácilmente, en particular por los inmensos recursos del Ejército estadounidense.
     Así que la conquista del "verdadero Sión" sería un juego de largo aliento con el lobby de los sionistas en Estados Unidos que se comen gradualmente el tejido de la sociedad. Entonces, cuando se minara la resistencia en Estados Unidos hasta un predeterminado nivel, sería el momento para golpear militarmente.
     Créanme, ese momento está ahora muy cerca.

     Es fácil de imaginar la indignación causada por esta declaración; sin duda será acompañada por los chillones lamentos del lobby sionista en Nueva York y Washington que exigirán "pruebas académicas" de todas las referencias de este obsceno plan secreto.
     Naturalmente, no hay ninguna prueba académica, porque, como con otros planes que siempre involucran engaños masivos del público occidental, las agencias de inteligencia y los lobbys califican los detalles como "Top Secret" o más aún.
     Un buen ejemplo de esto es la "Operación Northwoods", un plan diseñado en 1962 para dar poderes extraordinarios a la Administración estadounidense sobre el pueblo estadounidense, usando así sólo una serie de engaños generados por los estadounidenses para ser usados contra otros estadounidenses. Northwoods tenía la aprobación escrita del Presidente y de cada miembro de la Junta de Comandantes en Jefe de Personal estadounidenses.
     El plan requería que personas inocentes fueran tiroteadas en las calles estadounidenses; barcos que llevan refugiados que huyen de Cuba, hundidos en alta mar; una ola de violento terrorismo lanzado en Washington D.C., Miami, y en otras partes.
     Bajo el plan Northwoods, personas inocentes serían acusadas de poner bombas en las cuales no estaban comprometidas; y se secuestrarían aviones. Pero a pesar de la trastornada audacia de sus planes, por más de treinta años ni un solo ciudadano estadounidense tuvo la más ligera idea que la Operación Northwoods siquiera existía.

     Recuerde, el simple hecho de que usted no sabe nada sobre el plan, no es prueba de que el plan no existe.
     La única manera de obtener información tan sensible como aquella que está en "Fortress Américas", es tener acceso directo o indirecto a una disgustada fuente o fuentes en la cima misma de la cadena del Comando sionista; acceso que he demostrado existió en Enero de 2002. El día 30 de ese mes, publiqué la "Operación Shejinah", un plan sólo para un alto nivel y muy clasificado de los sionistas para capturar el petróleo de las reservas de Iraq y redirigirlo a través de Haifa en Yisrael.
     Proporcioné detalles significativos y actuales de las tuberías, pero, tal como esperaba, entró en un temeroso martilleo de miles de personas que claramente pensaron que yo había enloquecido. Esta reacción fue totalmente la esperada en el momento, porque, ¿quién en la Tierra creería en tal detallado plan, sin el "apropiado" acreditamiento académico?.
     Había sólo una razón para publicar la "Operación Shejinah" en Enero de 2002, y ésa era conseguir un time/date oficial de Internet en el informe, más de un año antes que George W. Bush, de repente y aparentemente espontáneamente, decidiera invadir Iraq ilegalmente, alegando que fue debido a sus "armas de destrucción masiva".

     No fue sino hasta que la cortina de humo comenzó a aclarar y que nunca se encontró ninguna arma de destrucción masiva que el verdadero objetivo sionista de la invasión quedó claro.
     Dentro de unos meses los medios estadounidenses e israelíes empezaron el llamado a "reabrir" las viejas tuberías de Iraq a Haifa dado el beneficio que reportaría. Esto demostró que mi Operación Shejinah de Enero de 2002 era horriblemente real, y, más importante, demostró que, o yo estaba dotado de una percepción extra-sensorial bastante extraordinaria, o tenía acceso a la cima misma de la cadena de mando sionista.
     Debo asegurar que no tengo algún poder de percepción extra-sensorial, lo cual significa que mi credibilidad está asegurada ahora independientemente por las impasibles y totalmente automáticas time/date stamps de Internet.

     Antes de que nosotros volvamos al asunto que tenemos entre manos, la subordinación total de las Américas tal como las conocemos hoy, sería prudente insertar un párrafo corto sobre ese viejo "antisemitismo" en boga, en su revisado e inexacto significado "anti-judío". Sin duda unos miles de idiotas podrán pronto hacerme blanco con esta etiqueta de los medios de comunicación sin sentido, pero éste probablemente serían un serio error de juicio.
     Como usted leerá después en este informe, "Fortress Americas", algunos de los primeros blancos de los equipos de cazadores-asesinos sionistas en Norteamérica y América del Sur serán prominentes judíos que no se ven ojo-con-ojo con sus locos hermanos sionistas, y serán blancos prioritarios, incluso más que líderes de varias hostiles milicias estadounidenses.
     Si yo fuese un "antisemita", entonces sin ninguna duda yo encerraría firmemente con llave "Fortress Americas" en un armario, me sonreiría dementemente, me compraría un cubo gigante de palomitas de maíz, y luego me sentaría lejos, en Australia, en espera de ver el comienzo de los ataques preventivos en la televisión.


      Aunque Ben-Gurión no empezó el croquis detallado de las estrategias hasta el vigésimo siglo, Fortress Americas existió en un formulario base casi cien años antes, cuando se hicieron los planes para introducir una serie exclusiva y controlada por los judíos, de casas masónicas en Norte y Sur América.
     En menos de cincuenta años, la nueva serie de logias "B’nai B’rith" consiguió penetrar, dominar y, así, dirigir todos los aspectos importantes de la masonería occidental, en particular el Grado 33 y el Arco Real.
     La elección del nombre "B'nai B'rith" estaba inspirada, porque reflejaba aquello de una organización fraternal y secular judía que siguió después, para finalmente hacerse más conocida como la "Liga Anti-Difamación", un manojo de poderosos pateadores de cabezas, famoso por sus ataques a cualquiera que se atreva incluso a hablar en voz baja sobre un suave disentimiento contra los judíos en general.
     Así, si en cualquier momento hubiese sospecha acerca de la posible subversión o terrorismo de "B'nai B'rith” en Norte o América del Sur, la organización fraternal golpearía automáticamente como con un rápido reflejo de rodilla, siendo protegido así, inconscientemente, por su "espejo" de hermanos masónicos.
     La importancia de estas células terroristas encubiertas y coordinadas de B'nai B'rith no puede exagerarse y se analizarán con más detalles en este informe.

     Como la mayoría de los lectores ya sabe, el "Yisrael" de Ben-Gurión no tiene absolutamente nada que ver con la herencia religiosa judía, o el "derecho de retorno" a una patria, sostenida solamente en base a una improbable cháchara religiosa.
     Ciertamente miles de fanáticos religiosos golpean sus cabezas contra una pared de piedra debajo de la Mezquita al-Aqsâ en Jerusalén todos los días, pero ellos sólo están allí para mantener el color típico local para las cámaras de los medios de comunicación.
     Yisrael era y es para los sionistas como Omaha Beach lo fue para los estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial —meramente una cabeza de playa desde donde lanzar penetrantes ataques profundos en territorio enemigo, en el Este, finalmente a Abadan y más allá, asegurando así las increíblemente ricas reservas de petróleo del Medio Oriente.

     Esas riquezas de petróleo armarían y equiparían entonces a su vez a las nuevas legiones de sionistas necesarias para alcanzar su último blanco, el verdadero Sión llamado Américas.
     El problema era que países como Gran Bretaña y Rusia se mantuvieron en el camino de estas encubiertas ambiciones. Al principio mismo, los británicos intentaron mantener a los terroristas sionistas fuera de Palestina, pero fueron vencidos más tarde por el nuevo y poderoso Estados Unidos que respetuosamente balaba una y otra vez que "los judíos deben tener un país".

     Los británicos podían ver lo que estaba viniendo, pero eran impotentes para detener lo que estaba pasando. Después fueron los rusos quienes tomaron la responsabilidad de la disuasión, bloqueando pulcramente así las intenciones expansionistas de los sionistas, posicionando juiciosamente armas nucleares tácticas en Siria y Egipto.
     Hubo así, un punto muerto en el Medio Oriente durante casi treinta años, con los sionistas eficazmente estancados por la falta de control directo sobre los recursos del petróleo.

     Volviendo atrás, esto era aceptado por los sionistas porque el Sha de Irán estaba proporcionándole calladamente todo el petróleo gratis que necesitaba Israel para su comportamiento bélico local, y los sionistas yisraelim empezaron a prestar más atención al juego de vóleibol en las playas que a la conquista final de un verdadero Sión.
     Con la caída del Sha en 1979 y el cese de los suministros gratis de petróleo iraní, todos se despertaron con tiritones de temor, comprendiendo así que ahora era el momento para comenzar a hacer serias preparaciones a largo plazo para la invasión de las Américas.

     Al final de 1979 fue considerado que la realización de los requisitos previos para la invasión tardaría aproximadamente otros veinticinco años, porque había un número considerable de tareas a mano. Incapaces de confiar en Rusia a mediano y largo plazo, los sionistas deseaban que los contribuyentes estadounidenses pre-equiparan al verdadero Sión con un escudo de defensa anti-misiles intercontinentales que fuese efectivo, poniéndoles a ellos lejos del alcance de los rusos en cualquier momento del futuro.
     También deseaban un estudio completo de todos los recursos de energía, porque una vez en el lugar, Fortress Americas tenía que ser 100% autosuficiente en petróleo, gas, carbón y energía nuclear.
     Había también otras consideraciones menos académicas. En lo mejor se previó que sobre 250.000 sionistas, divididos en equipos de cazadores/asesinos "Mistaravim" de entre cuatro y seis hombres, serían insertados en las Américas usando varios subterfugios, pero éste era todavía un número muy pequeño si se comparaba con la masiva fuerza de los ejércitos existentes en Norte y Sudamérica.

     Incluso con el elemento de sorpresa total las desigualdades estaban contra el éxito; así, planes suplementarios fueron entonces agregados para sacar fuera de circulación por medios biológicos a por lo menos el 50% del personal activo en la unidades militares de Estados Unidos, junto con lograr el desarme de las poblaciones civiles de Norte y Sudamérica, después de organizar una serie completa de masacres de alto perfil en patios escolares y otras partes.

     De todas las consideraciones, la energía era la más importante, y a fines de 1980 se llevó a cabo un estudio altamente secreto en la plataforma continental de las Islas Falkland [Malvinas], considerada por muchos como la perspectiva más luminosa para un suministro de petróleo a largo plazo para Fortress Americas.
     Aunque se usó como frente inubicable a una célula de siete personas de las petroleras británicas, el verdadero estudio fue dirigido por la corporación de energía estadounidense S***, donde no podían creer los imponentes resultados, que se verificaron dos veces para contar con una medición confiable.
     No había ningún error. Según el estudio dirigido con un innovador equipo, la plataforma de las Malvinas conservadoramente contenía un poco más de diez veces las reservas de petróleo de Arabia Saudita. Más allá de toda duda, ésta era la aglomeración más grande de petróleo crudo en la faz de la Tierra, y los datos que lo demostraban atrajeron inmediatamente un nivel de seguridad para tomarla.
     Éste era el cielo sionista, y a absolutamente nadie fuera del grupo de poder se le permitió olfatear siquiera esta trémula información.


      Entonces, en uno de esos errores gigantescos que desafían la explicación racional, un juego completo de datos sísmicos y otros fue enviado a la célula "frontal" de la British Petroleum, cuyos miembros no estaban ciertamente en la lista sionista de "personas aprobadas". Algunos de los datos se fotocopiaron con interés en medio de fuertes "Oooh” y "Aaah" generados por las abrumadoras cifras, pero el fotocopiado resultó ser un serio error.
     En 1989, todos menos dos de las personas británicas que tuvieron acceso a esta extraordinaria información, sufrieron accidentes fatales. De los dos sobrevivientes, uno cambió su nombre y se mudó a una industria diferente, mientras yo escogí el destierro en un somnoliento remanso australiano.

     Influír sobre Estados Unidos para que gastara billones de dólares en un escudo de defensa anti-misiles, tomó mucho más tiempo que el estudio de energía, pero en el mes de Marzo de 1983 el Presidente Ronald Reagan se dirigió ante la Asociación Nacional de Evangélicos llamando a la Unión Soviética "el Imperio del Mal". Ronnie simplemente estaba pre-calentando delante de su público evangélico pro-sionista.
     Luego, dos semanas más tarde entregó un discurso de seguridad nacional y llamó a "la comunidad científica en este país, que nos dio las armas nucleares, dirigir sus grandes talentos a la causa de la Humanidad y la paz del mundo; dándonos los medios para hacer estas armas impotentes y obsoletas."
     La urgencia fue planteada, y dos años más tarde nacía la Iniciativa de Defensa Estratégica [SDI], diseñada para desarrollar misiles cinéticos, armas de rayos láser, armas electromagnéticas y un ejército de otras piezas surtidas de basura espacial.

     El problema era que nadie tenía la más remota idea de cómo hacer que tal complejo integrado funcionara. En corto orden, Estados Unidos selló algunos contratos de SDI con importantes compañías de la defensa británicas, las cuales mostraron las principales luces en ciertas áreas completamente críticas para el éxito del deseado escudo antimisiles del "verdadero Sión".
     A algunos, pero no a todos los empleados de Marconi y otros contratistas subalternos de la defensa británica, se les permitió el acceso a ciertas clasificadas computadoras de la defensa estadounidense, como parte integral de su trabajo en SDI. Todo habría estado bien si ellos hubieran sido los únicos científicos que trabajaran los datos.

     Desgraciadamente no eran los únicos, y quizás porque ellos no supieron navegar dentro de los sistemas estadounidenses, tres [y posiblemente cuatro] científicos británicos se encontraron conectados a las computadoras sionistas al otro lado del ciberespacio.
     Lo que los científicos descubrieron, por lo menos en parte, eran secciones de planes estratégicos y tácticos avanzados para Fortress Americas. Un científico equivocadamente pensó que era toda una parte del escenario del SDI, mientras que otro pensó que simplemente se trataba de una broma. La realidad era bastante diferente.
     Científicos computacionales sionistas que trabajaban en Fortress Americas habían irrumpido en los sistemas de la defensa estadounidense buscando información clasificada y habían cometido el horroroso error de hacerlo mientras estaban usando plataformas computacionales que contenían detalles críticos sobre Fortress Americas.

     El gato casi estaba fuera de la bolsa, pero los sionistas pensaron rápidamente en una manera de cerrar todo de nuevo. Como usted podría esperar, la solución al "problema" fue escalofriante y obscena, como conviene a los maníacos que tienen toda la intención de convertir a los Estados Unidos de América en su oficina principal personal.
     Es quizás tiempo de que todos los estadounidenses, canadienses y los residentes de América del Sur se despierten. El enemigo real no reside en la parte de atrás de Afganistán, o bajo tierra en oscuros búnkers debajo de Tikrit [en Iraq].
     Aunque su acomodación preferida fue arrasada hasta el nivel de la tierra el 11 de Septiembre de 2001, el enemigo real todavía está bien y vivo, viviendo en lo alto del egoísmo en la ciudad de Nueva York.


SEGUNDA PARTE
"Yisraelim Preparados para la Invasión de Estados Unidos"


     Antes de cavar más profundo en las contingencias detalladas para la Fortaleza Américas, es necesario repasar brevemente el alcance global y la fina audacia del plan sionista, porque ésta es la única manera de entender lo que viene posteriormente.

     En esencia, el continente americano completo, desde Inuvik en la norteña Canadá hasta el extremo Sur, en Tierra del Fuego, será invadida y capturada para el uso sionista, por la Conspiración que ejerce el comando central desde la ciudad de Nueva York, actualmente localizada en el más pequeño de los Estados de Estados Unidos de América.

     Dentro de esta nueva maciza fortaleza, EE.UU. será el punto focal de todas las actividades económicas significantes, con Canadá y las ex-naciones de Latinoamérica proporcionando el volumen de recursos naturales y la mano de obra barata.

     La actividad militar inicial consistirá en aproximadamente 250.000 yisraelim (israelíes) terroristas Mistaravim [= Fuerzas Especiales Civiles Yisraelíes] que entran a las Américas por tierra, mar y aire, separándose en células de entre cuatro y seis hombres, cada una de ellas coordinadas internamente por varias localizaciones designadas de la orden masónica B'nai B'rith.
     Al mismo tiempo, un bloque más pequeño de 10.000 terroristas yisraelim entrará en Australia para capturar y sostener las reservas de minerales estratégicos, aunque éste es un operativo completamente separado que no impactará directamente en las Américas.
     Más allá de este punto, la planificación estratégica requiere que el ejército estadounidense obedezca las órdenes de la Conspiración sionista a través de sus comandantes yisraelim y entonces sean usados, a su vez, como un insensible instrumento para alcanzar "el orden" a través de la nueva Fortaleza Américas.

     Atrás en Nueva York, antes de que comience la invasión propiamente tal, la Conspiración sionista quiso que los contribuyentes estadounidenses pre-equiparan al verdadero Sión con un escudo de defensa anti-misiles intercontinentales que funcione, poniéndolos así más allá del alcance de hostiles armas nucleares en el futuro.
     La Conspiración también quiso un estudio completo de todos los recursos de energía en el continente americano, porque antes de llegar a ser una entidad independiente, la Fortaleza Américas tenía que ser cien por ciento autosuficiente en todas las formas de energía.

     Estudios de reservas de energía en Estados Unidos, combinados con aquellos hechos en Canadá, Venezuela, Colombia y Brasil, que se requisarían por la fuerza después de la invasión, demostraron que las reservas existentes serían tristemente inadecuadas para proteger incluso la Fortaleza Américas de un ataque externo.
     Debido a esto, la búsqueda de mejores reservas en las Américas asumió la prioridad número uno, y a fines de 1979 un enorme estudio, que duraría dos años, acerca de la sismicidad de la Plataforma continental de América del Sur fue comisionado a través de una compañía de vanguardia sionista en Estados Unidos, poniendo mucho énfasis en la enorme plataforma continental que rodea a las Islas Malvinas.
     El estudio de las Malvinas fue más exitoso que los más fantasiosos sueños de la Conspiración sionista, indicando así que las reservas totales de petróleo bajo la plataforma continental de las Malvinas eran más de diez veces las existentes en Arabia Saudita.

     Desgraciadamente eran los británicos quienes administraban las Malvinas, y Nueva York estaba determinado a impedir que Londres interfiriera con este descubrimiento de petróleo, el cual sólo por si mismo era suficiente para hacer rodar la Fortaleza Américas durante cien años o más.
     El problema era cómo librarse de la presencia británica en las Malvinas.
     Después de un considerable tiempo de pensar en la materia, la Conspiración sionista actuó finalmente el 19 de Marzo de 1982, enviando entonces, un comunicado-oficial-secreto-y-por-mano al gobierno argentino que contenía una versión doctorada del Informe de las Malvinas "sobre la reserva de petróleo que alcanzaba la mitad de aquella existente en Arabia Saudita", e instando a los argentinos a que actuaran rápidamente para recobrar su primogenitura.

     Era un cálculo fino, basado en que Bretaña no tendría voluntad de reaccionar a un hallazgo de petróleo de esta particular magnitud, pero lo enviaron sabiendo con certeza que los argentinos reaccionarían, como de hecho lo hicieron. Siete días después, el 26 de Marzo de1982 el Gobierno argentino decidió una fecha de invasión y siete días después de eso, el 2 de Abril de 1982 las fuerzas argentinas capturaron y ocuparon las Islas Malvinas.

     La Conspiración sionista estaba dichosa porque sabía muy bien que el gobierno argentino podía ser comprado posteriormente o podría ser exterminado, con las inmensas reservas del petróleo de las Malvinas agregándose, como consecuencia, a los recursos energéticos de la Fortaleza Américas.
     Pero el deleite de la Conspiración sería efímero, porque los sionistas todavía no sabían que una copia del verdadero informe había circulado accidentalmente entre un pequeño número de personas de British Petroleum en Londres. Margaret Thatcher, la Primera Ministra, había estado observando, tal como un halcón, a Argentina durante cinco meses y respondió a la invasión esperada dentro de tres días de la captura de Puerto Stanley, despachando así una gran flota de batalla desde Gran Bretaña el 5 de Abril de 1982.
     Francia proporcionó una ayuda significativa a la recuperación británica de las Malvinas, aun cuando la participación francesa fue muy discreta, y nunca, oficialmente, fue dada a conocer a los medios de comunicación.

     La importancia de esta derrota de la fuerzas argentinas en las Malvinas por parte de Gran Bretaña no puede exagerarse. En orden a tomar las Américas totalmente, la Conspiración sionista necesitaba enormes cantidades de petróleo de combate, más allá de aquéllos existentes en América del Norte y del Sur, significando que los planes tuvieron que ser revisados para incluír primero la conquista de los yacimientos petrolífero del Medio Oriente.

     Fue precisamente este requisito el que después engendró la Operacion Shekhinah y la Operación Libertad de Iraq, y no necesitamos examinar ambas operaciones posteriores aquí (las dos han sido informadas anteriormente en extenso por el autor).
     Lejos, el requisito más urgente para la Fortaleza Americas era eso del "entrenamiento sanguinario" de por lo menos 275.000 terroristas yisraelim elevando sus habilidades de combate hasta aproximadamente el mismo nivel que las Fuerzas Delta estadounidenses o las fuerzas del SAS británico.
     Al final, estos terroristas formarían el centro de la fuerza de la invasión y se les exigía operar como miles de células independientes, de 4 a 6 hombres con seguridad absoluta, una tarea bastante más allá de las habilidades de incluso soldados convencionales bien entrenados. Claramente los blancos ficticios de papel no eran buenos para este entrenamiento y había sólo un número limitado de mujeres y niños palestinos disponible en los territorios.

     Los yisraelíes no podrían operar hacia el Este sin arriesgarse a una respuesta catastrófica de Rusia, por lo cual tomaron el único curso disponible. El 6 de Junio de 1982 se movieron hacia el Norte invadiendo el Líbano, prestos para "foguear" a sus jóvenes e inexpertos soldados y mágicamente transformarles en terroristas yisraelim en menos de seis meses.
     Con cada batallón bajo el ojo atento de dos experimentados Mistaravim [= Fuerzas Especiales Civiles Yisraelíes], los jóvenes soldados fueron instruídos en el especial arte de la guerra judía dónde todos los Goyim [cualquier no-judío] merecen morir.

     Durante los meses que siguieron, miles de libaneses murieron de muchas y horribles maneras, con los instructores Mistaravim guiando a sus jóvenes alumnos de Yisrael a cada vez mayor número de asesinatos y a enormes excesos contra los derechos humanos.
     Encabezados por el yisraelí "Ministro de Defensa" Ariel Sharón, los asesinatos y violaciones en serie alcanzaron el máximo de su expresión en Septiembre de 1982, menos de un mes después de que un contingente de la Fuerza de Paz multinacional llegara al Líbano, cuando más de 2.000 civiles palestinos desarmados fueron asesinados por los terroristas yisraelim durante dos días en el campo de refugiados de Sabra y Shatila.
     Por sus órdenes y acciones, el criminal de guerra Sharón estaba fabricando un punto deliberado: Los yisraelíes podrían violar o asesinar a cualquier Goy que ellos escogieran, dondequiera que los eligieran, por cuanto era su "derecho legal" bajo las dementes "leyes" del Talmud babilónico.

     En palabras del maestro criminal de guerra mismo, el Líbano, y su capital Beirut en particular, eran "un maravillosos campo de entrenamiento”, pero el horrendo nivel de salvajismo brutal en Sabra y Shatila aseguró la atención creciente de la comunidad internacional, de manera que en el período de Navidad la fuerza de paz multinacional fue más que duplicada en su tamaño, encabezada por los estadounidenses y franceses.
     Los sionistas se pusieron furiosos cuando la fuerza de paz multinacional invadió su nueva tierra de entrenamiento, y así el 18 de Abril de 1983 bombardearon la embajada estadounidense en Beirut, matando allí a 63 personas. Luego, el 23 de Octubre los sionistas detonaron dos microbombas nucleares –construídas en las centrales de Dimona, en el desierto de Yisrael– en las afueras de las barracas de marinos estadounidenses y franceses en Beirut, matando a 241 y 58 soldados respectivamente.
     La fuerza de paz multinacional se retiró rápidamente, dejando al pueblo libanés como blancos vivos para los Mistaravim y otros grupos asesinos sionistas que deseaban afinar sus habilidades letales.
     Éste fue el primer uso documentado de las micro-bombas nucleares yisraelíes fuera de Palestina, pero no iba a ser la última.

     Lo más notable de las nuevas microarmas nucleares de baja radiación usadas en ultramar durante los años posteriores, para la práctica, represalias y operaciones secretas, fue que tres de ellas fueron detonadas en Londres y una cuarta en Bali.
     Informes de Inteligencia recibidos en 2003 indican que Dimona ha fabricado hasta ahora más de 600 de estas exóticas armas.
     La mayoría de las armas nucleares microscópicas permanece en Palestina, aunque se han pre-posicionado 220, según se alega, en Norte y Sudamérica y más allá, y seis de ellas fueron desplegadas en Australia Occidental.

      Aunque los yisraelíes ya habían logrado matar a la mayoría de los refugiados palestinos en El Líbano, fueron atacados por un número creciente de ultrajados libaneses y por el Hezbolá, un nuevo ejército de contra-insurgencia formado y apoyado por Siria e Irán, específicamente para sacar a los terroristas de Yisrael fuera del territorio soberano libanés.
     A mediados de 1985, Hezbolá cobró fuerza y eficacia, forzando así a los yisraelíes a retirarse al sur del Líbano, donde ellos formaron una nueva "zona de ocupación" para un campo de entrenamiento de soldados de Fortaleza Américas y otro grupos terroristas.

     Entre 1985 y el 2000 más de 100.000 terroristas yisraelim tuvieron su "bautismo de sangre" en la zona de ocupación en el sur del Líbano, hasta que las amenazas directas de Rusia les obligaron a retirarse completamente. Y así fue que exactamente a las 03:41 hrs GMT del 24 de Mayo del 2000, el último tanque de Yisrael dejó el Líbano, cruzando a través del paso Fattier de vuelta a Palestina.

     Desgraciadamente, esto perturbó el avanzado programa de entrenamiento Fortaleza Américas, así que la Conspiración sionista en Nueva York dio la orden al criminal de guerra Sharón para "provocar a los Palestinos en sus territorios", una tarea que él completó con gusto justo sólo cuatro meses después, el 28 de Septiembre del 2000, cuando él invadió deliberadamente y fue a pasearse a la mezquita musulmána al-Aqsa en Jerusalén.
     En forma predecible y comprensible, el Jeque Ahmed Yasín, líder espiritual de Hamás, dijo que
"la visita del líder del partido de extrema derecha Likud, Ariel Sharón, a la mezquita al-Aqsa, expresa el espíritu terrorista, la criminalidad y un ataque a los lugares sagrados".
     Por supuesto que fue así y esto era exactamente lo que la Conspiración sionista había pensado. Habiendo provocado a los palestinos a tirar unas pocas piedras a un puñado de puestos de control, los terroristas de Yisrael respondieron con fusiles y ametralladoras automáticas livianas y pesadas, con canoñes de tanques de 120 mm, metralla desde helicópteros e incluso cazabombarderos F-16.

     Todos estos sistema de armas fueron donados cortés y gratuitamente por los estadounidenses, para que los yisraelíes pudieran aprender cómo matar eficazmente a los estadounidenses en Estados Unidos, usando idénticas técnicas. Mientras escribo este informe, en Enero de 2004, y teniendo en cuenta todos los yisraelim entrenados antes en El Líbano, la Conspiración sionista tiene ahora más de 275.000 terroristas totalmente entrenados y listos para el combate. Por lo menos ya se han infiltrado 7.000 de éstos en EE.UU., y muchos más les seguirán durante los meses por venir.

     Corriendo en paralelo con el entrenamiento terrorista a finales de los años ochenta, se detallaron planes para debilitar severamente al ejército estadounidense, promover un clima general "conducente al control de armas" en el Oeste y asegurar un escudo antimisiles defensivo cubriendo las Américas.
     El último proyecto nombrado fue condenado al fracaso, y a pesar del costo de las vidas de varios científicos británicos de la Defensa, la "Guerra de las Galaxias" fue archivado silenciosamente.
     Aun cuando Bush propuso al "Hijo de la Guerra de la Galaxias" a finales de 2003, no hay ni hubo ningún intento serio para desarrollar un escudo de defensa antimisiles práctico.
     Los fondos de este último exceso se vaciarán discretamente al exterior por la Reserva Federal y se depositarán en varias cuentas de bancos suizos y de bancos belgas que a su vez mantendrán sustanciales pensiones para un número pequeño de ratas elitistas que probablemente saltarán del barco América antes del comienzo de la invasión.



     Las preparaciones detalladas para la discreta guerra biológica contra el Ejército norteamericano fueron hechas a finales de los años ochenta, con corporaciones farmacéuticas controladas por los sionistas, que desarrollaron vacunas debilitantes y de muy lento accionar. En 1990 una "Guerra contra Iraq" fue tramada por George Bush padre, con más de medio millón de soldados estadounidenses inoculados forzadamente con toxinas biológicas durante un período de seis meses.
     La razón fundamental para esto fue bastante simple: los yisraelíes no serían capaces de enfrentar cara a cara a un endurecido y muy experimentado ejército estadounidenses cuando llegase el momento de invadir América, de tal manera que iniciaron acciones preventivas.

     Hoy día son tantos los altamente especializados soldados estadounidenses que están muertos o bien permanentemente incapacitados por esta guerra biológica, que la defensa de las Américas estará en manos de neófitos, de reservistas y de varias milicias estadounidenses.
     Ninguno promete ser de mucho poder para las centenares de fogueadas y altamente especializadas células terroristas yisraelim.

     La creación de un "clima general conducente al control de armas" era solamente para enfriar el pastel, diseñado para minimizar el nivel de riesgo para los terroristas de Yisrael entre los estadounidenses y otros civiles.

     En esta arriesgada empresa los yisraelíes encontraron increíblemente útiles aliados entre los políticos "del ala izquierda" del Oeste. Cada vez que un equipo de fuerzas especiales Mistaravim llevaba a cabo una "matanza con armas" en lejanos lugares como Escocia y Australia, literalmente miles de "izquierdistas" se unían a los medios de comunicación clamando por el "control de armas", ayudando así activamente a quitar la única forma real de defensa que ellos tenían contra los terroristas de Yisrael en el futuro.

     No me pregunte por qué sucede esto, pero imagino que Sigmund Freud charlaría durante horas sobre las armas, que son "símbolos fálicos", que "asustan a las personas civilizadas", etc.
     Quizá sea así, pero un arma semiautomática en su casa es, en mi visión, preferible a compartir después el mismo terrible destino que las pobres almas de Sabra y Shatila.
     Naturalmente los terroristas de Yisrael con este procedimiento sólo pueden esperar quitar un fragmento diminuto de las armas de los civiles de Estados Unidos, y por consiguiente ya han detallado los planes en el lugar para tratar con las Milicias y otros que podrían atreverse a enfrentar insolentemente su conquista imperial.

     B'nai B'rith ya ha puesto al día sus propias supercomputadoras con los perfiles de todos los grupos de milicias, activistas "patrióticos" derechistas, y cualquier otro que se juzgue que pudiese causar problemas a la Conspiración sionista posteriormente, incluyendo a aquellos judíos estadounidenses que son opuestos al concepto mismo de Sión.

     A menos que se tomen precauciones convenientes de antemano, todos los estadounidenses en estas categorías sólo verán en la vida una vez a un terrorista de Yisrael, y sólo durante los tres milisegundos que toma una bala de alta velocidad Remington .233 en viajar desde el cañón del M-16 terrorista para montarse en la luz deslumbrante del láser rojo directamente hacia un punto entre sus ojos.
     La muerte para los activistas masculinos será por consiguiente misericordiosamente veloz, a diferencia del destino degradante para sus madres, esposas, novias y para cualquiera niña.

     Aquellos lectores estadounidenses que imaginen que la invasión y la subordinación de las Américas se parecerá en alguna forma al hollywoodense film "Red Dawn" están tristemente equivocados y necesitan revisar sus visiones.
     A diferencia del Red Down cinematográfico, donde los invasores básicamente matan a la mitad de las personas y encarcelan a la otra mitad, la invasión y conquista de los yisraelim se parecerá más a la Francia de Vichy [la zona francesa que capituló ante Hitler] durante la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de los políticos permanecerán en sus trabajos actuales, tal como una mayoría de los servidores públicos y las fuerzas de la policía locales.

     Si la invasión de yisraelíes tiene éxito o un éxito parcial, lograr revertir posteriormente el destino del pueblo estadounidenses normal será casi imposible sin una eficiente red de mando, irónicamente muy similar en su naturaleza a aquella de las fuerzas de la insurgencia iraquí de hoy en día, las cuales están siendo atacadas y asesinadas al por mayor por las tropas estadounidenses bajo la dirección global de la misma Conspiración sionista en Nueva York.

     Ahora podría ser un buen momento para sacar esa vieja arma recargable del cobertizo del jardín y hágala funcionar unas cien veces. Cárguela a su presión máxima con mucho y extremo cuidado y asegúrese que todo esté a punto.
     Es su deber personal proteger a su familia y a sus vecinos matando la suficiente escoria terrorista yisraelí para desviar su atención a otra parte, dándole así una oportunidad para luchar un segundo día, luego otro día y todavía otro día, hasta que finalmente usted haya matado al último de ellos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario